“Las izquier­das han de armar­se para enten­der mejor la des­mun­dia­li­za­ción” – La otra Andalucía

Soció­lo­go fili­pino naci­do en 1945, acti­vis­ta y diri­gen­te de la ONG alter­mun­dia­lis­ta Focus on Glo­bal South, cono­ci­do por haber for­ja­do el con­cep­to de “des­mun­dia­li­za­ción” en un ensa­yo publi­ca­do en 2002 (tra­du­ci­do al fran­cés en 2011 en la edi­to­rial Ser­pent à plu­mes), Wal­den Bello pre­sen­ta a Media­part su aná­li­sis sobre las con­se­cuen­cias de la epi­de­mia. Una entre­vis­ta de Ludo­vic Lamant.

¿Qué lec­ción saca Vd. de la epi­de­mia actual?

La mun­dia­li­za­ción es nefas­ta. Des­pués de la cri­sis finan­cie­ra de 2008, exten­di­da por la mun­dia­li­za­ción de los ser­vi­cios finan­cie­ros, hubié­ra­mos teni­do ya que “des­mun­dia­li­zar” la pro­duc­ción. Por con­tra, el pla­ne­ta se embar­có en una nue­va fase de mun­dia­li­za­ción, con­du­ci­da por Chi­na, en torno al con­cep­to de “conec­ti­vi­dad”. Ins­pi­ra­dos por el mode­lo de acce­so a la cone­xión con la eco­no­mía numé­ri­ca, algu­nos can­ta­ron los elo­gios de una conec­ti­vi­dad en las infra­es­truc­tu­ras y los trans­por­tes, aéreos en con­cre­to, que habrían de ser el ger­men de una mun­dia­li­za­ción feliz.

Actual­men­te, esta “conec­ti­vi­dad” aérea, se con­vir­tió en el vec­tor prin­ci­pal de pro­pa­ga­ción ultra-rápi­da del virus. Y cuan­do Chi­na paró sus indus­trias para enfren­tar­se al virus, el mun­do fue empu­ja­do a una cri­sis eco­nó­mi­ca, por­que esta mis­ma “conec­ti­vi­dad” indus­trial, se había tra­du­ci­do en muchos casos, en las cade­nas de apro­vi­sio­na­mien­to, cuyo pun­to de par­ti­da se encuen­tra en China.

La mun­dia­li­za­ción no es la vía a la pros­pe­ri­dad que des­cri­ben sus epí­go­nos. Es un camino al desas­tre. ¿Aca­so el mun­do va esta vez a apren­der la lec­ción? Esta es la gran pregunta.

¿Por qué la “des­mun­dia­li­za­ción que Vd. defien­de es la res­pues­ta ade­cua­da a la cri­sis presente?

A cor­to pla­zo no es posi­ble des­man­te­lar las cade­nas ya exis­ten­tes. Con­si­de­ran­do el cla­ro ries­go de ham­bru­na, si las cade­nas de apro­vi­sio­na­mien­tos de pro­duc­tos agrí­co­las no fun­cio­nan, pero tam­bién por el peli­gro de la depre­sión eco­nó­mi­ca, si las cade­nas de pro­duc­ción indus­trial se paran. Pero, aun­que per­mi­ta­mos su fun­cio­na­mien­to a cor­to pla­zo, se pue­den ini­ciar des­de aho­ra, pro­ce­sos de relo­ca­li­za­ción de pro­duc­cio­nes agrí­co­las e industriales.

Es la ter­ce­ra señal, en menos de vein­te años, de que hay que ter­mi­nar con la mun­dia­li­za­ción. En 2007 – 2008, la esca­la­da de pre­cios de las mate­rias pri­mas ali­men­ta­rias pro­vo­có una amplia cri­sis ali­men­ta­ria. En 2008 y pos­te­rior­men­te, la cri­sis finan­cie­ra des­em­bo­có en una rece­sión en la eco­no­mía mun­dial. Como pre­vén las reglas del base­ball en EE.UU., “three stri­kes and you’re out” (si el lan­za­dor logra colo­car tres bolas en la zona de reco­gi­da, quien gol­pea que­da eliminado).

Vd. decía casi lo mis­mo en 2008 y no le escu­cha­ron. ¿Por qué aho­ra será diferente?

Mucho antes de 2008, des­de el año 2000, a raíz de la cri­sis finan­cie­ra de Asia, mis cole­gas y yo mis­mo, den­tro del Focus on Glo­bal South, recla­má­ba­mos al “des­mun­dia­li­za­ción”. Mi libro sobre el asun­to se publi­có a ini­cios de los años 2000. Algu­nos en Euro­pa, por ini­cia­ti­va de Arnaud Mon­te­bourg con moti­vo de las pre­si­den­cia­les de 2012, reco­gie­ron esta idea. Des­gra­cia­da­men­te con esca­so inte­rés en el cam­po de la izquier­da. Sobre todo, fue la dere­cha y la extre­ma dere­cha, entre ellas Mari­ne Le Pen, quie­nes defen­die­ron “re-nacio­na­li­zar” la economía.

Otras fuer­zas de dere­cha en Euro­pa han adop­ta­do con­cep­tos diver­sos de “des­mun­dia­li­za­ción”. En su momen­to, les sir­vió sobre todo para des­acre­di­tar al cen­tro-dere­cha y al cen­tro-izquier­da, iden­ti­fi­ca­dos con el neo­li­be­ra­lis­mo y la mun­dia­li­za­ción. En los meses veni­de­ros, la bata­lla opon­drá a fuer­zas hoy pro­fun­da­men­te des­acre­di­ta­das, que que­rrán vol­ver al sta­tu quo ante­rior, en for­ma de neo­li­be­ra­lis­mo, con la extre­ma dere­cha que defen­de­rá una cier­ta for­ma de des­mun­dia­li­za­ción y un nacio­na­lis­mo eco­nó­mi­co de for­ma ate­rra­do­ra. Has­ta aho­ra la izquier­da no resul­ta un actor serio en este con­flic­to. Ha de armar­se, defi­nien­do un pro­gra­ma en torno a una “des­mun­dia­li­za­ción” progresista.

En la quin­ce­na de ele­men­tos que inclu­ye su con­cep­to de “des­mun­dia­li­za­ción”, ¿cuál le pare­ce más urgen­te con­cre­tar a cor­to plazo?

Des­man­te­lar las cade­nas de apro­vi­sio­na­mien­to de la agri­cul­tu­ra y la indus­tria. Pero este pro­ce­so no ha de dejar­se en manos de las trans­na­cio­na­les: ha de hacer por una alian­za de la socie­dad civil y los pro­gre­sis­tas. Es un cam­bio del terreno de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, pero tam­bién com­por­ta bata­llas elec­to­ra­les. Si se quie­ren apli­car los 15 pun­tos de mi pro­gra­ma de “des­mun­dia­li­za­ción”, es nece­sa­rio que las fuer­zas pro­gre­sis­tas sean hege­mó­ni­cas en las elec­cio­nes, y no los nacio­na­lis­tas reac­cio­na­rios que emplean este con­cep­to de “des­mun­dia­li­za­ción” para eli­mi­nar los dere­chos de las mino­rías y repri­mir a los emigrantes.

Vis­to des­de Fili­pi­nas, ¿ha ace­le­ra­do la pan­de­mia el decli­ve de EE.UU. y Euro­pa, así como el ascen­so de China?

EE.UU. no ha nece­si­ta­do al virus para reco­rrer el camino de caí­da; Trump ya lo había reco­rri­do cla­ra­men­te, has­ta el pun­to que inclu­so los neo­li­be­ra­les euro­peos pare­cían espan­ta­dos de ver a la UE hacer lo mis­mo, por el impac­to de las deci­sio­nes toma­das por Washington.

¿Sera Chi­na el nue­vo hege­mon? Ya antes de la cri­sis del Covid-19, su cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co había dis­mi­nui­do la mitad res­pec­to al del ini­cio de los 2000. Masi­vas sobre-capa­ci­da­des indus­tria­les mina­ban la ren­ta­bi­li­dad de las indus­trias. Con el virus la eco­no­mía chi­na entró en rece­sión. Eso impli­ca el ries­go de entrar en depre­sión, dado que es muy depen­dien­te de un comer­cio inter­na­cio­nal redu­ci­do masivamente.

Esto pro­vo­ca­rá en Chi­na des­con­ten­to social, las per­so­nas están muy cabrea­das por la ges­tión de la cri­sis por par­te del Par­ti­do comu­nis­ta. No ten­go dudas de que el par­ti­do va hacia una cri­sis de legi­ti­mi­dad que deja­rá hue­llas; en con­cre­to, por­que el úni­co ins­tru­men­to para afron­tar esta cóle­ra social, es la repre­sión. Los EE.UU., como Chi­na, están ambos pilla­dos en una espi­ral de descenso.

¿Cómo hacer para que la extre­ma dere­cha aún no capi­ta­li­ce el con­cep­to de “des­mun­dia­li­za­ción”

Ya lo ha hecho. Y la izquier­da se encuen­tra muy por detrás. La izquier­da social-demó­cra­ta esta­ble­ci­da está ínti­ma­men­te liga­da a la mun­dia­li­za­ción neo­li­be­ral. Blair, Clin­ton, Hollan­de, Schö­re­der y sus alia­dos han cava­do pro­fun­da­men­te la tum­ba de polí­ti­cas pro­gre­sis­tas. La izquier­da inde­pen­dien­te, que ha acri­so­la­do la crí­ti­ca a la mun­dia­li­za­ción, pare­ce mejor situa­da. De ello da prue­ba el hecho de que nume­ro­sos nor­te­ame­ri­ca­nos aco­gie­ron posi­ti­va­men­te el men­sa­je de Ber­nie San­ders. En los paí­ses del Sur, esas fuer­zas pro­gre­sis­tas, deben dejar de lado la heren­cia del maoís­mo y otras for­mas sec­ta­rias del mar­xis­mo, y tam­bién sacar las lec­cio­nes de la “revo­lu­ción rosa” en Amé­ri­ca Lati­na (la “marea rosa” o el “vira­je a la izquier­da” obser­va­do sobre todo en los años 2000). Esta visión de con­jun­to es som­bría, pero no hemos de olvi­dar a Grams­ci en tales momen­tos: “Pesi­mis­mo de la inte­li­gen­cia, opti­mis­mo de la voluntad”.

Fuen­te: www​.media​part​.fr/​t​o​o​l​s​/​p​r​i​n​t​/​8​7​4​827. 21/​04/​2020

Latest posts by Otros medios (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *