Perú. Impues­tos a los ricos, reformas

Por: Fran­cis­co Durand/​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 de abril de 2020

Lle­gó la hora de cobrar más impues­tos a los ricos. Pero eso no bas­ta. Para cobrar­los bien, hacer jus­ti­cia tri­bu­ta­ria y subir la recau­da­ción se nece­si­ta una bate­ría de impues­tos y ade­más refor­mas en la dete­rio­ra­da SUNAT ( Super­in­ten­den­cia Nacio­nal de Adua­nas y de Admi­nis­tra­ción Tributaria )

Un solo Impues­to a la Soli­da­ri­dad no ten­drá gran efec­to tri­bu­ta­rio, solo polí­ti­co. Debe­mos pen­sar en gran­de. Al pare­cer, Viz­ca­rra, teme­ro­so de los deten­ta­do­res de la rique­za, anda pen­san­do en chi­co, quie­re tocar los ingre­sos más que la rique­za. Nue­va­men­te le pide facul­ta­des extra­or­di­na­rias al Con­gre­so para, como es cos­tum­bre des­de 1990, actuar por decre­to (65% de toda la legis­la­ción eco­nó­mi­ca, entre ella la más impor­tan­te, se hace por Decre­to Ley, Decre­to Legis­la­ti­vo, Decre­to Supre­mo, Decre­to de Urgencia). 

Empe­ce­mos por el con­tex­to para enten­der esta gran pelea que se avecina.

Una nue­va cri­sis mun­dial cau­sa­da por un virus está pro­vo­can­do serios pro­ble­mas de ingre­sos y gas­tos del gobierno, acen­tuan­do una peli­gro­sa ten­den­cia defi­ci­ta­ria. Una, la recau­da­ción, baja; el otro, el défi­cit, sube. Es el peor esce­na­rio para el Perú. De poco con­sue­lo sir­ve que, momen­tá­nea­men­te, poda­mos apro­ve­char los aho­rros de la bonan­za expor­ta­do­ra 2002 – 2013, el alto nivel de reser­vas en mone­da extran­je­ra, y la cre­di­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de Perú que le per­mi­te colo­car bonos en el mer­ca­do inter­na­cio­nal. Los bonos van a ayu­dar, y tam­bién el pro­yec­to del Con­gre­so para reti­rar fon­dos de las AFP, que, de venir del exte­rior, lo más lógi­co, va a per­mi­tir repa­triar capi­ta­les del orden de 15 a 30,000 millo­nes de soles, depen­dien­do de la fór­mu­la que se apruebe. 

Pero todo esto son medi­das miti­gan­tes de cor­to pla­zo. Más tem­prano que tar­de el pro­ble­ma va a esta­llar con una cri­sis fis­cal en medio de una cri­sis social y eco­nó­mi­ca. En este preo­cu­pan­te con­tex­to la pre­gun­ta en el país es quién va a pagar más impues­tos para ele­var la recau­da­ción y mane­jar mejor la difí­cil situa­ción fis­cal. No pue­den ser los pobres ni la cla­se media. Tie­nen que ser los ricos, los perua­nos de más y altos ingre­sos y las empre­sas más rentables. 

Vea­mos el bos­que y la paja seca que pue­de incen­diar la pra­de­ra. La pan­de­mia y su efec­to rece­si­vo está afec­tan­do rápi­da­men­te a los mas pobres: pobla­ción flo­tan­te cam­po-ciu­dad; des­pe­di­dos, los que ter­mi­na­ron sus con­tra­tos (80,000) y los “sus­pen­di­dos per­fec­tos”, que son por el momen­to otra tan­to y cuyos núme­ros van a aumen­tar; MYPES en pro­ble­mas, pue­blos indí­ge­nas, migran­tes vene­zo­la­nos. Por el momen­to, se han con­te­ni­do actos de pro­tes­ta y vio­len­cia, pero a medi­da que se acen­túa el ham­bre y la deses­pe­ra­ción el esce­na­rio de cal­ma chi­cha va a pasar en for­ma espon­ta­nea u organizada.

Deben enton­ces tomar­se ini­cia­ti­vas fis­ca­les pro­gre­si­vas para evi­tar que se sigan amplian­do las bre­chas y cuan­do el des­áni­mo y la deses­pe­ra­ción. No hay mane­ra de recu­pe­rar nues­tra decli­nan­te recau­da­ción (ini­cia­da el 2014) vía aumen­tos del Impues­to Gene­ral a las Ven­tas (de por sí exce­si­va­men­te alto, por lo mis­mo incen­ti­va la eva­sión, la infor­ma­li­dad y el con­tra­ban­do). Menos vía el Selec­ti­vo al Con­su­mo (don­de des­ta­ca la gaso­li­na). Esos impues­tos los pagan todos direc­ta o indi­rec­ta­men­te y crea un efec­to regre­si­vo. Recor­de­mos que al acen­tuar­se las dife­ren­cias entre los ricos (cuyos ingre­sos cre­cie­ron expo­nen­cial­men­te duran­te la bonan­za 2002 – 2013) y los pobres (que tuvie­ron mayo­res ingre­sos con la bonan­za, pero en con­di­cio­nes de pre­ca­rie­dad labo­ral y difi­cul­tad de nego­cia­ción), se fue abrien­do una “boca de coco­dri­lo”, es decir, se acen­tuó la des­igual­dad entre los de arri­ba y los de abajo.

¿El resul­ta­do? Una cla­se de mul­ti­mi­llo­na­rios cuyas for­tu­nas osci­lan entre 4,000 a 1,000 millo­nes de dóla­res, y una plu­to­cra­cia pro­fe­sio­nal de altos geren­tes, abo­ga­dos, con­sul­to­res, exper­tos y un núcleo extra­or­di­na­ria­men­te bien paga­do de altos fun­cio­na­rios que ganan fácil­men­te, para empe­zar, más de 50,000−60,000 soles mensuales. 

Dada la pau­pe­ri­za­ción en cur­so en un país con hiper­con­cen­tra­ción de rique­za, las refor­mas deben cam­biar el sis­te­ma de impues­tos, hacién­do­lo menos regre­si­vo, y mejo­rar su admi­nis­tra­ción. A la pri­me­ra par­te de esta pro­pues­ta se suman muchos, excep­to los ricos. Un afi­che pega­do a una modes­ta vivien­da de Huay­cán lo dice: “virus para los pobres, coro­na para los ricos”. Vemos apa­re­cer y cre­cer un legí­ti­mo recla­mo popu­lar e inte­lec­tual, de exper­tos nacio­na­les e inter­na­cio­na­les, de jus­ti­cia fis­cal, auna­do a una ten­den­cia “popu­lis­ta” del Con­gre­so, con pro­pues­tas de la izquier­da y soli­da­ri­dad con los pobres. La segun­da par­te del pro­ble­ma, la par­te admi­nis­tra­ti­va, toda­vía no la ven, pero es cla­ve. No bas­ta apro­bar impues­tos, hay que recaudarlos. 

Vea­mos cómo tra­tan los ricos este pro­ble­ma. Repa­san­do la entre­vis­ta de Peru21 del domin­go 19 de abril a Roque Bena­vi­des Gano­za, uno de los hom­bres más ricos del país. Entre­vis­ta­do por Joa­quín Rey, el mine­ro con­tes­tó incó­mo­da­men­te dos pre­gun­tas rela­cio­na­das a la rique­za poco des­pués de afir­mar que “debe­mos cui­dar la eco­no­mía de los pobres”. Dos pre­gun­tas inquie­ta­ron al influ­yen­te mine­ro peruano: 

  1. “Veró­ni­ca Men­do­za ha pro­pues­to un impues­to a los mul­ti­mi­llo­na­rios para paliar los efec­tos de la cri­sis en los pobres, ¿qué opi­na? Esos son temas ideo­ló­gi­cos absur­dos. Segu­ro los mul­ti­mi­llo­na­rios del Perú son «pec­ca­ta minu­ta» al lado de los mul­ti­mi­llo­na­rios de Sui­za. Yo lo que creo es lo que decía Haya de la Torre: «No hay que qui­tar­le al que tie­ne sino crear la rique­za para el que no la tie­ne». Enten­da­mos que en el Perú lo que nece­si­ta­mos es crear rique­za, no qui­tár­se­la a los que pue­dan haber­la gene­ra­do con su esfuerzo (…).” 
  2. “La cri­sis está ponien­do en evi­den­cia la gran inequi­dad del país por­que gol­pea mucho más fuer­te a los pobres. ¿No es momen­to para pen­sar en polí­ti­cas tri­bu­ta­rias más redis­tri­bu­ti­vas?” “(…) Tene­mos que enfren­tar esta cri­sis pero nada vamos a sacar incre­men­tan­do impues­tos que no gene­ren más acti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Lo que hay que hacer es gene­rar incen­ti­vos para que haya más acti­vi­dad eco­nó­mi­ca que per­mi­ta gene­rar más pues­tos de tra­ba­jo, más opor­tu­ni­da­des para la gen­te más desvalida.”

Como se apre­cia, Bena­vi­des entra en con­tra­dic­cio­nes, repi­te luga­res comu­nes y men­cio­na algu­nos absur­dos para dar un men­sa­je con­tra­rio al “popu­lis­ta” que aquí reco­men­da­mos. En el fon­do el men­sa­je es cla­ro: no quie­re más impues­tos, quie­re más “incen­ti­vos”, es decir, un sub­si­dio tri­bu­ta­rio. Vea­mos sus argu­men­tos. Recor­de­mos que duran­te el gobierno de Tole­do, al comen­zar las sobre­ga­nan­cias mine­ras, se opu­so a un impues­to extra­or­di­na­rio. Con­ven­ció a su ami­go Gar­cía en el siguien­te gobierno evi­tar el impues­to y se adop­tó en su lugar el Óbo­lo Mine­ro. Yana­co­cha, según demos­tró un libro de Raúl Wie­ner y el con­ta­dor Juan Torres argu­men­ta­ba el 2015 que Mine­ra Yana­co­cha “habría deja­do de pagar en impues­to a la ren­ta más de 2 mil millo­nes de dóla­res, según indi­ca la inves­ti­ga­ción.” (https://​medium​.com/​@​P​r​o​e​t​i​c​a​P​e​r​u​/​p​a​g​a​-​s​u​s​-​i​m​p​u​e​s​t​o​s​-​y​a​n​a​c​o​c​h​a​-​7​6​f​d​d​d​3​b​9​5c0). No hay de que sorprenderse.

Vol­va­mos a sus recien­tes decla­ra­cio­nes. Uno, la jus­ti­cia fis­cal, obvia­men­te, se ins­pi­ra en una ideo­lo­gía redis­tri­bu­ti­va, y se opo­ne a una tri­bu­ta­ción regre­si­va, pero no tie­ne nada de absur­da. Dos, el hecho que, com­pa­ra­do a los sui­zos, los perua­nos sean “millo­na­rios pobres”, no impli­ca que no pue­dan con­tri­buir más tri­bu­ta­ria­men­te, sobre todo, y no úni­ca­men­te, por­que acu­mu­lan enor­mes rique­zas y no pagan los impues­tos que deben en un país que se pau­pe­ri­za ace­le­ra­da­men­te. Tres, no se tra­ta de impues­tos a la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca, sino a la rique­za ya crea­da que, al tri­bu­tar más y mejor, con­tri­bu­ye a un social­men­te nece­si­ta­do pre­su­pues­to nacio­nal por la pan­de­mia y sus efec­tos. Cua­tro, los impues­tos no con­fis­can ni expro­pian, reco­lec­tan un por­cen­ta­je de rique­za ya gene­ra­da, que es obra colec­ti­va de geren­tes y tra­ba­ja­do­res apo­ya­da por el Esta­do. Cin­co, la idea de gene­rar “más incen­ti­vos”, que exis­ten en dema­sía (mine­ría, tex­ti­les de expor­ta­ción, agro­in­dus­trias, Ama­zo­nía, edu­ca­ción con fines de lucro) va a acen­tuar la dis­mi­nu­ción de la base tri­bu­ta­ria al exten­der­se regí­me­nes espe­cia­les bajan­do la recau­da­ción y gene­ran­do pre­ca­rie­dad labo­ral. Ade­más, aun­que apa­re­ce­rán más empre­sas, pero pagan­do menos impues­tos, una bue­na par­te se per­de­rá al usar­se recur­sos como el aumen­to arti­fi­cial de gas­tos y lle­var­se can­ti­da­des sig­ni­fi­ca­ti­vas a los paraí­sos tri­bu­ta­rios mane­jan­do los “pre­cios de trans­fe­ren­cia”: sobre pagan­do ser­vi­cios o mar­cas a sus empre­sas offsho­re o sub ven­dien­do bie­nes y ser­vi­cios a estas mis­mas empre­sas, que son todas vinculadas. 

De modo que, en medio de estas con­tra­dic­to­rias decla­ra­cio­nes, que son fáci­les de refu­tar, y de la pro­pues­ta roquia­na “no solo no debo pagar más impues­tos sino que quie­ro más exo­ne­ra­cio­nes”. Es el vie­jo argu­men­to de siem­pre. Sal­go más con­ven­ci­do que nun­ca, que la alter­na­ti­va es apro­bar un paque­te de impues­tos a la rique­za ya gene­ra­da y fis­ca­li­zar­la mejor. 

Exis­ten posi­bi­li­da­des obje­ti­vas de mejo­rar la recau­da­ción y hacer más jus­to el sis­te­ma tri­bu­ta­rio con una serie de impues­tos, que deben tener base legal y téc­ni­ca, entre los que des­ta­can los siguientes:

1. Repo­ner el impues­to a las ganan­cias de capi­tal que el gobierno. Viz­ca­rra median­te decre­to, apro­bó una inne­ce­sa­ria exen­ción de impues­tos a ganan­cias has­ta el 2022. Este “decre­ta­zo” sue­le ser la for­ma pre­fe­ri­da de los lob­bies de fil­trar pro­pues­tas ren­tis­tas. Este es un tipo de “legis­la­ción sas­tre” hecha bajo la mesa, pro­ba­ble­men­te pro­duc­to de un lobby. Res­ti­tuir­lo es tam­bién man­dar­le un men­sa­je a los lobis­tas y sus patro­nes. Intro­du­cir un impues­to a las gran­des heren­cias, rique­za ya gene­ra­da, que pasa de una gene­ra­ción de ricos a otra y que, por lo tan­to, son una fuen­te de ren­ta gra­va­ble. Hay que deter­mi­nar el umbral de este impues­to a las “suce­sio­nes y trans­fe­ren­cias gra­tui­tas”, debien­do ser lo sufi­cien­te­men­te alto como para que no toque a la cla­se media. Requie­re un Regis­tro de Infor­ma­ción Patri­mo­nial (del Perú y el exte­rior) así como un catas­tro nacio­nal. Podría ser a par­tir de 20 – 30 millo­nes de soles en pro­pie­da­des (casas, edi­fi­cios, terre­nos). No se asus­ten, solo apli­ca a los ricos y muchos de ellos son ren­tis­tas, habla­mos del 1 o 2% de la pobla­ción, la de altí­si­mos ingre­sos. No es con­ve­nien­te asus­tar a la cla­se media.

Aumen­tar varios pun­tos por­cen­tua­les la tasa del impues­to a la ren­ta de las per­so­nas natu­ra­les que ten­gan ingre­sos por enci­ma de los 400,000−500,000 soles anua­les. Aquí toca­mos a la plu­to­cra­cia. Ganan de sobra y bien pue­den con­tri­buir al Esta­do y ayu­dar a finan­ciar la urgen­te ayu­da social que debe­mos sos­te­ner antes que empie­cen los pro­ble­mas socia­les. 
Intro­du­cir un impues­to a los bie­nes de con­su­mo de lujo (yates, avio­nes par­ti­cu­la­res, vehícu­los de lujo de mar­cas reco­no­ci­das y con pre­cios veri­fi­ca­bles en el mer­ca­do mundial). 

Eli­mi­nar las deduc­cio­nes de los gas­tos per­so­na­les de empre­sa­rios y eje­cu­ti­vos que decla­ran como con­su­mo per­so­nal y otras acti­vi­da­des que no son pro­pia­men­te empre­sa­ria­les. Esta es una pér­di­da por goteo que, suma­da año a año, gene­ra impor­tan­tes pér­di­das al redu­cir la base impo­ni­ble. Es ade­más impor­tan­te para que las empre­sas sean más transparentes.

Toma­dos en su con­jun­to, un paque­te de impues­tos de este tipo mejo­ra­rá la situa­ción fis­cal del país en este momen­to cri­ti­co y hará más jus­to el sis­te­ma tri­bu­ta­rio. Otros impues­tos pue­den con­si­de­rar­se que afec­ten a las ganan­cias cor­po­ra­ti­vas o que eli­mi­nan o reduz­can “agu­je­ros” tri­bu­ta­rios. Todos ellos tie­nen intrin­ca­dos retos lega­les y admi­nis­tra­ti­vos, que no pue­den dejar de tomar­se en cuen­ta; pero que no deben ser excu­sa para evi­tar avan­zar en la jus­ti­cia fis­cal en un momen­to en que el país pue­de ir esta­llan­do y se acen­túa la pau­pe­ri­za­ción. Los ricos, como Roque Bena­vi­des, sus áuli­cos y abo­ga­dos, tra­ta­ran de pro­te­ger la galli­na de los hue­vos de oro. No deben olvi­dar que peor es que se incen­die el gallinero. 

Una más. Es posi­ble que la cla­se alta entre en páni­co y quie­ra pro­te­ger­se fugan­do capi­ta­les o tras­pa­san­do pro­pie­da­des. Hay que poner can­da­dos. Un impues­to a la sali­da de capi­ta­les razo­na­ble pue­de al menos parar un posi­ble desan­gre (Tobin tax). Cuan­do los ricos se asus­tan, se lle­van su dine­ro. Con­fir­man el dicho “no hay nadie más cobar­de que un millón de dólares”.

El otro pro­ble­ma es la SUNAT, que no mues­tra ni capa­ci­dad ni volun­tad de fis­ca­li­za­ción de la rique­za, bue­na par­te de la cual esca­pa a los paraí­sos tri­bu­ta­rios. Hace poco un millo­na­rio peruano ha com­pra­do cua­tro depar­ta­men­tos en Nue­va York por $27 millo­nes paga­dos des­de empre­sas offsho­re de Pana­má crea­da hace poco en tiem­po record. Este es solo un ejem­plo. Exis­ten fon­dos millo­na­rios esti­ma­dos en miles de millo­nes de dóla­res Pana­má y el Cari­be de perua­nos ricos de todo ori­gen (legal, dudo­so, ile­gal) que se los lle­van sin fis­ca­li­za­ción a una juris­dic­ción que tam­po­co los fis­ca­li­za ni les cobra impues­tos. Por eso ICRIT pro­po­ne con­tro­lar este agu­je­ro negro que está acen­tuan­do la con­cen­tra­ción de rique­za en el mun­do y faci­li­tan­do la corrup­ción y el cri­men orga­ni­za­do. Podría empe­zar por hacer­se obli­ga­to­rio decla­rar anual­men­te todas las empre­sas offsho­re de perua­nos o empre­sas perua­nas en el exte­rior. Sin infor­ma­ción no hay fiscalización.

Hay más, lo que indi­ca la com­ple­ji­dad del pro­ble­ma. Como lo ha afir­ma­do el fis­cal Pérez res­pec­to al caso Ode­brecht y el rol de Tania Quis­pe, que pasó de la Con­sul­to­ra Deloit­te-Perú a pre­si­dir la SUNAT el 2011 por ser pri­ma de Nadi­ne Here­dia, está incum­plien­do fun­cio­nes. Pero la desidia no se limi­ta a Quis­pe. Es pro­ba­ble que sea gene­ra­li­za­da y exis­tan otros pro­ble­mas. Un exfun­cio­na­rio hon­ra­do, de cuyo nom­bre no debo acor­dar­me, opi­na lo siguien­te: “La SUNAT se encuen­tra anqui­lo­sa­da y des­com­pues­ta… se ha buro­cra­ti­za­do, sobre­di­men­sio­na­do y corrom­pi­do”. Jus­ta­men­te por eso anda con la cola entre las pier­nas e inten­ta pasar des­aper­ci­bi­da, incum­plien­do sus fun­cio­nes. Una SUNAT así, ¿a quién le conviene? 

En suma, con nue­vos impues­tos jus­tos, ren­di­do­res y mejo­ras admi­nis­tra­ti­vas se pue­de ir cerran­do la baja pre­sión tri­bu­ta­ria del Perú com­pa­ra­da al pro­me­dio lati­no­ame­ri­cano, gene­ran­do ingre­sos que per­mi­ten mejo­rar la redis­tri­bu­ción social vía bonos y evi­tan­do exce­si­vo cre­ci­mien­to de la deu­da pública.

Mien­tras tan­to, se dis­cu­ten pro­yec­tos en el MEF y el Con­gre­so. Viz­ca­rra, una vez más, ha pedi­do facul­ta­des extra­or­di­na­rias para legis­lar por decre­to con un impues­to a la pla­ni­lla que de jus­to tie­ne poco y que no recau­da mucho. Ha opta­do por una pro­pues­ta deco­ra­ti­va. Todo indi­ca que evi­ta un cho­que con los deten­ta­do­res de la rique­za ¿Debe el Con­gre­so con­ce­dér­se­las aho­ra que tie­ne la ini­cia­ti­va? ¿Si es así, debe poner­le con­di­cio­nes al pre­si­den­te y lue­go revi­sar la pro­pues­ta?, ¿Tie­ne el Con­gre­so capa­ci­dad de pro­po­ner algo mejor? ¿Pari­rá la mon­ta­ña un ratón o sal­drá una ver­da­de­ra reforma? 

Fuen­te: Otra Mira­da
 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *