Bra­sil. Coro­na­vi­rus: los tra­ba­ja­do­res de la salud luchan con­tra el mie­do, los ries­gos y la fal­ta de estructura

Por Mari­na Duar­te de Sou­za*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 29 de abril de 2020

Detrás de las más­ca­ras, ante­ojos, guan­tes y ropa de los pro­fe­sio­na­les que tra­ba­jan en la pri­me­ra línea de covid-19 en los hos­pi­ta­les, hay mie­do, inse­gu­ri­dad, can­san­cio y ten­sión. Pero tam­bién el deseo de com­pren­der y ayu­dar a la socie­dad a pasar por la epi­de­mia en medio de un cam­bio en la ruti­na den­tro y fue­ra del trabajo.

En la sema­na en que el mun­do cele­bra el Día Inter­na­cio­nal de los Tra­ba­ja­do­res, el 1 de mayo, Bra­sil de Fato habló con algu­nos pro­fe­sio­na­les de la salud sobre la vida dia­ria y los sen­ti­mien­tos expre­sa­dos​en los datos de la pan­de­mia, que ya supera los 78 mil casos en Brasil.

“El pri­mer con­tac­to que tuve con un pacien­te con covid-19 esta­ba muy enfer­mo por la noche, no esta­ba bien. No impor­ta cuán cui­da­do­so sea, le da mie­do y una sen­sa­ción muy horri­ble ”, dice la doc­to­ra de enfer­me­da­des infec­cio­sas Tacia­na Oli­vei­ra, quien dia­ria­men­te lidió con otras enfer­me­da­des infec­cio­sas como el SIDA y la menin­gi­tis, pero nun­ca sin­tió este miedo. 

Tra­ba­ja en el Hos­pi­tal Emí­lio Ribas, una de las refe­ren­cias de ser­vi­cio en el esta­do de São Pau­lo, don­de, a pesar de su uso racio­nal, no fal­tan equi­pos de pro­tec­ción per­so­nal o con­di­cio­nes para los tra­ba­ja­do­res de la uni­dad, según el médi­co. Pero toda­vía esta­ba en casa duran­te 10 días espe­ran­do la prue­ba de covid-19 debi­do a una sos­pe­cha de infección. 

El resul­ta­do fue nega­ti­vo, pero el mie­do del espe­cia­lis­ta, des­afor­tu­na­da­men­te, es una reali­dad para los pro­fe­sio­na­les de la salud.

Solo en la ciu­dad de São Pau­lo, la ciu­dad con el mayor núme­ro de casos en todo el país, la Secre­ta­ría Muni­ci­pal de Salud infor­mó que has­ta el domin­go (26) había 3,106 pro­fe­sio­na­les de salud muni­ci­pa­les en licen­cia debi­do al coro­na­vi­rus, 2,354 con sín­dro­me de gri­pe y 713 con­fir­ma­dos. El bole­tín tam­bién infor­ma que 13 pro­fe­sio­na­les de la salud murie­ron debi­do a com­pli­ca­cio­nes de covid-19. 

No hay una encues­ta nacio­nal de casos, pero la Aso­cia­ción Pau­lis­ta de Medi­ci­na (APM) publi­có el 27 de abril una encues­ta que seña­la que para los médi­cos la fal­ta de prue­bas y EPP son los prin­ci­pa­les pro­ble­mas para com­ba­tir la pandemia. 

En una res­pues­ta con más de una opción, el 66% de los médi­cos dijo que la fal­ta de prue­bas fue la prin­ci­pal defi­cien­cia encon­tra­da. El res­to se divi­dió entre PPE (Equi­po de Pro­tec­ción Per­so­nal): fal­ta de más­ca­ras (50%), pro­tec­ción facial (38.5%), delan­ta­les (31%) y ante­ojos (26%), entre otros. La orga­ni­za­ción escu­chó a 2.312 médi­cos de todo el país entre el 9 y el 17 de abril.

El médi­co gene­ral en el Hos­pi­tal de la Uni­ver­si­dad Fede­ral de la Uni­ver­si­dad Fede­ral de Vale do São Fran­cis­co (HU-Uni­vasf), en Petro­li­na (PE), Pedro Car­valho Diniz, tam­bién resul­tó nega­ti­vo para la enfer­me­dad, pero mues­tra preo­cu­pa­ción por la eli­mi­na­ción de pro­fe­sio­na­les debi­do a la contagio

“El pro­fe­sio­nal de la salud que tie­ne algún sín­to­ma, que da posi­ti­vo, per­ma­ne­ce al menos 14 días fue­ra. Así que esta­mos vivien­do como pro­fe­sio­na­les de la salud en ries­go de esca­sez de recur­sos huma­nos. Y tam­bién aten­ción al ries­go de infec­ción. Sabe­mos que el 40% de los tra­ba­ja­do­res de la salud están infec­ta­dos. Por lo tan­to, es un cam­bio muy ten­so «, señala.

El médi­co gene­ral Pedro Car­valho Diniz tra­ba­ja en el inte­rior de Per­nam­bu­co y cree que la espe­ran­za es una bue­na medi­ci­na. /​Archi­vo personal 

Des­pués del resul­ta­do nega­ti­vo y a un mes de dis­tan­cia de la fami­lia, pudo ver a sus hijos de 4 años y 8 meses. «Es un apren­di­za­je cons­tan­te y, al mis­mo tiem­po, es un lla­ma­do para que nos encon­tre­mos como pro­fe­sio­na­les de la salud, que se ocu­pan no solo de una per­so­na infec­ta­da, sino que tam­bién tra­tan de cui­dar una socie­dad», destaca.

Diniz ope­ra en el inte­rior del río São Fran­cis­co, don­de el núme­ro de casos con­fir­ma­dos sigue sien­do de alre­de­dor de 50 per­so­nas y no hay muer­tes. Des­ta­ca el cam­bio en la ruti­na de los pro­fe­sio­na­les que tra­ba­jan en la lucha con­tra la pandemia.

Nues­tra vida dia­ria como pro­fe­sio­nal de la salud ha cam­bia­do mucho. Son muy dife­ren­tes de lo que esta­mos acos­tum­bra­dos a dar. Dife­ren­te para la can­ti­dad de pre­cau­cio­nes que tene­mos que tomar, para PPE. El pro­ce­so de poner­se y qui­tar­se el EPP lle­va casi una hora. Debi­do a estos EPP, no nos cono­ce­mos como equipo. 

Ais­la­mien­to

Diniz se dio a cono­cer a tra­vés de un video que regis­tra el momen­to en que él y un pacien­te, ya en el día 18 de hos­pi­ta­li­za­ción, bai­la­ban en la Uni­dad de Cui­da­dos Inten­si­vos (UCI) al son de las pal­mas y el can­to de los otros pro­fe­sio­na­les del equi­po, quien can­tó el himno noro­rien­tal de Luiz Gon­za­ga, Asa Branca.

En una entre­vis­ta con Bra­sil de Fato , Diniz refle­xio­na sobre el gra­do de ais­la­mien­to que los EPI traen a la reali­dad de los pro­fe­sio­na­les que tra­ba­jan duran­te la pan­de­mia. Si no fue­ra por la reper­cu­sión del video, el pacien­te no lo reco­no­ce­ría, por­que la ropa que es posi­ble ver la cara de los pro­fe­sio­na­les de la salud e inclu­so que el equi­po se cono­ce a sí mismo. 

«Covid es una enfer­me­dad de la sole­dad, la aten­ción en la UCI es soli­ta­ria, espe­cial­men­te para los pacien­tes. Tam­bién es soli­ta­ria para los equi­pos, por­que no tene­mos con­tac­to. Es una enfer­me­dad que nos hace invi­si­bles como per­so­na allí en esa aten­ción y la enfer­me­dad que, al mis­mo tiem­po, está reve­lan­do lo invi­si­ble de la socie­dad, que no pue­de acce­der, por ejem­plo, a una ayu­da de R $ 600, por­que no hay telé­fono celu­lar, inter­net, acce­so a un ban­co «, des­ta­ca el médico.

La infec­tó­lo­ga tra­ba­ja en el Hos­pi­tal Emí­lio Ribas (SP) y expli­ca las com­ple­ji­da­des de tra­tar con covid-19. /​Archi­vo personal 

La doc­to­ra Tacia­na Oli­vei­ra esta­ba ansio­sa por vol­ver al tra­ba­jo. Se dio cuen­ta del comien­zo de la pan­de­mia pero, como espe­cia­lis­ta en cui­da­dos palia­ti­vos, el tra­ta­mien­to para ali­viar el dolor de los pacien­tes que ya no tie­nen la opor­tu­ni­dad de res­ta­ble­cer la salud, la mayor difi­cul­tad fue no per­mi­tir que los miem­bros de la fami­lia visi­ta­ran a ambos pacien­tes de covid-19 como las otras enfer­me­da­des tra­ta­das en el hospital. 

Cuan­do tomé este caso y no podía per­mi­tir que mi hijo estu­vie­ra pre­sen­te con un padre mori­bun­do de 80 años, me rom­pió el cora­zón. Esta enfer­me­dad no solo cau­sa sufri­mien­to físi­co, tam­bién cau­sa un absur­do sufri­mien­to psi­co­ló­gi­co y espi­ri­tual, por­que la pun­ta que sen­tí, que era el caso, ya me sen­tía terrible. 

El pacien­te falle­ció debi­do a la gra­ve­dad de la afec­ción. Oli­vei­ra infor­ma que, aun­que com­pren­de los ries­gos de con­ta­mi­na­ción de la enfer­me­dad, dice que «lamen­ta» este caso y hace hin­ca­pié en la impor­tan­cia de encon­trar for­mas de redu­cir el ais­la­mien­to del pacien­te como un medio para tra­tar el covid-19, aun­que solo sea por Telé­fo­nos celulares.

Ella y el equi­po del Hos­pi­tal Emí­lio Ribas tra­ba­jan en la imple­men­ta­ción de alter­na­ti­vas para acor­tar la dis­tan­cia de la fami­lia sin aumen­tar el ries­go de contagio. 

El hos­pi­tal se encuen­tra aho­ra en un pro­ce­so de estruc­tu­ra­ción de cui­da­dos palia­ti­vos para aten­der casos seve­ros de pacien­tes afec­ta­dos por la enfer­me­dad, pero la pre­pa­ra­ción tam­bién impli­ca la adap­ta­ción en caso de una cri­sis de salud que empeo­ra, si el núme­ro de per­so­nas infec­ta­das es mayor que el capa­ci­dad de ser­vi­cio, como suce­dió en Ita­lia y ya ocu­rre en Manaus (AM) .

En este caso, será nece­sa­rio eva­luar las posi­bi­li­da­des de recu­pe­ra­ción de las per­so­nas para ele­gir el uso del equi­po de salud res­tan­te y la inten­si­fi­ca­ción de los cui­da­dos palia­ti­vos para aque­llos que no tie­nen posi­bi­li­da­des de recuperación.

Ries­gos

A dife­ren­cia del hos­pi­tal de São Pau­lo, don­de tra­ba­ja Tacia­na, la reali­dad de la Uni­dad Bási­ca de Salud (UBS) en Bra­si­lia, en la que el médi­co de fami­lia y comu­ni­ta­rio, Eros Davi Lacer­da, ha esta­do tra­ba­jan­do duran­te tres sema­nas, es racio­na­mien­to y fal­ta de pruebas.

“Hemos teni­do cier­ta difi­cul­tad para entre­gar el ven­da­je que nece­si­ta y de algu­na mane­ra guar­da­mos los mate­ria­les que reci­be. Varios cole­gas ter­mi­nan com­pran­do más­ca­ras, pija­mas, etc. por su cuen­ta. Es algo que escu­cha­mos de algu­nos cole­gas, inclu­so del sis­te­ma pri­va­do de salud, que pare­ce ejer­cer cier­ta pre­sión sobre la eco­no­mía mate­rial. Por ejem­plo, una más­ca­ra dese­cha­ble que debe cam­biar­se cada dos horas, cua­tro horas, esto no suce­de ”, dice Lacer­da, quien seña­la que fal­tan prue­bas para la pobla­ción y para los pro­fe­sio­na­les que tie­nen con­tac­tos con pacien­tes sos­pe­cho­sos de covid-19.

El ries­go y el mie­do a la con­ta­mi­na­ción hicie­ron que el médi­co aban­do­na­ra la casa don­de vivía con su fami­lia, tres per­so­nas del gru­po de ries­go, para vivir solo en un depar­ta­men­to de alquiler. 

Pre­fe­rí ais­lar­me, por­que no me sen­tía segu­ro al vol­ver a casa todos los días. Y así, tra­ba­jan­do en una uni­dad bási­ca de salud, ima­gi­ne a un pro­fe­sio­nal que, por ejem­plo, de HRAN [Hos­pi­tal Regio­nal de Asa Nor­te de Bra­si­lia], que es la pri­me­ra línea, que todos los días solo ve pacien­tes sos­pe­cho­sos, solo tra­ta con eso. ¿Cómo se las arre­gla esta per­so­na para ais­lar­se? Algu­nos inclu­so con­tra­ta­ron tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les por­que se sen­tían inseguros 

Ini­cial­men­te creía que no tra­ta­ría casos sos­pe­cho­sos de la enfer­me­dad, ya que en la capi­tal fede­ral las per­so­nas con sín­to­mas son remi­ti­das a HRAN. Pero en su pri­mer día en la uni­dad, el médi­co ya tuvo con­tac­to con un caso atí­pi­co de la enfer­me­dad, un joven de 25 años sin pro­ble­mas de salud con una afec­ción gra­ve, que tuvo que ser deri­va­do para reci­bir tra­ta­mien­to en el hos­pi­tal.
 

El médi­co de fami­lia Eros Davi Lacer­da tra­ba­ja en Bra­si­lia (DF) y alqui­ló un depar­ta­men­to para ais­lar­se de la fami­lia. /​Archi­vo personal 

Duran­te dos meses sin abra­zar a su madre y su abue­la para evi­tar el covid-19 en la fami­lia, Lacer­da con­si­de­ra que los sen­ti­mien­tos de inse­gu­ri­dad radi­can en la impre­vi­si­bi­li­dad de la enfer­me­dad, tan­to por­que es una enfer­me­dad nue­va y letal como por las deci­sio­nes del gobierno fede­ral fren­te a la pandemia.

«Tene­mos esa cosa detrás de nues­tras cabe­zas, ‘wow si desa­rro­llo esta enfer­me­dad, entra­ré al 0.3% de los jóve­nes que se sal­drán con la suya o desa­rro­lla­ré una afec­ción gra­ve’. Tene­mos este calle­jón sin sali­da, pero no es algo que me haya para­li­za­do. Vamos a ver cómo se desa­rro­llan las cosas con todos los desa­rro­llos que debe­rían ocu­rrir en los pró­xi­mos días con res­pec­to a faci­li­tar el ais­la­mien­to ”, reflexiona.

Según un bole­tín publi­ca­do por el Gobierno del Dis­tri­to Fede­ral (GDF), has­ta este mar­tes (28), el DF regis­tró 1.384 casos con­fir­ma­dos del nue­vo coro­na­vi­rus y 28 muer­tes. Los pacien­tes recu­pe­ra­dos tota­li­zan 791. 

Una nota téc­ni­ca de inves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Bra­si­lia (UnB) e infec­tó­lo­gos publi­ca­da el lunes (27), seña­la que el núme­ro total de muer­tes por la enfer­me­dad a fina­les de año pue­de lle­gar a 6 mil per­so­nas si hay una rela­ja­ción total de las medi­das de con­ten­ción En dos esce­na­rios con medi­das de rela­ja­ción cer­ca­nas a la actual, que son un poco más fle­xi­bles, el núme­ro esti­ma­do de muer­tes fue de 800 y 2.500. 

El médi­co de fami­lia y de la comu­ni­dad pide a la pobla­ción que adop­te la pru­den­cia en rela­ción con la pan­de­mia, inde­pen­dien­te­men­te de las posi­cio­nes políticas.

«Si tie­ne dudas sobre quién tie­ne razón y quién está equi­vo­ca­do. Podría inten­tar ser un poco más con­ser­va­dor. Así que no tome dema­sia­do por A o B, no pola­ri­ce dema­sia­do las cosas. Míre­lo des­de un pun­to de vis­ta más racio­nal, si se adhe­ri­rá a una deter­mi­na­da reco­men­da­ción o no. Yo diría que es un ser humano, no un defen­sor de tal y tal, sino que sea pru­den­te «, recomienda.

Comu­ni­dad

El médi­co de fami­lia, João Antô­nio de Almei­ra, tra­ba­ja en una Uni­dad Bási­ca de Salud (UBS) en las afue­ras de For­ta­le­za (CE) en el barrio de Mau­ra Bra­sil. Cono­ci­da como «Oitão», la región es una de las más pobres de la capi­tal de Cea­rá, lo que acen­túa aún más la gra­ve­dad y el ries­go de con­ta­gio de la epidemia.

La ciu­dad es el epi­cen­tro del nue­vo coro­na­vi­rus en el esta­do, que es el segun­do en núme­ro de casos en el país. Has­ta el mar­tes (28), según la pla­ta­for­ma Inte­gra­SUS , se regis­tra­ron 417 muer­tes y 6,985 diag­nós­ti­cos posi­ti­vos para SARS-CoV‑2, el virus de la enfermedad.

“En mi uni­dad hay 5,000 per­so­nas regis­tra­das, has­ta aho­ra tene­mos un caso con­fir­ma­do. Pero sabe­mos que esta no es la reali­dad, por­que no todos toman el examen. Inclu­so las per­so­nas a las que nos refe­ri­mos a la Uni­dad de Aten­ción de Emer­gen­cia (UPA) no ter­mi­nan hacien­do ”, expli­ca Almei­ra, quien dice que en su lugar de tra­ba­jo hay menos casos que en otros barrios mar­gi­na­les de la región.
 

«Me sien­to como un pro­fe­sio­nal mili­tan­te por la cau­sa de la salud», dice el médi­co de fami­lia João Antô­nio Almei­ra de For­ta­le­za (CE). /​Archi­vo personal 

Según Almei­ra, quie­nes más han sen­ti­do la fal­ta de EPP son los tra­ba­ja­do­res de la salud y los tra­ba­ja­do­res endé­mi­cos, que tra­ba­jan en la calle en con­tac­to direc­to con la población.

Antes de la pan­de­mia, a dia­rio, no había nece­si­dad cons­tan­te de usar una más­ca­ra, guan­tes, vise­ra o ante­ojos. Almei­ra seña­la que la mayor difi­cul­tad en la UBS en la que tra­ba­ja es cam­biar sus hábi­tos y los de otros pro­fe­sio­na­les del equi­po en rela­ción con la ves­ti­men­ta nece­sa­ria, pero afir­ma que los pro­fe­sio­na­les han sido «exi­gen­tes» y se están adap­tan­do a la situación.

“Veo que en este momen­to de pan­de­mia todo es más inten­so, ter­mi­na exi­gien­do más a los pro­fe­sio­na­les de la salud, exi­gien­do más a las per­so­nas. Gene­ra todo un esce­na­rio de mie­do, de lo des­co­no­ci­do y de los medios en todo momen­to dise­mi­nan­do datos de con­ta­mi­na­ción y muer­te. Por lo tan­to, es un espa­cio den­tro de la comu­ni­dad, que noso­tros, como pro­fe­sio­na­les de la salud, nos vemos como una per­so­na más para ayu­dar a este sufri­mien­to de la pobla­ción ”, seña­la el médico.

Es miem­bro de Mais Médi­cos de For­ta­le­za y, en este momen­to de pan­de­mia, ha tra­ba­ja­do con otros pro­fe­sio­na­les del pro­gra­ma para infor­mar a las per­so­nas de la comu­ni­dad, que tie­nen poco acce­so a los recur­sos de edu­ca­ción para la salud, cuan­do no están a mer­ced de las noti­cias falsas.

Basa­do en las rela­cio­nes esta­ble­ci­das con el vecin­da­rio antes de la pan­de­mia, el gru­po ha toma­do medi­das más allá del hora­rio de tra­ba­jo para infor­mar a la pobla­ción sobre la enfer­me­dad. A tra­vés de gru­pos de Whatsapp con líde­res reli­gio­sos, fami­lias, maes­tros y acti­vi­da­des en los terri­to­rios, UBS ha logra­do un resul­ta­do posi­ti­vo en la arti­cu­la­ción para ganar el covid-19.

Para Almei­ra, es de este enfo­que que pro­vie­ne la «como­di­dad men­tal y el espí­ri­tu for­ta­le­ci­do» del tra­ba­jo diario.

Me sien­to muy útil social­men­te, el papel como médi­co y mili­tan­te del SUS. Me sien­to pro­te­gi­do por esta con­vi­ven­cia y este feed­back que tene­mos de la pobla­ción, del afec­to. Sabe­mos que tam­bién corre­mos el ries­go de estar con­ta­mi­na­dos, pero esta­mos cum­plien­do nues­tra par­te, esta­mos usan­do EPP. Es un ries­go, pero es un ries­go que asu­mi­mos sabien­do que esta­mos hacien­do lo mejor para nues­tra comunidad. 

El médi­co de fami­lia se gra­duó en medi­ci­na en Cuba, don­de, según él, el pro­fe­sio­nal de la salud reci­be una edu­ca­ción más huma­ni­ta­ria diri­gi­da a valo­rar la vida y la comu­ni­dad, y seña­la que esta pan­de­mia refuer­za los recor­tes de la socie­dad en rela­ción con los pro­ble­mas de salud. raza, géne­ro y clase.

Para él, la reso­lu­ción del nue­vo coro­na­vi­rus tam­bién está den­tro de los terri­to­rios, ya sea en las fave­las, en los asen­ta­mien­tos de tra­ba­ja­do­res rura­les, qui­lom­bo­las, pue­blos indí­ge­nas y sus líderes.

“Estas comu­ni­da­des deben ser los prin­ci­pa­les cien­tí­fi­cos, o unir­se como cien­tí­fi­cos, con médi­cos y otros pro­fe­sio­na­les. La sali­da de esta pan­de­mia para obte­ner mejo­res resul­ta­dos sería la uni­dad de estos diver­sos per­so­na­jes polí­ti­cos y orga­ni­za­cio­nes que están sur­gien­do aho­ra, muchas son nue­vas ”, enfa­ti­za, quien se reúne con pro­fe­sio­na­les de la salud de todo el país en la Red de Médi­cos y Médi­cos Populares. .

Edi­ción: Lean­dro Melito

*Bra­sil De Fato

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *