Boli­via. ¿Por qué el ata­que cri­mi­nal a El Chapare?

Veró­ni­ca Zapa­ta /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​28 de abril de 2020

Los pro­duc­to­res de coca de El Cha­pa­re expul­sa­ron el jue­ves 16 de abril a los poli­cías de El Cha­pa­re, en el tró­pi­co de Cocha­bam­ba, quie­nes en un ata­que cri­mi­nal inten­ta­ban encap­su­lar la com­ba­ti­va región, e impo­ner la res­tric­ción total para al ingre­so y la sali­da de las per­so­nas, Así se desa­rro­lla­ron los acontecimientos.

–15 de abril: Un gru­po de 85 poli­cías ingre­sa al tró­pi­co de Cocha­bam­ba. Según el gobierno de fac­to con el obje­ti­vo de “rea­li­zar tareas de segu­ri­dad y hacer cum­plir la cua­ren­te­na”. No hubo coor­di­na­ción del ingre­so de la fuer­za con ante­la­ción, ni con las auto­ri­da­des, ni con las fuer­zas arma­das locales.

–16 de abril: Un gru­po de pobla­do­res de for­ma espon­tá­nea pro­du­jo el replie­gue de ocho poli­cías en Shi­naho­ta hacia el cuar­tel de Uni­dad Móvil Poli­cial para Áreas Rura­les (Umo­par) en Chi­mo­ré. En esta región hace 5 meses que no ope­ra­ba la fuer­za poli­cial, pero hay varias uni­da­des mili­ta­res y se encuen­tra Umo­par y no exis­ten pro­ble­mas con estas ins­ti­tu­cio­nes por­que se coor­di­nó su ingre­so con auto­ri­da­des locales.

Los poli­cías ingre­sa­ron sin cum­plir los pro­to­co­los con­tra el Covid-19. Esta fuer­za esta sos­pe­cha­da de estar infec­ta­da, moti­vo por el cual la pobla­ción está preo­cu­pa­da de que haya pro­vo­ca­do un con­ta­gio. La región del tró­pi­co no posee casos de Covid-19 por la estric­ta cua­ren­te­na y cui­da­do sani­ta­rio que el pue­blo lle­va delan­te de for­ma auto orga­ni­za­do y responsable.

Este recha­zo a la poli­cía, pos gol­pe de Esta­do, se ori­gi­na en el amo­ti­na­do que pro­vo­có la renun­cia del ex pre­si­den­te Mora­les y la masa­cre de Saca­ba que ocu­rrió el 15 de noviem­bre del 2019 en esta región con un sal­do de 9 muer­tes y dece­nas de heridos.

El minis­tro de gobierno Artu­ro Muri­llo res­pon­sa­bi­li­zó a los diri­gen­tes coca­le­ros y a algu­nos alcal­des por la expul­sión del gru­po de poli­cías y ame­na­zó con pro­ce­sos pena­les a los responsables.

Acu­só de la orga­ni­za­ción del inci­den­te a Evo Mora­les, como par­te de una cam­pa­ña de demo­ni­za­ción del Movi­mien­to al Socia­lis­mo (MAS), diri­gi­da por Erick Foron­da, agen­te de la CIA y secre­ta­rio de la pre­si­den­ta de fac­to Jea­ni­ne Áñez para sacar rédi­to polí­ti­co. El jefe mili­tar de la 9° divi­sión del ejér­ci­to des­min­tió la ver­sión del Muri­llo y cali­fi­có de “muy mala” la lle­ga­da de la poli­cía al Cha­pa­re, sin coor­di­na­ción previa.

La coor­di­na­do­ra de las seis fede­ra­cio­nes del tró­pi­co de Cocha­bam­ba en un comu­ni­ca­do, lamen­tó los inci­den­tes ocu­rri­dos don­de 8 fun­cio­na­rios poli­cia­les tuvie­ron que aban­do­nar el recin­to poli­cial. Afir­mó que esta acción no fue orga­ni­za­da por los diri­gen­tes y que fue una mani­fes­ta­ción espon­tá­nea moti­va­da en la masa­cre de Sacaba.

Res­pon­sa­bi­li­za­ron de lo suce­di­do a los man­dos poli­cia­les y al gobierno de fac­to por no coor­di­nar el ingre­so de la poli­cía con auto­ri­da­des loca­les. Rati­fi­ca­ron el cum­pli­mien­to de la cua­ren­te­na en coor­di­na­ción con las uni­da­des mili­ta­res de la región del tró­pi­co y apo­ya­ron la posi­ción del jefe mili­tar de la nove­na divi­sión del ejército.

–17 de abril: El gobierno de fac­to en repre­sa­lia orde­nó cerrar todos los ban­cos y gaso­li­ne­ras de la región, con­ge­lan­do las acti­vi­da­des finan­cie­ras del tró­pi­co impi­dien­do el cobro de bonos, jubi­la­cio­nes, etc., y la com­pra de medi­ca­men­tos de par­te de las far­ma­cias y pos­tas sanitarias.

Tam­bién, pro­vo­ca­rían al sec­tor pis­ci­cul­tor una gran pér­di­da con la muer­te de 21 millo­nes de peces por­que 6.000 pis­ci­nas fun­cio­nan con moto­bom­bas que uti­li­zan com­bus­ti­ble. Medi­das de esta enver­ga­du­ra recuer­dan el geno­ci­da blo­queo eco­nó­mi­co y finan­cie­ro a paí­ses como Cuba y Vene­zue­la, con­de­na­das hoy por el mun­do entero.

–18 de abril: Se detie­ne a la comi­sión muni­ci­pal de Villa Tuna­ri cuan­do retor­na­ban del muni­ci­pio de Tomi­na de Chu­qui­sa­ca, lue­go de lle­var fru­tas para ese muni­ci­pio. Se dic­tó pri­sión domiciliaria.

19 de abril: Se ame­na­za con encap­su­lar a la región, prohi­bien­do el ingre­so y la sali­da de las per­so­nas, a excep­ción de los uni­for­ma­dos, inclu­so la prohi­bi­ción se exten­de­ría has­ta a las ambu­lan­cias. Lo que impe­di­ría pro­se­guir con la cam­pa­ña #Tro­pi­co­So­li­da­rio en el que se repar­ten fru­tas a la gen­te de esca­sos recur­sos eco­nó­mi­cos, así como el true­que de productos.

–21 de Abril: Andró­ni­co Rodrí­guez, joven líder masis­ta, en con­fe­ren­cia de pren­sa anun­ció denun­cia con­tra el gobierno de fac­to ante la ofi­ci­na de Alto comi­sio­na­do de Nacio­nes uni­das para los Dere­chos Huma­nos y ante la Comi­si­pón Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos de la OEA, por la vio­la­ción de los dere­chos huma­ni­ta­rios. en la región del tró­pi­co y en Bolivia.

“Lamen­ta­ble­men­te la soli­da­ri­dad se ha cri­mi­na­li­za­do (…) hoy todo es ame­na­za, ame­dren­ta­mien­to y pro­ce­sos pena­les. Le deci­mos al gobierno que la cua­ren­te­na se aguan­ta con ali­men­tos y medi­ca­men­tos en casa y no con arma­men­to some­tien­do al pue­blo. Nues­tra ayu­da soli­da­ria des­de el tró­pi­co es pre­ci­sa­men­te para aguan­tar la cua­ren­te­na y para que la gen­te no sal­ga a las calles por ham­bre”, dijo.

–22 de abril: Se fir­ma un acuer­do entre el coro­nel de la poli­cía Franz Sellis, Andro­ni­co Rodrí­guez, la gober­na­do­ra de Cocha­bam­ba, el defen­sor del pue­blo, la igle­sia cató­li­ca, entre otras auto­ri­da­des a fin de resol­ver el con­flic­to que per­mi­tie­ra el retorno de la poli­cía y el res­ta­ble­ci­mien­to de los ser­vi­cios ban­ca­rios y los sur­ti­do­res de com­bus­ti­ble. Se acor­dó el desa­rro­llo de los ser­vi­cios poli­cia­les en coor­di­na­ción con auto­ri­da­des loca­les y con las orga­ni­za­cio­nes sociales.

–23 de abril: La poli­cía retor­na al Cha­pa­re y al fun­cio­na­mien­tos de ban­cos y sur­ti­do­res con nor­ma­li­dad. Se noti­fi­ca de una embos­ca­da a efec­ti­vos de Umo­par en Entre Ríos y es pre­sen­ta­do en un “gran show” en los medios.

24 abril: Muri­llo advier­te enviar avio­nes de gue­rra al tró­pi­co si hay otra arre­me­ti­da a Umo­par. La dipu­tada Jua­na Quis­pe acu­só de mon­ta­je al ope­ra­ti­vo para hacer que­dar mal a la región, y seña­ló los nume­ro­sos “nar­co­jet” que salen del Beni, de don­de es oriun­da Áñez.

El 28 de enero fue dete­ni­da una avio­ne­ta cocaí­na en Méxi­co. Muri­llo sos­tu­vo: “la dro­ga del nar­co­jet fue car­ga­da en el Cha­pa­re”, pero lue­go ante las prue­bas admi­tió que la cocaí­na había sido tras­la­da­da en vehícu­los de Yaci­mien­tos Petro­lí­fe­ros Fis­ca­les Boli­via­nos y car­ga­da en el aero­puer­to de Guayaramerín.

25 de abril: Leo­nar­do Loza, diri­gen­te del Tró­pi­co sos­tu­vo que embos­ca­das y deten­cio­nes por nar­co­trá­fi­co es un “show mon­ta­do” para ocul­tar falen­cias en la lucha con­tra el Covid-19. Recién este día empe­za­ron a abas­te­cer com­bus­ti­ble, por lo que se pro­du­jo la anun­cia­da muer­te de millo­nes de peces, pro­vo­can­do pér­di­das eco­nó­mi­cas al sec­tor pis­ci­cul­tor en ple­na pan­de­mia. Un aten­ta­do a la vida.

El Cha­pa­re, núcleo duro de resis­ten­cia indígena

El pre­si­den­te de las seis fede­ra­cio­nes del tró­pi­co de Cocha­bam­ba que nuclea a los coca­le­ros es Evo Mora­les y el vice­pre­si­den­te Andró­ni­co Rodrí­guez que con 30 años tuvo fuer­te apo­yo por las bases como can­di­da­to a la vice­pre­si­den­cia de Boli­via. Es un joven diri­gen­te muy que­ri­do por las y los boli­via­nos den­tro y fue­ra del país. Su figu­ra repre­sen­ta resis­ten­cia, uni­dad y reno­va­ción política.

El Cha­pa­re se encuen­tra den­tro del tró­pi­co de Cocha­bam­ba, y repre­sen­ta la resis­ten­cia indí­ge­na ante el gol­pe. Este sec­tor ha resis­ti­do la repre­sión de Umo­par y la DEA (agen­cia anti­nar­có­ti­co esta­dou­ni­den­se) en el pasa­do y el mis­mo Evo Mora­les en 1997 fue gol­pea­do y balea­do en Nue­va Sen­da por los militares.

En 2008, Evo expul­só a la DEA de Boli­via por finan­ciar los inten­tos de gol­pe en el país e ini­ció su pro­pia estra­te­gia con­tra las dro­gas. El 2006 el The New York Times des­ta­có la lucha anti­dro­ga del país. Al Cha­pa­re acu­dió Mora­les para anun­ciar su renun­cia y des­de allí par­tió al exi­lio pro­te­gi­do por más de 10 mil cocaleros.

Esta zona vivió momen­tos de alta ten­sión duran­te el gol­pe de Esta­do últi­mo, pero siem­pre fue seña­la­da como zona roja por su heroi­ca lucha en con­tra de la erra­di­ca­ción de la hoja de coca y la defen­sa de la dig­ni­dad y la cul­tu­ra indí­ge­na que se iden­ti­fi­ca con el con­su­mo ances­tral de la hoja de coca.

Se demos­tró al mun­do median­te estu­dios de la esta­dou­ni­den­se Uni­ver­si­dad de Har­vard las pro­pie­da­des medi­ci­na­les y nutri­ti­vas de la hoja de coca. El 2013 se con­quis­ta el reco­no­ci­mien­to mun­dial al dere­cho al acu­lli­co y su des­pe­na­li­za­ción, lo que impli­ca la no erra­di­ca­ción total de la hoja de coca en terri­to­rio boli­viano tras más de 50 años de cri­mi­na­li­za­ción de esta tradición.

Se logró un cam­bio en la Con­ven­ción Sobre Estu­pe­fa­cien­tes de la ONU. Y, con ello, el reco­no­ci­mien­to mun­dial de la iden­ti­dad del país, con el apo­yo de 169 paí­ses y la obje­ción de solo 15 con EEUU a la cabeza.

Sobre este sec­tor recaen acu­sa­cio­nes de “nar­co­trá­fi­co” y todo tipo de ata­ques debi­do su inclau­di­ca­ble lucha anti­co­lo­nial don­de la cons­cien­cia de cla­se se fusio­na con la cons­cien­cia de la iden­ti­dad indí­ge­na y del terri­to­rio, logran­do una sín­te­sis supe­ra­do­ra y rom­pien­do esque­mas teó­ri­cos marxistas.

El Cha­pa­re es el reser­vo­rio moral y revo­lu­cio­na­rio de Boli­via y espe­ran­za de un pue­blo indí­ge­na que tras­cien­de las fron­te­ras como nación. Es ejem­plo de resis­ten­cia a polí­ti­cas impe­ria­les con­tra la fal­sa “lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co” y colo­nia­les basa­das en el con­trol gene­ran­do mie­do, frag­men­ta­ción, vio­len­cia y trai­ción, que­bran­do todo lazo de unión y orga­ni­za­ción popu­lar como ocu­rrió en la épo­ca colonial.

El Cha­pa­re se res­pe­ta por­que es van­guar­dia de lucha indí­ge­nas cuya Whi­pa­la se sos­tie­ne en alto hace más de 500 años, por la liber­tad, la sobe­ra­nía, la inde­pen­den­cia y el reco­no­ci­mien­to y res­pe­to a nues­tra identidad.

(*) Perio­dis­ta y psi­có­lo­ga de Cocha­bam­ba, Boli­via., cola­bo­ra­do­ra del Cen­tro Lati­no­ame­ri­cano de Aná­li­sis Estra­té­gi­co.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *