Covid-19 y “Ama­ne­cer Rojo”‎ – La otra Andalucía

por Thierry Meyssan

La epi­de­mia de Covid-19 ha mata­do has­ta aho­ra más de 200 000 per­so­nas en todo ‎el mun­do y sumi­do en el páni­co a miles de millo­nes. Ese páni­co pri­va a quie­nes ‎lo sien­ten de todo sen­ti­do crí­ti­co, lo cual les lle­va a acep­tar deci­sio­nes polí­ti­cas ‎estú­pi­das. Un gru­po de per­so­na­li­da­des, que se deno­mi­na a sí mis­mo ‎“Ama­ne­cer Rojo”‎ (Red Dawn) y cuya corres­pon­den­cia ha sido dada a cono­cer en Kai­ser Healt ‎News y en el sitio web del New York Times, ha logra­do impo­ner una ideo­lo­gía ‎apo­ca­líp­ti­ca según la cual Chi­na ha decla­ra­do la gue­rra a Occi­den­te, cuya úni­ca ‎posi­bi­li­dad de pro­te­ger­se con­sis­ti­ría en con­fi­nar a todos los civiles.‎

El doc­tor Richard Hat­chett fue con­se­je­ro del pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Geor­ge Bush hijo, bajo ‎cuya admi­nis­tra­ción él mis­mo con­ci­bió la idea del con­fi­na­mien­to obli­ga­to­rio de la pobla­ción ‎civil. Richard Hat­chett diri­ge hoy la Coali­tion for Epi­de­mic Pre­pa­red­ness Inno­va­tions (CEPI), un ‎gru­po de coor­di­na­ción mun­dial para la inver­sión en vacu­nas crea­do por el Foro de Davos ‎alre­de­dor de la fun­da­ción de Bill Gates. Hat­chett fue el pri­me­ro en hablar del Covid-19 como ‎de una “gue­rra”.‎

En un artícu­lo ante­rior [1], ya demos­tré cómo las ate­rra­do­ras ‎pre­vi­sio­nes sobre la can­ti­dad de dece­sos que pro­vo­ca­ría el Covid-19 fue­ron ela­bo­ra­das sobre ‎bases erró­neas y por un char­la­tán, el pro­fe­sor Neil Fer­gu­son, cuyas pre­dic­cio­nes siem­pre han ‎aca­ba­do estre­llán­do­se con­tra las cifras reales duran­te las dos últi­mas décadas. ‎

Tam­bién mos­tré en otro artícu­lo [2] que el ‎obje­ti­vo de las medi­das de con­fi­na­mien­to adop­ta­das en Chi­na no era de natu­ra­le­za médi­ca sino ‎que más bien polí­ti­co. Que­da por expli­car de dón­de sale la idea del ‎con­fi­na­mien­to obli­ga­to­rio y gene­ra­li­za­do de toda la pobla­ción, cuya implan­ta­ción se ini­ció ‎en Occidente. ‎

Aun­que pasé sema­nas ente­ras con­sul­tan­do libros sobre epi­de­miolo­gia, no encon­tré en nin­guno ‎algo simi­lar a esa medi­da. En toda la His­to­ria nun­ca se ha com­ba­ti­do una epi­de­mia ence­rran­do ‎en sus casas a toda la pobla­ción sana. Fue enton­ces cuan­do Kai­ser Health News vino a levan­tar una ‎esqui­na del velo con la publi­ca­ción de cier­ta corres­pon­den­cia: se tra­ta de una medi­da con­ce­bi­da y ‎pla­ni­fi­ca­da en 2005 – 2007 por la admi­nis­tra­ción de Geor­ge Bush hijo.‎

Acuar­te­la­mien­to de mili­ta­res y civiles

En 2005, el Depar­ta­men­to de Esta­do esta­dou­ni­den­se estu­dia­ba cómo pre­pa­rar­se para enfren­tar ‎even­tua­les accio­nes de bio­te­rro­ris­mo con­tra las tro­pas de Esta­dos Uni­dos des­ple­ga­das en otros ‎paí­ses. Par­tien­do del prin­ci­pio neo­con­ser­va­dor según el cual los terro­ris­tas siem­pre son ‎extran­je­ros, y por ende nun­ca podrían pene­trar en las ins­ta­la­cio­nes mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses, el ‎ser­vi­cio de Salud se preo­cu­pa­ba por pre­ve­nir los ata­ques a los que los sol­da­dos de ‎Esta­dos Uni­dos podrían ver­se expues­tos al salir de sus bases. Des­de ese pun­to de vis­ta, ais­lar a ‎los enfer­mos en los hos­pi­ta­les y man­te­ner a los sol­da­dos sanos den­tro de los cuar­te­les era una ‎opción lógi­ca. De hecho, las bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses son como peque­ñas ciu­da­des, están ‎con­ce­bi­das para enfren­tar un ase­dio y es teó­ri­ca­men­te posi­ble vivir den­tro de ellas duran­te meses. ‎

Sin embar­go, el enton­ces secre­ta­rio de Defen­sa, Donald Rums­feld, tenía inten­cio­nes de ‎trans­for­mar la socie­dad, lle­gan­do a hacer des­apa­re­cer la dife­ren­cia que sepa­ra a los civi­les de los ‎mili­ta­res, lo cual per­mi­ti­ría incor­po­rar más fácil­men­te los civi­les a la gue­rra total con­tra ‎el terror. Así lo expli­ca­ba, en sep­tiem­bre de 2001, el pro­pio Donald Rums­feld en las pági­nas del ‎‎Washing­ton Post [3].‎

Por con­si­guien­te, el doc­tor Car­ter Mecher, del ser­vi­cio de salud a car­go de los vete­ra­nos ‎de gue­rra (Depart­ment of Vete­rans Affairs) y el doc­tor Richard Hat­chett, miem­bro del Con­se­jo de ‎Segu­ri­dad Nacio­nal de Geor­ge W. Bush, reci­bie­ron enton­ces la tarea de exten­der al ámbi­to de ‎los civi­les lo que en el mun­do mili­tar se deno­mi­na “acuar­te­la­mien­to”. Pero no fue has­ta 2006, ‎jus­to antes de que Rums­feld deja­ra el Pen­tá­gono, que los doc­to­res Car­ter Mecher y Richard ‎Hat­chett logra­ron impo­ner esa nor­ma al CDC (la agen­cia esta­dou­ni­den­se a car­go de la ‎pre­ven­ción y el con­trol de enfermedades). ‎

La adop­ción de esa nor­ma des­ató en Esta­dos Uni­dos un ven­da­val de pro­tes­tas, enca­be­za­do por ‎el pro­fe­sor Donald Hen­der­son, quien había diri­gi­do tan­to la escue­la de salud públi­ca de la ‎Uni­ver­si­dad Johns Hop­kins como el sis­te­ma esta­dou­ni­den­se de res­pues­ta a las epi­de­mias. Para ‎el pro­fe­sor Donald Hen­der­son –y para todos los médi­cos que se expre­sa­ron en aquel ‎momen­to– el con­fi­na­mien­to gene­ra­li­za­do de la pobla­ción no tie­ne nin­gún sen­ti­do des­de el pun­to ‎de vis­ta médi­co y ade­más vio­la las liber­ta­des fun­da­men­ta­les. Se tra­ta ni más ni menos que de la ‎deri­va tota­li­ta­ria de la admi­nis­tra­ción de Bush hijo, que impu­so la adop­ción de la lla­ma­da ‎‎«Ley Patrio­ta» (USA PATRIOT Act) a raíz de los acon­te­ci­mien­tos del 11 de sep­tiem­bre de 2001. ‎

En 2017, todos los docu­men­tos ofi­cia­les esta­dou­ni­den­ses sobre la adop­ción como nor­ma del ‎con­fi­na­mien­to gene­ra­li­za­do de la pobla­ción fue­ron des­trui­dos por la admi­nis­tra­ción Trump. ‎Richard Hat­chett se con­vir­tió en direc­tor de la Coali­tion for Epi­de­mic Pre­pa­red­ness Inno­va­tions ‎‎(CEPI), que coor­di­na las inves­ti­ga­cio­nes mun­dia­les en mate­ria de vacunas. ‎

Todos hemos podi­do seguir las evi­den­tes con­tra­dic­cio­nes de la Casa Blan­ca en sus con­tac­tos con ‎la pren­sa sobre el Covid-19. El doc­tor Anthony Fau­ci, efí­me­ra refe­ren­cia cien­tí­fi­ca de la ‎Casa Blan­ca, acon­se­jó la adop­ción de las medi­das auto­ri­ta­rias para con­te­ner la epi­de­mia mien­tras ‎que el apa­ren­te­men­te incons­cien­te Donald Trump se opo­nía a las medi­das de con­fi­na­mien­to ‎en nom­bre de la Liber­tad de todos. ‎

Para demos­trar la incom­pe­ten­cia del pre­si­den­te Trump, los alia­dos del doc­tor Anthony Fau­ci ‎‎“fil­tra­ron” a la pren­sa una par­te de su pro­pia corres­pon­den­cia [4]. En ella pue­de ver­se que ‎los alia­dos del doc­tor Fau­ci for­ma­ron un gru­po de dis­cu­sión y de acción lla­ma­do Red Dawn ‎‎(Ama­ne­cer Rojo) [5]. ‎

El nom­bre “Ama­ne­cer Rojo” (Red Dawn) hace refe­ren­cia a una ‎ope­ra­ción orga­ni­za­da en 1984 por el enton­ces secre­ta­rio de Defen­sa Cas­par Wein­ber­ger, quien ‎envió a Euro­pa y Lati­noa­mé­ri­ca una dele­ga­ción que recla­ma­ba la ayu­da de todos los paí­ses ante ‎una inva­sión inmi­nen­te con­tra Esta­dos Unidos. ‎

Jean-Michel Bay­let, en aque­lla épo­ca secre­ta­rio de Esta­do ante el minis­tro de Exte­rio­res ‎de Fran­cia, me con­tó aquel gro­tes­co inten­to esta­dou­ni­den­se de mani­pu­la­ción. Un nutri­do gru­po ‎de gene­ra­les esta­dou­ni­den­ses lle­gó a París para expli­car –con toda la serie­dad del mun­do y ‎pre­sen­tan­do un mon­tón de dia­po­si­ti­vas– que dos peque­ños paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos, Cuba ‎y Nica­ra­gua, ame­na­za­ban a Esta­dos Uni­dos. En la sala, los diplo­má­ti­cos fran­ce­ses pasa­ron del ‎estu­por ini­cial, al ver que los esta­dou­ni­den­ses los creían ver­da­de­ra­men­te imbé­ci­les, a los ‎esfuer­zos por no esta­llar de risa ante tales afir­ma­cio­nes. En res­pal­do a aque­lla cam­pa­ña, ‎el Pen­tá­gono hizo rodar en Holly­wood una pelí­cu­la de pro­pa­gan­da con Patrick Sway­ze y Char­lie ‎Sheen. En 2003, el Pen­tá­gono recu­pe­ró la deno­mi­na­ción “Red Dawn” para desig­nar la ope­ra­ción ‎de cap­tu­ra del pre­si­den­te ira­quí Sad­dam Hussein.‎

Hoy en día, al iden­ti­fi­car­se como Red Dawn (Ama­ne­cer Rojo), las 37 per­so­na­li­da­des que ‎com­po­nen el gru­po en cues­tión ponen de mani­fies­to su anti­co­mu­nis­mo vis­ce­ral. La URSS ya ‎no exis­te pero el Par­ti­do Comu­nis­ta sigue diri­gien­do Chi­na, país desig­na­do como ori­gen del ‎Covid-19. Ama­ne­cer Rojo dice tener que recu­pe­rar el poder para diri­gir la guerra. ‎

Entre los miem­bros de ese gru­po tam­bién están los inevi­ta­bles doc­to­res Anthony Fau­ci (direc­tor ‎del Natio­nal Ins­ti­tu­te of Allergy and Infec­tious Disea­ses) y Robert Red­field (direc­tor de los Cen­ters ‎for Disea­se Con­trol and Pre­ven­tion, o CDC) y tam­bién los doc­to­res Car­ter Mecher (con­se­je­ro en el ‎Depart­ment of Vete­rans Affairs) y Richard Hat­chett (aho­ra direc­tor del CEPI), los mis­mos que, ‎bajo la admi­nis­tra­ción de Geor­ge W. Bush, impu­sie­ron exten­sión a la pobla­ción civil de la regla ‎mili­tar del acuartelamiento. ‎

Las ideas del doc­tor Richard Hat­chett han sido adop­ta­das de for­ma ínte­gra en Fran­cia por ‎el pre­si­den­te Emma­nuel Macron, o sea “esto es una gue­rra y tene­mos que con­fi­nar a todos ‎los civi­les en sus domi­ci­lios para pro­te­ger­nos”. Tam­bién las han adop­ta­do algu­nos gober­na­do­res ‎esta­dou­ni­den­ses, pero no el pre­si­den­te Donald Trump. ‎

El res­to es lo que ya cono­ce­mos. El páni­co se ha apo­de­ra­do de la opi­nión públi­ca en la mayo­ría de ‎los paí­ses. Los diri­gen­tes polí­ti­cos, temien­do ser acu­sa­dos de negli­gen­cia, imi­tan a los que ‎ini­cia­ron la apli­ca­ción del con­fi­na­mien­to gene­ra­li­za­do. La regla esta­dou­ni­den­se de ori­gen mili­tar, adop­ta­da ‎en Fran­cia, se ha pro­pa­ga­do como el virus que supues­ta­men­te debe­ría com­ba­tir, dete­nien­do ‎prác­ti­ca­men­te la eco­no­mía mun­dial. Aho­ra están empe­zan­do a ver­se pro­ble­mas de ‎apro­vi­sio­na­mien­to ali­men­ta­rio en casi todas par­tes y, si no se hace algo pron­to, comen­za­rán a ‎apa­re­cer ham­bru­nas, inclu­so en cier­tos sec­to­res socia­les de los paí­ses ricos. ‎

Thierry Meys­san

[1] «Covid-19: Neil Fer­gu­son, el Lysen­ko del libe­ra­lis­mo», por ‎Thierry Meys­san, Red Vol­tai­re, 19 de abril de 2020.

[2] «Covid-19: pro­pa­gan­da y mani­pu­la­ción», por Thierry Meys­san, Red Vol­tai­re, 21 de mar­zo de 2020.

[3] “A New Kind of War”, Donald Rums­feld, The Washing­ton Post, 7 de ‎sep­tiem­bre de 2001.

[4] Docu­men­to: ‘Red Dawn’ Emails (80 p., 24,8 Mo).

[5] “‘Red Dawn Brea­king Bad’: Offi­cials War­ned About Safety Gear Short­fall Early ‎On, Emails Show”, Racha­na Pradhan y Chris­ti­na Jewett, Kai­ser Health ‎News, 28 de mar­zo de 2020; “The ‘Red Dawn’ Emails: ‎‎8 Key Exchan­ges on the Fal­te­ring Res­pon­se to the Coro­na­vi­rus”, ‎Eric Lip­ton, The New York Times, 11 de abril de 2020; “The Social Dis­tan­cing Ori­gin Story: ‎It Starts in the Midd­le Ages”, Eric Lip­ton y Jen­ni­fer Steinhau­ser, The New York Times, 23 de abril ‎de 2020.

Fuen­te: vol​tai​re​net​.org

Latest posts by Otros medios (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *