Méxi­co. Arte­sa­nas zapo­te­cas ela­bo­ran cubre­bo­cas para recu­pe­rar su economía

Dia­na Man­zo /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de abril de 2020

Los pedi­dos de los tra­jes regio­na­les se inte­rrum­pie­ron al can­ce­lar­se las fies­tas tra­di­cio­na­les en el Ist­mo de Tehuan­te­pec por la pan­de­mia del COVID- 19 y eso pro­vo­có una cri­sis en la eco­no­mía de las arte­sa­nas zapo­te­cas, quie­nes, para recu­pe­rar­se, tejen y bor­dan cubrebocas.

“Bellas Juchi­te­cas”, así se lla­ma la agru­pa­ción con­for­ma­da por 20 arte­sa­nas de Juchi­tán Oaxa­ca, quie­nes bus­can posi­cio­nar mas­ca­ri­llas que ellas mis­mas con­fec­cio­nan con teji­dos tra­di­cio­na­les que se plas­man en las enaguas y huipiles.

Para su ela­bo­ra­ción usan cua­tro tipos de tela, dos cubier­tas de algo­dón, un pellón blan­co y tela satín don­de se colo­ca el bor­da­do, de tal for­ma que sea pro­tec­to­ra y segu­ra para el usua­rio, ade­más de que es lavable.

Las arte­sa­nas tie­nen de 13 a 60 años de edad y la mayo­ría con más de 20 años de expe­rien­cia ela­bo­ran­do tra­jes regio­na­les, pero que a par­tir de esta pan­de­mia por pri­me­ra vez ela­bo­ran cubrebocas

Hace una sema­na comen­za­ron a bor­dar­las a pro­pó­si­to de la entra­da en vigor de la fase 3 que sugie­re el uso obli­ga­to­rio de un cubre­bo­cas en espa­cios públi­cos, por lo que espe­ran que sus ven­tas se logren y pue­dan mejo­rar la cri­sis eco­nó­mi­ca que viven.

En los bas­ti­do­res de made­ra colo­can la tela pre­via­men­te dise­ña­da y con agu­ja e hilo mul­ti­co­lor bor­dan y tejen cada una de las mas­ca­ri­llas, todo es un tra­ba­jo arte­sa­nal que les lle­va entre 8 y 10 horas con­cluir cada uno.

Cada cubre­bo­ca tie­ne un cos­to de cien pesos, que ase­gu­ran las arte­sa­nas es una cuo­ta de recu­pe­ra­ción debi­do a las nece­si­da­des eco­nó­mi­cas que tie­nen debi­do a la contingencia.

Muchas de ellas, viven al día y sus espo­sos tam­po­co tie­nen un sala­rio fijo, en su mayo­ría son obre­ros, por lo que la nece­si­dad de sobre­vi­vir a la pan­de­mia del COVID- 19 han opta­do por con­fec­cio­nar mas­ca­ri­llas con atuen­do tradicional.

De mar­zo a mayo, cada arte­sa­na con­fec­cio­na­ba entre 3 a 5 tra­jes regio­na­les, pero todo se inte­rrum­pió, los clien­tes can­ce­la­ron los pedi­dos, por lo que deci­die­ron hacer cubre­bo­cas y recu­pe­rar algo de su inver­sión económica.

Sarahí Flo­res Ras­ga­do, arte­sa­na de más de 10 años de expe­rien­cia expli­ca que a fal­ta y can­ce­la­ción de atuen­dos tra­di­cio­na­les, se vie­ron obli­ga­das a con­fec­cio­nar cubre­bo­cas y así tener un sus­ten­to fami­liar para pasar esta cuarentena.

“Creí­mos que todo pasa­ría muy rápi­do, pero ya vemos que no, esta cua­ren­te­na se ha exten­di­do y por eso deci­di­mos seguir con lo que sabe­mos hacer, que son los bor­da­dos y teji­dos, noso­tras vivi­mos al día, no tene­mos un sala­rio fijo, aho­ra espe­ra­mos que con estas ven­tas poda­mos lograr recu­pe­rar al menos lo que inver­ti­mos mien­tras pase la cri­sis de esta enfermedad”.

Se reúnen todas las tar­des y entre varias van tejien­do cada uno, se ayu­dan, se com­ple­men­tan en sus hilos y teji­dos, las 20 arte­sa­nas lo que anhe­lan son pedi­dos y com­pras, por lo que están abier­tas a la dis­tri­bu­ción a nivel nacio­nal e internacional.

“Pedi­mos que nos ayu­den adqui­rien­do una mas­ca­ri­lla, sabe­mos que el pre­cio lo vale, por­que son teji­dos tra­di­cio­na­les ela­bo­ra­dos arte­sa­nal­men­te, le dedi­ca­mos tiem­po y esfuer­zo, esto lo hace­mos por­que desea­mos mejo­rar nues­tra eco­no­mía en ple­na cri­sis por el COVID-19, por aho­ra es nues­tra úni­ca for­ma que tene­mos de obte­ner ingre­sos para nues­tras fami­lias”, concluyeron.

Las arte­sa­nas son: Sarahí Flo­res Ras­ga­do, Sire­na Ramí­rez Ras­ga­do, Sahory López Ramí­rez, Elia­neth Aquino Ras­ga­do, Manue­la Ras­ga­do Gar­cía, Jua­na Villa­vi­cen­cio Mora­les, Valen­ti­na Aquino Ras­ga­do, Rosi­ta San­tia­go Rega­la­do, Luce­ro Ras­ga­do Gar­cía, Flo­ri­na Vás­quez Nico­lás. Lucía Ruiz Vás­quez, Luce­ro Sán­chez Tole­do, Bea­triz Ramí­rez Ras­ga­do, Luz Ele­na Aquino Ras­ga­do y Angé­li­ca María Ras­ga­do García.

Fuen­te: IstmoPress

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *