Pen­sa­mien­to crí­ti­co. El pro­yec­to éti­co-polí­ti­co de Anto­nio Gramsci

Fran­cis­co Fer­nán­dez Buey, El Vie­jo Topo /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​27 de abril de 2020

Pen­sad

cuan­do habléis de nues­tras debi­li­da­des tam­bién en el tiem­po tenebroso

del que os habéis librado.

Por­que noso­tros anduvimos

cam­bian­do más de tie­rra que de zapa­tos por la gue­rra de cla­ses, desesperados,

cuan­do sólo había injus­ti­cia y nin­gu­na rebe­lión. Y sin embar­go sabemos:

tam­bién el odio con­tra la baje­za tuer­ce los rasgos

tam­bién la cóle­ra con­tra la injus­ti­cia enron­que­ce la voz.

Sí, noso­tros,

que que­ría­mos pre­pa­rar la tie­rra para la amis­tad no pudi­mos ser amistosos.

Ber­tolt Brecht, «A los por nacer»

Cohe­ren­cia entre el decir y el hacer

Anto­nio Grams­ci ha sido el comu­nis­ta mar­xis­ta más ori­gi­nal del perío­do de entre­gue­rras y, pro­ba­ble­men­te con Gue­va­ra, el más apre­cia­do inter­na­cio­nal­men­te de los comu­nis­tas mar­xis­tas que vivie­ron en el siglo XX. El his­to­ria­dor bri­tá­ni­co Eric Hobs­bawm recor­da­ba hace unos cuan­tos años que, duran­te la déca­da de los ochen­ta, Anto­nio Grams­ci se había con­ver­ti­do en el pen­sa­dor ita­liano más repe­ti­da­men­te cita­do en las publi­ca­cio­nes mun­dia­les de huma­ni­da­des y cien­cias sociales.

Sin duda, esto últi­mo tie­ne una expli­ca­ción. Se debe, en pri­mer lugar, a que su bio­gra­fía con­mue­ve a toda per­so­na sen­si­ble; y, en segun­do lugar, al gran inte­rés que des­per­ta­ron en muchos paí­ses del mun­do tres colec­cio­nes de escri­tos suyos: las inter­ven­cio­nes polí­ti­cas y polí­ti­co-cul­tu­ra­les de los años 1916 a 1926; los trein­ta y tres cua­der­nos que redac­tó duran­te el lar­go perío­do car­ce­la­rio al que fue con­de­na­do por el fas­cis­mo mus­so­li­niano, cono­ci­dos como Qua­der­ni del car­ce­re; y al más de medio millar de car­tas que envió a fami­lia­res y ami­gos, entre los años 1927 y 1937, des­de aque­llas pri­sio­nes y des­de las clí­ni­cas por las que tuvo que pasar ya al final de su vida.

Pero, por otra par­te, un joven euro­peo que quie­ra hoy leer a Grams­ci con cal­ma y dedi­ca­ción pue­de encon­trar­se con el pro­ble­ma de que sus obras no estén dis­po­ni­bles en las prin­ci­pa­les libre­rías. Inclu­so en Ita­lia, el país de Grams­ci, ha habi­do para­dó­ji­ca­men­te un momen­to, a fina­les de la últi­ma déca­da, en que no se podía encon­trar en libre­rías la prin­ci­pal edi­ción de escri­tos grams­cia­nos, la edi­ción crí­ti­ca de los Qua­der­ni del car­ce­re pre­pa­ra­da en la déca­da de los seten­ta por Valen­tino Gerra­ta­na y publi­ca­da por la edi­to­rial Einau­di. Hizo fal­ta una cam­pa­ña inter­na­cio­nal de estu­dio­sos grams­cia­nos para paliar esa situa­ción. Y en otros paí­ses euro­peos en los que Grams­ci se ha leí­do bas­tan­te, por ejem­plo en Espa­ña, tam­po­co es fácil encon­trar hoy en día en libre­rías edi­cio­nes de los escri­tos de Gramsci.

Esta situa­ción para­dó­ji­ca se expli­ca por la des­con­fian­za que, por lo gene­ral, sus­ci­tan en los últi­mos años los tér­mi­nos «comu­nis­ta» y «mar­xis­ta». Lo cual tie­ne, evi­den­te­men­te, su reper­cu­sión en la indus­tria de la cul­tu­ra y en el mer­ca­do del libro. Cuan­do algo sus­ci­ta des­con­fian­za todo aque­llo que ten­ga que ver con ese algo, inde­pen­dien­te­men­te de su valor, se ve afec­ta­do. Y si Grams­ci ha sido, como fue, un comu­nis­ta mar­xis­ta es lógi­co que los jóve­nes, que han sido edu­ca­dos ya en la des­con­fian­za y en el des­pre­cio por todo lo que repre­sen­tó el comu­nis­mo mar­xis­ta, ten­gan de entra­da una cier­ta pre­ven­ción ante su obra.

Ante situa­cio­nes así sue­le ser inú­til tra­tar de adoc­tri­nar a los más jóve­nes des­de las altu­ras del cono­ci­mien­to de quien sabe que Grams­ci es ya un «clá­si­co» y que la lec­tu­ra de los clá­si­cos debe­ría ser obli­ga­to­ria. Como dijo el poe­ta, «lo peor es creer que se tie­ne razón por haber­la teni­do». No hay clá­si­cos obli­ga­to­rios.[1] Y menos en una épo­ca pos­mo­der­na en la que los «clá­si­cos» de tu canon tiran de la bar­ba a los clá­si­cos de mi canon y unos y otros son pues­tos en cua­ren­te­na por los clá­si­cos del canon del de más allá. Siem­pre ha habi­do clá­si­cos inac­tua­les y situa­cio­nes en las que tal o cual pen­sa­dor adquie­re la cate­go­ría de clá­si­co que tiem­po atrás no tenía. Mon­taig­ne, por ejem­plo, no solía estar entre los clá­si­cos casi obli­ga­to­rios hace unas déca­das; hoy lo está. Karl Kraus, el autor de Los últi­mos días de la huma­ni­dad, pron­to será un clá­si­co obli­ga­to­rio si la idea de que hay «gue­rras huma­ni­ta­rias» cua­ja en este cam­bio de siglo y de mile­nio, como pare­ce que está cuajando.

Así pues, para entrar hoy en día en la vida y la obra de Anto­nio Grams­ci, tan­to más si no se es comu­nis­ta y mar­xis­ta y no se está, por tan­to, ya bien pre­dis­pues­to, hace fal­ta un esfuer­zo suple­men­ta­rio. Hacen fal­ta afi­ción a la memo­ria his­tó­ri­ca, una cier­ta sen­si­bi­li­dad sen­ti­men­tal y un poco de espí­ri­tu com­pa­si­vo, de pie­dad ante la tra­ge­dia del hom­bre en su his­to­ria. Tres cosas que, por cier­to, coti­zan a la baja en el mer­ca­do de valo­res. Por eso creo que la mejor mane­ra de cap­tar la bene­vo­len­cia de un lec­tor así es releer jun­tos los ver­sos de Ber­tolt Brecht en el poe­ma dedi­ca­do a los que ven­drán, a los por nacer, a los hom­bres del futu­ro, que van a ser­vir de lema a esta noti­cia de Grams­ci. Aque­llos ver­sos están escri­tos por los años en que Anto­nio Grams­ci sufría en las cár­ce­les de Mus­so­li­ni y expre­san muy bien lo que ha sido el sen­tir de los revo­lu­cio­na­rios de la época.

El que des­de expe­rien­cias y viven­cias muy dife­ren­tes, y duran­te muchos años, haya habi­do una coin­ci­den­cia tan gran­de de opi­nio­nes sobre Grams­ci (y sobre Gue­va­ra) se debe a algo que debe­mos sub­ra­yar en segui­da por obvio que sea: lo que, más allá de las dife­ren­cias cul­tu­ra­les, se apre­cia y se valo­ra en Grams­ci (y en Gue­va­ra) es la cohe­ren­cia entre su decir y su hacer. Por eso al cabo de los años se les pue­de seguir con­si­de­ran­do, con ver­dad, como ejem­plo vivo de aque­llos idea­les éti­co-polí­ti­cos por los que combatieron.

¿Qué es lo que hace de Grams­ci un per­so­na­je tan uni­ver­sal­men­te apre­cia­do en estos tiem­pos difí­ci­les para el comu­nis­mo y para los mar­xis­mos? Que sien­do, como era, un diri­gen­te se entre­gó a la rea­li­za­ción de su idea, de su pro­yec­to, como uno más, sin poner­se a sí mis­mo como excep­ción de lo que pre­co­ni­za­ba ni inten­tar racio­na­li­zar ideo­ló­gi­ca­men­te, como hicie­ron otros, la excep­cio­na­li­dad del yo mis­mo que se quie­re colec­ti­vo, que se quie­re un noso­tros. Para valo­rar sufi­cien­te­men­te esta apro­xi­ma­ción entre el yo y el noso­tros en la per­so­na lla­ma­da Grams­ci sólo hay que fijar­se en su for­ma de enten­der la rela­ción entre el filo­so­far espon­tá­neo («todos los hom­bres son filó­so­fos», escri­bió) y filo­so­fía en sen­ti­do téc­ni­co (refle­xión crí­ti­ca par­ti­cu­la­ri­za­da acer­ca de las pro­pias prác­ti­cas, de las pro­pias con­cep­cio­nes del mun­do), o en su for­ma de enten­der la rela­ción entre inte­lec­tua­les en sen­ti­do res­trin­gi­do, tra­di­cio­nal, y lo que él lla­mó «el inte­lec­tual colec­ti­vo» (que, por supues­to, no tie­ne nada que ver con la tri­via­li­dad mediá­ti­ca del «inte­lec­tual orgá­ni­co» sin pen­sa­mien­to propio).

Sólo a un hom­bre que se ofre­ce a los otros como par­te orgá­ni­ca de un ideal y de una enti­dad colec­ti­vas, y que cum­ple con su vida esta pro­me­sa, se le pue­de ocu­rrir la idea de que el par­ti­do polí­ti­co de la eman­ci­pa­ción es un inte­lec­tual colec­ti­vo en el que el inte­lec­tual tra­di­cio­nal por anto­no­ma­sia, en vez de que­dar dilui­do o ser sobre­di­men­sio­na­do, que­da con­ver­ti­do en inte­lec­tual pro­duc­ti­vo, en inte­lec­tual que pro­du­ce jun­to a los otros, jun­co a los tra­ba­ja­do­res manua­les que quie­ren libe­rar­se. Por­que de un hom­bre así se pue­de decir que ha renun­cia­do a lo que es carac­te­rís­ti­co del inte­lec­tual tra­di­cio­nal: su ape­go al pri­vi­le­gio social. Una de las apor­ta­cio­nes más intere­san­tes de Grams­ci en este ámbi­to fue, jus­ta­men­te, la pro­pues­ta de supe­rar en el par­ti­do lai­co el tipo de rela­ción (uni­la­te­ral y uni­di­rec­cio­nal) entre «clé­ri­gos» y «sim­ples» que ha sido carac­te­rís­ti­ca de la igle­sia cató­li­ca y que, en gran medi­da, here­da­ron y secu­la­ri­za­ron casi todos los par­ti­dos polí­ti­cos de la modernidad.

Sólo a un hom­bre que da más impor­tan­cia al filo­so­far enten­di­do como refle­xión sobre las pro­pias prác­ti­cas y tra­di­cio­nes que a las filo­so­fías aca­dé­mi­cas, y que, ade­más, se pone al ser­vi­cio de los otros para ele­var­la filo­so­fía espon­tá­nea a ilus­tra­do sen­ti­do común de los más, se le pue­de ocu­rrir la idea (en prin­ci­pio aje­na al espe­cia­lis­ta, al exper­to o al licen­cia­do en filo­so­fía) de que todos los hom­bres son filó­so­fos. Por­que un hom­bre así ha renun­cia­do a su pri­vi­le­gio como filó­so­fo téc­ni­co en favor de otro tipo de filo­so­far, de un filo­so­far con pun­to de vis­ta que se pro­po­ne explí­ci­ta­men­te ayu­dar a la colec­ti­vi­dad de los de abajo.

Sólo a un hom­bre que ha asu­mi­do el con­flic­to entre éti­ca de la con­vic­ción y éti­ca de la res­pon­sa­bi­li­dad como una cruz con la que hay que car­gar nece­sa­ria­men­te en una socie­dad divi­di­da, sin aspa­vien­tos olím­pi­cos ni pre­ten­sio­nes eli­tis­tas, se le pue­de ocu­rrir la idea de que un día la polí­ti­ca y la moral harán un todo al desem­bo­car la polí­ti­ca en la moral. Por­que un hom­bre así, aun­que diga sen­tir­se ais­la­do y repi­ta una y otra vez que él es y se sien­te como una isla en la isla, está en reali­dad comu­ni­can­do a los demás, a sus inter­lo­cu­to­res y a sus lec­to­res, que, a pesar de su psi­co­lo­gía, de su carác­ter o de su esta­do de áni­mo, quie­re ser, con ellos, un continente.

Por todo eso, y des­de nues­tro pre­sen­te, el pro­yec­to de Grams­ci se pue­de enten­der como un con­ti­nua­do esfuer­zo por hacer de la polí­ti­ca (comu­nis­ta) una éti­ca de lo colectivo.

Grams­ci no escri­bió nin­gún tra­ta­do de éti­ca nor­ma­ti­va. No era un filó­so­fo aca­dé­mi­co ni un polí­ti­co al uso espe­cial­men­te preo­cu­pa­do por la pro­pia ima­gen. Tam­po­co puso las pági­nas de su obra lumi­no­sa bajo el rótu­lo con el que el asun­to sue­le ense­ñar­se en las uni­ver­si­da­des: «filo­so­fía moral y polí­ti­ca». Dedi­có muy pocas pági­nas a acla­rar su pro­pio con­cep­to de la éti­ca. Como tan­tos otros gran­des, habló y escri­bió poco de éti­ca. En reali­dad sólo lo hizo, polé­mi­ca­men­te, cuan­do enten­dió que se esta­ba con­fun­dien­do la polí­ti­ca con la poli­ti­que­ría, la polí­ti­ca en el sen­ti­do noble de la pala­bra con el hacer sec­ta­rio o mafio­so. Dio con su vida una lec­ción de éti­ca. Una lec­ción de esas que que­dan en la memo­ria de las gen­tes, de esas que aca­ban metién­do­se en los resor­tes psi­co­ló­gi­cos de las per­so­nas y que sir­ven para con­fi­gu­rar lue­go las creen­cias colec­ti­vas. Que las ideas cua­jen en creen­cias: tal fue la aspi­ra­ción de Grams­ci des­de joven, en el mar­co de una tra­di­ción crí­ti­ca y con una iden­ti­dad alter­na­ti­va a la del orden exis­ten­te, que se pre­fi­gu­ra ya en la socie­dad dividida.

Al hablar de la rela­ción entre éti­ca y polí­ti­ca hay dos aspec­tos igual­men­te intere­san­tes suge­ri­dos por la pala­bra escri­ta y por el hacer de Grams­ci. Uno de estos aspec­tos se plan­tea al pre­gun­tar­nos acer­ca de la for­ma en que él mis­mo vivió la rela­ción entre polí­ti­ca y mora­li­dad, sobre todo en los años de la cár­cel cuan­do, enfer­mo, se negó a pedir la gra­cia a Mus­so­li­ni. El otro asun­to intere­san­te bro­ta al pre­gun­tar­se cómo refle­xio­nó Grams­ci acer­ca de la rela­ción entre el ámbi­to de la éti­ca y el ámbi­to de la polí­ti­ca y qué pro­pu­so a este res­pec­to des­de esa refle­xión. Este es un tema, que en sus tér­mi­nos moder­nos, los pro­pios de una con­cien­cia des­en­can­ta­da ya inclu­so de las otras for­mas de hacer polí­ti­ca, se plan­teó unos años antes Max Weber. Grams­ci, como his­to­ri­cis­ta, lo tra­tó de otra mane­ra, dia­lo­gan­do con Maquia­ve­lo y con Kant pero con el pen­sa­mien­to pues­to en los pro­ble­mas espe­cí­fi­cos, con­cre­tos, de su presente.

Pocas veces se han abor­da­do jun­tos estos dos aspec­tos en la ya inmen­sa lite­ra­tu­ra grams­cia­na[2]. Pero, a pesar de ello, es impor­tan­te aten­der a las dos cosas y sus­ci­tar una dis­cu­sión sobre el resul­ta­do de pen­sar las dos cosas a la vez. Lo es por una razón tan sus­tan­ti­va como prác­ti­ca: para supe­rar la dis­tan­cia, e inclu­so la sepa­ra­ción, que se sue­le pro­du­cir, a pro­pó­si­to de Grams­ci, entre los estu­dios bio­grá­fi­cos y los estu­dios téc­ni­co-aca­dé­mi­cos que se cen­tran en los con­cep­tos bási­cos de los Qua­der­ni del car­ce­re. Pues las con­se­cuen­cias de esta sepa­ra­ción de asun­tos sue­len ser, por una par­te, el reco­no­ci­mien­to de la cohe­ren­cia éti­ca de una vida ejem­plar, y, por otra, la insa­tis­fac­ción ante la teo­ri­za­ción grams­cia­na del víncu­lo exis­ten­te entre éti­ca y polí­ti­ca, sobre todo por com­pa­ra­ción con otros auto­res, aca­dé­mi­cos o no, con­tem­po­rá­neos suyos.

El lugar adon­de con­du­ce esta sepa­ra­ción en los ambien­tes inte­lec­tua­les es cono­ci­do. Lo diré de la for­ma más drás­ti­ca posi­ble. Con­du­ce, en lo que hace a la valo­ra­ción de Grams­ci, a un jui­cio, muchas veces escu­cha­do en estos últi­mos años, del siguien­te tenor: «He aquí alguien a quien pode­mos con­si­de­rar como un ejem­plo de cohe­ren­cia moral en el mar­co de la tra­di­ción comu­nis­ta y que, sin embar­go, hizo de su vida una tra­ge­dia y con­tri­bu­yó a la tra­ge­dia de otros por­que no fue rea­lis­ta, por­que no supo pen­sar a fon­do pre­ci­sa­men­te la rela­ción entre lo éti­co y lo político».

Qui­sie­ra decir ense­gui­da, para evi­tar cual­quier equí­vo­co, que no com­par­to esta deri­va­ción inte­lec­tua­lis­ta a pro­pó­si­to de Grams­ci y que con­si­de­ro que la tra­ge­dia vital del hom­bre Anto­nio Grams­ci (como la de algu­nos otros comu­nis­tas de su épo­ca) tie­ne que enten­der­se, en par­te, como expre­sión de su cir­cuns­tan­cia: del más gene­ral dra­ma del comu­nis­mo occi­den­tal en un «siglo de extre­mos » (Hobs­bawm) en el que muchas per­so­nas, en la Euro­pa occi­den­tal, tuvie­ron que vivir, sabién­do­lo, como «revo­lu­cio­na­rios sin revo­lu­ción», sin espe­ran­za pero con con­vic­cio­nes; y, en par­te tam­bién, cla­ro está, como resul­ta­do de una per­so­na­li­dad par­ti­cu­la­rí­si­ma: escép­ti­ca pero voli­ti­va, iró­ni­ca pero intran­si­gen­te, tan prác­ti­ca en lo coti­diano como incli­na­da, a veces has­ta la neu­ro­sis, hacia el pun­ti­llis­mo en las rela­cio­nes sen­ti­men­ta­les. De todo ello hay mues­tras sufi­cien­te­men­te expre­si­vas en la corres­pon­den­cia del pro­pio Grams­ci y en los tes­ti­mo­nios que han deja­do quie­nes le cono­cie­ron en vida.

Es cier­to que, en la expo­si­ción de su pro­yec­to, Grams­ci ha acen­tua­do la dimen­sión estric­ta­men­te polí­ti­ca, tan­to en las luchas socia­les en las que par­ti­ci­pó como cuan­do hizo aná­li­sis o pro­pu­so hipó­te­sis teó­ri­cas. Pero esto no quie­re decir que su pro­yec­to fue­ra poli­ti­cis­ta o que infra­va­lo­ra­ra la éti­ca. Sin­to­má­ti­ca­men­te, siem­pre pre­sen­tó sus pro­pias con­vic­cio­nes como hacien­do par­te de un pro­yec­to éti­co-polí­ti­co y en ese sen­ti­do hay que enten­der tam­bién su pro­pues­ta, reite­ra­da, de refor­ma moral e inte­lec­tual, que es con­sus­tan­cial al mis­mo.[3]

Fuen­te Pri­mer apar­ta­do del capí­tu­lo El pro­yec­to éti­co-polí­ti­co de Anto­nio Grams­ci del libro de Fran­cis­co Fer­nán­dez Buey Leyen­do a Gramsci

Bio­gra­fía de Anto­nio Grams­ci.

www​.elvie​jo​to​po​.com/​t​o​p​o​e​x​p​r​e​s​s​/​e​l​-​p​r​o​y​e​c​t​o​-​e​t​i​c​o​-​p​o​l​i​t​i​c​o​-​d​e​-​a​n​t​o​n​i​o​-​g​r​a​m​s​ci/

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *