Argen­ti­na. Clau­dia Cam­ba: “Recha­zar las bri­ga­das cuba­nas es no prio­ri­zar la vida”

Por Con­sue­lo Cabral, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 30 de abril de 2020

Foto de por­ta­da: Fidel Cas­tro y Clau­dia Camba

La pre­si­den­ta de “Un Mun­do Mejor es Posi­ble” (UMMEP) se refi­rió al posi­ble arri­bo de pro­fe­sio­na­les cuba­nos para ayu­dar a luchar con­tra la pan­de­mia en Argentina. 

En las últi­mas sema­nas des­de dis­tin­tos medios masi­vos de comu­ni­ca­ción se mon­tó una cam­pa­ña des­acre­di­tan­do la lle­ga­da de médi­cos y médi­cas cuba­nas al país para ayu­dar a luchar con­tra la pan­de­mia. Al ofre­ci­mien­to de la isla, y al vis­to bueno del gober­na­dor de la Pro­vin­cia de Bue­nos Aires, Axel Kici­llof, se sumó la con­fir­ma­ción hecha por el can­ci­ller Feli­pe Solá días atrás sobre el avan­ce de las nego­cia­cio­nes del Gobierno nacio­nal con Cuba para el arri­bo de las bri­ga­das sani­ta­rias al país.

Y si bien el Decre­to 2602020 de Emer­gen­cia Sani­ta­ria, publi­ca­do en el Bole­tín Ofi­cial el 12 de mar­zo, facul­ta al Minis­te­rio de Salud de la Nación a “auto­ri­zar en for­ma excep­cio­nal y tem­po­ra­ria, la con­tra­ta­ción y el ejer­ci­cio de pro­fe­sio­na­les y téc­ni­cos de salud titu­la­dos en el extran­je­ro, cuyo títu­lo no esté reva­li­da­do o habi­li­ta­do en la Repú­bli­ca Argen­ti­na”, éste es uno de los tan­tos argu­men­tos que esbo­zan quie­nes se opo­nen a la ayu­da cuba­na, des­ple­ga­da ya en 18 paí­ses del mun­do para ayu­dar en la pandemia.

Clau­dia Cam­ba, pre­si­den­ta de “Un Mun­do Mejor es Posi­ble” (UMMEP), fun­da­ción res­pon­sa­ble en Argen­ti­na de la ges­tión e imple­men­ta­ción de los pro­gra­mas de alfa­be­ti­za­ción “¡Yo, sí Pue­do!” y de salud visual “Ope­ra­ción Mila­gro”, habló con La Nue­va Maña­na sobre los dis­tin­tos argu­men­tos de quie­nes se opo­nen a la lle­ga­da de las bri­ga­das cuba­nas y denun­ció “el mon­ta­je de una cam­pa­ña mediá­ti­ca por par­te de la derecha”.

¿Qué lec­tu­ra hacen des­de UMMEP acer­ca de la polé­mi­ca gene­ra­da por la posi­ble lle­ga­da de misio­nes médi­cas cuba­nas al país para ayu­dar en la pandemia?

– Los medios nos silen­cia­ron duran­te 15 años y aho­ra somos tapa. Nun­ca se preo­cu­pa­ron por des­ta­car la cola­bo­ra­ción de Cuba en Argen­ti­na, pero aho­ra de repen­te nos men­cio­nan y cri­ti­can, jus­ta­men­te en ple­na pan­de­mia cuan­do la úni­ca fron­te­ra que debie­ra exis­tir es la que divi­de a la vida de la muerte.

En UMMEP lle­va­mos más de una déca­da y media cana­li­zan­do la soli­da­ri­dad cuba­na con las per­so­nas más nece­si­ta­das de Argen­ti­na. Comen­za­mos con el Pro­gra­ma de Alfa­be­ti­za­ción “Yo, sí Pue­do”, y des­pués vino la “Ope­ra­ción Mila­gro”, pro­gra­ma desa­rro­lla­do por la Revo­lu­ción Cuba­na para luchar con­tra la cegue­ra pre­ve­ni­ble, en pri­mer lugar, en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, en per­so­nas de bajos ingre­sos, que no pue­den finan­ciar­se aten­cio­nes e inter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas detrás de las cua­les exis­te todo un nego­cio, por­que por des­gra­cia la Salud Públi­ca en muchos luga­res ha deja­do de ser un bien públi­co. Logra­mos ope­rar a casi 50 mil argen­ti­nos y argen­ti­nas en Cuba, en Boli­via y des­de hace 10 años tene­mos nues­tro pro­pio hos­pi­tal en Córdoba.

En ese mar­co, la lec­tu­ra que hace­mos des­de UMMEP es que el ata­que vie­ne dado des­de la dere­cha, des­de los círcu­los de poder que tie­nen par­te de la salud mon­ta­da como un nego­cio, y que no les con­vie­ne esta otra for­ma de salud públi­ca soli­da­ria. Por­que hay que decir­lo, recha­zar las bri­ga­das cuba­nas es no prio­ri­zar la vida.
Esta cam­pa­ña orques­ta­da por medios hege­mó­ni­cos es una pie­za de otra más gran­de, impul­sa­da por Esta­dos Uni­dos, y que comen­zó a fina­les del 2018 en Bra­sil con Bol­so­na­ro, pro­si­guió en Ecua­dor con Lenín Moreno, y recien­te­men­te tuvo sus ecos en Boli­via con el gol­pe de Esta­do a Evo. Con la reti­ra­da de miles de médi­cos cuba­nos que pres­ta­ban sus ser­vi­cios en esos paí­ses se pri­vó a esos pue­blos de aten­ción médi­ca gra­tui­ta. ¿Cuál hubie­se sido el efec­to de la pan­de­mia de Covid-19 en Bra­sil, Ecua­dor y Boli­via, de exis­tir las bri­ga­das médi­cas cuba­nas aho­ra en esos paí­ses? Eso nun­ca lo vamos a poder saber.

Las y los cuba­nos que par­ti­ci­pan en esas bri­ga­das lo hacen con total volun­ta­rie­dad, géne­sis de la pro­pia con­cep­ción huma­nis­ta y soli­da­ria de la Salud Públi­ca en Cuba.

Uno de los argu­men­tos que sos­tie­nen quie­nes ata­can las misio­nes es que el Gobierno no exi­ge reva­li­dar los títu­los y que hay sufi­cien­tes médi­cos en Argen­ti­na. ¿Qué opi­na al respecto?

– La exi­gen­cia de reva­li­dar títu­los tie­ne su géne­sis y pue­de decir­se que has­ta sus razo­nes como una medi­da de pro­te­ger al médi­co argen­tino. Pue­de que en algu­nos momen­tos de nues­tro país haya sido enten­di­ble. Pero no es el momen­to, ni que vive Argen­ti­na, ni que vive la Huma­ni­dad.
La pan­de­mia actual de Covid-19 es un foco rojo, un foco de aler­ta, que nos dice que debe­mos enca­mi­nar­nos nece­sa­ria­men­te a otras for­mas de orga­ni­za­ción huma­na, y no hablo des­de posi­cio­nes mar­xis­tas, hablo des­de posi­cio­nes neta­men­te huma­nis­tas. La actual pan­de­mia está demos­tran­do la nece­si­dad de la coope­ra­ción e inter­re­la­ción huma­nas, está demos­tran­do que nos nece­si­ta­mos unos a otros, los cien­tí­fi­cos lo vie­nen demos­tran­do, y ha sido impre­sio­nan­te como lo que se ha ido des­cu­brien­do en torno al cono­ci­mien­to del nue­vo virus, a las for­mas de tra­ta­mien­to de la enfer­me­dad, se ha ido com­par­tien­do sin miramientos.

Otro pun­to en con­tra de la lle­ga­da de las bri­ga­das es el que hace refe­ren­cia a que en Argen­ti­na exis­ten sufi­cien­tes médi­cos para com­ba­tir la pandemia.

– La situa­ción de la Salud Públi­ca en la Argen­ti­na, sobre todo en las áreas rura­les, en los cor­do­nes urba­nos, en dife­ren­tes zonas, está sien­do insos­te­ni­ble, y no por la fal­ta de hos­pi­ta­les o equi­pa­mien­to, sino jus­ta­men­te por la fal­ta de per­so­nal de salud. Real­men­te no es ver­dad que haya sufi­cien­tes médi­cos argen­ti­nos, si obser­va­mos la tasa de médi­cos por cada mil habi­tan­tes, qui­zás nos parez­ca ade­cua­da, pero hay que ana­li­zar dón­de están esos médi­cos. La cru­da reali­dad es que el per­so­nal de salud se radi­ca en las ciu­da­des don­de hay mayo­res posi­bi­li­da­des de obte­ner recur­sos eco­nó­mi­cos. Y pocos están dis­pues­tos a irse a vivir allí, don­de la gen­te nece­si­ta de ellos.

Des­de la Con­fe­de­ra­ción Médi­ca de la Repú­bli­ca Argen­ti­na tam­bién se pusie­ron en duda los cono­ci­mien­tos de los médi­cos cuba­nos, a pesar de la rigu­ro­si­dad de la carre­ra de medi­ci­na de la ELAM (Escue­la Lati­no­ame­ri­ca­na de Medi­ci­na) y de la doble espe­cia­li­za­ción con la que egresan.

– Es absur­do. Esta­mos hablan­do de gen­te que tie­ne de míni­ma dos espe­cia­li­da­des y expe­rien­cia en epi­de­mias. La cali­dad del sis­te­ma de for­ma­ción es altí­si­ma y no solo de los médi­cos cuba­nos, sino de todo el per­so­nal de la salud, que inclu­ye enfer­me­ros y téc­ni­cos. En Cuba los estu­dian­tes de Medi­ci­na están des­de el 3er y has­ta el 6to año de su carre­ra ya inser­ta­dos en los hos­pi­ta­les, ejer­cien­do al lado de sus pro­fe­so­res, por­que las Facul­ta­des de Cien­cias Médi­cas están en los pro­pios hos­pi­ta­les. Se gra­dúan como Espe­cia­lis­tas en Medi­ci­na Gene­ral Inte­gral y van para la aten­ción pri­ma­ria de salud, rega­da por todo el terri­to­rio cubano, des­de el más recón­di­to para­je has­ta las más cén­tri­cas calles de La Habana.

El Pro­gra­ma Materno Infan­til ha sido reco­no­ci­do por la OMS y la Uni­cef como una expe­rien­cia, mere­ce­do­ra de estu­dio por los dis­tin­tos paí­ses y orga­ni­za­cio­nes, de ahí la tasa de mor­ta­li­dad infan­til más baja de las Amé­ri­cas, por deba­jo de 5 muer­tes por cada mil naci­mien­tos. Cuba ha sido reco­no­ci­da por el pro­gra­ma ONU Sida como el pri­mer país del mun­do en eli­mi­nar la trans­mi­sión materno infan­til del VIH. El Pro­gra­ma Nacio­nal de Vacu­na­ción inmu­ni­za con­tra 14 enfer­me­da­des, a par­tir de 11 vacu­nas, 8 de las cua­les las pro­du­ce la pro­pia indus­tria médi­co far­ma­céu­ti­ca cuba­na. Esto es sólo un ejem­plo, se pue­de hablar de la espe­ran­za de vida al nacer, del Pro­gra­ma de Lucha con­tra el Cán­cer, del Pro­gra­ma de Aten­ción al Adul­to Mayor. Oja­lá algún día ten­ga­mos en nues­tros paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be los logros de salud que hoy goza el pue­blo cubano, a pesar de un blo­queo eco­nó­mi­co al que no ha sido some­ti­do país alguno en la his­to­ria, ya con 60 años de impo­si­ción, y que demues­tra que no es sólo finan­cia­mien­to lo que se nece­si­ta para obte­ner logros sociales.

La lec­tu­ra que hace­mos des­de UMMEP es que el ata­que vie­ne dado des­de la dere­cha, des­de los círcu­los de poder que tie­nen par­te de la salud mon­ta­da como un nego­cio, y que no les con­vie­ne esta otra for­ma de salud públi­ca soli­da­ria.

Por otro lado, quie­nes se opo­nen citan un infor­me de la ONU don­de se denun­cian supues­tas vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos por par­te de Cuba hacia los pro­fe­sio­na­les que inte­gran las bri­ga­das (“explo­ta­ción labo­ral”, “pagos inade­cua­dos”, “pre­sio­nes y segui­mien­to por par­te del Gobierno de Cuba”).
Yo me pre­gun­to, ¿es posi­ble que la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud, orga­nis­mo de la estruc­tu­ra de la ONU, entre­gue el Pre­mio de Salud Públi­ca en Memo­ria del Dr. Lee Jong-Wook al Con­tin­gen­te Inter­na­cio­nal de Médi­cos Espe­cia­li­za­dos en Situa­cio­nes de Desas­tre y Gra­ves Epi­de­mias, Henry Reeve, por su actua­ción en el enfren­ta­mien­to al ébo­la en Áfri­ca, y que por otra par­te un infor­me de la ONU denun­cie supues­tas vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos de los pro­fe­sio­na­les de estas bri­ga­das? Esta es otra de las men­ti­ras que se están orques­tan­do como par­te de la cam­pa­ña de los medios hege­mó­ni­cos de des­in­for­ma­ción, que ade­más debe­rían actua­li­zar por­que ya la cam­pa­ña de la vio­la­ción de los dere­chos huma­nos en Cuba envejeció.

Los cuba­nos que par­ti­ci­pan en esas bri­ga­das lo hacen con total volun­ta­rie­dad, géne­sis de la pro­pia con­cep­ción huma­nis­ta y soli­da­ria de la Salud Públi­ca en Cuba. En el tiem­po que están en la bri­ga­da man­tie­nen intac­to el sala­rio que deven­ga­ban en el pues­to de salud que ocu­pa­ban en Cuba antes de incor­po­rar­se a la mis­ma, este se le entre­ga todos los meses a su fami­lia. Ade­más, al inte­grar­se a la bri­ga­da reci­ben un esti­pen­dio adi­cio­nal, que es depo­si­ta­do en una cuen­ta de ban­co todos los meses, y el médi­co lo obtie­ne una vez que regre­sa a Cuba. Ingre­sos muy por enci­ma al cubano medio. Y esto es con todas las bri­ga­das que se for­men, cobre o no Cuba, por esos ser­vi­cios médi­cos.
Por ejem­plo, Cuba no cobra a Hai­tí los ser­vi­cios médi­cos que le pres­ta. Y Cuba está en Hai­tí des­de el 2003, hace más de 15 años. Igual pasa­ba con Boli­via, don­de todo el ingre­so que Cuba obte­nía de los ser­vi­cios médi­cos, deter­mi­nó inver­tir­lo en com­pra de medi­ca­men­tos, equi­pos y pie­zas de repues­to para la pro­pia asis­ten­cia que brin­da­ba en ese país; por no decir que des­de 2005 al 2009 Boli­via no pagó por esa ayu­da y a Cuba le cos­tó 200 millo­nes de dólares.

Los médi­cos que se inte­gran a las bri­ga­das cono­cen que la mayor par­te del finan­cia­mien­to que se obtie­ne por los ser­vi­cios se des­ti­nan a man­te­ner el sis­te­ma de salud gra­tui­to y uni­ver­sal al cual acce­den todos los cuba­nos, sin dis­tin­ción de nin­gu­na cla­se. Por eso, más allá de estas ope­ra­cio­nes mediá­ti­cas esté­ri­les, la his­to­ria de las bri­ga­das inter­na­cio­na­lis­tas de médi­cos cuba­nos cons­ti­tu­ye un sol encen­di­do y una espe­ran­za para las per­so­nas más necesitadas.


El tes­ti­mo­nio en pri­me­ra per­so­na de Lucía Coro­nel, médi­ca argen­ti­na for­ma­da en Cuba

Mi nom­bre es Lucía Coro­nel, soy argen­ti­na, médi­ca, espe­cia­lis­ta en epi­de­mio­lo­gía, y me for­mé como médi­ca y como espe­cia­lis­ta gra­cias a becas que dio la repú­bli­ca de Cuba a par­tir del año 1999 con el pro­gra­ma de la Escue­la Lati­no­ame­ri­ca­na de Medi­ci­na (ELAM), que arran­co ese año.

Yo inte­gré la pri­me­ra pro­mo­ción, que egre­só en 2005, y que fue un pro­gra­ma que bus­có dar con­ti­nui­dad a la his­tó­ri­ca cola­bo­ra­ción inter­na­cio­na­lis­ta de Cuba en salud.

Cuba tie­ne entre los prin­ci­pios de su sis­te­ma de salud, que es 100 por cien­to gra­tui­to y esta­tal, la cola­bo­ra­ción inter­na­cio­na­lis­ta de los pro­fe­sio­na­les cuba­nos, a pesar de las difi­cul­ta­des que tenían con la sali­da masi­va de pro­fe­sio­na­les al ini­cio de la Revo­lu­ción. Esta cola­bo­ra­ción comen­zó con el terre­mo­to de Chi­le en el 61′ y lue­go con bri­ga­das de salud en Arge­lia. Des­de enton­ces nun­ca ha cesa­do por­que como digo es un prin­ci­pio la cola­bo­ra­ción cuba­na en salud. Cuba ha desa­rro­lla­do un recur­so humano, que a pesar del blo­queo eco­nó­mi­co y las difi­cul­ta­des pro­duc­ti­vas que tie­ne, no solo garan­ti­za la salud en la isla sino que está dis­pues­to a ir a don­de no hay aten­ción médica.

En el año 1999, ade­más de esta cola­bo­ra­ción, Cuba empie­za a dar becas total­men­te gra­tui­tas a jóve­nes lati­no­ame­ri­ca­nos, y lue­go lle­gan­do Esta­dos Uni­dos, para que se for­men gra­tui­ta­men­te en Cuba con médi­cos con el úni­co com­pro­mi­so que tenía­mos era regre­sar a nues­tros paí­ses y dar res­pues­tas a don­de hicie­ra fal­ta. Ahí está una de las prin­ci­pa­les cosas que las mis­mas per­so­nas defien­den de las bri­ga­das cuan­do lle­gan a los paí­ses y es que los cuba­nos lle­gan a luga­res don­de muchas comu­ni­da­des no han vis­to en su vida a un medi­co, como ha pasa­do en Bra­sil, África.

Eso demues­tra que a pesar de que en algu­nos paí­ses, como en el nues­tro, los recur­sos huma­nos en salud, par­ti­cu­lar­men­te los médi­cos en can­ti­dad por millón de habi­tan­tes sean ade­cua­dos, y de ver­dad como afir­man muchos, no fal­tan médi­cos en núme­ro. Sin embar­go, esos médi­cos están con­cen­tra­dos en deter­mi­na­das espe­cia­li­da­des y ciu­da­des, enton­ces tene­mos muchí­si­mos luga­res a lo lar­go y a lo ancho de la geo­gra­fía argen­ti­na, sobre todo en el inte­rior pro­fun­do, en don­de los médi­cos argen­ti­nos no lle­gan, no están. Tene­mos hos­pi­ta­les vacíos, zonas rura­les y villas de emer­gen­cia a don­de nadie quie­re entrar. Por lo tan­to, a esos luga­res van los médi­cos cuba­nos, y a esos luga­res vamos quie­nes somos argen­ti­nos y nos gra­dua­mos allá. 

Tam­bién hay que decir que esto de que hay médi­cos cuba­nos en Argen­ti­na ya tie­ne rato por­que comen­zó en el año 2005 cuan­do los pri­me­ros 50 egre­sa­dos allá comen­za­mos a vol­ver. Hoy somos más de 1500 en el país y en toda Amé­ri­ca Lati­na esta­mos lle­gan­do casi a los 28 mil, por lo tan­to Cuba no solo ha dise­mi­na­do coope­ra­ción médi­ca con médi­cos dis­pues­tos a tras­la­dar­se, sino que tam­bién ha for­ma­do más de 25 mil médi­cos en Amé­ri­ca Lati­na que hoy esta­mos dis­tri­bui­dos en esos luga­res don­de otros no quie­ren ir.

Que fal­ta, fal­ta, y que muchos médi­cos argen­ti­nos están dan­do bata­lla, es ver­dad, pero como dijo el minis­tro de Salud de la Pro­vin­cia de Bue­nos Aires, Daniel Gollán, al momen­to de hacer­se las con­vo­ca­to­rias, no se lle­gó a cubrir las vacan­tes de zonas crí­ti­cas de Bue­nos Aires. A esos luga­res irían los cubanos.

Si los médi­cos argen­ti­nos que cri­ti­can a los cuba­nos estu­vie­sen dis­pues­tos a ir a esos luga­res, enton­ces el pro­ble­ma no esta­ría, y no debe­ría venir nadie a ayu­dar. Por lo tan­to, rati­fi­co mi orgu­llo en mi for­ma­ción, que es huma­na, de la salud como dere­cho, con un gran com­pro­mi­so de sacri­fi­cio y movi­dos por el amor hacia el otro y no por el lucro. Nos for­ma­mos con el lema de que patria es huma­ni­dad y así lo hace­mos en la prác­ti­ca médi­ca, nues­tros pro­fe­so­res cuba­nos y los argen­ti­nos que tuvi­mos la gran satis­fac­ción de ser for­ma­dos en el sis­te­ma de salud cubano.

*Lucía Coro­nel es tucu­ma­na y fue direc­to­ra del Cen­tro Oftal­mo­ló­gi­co «Che» Gue­va­ra, que fun­cio­na en barrio San Mar­tín, en la ciu­dad de Córdoba.

Por el dia­rio La Nue­va Mañana

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *