Los recor­tes y la fal­ta de per­so­nal colap­san Lan­bi­de y el Dept. de Acción Social de Bara­kal­do | BERRI OTXOAK

Denun­cia el colap­so de los ser­vi­cios de aten­ción y ges­tión de las ayu­das socia­les en Lan­bi­de y el Ayuntamiento

Duran­te el perio­do de con­fi­na­mien­to está sien­do una ava­lan­cha de soli­ci­tu­des sobre los tipos de ayu­das exis­ten­tes y dón­de poder soli­ci­tar­las.
Las fami­lias que se han diri­gi­do a nosos­tros, denun­cian prin­ci­pal­men­te el colap­so de las líneas tele­fó­ni­cas de los ser­vi­cios socia­les muni­ci­pa­les y del Ser­vi­cio Vas­co de Empleo, así como la fal­ta de res­pues­ta a los correos elec­tró­ni­cos remi­ti­dos.
Por ello esta­mos rea­li­zan­do una cam­pa­ña de infor­ma­ción para faci­li­tar la obten­ción de infor­ma­ción sobre pres­ta­cio­nes socia­les y resol­ver dudas duran­te el pro­ce­so de tramitación

Exi­gi­mos a las ins­ti­tu­cio­nes que aprue­ben auto­má­ti­ca y pro­vi­sio­nal­men­te todas las soli­ci­tu­des de fami­lias en situa­ción de pobre­za duran­te el perio­do de confinamiento.

Bara­kal­do, 27 de abril de 2020.

La pla­ta­for­ma con­tra la exclu­sión Berri-Otxoak, de Bara­kal­do, ha denun­cia­do el “colap­so” de los ser­vi­cios de soli­ci­tud y ges­tión de las ayu­das del Ser­vi­cio Vas­co de Empleo-Lan­bi­de, depen­dien­te del Gobierno Vas­co, así como de los ser­vi­cios socia­les del Ayun­ta­mien­to de Bara­kal­do, lo que está dejan­do a cen­te­na­res de fami­lias sin acce­so a estos recur­sos para poder sobre­vi­vir y cubrir sus nece­si­da­des bási­cas de ali­men­ta­ción y vivien­da duran­te la cri­sis por la pan­de­mia del Covid-19.

De hecho, esta situa­ción ha pro­vo­ca­do lla­ma­das a Berri-Otxoak por par­te de 147 soli­ci­tan­tes para pro­tes­tar por la fal­ta de infor­ma­ción y la tra­mi­ta­ción tele­má­ti­ca impues­tas des­de el Ayun­ta­mien­to de Bara­kal­do y Lan­bi­de. “La situa­ción impi­de a las fami­lias saber qué pasos seguir para acce­der a las pres­ta­cio­nes socia­les, dón­de con­se­guir la docu­men­ta­ción reque­ri­da o cómo resol­ver las dudas sur­gi­das duran­te la ges­tión telemática”.

“Las con­di­cio­nes impues­tas por el Ayun­ta­mien­to y por Lan­bi­de man­tie­nen colap­sa­dos per­ma­nen­te­men­te sus ser­vi­cios de aten­ción tele­fó­ni­ca duran­te el con­fi­na­mien­to. De hecho, la aten­ción se limi­ta actual­men­te a un sim­ple correo elec­tró­ni­co, con retra­sos duran­te días de las res­pues­tas a las peti­cio­nes rea­li­za­das, lo que impo­si­bi­li­ta la obten­ción de la docu­men­ta­ción exi­gi­da para tra­mi­tar las ayu­das sociales”.

“Son miles las fami­lias afec­ta­das que viven con el temor cons­ta­te a per­der la RGI, a no poder acce­der a las ayu­das eco­nó­mi­cas muni­ci­pa­les, a no poder tra­mi­tar­las al redu­cir­se la aten­ción duran­te el ais­la­mien­to y a no poder con­se­guir toda la docu­men­ta­ción exi­gi­da, ya que orga­nis­mos y ban­cos están cerra­dos al públi­co”, aler­ta el colec­ti­vo barakaldés.

En ple­na pan­de­mia del Covid-19, el colec­ti­vo ase­gu­ra que “la cua­ren­te­na está cau­san­do un tri­ple per­jui­cio a las per­so­nas y fami­lias: les es mucho más difí­cil acce­der a los ser­vi­cios socia­les y pres­ta­cio­nes, tie­nen que vivir ais­la­das en vivien­das peque­ñas y en malas con­di­cio­nes y, por si fue­ra poco, la pre­ca­rie­dad labo­ral y el paro les afec­ta más”.

Por todo esto, Berri-Otxoak urge al Gobierno Vas­co y el Ayun­ta­mien­to de Bara­kal­do a que “fle­xi­bi­li­cen inme­dia­ta­men­te los trá­mi­tes y con­di­cio­nes para que las dece­nas de miles de fami­lias que sobre­vi­ven sin recur­sos eco­nó­mi­cos sufi­cien­tes pue­dan acce­der a la Ren­ta de Garan­tía de Ingre­sos (RGI) y las Ayu­das de Emer­gen­cia Social”.

La orga­ni­za­ción sub­ra­ya que “duran­te esta cua­ren­te­na, el Con­sis­to­rio y Lan­bi­de deben dar por apro­ba­das de mane­ra auto­má­ti­ca y de for­ma pro­vi­sio­nal todas las soli­ci­tu­des de las fami­lias en situa­ción de pobre­za des­de el mis­mo momen­to en que las realizan”.

“Con­si­de­ra­mos que el Gobierno Vas­co, la Dipu­tación y los Ayun­ta­mien­tos tie­nen la obli­ga­ción legal y moral de garan­ti­zar que las fami­lias más des­fa­vo­re­ci­das (entre las que se encuen­tran dece­nas de miles de meno­res, víc­ti­mas de malos tra­tos y viu­das) no sufran situa­cio­nes de emer­gen­cia social, aún más agu­di­za­das por la pési­ma ges­tión que la Admi­nis­tra­ción está demos­tran­do duran­te la pan­de­mia”, apostillan.

“El Ayun­ta­mien­to de Bara­kal­do, ade­más de no refor­zar el equi­po de asis­ten­tes socia­les como hacen otros muni­ci­pios, exi­ge has­ta 30 cer­ti­fi­ca­dos dife­ren­tes y la par­ti­ci­pa­ción de al menos seis ins­ti­tu­cio­nes y empre­sas para tra­mi­tar las ayu­das de emer­gen­cia social, a sabien­das de que es total­men­te impo­si­ble cum­plir estas con­di­cio­nes en mitad de la cuarentena”.

Fren­te a esta situa­ción de des­am­pa­ro ins­ti­tu­cio­nal, la pla­ta­for­ma ha crea­do una ofi­ci­na vir­tual (www​.nodo50​.org/​b​e​r​r​i​_​o​t​x​o​a​k​/​p​o​r​-​f​a​l​t​a​-​d​e​-​i​n​f​o​r​m​a​c​i​o​n​-​n​o​-​t​e​-​q​u​e​d​e​s​-​s​i​n​-​d​e​r​e​c​h​os/), en la que expo­ne dón­de obte­ner infor­ma­ción para acce­der a estas pres­ta­cio­nes, cómo rea­li­zar las ges­tio­nes tele­má­ti­cas y la docu­men­ta­ción a apor­tar, inclu­yen­do copias de los jus­ti­fi­can­tes que se solicitan.

Ade­más, Berri-Otxoak pone a dis­po­si­ción de las fami­lias la siguien­te correo elec­tró­ni­co [email protected]​nodo50.​org para rea­li­zar con­sul­tas o resol­ver dudas, así como los datos para un telé­fono de contacto.

En ple­na cri­sis sani­ta­ria, Berri-Otxoak pre­ten­de con esta ini­cia­ti­va “cubrir la fal­ta de infor­ma­ción con la que tan­to el Ayun­ta­mien­to de Bara­kal­do como Lan­bi­de cas­ti­gan a las per­so­nas des­em­plea­das, con empleos pre­ca­rios y pen­sio­nis­tas sin ingre­sos del muni­ci­pio, negán­do­les el desa­rro­llo de una vida digna”.

“Se cons­ta­ta nue­va­men­te el nulo inte­rés que el Ayun­ta­mien­to y el Gobierno Vas­co tie­nen en infor­mar sobre las pres­ta­cio­nes ges­tio­na­das des­de Lan­bi­de o des­de los ser­vi­cios socia­les del con­sis­to­rio: ni inser­tan anun­cios en medios de comu­ni­ca­ción ni atien­den la colo­ca­ción de ban­dos en los domi­ci­lios infor­man­do sobre ellas. Por el con­tra­rio, sí impul­san otras ini­cia­ti­vas que les otor­gan ven­ta­ja electoral”.

Des­de que en 1989 se con­si­guie­ran legis­lar las pres­ta­cio­nes socia­les, ni el Depar­ta­men­to de Acción Social del con­sis­to­rio ni el Gobierno Vas­co han desa­rro­lla­do la más míni­ma labor infor­ma­ti­va sobre su exis­ten­cia, dón­de soli­ci­tar­las o la docu­men­ta­ción reque­ri­da para tra­mi­tar­las. Para col­mo, tan­to los ser­vi­cios socia­les muni­ci­pa­les como el Ser­vi­cio Vas­co de Empleo han cerra­do sus res­pec­ti­vas ofi­ci­nas de aten­ción, agra­van­do aún más la situación.
Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *