Pen­sa­mien­to crí­ti­co. El arbi­tra­je entre la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca y los ries­gos para la salud

[wpdm_​package id=“118673” template=“5c51ba687615d”]

Michel Hus­son /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​29 de abril de 2020

Sobre la vacui­dad de la cien­cia eco­nó­mi­ca oficial 

Siem­pre sen­tí una aver­sión pro­fun­da hacia los eco­no­mis­tas des­de que escu­ché a uno de ellos decir que temía que la ham­bru­na en Irlan­da no mata­ra más de un millón de per­so­nas, lo que ape­nas sería sufi­cien­te para ser real­men­te útil1

Todos los gobier­nos están lle­van­do a cabo una inves­ti­ga­ción a tien­tas sobre el arbi­tra­je ópti­mo entre acti­vi­dad eco­nó­mi­ca y ries­gos para la salud. Uno de los efec­tos cola­te­ra­les de esta situa­ción es que per­mi­te ver cruel­men­te la vacui­dad de la cien­cia eco­nó­mi­ca ofi­cial. El tema del arbi­tra­je nos per­mi­te mos­trar sus lími­tes, y seña­lar ‑por omi­sión- los pro­ble­mas a los que nos enfren­ta­mos y nos enfren­ta­re­mos. Se empe­za­rá por una parodia.

La rela­ción entre PIB y muer­tes: una (semi)-parodia

El aná­li­sis de un eco­no­mis­ta orto­do­xo podría ser el siguien­te. Pri­mer pun­to: hay una rela­ción inver­sa entre el núme­ro de muer­tes y la pér­di­da de PIB. Para alcan­zar el núme­ro míni­mo de muer­tes (Nmin), habría que fre­nar drás­ti­ca­men­te la eco­no­mía con­ge­lan­do todas las acti­vi­da­des no esen­cia­les. Pero la pér­di­da de PIB sería enton­ces máxi­ma (Qmax). Si, por el con­tra­rio, se da prio­ri­dad a la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca, el núme­ro de muer­tes sería máxi­mo (Nmax), pero la pér­di­da de PIB se vería redu­ci­da al míni­mo (Qmin).

El seg­men­to azul del grá­fi­co repre­sen­ta las com­bi­na­cio­nes posi­bles entre los dos obje­ti­vos, con­sis­ten­tes en redu­cir alter­na­ti­va­men­te el núme­ro de muer­tes y la pér­di­da de PIB. Se supo­ne ‑por aho­ra- que esta cons­tric­ción pre­su­pues­ta­ria es lineal, y sobre todo dada, en fun­ción de las carac­te­rís­ti­cas de la epi­de­mia y de la capa­ci­dad de res­pues­ta del sis­te­ma sanitario.

¿Cómo ele­gir enton­ces la mejor com­bi­na­ción? La teo­ría pro­por­cio­na la res­pues­ta: exis­te, por lo menos implí­ci­ta­men­te, una fun­ción de pre­fe­ren­cia que expre­sa las elec­cio­nes del agen­te repre­sen­ta­ti­vo res­pec­to a los dos deter­mi­nan­tes de su fun­ción de uti­li­dad U: los ingre­sos (Q) y la salud, medi­da por el núme­ro de muer­tes (D).

Esta fun­ción pue­de escri­bir­se: U = f (Q, D). La uti­li­dad aumen­ta con los ingre­sos y dis­mi­nu­ye con el núme­ro de muer­tes. Así tene­mos: dU/​dQ > 0 y dU/​dD < 0.

La cur­va ver­de es una cur­va de indi­fe­ren­cia: es el lugar geo­mé­tri­co de las pare­jas (Q, D) que pro­por­cio­na el mis­mo nivel de uti­li­dad, o más bien de ofe­li­mi­dad, por uti­li­zar el tér­mino acu­ña­do por Vil­fre­do Pare­to. Pare­to pro­pu­so uti­li­zar este tér­mino «para expre­sar la rela­ción de con­ve­nien­cia que hace que una cosa satis­fa­ga una nece­si­dad o un deseo, legí­ti­mo o no2». El autor de un manual de cur­so medio­cre, pero repre­sen­ta­ti­vo, uti­li­za­ba el tér­mino «iso­fé­li­mo», pro­ba­ble­men­te para apor­tar su grano de are­na pedan­te a la cien­cia3.

El grá­fi­co mues­tra una sola cur­va de iso­fé­li­mo, la que es tan­gen­te a la cons­tric­ción pre­su­pues­ta­ria. Situa­da más arri­ba, corres­pon­de­ría a un nivel más alto de uti­li­dad, pero incom­pa­ti­ble con la cons­tric­ción. Más aba­jo, obvia­men­te sería sub-ópti­ma. En resu­men, la com­bi­na­ción ópti­ma (Qopt, Nopt) se obtie­ne en el pun­to O don­de la cur­va de indi­fe­ren­cia es tan­gen­te a la dere­cha en la que figu­ra la constricción.

El arbi­tra­je a la Trump

«No pode­mos dejar que el reme­dio sea peor que la enfer­me­dad», escri­bió Trump en un tweet del 23 de mar­zo últi­mo. Com­ple­tó la decla­ra­ción de ese prin­ci­pio con una orien­ta­ción estra­té­gi­ca bien cla­ra: «al final de este perío­do de 15 días, toma­re­mos una deci­sión sobre el camino a seguir4». Siguien­do la línea de su jefe, Law­ren­ce (Larry) Kud­low, su prin­ci­pal ase­sor eco­nó­mi­co, insis­tió en sus decla­ra­cio­nes a Fox News. Para él, el daño eco­nó­mi­co cau­sa­do por el dis­tan­cia­mien­to social es «dema­sia­do gran­de (just to great). No pode­mos dete­ner la eco­no­mía y ten­dre­mos que hacer arbi­tra­jes (tra­de-offs) entre pro­te­ger a los ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses del virus y hacer que el mer­ca­do de valo­res vuel­va a su nivel ante­rior5».

De paso, hay que seña­lar que, para Kud­low, la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca se mide en fun­ción de los pre­cios del mer­ca­do de valo­res. Tam­bién vale la pena cen­trar­se en el per­so­na­je, cuyo retra­to per­mi­te medir el gra­do de deca­den­cia inte­lec­tual alcan­za­do en los Esta­dos Uni­dos. El prin­ci­pal ase­sor eco­nó­mi­co de Trump ha sido des­cri­to como un «seu­do eco­no­mis­ta siem­pre equi­vo­ca­do» (Always-Wrong Pseu­do-Eco­no­mist)6. En 1994, Kud­low fue des­pe­di­do del Ban­co Bear Stearns por su adic­ción a la cocaí­na y por su alcoho­lis­mo, una bue­na ilus­tra­ción de la dis­tin­ción de Pare­to entre ofe­li­mi­dad y uti­li­dad. Se con­vir­tió en edi­to­ria­lis­ta de eco­no­mía en la tele­vi­sión CNBC7. Su carre­ra fue una lar­ga acu­mu­la­ción de erro­res, denun­cian­do por ejem­plo ¡en diciem­bre de 2009!: «el recha­zo obs­ti­na­do del equi­po de Oba­ma a con­fiar en el libre mer­ca­do. En algu­nas de las regio­nes más afec­ta­das del país, los mer­ca­dos ya están resol­vien­do el pro­ble­ma de la vivien­da». El 25 de febre­ro últi­mo toda­vía decla­ró que la epi­de­mia esta­ba «con­te­ni­da» y que, a pesar de la «tra­ge­dia huma­na» que repre­sen­ta, no debe­ría con­du­cir a una «tra­ge­dia económica».

El arbi­tra­je en curvas

El mode­lo pre­sen­ta­do arri­ba pue­de pare­cer un poco cari­ca­tu­res­co. Sin embar­go, repre­sen­ta el sus­tra­to del pen­sa­mien­to eco­nó­mi­co domi­nan­te, como lo con­fir­ma Ema­nuel Orne­las, pro­fe­sor de eco­no­mía de la Sao Pau­lo School of Eco­no­mics: «En el pun­to cul­mi­nan­te de una epi­de­mia gra­ve, escri­be, un con­fi­na­mien­to casi com­ple­to es mejor que nada en los paí­ses que no están pre­pa­ra­dos». Sin embar­go, el con­fi­na­mien­to no debe ser de lar­ga dura­ción, ya que su dura­ción vie­ne deter­mi­na­da por sus bene­fi­cios (para la salud) y sus cos­tos (eco­nó­mi­cos) mar­gi­na­les8». Y pro­du­ce el siguien­te grá­fi­co, que es sólo otra for­ma de repre­sen­tar la rela­ción entre el PIB y el núme­ro de muer­tes. Las dos cur­vas se cru­zan en un pun­to que es el que deter­mi­na la dura­ción ópti­ma de las medi­das de confinamiento.

Tres eco­no­mis­tas, pro­ba­ble­men­te más serios que Kud­low, han publi­ca­do recien­te­men­te un artícu­lo modes­ta­men­te titu­la­do «Macro­eco­no­mía de las epi­de­mias9». Se ins­pi­ran en un vie­jo mode­lo, ya que data de 192710. Este mode­lo se lla­ma SIR: S por Sus­cep­ti­ble (de estar con­ta­mi­na­do) I por Infec­ted (con­ta­mi­na­dos) y R por Reco­ve­red (cura­dos). A veces se aña­de una E por expues­tos. El men­sa­je prin­ci­pal del artícu­lo es que hay «inevi­ta­ble­men­te una rela­ción entre la gra­ve­dad de la rece­sión a cor­to pla­zo cau­sa­da por la epi­de­mia y las con­se­cuen­cias para la salud». La ges­tión de este arbi­tra­je es el prin­ci­pal desa­fío para los encar­ga­dos de ela­bo­rar las deci­sio­nes políticas.

Si se quie­re evi­tar que «el equi­li­brio com­pe­ti­ti­vo no sea social­men­te ópti­mo», es nece­sa­rio equi­li­brar los esfuer­zos y acep­tar una reduc­ción más impor­tan­te del con­su­mo para redu­cir el núme­ro de muer­tes, como se ilus­tra en el grá­fi­co de aba­jo. Una vez más, esta es sólo una ver­sión deri­va­da de nues­tro esque­ma ini­cial en la que hay un arbi­tra­je entre la caí­da del PIB (en este caso de con­su­mo) y el núme­ro de muertes.

Seis eco­no­mis­tas ita­lia­nos se pusie­ron a tra­ba­jar jun­tos para encon­trar los medios de orga­ni­zar la lucha con­tra la epi­de­mia, con la mis­ma preo­cu­pa­ción de no «des­truir la eco­no­mía mun­dial11». Como se supo­ne que los jóve­nes son menos vul­ne­ra­bles a los efec­tos del virus, la prin­ci­pal pro­pues­ta de su tra­ba­jo con­sis­te enton­ces en «poner­los a tra­ba­jar rápi­da­men­te», equi­pán­do­los con una apli­ca­ción que les per­mi­ta «seguir inme­dia­ta­men­te el con­ta­gio que pue­dan pro­pa­gar o recibir».

Para Richard Bal­win, un eco­no­mis­ta fas­ci­na­do por la glo­ba­li­za­ción12 – que es para él una espe­cie de segun­da natu­ra­le­za de la huma­ni­dad – el tema más preo­cu­pan­te es el de la infla­ción. Según él, la cri­sis va a pro­vo­car una rela­ti­va esca­sez de bie­nes esen­cia­les y por lo tan­to, un aumen­to de sus pre­cios13. Su demos­tra­ción se basa en uno de esos cro­bards (cro­quis) a la lec­tu­ra de los cua­les son arro­ja­dos los estu­dian­tes de Cien­cias Eco­nó­mi­cas des­de su pri­mer año de estu­dios. Lo repro­du­ci­mos a con­ti­nua­ción dado su evi­den­te inte­rés pedagógico.

Pero lo que más preo­cu­pa a Bald­win es que los ciu­da­da­nos podrían con­si­de­rar «des­leal» (unfair) ese aumen­to del pre­cio de los bie­nes esen­cia­les y «tal vez inclu­so inacep­ta­ble». Según Bald­win, la his­to­ria ha demos­tra­do repe­ti­da­men­te que esta con­fi­gu­ra­ción pue­de gene­rar «fuer­zas polí­ti­cas que con­duz­can a un con­trol de los pre­cios y a un racio­na­mien­to (para repar­tir los bie­nes esca­sos)». Detrás de las cur­vas del grá­fi­co, se pue­de ver el pavor de las fuer­zas domi­nan­tes: ¿qué pasa­ría si esta cri­sis des­en­ca­de­na­ra un movi­mien­to a favor de la pla­ni­fi­ca­ción de la economía?

El arbi­tra­je entre cor­to y medio plazo

La idea mis­ma del arbi­tra­je fue cues­tio­na­da en una decla­ra­ción con­jun­ta de la direc­to­ra FMI y del direc­tor Gene­ral de la OMS: «A pri­me­ra vis­ta, hay sola­men­te una solu­ción: o se sal­van vidas o se pre­ser­van los medios de sub­sis­ten­cia. Pero este es un fal­so dile­ma: con­tro­lar el virus es, de hecho, una con­di­ción pre­via para pre­ser­var los recur­sos14».

Tam­bién Fran­cis­co Sara­ceno cri­ti­ca la «absur­da» idea del arbi­tra­je: «Sal­var vidas es bueno para la eco­no­mía15». Toma el ejem­plo de la estra­te­gia ini­cial­men­te pre­vis­ta por Boris John­son. Si se hubie­ra apli­ca­do e infec­ta­do a dece­nas de millo­nes de bri­tá­ni­cos, «la ofer­ta de mano de obra habría dis­mi­nui­do duran­te varios meses y habría sido segui­da por una fuer­te per­tur­ba­ción de la producción».

La idea bási­ca es que el arbi­tra­je es de una natu­ra­le­za muy dife­ren­te. Se pue­de redu­cir el cho­que pro­duc­ti­vo acep­tan­do más muer­tes, pero esta opción pro­vo­ca­ría un daño dura­de­ro en la eco­no­mía. En otras pala­bras, las opcio­nes a cor­to pla­zo con­di­cio­nan el camino a medio y lar­go pla­zo. Que­rien­do evi­tar una caí­da inme­dia­ta dema­sia­do inten­sa, se ten­dría una sali­da de la cri­sis en for­ma de U o L más que en V.

Las dife­ren­tes for­mas de salir de la cri­sis, en for­ma de V, de U o de L, están bien repre­sen­ta­das en el grá­fi­co siguien­te16 que se basa en la expe­rien­cia de la últi­ma cri­sis. La sali­da en for­ma de L se evi­den­cia en el caso de Gre­cia, y cabe pre­gun­tar­se si esta tra­yec­to­ria no pre­fi­gu­ra la que lle­ga­rá, al menos en cier­to núme­ro de países.

Sara­ceno expli­ca los deta­lles de su demos­tra­ción de la siguien­te mane­ra: aun­que se per­mi­tie­ra la pro­pa­ga­ción de la epi­de­mia para man­te­ner la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca, cier­tos sec­to­res (via­jes, turis­mo, ser­vi­cios) regis­tra­rían en cual­quier caso caí­das sig­ni­fi­ca­ti­vas de la acti­vi­dad. «La con­fian­za de los con­su­mi­do­res y las expec­ta­ti­vas de las empre­sas segui­rían depri­mi­das duran­te meses, el con­su­mo y la inver­sión que­da­rían estan­ca­dos y la inter­ven­ción de los pode­res públi­cos sería nece­sa­ria tan­to como lo es en el con­tex­to del con­fi­na­mien­to. Por últi­mo, el pesa­do tri­bu­to paga­do a la cri­sis pan­dé­mi­ca reper­cu­ti­ría en el capi­tal humano y, por con­si­guien­te, en la pro­duc­ti­vi­dad y el cre­ci­mien­to a lar­go plazo».

Sin embar­go, ni siquie­ra es segu­ro que esos efec­tos no apa­rez­can, de todas mane­ras, inclu­so si se acep­ta­ra una rece­sión fuer­te pero más con­cen­tra­da en el tiem­po. Los auto­res de un docu­men­to recien­te que pre­sen­ta una «teo­ría de los cho­ques de ofer­ta key­ne­sia­nos17», man­tie­nen que las cri­sis rela­cio­na­das con la epi­de­mia de COVID-19 (paros de tra­ba­jo, des­pi­dos, quie­bras) pue­den pro­vo­car una caí­da de la deman­da aún mayor que las mis­mas cri­sis. Este enfo­que, aplau­di­do por Paul Krug­man, es real­men­te fas­ci­nan­te por la sofis­ti­ca­ción de su mode­li­za­ción. Tie­ne la ven­ta­ja de mos­trar has­ta qué pun­to es absur­da la opo­si­ción entre cho­que de la ofer­ta y cho­que de la deman­da: la cues­tión cla­ve es la de la repro­duc­ción del capi­tal. No se tra­ta de deter­mi­nar un equi­li­brio entre ofer­ta y deman­da, sino de exa­mi­nar las con­di­cio­nes de esta repro­duc­ción, que sólo pue­de ana­li­zar­se en tér­mi­nos de dinámica.

El arbi­tra­je entre la vida y las finan­zas públicas

Hay una exten­sa lite­ra­tu­ra sobre las opcio­nes en mate­ria de salud públi­ca. Apa­re­ce el con­cep­to de valor de la vida18 en una lógi­ca de cálcu­lo cos­tos-bene­fi­cios. Se tra­ta pues de un arbi­tra­je, cla­ra­men­te rei­vin­di­ca­do, como expli­can dos teó­ri­cos en la mate­ria: «como no esta­mos dis­pues­tos a sacri­fi­car todo para aumen­tar nues­tra espe­ran­za de vida, eso sig­ni­fi­ca que nues­tra vida tie­ne un valor, y que ese valor es fini­to. Dado que la vida cons­cien­te es el arte de la deci­sión y dado que la deci­sión es el arte de com­pa­rar los valo­res, los seres huma­nos no tie­nen otra opción que dar un valor rela­ti­vo a todo. Sim­ple­men­te no hay alter­na­ti­va. El sabio que se nie­ga a hacer­lo es res­pe­ta­ble, pero deja al que toma las deci­sio­nes ante el abis­mo de sus opcio­nes19».

Uno de los fir­man­tes de esta pro­pues­ta, Chris­tian Gollier, es el direc­tor de la Tou­lou­se School of Eco­no­mics (sic) pre­si­di­da por Jean Tiro­le, Pre­mio Nobel de eco­no­mía en 2014. En una entre­vis­ta recien­te20, Gollier demues­tra su pers­pi­ca­cia cuan­do dice que «la ven­ta­ja de esta cri­sis es que no es estruc­tu­ral como en 1929 o más recien­te­men­te en 2008 (…) Esta­mos en un cho­que total­men­te exógeno, con una posi­bi­li­dad muy fuer­te de rebo­te y no es para nada un cho­que que requie­ra una rees­truc­tu­ra­ción de la eco­no­mía (…) Tan pron­to como poda­mos salir de ella, sere­mos capa­ces de con­su­mir de nue­vo y relan­zar la eco­no­mía». Des­pués de todo, el arbi­tra­je no es tan com­pli­ca­do: «es nece­sa­rio que los pro­duc­to­res vuel­van a los tra­ba­ja­do­res a la empre­sa y reanu­den la pro­duc­ción». Aun­que Gollier mode­ró sus obser­va­cio­nes en el res­to de la entre­vis­ta, su fór­mu­la, que impli­ca que los tra­ba­ja­do­res no serían pro­duc­to­res y que bas­ta­ría con rein­te­grar­los a la empre­sa, dice todo sobre el carác­ter cua­si feu­dal e inhu­mano de esta cien­cia económica.

Varios espe­cia­lis­tas en salud públi­ca aca­ban de publi­car una bre­ve con­tri­bu­ción21 al deba­te abier­to por la epi­de­mia. Pro­ce­den según un cálcu­lo más que rápi­do que lle­va a este resul­ta­do esen­cial: la reduc­ción máxi­ma del con­su­mo para evi­tar muer­tes rela­cio­na­das con el coro­na­vi­rus es del 26%. La for­ma en que se logra este enig­má­ti­co resul­ta­do mere­ce ser exa­mi­na­da con más detalle.

El mode­lo uti­li­za las siguien­tes varia­bles: d es la tasa de mor­ta­li­dad de la pobla­ción en ries­go, que repre­sen­ta una frac­ción 1/​n de la pobla­ción total, con una vida media res­tan­te de L años. El valor de un año, v, se mide en años de con­su­mo per cápi­ta: si, por ejem­plo, un año de vida vale 150.000 dóla­res y el con­su­mo per cápi­ta es de 50.000 dóla­res, enton­ces v = 322.

Para evi­tar el ries­go que repre­sen­ta la epi­de­mia, la socie­dad esta­ría enton­ces dis­pues­ta a renun­ciar a una frac­ción del con­su­mo de un año dado por esta fór­mu­la: a = d.v.L/n. Los auto­res dan un ejem­plo numé­ri­co, con v = 3, L = 10 y n = 6. Por con­si­guien­te, es pro­ba­ble que la epi­de­mia afec­te a una sex­ta par­te de la pobla­ción cuya espe­ran­za de vida aún res­tan­te es de 10 años. Dado que un año que que­da por vivir vale 3 años de con­su­mo per cápi­ta, la fór­mu­la ante­rior se escri­be sim­ple­men­te a = 5d. En otras pala­bras, resu­men los auto­res, «la socie­dad está dis­pues­ta a renun­ciar al 5% del con­su­mo por cada pun­to por­cen­tual de mor­ta­li­dad debi­da al Covid-19 duran­te un año; si esa tasa de mor­ta­li­dad (d) es del 4%, eso corres­pon­de­ría al 20% del con­su­mo». CFQD (lo que se quie­re demos­trar).

Detrás de esta arit­mé­ti­ca sim­plis­ta hay un mode­lo más sofis­ti­ca­do que uti­li­za una fun­ción de uti­li­dad social (uti­li­ta­rian social wel­fa­re) que depen­de de la reduc­ción del con­su­mo según una tasa de mor­ta­li­dad deter­mi­na­da y debe­ría, según los auto­res, ayu­dar­nos a pen­sar en «el arbi­tra­je entre el con­su­mo de los super­vi­vien­tes y las muer­tes debi­das al Covid-19». En pri­mer lugar, los auto­res exa­mi­nan el caso de un agen­te repre­sen­ta­ti­vo, antes de intro­du­cir una dis­tin­ción entre los vie­jos (expues­tos) y los jóve­nes (en prin­ci­pio no expues­tos). En el segun­do caso, la acep­ta­ción de una dis­mi­nu­ción del con­su­mo es menor: el 26% en lugar del 35%. ¿Pero quién deci­de sobre esa acep­ta­ción? ¿Y cómo regu­lar las medi­das de salud públi­ca para no supe­rar el umbral fatí­di­co del 26%?

El arbi­tra­je entre bene­fi­cios y desempleo

¿Y si hubie­ra tam­bién una rela­ción entre bene­fi­cios y des­em­pleo? Esto es lo que sugie­re Patrick Artus, basán­do­se en una com­pa­ra­ción entre los Esta­dos Uni­dos y la euro­zo­na: «el mode­lo euro­peo de ajus­te del empleo en una rece­sión (len­to, amor­ti­gua­do en la medi­da de lo posi­ble) es mejor que el mode­lo ame­ri­cano (ajus­te bru­tal del empleo) por­que evi­ta agra­var la cri­sis por la reduc­ción de la deman­da de los hoga­res y la pér­di­da de capi­tal humano. Pero el defec­to del mode­lo euro­peo es que el ajus­te len­to y amor­ti­gua­do del empleo con­du­ce a una dis­mi­nu­ción de la ren­ta­bi­li­dad de las empre­sas y de su capa­ci­dad de inver­sión»23. Y Artus con­ti­núa dicien­do: para redu­cir el des­em­pleo lo más rápi­da­men­te posi­ble des­pués de la cri­sis, será nece­sa­rio «evi­tar algu­nos erro­res» y, en par­ti­cu­lar, «apli­car la mode­ra­ción sala­rial para recu­pe­rar los már­ge­nes de bene­fi­cio de las empre­sas24». Tal vez ten­ga razón: las ver­da­de­ras alter­na­ti­vas están toda­vía ante noso­tros. Por ejem­plo: nues­tras vidas o sus beneficios.

Arbi­tra­je entre seu­do­cien­cia y crí­ti­ca social

Este peri­plo mues­tra que el coro­na­vi­rus es tam­bién un reve­la­dor de las terri­bles insu­fi­cien­cias de la teo­ría eco­nó­mi­ca domi­nan­te. El enfo­que más bien micro­eco­nó­mi­co (el que pre­ten­de ser­vir de base para el aná­li­sis macro­eco­nó­mi­co) se enfren­ta a varios obs­tácu­los. El pri­me­ro es que una lógi­ca de equi­li­brio es abso­lu­ta­men­te inope­ran­te, en gene­ral pero aún más en el con­tex­to actual. Todos los pará­me­tros cam­bian día a día y, ante la incer­ti­dum­bre gene­ra­da por la evo­lu­ción de la epi­de­mia, el aná­li­sis eco­nó­mi­co tra­di­cio­nal (el que se ense­ña hoy en día) no pue­de apor­tar nada a la com­pren­sión de estos fenómenos.

En nues­tro esque­ma paró­di­co ini­cial, se supo­ne que se cono­ce la cons­tric­ción entre la pér­di­da de PIB y el núme­ro de muer­tes (el seg­men­to azul). Sin embar­go, está cla­ro que no es así: exis­te una incer­ti­dum­bre fun­da­men­tal sobre su for­ma, y es esto lo que ayu­da a com­pren­der las dudas sobre el méto­do correc­to para com­ba­tir la epi­de­mia: ¿cuán­to tiem­po hay que que­dar­se con­fi­na­dos, que moda­li­da­des de sali­da, etc.? Ade­más, esta cur­va fic­ti­cia está con­di­cio­na­da por las opcio­nes toma­das ante­rior­men­te (stocks de mas­ca­ri­llas, núme­ro de camas y de per­so­nal sani­ta­rio, etc.) y, por lo tan­to, hoy por hoy hay que mane­jar una situa­ción pre­via­men­te deter­mi­na­da por un cálcu­lo eco­nó­mi­co cortoplacista.

La hipó­te­sis que esti­pu­la que exis­te una fun­ción colec­ti­va de uti­li­dad social o un agen­te repre­sen­ta­ti­vo que ejer­ce opcio­nes docu­men­ta­das no resis­te la prue­ba de los hechos, por­que el capi­ta­lis­mo no fun­cio­na de esa mane­ra. Vol­vien­do a nues­tro esque­ma paró­di­co, la pre­gun­ta fun­da­men­tal es (y la pre­gun­ta se plan­tea ya): ¿quién deter­mi­na la for­ma y la posi­ción de la cur­va verde?

El uso obs­ceno de un cálcu­lo eco­nó­mi­co basa­do en una eva­lua­ción esta­dís­ti­ca del valor de la vida nos sumer­ge en las aguas hela­das del cálcu­lo egoís­ta. Aquí tam­bién fun­cio­na el indi­ca­dor: el capi­ta­lis­mo es una socie­dad en la que las deci­sio­nes que debie­ran ser colec­ti­vas, pro­duc­to de la deli­be­ra­ción demo­crá­ti­ca, son en reali­dad deci­sio­nes pri­va­das basa­das en un mez­quino cálcu­lo de mercado.

Tra­duc­ción: vien­to sur

Vien­to Sur*

Itu­rria /​Fuen­te

  1. I have always had a cer­tain horror of poli­ti­cal eco­no­mists sin­ce I heard one of them say that he fea­red the fami­ne in Ire­land would not kill more than a million peo­ple, and that would scar­cely be enough to do much good, Ben­ja­min Jowett [en rela­ción con Nas­sau Senior] cita­do por Cecil Woodham-Smith, The Great Hun­ger. Ire­land 1845 – 1849, 1962, p. 375 – 6.
  2. Cours d’économie poli­ti­que, Tome 1, 1896, p. 3. Pare­to pre­fe­ría el tér­mino ofe­li­mi­dad al de uti­li­dad, por­que el pla­cer se pue­de encon­trar en los con­su­mos inú­ti­les, inclu­so dañi­nos. No fal­tan los ejemplos…
  3. Trong Giao Dao Dang, Le libé­ra­lis­me éco­no­mi­que, 1990.
  4. @realDonaldTrump, «We can­not let the cure be wor­se than the pro­ble­ma», tweet, 23 de mar­zo, 2020.
  5. Law­ren­ce Kud­low, «Eco­no­mic cost of pro­lon­ged coro­na­vi­rus shut­down is just too great», Axios, 23 de mar­zo, 2020.
  6. Fuen­te: Wiki­pe­dia.
  7. Un poco como Nico­las Bou­zou [y otros] en Francia.
  8. Ema­nuel Orne­las, «Mana­ging eco­no­mic lock­downs in an epi­de­mic», voxeu, 28 28 de mar­zo de 2020.
  9. Mar­tin S. Eichen­baum, Ser­gio Rebe­lo, Mathias Tra­bandt, «The Macro­eco­no­mics of Epi­de­mics», NBER, 20 de mar­zo, 2020.
  10. William O. Ker­mack & Ander­son G. McKen­drick, «Con­tri­bu­tion to the Mathe­ma­ti­cal Theory of Epi­de­mics», Pro­cee­dings of the Royal Society of Lon­don, series A, vol. 115, no. 772, 1927.
  11. Andrea Ichino, Gia­co­mo Cal­zo­la­ri, Andrea Mat­toz­zi, Aldo Rus­ti­chi­ni, Giu­lio Zane­lla, Mas­si­mo Ane­lli, «Transition steps to stop COVID-19 without killing the world eco­nomy», 25 de mar­zo, 2020.
  12. Richard Bald­win, The Great Con­ver­gen­ce. Infor­ma­tion Tech­no­logy and the New Glo­ba­li­za­tion, 2016.
  13. Richard Bald­win, «The supply side mat­ters: Guns ver­sus but­ter, COVID-sty­le», voxeu, 22 de mar­zo 2020.
  14. Kris­ta­li­na Geor­gie­va & Tedros Adha­nom Ghe­bre­ye­sus, «Some say the­re is a tra­de-off: save lives or save jobs – this is a fal­se dilem­ma», IMF, 3 de abril, 2020.
  15. Fran­ces­co Sara­ceno, «The­re is no Tra­de-off. Saving Lives is Good for the Eco­nomy», 29 de mar­zo, 2020.
  16. Sour­ce: Phi­lipp Carls­son-Szle­zak , Mar­tin Reeves and Paul Swartz, «Unders­tan­ding the Eco­no­mic Shock of Coro­na­vi­rus», Har­vard Busi­ness Review, 27 de mar­zo, 2020.
  17. Vero­ni­ca Gue­rrie­ri, Gui­do Loren­zo­ni, Lud­wig Straub, Iván­Wer­ning, «Macro­eco­no­mic Impli­ca­tions of COVID-19: Can Nega­ti­ve Supply Shocks Cau­se Demand Shor­ta­ges ?», 2 de abril, 2020.
  18. Para una crí­ti­ca de ese enfo­que, ver: Jean-Marie Harri­bey, «La vie au ralen­ti, jour­nal d’un con­fi­né [21]», blog Alter­na­ti­ves éco­no­mi­ques, 6 de abril 2020.
  19. Chris­tian Gollier et James Ham­mitt, «Nous ne som­mes pas prêts à tout sacri­fier pour aug­men­ter notre espé­ran­ce de vie», Le Mon­de, 3 de abril 2020.
  20. Chris­tian Gollier, «L’avantage de cet­te cri­se, c’est qu’elle n’est pas struc­tu­re­lle», Fran­ce Info, 6 de abril 2020.
  21. Robert E. Hall, Char­les I. Jones, and Peter J. Kle­now «Tra­ding Off Con­sum­ption and COVID-19 Deaths», Stan­ford Uni­ver­sity and NBER, 3 de abril, 2020.
  22. Para esco­ger ese valor, los auto­res hacen refe­ren­cia a un meta-aná­li­sis que da una idea del carác­ter deli­ran­te de esas ela­bo­ra­cio­nes: W. Kip Vis­cu­si and Joseph E Aldy, «The value of a sta­tis­ti­cal life: a cri­ti­cal review of mar­ket esti­ma­tes throughout the world», Jour­nal of risk and uncer­tainty, vol.27, n°1, 2003.
  23. Patrick Artus, «Fon­ction­ne­ment du mar­ché du tra­vail dans une cri­se aux Etats-Unis et dans la zone euro», 2 de abril 2020.
  24. Patrick Artus, «Qu’est-ce qui peut accé­lé­rer la bais­se du chô­ma­ge après une réces­sion ?», 6 de abril 2020.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *