Viet­nam. A 45 años de la gran vic­to­ria con­tra el imperialismo

Por Roge­lio Rol­dán, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 abril 2020

VIETNAM 1975 – 30 de abril – 2020

La gue­rri­lla no sólo era el pez en el agua,
sino la unión del agua y los peces,
el agua orga­ni­za­da, los peces organizados,
un mar de peces.

Y todos tenían un pues­to en el combate:
los jóve­nes, las muje­res, los ancia­nos, los niños.
Y el que no podía car­gar el fusil afi­la­ba esta­cas de bambú,
o des­in­for­ma­ba al enemi­go o hacía san­da­lias para los guerrilleros.

Roque Dalton

Hace 45 años, los agre­so­res impe­ria­lis­tas huían como ratas ante el emba­te triun­fan­te del pue­blo viet­na­mi­ta, al pun­to que tira­ban los heli­cóp­te­ros al mar para esca­par más rápi­do. Camino simi­lar habían reco­rri­do en su momen­to las tro­pas del Mika­do japo­nés y los mer­ce­na­rios fran­ce­ses. Tres impe­ria­lis­mos, con enor­me poder eco­nó­mi­co, polí­ti­co y mili­tar fue­ron derro­ta­dos en tres déca­das por un pue­blo que esta­ba en abso­lu­ta infe­rio­ri­dad de con­di­cio­nes. Es útil repa­rar en esto para tomar nota que, ante un pue­blo deci­di­do, con una direc­ción polí­ti­ca y polí­ti­co-mili­tar correc­ta, no hay rela­ción de fuer­zas, por abru­ma­do­ra­men­te des­fa­vo­ra­ble que sea, que no se pue­da rever­tir con ini­cia­ti­va y orga­ni­za­ción, es decir, con desa­rro­llo del fac­tor sub­je­ti­vo, como nos pro­po­ne el Coman­dan­te Ernes­to Ché Guevara.

¿Cómo se logra­ron estos triun­fos? En 1941, a ini­cia­ti­va del Par­ti­do Comu­nis­ta, se fun­dó el Viet Nam Doc Lap Dong Minh Hoi, en cas­te­llano Liga para la Inde­pen­den­cia de Viet­nam, más cono­ci­da como Viet Minh, la que orde­nó al gene­ral Giap ini­ciar una cam­pa­ña de pro­pa­gan­da arma­da y reclu­ta­mien­to. En dos años tro­có a los cam­pe­si­nos en com­ba­tien­tes com­bi­nan­do el entre­na­mien­to mili­tar con la for­ma­ción polí­ti­ca comu­nis­ta. En 1945 el Viet Minh tenía ya diez mil hom­bres bajo su man­do y pudo pasar a la ofen­si­va con­tra el impe­ria­lis­mo japo­nés, quien ocu­pa­ba todo el sudes­te de Asia.

La direc­ción viet­na­mi­ta, enca­be­za­da por Ho Chi Minh, Truong Chinh, Vo Giap, Le Duc Tho, Le Duan, Pham Van Dong y otros com­pa­ñe­ros, carac­te­ri­zó el tipo de revo­lu­ción nece­sa­ria: anti­co­lo­nial, anti­im­pe­ria­lis­ta, de libe­ra­ción nacio­nal y por el socia­lis­mo. Apre­cia­ron ‑sin sobre ni sub­es­ti­mar­lo- el enemi­go a enfren­tar: los impe­ria­lis­mos japo­nés, fran­cés y yan­qui; cap­ta­ron la capa­ci­dad y poten­cia­li­dad de lucha de su pue­blo, defi­nie­ron con pre­ci­sión la ampli­tud de su base social ‑sabían que el poder popu­lar local es el talón de Aqui­les del opre­sor extranjero‑, el tipo de alian­zas y la estra­te­gia de poder, con la fle­xi­bi­li­dad tác­ti­ca ade­cua­da a cada momento.

La direc­ción viet­na­mi­ta simul­ta­neó todas las for­mas de lucha ‑des­de las rei­vin­di­ca­cio­nes más sen­ci­llas has­ta la lucha por el poder- en el mar­co prin­ci­pal de la vía no pací­fi­ca. Al comien­zo insu­rrec­cio­nán­do­se en modo gue­rri­lle­ro, es decir, en peque­ños gru­pos para gol­pear en el esla­bón más débil de los inva­so­res: el poder local; has­ta cre­cer hacia la cons­truc­ción del ejér­ci­to regu­lar, que con­ti­nuó actuan­do en com­bi­na­ción con las uni­da­des gue­rri­lle­ras y las mili­cias populares.

En 1947 se defi­nió que la lucha por la inde­pen­den­cia, la uni­fi­ca­ción de la patria y el socia­lis­mo sería una gue­rra de lar­ga dura­ción, y que ten­dría tres fases: defen­si­va, equi­li­brio de fuer­zas y con­tra­ofen­si­va gene­ral; las cua­les se suce­de­rían en la medi­da que ade­cuan­do su debi­li­dad a la fuer­za del enemi­go, pudie­ran trans­for­mar la situa­ción de des­ven­ta­ja en situa­ción de ven­ta­ja estratégica.

Con la expe­rien­cia de siglos de lucha con­tra inva­so­res diver­sos, más la cer­te­za que un ejér­ci­to popu­lar es supe­rior al mejor ejér­ci­to moderno, el Tío Ho con Truong Chinh y Giap ela­bo­ra­ron la doc­tri­na de defen­sa nacio­nal cono­ci­da como «Gue­rra de todo el pue­blo», en su inte­gra­li­dad polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca, mili­tar e ideo­ló­gi­co-cul­tu­ral. Dicha doc­tri­na es total­men­te dis­tin­ta a la teo­ría de la gue­rra popu­lar pro­lon­ga­da. Aque­lla fue el sus­ten­to teó­ri­co polí­ti­co de la lucha que se eri­gía en torno a fuer­tes bases de poder popu­lar, cuya fuer­za prin­ci­pal es la alian­za obre­ro-cam­pe­si­na. Años des­pués, en 1972, Giap hizo una sín­te­sis teó­ri­ca de esta expe­rien­cia en un libro titu­la­do “Armar a las masas revo­lu­cio­na­rias, cons­truir el ejér­ci­to popular”.

El par­ti­do y el Fren­te Úni­co movi­li­za­ron a todo el pueblo
para hacer la gue­rra del pueblo
gue­rra inte­gral, multiforme:
mili­tar, polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca, ideológica.
Y a la par de las gue­rri­llas y las gran­des uni­da­des militares
se orga­ni­zó el ejér­ci­to polí­ti­co de las masas.
Estas fuer­zas ven­cie­ron a los colo­nia­lis­tas fran­ce­ses y japoneses
y han doble­ga­do la agre­sión impe­ria­lis­ta norteamericana

Roque Dal­ton

Con esa polí­ti­ca de gue­rra de todo el pue­blo, com­bi­nan­do la gue­rra de gue­rri­llas y la gue­rra regu­lar, el pue­blo viet­na­mi­ta de la defen­sa pasó a la ofen­si­va y obtu­vo gran­des vic­to­rias, como la de Dien Bien Phu y otras has­ta la derro­ta total ‑polí­ti­ca y mili­tar- del impe­ria­lis­mo yan­qui, el 30 de abril de 1975.

Un com­po­nen­te impor­tan­te de aque­lla doc­tri­na es la fuer­te defen­sa de la patria inva­di­da y de sus tra­di­cio­nes nacio­na­les, que supie­ron com­bi­nar con un inter­na­cio­na­lis­mo ejem­plar: des­ple­ga­ron una inten­sa labor polí­ti­ca para sumar fuer­zas entre los pue­blos del mun­do y com­ba­tie­ron para libe­rar a las veci­nas Laos y Kam­pu­chea, paí­ses cru­za­dos por el «camino Ho Chi Minh», por el que se lan­zó, en 1968, la gran ofen­si­va del Tết, con el ata­que simul­tá­neo a 140 ciu­da­des y aldeas y la ocu­pa­ción de la emba­ja­da de USA en Saigón.

Los com­pa­ñe­ros viet­na­mi­tas fue­ron maes­tros en el arte de diri­gir la gue­rra revo­lu­cio­na­ria, defi­nie­ron ‑como con­di­ción sine qua non- los tres fun­da­men­tos bási­cos con que debe con­tar un ejér­ci­to popu­lar para lograr la vic­to­ria con­tra el impe­ria­lis­mo: direc­ción, orga­ni­za­ción y estra­te­gia. Direc­ción por el par­ti­do revo­lu­cio­na­rio, la más férrea dis­ci­pli­na mili­tar y una línea polí­ti­ca ade­cua­da a las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas, socia­les y polí­ti­cas del país.

El Par­ti­do Comu­nis­ta de Viet­nam pudo cum­plir el papel de van­guar­dia efec­ti­va por­que supo resol­ver efi­caz­men­te dos tareas esen­cia­les: desa­rro­llar la auto­no­mía y el poder de las masas popu­la­res, ten­san­do así todas sus fuer­zas, y cons­truir la más sóli­da uni­dad nacio­nal revolucionaria.

La ense­ñan­za más seria, tras­cen­den­te y per­du­ra­ble del pen­sa­mien­to y la acción del par­ti­do viet­na­mi­ta, enca­be­za­do por el Tío Ho, es su cali­dad de teó­ri­co y prác­ti­co con­su­ma­do de la cons­truc­ción y desa­rro­llo del poder popu­lar. Enfo­que este que se basa en su visión inte­gral, polí­ti­co-mili­tar, de la lucha de clases.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *