Memo­ria del Pri­me­ro de Mayo

“Pro­le­ta­rios de todos los paí­ses uníos”. Del Mani­fies­to Comunista

Des­de que el Con­gre­so Obre­ro Socia­lis­ta de la Segun­da Inter­na­cio­nal de 1889 rea­li­za­do en París, la con­vir­tió en día para jor­na­das de lucha y home­na­je a los Már­ti­res de Chica­go, la fecha del pri­me­ro de mayo sim­bo­li­za en el mun­do con­me­mo­ra­ción, cele­bra­ción y rei­vin­di­ca­ción del movi­mien­to obre­ro mun­dial, en el plano de los dere­chos socia­les y labo­ra­les en favor de los tra­ba­ja­do­res, o más gene­ral­men­te del proletariado.

En los albo­res de la revo­lu­ción indus­trial se pro­du­je­ron en varios luga­res de los Esta­dos Uni­dos accio­nes de pro­tes­ta y exi­gen­cia de mejo­res con­di­cio­nes para tra­ba­jar. Pero la Revuel­ta de Hay­mar­ket de 1886 en Chica­go, por enton­ces segun­da ciu­dad más pobla­da de los Esta­dos Uni­dos, mar­ca el hito his­tó­ri­co del que se toma el ori­gen de la con­me­mo­ra­ción, pre­ci­sa­men­te duran­te el des­en­vol­vi­mien­to de la huel­ga que tuvo lugar del 1 al 4 de mayo de aquel año, y que tenía como con­sig­na prin­ci­pal aque­lla de: “ocho horas de tra­ba­jo, ocho horas de ocio y ocho horas de des­can­so”, o como tam­bién se expre­sa­ba, “ocho horas para el tra­ba­jo, ocho horas para el sue­ño y ocho horas para la casa”, que tenía como ante­ce­den­tes ini­cia­ti­vas de movi­mien­tos que des­de 1829 venían soli­ci­tan­do a la legis­la­tu­ra de Nue­va York la jor­na­da de esas carac­te­rís­ti­cas. Y exis­tía el ante­ce­den­te, de más vie­ja data, con­sis­ten­te en la Ley que prohi­bía tra­ba­jar más­de 18 horas, lo cual era gene­ral­men­te vio­la­do ponien­do en prác­ti­ca sal­ve­da­des jus­ti­fi­ca­das en la “nece­si­dad”.

Por pre­sión de las orga­ni­za­cio­nes de tra­ba­ja­do­res en 1868, el pre­si­den­te Andrew John­son pro­mul­gó la Ley Inger­soll, esta­ble­cien­do la jor­na­da de ocho horas, a par­tir de lo cual die­ci­nue­ve esta­dos asu­mie­ron leyes con jor­na­das máxi­mas de ocho y diez horas, con el mis­mo incon­ve­nien­te que en la prác­ti­ca se deja­ban cláu­su­las que per­mi­tían aumen­tar tales jor­na­das de entre 14 a 18 horas, lo cual hacía inú­til la ley y ele­va­ba las razo­nes de las orga­ni­za­cio­nes de tra­ba­ja­do­res para pro­tes­tar con­tra patro­nes que mira­ban en cual­quier movi­li­za­ción rei­vin­di­ca­ti­va actos “indig­nan­tes e irres­pe­tuo­so”, “deli­rio de luná­ti­cos poco patrio­tas”, etc.

En la men­cio­na­da huel­ga del 1 de mayo de 1886, 200.000 tra­ba­ja­do­res ini­cia­ron la jor­na­da y otros 200.000 obtu­vie­ron esa con­quis­ta con la sola ame­na­za de paro, y don­de más se pro­lon­gó la pro­tes­ta fue en Chica­go, pre­ci­sa­men­te don­de las con­di­cio­nes de tra­ba­jo eran las más pre­ca­rias y la pro­duc­ción se man­te­nía median­te esqui­ro­les. Se recuer­da que la poli­cía disol­vió ya para el día dos, por la fuer­za, una movi­li­za­ción de alre­de­dor de 50.000 mani­fes­tan­tes. Que el día tres la gen­te se agol­pó fren­te la fábri­ca de maqui­na­ria agrí­co­la McCor­mick que esta­ba en huel­ga des­de el 16 de febre­ro. Toma­ba la pala­bra el diri­gen­te August Spies, cuan­do sonó la sire­na que daba la señal de sali­da de un turno de “rom­pehuel­gas”. Enton­ces se ini­cia­ron los cho­ques con los mani­fes­tan­tes dan­do lugar a una bata­lla cam­pal sobre la que inter­vino una com­pa­ñía de poli­cías que pro­ce­dió a dis­pa­rar indis­cri­mi­na­da­men­te con­tra la mul­ti­tud cau­san­do 6 muer­tos y dece­nas de heridos.

Suce­di­do lo cual el perio­dis­ta Adolf Fis­cher, redac­tó y publi­có en el perió­di­co Arbei­ter Zei­tung una pro­cla­ma diri­gi­da a los tra­ba­ja­do­res, en la que expre­sa­ba que “la gue­rra de cla­ses ha comen­za­do. Ayer, fren­te a la fábri­ca McCor­mik, se fusi­ló a los obre­ros. ¡Su san­gre pide ven­gan­za!” Tra­ta­ba de cha­ca­les ávi­dos de san­gre a los gober­nan­tes y sen­ten­cia­ba que “¡Al terror blan­co res­pon­da­mos con el terror rojo! Es pre­fe­ri­ble la muer­te que la mise­ria”. (…) Es la nece­si­dad lo que nos hace gri­tar: ¡A las armas!…”. Tales pala­bras que fue­ron con­si­de­ra­das como sub­ver­si­vas por las auto­ri­da­des ter­mi­na­rían con­du­cien­do a su autor a la horca.

Por con­vo­ca­to­ria de la mis­ma pro­cla­ma, a las cua­tro de la tar­de del día siguien­te se rea­li­za­ría un nue­vo acto de pro­tes­ta en la pla­za Hay­mar­ket. El alcal­de otor­gó el per­mi­so para las 19:30 horas, lugar don­de acu­die­ron, 20.000 per­so­nas que fue­ron repri­mi­das por 180 poli­cías uni­for­ma­dos. En medio de la revuel­ta había esta­lla­do un arte­fac­to lan­za­do por un des­co­no­ci­do, cobran­do la vida de un poli­cía y dejan­do a varios heri­dos, lo cual se con­vir­tió en la excu­sa del cuer­po arma­do para abrir

fue­go con­tra la mul­ti­tud. No exis­te cifra ofi­cial sobre la can­ti­dad de tra­ba­ja­do­res ase­si­na­dos y heri­dos tras el acon­te­ci­mien­to que fue sofo­ca­do con la decla­ra­to­ria del esta­do de sitio y el toque de que­da, y la sub­si­guien­te deten­ción de cen­te­na­res de tra­ba­ja­do­res que fue­ron fuer­te­men­te agre­di­dos, tor­tu­ra­dos y acu­sa­dos del ase­si­na­to del policía.

Como ampli­fi­ca­dor de la demo­ni­za­ción y de las acu­sa­cio­nes los medios de comu­ni­ca­ción afi­nes al empre­sa­ria­do des­ata­ron una vene­no­sa cam­pa­ña que colo­ca­ba como sos­pe­cho­sos de ase­si­na­tos y des­ór­de­nes a los inte­gran­tes de la“plana mayor de los anar­quis­tas” y pedía la hor­ca para “los bru­tos ase­si­nos, rufia­nes rojos comu­nis­tas, mons­truos san­gui­na­rios, fabri­can­tes de bom­bas, gen­tu­za que no son otra cosa que el reza­go de Euro­pa que bus­có nues­tras cos­tas para abu­sar de nues­tra hos­pi­ta­li­dad y desa­fiar a la auto­ri­dad de nues­tra nación…”

La exi­gen­cia de jui­cios suma­rios a la Cor­te Supre­ma, con­tra quie­nes según los acu­sa­do­res, pro­cla­ma­ban “doc­tri­nas sedi­cio­sas y peli­gro­sas” tenía la fir­me inten­ción de des­ha­cer­se de diri­gen­tes anar­quis­tas ya ficha­dos por los patro­nes y de aca­bar con figu­ras pro­mi­nen­tes del movi­mien­to obre­ro. Así que, den­tro de un pano­ra­ma cho­vi­nis­ta y abso­lu­ta­men­te anti­co­mu­nis­ta, el 21 de junio de 1886, se dio ini­cio al pro­ce­so con­tra 31 “res­pon­sa­bles” que final­men­te deja­ron en ocho, todos con­de­na­dos sin habér­se­les pro­ba­do nin­gu­na car­go, valién­do­se de un jui­cio vicia­do de irre­gu­la­ri­da­des pro­ce­sa­les que ana­li­za­das en pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca que­da­ron deve­la­das y cali­fi­ca­das como far­sa judi­cial. Tres de las víc­ti­mas del evi­den­te mon­ta­je fue­ron con­de­na­das a pri­sión y cin­co a la hor­ca. De estos, cua­tro fue­ron eje­cu­ta­dos y uno se sui­ci­dó en pri­sión para evi­tar la ejecución.

De los con­de­na­dos cin­co eran de nacio­na­li­dad ale­ma­na, uno de nacio­na­li­dad ingle­sa y dos de nacio­na­li­dad esta­dou­ni­den­se. Las eje­cu­cio­nes se pro­du­je­ron el 11 de noviem­bre de 1887, sumán­do­se a muchas miles de víc­ti­ma de las que no exis­ten cifras pre­ci­sas pero que se cuen­tan por miles las vidas de tra­ba­ja­do­res y diri­gen­tes sin­di­ca­les de las que no exis­ten cifras, que se cuen­tan por miles, mayo­ri­ta­ria­men­te vidas de migran­tes euro­peos, que se sacri­fi­ca­ron apar­te de los dete­ni­dos, des­pe­di­dos, tor­tu­ra­dos y heridos.

Al res­pec­to, el Após­tol cubano José Mar­tí, quien en aque­llos tiem­pos tra­ba­ja­ba como corres­pon­sal en Chica­go para el perió­di­co La Nación de Bue­nos Aires hizo una des­crip­ción de los fatí­di­cos acon­te­ci­mien­tos, indi­can­do entre los deta­lles como en el cadal­so, sugi­rien­do mucha dig­ni­dad, fren­te a la hile­ra de sillas de los asis­ten­tes a las eje­cu­cio­nes se obser­va­ba “Fir­me­za en el ros­tro de Fischer,

ple­ga­ria en el de Spies, orgu­llo en el del Par­sons, Engel hace un chis­te a pro­pó­si­to de su capu­cha, Spies gri­ta: «la voz que vais a sofo­car será más pode­ro­sa en el futu­ro que cuan­tas pala­bras pudie­ra yo decir aho­ra”. Les bajan las capu­chas, lue­go una seña, un rui­do, la tram­pa cede, los cua­tro cuer­pos caen y se balan­cean en una dan­za espantable…”

Exis­ten regis­tros docu­men­ta­les que ponen en cla­ro no sola­men­te la injus­ti­cias de las con­de­nas sino el deco­ro con que todas las víc­ti­mas las asu­mie­ron reite­ran­do sus prin­ci­pios polí­ti­cos y de lucha. Por ejem­plo el car­pin­te­ro ale­mán Louis Lingg, el joven de 22 años que se sui­ci­dó en su cel­da de pre­si­dio para evi­tar ser eje­cu­ta­do, expre­só: “No, no es por un cri­men por lo que nos con­de­nan a muer­te, es por lo que aquí se ha dicho en todos los tonos: nos con­de­nan a muer­te por la anar­quía, y pues­to que se nos con­de­na por nues­tros prin­ci­pios, yo gri­to bien fuer­te: ¡soy anar­quis­ta! Los des­pre­cio, des­pre­cio su orden, sus leyes, su fuer­za, su auto­ri­dad. ¡Ahór­quen­me!”

Hoy, sin duda se pue­de decir que los ocho de Chica­go fue­ron enjui­cia­dos no por razo­nes judi­cia­les sino por moti­va­cio­nes polí­ti­cas, por sus posi­cio­nes de rebel­día anti sis­té­mi­ca, anti patro­nal y liber­ta­ria. Fren­te a lo cual a la vis­ta, por ejem­plo, de John P. Alt­geld, gober­na­dor de Illi­nois: «los hom­bres eje­cu­ta­dos habían sido víc­ti­mas de un com­plot de los empre­sa­rios, los tri­bu­na­les y la policía».

No fue en vano el ejem­plo de dig­ni­dad y valen­tía deja­do por aque­llos már­ti­res, pues al cie­rre del mis­mo año 1886, una amplia fran­ja de los sec­to­res patro­na­les abrió paso a la jor­na­da de 8 horas para cen­te­na­res de miles de obre­ros, con­fi­gu­rán­do­se una mag­ní­fi­ca con­quis­ta de las masas de tra­ba­ja­do­res en el mundo.

A pro­pó­si­to de este gran avan­ce del movi­mien­to obre­ro mun­dial, Fede­ri­co Engels escri­bió en el pre­fa­cio de la edi­ción ale­ma­na de 1890 de El Mani­fies­to Comu­nis­ta que “el pro­le­ta­ria­do de Euro­pa y Amé­ri­ca pasa revis­ta a sus fuer­zas movi­li­za­das por vez pri­me­ra en un solo ejér­ci­to, bajo una sola ban­de­ra y para un solo obje­ti­vo inme­dia­to: la fija­ción legal de la jor­na­da nor­mal de ocho horas, pro­cla­ma­da ya en 1866 por el Con­gre­so de la Inter­na­cio­nal cele­bra­do en Gine­bra y de nue­vo en 1889 por el Con­gre­so obre­ro de París. El espec­tácu­lo de hoy demos­tra­rá a los capi­ta­lis­tas y a los terra­te­nien­tes de todos los paí­ses que, en efec­to, los pro­le­ta­rios de todos los paí­ses están uni­dos. ¡Oh, si Marx estu­vie­se a mi lado para ver­lo con sus pro­pios ojos!”

FARC-EP, Segun­da Marquetalia 

Mayo de 2020

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *