his­to­ria de una abe­rra­ción urba­nís­ti­ca – La otra Andalucía

La pues­ta en mar­cha por par­te la com­pa­ñía inmo­bi­lia­ria Sal­sa, S.A. de levan­tar un pro­yec­to urba­nís­ti­co sobre el espa­cio natu­ral pro­te­gi­do de los acan­ti­la­dos de Maro (Ner­ja), que inclui­ría cer­ca de 680 vivien­das en blo­ques de 4 plan­tas, bun­ga­lows repar­ti­dos por las vegas y acan­ti­la­dos, e inclu­so un gran hotel en las rui­nas de la anti­gua fábri­ca de azú­car, ade­mas un cam­po de golf de 18 hoyos, rodean­do el cas­co urbano de la cita­da peda­nía, ha levan­ta­do una enor­me polvareda.

Lamen­ta­ble­men­te la mayo­ría con­ser­va­do­ra que diri­ge el Ayun­ta­mien­to de Ner­ja habría dado sus ben­di­cio­nes a este macro­pro­yec­to con el que sue­ñan los actua­les ges­to­res de Sal­sa Inmo­bi­lia­ria, que pare­ce que vuel­ven a las anda­das des­pués de haber cas­ti­ga­do a la comar­ca de la Axar­quía con sus polí­ti­cas caci­qui­les duran­te siglos.Por otra par­te, sería el pri­mer pro­yec­to pro­mo­vi­do des­pués de que la Junta de Anda­lu­cía modi­fi­ca­ra por decre­to 27 leyes por la vía de urgen­cia el pasa­do 2 de abril, que el Gobierno Cen­tral ya ha recu­rri­do ante el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y pedi­do la sus­pen­sión inme­dia­ta de una nor­ma que pre­ten­de colar por la puer­ta tra­se­ra una modi­fi­ca­ción de la legis­la­ción urba­nís­ti­ca andaluza.Además este polé­mi­co asun­to me toca en el cora­zon­ci­to, ya que una par­te de las deman­das de los colo­nos de Maro y Ner­ja, entre otras loca­li­da­des, por la pro­pie­dad de la tie­rra en la que tra­ba­jan, coin­ci­dió con mi eta­pa al fren­te del des­apa­re­ci­do sema­na­rio “Infor­ma­cio­nes de la Axar­quía”, que infor­mó en pro­fun­di­dad de lo que allí acon­te­cía. En plan abue­lo cebo­lle­ta, podría con­tar que estu­ve a un tris de suma­mar­me al encie­rro de los colo­nos en la Cue­va de Ner­ja, situa­ción de la que me sal­vé por el toque de la cam­pa­na. El día de Noche­bue­na de 1996 el encie­rro que­dó desconvocado.Por otro lado, pue­do pre­su­mir de ser un gran cono­ce­dor de las haza­ñas de la fami­lia Larios y sus des­cen­dien­tes, entre los que se encuen­tra Car­los Gutié­rrez-Matu­ra- Larios Altu­na, mar­qués de Paul y actual pre­si­den­te del con­se­jo de admi­nis­tra­ción de Sal­sa S.A. La más pro­fun­da y lar­ga inves­ti­ga­ción de mi carre­ra pro­fe­sio­nal se la dedi­qué a las idas y veni­das de los Larios y sus here­de­ros que resu­mí en un libro, publi­ca­do hace más de un año, bajo el títu­lo de “La heren­cia enve­ne­na­da del mar­qués de Larios”, del que reco­mien­do su lectura.Vamos al grano. La Socie­dad Azu­ca­re­ra Larios, S.A. (SALSA) fue fun­da­da por los Larios en 1880. Tra­tó siem­pre de adap­tar­se a los tiem­pos. Las acti­vi­da­des de la empre­sa se fue­ron diver­si­fi­can­do en áreas como pro­mo­ción inmo­bi­lia­ria, arren­da­mien­tos urba­nos, explo­ta­cio­nes agrí­co­las e inclu­so la crea­ción de hote​les​.La Socie­dad Azu­ca­re­ra Larios, embrión de la actual Sal­sa, lle­gó a tener 14 fábri­cas de azú­car y más de 10.000 hec­tá­reas de cul­ti­vo de caña. Tras cesar la pro­duc­ción, por las cir­cuns­tan­cias coyun­tu­ra­les a nivel mun­dial, se ini­cia lo que ellos mis­mos deno­mi­nan “la explo­ta­ción pro­fe­sio­nal de activos”.Los ges­to­res de una de las más impor­tan­tes com­pa­ñías que ope­ran, prin­ci­pal­men­te, en sue­lo mala­gue­ño seña­lan que Sal­sa es la expre­sión de una amplia expe­rien­cia empre­sa­rial que arran­ca con los pri­me­ros pro­yec­tos indus­tria­les que tuvie­ron lugar en Mála­ga hace más de 125 años. Y que se tra­du­ce en unas reser­vas de sue­lo en pro­pie­dad esti­ma­das en más de 10 millo­nes de metros cua­dra­dos a lo lar­go de la Cos­ta del Sol Orien­tal malagueña.La ges­tión y arren­da­mien­to del sue­lo rús­ti­co es otra acti­vi­dad que Sal­sa man­tie­ne des­de tiem­po inme­mo­rial, como for­ma de ren­ta­bi­li­zar un patri­mo­nio que hoy se desa­rro­lla en apro­ve­cha­mien­tos urba­nís­ti­cos y turís­ti­cos de alto valor. De esta for­ma se sos­tie­ne una eco­no­mía de carác­ter social en una comar­ca como la Axar­quía (toda­vía depen­dien­te de un sec­tor pri­ma­rio en rápi­da trans­for­ma­ción) y con­ser­va un eco­sis­te­ma en su lito­ral de gran belle­za y valor pai­sa­jís­ti­co, espe­cial­men­te en el muni­ci­pio de Ner­ja, expli­ca la pro­pia Sal­sa en su pági­na web.Un evi­den­te pode­río eco­nó­mi­co que, por otra par­te, ha dado lugar duran­te su más que cen­te­na­ria exis­ten­cia a situa­cio­nes de luchas por el poder, inclu­so de fuer­za, con cla­ros­cu­ros, que en más de una oca­sión han ensom­bre­ci­do la ges­tión de una empre­sa que se pre­sen­ta como modé­li­ca y que, por el con­tra­rio, se ha vis­to impli­ca­da en situa­cio­nes que han sido obje­to de nume­ro­sos titu­la­res en la prensa.En este sen­ti­do, uno de los hechos más rele­van­tes fue, sin duda, la rebe­lión de los lla­ma­dos colo­nos de Larios que se uni­ría a las acu­sa­cio­nes de diver­sos his­to­ria­do­res, que en sus tex­tos se refie­ren a los méto­dos a veces poco orto­do­xos de los Larios para ama­sar su for­tu­na como, por ejem­plo, cuan­do en el trans­cur­so de la I Gue­rra Mun­dial se dedi­ca­ron a sumi­nis­trar com­bus­ti­ble de con­tra­ban­do a los sub­ma­ri­nos ale­ma­nes, a lo que des­pués habría que aña­dir las for­mas caci­qui­les que desa­rro­lla­ron en la comar­ca mala­gue­ña de la Axar­quía, de la que fue­ron víc­ti­mas los colo­nos que explo­ta­ban, y aún explo­tan, las tie­rras de su propiedad.

Un con­flic­to que venía de lejos, que se pro­lon­gó duran­te más de 20 años y que vivió sus momen­tos álgi­dos en la déca­da de los 90 del siglo pasa­do des­pués de que al ini­cio de la cita­da cen­tu­ria Larios cedie­ra en arren­da­mien­to a más de medio millar de colo­nos terre­nos que tenía repar­ti­dos en los muni­ci­pios mala­gue­ños de Ner­ja, Vélez-Mála­gaAlga­rro­bo y Torrox, des­pués de que la Ley de Arren­da­mien­tos Rús­ti­cos His­tó­ri­cos reco­no­cie­ra el dere­cho de esos agri­cul­to­res a acce­der a la pro­pie­dad a pre­cios sen­si­ble­men­te más bajos que los de mer­ca­do, aun­que para ello debían pro­bar que eran his­tó­ri­cos.Larios argu­men­tó que la mayo­ría no osten­ta­ba esa con­di­ción, mien­tras que los colo­nos man­te­nían que la empre­sa reno­vó los con­tra­tos de mane­ra que no que­da­ran ante­ce­den­tes de su his­to­ri­ci­dad. El lar­go con­flic­to, en el que otros colec­ti­vos recla­ma­ban indem­ni­za­cio­nes por las mejo­ras intro­du­ci­das en las dife­ren­tes explo­ta­cio­nes, pla­ga­do de pro­tes­tas en las calles y encie­rros de colo­nos y fami­lia­res, entre ellos el que tuvo como esce­na­rio la Cue­va de Ner­ja, se fue resol­vien­do, por lo gene­ral, median­te sen­ten­cias judi­cia­les y acuer­dos bila­te­ra­les que logra­ron des­ac­ti­var una situa­ción social explo­si­va, que obli­gó en dis­tin­tas oca­sio­nes inclu­so a la inter­ven­ción del Par­la­men­to de Anda­lu­cía.Aun­que años más tar­de, en el trans­cur­so del 2010, se vivió una reedi­ción del con­flic­to, cuan­do cer­ca de 100 peque­ños pro­pie­ta­rios, que en su mayo­ría explo­ta­ban inver­na­de­ros hor­to­fru­tí­co­las en Torrox Cos­ta (Mála­ga), se pusie­ron en pie de gue­rra con­tra la apro­ba­ción ini­cial de un pro­yec­to urba­nís­ti­co de 700.000 metros cua­dra­dos, dise­ña­do y pro­mo­vi­do por Sal­sa que poseía alre­de­dor del 40 por cien­to de los terre­nos involucrados.Una situa­ción simi­lar a la vivi­da en Vélez-Mála­ga, en don­de se apro­bó ini­cial­men­te otra reca­li­fi­ca­ción, en base a otro pro­yec­to ges­tio­na­do por Sal­sa, que iba a afec­tar a un millón de metros y que tuvo que redu­cir­se, al menos, a la quin­ta parte.Tan sólo a modo de pin­ce­la­da ilus­tra­ti­va de la evi­den­te posi­ción de poder de la que en oca­sio­nes han hecho gala los ges­to­res de Larios, se pue­den rese­ñar las pre­sun­tas irre­gu­la­ri­da­des denun­cia­das, por ejem­plo, des­de Izquier­da Uni­da en el Ayun­ta­mien­to de Vélez-Mála­ga en rela­ción a pre­sun­tos incum­pli­mien­tos de Sal­sa en deter­mi­na­dos con­ve­nios urba­nís­ti­cos, por lo que el cita­do con­sis­to­rio habría vis­to lesio­na­dos sus intereses.En con­cre­to, por la no cesión de lo esta­ble­ci­do en una per­mu­ta de cer­ca de 15.000 metros cua­dra­dos jun­to al vele­ño Cerro de los Reme­dios. Un asun­to que tam­bién sir­vió para que esta for­ma­ción polí­ti­ca cen­su­ra­ra la con­ni­ven­cia de la empre­sa res­pon­sa­ble de los pro­yec­tos de la refe­ri­da com­pa­ñía, Eje­cu­ción del Pla­nea­mien­to, S.L., con los redac­to­res del Plan Gene­ral de Orde­na­ción Urba­na de la loca­li­dad. Un escán­da­lo que inclu­so lle­vó, en julio de 2003, a la dimi­sión del enton­ces arqui­tec­to muni­ci­pal por incom­pa­ti­bi­li­dad en las fun­cio­nes que desa­rro­lla­ba y que pare­cía bene­fi­ciar los intere­ses de Sal­sa.Las accio­nes pro­ta­go­ni­za­das por Sal­sa duran­te un mon­tón de años hacen pen­sar a los menos con­fia­dos qué el con­ve­nio urba­nís­ti­co que tie­nen pre­vis­to fir­mar el Ayun­ta­mien­to de Ner­ja y los res­pon­sa­bles de Sal­sa, S.A. y que com­pro­me­te­rá al con­sis­to­rio a cam­biar la con­si­de­ra­ción de sue­lo no urba­ni­za­ble a 1,8 de los casi 2,5 millo­nes de metros cua­dra­dos que la inmo­bi­lia­ria tie­ne en Maro. 1,3 irán para el cam­po de golf y sus ser­vi­cios acce­so­rios y el res­to, para uso resi­den­cial y turís­ti­co serán, sin duda, un maza­zo para el futu­ro del bello para­je natu­ral pro­te­gi­do de Maro-Cerro Gor­do y una abe­rra­ción urba­nís­ti­ca. El pue­blo de Ner­ja y de Maro se opo­nen, en una gran mayo­ría, al macro­pro­yec­to, al igual que nume­ro­sos colec­ti­vos pro­fe­sio­na­les, eco­lo­gis­tas y una legión de ciu­da­da­nos de a pié. 
Por cier­to, los here­de­ros de los Larios tie­nen una casa, des­de hace muchos años, rodea­da de una her­mo­sa fin­ca, en pleno cora­zón de los acan­ti­la­dos de Maro, con una vis­ta pri­vi­le­gia­da. Allí acu­día para visi­tar a la fami­lia, María Fer­nan­da Carre­te­ro Galin­do, más cono­ci­da como Nani­ta Kalach­ni­kof, prin­ci­pal musa de Sal­va­dor Dalí, madre de Bár­ba­ra Kalach­ni­kof, actual mar­que­sa viu­da de Paul, y madras­tra del actual pre­si­den­te de Sal­sa, S.A.

Latest posts by Otros medios (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *