Líbano. Refu­gia­dos temen más al ham­bre que al coronavirus

Resu­men Medio Orien­te, 28 abril 2020

En el cam­po de refu­gia­dos de Sha­ti­la, en
el sur de Bei­rut, Fadia solo bus­ca sobre­vi­vir cada día y ali­men­tar a sus
cin­co hijos. Esta joven siria divor­cia­da vol­ve­ría a su país en guerra
si tuvie­ra un techo, ya que ‑afir­ma- el nue­vo coro­na­vi­rus no les matará,
pero sí el hambre. 

Los alre­de­dor de 1,5 millo­nes de refu­gia­dos regis­tra­dos por la ONU en
el Líbano son los más vul­ne­ra­bles ante la cri­sis sani­ta­ria de la
COVID-19, pero tam­bién los más afec­ta­dos por sus consecuencias
eco­nó­mi­cas, que se suman a la ya gra­ve situa­ción en la que se encuentra
el país de los cedros des­de hace meses.

«La cri­sis eco­nó­mi­ca nos asus­ta más que el coro­na­vi­rus», indi­ca a Efe
Fadia (nom­bre fic­ti­cio para pro­te­ger su iden­ti­dad) en la ofi­ci­na de la
ONG Basmeh&Zeitooneh, don­de reco­ge un vale que pue­de ser canjeado
pos­te­rior­men­te por una caja de comi­da y bebida.

«Si tuvie­ra un techo sobre mi cabe­za en Siria, vol­ve­ría», sos­tie­ne la
joven que tuvo que huir de su país natal, esce­na­rio de una gue­rra desde
2011 que ha pro­vo­ca­do la peor ola de refu­gia­dos de la últi­ma década.

Vivir al día

Omar Sayegh, de 29 años y direc­tor de Basmeh&Zeitooneh en Shatila,
ase­gu­ra a Efe que «todos en el cam­pa­men­to depen­den de los ingresos
dia­rios», ya que nadie tie­ne un salario.

En una de las calle­jue­las de este asen­ta­mien­to infor­mal, está la
ofi­ci­na de la ONG don­de Sayegh reúne a su equi­po y espe­ra uno a uno a
los refu­gia­dos para entre­gar­les su cupón. Unos 3.500 se bene­fi­cian de la
ayuda.

«No se pue­de tener segu­ri­dad ali­men­ta­ria sin capa­ci­dad eco­nó­mi­ca», afirma.

Ade­más de ofre­cer ese apo­yo a los refu­gia­dos, la ONG impar­te cla­ses a
1.400 niños en sus escue­las, pero aho­ra no pue­den acu­dir a cla­se por las
medi­das pre­ven­ti­vas y reci­ben a tra­vés de WhatsApp vídeos con las
lec­cio­nes para que no se que­den atrás, expli­ca Sayegh.

Sin embar­go, en Sha­ti­la la vida sigue prác­ti­ca­men­te igual que antes de
que apa­re­cie­ra el virus en el Líbano debi­do a la impo­si­bi­li­dad de
apli­car la dis­tan­cia social, los nego­cios están abier­tos y sólo unos
pocos se pro­te­gen con mas­ca­ri­llas y guantes.

Según la Agen­cia de la ONU para los Refu­gia­dos Pales­ti­nos (UNRWA), hay
10.849 per­so­nas regis­tra­das en el cam­pa­men­to, a fecha de junio de 2018.
Pero Basmeh&Zeitooneh ale­va esa cifra a 54.000, la gran mayo­ría no
están regis­tra­dos ofi­cial­men­te y no sólo palestinos.

Has­ta el momen­to, sólo ha sido detec­ta­do cin­co casos de coro­na­vi­rus en
un cam­pa­men­to en el este del Líbano, una refu­gia­da pales­ti­na que suma
más de 700 con­ta­gios en todo el país, don­de han falle­ci­do una veintena
de per­so­nas, una de las cifras más bajas de todo Orien­te Medio.

Emer­gen­cias simultáneas

En este momen­to hay «dos emer­gen­cias simul­tá­neas», aler­ta la española
Lau­ra Almi­rall, res­pon­sa­ble de la zona de Mon­te Líbano para el Alto
Comi­sio­na­do de la ONU para los Refu­gia­dos (ACNUR).

La agen­cia, que con­ta­bi­li­za casi un millón de refu­gia­dos sirios en el
Líbano, ha teni­do que redu­cir sus ser­vi­cios al míni­mo debi­do al
coro­na­vi­rus, pero Almi­rall ase­gu­ra a Efe que con­ti­núa ofre­cien­do la
asis­ten­cia finan­cie­ra así como ser­vi­cios de pro­tec­ción a niñez o de
géne­ro, entre otros. La espa­ño­la tra­ba­ja en uno de los cen­tros de
recep­ción para los refu­gia­dos más gran­des de la región, en el que antes
reci­bían a 1.000 fami­lias cada día pero aho­ra está com­ple­ta­men­te vacío
por las medi­das de pre­ven­ción. «Los refu­gia­dos están sufrien­do por la
cri­sis eco­nó­mi­ca, la mayo­ría viven de tra­ba­jos dia­rios, se van a sitios
espe­cí­fi­cos a la espe­ra de que los con­tra­ten para tra­ba­jos de un día.
Duran­te la cri­sis eco­nó­mi­ca se redu­jo y con la COVID-19, aún más»,
señala.

Tam­bién discriminados

Ade­más, los refu­gia­dos sirios están en ries­go ante el coronavirus
debi­do a su esca­sa «capa­ci­dad para obte­ner aten­ción médi­ca y la fal­ta de
infor­ma­ción sobre cómo pro­te­ger­se con­tra la infec­ción», denun­cia la
orga­ni­za­ción Human Rights Watch (HRW).

Su inves­ti­ga­do­ra para el Líbano, Aya Maj­zoub, dice a Efe que muchos de
ellos «no saben dón­de tie­nen que lla­mar ni los sín­to­mas de la COVID-19»,
ade­más tie­nen «mie­do a hacer­se los test o el tra­ta­mien­to por la
posi­bi­li­dad de ser des­cu­bier­tos y ser depor­ta­dos o cas­ti­ga­dos», dado que
la mayo­ría de ellos no tie­nen nin­gún docu­men­to y per­ma­ne­cen ilegalmente
en el Líbano.

Por su par­te, Almi­rall afir­ma que este tema ha sido tra­ta­do con el
Gobierno, que ha con­fir­ma­do a ACNUR que «no va a haber arres­tos ni
deportaciones».

«La gen­te tie­ne que tener con­fian­za en el sis­te­ma si van a hacer­se test
o ser hos­pi­ta­li­za­dos», seña­la y agre­ga que, para ello, ACNUR lle­va a
cabo cam­pa­ñas de infor­ma­ción, sobre todo en los asentamientos
informales.

Abd al Karim, refu­gia­do sirio de 35 años y líder local de un campamento
en el valle de la Bekaa (este), sub­ra­ya a Efe enfa­da­do que esto se ha
con­ver­ti­do en «una pri­sión» y que la situa­ción ha «empeo­ra­do por­que las
per­so­nas no tie­nen ni siquie­ra comida».

«Nun­ca hemos vivi­do en tan malas con­di­cio­nes, ni en la gue­rra», afirma. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *