Argen­ti­na. El Gobierno incen­ti­va el uso de agro­tó­xi­cos con una baja de aranceles

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 abril, 2020 

El Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res argen­tino redujo
aran­ce­les para poten­ciar la impor­ta­ción de insu­mos para la fabricación
de agro­tó­xi­cos en el país, en una manio­bra que impli­ca un bene­fi­cio para
las mul­ti­na­cio­na­les pro­duc­to­ras de her­bi­ci­das, dise­ña­dos para controlar
las male­zas de cul­ti­vos como maíz, soja, caña de azú­car, algo­dón, yerba
mate y taba­co, entre tan­tos otros. 

La reso­lu­ción la impul­só el Minis­te­rio a car­go del mis­mo minis­tro que hace 25 años le abrió la puer­ta a la siem­bra direc­ta y los paque­tes tec­no­ló­gi­cos can­ce­rí­ge­nos en nues­tro país: Feli­pe Solá, por aque­llos años secre­ta­rio de Agri­cul­tu­ra, Gana­de­ría, Pes­ca y Ali­men­ta­ción del gobierno de Car­los Saúl Menem y hoy minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res, Comer­cio Inter­na­cio­nal y Culto.

El acuer­do lo impul­só Argen­ti­na pero rige para los paí­ses del
Mer­co­sur e impli­ca una reduc­ción del aran­cel para la impor­ta­ción de
esas sus­tan­cias den­tro del blo­que regio­nal. Argen­ti­na hizo pun­ta en el
pedi­do 
a pesar del recla­mo cons­tan­te de gran par­te de
la pobla­ción para redu­cir o eli­mi­nar el uso de agro­tó­xi­cos en los
cul­ti­vos por el com­pro­ba­do daño cau­sa­do en la salud
de los habi­tan­tes y del medio ambiente.

El acuer­do de reba­jas aran­ce­la­rias fue soli­ci­ta­do por la
Argen­ti­na y se con­cre­tó en una reu­nión en la capi­tal uru­gua­ya de
Montevideo.

Suges­ti­va­men­te, el minis­te­rio a car­go de Solá no informó
ofi­cial­men­te acer­ca de este acuer­do ni a tra­vés de sus voce­ros ni en su
pági­na don­de cuen­ta las nove­da­des casi a dia­rio.
La noti­cia tras­cen­dió por haber sido publi­ca­do en el Bole­tín Ofi­cial. Ni en las cuen­tas ofi­cia­les de las redes socia­les ni en otro sitio se infor­mó del tema.

Por el País se comu­ni­có con el telé­fono per­so­nal del
voce­ro del fun­cio­na­rio, que nun­ca res­pon­dió a la requi­si­to­ria a pesar
de los insis­ten­tes mensajes. 

En todos los casos, los aran­ce­les a apli­car son del 2 por
cien­to sobre el valor FOB de la mer­ca­de­ría ingre­sa­da extra zona. El
valor FOB es el valor de la mer­can­cía pues­ta a bor­do de un transporte
marí­ti­mo, e
l cual abar­ca tres con­cep­tos: cos­to de la mer­can­cía en el país de ori­gen, trans­por­te de los bie­nes y dere­chos de exportación.

Qué es cada compuesto

Los afec­ta­dos por la «reba­ja» del gobierno son los com­pues­tos quí­mi­cos emplea­dos para la fabri­ca­ción de agro­tó­xi­cos: mono­iso­pro­pi­la­mi­na y sus sales, con un cupo de 26.282 tone­la­das; y dime­ti­la­mi­na, con un lími­te de 6000 toneladas.

La mono­iso­pro­pi­la­mi­na es uno de los com­po­nen­tes cla­ve de la atra­zi­na, un her­bi­ci­da selec­ti­vo que controla
male­zas de hoja ancha y gra­mí­neas en los cul­ti­vos de maíz, sorgo
gra­ní­fe­ro, lino, caña de azú­car y té. Tam­bién se uti­li­za para fabricar
otros her­bi­ci­das basa­dos en gli­fo­sa­to, el ingre­dien­te acti­vo de una de los her­bi­ci­das más usa­dos en la agri­cul­tu­ra actual, Round Up

La atra­zi­na fue prohi­bi­da en la Unión Euro­pea en 2004 por su per­sis­ten­te con­ta­mi­na­ción de las aguas sub­te­rrá­neas. En cam­bio los Esta­dos Uni­dos se uti­li­za amplia­men­te. Algu­nos
de sus efec­tos en la salud: des­equi­li­bra el sis­te­ma endo­crino, es
can­ce­rí­geno, pro­vo­ca bajos nive­les de esper­ma en hom­bres, cau­sa daños al
feto
en desa­rro­llo, aler­gias, alte­ra­cio­nes del sis­te­ma ner­vio­so, alte­ra el sis­te­ma inmu­no­ló­gi­co, entre otras. 

La dime­ti­la­mi­na se uti­li­za, entre otras cosas, como fun­gi­ci­da agrí­co­la. La expo­si­ción a atmós­fe­ras con­ta­mi­na­das con dime­ti­la­mi­na son extre­ma­da­men­te irri­tan­tes: afec­ta los teji­dos de las vías
res­pi­ra­to­rias, ojos y piel. Su inha­la­ción pue­de tener consecuencias
fata­les como resul­ta­do de espas­mo, infla­ma­ción y ede­ma de larin­ge y
bron­quios, neu­mo­ni­tis quí­mi­ca y ede­ma pul­mo­nar.
La exposición
de los ojos a altas con­cen­tra­cio­nes pue­de pro­vo­car ulce­ra­ción de la
cór­nea, con­jun­ti­va y la des­truc­ción de todos los teji­dos oculares.

Un pedi­do urgen­te que ya lle­va años

En dece­nas de pun­tos del país, en espe­cial Entre Ríos, San­ta Fe, Bue­nos Aires y Cór­do­ba, la lucha con­tra los agro­tó­xi­cos tie­ne una expli­ca­ción: cán­cer,
abor­tos, mal­for­ma­cio­nes, aler­gias, der­ma­ti­tis, enfermedades
res­pi­ra­to­rias y diges­ti­vas, entre otras pato­lo­gías, son denun­cia­das día a
día ante los fun­cio­na­rios, que lejos de entre­gar una solu­ción a la pobla­ción finan­cian con dine­ro del esta­do una reduc­ción impo­si­ti­va para seguir envenenando. 

El argu­men­to de Argen­ti­na. «La exis­ten­cia de pro­duc­ción regio­nal de
un bien simi­lar, pero el mis­mo no posee las carac­te­rís­ti­cas exi­gi­das por
el pro­ce­so pro­duc­ti­vo de la indus­tria del país solicitante.

La Red de
Médi­cos de Pue­blos Fumi­ga­dos pre­ci­só que el uso de agro­tó­xi­cos pasó de
30 millo­nes de litros (en 1990) a 300 millo­nes anua­les en 2011 (200
millo­nes son gli­fo­sa­to). De dos litros del her­bi­ci­da gli­fo­sa­to por
hec­tá­rea se incre­men­tó a entre ocho y doce litros.

En 17 paí­ses está prohi­bi­do el uso del gli­fo­sa­to y en
Ale­ma­nia ‑país al que per­te­ne­ce la empre­sa Bayer-Mon­san­to- se deja­rá de
usar el 31 de diciem­bre de 2023.
Mien­tras tan­to, Argen­ti­na poten­cia su uso des­de el Estado.

«¿De la pan­de­mia del agro­ne­go­cio quién nos cui­da?«,
es la pre­gun­ta que se hacen más de 100 orga­ni­za­cio­nes cam­pe­si­nas y
socio­am­bien­ta­les lue­go de denun­ciar fumi­ga­cio­nes con agro­tó­xi­cos durante
la cua­ren­te­na.
San­tia­go del Este­ro, San­ta Fe, Entre Ríos y
Bue­nos Aires, son algu­nas de las pro­vin­cias don­de el agro­ne­go­cio arrojó
vene­nos sobre la pobla­ción en días de cua­ren­te­na, don­de apa­ren­te­men­te se
cui­da­ba la salud.

Mon­san­to y su des­em­bar­co en Argentina

El 25 de mar­zo de 1996 el gobierno de Car­los Menem auto­ri­zó la
pri­me­ra soja trans­gé­ni­ca con un trá­mi­te veloz de sólo 81 días y en base a
estu­dios de la pro­pia empre­sa Mon­san­to, según denun­ció el periodista
espe­cia­li­za­do Darío Aran­da. Para apro­bar­lo, 
Feli­pe Solá invo­có un dic­ta­men jurí­di­co que aún no se había firmado. 

Dos déca­das des­pués, el 60 por cien­to de la tie­rra cul­ti­va­da tie­ne un sólo cul­ti­vo y se uti­li­zan, cada año, 200 millo­nes de litros de gli­fo­sa­to. Sus con­se­cuen­cias: récord de des­mon­tes, uso masi­vo de agro­tó­xi­cos y sus con­se­cuen­cias sobre la salud y el medio ambien­te, inun­da­cio­nes, des­alo­jos a cam­pe­si­nos y pue­blos indí­ge­nas, con­cen­tra­ción de tie­rras en pocas manos y más pobreza.

fuen­te: Porelpaís

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *