El 1º de Mayo del 2020, com­pro­mi­so con la igual­dad social, con el futu­ro antiimperialista

Ramón Pedre­gal Casa­no­va /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​30 de abril de 2020 – 

Loa a la dia­léc­ti­caAutor, el poe­ta y dra­ma­tur­go Ber­tolt Brech.

Con paso fir­me se pasea hoy la injus­ti­cia. /​Los opre­so­res se dis­po­nen a domi­nar otros diez mil años más. /​La vio­len­cia garan­ti­za: “Todo segui­rá igual”. /​No se oye otra voz que la de los domi­na­do­res /​y en el mer­ca­do gri­ta la explo­ta­ción: “Aho­ra es cuan­do empie­zo”. /​Y entre los opri­mi­dos, muchos dicen aho­ra: /​“Jamás se logra­rá lo que que­re­mos”. /​Lo fir­me no es fir­me. /​Todo no segui­rá igual. /​Cuan­do hayan habla­do los que domi­nan, /​habla­rán los domi­na­dos. /​¿Quién pue­de atre­ver­se a decir “jamás”? /​¿De quién depen­de que siga la opre­sión? De noso­tros. /​¿De quién que se aca­be? De noso­tros tam­bién. /​¡Que se levan­te aquel que está aba­ti­do! /​¡Aquel que está per­di­do, que com­ba­ta! ¿Quién podrá con­te­ner al que cono­ce su con­di­ción? /​Pues los ven­ci­dos de hoy son los ven­ce­do­res de maña­na /​y el jamás se con­vier­te en hoy mismo.

1. El vie­jo orden se hun­de. Cui­da­do con­que el que se aho­ga se nos aga­rre enlo­que­ci­do y nos hun­da para lue­go hacer pie sobre nues­tro cadáver.

Es la hora de que el movi­mien­to anti­im­pe­ria­lis­ta inter­na­cio­nal en todas sus for­mas con­flu­ya, cana­li­ce las fuer­zas, fre­ne a quie­nes están repa­ran­do y toman­do deci­sio­nes para su pro­pia sal­va­ción hacien­do pie sobre noso­tros. La cla­se tra­ba­ja­do­ra del mun­do se encuen­tra con­fi­na­da, su com­po­si­ción homo­gé­nea, fami­liar, social, labo­ral, esta sien­do arrin­co­na­da. El ais­la­mien­to for­za­do ha pro­du­ci­do el sohk, lo que cau­sa pér­di­das en la resis­ten­cia, pro­du­ce des­orien­ta­ción, intro­du­ce el mie­do, es urgen­te su cone­xión de cla­se y la defen­sa y el avan­ce en las posiciones.

En la cuen­ta obre­ra la mano del capi­tal apun­ta deu­das que con­de­nan a las gene­ra­cio­nes actua­les y a las que están por venir. Son dece­nas de millo­nes, serán cen­te­nas de millo­nes, quie­nes ya han que­da­do sin poder lle­var a casa la comi­da para los suyos. El ham­bre entra por deba­jo de las puer­tas, y la infan­cia, y los padres, que se veían ham­brien­tos en el ter­cer mun­do, van a sen­tir­la rena­cer en los hoga­res obre­ros que has­ta aho­ra comían. Todas las pre­dic­cio­nes sobre la quie­bra del sis­te­ma capi­ta­lis­ta indi­can con núme­ros que la cri­sis del sis­te­ma que enri­que­ce al 0,5 % de EEUU, va a tener con­se­cuen­cias peo­res que las resul­tan­tes de la gran depre­sión de 1929, que el desas­tre social va a ser el más gran­de nun­ca conocido.

Cuan­do se tie­ne delan­te el pre­ci­pi­cio y nos empu­jan a él, … ten­dre­mos que dar el sal­to para que no nos tra­gue el abis­mo. Se ha vis­to en estos días que tan solo el mun­do del tra­ba­jo pro­me­te, pro­yec­ta la espe­ran­za, la cla­se obre­ra demues­tra que nos guar­da­mos con un sis­te­ma que pone en pri­mer lugar la pre­ven­ción y el cui­da­do social, la soli­da­ri­dad, la cla­se obre­ra ha demos­tra­do con su tra­ba­jo que el enri­que­ci­mien­to a cos­ta de las nece­si­da­des socia­les es pro­pio de ladro­nes. Los gober­nan­tes que pro­te­gen a quie­nes han ejer­ci­do de ladro­nes en cada país capi­ta­lis­ta tam­bién tie­nen sus manos cogi­das a las de/​por/​la cla­se que se arti­cu­la en el impe­ria­lis­mo, ‑los mul­ti­mi­llo­na­rios esta­dou­ni­den­ses, ese gru­po que para que no se los lle­ve su fra­ca­so están des­man­te­lan­do el Dere­cho Inter­na­cio­nal, los pac­tos, los acuer­dos, las sobe­ra­nías, las fron­te­ras, las orga­ni­za­cio­nes como la OMS, … – y ellos, esos gober­nan­tes subor­ni­da­dos y depre­da­do­res, en corres­pon­den­cia, en el tea­tro del impe­rio repro­du­cen a esca­la como secun­da­rios, median­te la fuer­za de su ley, la reti­ra­da del Dere­cho labo­ral y el social.

Es la hora de plan­tear­se nue­vas for­mas orga­ni­za­ti­vas, de pro­yec­tar garan­tías, de cum­plir la soli­da­ri­dad, de hacer futu­ro, com­pro­me­ti­do polí­ti­ca­men­te social, miran­do a nues­tros hijos con las pala­bras del Pre­si­den­te Chá­vez: For­je­mos en nues­tros niños un cora­zón para lo her­mo­so, para lo gran­de, para el sen­de­ro de la patria bue­na. Pala­bras que recor­da­das con la urgen­cia en la men­te, cuan­do per­ma­ne­ce­mos ence­rra­dos por la pan­de­mia, pue­den impul­sar­nos has­ta la luz que se pone sobre la opor­tu­ni­dad, sobre el momen­to en que hay que cam­biar la vida: ¿es el tiem­po del robo y el cri­men socia­les, o, es el tiem­po de empo­de­rar­se y deci­dir orga­ni­za­da­men­te cómo empe­zar a hacer para impe­dir que nos sepul­ten con este últi­mo empu­jón? Sumi­nis­tros médi­cos, ali­men­tos, tra­ba­jos garan­ti­za­dos bajo salud, resi­den­cias, bene­fi­cios, todo aque­llo que es común debe­mos con­du­cir­lo sobre la base de hacer fren­te a las medi­das coer­ci­ti­vas. For­je­mos en nues­tros niños un cora­zón para lo her­mo­so, para lo gran­de, para el sen­de­ro de la patria buena.

2. Ya vie­ne arti­cu­lán­do­se, bajo el para­guas de la gra­ve­dad en que se encuen­tra el sis­te­ma, la impo­si­ción de una eco­no­mía capi­ta­lis­ta de gue­rra. Si antes las pri­va­ti­za­cio­nes del neo­li­be­ra­lis­mo, han deja­do un pano­ra­ma social desas­tro­so, como hemos vis­to por la Covid 19, aho­ra escu­cha­mos el silen­cio de los gober­nan­tes del capi­tal sobre lo que todos sabe­mos de sus robos y sus crí­me­nes, a la vez que les oímos su alar­mis­mo para pedir dine­ro del Esta­do, ese que des­pre­cia­ban, pero que aho­ra le exi­gen a éste para sus implo­sio­na­dos ban­cos y sus que­bra­das empre­sas, mien­tras que deci­den más pri­va­ti­za­cio­nes, más subi­das de pre­cios de ali­men­tos, vivien­das, nego­cios sobre insu­mos de sani­dad, … En su aho­ga­mien­to nos aga­rran enlo­que­ci­dos para hun­dir­nos y hacer pie sobre nues­tro cadáver.

3. De este lado hay que lla­mar a la uni­dad más amplia, a la movi­li­za­ción, o, sufri­re­mos las con­se­cuen­cias de la nue­va rees­truc­tu­ra­ción indus­trial, eco­nó­mi­ca, comer­cial, finan­cie­ra, sus nue­vas leyes, su reor­ga­ni­za­ción pro­ve­nien­te del impe­rio, pues los opre­so­res se dis­po­nen a domi­nar otros diez mil años más. /​La vio­len­cia garan­ti­za: “Todo segui­rá igual”, aumen­tán­do­nos la pena.

El 22 de Abril se con­me­mo­ró el 150 ani­ver­sa­rio del naci­mien­to de Lenin, y en el docu­men­tal de Dzi­ga Ver­tov, de 1934, Tres can­tos a Lenin, en el ter­cer can­to se dice: En Mos­cú. En una gran ciu­dad de pie­dra hay un edi­fi­cio en una pla­za don­de yace Lenin. Si te encuen­tras muy afli­gi­do, acer­ca­te a ver a Lenin, y tu pena des­apa­re­ce­rá como el agua. Lenin. Y estan­do tris­tes, segui­re­mos ade­lan­te. Tu dolor se ale­ja­rá flo­tan­do como los res­tos en una acequia.

Si los pue­blos res­pon­den con con­tun­den­cia, el futu­ro se basa­rá en prin­ci­pios de soli­da­ri­dad, ¿habéis vis­to a los médi­cos cuba­nos? El ejem­plo que da Cuba con su cul­tu­ra de la soli­da­ri­dad con los más nece­si­ta­dos ha dado la vuel­ta al mun­do, su con­cien­cia social es la impul­so­ra de esa fuer­za que hace fal­ta para salir ade­lan­te. Cuba com­par­te, Cuba da ejem­plo de ese futu­ro que nos sal­va de los pla­nes del capi­tal. Pero, ¿anda­mos por la sali­da impe­rial del capi­ta­lis­mo mori­bun­do que reins­tau­ra la pira­te­ría del fas­cis­mo?, ¿vamos a callar en el pre­sen­te, en el futu­ro, ante los blo­queos y las que lla­man san­cio­nes, siem­pre la gue­rra eco­nó­mi­ca impe­rial, para matar de ham­bre, de enfer­me­da­des a los pue­blos que luchan por lo que que­re­mos?, o, por lo con­tra­rio, ¿esta­mos hacién­do­nos fuer­tes, esta­mos pre­pa­ran­do la trans­for­ma­ción social y eco­ló­gi­ca que se hace en si mis­ma socialismo?

4. Qué des­hon­ra para noso­tros si no reco­no­ce­mos a quien nos explo­ta. No ter­mi­na­mos aquí, en la cri­sis del coro­na­vi­rus-capi­ta­lis­mo, tan solo aca­ba­mos de empe­zar: aho­ra vamos a ver lo que son los ricos hacien­do lo que defien­den en su deca­den­cia, lo que van a hacer para man­te­ner su sis­te­ma, esa for­ma de vida que les enri­que­ce más y les da más poder.

El peli­gro de la Covid 19 ha deja­do al des­cu­bier­to la maqui­na­ria y el resul­ta­do del neo­li­be­ra­lis­mo, la gran corrup­ción en la que nos hacen vivir y la esta­fa que nos han hecho con la pri­va­ti­za­ción de lo públi­co y de los bie­nes de la natu­ra­le­za. El peli­gro a per­der la vida nos ha uni­do en torno a los más des­con­si­de­ra­dos por el sis­te­ma capi­ta­lis­ta: los y las tra­ba­ja­do­ras de la sani­dad públi­ca, la gen­te del repar­to, los y las emplea­das de comer­cio, los camio­ne­ros, la gen­te de la lim­pie­za, … toda esa sec­ción de cla­se tra­ba­ja­do­ra que nos atien­de. Tene­mos que dife­ren­ciar­los de quie­nes ponen la mano y se lle­van el dine­ro. Y tene­mos que ser el espe­jo que refle­je lo que quie­ren ocul­tar, los des­pi­dos, la sus­pen­sión de pagos sala­ria­les, la impo­si­ción de subi­das y demás abu­sos, y tam­bién el espe­jo, el alta­voz que denun­cia lo que van a que­rer implan­tar­nos. ¿Deci­di­re­mos que el dine­ro de que dis­po­ne el Esta­do, dine­ro nues­tro, les pague a los capi­ta­lis­tas en su caí­da su deu­da, y repar­ta limos­nas entre noso­tros y noso­tras, la cla­se obre­ra? Digá­mo­nos­lo con ganas: los tiem­pos están cam­bian­do, los tiem­pos están cam­bian­do. Aten­ción, pon­ga­mos toda la aten­ción: Ya han empe­za­do la ofen­si­va, un lobo nos tien­de la tram­pa. ¿Te aven­ta­ja el patrón? ¿cuál es tu des­ven­ta­ja con res­pec­to a él? ¿qué es lo que no cono­ces? Cui­da­do con eso a lo que te empu­jan: ¿aca­so avan­za­mos ata­cán­do­nos a noso­tros mis­mos, vigi­lán­do­nos y per­si­guién­do­nos?, ¿por qué tene­mos que aban­do­nar­nos una y otra vez al des­tino cala­mi­to­so del capital?

Los mejo­res hijos del pue­blo lo han dado todo por mejo­rar nues­tra situa­ción ¿y vamos a entre­gár­se­lo todo a los pri­va­ti­za­do­res?, de ser así, enton­ces, es que no hemos apre­cia­do el sacri­fi­cio de quie­nes nos han pre­ce­di­do. O nos sal­va­mos todos, o no se sal­va nin­guno. Solo defen­dien­do lo de todos, como esos tra­ba­ja­do­res médi­cos que acu­den al mun­do y nos asis­ten, nos mere­ce­re­mos lo que hacen los mejo­res para que la mayo­ría cure, se pre­ser­ve de la pan­de­mia, se ali­men­te, … y reco­bre sus fuer­zas, y su con­cien­cia social.

Y aho­ra, a orga­ni­zar­nos por blo­ques de casas, por calles, por barrios, por empre­sas. Es el 1º de Mayo. ¿No veis qué bien mar­chan los capi­ta­nes enemi­gos? No aban­do­néis a los que son como todos noso­tros. Cae­rán sobre noso­tros sus des­car­gas, pero tie­ne que haber des­car­gas nues­tras, des­car­gas dis­pa­ra­das al futu­ro que que­re­mos. Feli­ci­ta­cio­nes por­que habrás apren­di­do y ven­drán nue­vos tiem­pos, los y las jóve­nes de la cla­se obre­ra se lle­na­rán de dicha, de ilu­sión, de espe­ran­za, por­que ten­drán una vida común para luchar por el futu­ro mejor, una vida en la muer­te no se desee.

En este momen­to no te pue­des dor­mir por­que avan­zan sobre nues­tros sue­ños, ¿y cómo vas a luchar si aca­ban con tus sue­ños? Que no se que­de nadie atrás en esta noche del capi­ta­lis­mo. ¿Cuál es nues­tra espe­ran­za? ¿Habrá en quien con­fiar? ¿Quién se va a que­dar rezagado?

Por gigan­tes­cas que sean la difi­cul­tad y com­ple­ji­dad de la tarea, ser pesi­mis­ta es renun­ciar de ante­mano a toda espe­ran­za y acep­tar resig­na­da­men­te la derro­ta, es decir, el final. No nos que­da otra alter­na­ti­va que luchar con­fian­do en la inmen­sa capa­ci­dad moral e inte­lec­tual de la espe­cie huma­na y en su pro­pio ins­tin­to de con­ser­va­ción, si es que que­re­mos alber­gar la espe­ran­za de sobrevivir.

Sólo con un gigan­tes­co esfuer­zo y el apor­te moral e inte­lec­tual de todos, pode­mos enfren­tar un futu­ro que obje­ti­va­men­te se vis­lum­bra deses­pe­ra­do y sombrío.

Este últi­mo párra­fo per­te­ne­ce al docu­men­to titu­la­do Pre­sen­ta­ción del Infor­me a la VII Cum­bre de los Paí­ses No Ali­nea­dos. La Cri­sis eco­nó­mi­ca y social del mun­do. Publi­ca­do en 1983. Autor: Pre­si­den­te Fidel Castro.

Recuér­den­se los ver­sos de Ber­tolt Brecht: Todo no segui­rá igual. /​Cuan­do hayan habla­do los que domi­nan, /​habla­rán los domi­na­dos. /​¿Quién pue­de atre­ver­se a decir “jamás”? /​¿De quién depen­de que siga la opre­sión? De noso­tros. /​¿De quién que se aca­be? De noso­tros tam­bién. /​¡Que se levan­te aquel que está aba­ti­do! /​¡Aquel que está per­di­do, que com­ba­ta! ¿Quién podrá con­te­ner al que cono­ce su con­di­ción? /​Pues los ven­ci­dos de hoy son los ven­ce­do­res de maña­na /​y el jamás se con­vier­te en hoy mis­mo.

El 1º de Mayo tene­mos un com­pro­mi­so con la igual­dad social, con el futu­ro antiimperialista.

Ramón Pedre­gal Casa­no­va es autor de los libros: Gaza 51 días; Pales­ti­na. Cró­ni­cas de vida y Resis­ten­cia; Die­ta­rio de Cri­sis; Bel­ver Yin en la pers­pec­ti­va de géne­ro y Jesús Ferre­ro; y, Sie­te Nove­las de la Memo­ria His­tó­ri­ca. Pos­fa­cios. Pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Euro­pea de Coope­ra­ción Inter­na­cio­nal y Estu­dios Socia­les AMANE. Miem­bro de la Comi­sión Euro­pea de Apo­yo a los Pri­sio­ne­ros Pales­ti­nos. Miem­bro del Fren­te Anti­im­pe­ria­lis­ta Internacionalista.

Como autor cedo los dere­chos de publi­ca­ción libre.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *