Argen­ti­na. La cul­pa y la locura

Por Lea Ross, para Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 de Abril de 2020

No pare­ce casual que si uno orde­na las pro­duc­cio­nes fíl­mi­cas y tele­vi­si­vas que pro­ta­go­ni­zó Gui­ller­mo Fran­ce­lla, se obser­va una pau­la­ti­na corro­sión de los cimien­tos que sos­tie­nen a la fami­lia como ins­ti­tu­ción. En uno de los capí­tu­los de Casa­dos con hijos, la fami­lia Argen­to se pone tris­te al ente­rar­se que Pepe no se había roba­do un millo­na­rio fon­do de un ban­co. Lue­go de que el patriar­ca se va a tra­ba­jar a la zapa­te­ría, su espo­sa Moni, inter­pre­ta­da por Flo­ren­cia Peña, tra­ta de con­so­lar a sus “chi­qui­tos”, al recor­dar­les que aun­que no sean millo­na­rixs, lo impor­tan­tes era estar unidxs, por­que lo pri­me­ro… es la fami­lia, con músi­ca de fon­do de Igna­cio Copa­ni “Los domin­go en fami­lia”, mien­tras llo­ra­ban de tristeza.

Lxs Argen­to son la con­tra­ca­ra de lxs Ben­ve­nu­to, aque­lla tira-fami­lia que cele­bra­ba los almuer­zos domin­gue­ros, con copa en mano. Las dos tiras con­clu­ye­ron sus emi­sio­nes en 1995 y 2005. En el medio, la peor cri­sis finan­cie­ra del país (jus­to cuan­do la TV pasa­ba Poné a Fran­ce­lla, con el sketch de “La nena”, don­de un padre en fami­lia se pone en vilo si ceder ante la ten­ta­ción, con la inevi­ta­ble con­se­cuen­cia direc­ta de per­der a su espo­sa e hija; cuyo des­en­la­ce jamás se lle­gó a filmarse).

El nume­ro­so clan noven­te­ra a la ita­lia­na, con fideos y taran­te­las, en una exten­sa mesa rec­tan­gu­lar, “en las bue­nas y en las malas”, man­te­nía esa con­ten­ción lue­go de la hiper­in­fla­ción alfon­si­nis­ta y una con­ver­ti­bi­li­dad a un rum­bo incier­to. Para la segun­da mitad de los noven­ta, lue­go del “efec­to tequi­la”, Fran­ce­lla pade­ce­ría el nido vacío al des­pe­dir­se de su hija en Un argen­tino en Nue­va York (1998), don­de la gene­ra­ción más joven debe sal­var­se en el afue­ra ante la deba­cle de su tie­rra natal.

Y a pos­te­rior del 2001, la fami­lia dejó sus cos­tum­bres tanas y pasó a la hela­de­ra vacía y reple­ta de pega­ti­nas para deli­verys, y una mesa redon­da chue­ca. No solo la pro­cla­ma del regre­so de Casa­dos con hijos –rema­ke de la sit­com esta­dou­ni­den­se Married witch chil­dren- en detri­men­to de Los Ben­ve­nu­to pasa por un recuer­do gene­ra­cio­nal laten­te, sino de su tras­na­cio­na­li­dad: hoy nos acer­ca­mos más a Holly­wood que a Ita­lia. Por eso la con­tra­dic­ción que los per­so­na­jes de Moni y María Ele­na toda­vía por­ten el ape­lli­do de sus mari­dos. El pesi­mis­mo psi­có­ti­co yan­quee otor­ga una sali­da crea­ti­va más cómo­da que el mora­lis­mo de una “fami­glia”; de ahí que Fran­ce­lla encar­na a Arquí­me­des Puc­cio en El clan (2015), para reci­bir los gol­pes de su hijo en una cel­da e inclu­so con­tem­plan­do su inten­to de suicidio.

En ese mis­mo año, una déca­da des­pués de la tira cómi­ca de lxs Argen­to, la actriz Éri­ca Rivas vol­vió a enca­de­nar­se a aquel per­so­na­je que la que­dó refe­ren­cia­da, a lle­var­la a la pan­ta­lla gran­de de la mano de Rela­tos sal­va­jes, de Damián Szi­frón. En las seis his­to­rias, la volun­tad de ir a cazar a un indi­vi­duo-otro qui­zás sea una cús­pi­de de hacia dón­de ha lle­ga­do el cos­ta­do auto­des­truc­ti­vo del mode­lo de habi­tan­te de estas tie­rras, en un mun­do glo­bal don­de tam­bién la diri­gen­cia de la peor cas­ta tam­bién ascien­de a un voto. De los seis rela­tos sal­va­jes, es el últi­mo, el de la fies­ta del matri­mo­nio, aque­lla don­de Rivas vuel­ve a tener su psi­co­pa­tía, y que lue­go de tan­to des­fal­co, se cie­rra con la con­su­ma­ción hor­mo­nal de su recien­te mari­do, bajo na con­ci­lia­ción en éxta­sis. El cojer es el (re)conocer a otro.

Pero si hay una pelí­cu­la en don­de Éri­ca Rivas mues­tra su esplen­dor es en la obra de Anahí Ber­ne­ri Por tu cul­pa (2010), al inter­pre­tar a Julie­ta, una madre que cui­da a sus dos revol­to­sos hijos y uno se las­ti­ma. Deses­pe­ra­da, Julie­ta los lle­va a una clí­ni­ca. El per­so­nal médi­co comien­za a sos­pe­char que los meno­res sufrie­ron un ata­que. La sos­pe­cha es res­pi­ra­da por Julie­ta y tra­ta de pedir ayu­da a su espo­so, su madre o a quién sea para que no la dejen sola.

Lue­go de una hora, lle­ga al hos­pi­tal su espo­so Gui­ller­mo (no Fran­ce­lla, pero casi), para res­ca­tar­la. Pero cuan­do salen del esta­ble­ci­mien­to sani­ta­rio, la voz mas­cu­li­na escu­pe una fuer­te car­ga con­tra Julie­ta. Echar la cul­pa es una mues­tra de autoridad.

Por tu cul­pa podría ser una pre­cur­so­ra del “Ni Una Menos”, que esta­lla­ría un lus­tro des­pués de su estreno. ¿No es aca­so el Ni Una Menos la ampli­fi­ca­ción de la len­te enfo­ca­da sobre la vio­len­cia que ocu­rre aden­tro de los hoga­res, rom­pien­do la regla que esti­pu­la­ba que solo los meno­res de edad podían ser víc­ti­mas? Tan­to la pala­bra de los magis­tra­dos como los for­ma­do­res de opi­nión, la mira­da puni­ti­vis­ta sobre la vio­len­cia se redu­cía bajo la fór­mu­la de divi­sión gene­ra­cio­nal y no de géne­ro, don­de todo adul­to man­te­nía su sol de vic­ti­ma­rio y que si exis­tie­se un con­flic­to entre adul­tes, entre los padres y las madres, era cata­lo­ga­do como “pro­ble­ma domés­ti­co” y por ende una cues­tión aje­na a la justicia.

Por eso, mien­tras el noti­cie­ro en aque­llos tiem­pos ponía zóca­los ince­san­tes de “Con los chi­cos, no” para mani­fes­tar el recha­zo a la vio­len­cia infan­til, Pepe Argen­to se la pasa­ba ahor­can­do a su espo­sa, al son de las risas del público.

Mien­tras que Julie­ta podría ser tan res­pon­sa­ble como los espec­ta­do­res poda­mos sen­ten­ciar (como reír con lxs Argen­to). Pero es en la cul­pa don­de sir­ve de esca­lón para posi­cio­nar las jerar­quías e impo­ner la supe­rio­ri­dad, bajo el espe­jis­mo de una rela­ción simé­tri­ca en la cama, cuyo silen­cio es ensor­de­ce­dor solo para una de las partes.

*Fuen­te: La Luna con Gatillo

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *