Como Chi­na com­ba­tió el coronavirus

El Ins­ti­tu­to Tri­con­ti­nen­tal de Inves­ti­ga­ción Social lan­za Estu­dios No 2, Chi­na y el coro­nashock, sobre la bata­lla de ese país con­tra el virus y lo que el res­to del mun­do pue­de apren­der de ello.

Chi­na y el coro­nashock es el pri­me­ro de una serie de estu­dios, cada uno con varias par­tes, sobre el coro­nashock – un tér­mino que se refie­re a cómo un virus gol­peó al mun­do con enor­me fuer­za, y cómo el orden social en los esta­dos bur­gue­ses se des­mo­ro­nó mien­tras que el orden social en las par­tes socia­lis­tas del mun­do pare­ce más resi­lien­te. Se com­po­ne de tres artícu­los sobre cómo Chi­na iden­ti­fi­có el nue­vo coro­na­vi­rus y cómo el gobierno y la socie­dad chi­na lucha­ron con­tra su trans­mi­sión, inclu­ye tam­bién una entre­vis­ta con el artis­ta Li Zhong. 

El gobierno chino y las orga­ni­za­cio­nes socia­les toma­ron inme­dia­ta­men­te medi­das para dete­ner la pro­pa­ga­ción del virus y la enfer­me­dad en un momen­to en que los cien­tí­fi­cos aca­ba­ban de empe­zar a acu­mu­lar cono­ci­mien­tos sobre ellos y tra­ba­ja­ban sin vacu­na ni tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co espe­cí­fi­co para la covid-19. La velo­ci­dad de la pro­duc­ción de equi­po médi­co, en par­ti­cu­lar el equi­po de pro­tec­ción para lxs tra­ba­ja­dorxs médi­cos, fue impre­sio­nan­te. Al 28 de enero, Chi­na fabri­ca­ba menos de 10.000 con­jun­tos de equi­po de pro­tec­ción indi­vi­dual (EPI) al día; al 24 de febre­ro, su capa­ci­dad de pro­duc­ción supe­ra­ba los 200.000 al día. La acción públi­ca tam­bién desem­pe­ñó un papel fun­da­men­tal para fre­nar la pro­pa­ga­ción del virus, como los comi­tés veci­na­les que fue­ron de puer­ta en puer­ta para veri­fi­car la tem­pe­ra­tu­ra y entre­gar ali­men­tos y sumi­nis­tros médi­cos. La des­cen­tra­li­za­ción ha defi­ni­do res­pues­tas creativas

A pesar de la rápi­da y efi­caz res­pues­ta de Chi­na al SRAS-CoV‑2, el país está en el cen­tro de los ata­ques enca­be­za­dos por los jefes de Esta­do y los medios de comu­ni­ca­ción occi­den­ta­les, que ale­gan que el Gobierno chino ha ocul­ta­do infor­ma­ción sobre la epi­de­mia y que el sis­te­ma de aler­ta chino no funciona. 
Nues­tra inves­ti­ga­ción con­clu­ye que no hay prue­bas de que el Gobierno chino haya supri­mi­do sis­te­má­ti­ca­men­te la infor­ma­ción; sólo hay prue­bas de que unos pocos médi­cos fue­ron repren­di­dos por sus hos­pi­ta­les o por la comi­sa­ría local por divul­gar infor­ma­ción al públi­co y no uti­li­zar los pro­to­co­los esta­ble­ci­dos. Tam­po­co hay prue­bas de que el sis­te­ma chino de infor­ma­ción direc­ta fue­ra defec­tuo­so; sólo hay prue­bas de que el sis­te­ma, como cual­quier otro, no se ajus­ta­ba fácil­men­te a bro­tes des­co­no­ci­dos o no clasificados. 

Lea Estu­dios No 2 del Ins­ti­tu­to Tri­con­ti­nen­tal de Inves­ti­ga­ción Social, Chi­na y el coronashock

《披战袍斩病魔》Trabajadores médi­cos colo­cán­do­se sus tra­jes para luchar con­tra el virus “maligno” – Li Zhong.

«Los virus como el SARS-CoV‑2 son com­ple­jos. El gobierno chino y su esta­blish­ment médi­co actua­ron de mane­ra cien­tí­fi­ca, con reso­lu­ción y rapi­dez; la dis­ci­pli­na­da acción públi­ca de la socie­dad chi­na, inclu­yen­do una inmen­sa esca­la­da de tra­ba­jo volun­ta­ria­do, fue impre­sio­nan­te. Wei­yan, Xiao­jun y yo obser­va­mos muy de cer­ca la evi­den­cia del virus, de la enfer­me­dad que comen­zó a con­vul­sio­nar a la socie­dad y la for­ma en que el gobierno chino, el esta­blish­ment médi­co y las orga­ni­za­cio­nes socia­les res­pon­die­ron. Este folle­to es un tri­bu­to basa­do en la evi­den­cia de su lucha con­tra el COVID-19.»

  • Vijay Prashad, direc­tor del Ins­ti­tu­to Tri­con­ti­nen­tal de Inves­ti­ga­ción Social.

Infor­ma­ción clave:

Un impor­tan­te artícu­lo de la revis­ta Scien­ce pro­po­ne que, si el gobierno chino no hubie­ra ini­cia­do la cua­ren­te­na y el ais­la­mien­to de Wuhan y la res­pues­ta de emer­gen­cia nacio­nal, habría habi­do 744.000 casos adi­cio­na­les con­fir­ma­dos de COVID-19 fue­ra de Wuhan.
Poco des­pués del bro­te del virus en Wuhan, más de 40.000 tra­ba­ja­do­res médi­cos adi­cio­na­les lle­ga­ron a la ciu­dad, y el equi­po de pro­tec­ción, las prue­bas, los ven­ti­la­do­res y otros sumi­nis­tros se pre­ci­pi­ta­ron. En sólo dos meses, la situa­ción de la epi­de­mia en Wuhan esta­ba bási­ca­men­te bajo con­trol’, dijo la Dra. Li Lan­juan, que esta­ba en el terreno en ese momento.

Al 1 de febre­ro, el gobierno pro­du­cía 773.000 kits de prue­ba al día; al 25 de febre­ro, pro­du­cía 1,7 millo­nes de kits al día; y al 31 de mar­zo, se pro­du­cían 4,26 millo­nes de kits de prue­ba al día.

Has­ta el 9 de febre­ro, las auto­ri­da­des sani­ta­rias habían ins­pec­cio­na­do 4,2 millo­nes de hoga­res (10,59 millo­nes de per­so­nas) en Wuhan, es decir, el 99% de la población. 

El sena­dor de Flo­ri­da Mar­co Rubio acu­só a la OMS de «ser­vi­lis­mo al Par­ti­do Comu­nis­ta Chino» y escri­bió que Esta­dos Uni­dos abri­rá «inves­ti­ga­cio­nes sobre la inacep­ta­ble len­ti­tud de la OMS en la toma de deci­sio­nes sobre la decla­ra­ción de una pan­de­mia mun­dial y sobre cómo Chi­na ha com­pro­me­ti­do la inte­gri­dad de la OMS». Sin embar­go, el pla­zo para la decla­ra­ción de la OMS (un mes y medio) es simi­lar, e inclu­so más rápi­do, en 2020 que en 2009 cuan­do se detec­tó el pri­mer caso cono­ci­do de H1N1 en Cali­for­nia el 15 de abril (la OMS decla­ró una pan­de­mia mun­dial dos meses después). 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.