Como Chi­na com­ba­tió el coronavirus

El Ins­ti­tu­to Tri­con­ti­nen­tal de Inves­ti­ga­ción Social lan­za Estu­dios No 2, Chi­na y el coro­nashock, sobre la bata­lla de ese país con­tra el virus y lo que el res­to del mun­do pue­de apren­der de ello.

Chi­na y el coro­nashock es el pri­me­ro de una serie de estu­dios, cada uno con varias par­tes, sobre el coro­nashock – un tér­mino que se refie­re a cómo un virus gol­peó al mun­do con enor­me fuer­za, y cómo el orden social en los esta­dos bur­gue­ses se des­mo­ro­nó mien­tras que el orden social en las par­tes socia­lis­tas del mun­do pare­ce más resi­lien­te. Se com­po­ne de tres artícu­los sobre cómo Chi­na iden­ti­fi­có el nue­vo coro­na­vi­rus y cómo el gobierno y la socie­dad chi­na lucha­ron con­tra su trans­mi­sión, inclu­ye tam­bién una entre­vis­ta con el artis­ta Li Zhong. 

El gobierno chino y las orga­ni­za­cio­nes socia­les toma­ron inme­dia­ta­men­te medi­das para dete­ner la pro­pa­ga­ción del virus y la enfer­me­dad en un momen­to en que los cien­tí­fi­cos aca­ba­ban de empe­zar a acu­mu­lar cono­ci­mien­tos sobre ellos y tra­ba­ja­ban sin vacu­na ni tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co espe­cí­fi­co para la covid-19. La velo­ci­dad de la pro­duc­ción de equi­po médi­co, en par­ti­cu­lar el equi­po de pro­tec­ción para lxs tra­ba­ja­dorxs médi­cos, fue impre­sio­nan­te. Al 28 de enero, Chi­na fabri­ca­ba menos de 10.000 con­jun­tos de equi­po de pro­tec­ción indi­vi­dual (EPI) al día; al 24 de febre­ro, su capa­ci­dad de pro­duc­ción supe­ra­ba los 200.000 al día. La acción públi­ca tam­bién desem­pe­ñó un papel fun­da­men­tal para fre­nar la pro­pa­ga­ción del virus, como los comi­tés veci­na­les que fue­ron de puer­ta en puer­ta para veri­fi­car la tem­pe­ra­tu­ra y entre­gar ali­men­tos y sumi­nis­tros médi­cos. La des­cen­tra­li­za­ción ha defi­ni­do res­pues­tas creativas

A pesar de la rápi­da y efi­caz res­pues­ta de Chi­na al SRAS-CoV‑2, el país está en el cen­tro de los ata­ques enca­be­za­dos por los jefes de Esta­do y los medios de comu­ni­ca­ción occi­den­ta­les, que ale­gan que el Gobierno chino ha ocul­ta­do infor­ma­ción sobre la epi­de­mia y que el sis­te­ma de aler­ta chino no funciona. 
Nues­tra inves­ti­ga­ción con­clu­ye que no hay prue­bas de que el Gobierno chino haya supri­mi­do sis­te­má­ti­ca­men­te la infor­ma­ción; sólo hay prue­bas de que unos pocos médi­cos fue­ron repren­di­dos por sus hos­pi­ta­les o por la comi­sa­ría local por divul­gar infor­ma­ción al públi­co y no uti­li­zar los pro­to­co­los esta­ble­ci­dos. Tam­po­co hay prue­bas de que el sis­te­ma chino de infor­ma­ción direc­ta fue­ra defec­tuo­so; sólo hay prue­bas de que el sis­te­ma, como cual­quier otro, no se ajus­ta­ba fácil­men­te a bro­tes des­co­no­ci­dos o no clasificados. 

Lea Estu­dios No 2 del Ins­ti­tu­to Tri­con­ti­nen­tal de Inves­ti­ga­ción Social, Chi­na y el coronashock

《披战袍斩病魔》Trabajadores médi­cos colo­cán­do­se sus tra­jes para luchar con­tra el virus “maligno” – Li Zhong.

«Los virus como el SARS-CoV‑2 son com­ple­jos. El gobierno chino y su esta­blish­ment médi­co actua­ron de mane­ra cien­tí­fi­ca, con reso­lu­ción y rapi­dez; la dis­ci­pli­na­da acción públi­ca de la socie­dad chi­na, inclu­yen­do una inmen­sa esca­la­da de tra­ba­jo volun­ta­ria­do, fue impre­sio­nan­te. Wei­yan, Xiao­jun y yo obser­va­mos muy de cer­ca la evi­den­cia del virus, de la enfer­me­dad que comen­zó a con­vul­sio­nar a la socie­dad y la for­ma en que el gobierno chino, el esta­blish­ment médi­co y las orga­ni­za­cio­nes socia­les res­pon­die­ron. Este folle­to es un tri­bu­to basa­do en la evi­den­cia de su lucha con­tra el COVID-19.»

  • Vijay Prashad, direc­tor del Ins­ti­tu­to Tri­con­ti­nen­tal de Inves­ti­ga­ción Social.

Infor­ma­ción clave:

Un impor­tan­te artícu­lo de la revis­ta Scien­ce pro­po­ne que, si el gobierno chino no hubie­ra ini­cia­do la cua­ren­te­na y el ais­la­mien­to de Wuhan y la res­pues­ta de emer­gen­cia nacio­nal, habría habi­do 744.000 casos adi­cio­na­les con­fir­ma­dos de COVID-19 fue­ra de Wuhan.
Poco des­pués del bro­te del virus en Wuhan, más de 40.000 tra­ba­ja­do­res médi­cos adi­cio­na­les lle­ga­ron a la ciu­dad, y el equi­po de pro­tec­ción, las prue­bas, los ven­ti­la­do­res y otros sumi­nis­tros se pre­ci­pi­ta­ron. En sólo dos meses, la situa­ción de la epi­de­mia en Wuhan esta­ba bási­ca­men­te bajo con­trol’, dijo la Dra. Li Lan­juan, que esta­ba en el terreno en ese momento.

Al 1 de febre­ro, el gobierno pro­du­cía 773.000 kits de prue­ba al día; al 25 de febre­ro, pro­du­cía 1,7 millo­nes de kits al día; y al 31 de mar­zo, se pro­du­cían 4,26 millo­nes de kits de prue­ba al día.

Has­ta el 9 de febre­ro, las auto­ri­da­des sani­ta­rias habían ins­pec­cio­na­do 4,2 millo­nes de hoga­res (10,59 millo­nes de per­so­nas) en Wuhan, es decir, el 99% de la población. 

El sena­dor de Flo­ri­da Mar­co Rubio acu­só a la OMS de «ser­vi­lis­mo al Par­ti­do Comu­nis­ta Chino» y escri­bió que Esta­dos Uni­dos abri­rá «inves­ti­ga­cio­nes sobre la inacep­ta­ble len­ti­tud de la OMS en la toma de deci­sio­nes sobre la decla­ra­ción de una pan­de­mia mun­dial y sobre cómo Chi­na ha com­pro­me­ti­do la inte­gri­dad de la OMS». Sin embar­go, el pla­zo para la decla­ra­ción de la OMS (un mes y medio) es simi­lar, e inclu­so más rápi­do, en 2020 que en 2009 cuan­do se detec­tó el pri­mer caso cono­ci­do de H1N1 en Cali­for­nia el 15 de abril (la OMS decla­ró una pan­de­mia mun­dial dos meses después). 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *