Pen­sa­mien­to crítico.¿Que hay des­pués del dilu­vio? (Por Ste­lla Calloni)

Resu­men Lati­no­ame­ri­can /​Revista Mugica/​29 abril 2020

Bas­ta con mirar los ros­tros de los
pre­si­den­tes que repre­sen­tan al capi­ta­lis­mo sal­va­je en tiem­pos de la
deca­den­cia o escu­char sus “dis­cur­sos”, para enten­der a algu­nos analistas
que men­cio­na­ban cómo los impe­rios comien­zan a sui­ci­dar­se len­ta­men­te y
se pare­cen a un mons­truo que aún man­tie­ne sus garras exten­di­das por
diver­sos luga­res del mun­do, las que tam­bién se van contrayendo,
debi­li­tán­do­se pau­la­ti­na­men­te has­ta el ester­tor final.

Pero allí no ter­mi­na todo, por­que se nece­si­tan años para cam­biar la piel de la ser­pien­te del colo­nia­lis­mo, que nos recu­bre y nos encubre. 

Sería­mos inge­nuos o exce­si­va­men­te optimistas,
si cre­yé­ra­mos que cuan­do haya­mos supe­ra­do este momen­to úni­co en la
his­to­ria ‑al menos de los últi­mos dos siglos– el día des­pués de la
pan­de­mia el impe­ria­lis­mo cadu­ca­rá o des­apa­re­ce­rá automáticamente.

Lo que es evi­den­te es la impo­si­bi­li­dad de
con­ti­nuar per­sis­tien­do en impo­ner un neo­li­be­ra­lis­mo a ultran­za, cuyas
con­se­cuen­cias puso en evi­den­cia la pan­de­mia del Sars Covid 19 que asola
al mun­do, como un temi­ble espe­jo asti­lla­do don­de nadie quie­re mirarse. 

Si los paí­ses del lla­ma­do Ter­cer Mundo
mues­tran las hue­llas deja­das por el depre­da­dor neoliberalismo,
ins­tru­men­to bási­co en este perío­do capi­ta­lis­ta, las nacio­nes europeas,
sal­vo raras excep­cio­nes, lo apli­ca­ron a fon­do y la pan­de­mia puso en
evi­den­cia las gra­ví­si­mas con­se­cuen­cias del hechi­zo neo­li­be­ral, que
ade­más de la des­truc­ción de lo que con­si­de­ra­ban avan­ces socia­les o
esta­do de bien­es­tar, ahon­dó la depen­den­cia de Esta­dos Uni­dos hasta
extre­mos colo­nia­les y ayu­dó a pro­fun­di­zar las grie­tas en la Unión
Euro­pea, lo que será difí­cil recons­truir a cor­to plazo.

Pre­ci­sa­men­te con el res­to que le que­da al
impe­rio ‑que por cier­to es bas­tan­te, pero ya no tan­to como para dominar
al mun­do ente­ro, espe­cial­men­te por la pre­sen­cia en el esce­na­rio mundial
de la mile­na­ria Chi­na y Rusia- pue­de hacer un daño infi­ni­to a la
huma­ni­dad, si por nues­tro lado no esta­mos pre­pa­ra­dos, organizados,
uni­dos y cons­cien­tes de que no pode­mos per­der esa bisa­gra his­tó­ri­ca que
suce­de­rá inevitablemente.

De hecho, pre­si­den­tes como Donald Trump, en
Esta­dos Uni­dos, Jair Bol­so­na­ro en Bra­sil, la poten­cia de Amé­ri­ca Latina,
Boris John­son en Gran Bre­ta­ña, o el mis­mí­si­mo Pri­mer Minis­tro de Israel
Ben­ja­mín Netan­yahu, y otros que se les pare­cen han logra­do el milagro
del mayor des­en­mas­ca­ra­mien­to espon­tá­neo en la his­to­ria del capitalismo.

En el caso de Esta­dos Uni­dos, y América
Lati­na vivi­mos el retorno de la Doc­tri­na Mon­roe (1823) en el siglo XXI,
(que resu­ci­ta­ron otros pre­si­den­tes antes de Trump) así como el Destino
Mani­fies­to (1845), cuya sín­te­sis fue tan bien expre­sa­da por el eterno
con­se­je­ro de los man­da­ta­rios de Esta­dos Uni­dos Paul Wol­fo­witz, cuan­do en
mar­zo de 1992 publi­có jun­to con el Con­se­jo Nacio­nal de Seguridad
esta­du­ni­den­se bajo el títu­lo “Washing­ton debe domi­nar al mundo”.

Entre otros pun­tos advier­te que la
“polí­ti­ca exte­rior ame­ri­ca­na (EE.UU) debe poner­se como objetivo
con­ven­cer a sus even­tua­les riva­les de que no nece­si­tan jugar un papel
mayor. Nues­tro esta­tu­to de úni­ca súper poten­cia debe perpetuarse
median­te un com­por­ta­mien­to cons­truc­ti­vo y una fuer­za mili­tar suficiente
para disua­dir a no impor­ta qué nación o gru­po de nacio­nes que desafíen
la supre­ma­cía de Esta­dos Uni­dos. Estos deben tomar en cuen­ta los
intere­ses de las nacio­nes indus­tria­les avan­za­das para des­ani­mar­las por
si quie­ren desa­fiar el lide­raz­go nor­te­ame­ri­cano o inten­ta­ran cuestionar
el orden eco­nó­mi­co y polí­ti­co establecido

“Debe man­te­ner­se una poten­cia militar
domi­nan­te para disua­dir a even­tua­les riva­les no vaya a ser que aspiraran
a un mayor papel regio­nal o global.

“En defi­ni­ti­va que el orden internacional
está garan­ti­za­do por los Esta­dos Uni­dos y estos deben colo­car­se en
situa­ción de poder actuar inde­pen­dien­te­men­te cuan­do una acción
colec­ti­va no pue­da encar­gar­se de ellos.

“Debe­mos actuar para impe­dir el surgimiento
de un sis­te­ma de segu­ri­dad exclu­si­va­men­te euro­peo que pudiera
des­es­ta­bi­li­zar a la OTAN”. En este caso se refie­ren tam­bién a los
desa­fíos que exis­ten en el Extre­mo Orien­te ante los peli­gros de
des­es­ta­bi­li­za­ción que sobre­ven­drían con un cre­ci­mien­to del papel “de
nues­tros alia­dos” en esa regio­nes. (“El jue­go de la men­ti­ra: las grandes
poten­cias, Yogos­la­via la OTAN y las pró­xi­mas gue­rras” Michel Colon
1999, Edi­cio­nes Hiru. España)

Este docu­men­to base, como cen­te­na­res que lo
suce­die­ron, sir­vie­ron para los dise­ños de la lla­ma­da Guerra
anti­te­rro­ris­ta (sin pre­ci­sar bien este tér­mino) infi­ni­ta y sin fronteras
des­ti­na­da supues­ta­men­te a com­ba­tir el terro­ris­mo, decla­ra­da por George
W. Bush en 2001 des­pués del aten­ta­do (nun­ca acla­ra­do) con­tra las Torres
Geme­las en sep­tiem­bre de ese año.

Pero tam­bién es bási­co para enten­der la
deci­sión esta­dou­ni­den­se de lan­zar la sinies­tra aven­tu­ra de recolonizar
Amé­ri­ca Lati­na en el siglo XXI, median­te un tra­za­do geo­po­lí­ti­co de
gue­rra con­tra­in­sur­gen­te don­de juga­rá un papel espe­cial la inva­sión de
las Fun­da­cio­nes depen­dien­tes de las Fun­da­cio­nes madres de Esta­dos Unidos
y espe­cial­men­te las que están bajo con­trol de la CIA, y sus
Orga­ni­za­cio­nes No Guber­na­men­ta­les (ONG) en todo el continente,
encar­ga­das del tra­ba­jo per­ma­nen­te de limar las bases de los gobiernos
que “insur­gie­ron” a lo lar­go de los pri­me­ros años del siglo XXI. 

Los gobier­nos de Esta­dos Uni­dos, de ambos
sig­nos (repu­bli­ca­nos y demó­cra­tas) fue­ron sor­pren­di­dos por este
sur­gi­mien­to de gobier­nos, por pri­me­ra vez ele­gi­dos por voto popular,
des­pués de Chi­le con el pri­mer gobierno socia­lis­ta tam­bién ele­gi­do por
votos en 1970, derro­ca­do por un san­grien­to gol­pe diri­gi­do y financiado
por Washing­ton en 1973.

Fue a par­tir de ese momen­to que EE.UU inició
la siem­bra de dic­ta­du­ras mili­ta­res cuan­do ya tenían Para­guay y Brasil
bajo su con­trol des­de 1954 y 19064 (res­pec­ti­va­men­te) en el Cono Sur,

Vale recor­dar que con esto inten­ta­ron nuevas
estra­te­gias des­pués de la derro­ta en Viet­nam en 1975 y a lo lar­go de lo
que va del siglo XXI des­pués de sus pri­me­ros inten­tos de some­ter a
nues­tra región con gol­pes “sua­ves” aun­que siem­pre vio­len­tos, pero de
otras carac­te­rís­ti­cas, que fra­ca­sa­ron en varios paí­ses como en Venezuela
(2002), Boli­via (2008), Ecua­dor (2010) y logran­do su obje­ti­vo en Haití
(2004), Hon­du­ras, (2009) Para­guay (2012), Bra­sil (2016.)., Bolivia
(2019)

En otras nacio­nes logra­ron, a par­tir de una
gue­rra mediá­ti­ca de carac­te­rís­ti­cas con­ti­nen­tal, de la infil­tra­ción de
las estruc­tu­ras judi­cia­les y del par­la­men­to, la ins­ta­la­ción de algunos
gobier­nos pro­pios vía elec­to­ral como suce­dió en Argen­ti­na en 2015 que
jun­to con Vene­zue­la y Bra­sil cons­ti­tuían el trián­gu­lo bási­co de la
inte­gra­ción regio­nal que pre­ten­día lograr la eman­ci­pa­ción defi­ni­ti­va de
nues­tros países.

En ese come­ti­do de reco­lo­ni­za­ción continental
Trump se obse­sio­nó con Cuba, bajo la des­pia­da­da acción de sus asesores,
un cri­mi­nal de lesa huma­ni­dad, como Elliott Abrams, o el representante
repu­bli­cano Mar­cos Rubio que enca­be­za el gru­po de sus cole­gas cubano
ame­ri­ca­nos, pro­tec­to­res de los terro­ris­tas que actua­ron y actúan contra
el gobierno y el pue­blo cubano pro­du­cien­do muer­tes y daños considerables
en la isla cari­be­ña a la que hoy lla­man “de la dig­ni­dad” por su
capa­ci­dad de resis­tir un blo­queo por más de 60 años y pro­fun­di­za­do ahora
por el “equi­po de la muer­te” del pre­si­den­te de EE.UU.

Pero tam­bién con­tra Nica­ra­gua en
Cen­troa­mé­ri­ca y por supues­to Vene­zue­la, que ha sopor­ta­do des­de aquel
lejano 2002, un esque­ma de inten­tos de gol­pes per­ma­nen­tes, sin lograr
su obje­ti­vo, a pesar del apo­yo de la OEA para derro­car el gobierno de
Nico­lás Madu­ro que suce­dió al gran líder de ese país, Hugo Chá­vez Frías a
par­tir del 2013 y que se man­tu­vo por elec­cio­nes en todos los casos
lega­les, cons­ti­tu­cio­na­les y trans­pa­ren­tes. El blo­queo, el saqueo de los
fon­dos vene­zo­la­nos en esta­dos Uni­dos y en otros paí­ses del mun­do (sus
aso­cia­dos) el des­abas­te­ci­mien­to, la baja de petró­leo el impe­dir la
lle­ga­da de ali­men­tos y medi­ca­men­tos que cons­ti­tu­ye tam­bién un cri­men de
lesa huma­ni­dad con­tar el pue­blo venezolano.

Este rápi­do reco­rri­do es para ubi­car­nos en el
momen­to que esta­ba vivien­do Amé­ri­ca Lati­na cuan­do lle­gó la pandemia,
algo así como el dilu­vio uni­ver­sal, momen­to en que el gobierno de Trump,
deses­pe­ra­do ante los cam­bios suce­di­dos en paí­ses como Argen­ti­na a fines
del 2015 y Méxi­co fines de 2018 y las resis­ten­cias de lo que poco se
habla en el res­to, espe­cial­men­te en Colom­bia, su ver­da­de­ra base de
acción don­de tie­ne ins­ta­la­das nue­ve bases mili­ta­res o Perú otro de los
paí­ses sem­bra­dos de bases, como Pana­má, Hon­du­ras, avan­zan­do tam­bién su
pro­yec­to de mili­ta­ri­za­ción regio­nal has­ta Chi­le y Argentina. 

Hay resis­ten­cia en Cen­troa­mé­ri­ca y el Cari­be y
aho­ra en Boli­via des­pués del gol­pe de EE.UU con­tra ese país que esta­ba a
la cabe­za del desa­rro­llo y cre­ci­mien­to social y eco­nó­mi­co pro­pio, lo
que es insos­te­ni­ble para Washington.

Trump no tuvo repa­ro alguno en dupli­car su
pre­sen­cia mili­tar en Amé­ri­ca Lati­na y enviar la Flo­ta al Pací­fi­co Sur y
el Atlán­ti­co (Cari­be) ame­na­zan­do con inva­dir a Vene­zue­la a prin­ci­pios de
abril, cuan­do ya el coro­na virus avan­za­ba sin barre­ras por la criminal
acti­tud del pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano res­pon­sa­ble de que en este final
de abril haya casi 800 mil infec­ta­dos y 55 mil muertos.

Lo más gra­ve es que en uno de los por­ta­vio­nes el Theo­do­re Roo­se­velt envia­do demen­cial­men­te para inter­ve­nir en Venezuela,
con más de cua­tro mil tri­pu­lan­tes, esta­cio­na­do en la isla Guam,
Pací­fi­co Sur los mari­nes comen­za­ron a infec­tar­se con el coronavirus.
Esto lo denun­ció el coman­dan­te capi­tán Brett Cro­sier, deses­pe­ra­do porque
no le per­mi­tían des­cen­der a los infec­ta­dos, por lo cual terminó
envian­do una car­ta que fue publi­ca­da por perió­di­cos en EE.UU. Advertía
que se reque­ría una acción deci­si­va que era dejar bajar a tie­rra a la
mayo­ría del per­so­nal para evi­tar un con­ta­gio mayor, 

«No esta­mos en
gue­rra. Los mari­nos no tie­nen que morir. Si no actua­mos aho­ra, no
esta­mos cui­dan­do ade­cua­da­men­te nues­tro acti­vo más con­fia­ble: nuestros
mari­nos». escri­bió Crosier.

No sólo le cos­tó la
sepa­ra­ción de su car­go, sino que la sober­bia acti­tud de Tump y sus
ase­so­res, casi suble­va a la mari­na, cuyo Minis­tro renun­ció finalmente.
Aho­ra casi todos los tri­pu­lan­tes del Roo­se­velt están infec­ta­dos, por lo
que el gobierno deci­dió prohi­bir al Pen­tá­gono cual­quier infor­me sobre
sol­da­dos infec­ta­dos y tras­cen­dió que esto está suce­dien­do en otras naves
de la flo­ta envia­da para ame­na­zar con inva­dir Venezuela,

Por otra parte
resul­ta evi­den­te que el virus avan­zó en cada uno de los paí­ses don­de los
gobier­nos como el de Bra­sil han acom­pa­ña­do las deci­sio­nes de Trump y
están lle­van­do a miles de per­so­nas a la muer­te. Este 26 de abril se
pre­sen­tó una denun­cia ante la ONU con­tra Bol­so­na­ro por geno­ci­dio al no
tomar medi­das fren­te al coro­na­vi­rus que has­ta esta fecha dejó cin­co mil
muer­tos y más de 60 mil infectados.

Mien­tras el
secre­ta­rio gene­ral de la ONU, Anto­nio Gute­rres, ha pedi­do que se
sus­pen­da todo con­flic­to béli­co, y des­pués de con­ti­nuar ame­na­zan­do a
 Vene­zue­la, aho­ra Trump lo ha hecho con Irán advir­tien­do que si alguna
nave ira­ní se acer­ca a los bar­cos esta­dou­ni­den­ses, enviadas
pro­vo­ca­do­ra­men­te a esas regio­nes, EE.UU hará “lo que debe hacer”.

A gran­de rasgos
esta­mos asis­tien­do al sal­to al vacío, al sui­ci­dio len­to del impe­rio, sin
seña­les de tomar otro rum­bo ni Esta­dos Uni­dos ni Israel, Gran Bretaña,
don­de se pre­anun­cian impor­tan­tes cam­bios polí­ti­cos ni en Fran­cia, cuando
el gobierno afron­ta una seve­ra resis­ten­cia popular. 

La dife­ren­cia en el
mane­jo de la pan­de­mia que ha pues­to al mun­do patas arri­ba como lo
adver­tía el ya falle­ci­do escri­tor uru­gua­yo Eduar­do Galeano en el libro
“Patas arri­ba: la Escue­la del mun­do al revés”. 

En este mun­do al
revés, don­de se cru­zan aná­li­sis y opi­nio­nes impor­tan­tes aún nadie puede
pre­de­cir cómo será el reor­de­na­mien­to mun­dial aun­que se sabe que la
cri­sis eco­nó­mi­ca no ten­drá paran­go­nes en la his­to­ria, Pero tam­po­co la
cri­sis social, en con­di­cio­nes nun­ca antes pre­vis­tas. Todos los proyectos
del impe­rio se derrum­ban. Chi­na se ha colo­ca­do en un pun­to muy alto en
el table­ro, la peque­ña isla de Cuba, que está some­ti­da a una campaña
bru­tal, sigue demos­tran­do su altí­si­mo nivel en cues­tio­nes de salud, de
medi­ca­men­tos, pero esen­cial­men­te de soli­da­ri­dad a tal pun­to de que los
más impor­tan­tes paí­ses del mun­do requie­ren su ayuda. 

Aun­que se largan
cam­pa­ñas mediá­ti­cas y de todo tipo, estas se estre­llan con una realidad
que los medios en manos del poder hege­mó­ni­co no pue­den encu­brir y aunque
sus estra­te­gias han zoom­bi­fi­ca­do a una bue­na par­te de nuestras
socie­da­des, ya nada es lo mis­mo. Nadie escu­cha cuan­do la muer­te muerde
los talo­nes y los deses­pe­ra­dos bus­can el ampa­ro de los más estables,
los más dig­nos, los que le dan la res­pues­ta que buscan.

Las pro­pias
tec­no­lo­gías de las que tan­to se ufa­na el impe­ria­lis­mo, quedan
enmohe­ci­das por­que no le san ser­vi­do para pre­ver los suce­sos que están
fue­ra del alcan­ce, mien­tras los pue­blos del mun­do están mos­tran­do sus
siem­pre crea­ti­vas estra­te­gias de insu­mi­sos, al ir reen­con­tran­do en,
peque­ñas accio­nes de resis­ten­cia al ser humano que habían olvi­da­do en su
alie­na­ción capi­ta­lis­ta, don­de el hom­bre no cuen­ta y no se permite
acep­tar­se como tal. 

La fal­ta de res­pues­ta de un
sis­te­ma que resul­ta­ba siem­pre triun­fa­dor en sus polí­ti­cas de
domi­na­ción, de saqueo, de muer­te, de des­po­jo de la huma­ni­dad, los ha
deja­do des­nu­dos. Lo que todos sabe­mos es que nada será lo mis­mo, pero
tam­bién que sobre el dolor de este momen­to trá­gi­co, don­de se han
 pro­du­ci­do ver­da­de­ras “masa­cres “espe­cial­men­te de ancia­nos. Una
admi­ra­do­ra de Trump levan­tó un car­tel don­de pro­po­nía “sacri­fi­car al
débil, sal­var la eco­no­mía” y no fue el úni­co con un con­te­ni­do similar.
Esto nos mues­tra el ver­da­de­ro ros­tro de un enemi­go de gran­des pies
hun­di­dos hoy por hoy en el lodo. Está en noso­tros la posi­bi­li­dad de
encen­der las lla­mas en momen­tos en que las armas más pode­ro­sas no sirven
para nada ante un invi­si­ble virus que sólo se pue­de ver con la última
serie de micros­co­pios y que como los diji­mos antes nos ha dejado
des­nu­dos y a la intemperie.

Está en nosotros
acos­tum­bra­dos a una eter­na resis­ten­cia nun­ca tan nece­sa­ria como en estos
momen­tos, des­ha­cer los hechi­zos bru­ta­les del capi­ta­lis­mo, apa­gar el
impe­rio o al menos comen­zar a hacer­lo recu­rrien­do a toda la capa­ci­dad de
ima­gi­na­ción que tam­bién hemos vis­to resur­gir en estos tiem­pos, como ha
resur­gi­do nues­tras memo­ria his­tó­ri­ca, la crea­ti­vi­dad, nues­tra memoria
cul­tu­ral y hemos comen­za­do a iden­ti­fi­car­nos, a tocar­nos sin tocar­nos, a
llo­rar jun­tos a nues­tros muer­tos, pero tam­bién a rein­ven­tar la vida que
es en todos los casos un camino de liberación.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *