Puer­to Rico. Decla­ra­ción de la Jor­na­da Nacio­nal de la lucha por la Tie­rra: «Se aca­ba­ron las promesas»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 abril 2020

La emer­gen­cia que supo­ne la pan­de­mia del COVID-19 nue­va­men­te deve­la la
pre­ca­rie­dad e incer­ti­dum­bre ali­men­ta­ria de nues­tras pobla­cio­nes. Es
evi­den­te que el virus ha afec­ta­do y mos­tra­do la cri­sis del capi­ta­lis­mo y
como sus estruc­tu­ras en vez de ali­viar y sub­sa­nar even­tos como este,
más bien exa­cer­ban la injus­ti­cia, la mala dis­tri­bu­ción de los recur­sos y
la toma de desicio­nes que ante­po­nen el lucro des­me­di­do ante la vida de
la gen­te. Prue­ba de esto es la cade­na de nefas­tas desicio­nes del
gobierno colo­nial de Puer­to Rico repre­sen­ta­do por Wan­da Vázquez
con­sis­ten­te­men­te ha eje­cu­ta­do. Pér­di­da de derechos,represión poli­cial, corrup­ción, irresponsabilidad,
per­so­nas en nece­si­dad, son algu­nas de las situa­cio­nes que hoy estamos
enfren­tan­do como pueblo.Somos tes­ti­gos una vez más de cómo el estado
colo­nial está al ser­vi­cio del capi­tal y los gran­des intere­ses y no de
sus pobla­cio­nes, en espe­cial las más vul­ne­ra­bles. Enten­de­mos la
impor­tan­cia del distanciamiento
físi­co y la cua­ren­te­na y como pue­blo hemos sido res­pon­sa­bles en ello,
pero las polí­ti­cas repre­si­vas y enmar­ca­das en aspec­tos reli­gio­sos no
sólo son anti­cons­ti­tu­cio­na­les, son cau­san­tes de la pér­di­da de vida.

La ali­men­ta­ción de nues­tras pobla­cio­nes ha sido eje cen­tral en las
dis­cu­sio­nes públi­cas y accio­nes de dife­ren­tes gru­pos y comunidades.
Igual­men­te ha des­per­ta­do el uso de mer­ca­dear las producciones
direc­ta­men­te a la gen­te, eli­mi­nan­do el his­tó­ri­co inter­me­dia­rio, que
pue­de deven­gar has­ta un 500% de la ganan­cia por enci­ma de quie­nes lo
pro­du­cen. Se ha evi­den­cia­do cómo el sis­te­ma agroalimentario
y las cade­nas de dis­tri­bu­ción son injus­tos y reper­cu­ten en más pobreza
para los pro­duc­to­res agrí­co­las, en espe­cial para la peque­ña agri­cul­tu­ra y
para las pobla­cio­nes que pagan el incre­men­to injus­to de los
intermediarios.

Actual­men­te, des­de nues­tros espa­cios de pro­duc­ción agrí­co­la, pro­ce­sa­mien­to y dis­tri­bu­ción autogestionada,
hemos redo­bla­do esfuer­zos para poblar nues­tra tie­rra de semi­llas que
flo­rez­can en comi­da, esto bajo el enten­di­mien­to que la pro­duc­ción está
enmar­ca­da en ali­men­tar al pue­blo, no bajo la pre­mi­sa sis­té­mi­ca de que la
pro­duc­ción de ali­men­tos va des­ti­na­da al lucro des­me­di­do de los emporios
agroindustriales. 

Para con­so­li­dar un pro­yec­to de país que via­bi­li­ze la pro­duc­ción agrícola
y pecua­ria, nece­si­ta­mos más dis­po­ni­bi­li­dad de tie­rra. Nosotrxs, quienes
nos orga­ni­za­mos para pro­du­cir y sem­brar, las juven­tu­des que han asumido
su rol his­tó­ri­co de poblar y pro­du­cir el cam­po, los habitantes
cam­pe­sinxs y agri­cul­torxs que lle­van toda la vida ali­men­tan­do sus
comu­ni­da­des y las pobla­cio­nes que nece­si­tan el sus­ten­to, no con­ta­mos con
una polí­ti­ca social y públi­ca que haga dis­po­ni­ble la tie­rra para
sem­brar y desa­rro­llar una vida pro­duc­ti­va. Nues­tras capacidades
pro­duc­ti­vas como pue­blo son amplias pero el acce­so a los recur­sos que
hacen esto posi­ble son limi­ta­dos o solo acce­si­bles al gran capi­tal y los
gran­des intereses.

Nece­si­ta­mos urgen­te­men­te dis­po­ni­bi­li­dad de tie­rra, semi­llas y capa­ci­ta­cio­nes para incre­men­tar nues­tras producciones,disminuir la depen­den­cia ali­men­ta­ria y esta­ble­cer un nue­vo sis­te­ma agroalimentario
que sea jus­to tan­to como para los y las pro­duc­to­ras como para las
pobla­cio­nes. Como pue­blo agrí­co­la y pro­duc­ti­vo, y, en el con­tex­to de la
emer­gen­cia del COVID-19, exigimos:

1. Para aten­der la
nece­si­dad ali­men­ta­ria de nues­tras pobla­cio­nes pro­duc­to de la mer­ma en
pro­duc­ción mun­dial y tras­to­que de las cade­nas de dis­tri­bu­ción por la
emer­gen­cia del COVID-19, exi­gi­mos acce­so a tie­rra para la producción
agrí­co­la, comen­zan­do inme­dia­ta­men­te con la dis­tri­bu­ción de terrenos
públi­cos en desuso, en miras de cons­truir una Refor­ma Agra­ria Inte­gral y
jus­ta, que igual­men­te haga dis­po­ni­ble toda la tie­rra cul­ti­va­ble para el
bien común, inclu­yen­do los mejo­res terre­nos ubi­ca­dos en el sur de la
isla y actual­men­te aca­pa­ra­dos ile­gal­men­te por las mul­ti­na­cio­na­les de la bio­tec­no­lo­gía trans­gé­ni­ca, que no pro­du­cen ali­men­to y enfer­man a nues­tras comunidades.
2. El mane­jo de la dis­tri­bu­ción de tie­rra cuen­te con un gru­po de
pro­fe­sio­na­les y miem­bros de las comu­ni­da­des para velar que está
redis­tri­bu­ción de la tie­rra públi­ca vaya en manos de les agricultores
sin tie­rra o con poco espa­cio dis­po­ni­ble y no para las agro empre­sas y
mul­ti­na­cio­na­les aso­cia­das a la corrup­ción par­ti­dis­ta, como his­tó­ri­ca­men­te a ocurrido.
3. Dete­ner INMEDIATAMENTE el aco­so y opre­sión poli­cial a nuestros
agri­cul­to­res en el con­tex­to del toque de que­da incons­ti­tu­cio­nal para que pue­dan pro­du­cir y hacer dis­po­ni­ble los ali­men­tos sin mie­do.
4. Crear polí­ti­cas salu­bris­tas en el agro para evi­tar el contagio 
5. Crear legis­la­ción de emer­gen­cia para subir los sala­rios a los y las
tra­ba­ja­do­res agrí­co­las e incre­men­tar el sub­si­dio esta­tal en las nóminas
de estos tra­ba­ja­do­res que gene­re y mul­ti­pli­que empleos para la
pro­duc­ción de ali­men­tos, igual­men­te atien­de el pro­ble­ma de desempleo.
6. Libe­rar la estruc­tu­ra y coci­nas de los come­do­res esco­la­res para
trans­for­mar­los en Cen­tros de Aco­pio y Pro­ce­sa­mien­to de Ali­men­tos durante
la emer­gen­cia , estos están cer­ti­fi­ca­dos y sus empleadxs tam­bién para
pro­ce­sar y mane­jar ali­men­tos.
7. Exi­gi­mos des­de nuestras
comu­ni­da­des incre­men­tar las prue­bas del COVID-19, enten­de­mos que el
con­ta­gio es mucho mayor que los núme­ros del gobierno, sin pruebas
masi­vas no sabe­mos a cien­cia cier­ta la can­ti­dad y mag­ni­tud de los
con­ta­gios.
8. Hacer dis­po­ni­ble a la pobla­ción el uso de la tarjeta
del PAN para com­prar direc­ta­men­te a los y las agri­cul­to­ras, crear
pro­gra­mas de emer­gen­cia para hacer via­ble esto con cele­ri­dad.
9.
Empla­za­mos al Depar­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra a que atien­da los recla­mos de
los y las agri­cul­to­ras para incre­men­tar la pro­duc­ción de ali­men­tos de
mane­ra expe­di­ta y que haga via­ble la dis­tri­bu­ción de tie­rras públi­cas en
desuso que atien­da la emer­gen­cia ali­men­ta­ria vigen­te.
10. Tra­ba­jar y cons­truir de mane­ra mul­ti­sec­to­rial y comu­ni­ta­ria la Sobe­ra­nía Ali­men­ta­ria de Puer­to Rico.

Indis­tin­ta­men­te si el gobierno colo­nial asu­me la responsabilidad
que le ata­ñe duran­te esta emer­gen­cia pan­dé­mi­ca, des­de la construcción
del poder popu­lar y la auto­ges­tión radi­cal con­ti­nua­re­mos organizando
ini­cia­ti­vas ali­men­ta­rias y comu­ni­ta­rias, pro­du­cien­do y pro­ce­san­do y
cuan­do nues­tros lími­tes pro­duc­ti­vos por fal­ta de tie­rra así lo
deter­mi­nen, esta­re­mos uti­li­zan­do los recur­sos que por dere­cho nos
corres­pon­den, por­que esta vez la sobre­vi­ven­cia colec­ti­va así lo
dis­po­nen. La ali­men­ta­ción y per­pe­tui­dad de la vida, en espe­cial de las
pobla­cio­nes en ries­go, van por enci­ma de cual­quier con­si­de­ra­ción, en
espe­cial si estás par­ten de la injus­ti­cia, el afán de lucro y la
insensibilidad.

“La lucha por la tie­rra es la lucha por la vida”

Jor­na­da Se Aca­ba­ron Las Pro­me­sas
Red Agro­eco­ló­gi­ca Estu­dian­til de Bori­kén
Cen­tro de Apo­yo Mutuo de Utua­do
Hacien­da Agro­eco­ló­gi­ca Rena­cer
Colec­ti­vo Agro­eco­ló­gi­co Nabo­rias Coop
Huer­to Urbano del Calle­jón Tru­ji­llo
Zur­da Music
Cen­tro de Apo­yo Mutuo Jíba­ro de Lares
Uni­ta­ria Común
Cen­tro de Apo­yo Mutuo Jíba­ro de Camuy
Fin­ca Escue­la Soli­da­ri­dá
Cen­tro de Apo­yo a Movi­mien­tos Socia­les y Acti­vis­tas
El Acervo

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *