El Ayun­ta­mien­to y Lan­bi­de hacen caso omi­so a las reco­men­da­cio­nes del Arar­te­ko | BERRI OTXOAK

Denun­cia­mos que el Ayun­ta­mien­to y Lan­bi­de “hacen oídos sor­dos” a las peti­cio­nes del Arar­te­ko sobre ayu­das socia­les y RGI

La defen­so­ría del pue­blo pide que se fle­xi­bi­li­ce la pre­sen­ta­ción de documentación

Berri-Otxoak, al igual que el Arar­te­ko, advier­te de la exclu­sión que gene­ra a fami­lias sin recur­sos la fal­ta de aten­ción pre­sen­cial y la exi­gen­cia de rea­li­zar ges­tio­nes por inter­net
La pla­ta­for­ma pide que se refuer­ce la aten­ción pre­sen­cial, con mayo­res hora­rios y espa­cios que garan­ti­cen la pro­tec­ción fren­te al virus para usua­rios y tra­ba­ja­do­res de Lanbide

Bara­kal­do, 29 de abril de 2020.

La pla­ta­for­ma con­tra la exclu­sión Berri-Otxoak, de Bara­kal­do, ha denun­cia­do que el Ser­vi­cio Vas­co de Empleo-Lan­bi­de y el Ayun­ta­mien­to de Bara­kal­do están “hacien­do oídos sor­dos” ante las reco­men­da­cio­nes de la Defen­so­ría del Pue­blo-Arar­te­ko para que se fle­xi­bi­li­cen las con­di­cio­nes que se exi­gen a las fami­lias para acce­der o man­te­ner la Ren­ta de Garan­tía de Ingre­sos (RGI) y las ayu­das socia­les municipales.

Al res­pec­to, el colec­ti­vo bara­kal­dés cri­ti­ca que, “en este perío­do de con­fi­na­mien­to por el coro­na­vi­rus Covid-19, las dos ins­ti­tu­cio­nes públi­cas están sus­pen­dien­do pres­ta­cio­nes, soli­ci­tan­do docu­men­ta­ción o dene­gan­do el acce­so a la RGI y ayu­das, jus­to cuan­do más nece­sa­rias para que las fami­lias pue­dan lle­gar a fin de mes”.

La pla­ta­for­ma ha regis­tra­do des­de la decla­ra­ción del esta­do de alar­ma dece­nas de lla­ma­das para denun­ciar la actua­ción de Lan­bi­de y del Ayun­ta­mien­to: “no se da trá­mi­te de audien­cia, se requie­re ampliar de docu­men­ta­ción, se sus­pen­der pla­zos, las ofi­ci­nas están cerra­das y se obli­ga a hacer trá­mi­tes tele­má­ti­cos para los muchos soli­ci­tan­tes no están pre­pa­ra­dos o care­cen de dis­po­si­ti­vos y cone­xión debi­do pre­ci­sa­men­te a su caren­cia de recursos”.

“Las peti­cio­nes de la ciu­da­da­nía en Bara­kal­do son las mis­mas que refle­jan los infor­mes del Arar­te­ko ante la cri­sis del Covid-19, que des­cri­ben ‘la preo­cu­pa­ción de las per­so­nas más vul­ne­ra­bles por la ausen­cia de ingre­sos para hacer fren­te a las nece­si­da­des más bási­cas, por la tar­dan­za en tener una res­pues­ta o bien el temor a que no pue­dan per­ci­bir las ayu­das pre­vis­tas a tiem­po, y lla­man la aten­ción sobre los pro­ble­mas emer­gen­tes como es el de la docu­men­ta­ción exi­gi­da y la com­pa­ti­bi­li­dad entre las dis­tin­tas pres­ta­cio­nes económicas”.

“La defen­so­ría del pue­blo con­fir­ma, como ha veni­do denun­cia­do Berri-Otxoak, la ‘dene­ga­ción, sus­pen­sión o extin­ción de las pres­ta­cio­nes de ren­ta de garan­tía de ingre­sos y pres­ta­ción com­ple­men­ta­ria de vivien­da (RGI/​PCV), o con la dene­ga­ción de ayu­das de emer­gen­cia social’, que no hacen sino agra­var las ‘serias difi­cul­ta­des para hacer fren­te a las nece­si­da­des más básicas”.

Ante esta reali­dad Berri-Otxoak ha exi­gi­do al Gobierno Vas­co y al Ayun­ta­mien­to que “no se sus­pen­da nin­gu­na pres­ta­ción y de mane­ra urgen­te fle­xi­bi­li­ce y, como pide el Arar­te­ko, faci­li­te los trá­mi­tes y con­di­cio­nes para que pue­dan acce­der a la Ren­ta de Garan­tía de Ingre­sos (RGI) y ayu­das socia­les las dece­nas de miles de fami­lias vas­cas que no dis­po­nen de recur­sos eco­nó­mi­cos sufi­cien­tes y sobre­vi­ven en la pre­ca­rie­dad”.
Des­de Berri-Otxoak se ins­ta, tam­bién, al Ser­vi­cio Vas­co de Empleo-Lan­bi­de y el Con­sis­to­rio a que, “duran­te el perio­do de la cua­ren­te­na, para­li­ce cual­quier medi­da que supon­ga la sus­pen­sión de pres­ta­cio­nes y que se dejen tam­bién sin efec­to las sus­pen­sio­nes, ya que las fami­lias no tie­nen actual­men­te la posi­bi­li­dad real de pre­sen­tar ale­ga­cio­nes y recursos”.

A este res­pec­to, la pla­ta­for­ma ha “aler­ta­do de que hay miles de fami­lias que se están vien­do per­ju­di­ca­das y con angus­tia por temor a per­der la RGI o por no poder tra­mi­tar­la debi­do a la reduc­ción de la aten­ción en Lan­bi­de duran­te este perio­do de ais­la­mien­to, así como a las difi­cul­ta­des para con­se­guir en estos momen­tos toda la docu­men­ta­ción exi­gi­da, ya que orga­nis­mos y ban­cos están cerra­dos al público”.

Esta orga­ni­za­ción bara­kal­de­sa ha pues­to el acen­to en que todas las soli­ci­tu­des de RGI y ayu­das socia­les que las fami­lias en situa­ción de pobre­za reali­cen en este perio­do sean apro­ba­das de mane­ra auto­má­ti­ca y de for­ma pro­vi­sio­nal. “Duran­te esta cua­ren­te­na, Lan­bi­de y el Ayun­ta­mien­to deben dar por apro­ba­das las soli­ci­tu­des de RGI y ayu­das socia­les en el mis­mo momen­to en que las fami­lias las rea­li­zan”.
“Con la prohi­bi­ción de salir a la calle y la reduc­ción de ser­vi­cios en Admi­nis­tra­ción y en enti­da­des ban­ca­rias, no se pue­de exi­gir a los soli­ci­tan­tes docu­men­ta­ción que es prác­ti­ca­men­te impo­si­ble con­se­guir. En lugar de pedir cer­ti­fi­ca­dos ofi­cia­les, se debe acep­tar, en este perio­do, la decla­ra­ción jura­da sobre el núme­ro de miem­bros que com­po­nen la uni­dad fami­liar y sobre la can­ti­dad que se paga en con­cep­to de hipo­te­ca o alqui­ler por el piso”.

“Hay que tener en cuen­ta que el Arar­te­ko des­ta­ca que la sus­pen­sión de la aten­ción pre­sen­cial en las ofi­ci­nas de Lan­bi­de y en los ser­vi­cios socia­les muni­ci­pa­les está afec­tan­do a la pobla­ción más vul­ne­ra­ble, que acu­día a las ofi­ci­nas de mane­ra pre­sen­cial y que no dis­po­ne de des­tre­zas infor­má­ti­cas o de dis­po­si­ti­vos electrónicos”.

Berri-Otxoak, en esta línea, ha pedi­do que Lan­bi­de y los ser­vi­cios socia­les muni­ci­pa­les amplíen la aten­ción pre­sen­cial en sus ofi­ci­nas y que tam­bién se extien­dan los hora­rios para poder ayu­dar a las fami­lias que viven situa­cio­nes dra­má­ti­cas de super­vi­ven­cia en estos momentos”.

Del mis­mo modo, el colec­ti­vo recla­ma que “las ofi­ci­nas para estas ges­tio­nes sean acon­di­cio­na­dos para las actua­les cir­cuns­tan­cias, con desin­fec­ción y mayor higie­ne en los loca­les, así como una regu­la­ción de las citas para que sea posi­ble man­te­ner la dis­tan­cia de segu­ri­dad entre las per­so­nas para pre­ve­nir el con­ta­gio por Covid-19”.

“La pla­ta­for­ma con­tra la exclu­sión Berri-Otxoak con­si­de­ra que el Gobierno Vas­co, la Dipu­tación y los Ayun­ta­mien­tos tie­nen la obli­ga­ción legal y moral de ase­gu­rar que las fami­lias más des­fa­vo­re­ci­das, que supo­nen dece­nas de miles de meno­res, víc­ti­mas de malos tra­tos o viu­das, no van a sufrir aún más por­que la Admi­nis­tra­ción no sabe ni pue­de ges­tio­nar ade­cua­da­men­te la situa­ción de emer­gen­cia que está supo­nien­do la pan­de­mia”.
Berri-Otxoak sur­gió hace 27 años, en 1992, y en sus tres déca­das de exis­ten­cia ha des­ta­ca­do por sus movi­li­za­cio­nes por el dere­cho a una vivien­da dig­na, con­tra la espe­cu­la­ción y los desahu­cios, y con­tra los recor­tes, la pre­ca­rie­dad y la pobre­za. El colec­ti­vo man­tie­ne ade­más des­de el 17 de noviem­bre de 1997 una ofi­ci­na de infor­ma­ción sobre ayu­das socia­les, por la que han pasa­do más de 12.000 familias.
Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *