Argen­ti­na. Tras cua­ren­ta días de Haci­na­mien­to Barrial Obli­ga­to­rio. Las villas gri­tan las 40

Por Nacho Levy*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 abril 2020

«Hace dos días que la Villa 31 no tie­ne agua, hace 24 horas que no tie­ne luz y hace 70 años que no tie­ne respuestas.» 


1. El
Barrio Mugi­ca, cuya falaz «urba­ni­za­ción» se ocu­pa­ron de pro­mo­cio­nar en
todos los medios, no sólo tie­ne los casos de coro­na­vi­rus que ya
denun­cia­mos, ¡aho­ra nos con­fir­man otros nue­vos 11 con­ta­gios! Y las
medi­das están a la vis­ta. Hace dos días que la Villa 31 no tie­ne agua,
hace 24 horas que no tie­ne luz y hace 70 años que no tie­ne respuestas.

2. Toda­vía no exis­te nin­gún pro­ce­so de
indi­vi­dua­li­za­ción sobre los gru­pos de ries­go que debie­ran ser aislados
del aglo­me­ra­mien­to entre los pasi­llos estre­chos e invi­si­bi­li­za­dos de la
ciu­dad más rica del país, don­de hoy se cum­plen 40 días de Hacinamiento
Barrial Obligatorio.

3.
Fren­te al aban­dono en Zava­le­ta y la Villa 21 – 24 de Barra­cas, las propias
orga­ni­za­cio­nes socia­les, jun­to a la Parro­quia Caa­cu­pé y los
tra­ba­ja­do­res de la salud veni­mos hacien­do un rele­va­mien­to que implica
tam­bién la vacu­na­ción y el acom­pa­ña­mien­to de los veci­nos más
vul­ne­ra­bles: en sólo 4 días, se vacu­na­ron 930 mayo­res de 65 años, en 15
pos­tas comunitarias.

4. Segui­mos enfren­tan­do diariamente
serios pro­ble­mas para poder acce­der al Ingre­so Fami­liar de Emergencia,
por cues­tio­nes buro­crá­ti­cas, por nom­bres ins­crip­tos que no figu­ran en el
regis­tro, por las compu­tado­ras que fal­tan, por el acce­so impo­si­ble a
Inter­net, por la incom­pa­ti­bi­li­dad con otros parien­tes, por los trámites
del DNI o por no haber cum­pli­do toda­vía los 2 años de resi­den­cia. Y aun
en aque­llas ges­tio­nes que logra­ron com­ple­tar el trá­mi­te, muchos
des­ti­na­ta­rios cobra­rán ese recur­so recién a media­dos de mayo, con dos
meses de cua­ren­te­na cumplidos.

5. Fren­te a la dificultad
para con­se­guir los pro­duc­tos de lim­pie­za, la Secre­ta­ría de Desarrollo
Social de Para­ná nos entre­gó un kit por úni­ca vez para los comedores
ofi­cia­les, que son ape­nas el 50% de los infor­ma­les, bien. ¿Saben qué
traen? Dos litros de lavan­di­na y 3 jabones.

6. Ahí, en el
barrio San Mar­tín de Entre Ríos, la cola que se hace lar­ga, pero muy
lar­ga, no es al caje­ro, ¡es al basu­ral! Ahí, en el Vol­ca­de­ro Municipal,
se acer­can cada día más per­so­nas bus­can­do comi­da o mate­ria­les para
sobre­vi­vir a la des­ocu­pa­ción: se paga $ 4 el kilo de cartón. 

7.
Las auto­ri­da­des pro­vin­cia­les en Cór­do­ba Capi­tal y Mar del Pla­ta, así
como los res­pon­sa­bles muni­ci­pa­les en Tan­dil y Rosa­rio, toda­vía les están
adeu­dan­do los che­ques ali­men­ta­rios a los meren­de­ros comu­ni­ta­rios.

8.
Bajo los bal­co­nes lle­nos de aplau­sos que atur­den a Puer­to Madryn, los
emplea­dos esta­ta­les del Hos­pi­tal Iso­la copa­ron las calles este lunes,
exi­gien­do el suel­do de marzo.

9. Con las llu­vias en
Capi­tal Fede­ral, cae de arri­ba el agua para la lucha con­tra el
coro­na­vi­rus, por­que la tan pro­mo­cio­na­da «urba­ni­za­ción» ni siquiera
garan­ti­zó los caños para que AySA pudie­ra lle­gar. Y enton­ces aho­ra llega
tam­bién la tem­po­ra­da de pile­ta para el den­gue, por­que no hay
des­ca­cha­rreo, ni reco­lec­ción, ni fumi­ga­ción: 2412 casos, sólo en tres
meses, ¡sólo en 3 comu­nas de la zona sur!

10. La
deman­da de nues­tros come­do­res comu­ni­ta­rios aumen­tó un 40% en los últimos
diez días, que se vuel­ve un pico del 320% en la cur­va ascen­den­te del
2020.

11. De las 90 tone­la­das de secos que baja
bimes­tral­men­te el Minis­te­rio de Desa­rro­llo de Nación, para los comedores
que fun­cio­nan como bra­zos del Esta­do, hay 48 que toda­vía no han
llegado. 

12. Ade­más de 10 com­pa­ñe­ros con den­gue, hay dos
casos con­fir­ma­dos de Covid-19 en el barrio Los Pumi­tas de Rosa­rio, donde
el pro­pio muni­ci­pio nos pidió que no deja­ra de fun­cio­nar nuestro
come­dor, debi­do a la emer­gen­cia, pero ahí tam­bién deben dos meses de
fon­dos. Y aun así, nos pidie­ron que hicié­ra­mos tapa­bo­cas y no
entre­gá­ra­mos comi­da a nin­gu­na per­so­na que no los uti­li­za­ra, por­que «para
eso les man­da­mos la tela». Pues bien, tam­bién nos deben la tela. 

13.
Como el Gobierno por­te­ño no acon­di­cio­nó nin­gún espa­cio para reci­bir a
los gru­pos de ries­go, ni a los con­tac­tos estre­chos de las villas y sus
pro­pias auto­ri­da­des reco­no­cen que sólo cuen­tan con las 300 camas de los
Curas Ville­ros, el hotel coope­ra­ti­vo Bauen ofre­ció cien camas para los
barrios, pero nos dije­ron que no: afec­ta sus nego­cios inmobiliarios. 

14.
A la volun­tad mani­fies­ta de ocul­tar la expan­sión del virus en los
barrios pobres, por­que no quie­ren ais­lar a nues­tros ancia­nos en los
mis­mos hote­les que hos­pe­dan a los turis­tas, aho­ra se suma el temor
fun­da­do de muchí­si­mas fami­lias a per­der sus vivien­das en caso de
aban­do­nar­las, por la deses­pe­ra­ción que bro­ta del haci­na­mien­to en la
pan­de­mia. Y enton­ces hay gen­te que mien­te, abo­nan­do el silen­cio del
gobierno y del tele­vi­sor. Mien­te, por­que tie­ne temor. 

15.
Un cuar­to de las fami­lias que reci­bían bol­so­nes en el barrio Las Quintas
de San­ta Tere­si­ta, más pre­ci­sa­men­te 50 de las 220, ¡no reci­bie­ron ni un
paque­te de fideos en 40 días! 

16. La dia­be­tes, que por
supues­to repre­sen­ta un fac­tor de ries­go en zonas de cla­se media, se
vuel­ve más dra­má­ti­ca aún en las barria­das popu­la­res, por­que se necesitan
4 tiras reac­ti­vas dia­rias para medir el azú­car, una des­pués de cada
comi­da. Y 50 tiras cues­tan 2.500 man­gos, de modo que quien usa
efec­ti­va­men­te 120 por mes, se gas­ta el 50% de la IFE, sólo en eso.
¿Usted cómo haría? Nues­tros dia­bé­ti­cos se miden la san­gre una vez al
día. 

17. Aba­jo, pero muy aba­jo, en Tie­rra del Fue­go, el
barrio Mira­dor, como Escon­di­do, como Obre­ro, como Kau­pen, como Caña­dón y
como La Cum­bre, no tie­ne agua pota­ble, ni gas natu­ral, ni luz, ni red
cloa­cal. Y cuan­ta sólo con dos cani­llas comu­ni­ta­rias, que no siempre
fun­cio­nan. Quie­nes no pue­den com­prar el agua enva­sa­da, utilizan
man­gue­ras para tomar­la des­de un cho­rri­llo que baja de la mon­ta­ña. Así
coci­nan, así curan, así beben, así lavan. 

18. Todavía
sigue sin resol­ver­se la pro­ble­má­ti­ca de las garra­fas para los sectores
popu­la­res, que no son bene­fi­cia­rios del decre­to 311, cuan­do no exis­te el
gas natu­ral. Una fami­lia tipo debe gas­tar enton­ces 2 mil pesos
men­sua­les, en pro­me­dio. Y por eso esta­mos gri­tan­do que, ¡por favor!,
cru­cen urgen­te los datos del RENAPER con las empre­sas de gas, para
real­men­te poder sub­si­diar a todas las vivien­das afec­ta­das, median­te el
Pro­gra­ma Hogar. 

19. Sin excep­cio­nes, nues­tros dispositivos
ali­men­ta­rios incre­men­ta­ron su acti­vi­dad duran­te los fines de semana,
cubrien­do esos días con ollas popu­la­res, trans­for­man­do meren­de­ros en
come­do­res y crean­do 20 nue­vas bocas de entre­ga. Pero aun así, en Viedma,
se han reac­ti­va­do los gru­pos de true­que, don­de mucha gen­te lle­va sus
bie­nes más pre­cia­dos. Para cam­biar­los por leche. 

20. Por
los humos tóxi­cos que gene­ra la que­ma de resi­duos y el aglo­me­ra­do de las
casas, cada vez hay más niños con pro­ble­mas car­día­cos y respiratorios
en el barrio Madres a la Lucha de Río Galle­gos, don­de la úni­ca salita
que fun­cio­na abor­da tam­bién a otros 3 barrios. Y sólo atien­de por wasap,
con 4 emplea­dos y nin­gu­na ambu­lan­cia: toda la ciu­dad tie­ne 6, para
95.700 habitantes. 

21. Des­de las dis­tin­tas Casas de la
Mujer y las Disi­den­cias de La Pode­ro­sa, el femi­nis­mo ville­ro viene
acom­pa­ñan­do a 383 víc­ti­mas de vio­len­cia de géne­ro, que tam­bién conforman
en muchos casos los demás ries­gos que requie­ren res­guar­do fren­te a la
pan­de­mia. Y aun así, segui­mos pade­cien­do inad­mi­si­bles demo­ras en las
res­pues­tas institucionales. 

22. De todas las vecinas
acom­pa­ña­das por otras veci­nas de dis­tin­tas asam­bleas, atra­pa­das en
situa­cio­nes de vio­len­cia intra­fa­mi­liar, sólo el 35% pudo rea­li­zar la
denun­cia duran­te la cua­ren­te­na y úni­ca­men­te al 53% le otor­ga­ron las
medi­das de pro­tec­ción que fue­ron reque­ri­das. De todas ellas, un 56%
tie­ne per­so­nas a su car­go y sólo el 31% cuen­ta con un ingre­so económico
regu­lar, que sue­len ser pro­gra­mas de empleo social, en medio del
silen­cio sepulcral. 

23. Una de cada 4 muje­res en nuestros
barrios nece­si­ta una solu­ción habi­ta­cio­nal urgen­te, para poder rom­per el
círcu­lo de vio­len­cia. Y mien­tras tan­to: 101 femi­ci­dios y
trans­fe­mi­ci­dios, en 2020. 

24. ¡Una pri­mi­cia que ningún
medio qui­so tener! En Zava­le­ta, deci­die­ron remo­ver a los jefes del
ser­vi­cio de Pre­fec­tu­ra por haber libe­ra­do sus 4 consignas
deli­be­ra­da­men­te, ¡3 veces en un mis­mo día! Sí, esa mis­ma zona en la que
ase­si­na­ron a 4 per­so­nas en el últi­mo mes y medio, por el nego­cio del
nar­co, las Fuer­zas y el perio­dis­mo para­po­li­cial. Fue­ron remo­vi­dos cuando
lo pudi­mos demos­trar con fotos, pero si no hubie­ra suce­di­do lo mismo
que suce­de cuan­do no que­da regis­tro: nada. No salió en nin­gún medio. 

25.
En Sie­rras Chi­cas, El Sau­ce no posee red de agua pota­ble, así que
depen­de del camión que man­da la comu­na, pero sin una frecuencia
pre­es­ta­ble­ci­da: nues­tro meren­de­ro lle­gó a estar una sema­na sin agua. Y
oja­lá fue­ra el pro­ble­ma de ape­nas un barrio cor­do­bés: en el Yape, Elisa
con­vi­ve con 8 per­so­nas y una cloa­ca rebal­sa­da, sien­do hiper­ten­sa, pero
no tuvo res­pues­tas ni cua­dri­lla has­ta que no eti­que­ta­mos a los
res­pon­sa­bles en Ins­ta­gram. Y el «arre­glo» duró 24 horas. 

26.
Dis­tri­bui­dos en algu­nas pro­vin­cias median­te cade­nas de supermercados
que no exis­ten en otras regio­nes, los cua­der­ni­llos ela­bo­ra­dos por el
Minis­te­rio de Edu­ca­ción no están lle­gan­do a don­de más hacen falta,
mien­tras Cha­co y la Ciu­dad de Bue­nos Aires anun­cian que podrían «empe­zar
a eva­luar de mane­ra vir­tual». Mien­tras tan­to, en la vida real, nuestra
asam­blea de Jue­lla, en Jujuy, hoy debe orga­ni­zar­se para via­jar 8
kiló­me­tros has­ta Til­ca­ra, cada vez que nece­si­ta cone­xión o hacer alguna
impre­sión… Por eso, la Edi­ción Cua­ren­te­na de La Gar­gan­ta estará
dedi­ca­da ínte­gra­men­te a las niñas y niños de las barria­das, traduciendo
el con­te­ni­do lúdi­co y peda­gó­gi­co de los cua­der­ni­llos a nues­tra impronta,
nues­tra iden­ti­dad y nues­tra realidad. 

27. A 200
kiló­me­tros de Posa­das, en la Aldea Tacua­pí Mirí, los seres huma­nos toman
agua de un arro­yo y comen lo que cazan, como por ejem­plo gusa­nos, con
arroz, fideos o polen­ta, por­que no tie­ne ni un come­dor comu­ni­ta­rio. Hace
3 meses, lite­ral­men­te 3 meses, que no los visi­ta nin­gún agente
sanitario. 

28. A la som­bra de tan­tas fal­sas informaciones,
7 poli­cías fue­ron des­pla­za­dos en Misio­nes, por haber tras­la­da­do a un
pibe de 19 años duran­te cua­dras a fuer­za de los «reben­ca­zos» que le
daban des­de sus motos, en la Colo­nia Andre­si­to. Tam­po­co nadie publi­có su
grito. 

29. Y como nun­ca se tra­ta de «un caso ais­la­do», el
18 de abril, la Infan­te­ría de la mis­ma Poli­cía misio­ne­ra detu­vo a
Gus­ta­vo Que­ve­do en Desea­do, cuan­do iba al alma­cén. Ahí nomás, le
pidie­ron cor­dial­men­te “vein­te fle­xio­nes de bra­zos” y se lo llevaron
dete­ni­do, tam­bién a pun­ta de reben­que. Lo cagaron a palos y lo
libe­ra­ron, sin ela­bo­rar nin­gún acta, ¿para qué? 

30. El 1 de abril, en pleno ais­la­mien­to, el gobierno de
Cór­do­ba no tuvo mejor idea que sus­pen­der los pro­gra­mas de trabajo
pro­vin­cia­les: la inclu­sión labo­ral para adul­tos mayo­res, el primer
empleo e inser­ción pro­fe­sio­nal. Una pava­di­ta, que sólo les cagó la vida a
27 mil personas. 

31. A mayor atrin­che­ra­mien­to, mayor
deman­da de ener­gía y mayor ries­go eléc­tri­co. Sólo en el últi­mo mes, el
barrio por­te­ño de Fáti­ma pade­ció 3 incen­dios, que afec­ta­ron a 4
fami­lias, todos por explo­sio­nes, cor­to­cir­cui­tos y chis­pa­zos de cables,
en días de llu­via. Como hoy. Sólo una vez lle­ga­ron los bomberos. 

32.
El 17 de abril, 122 efec­ti­vos peni­ten­cia­rios de la Uni­dad Penal N°1 de
Corrien­tes fue­ron tes­tea­dos por ser con­tac­tos estre­chos de un contagiado
en San Luis del Pal­mar. Otros 4 agen­tes más resul­ta­ron posi­ti­vos. Y
enton­ces, este lunes, 20 inter­nos del Penal ini­cia­ron una huel­ga de
ham­bre pací­fi­ca pidien­do con­di­cio­nes de higie­ne y ais­la­mien­to para los
gru­pos de ries­go, ahí don­de se des­bor­da un 40% de superpoblación
car­ce­la­ria, por­que hay 670 pre­sos, en una uni­dad para 440. Al día
siguien­te, cer­ca de las 15, repri­mie­ron, hirie­ron a 12 pre­sos y
ase­si­na­ron a José Can­dia, quien esta­ba ter­mi­nan­do de cum­plir una condena
de 6 años por robo: 10 bala­zos, 7 de goma y 3 de plo­mo, antitumultos.
«Pero debe ser infor­ma­ción dis­cre­cio­nal». Son datos del Minis­te­rio de
Segu­ri­dad provincial. 

33. Rehe­nes del mis­mo colapso
ali­men­ta­rio que lle­gó a cua­dri­pli­car la deman­da en el barrio Pelli­cer de
Men­do­za, hace más de 25 días que nues­tras asam­bleas correntinas
debie­ran haber reci­bi­do el camión con la mer­ca­de­ría que le vienen
adeu­dan­do. La segui­mos esperando. 

34. La car­ga hora­ria del
«per­so­nal de salud ali­men­ta­ria» aumen­tó un 50% y tam­bién cre­ció un 30%
esa increí­ble plan­ta volun­ta­ria que nos per­mi­te sobre­vi­vir a la
emer­gen­cia, pero nece­si­ta­mos refor­zar una vez más el deses­pe­ra­do pedido
por dona­cio­nes, por­que que­dan pocas racio­nes y se aca­ba­ran a la
bre­ve­dad: #Con­ta­giá­So­li­da­ri­dad.

35. De los 50 casos
posi­ti­vos de Covid-19 en La Rio­ja, hoy 22 son labu­ran­tes de la salud,
por­que «no toman los recau­dos», según el gober­na­dor Ricar­do Quintela,
que no tie­ne nada que ver con todo eso, eh. 

36. Toda el
agua que lle­ga has­ta el Barrio Cata­ra­tas, en Puer­to Igua­zú, sale de dos
pozos en la zona alta, cuyo acce­so se libe­ra 2 días por sema­na. Los
veci­nos lle­van sus bal­des y se pasan inter­mi­na­bles horas espe­ran­do en el
mis­mo lugar. Los den­gues, también. 

37. Si bien hasta
recién no tenía­mos casos en la Villa 21 – 24, nos aca­ban de con­fir­mar el
pri­me­ro, tras las aler­tas de los dos posi­ti­vos en el Hos­pi­tal Pen­na, la
segun­da casa de toda una inmen­sa comu­ni­dad. A esa doble villa de
Barra­cas, el 70% del agua lle­ga con­ta­mi­na­da, cuan­do lle­ga, por­que además
hay pro­ble­mas de pre­sión. Y ahí vive nues­tro vecino San­tos Ruiz, que
tie­ne 59 años, dia­be­tes, hiper­ten­sión y difi­cul­ta­des car­día­cas: sólo
tie­ne agua de noche. Y hoy sobre­vi­ve con los bido­nes que le pro­vee su
asamblea. 

38. Entre las mayo­res preo­cu­pa­cio­nes para la
Patria Baja, sin dudas está el con­su­mo, pero no sólo ese con­su­mo que
abor­dan los noti­cie­ros con sus tra­duc­to­res macro­eco­nó­mi­cos, sino el
con­su­mo pro­ble­má­ti­co de sus­tan­cias que lle­gan don­de no lle­ga todo lo
demás: espe­cí­fi­ca­men­te en Villa 20 (Lugano), Bos­co II (San­tia­go del
Este­ro) y San Peters­bur­go (La Matan­za), hay muchí­si­mos adic­tos sin
res­pues­ta, ni con­ten­ción, por­que «no están reci­bien­do gen­te los centros
de rehabilitación».

39. A esta hora, todos los cen­tros de
día están cerra­dos y no se oye una pro­pues­ta del SEDRONAR, ni una
preo­cu­pa­ción del perio­dis­mo. Al igual que el clorhi­dra­to de cocaí­na, el
con­su­mo de paco pue­de cau­sar hiper­ten­sión arte­rial y cardiopatía
isqué­mi­ca, que se aso­cia ade­más con rab­do­mio­li­sis y la falla renal. No
por nada, quie­nes con­su­men base mues­tran cam­bios a nivel arte­rial que se
aso­cian al mayor ries­go car­dio­vas­cu­lar, sin con­tar el humo que afecta
al sis­te­ma res­pi­ra­to­rio. Y no se olvi­den, ¡el sis­te­ma hos­pi­ta­la­rio será
el mis­mo para todos! No bas­ta salu­dar­se con los codos.

40.
Has­ta aho­ra, en la Ciu­dad Autó­no­ma de Bue­nos Aires hubo al menos un caso
de vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal por día, des­de que comen­zó la cua­ren­te­na. Y
no lo deci­mos noso­tros, ni la pren­sa, lo dice un infor­me del Ministerio
Públi­co de Defensa.

Refe­ren­te de La Pode­ro­sa

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *