Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na. En el 55 ani­ver­sa­rio de la Revo­lu­ción de Abril de 1965 y la inva­sión de EEUU

Por Nar­ci­so Isa Con­de, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 abril 2020

Amo­res imperiales.

Amo­res de elites
insensibles. 

Vie­nen de atrás…de
muy lejos…

De tiem­pos
remo­tos, de con­quis­ta y colo­nia­je… tutum­po­tes y jorocones.

Vie­nen de inva­sio­nes y agresiones. 

Amo­res con
pan­de­mias… tifus y tisis, pes­te y cólera…vienen con dro­gas y con Covid.

Nos inva­den
tier­na­men­te por la paz. 

Ado­ra el capital
la fuer­za de tra­ba­jo que ema­na plusvalía.

Ado­ra al pue­blo tira­do a la deriva. 

Sabo­rea el jugo
de sus ganan­cias que bro­ta del sudor de nues­tra gen­te… del oro de nuestras
entra­ñas y el níquel de las montañas… 

Nos dedi­can
cam­pa­ñas y cru­za­das cari­ño­sas, enor­mes volú­me­nes de papel y mon­to­nes de discursos. 

Nos mul­ti­pli­can
y desa­rro­llan en pobre­za con crecimiento. 

Nos pro­fe­san un cari­ño espe­cial como votantes.

Nos aman sus
ver­du­gos para gra­duar­se de filántropos. 

Nos lla­man
afec­tuo­sa­men­te “mar­gi­na­les” por­que no apa­re­ce­mos en sus nominas…

Nos cali­fi­can de “caren­cia­dos” para no lla­mar­nos miserables.

¡Su ter­ne­za es
proverbial! 

Nos nie­gan
cor­tés­men­te el dere­cho a vivir en salud. 

Cui­dan en sus
bóve­das nues­tros fon­dos de pen­sio­nes con espe­cial esmero.

Nos entre­nan para vivir en casas inhabitables,
y mon­tar­nos en “vola­do­ras”…

Nos repar­ten
sabro­su­ras en fun­di­tas y cajitas.

Nos ense­ñan la igno­ran­cia y nos edu­can para
chi­ri­pear y ejer­cer el dere­cho al micro-trafico. 

Con­vier­ten a
nues­tros jóve­nes en NINI. 

A nues­tras
muje­res en pro­pie­dad mas­cu­li­na y tra­ba­ja­do­ras sin salario. 

Nos ado­ran para
explo­tar­nos y saquearnos.

Nos matan a
puros besos y abrazos.

Dis­fru­tan
infi­ni­ta­men­te, allá y acá, su amor
apasionado. 

No pue­den vivir
feli­ces sin noso­tros y nosotras. 

Ni aque­llos en sus pre­dios impe­ria­les, ni estos
en su “patio trasero”. 

Solo… que por momen­tos sobra­mos, y para obli­gar­nos sua­ve­men­te a ale­jar­nos de una isla
y un mun­do a pun­to de esta­llar, tienen
sus COVID des­ti­na­dos a lle­var­nos al Paraí­so Celestial.

Otra mane­ra de
ado­rar­nos en tiem­pos difíciles. 

Otra mane­ra de
pro­fe­sar­nos un amor suma­men­te especial.

Amor subli­me del capi­tal en tiem­po de
pandemia. 

Amor con humores
para indig­nar mul­ti­tu­des y romper
cadenas.

¡Como en aquel abril! 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *