Argen­ti­na. Tres Eco­lo­gías y Revo­lu­ción Mole­cu­lar: el lega­do del filó­so­fo mili­tan­te Félix Guattari

Mariano Pache­co, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de Abril de 2020

Un día como hoy, 30 de abril, pero de 1930 y en Fran­cia, nacía Félix Guat­ta­ri, filó­so­fo mili­tan­te, auto­di­dac­ta a quien se lo res­ca­ta con esta nota en la que pon el eje en las Tres Eco­lo­gías y la Revo­lu­ción mole­cu­lar, ideas-fuer­za de este com­pa­ñe­ro de ruta de Gilles Deleu­ze. La crí­ti­ca al Capi­ta­lis­mo Mun­dial Inte­gra­do y la con­jun­ción entre micro y macro para pro­yec­tar una polí­ti­ca popu­lar de cam­bio social.

Por Mariano Pacheco

Entre el “pre­fe­ri­ría no hacer­lo” mel­vi­lleano (Bartlebly), y el “lo hace­mos por cos­tum­bre” delezeuziano/​guattariano, me que­do con éste últi­mo. Las efe­mé­ri­des son una cos­tum­bre argen­ti­na, y en tiem­pos de redes socia­les y pan­de­mia, mucho más. No me con­si­de­ro, lo que se dice, un aman­te de las efe­mé­ri­des. Pero pues­to a ele­gir, pre­fie­ro los ani­ver­sa­rios de nata­li­cio que los mor­tuo­rios. Así que en fun­ción de seguir tejien­do este “secre­to com­pro­mi­so de encuen­tro” entre las gene­ra­cio­nes pre­té­ri­tas y las actua­les, como supo decir Wal­ter Ben­ja­min, van estas líneas res­ca­tan­do la figu­ra y algu­nas aris­tas del pen­sa­mien­to de Félix Guat­ta­ri, quien nació un día como hoy, 30 de abril, no en Argen­ti­na sino en Fran­cia, hace 90 años.

I- La crí­ti­ca, siempre

Con Félix Guat­ta­ri –deci­mos Guat­ta­ri para usar un nom­bre pro­pio que expre­sa una diver­si­dad de nom­bres y expe­rien­cias colec­ti­vas– la crí­ti­ca de la eco­no­mía polí­ti­ca, inau­gu­ra­da por Karl Marx, va un paso más allá, intro­du­cien­do tam­bién la dimen­sión de la crí­ti­ca de la eco­no­mía sub­je­ti­va. Si el deseo y la pro­duc­ción sub­je­ti­va son del orden de la infra­es­truc­tu­ra, enton­ces, en los años del Capi­ta­lis­mo Mun­dial Inte­gra­do –como lue­go en la era del “rea­lis­mo capi­ta­lis­ta” de la que nos habla Mark Fisher– la apro­pia­ción de la pro­duc­ción sub­je­ti­va serán fun­da­men­ta­les, jun­to al con­trol polí­ti­co y el anta­go­nis­mo social naci­do en el ámbi­to de la pro­duc­ción material.

Pare­ce un matiz res­pec­to del “mar­xis­mo clá­si­co”, pero con­tie­ne con­se­cuen­cias teó­ri­co-polí­ti­cas fun­da­men­ta­les, pues­to que des­de allí Guat­ta­ri va a cons­truir su plan­teo de “Tres eco­lo­gías”: una “ambien­tal”, que replan­tee el víncu­lo entre la huma­ni­dad (acción depre­da­to­ria) y el pla­ne­ta; otra “social”, atra­ve­sa­da por las luchas de cla­ses; y, final­men­te, una ter­ce­ra dimen­sión, la “eco­lo­gía men­tal”, que asu­me que el capi­ta­lis­mo, en su fase neo­li­be­ral, pro­fun­di­za la angus­tia, la ten­den­cia a la sole­dad, el indi­vi­dua­lis­mo y la neu­ro­sis, sepa­ran­do a los suje­tos del cam­po social y pri­va­ti­zan­do el males­tar. “No hay opo­si­ción entre las tres eco­lo­gías –escri­be Guat­ta­ri-. Toda aprehen­sión de un pro­ble­ma medioam­bien­tal pos­tu­la el desa­rro­llo de uni­ver­sos de valo­res y por lo tan­to, de un com­pro­mi­so ético-afectivo”.

II- La inven­ción, por sobre todas las cosas

“Noso­tros no hemos con­se­gui­do inven­tar una estruc­tu­ra polí­ti­ca que sea capaz de desa­rro­llar esos dos tipos de lucha al mis­mo tiem­po; y por eso pien­so, los movi­mien­tos socia­les se han vacia­do en lo esencial”.

Quien habla, para refe­rir­se a esta dico­to­mía incruen­ta esta­ble­ci­da entre la micro y la macro-polí­ti­ca, no es un mili­tan­te argen­tino de la gene­ra­ción del 2001, sino Félix Guat­ta­ri, en los años ochen­ta, refle­xio­nan­do en torno a expe­rien­cias como la “Auto­no­mía Obre­ra” en la Ita­lia de fines de los seten­ta, y su inca­pa­ci­dad para evi­tar el ais­la­mien­to, pen­sar la rela­ción entre las expe­rien­cias pun­tua­les y la “com­pren­sión glo­bal que las cla­ses popu­la­res tenían de los pro­ble­mas”. Así, según Guat­ta­ri, las expe­rien­cias de la auto­no­mía ter­mi­na­ron “reple­gán­do­se sobre sí mis­mas”, pre­sen­tán­do­se como “tri­bus total­men­te exter­nas en rela­ción con el con­jun­to del cam­po social”.

¿Por qué esta incom­pren­sión de quie­nes com­pren­die­ron tan bien los cam­bios que habían acon­te­ci­do en las socie­da­des capi­ta­lis­tas de pos­gue­rra? Qui­zás por­que esen­cia­li­za­ron uno de los momen­tos de la cons­truc­ción, podría­mos arries­gar. Por­que redu­je­ron la polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria a la cons­truc­ción local des­de abajo.

“Es pre­ci­so inven­tar un medio que per­mi­ta la coexis­ten­cia de esas dos dimen­sio­nes. No sólo un medio prác­ti­co, un medio de inter­ven­ción real, sino tam­bién un nue­vo tipo de sen­si­bi­li­dad, un nue­vo tipo de racio­ci­nio, un nue­vo tipo de teo­ría”, comen­ta Guat­ta­ri, para quien, si bien lo fun­da­men­tal pasa por la micro­po­lí­ti­ca (en tiem­pos en que poco o nada se habla sobre ella), la dimen­sión macro­po­lí­ti­ca no pue­de que­dar fue­ra del hori­zon­te de una ana­lí­ti­ca crítica.

En ese sen­ti­do, es un autor que pres­ta una pro­fun­da aten­ción a la impor­tan­cia de “des­mo­ra­li­zar” el aná­li­sis. “En el nivel de la micro­po­lí­ti­ca no pue­de fun­cio­nar una lógi­ca mani­queís­ta, a par­tir de la cual los ´bue­nos´ podrían hacer un agru­pa­mien­to entre sí para ir a ata­car a los ´malos´”. Algo simi­lar había anun­cia­do ya en Mil mese­tas (segun­do tomo de Capi­ta­lis­mo y esqui­zo­fre­nia), jun­to a Gilles Deleu­ze, cuan­do sos­tu­vie­ron que en el rizo­ma “habi­ta lo mejor y lo peor”.

No se tra­ta de copiar o cam­biar de mode­los, sino de inven­tar, de “encon­trar una sali­da”, para decir­lo en los tér­mi­nos kaf­kia­nos de una lite­ra­tu­ra menor (la que anun­cia un pue­blo que falta).

III- Rela­cio­nes de fuer­zas y revo­lu­ción molecular

Si la “Revo­lu­ción mole­cu­lar” pasa para Guat­ta­ri, fun­da­men­tal­men­te, por la trans­for­ma­ción sin­gu­lar y la expe­ri­men­ta­ción gru­pal para salir­se de los “mode­los domi­nan­tes de sub­je­ti­va­ción” (sis­te­mas mode­li­zan­tes), que­da cla­ro para él –asi­mis­mo– que nin­gún movi­mien­to mole­cu­lar “podría sobre­vi­vir duran­te mucho tiem­po sin esta­ble­cer una polí­ti­ca en rela­ción con las fuer­zas exis­ten­tes, con los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, con los medios de comu­ni­ca­ción…”. Es decir, que son los cam­bios en las rela­cio­nes de fuer­zas (plano molar) los que pue­den dar res­pues­tas fun­da­men­ta­les a pro­ble­má­ti­cas que afec­tan a un país, como pue­den ser el ham­bre, o el fin de una gue­rra en las dispu­tas internacionales.

Esta mira­da sobre la “Revo­lu­ción mole­cu­lar” asu­me lo molar como lugar de cons­ti­tu­ción de las gran­des iden­ti­da­des, no para negar­las, sino para inter­ve­nir sobre ellas. Así, si la micro­po­lí­ti­ca pasa por ejer­cer una “ana­lí­ti­ca de las for­ma­cio­nes del deseo en el cam­po social”, la macro­po­lí­ti­ca pasa por ope­rar trans­for­ma­cio­nes a nivel de las ins­ti­tu­cio­nes. No se tra­ta enton­ces de cons­truir un gue­to en el cual ana­li­zar los modos domi­nan­tes de sub­je­ti­va­ción, sino de agen­ciar los pro­ce­sos de sin­gu­la­ri­za­ción en el pro­pio nivel en el que emer­gen, com­bi­nan­do la lucha en el fren­te del deseo con la lucha de cla­ses más gene­ral. Ope­rar una trans­for­ma­ción en la rela­ción entre el movi­mien­to de auto organ­zia­ción de la acti­vi­dad social y el Esta­do, tam­bién for­ma par­te de la Revo­lu­ción mole­cu­lar, pues­to que es a nivel mole­cu­lar, tam­bién, en don­de se expre­san los mode­los que hacen depen­der a la polí­ti­ca de los pode­res del Esta­do. Como todo mar­xis­ta, tam­bién Guat­ta­ri entien­de que algo que tie­ne que ver con una revo­lu­ción impli­ca un “momen­to de irre­ver­si­bi­li­dad de un pro­ce­so”, que a su vez es pro­ce­so de “no retorno al mis­mo punto”.

Por eso para Guat­ta­ri, la revo­lu­ción es un “pro­ce­so que pro­du­ce his­to­ria”, que ter­mi­na con “la repe­ti­ción de las mis­mas acti­tu­des y de las mis­mas significaciones”.

Una revo­lu­ción así, qué duda cabe, es un pro­ce­so, una diná­mi­ca impre­vi­si­ble, que apues­ta a la expe­ri­men­ta­ción y la crea­ti­vi­dad, tan­to en el plano sin­gu­lar, como colectivo.

“Con­se­guir que las fina­li­da­des del movi­mien­to polí­ti­co en su con­jun­to no se reduz­can a los obje­ti­vos de toma del poder polí­ti­co, de rei­vin­di­ca­cio­nes con­tra la dere­cha, de rei­vin­di­ca­cio­nes socia­les y de dere­chos”, escri­be Guat­ta­ri. Y agre­ga: “Con­se­guir que, a tra­vés de todas las dia­léc­ti­cas de esos pro­ce­sos de auto­no­mía en el cam­po social, el movi­mien­to polí­ti­co des­em­bo­que en una de las fina­li­da­des fun­da­men­ta­les de la sin­gu­la­ri­dad y la autonomía”.

No se tra­ta enton­ces de oposición/​exclusión, sino de con­jun­ción, de co-exis­ten­cia de dimen­sio­nes de la inter­ven­ción polí­ti­ca, y de su mutua contaminación.

*Fuen­te: La Luna con Gatillo

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *