Argen­ti­na. Bal­co­nes urba­nos de la posverdad

Por Fer­nan­do Este­che, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 mayo 2020

No pro­tes­ta­ron con­tra el blan­queo, ni por lo bajo. Menos contra
el endeu­da­mien­to ile­gal, y no cace­ro­lea­ron con­tra la fuga de divisas.

Tam­po­co
pro­tes­ta­ron con­tra la refor­ma previsional…bueno, mien­to, en ese caso en
lo que ata­ñe a las jubi­la­cio­nes de jue­ces y diplo­má­ti­cos sí que
pro­tes­ta­ron, aun­que ellos no sean jue­ces ni diplo­má­ti­cos, ni vayan a
ser­lo jamás, ni ellos ni sus hijos.
Esta noche sona­ron y atur­die­ron esas cace­ro­las, por­que eran con­tra la nada, con­tra una mentira.

Todas estas noches en este barrio de La Pla­ta se oían tenues
aplau­sos, tími­dos, inclu­so, para el per­so­nal sani­ta­rio que presenta
bata­lla en esta gue­rra con­tra ese enemi­go invi­si­ble que es la pandemia.

Hoy des­de los bal­co­nes de mi con­tra­fren­te atur­den boci­nas, cor­ne­tas, aplau­sos y cacerolas.

Hoy saca­ron todo lo que tenían a mano para mani­fes­tar­se con­tra el
Plan del gobierno para libe­rar masi­va­men­te a vio­la­do­res y ase­si­nos, y
que estos sal­gan a robar a las empre­sas y a las casas de fami­lia, y se
roben todo, y mien­tras tan­to el gobierno no pague la deu­da exter­na con
la excu­sa de la pan­de­mia; ¡y enton­ces el Esta­do argen­tino quie­bra y
vie­nen los de la Cám­po­ra y nues­tro país se con­vier­te en Cuba!!!

Con­tra eso está esta gen­te pro­tes­tan­do hoy des­de sus bal­co­nes urbanos.

No pro­tes­ta­ron con­tra el blan­queo, ni por lo bajo.

Menos con­tra el endeu­da­mien­to ile­gal, y no cace­ro­lea­ron con­tra la fuga de divisas.

Tam­po­co pro­tes­ta­ron con­tra la refor­ma previsional…bueno, mien­to, en
ese caso en lo que ata­ñe a las jubi­la­cio­nes de jue­ces y diplo­má­ti­cos sí
que pro­tes­ta­ron, aun­que ellos no sean jue­ces ni diplo­má­ti­cos, ni vayan a
ser­lo jamás, ni ellos ni sus hijos.

Esta noche sona­ron y atur­die­ron esas cace­ro­las, por­que eran con­tra la nada, con­tra una men­ti­ra, fue un cace­ro­la­zo des­de bal­co­nes urba­nos de la pos­ver­dad; y sona­ban furio­sas y espan­ta­das como si ese fan­tas­ma con­tra el que pelean, ade­más de espec­tral, estu­vie­ra ron­dan­do cer­ca suyo para apavurarlos.

Me sor­pren­dí cuan­do el pre­si­den­te de la Nación y lue­go el gobernador
bonae­ren­se salie­ron a des­men­tir que hubie­ra algún plan semejante.
Des­men­tían que exis­tie­ra lo que no existía.

De algu­na mane­ra esas decla­ra­cio­nes lejos de lle­var tran­qui­li­dad a
los faná­ti­cos con­su­mi­do­res de las men­ti­ras y las elu­cu­bra­cio­nes agoreras
de Mag­net­to, lle­vó la cer­te­za de que era posi­ble, más posi­ble que lo
impo­si­ble que sona­ba en la dul­ce voz de la tier­na Feli­ci­tas, la hermana
del hom­bre que mató en su super­lan­cha a una isle­ña y nie­ta del ministro
que la Socie­dad Rural le puso al pri­mer gol­pis­ta moderno, el General
fas­cis­ta Uriburu.

Siem­pre me gus­tó la figu­ra de qui­jo­te enfren­tan­do moli­nos de vien­to, es la metá­fo­ra per­fec­ta para muchas situaciones.

Pero hoy pien­so que com­ba­tir con­tra un molino de vien­to pue­de dejarte
bas­tan­te mal­tre­cho, lo mis­mo o peor si lo hicie­ras con­tra un verdadero
gigan­te; la dife­ren­cia es que al molino inani­ma­do no se pue­de ni tiene
sen­ti­do las­ti­mar­lo; al gigan­te ame­na­zan­te, sí.

Hay que ele­gir las bata­llas que se dan, no se pue­de pelear lo mis­mo con gigan­tes que con moli­nos de viento.

Hace fal­ta urgen­te sino una nue­va ley de medios con­tra el mono­po­lio, por lo menos una ley de res­pon­sa­bi­li­dad edi­to­rial con­tra las men­ti­ras; agi­tar fan­tas­mas entre gen­te que sin lla­mar­se Bec­car Vare­la cree cual­quier anun­cio de cons­pi­ra­cio­nes cubano vene­zo­la­nas sin la menor idea de la reali­dad es har­to peligroso.

fuen­te: NAC&POP

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *