La depre­sión pos­pan­dé­mi­ca

Des­kar­gak /​Des­car­gas (253 aldiz/​veces)

Expe­dien­teAcción
[PDF] [A4]Des­car­gar 
[PDF] [A5]Des­car­gar 
[PDF] [Let­ter]Des­car­gar 
[ePUB]Des­car­gar 
[mobi]Des­car­gar 

La pan­de­mia de coro­na­vi­rus mar­ca el final de la expan­sión eco­nó­mi­ca más lar­ga regis­tra­da en los Esta­dos Uni­dos, y expe­ri­men­ta­rá la con­trac­ción eco­nó­mi­ca más fuer­te des­de la Segun­da Gue­rra Mun­dial.

La eco­no­mía glo­bal se enfren­ta­ba al peor colap­so des­de la Segun­da Gue­rra Mun­dial cuan­do el coro­na­vi­rus comen­zó a ata­car en mar­zo, mucho antes del apo­geo de la cri­sis, según el últi­mo índi­ce de segui­mien­to Broo­kings-FT.

2020 será el pri­mer año de caí­da del PIB mun­dial des­de la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Y solo fue­ron los últi­mos años de la Segun­da Gue­rra Mun­dial y sus secue­las cuan­do la pro­duc­ción cayó.

Los eco­no­mis­tas de JP Mor­gan creen que la pan­de­mia podría cos­tar al mun­do al menos 5,5 billo­nes de dóla­res en pro­duc­ción per­di­da en los pró­xi­mos dos años, mas que la pro­duc­ción anual de Japón. Y eso se per­de­ría para siem­pre. Eso es casi el 8% del PIB has­ta fines del pró­xi­mo año. El cos­te, solo para las eco­no­mías desa­rro­lla­das, será simi­lar al de las rece­sio­nes de 2008 – 2009 y 1974 – 1975. Inclu­so con nive­les sin pre­ce­den­tes de estí­mu­los mone­ta­rios y fis­ca­les, es impro­ba­ble que el PIB vuel­va a su ten­den­cia ante­rior a la cri­sis has­ta al menos 2022.

El Ban­co de Pagos Inter­na­cio­na­les advir­tió que los esfuer­zos nacio­na­les sin coor­di­nar podrían con­du­cir a una segun­da ola de casos de Covid-19, un esce­na­rio que en el peor de los casos deja­ría el PIB de Esta­dos Uni­dos a fines de 2020 alre­de­dor de un 12% por deba­jo de su nivel ante­rior al virus. Eso es mucho peor que en la Gran Rece­sión de 2008 – 2009.

La eco­no­mía de Esta­dos Uni­dos per­de­rá 20 millo­nes de empleos según las esti­ma­cio­nes de @OxfordEconomics, lo que dis­pa­ra­rá la tasa de des­em­pleo a nive­les supe­rio­res a los cono­ci­dos tras la Gran Depre­sión y afec­ta­rá gra­ve­men­te al 40% de los empleos.

Y lue­go está la situa­ción de las lla­ma­das «eco­no­mías emer­gen­tes» del «Sur Glo­bal». Muchos de estos paí­ses son expor­ta­do­res de pro­duc­tos bási­cos (como ener­gía, meta­les indus­tria­les y agro­ali­men­tos) que, des­de el final de la Gran Rece­sión, han vis­to caer los pre­cios.

La pan­de­mia va a inten­si­fi­car esa con­trac­ción. Se pro­nos­ti­ca que la pro­duc­ción eco­nó­mi­ca en los mer­ca­dos emer­gen­tes cae­rá un 1,5% este año, la pri­me­ra caí­da des­de que comen­za­ron los regis­tros esta­dís­ti­cos fia­bles en 1951.

El Ban­co Mun­dial con­si­de­ra que la pan­de­mia empu­ja­rá a Áfri­ca sub­saha­ria­na a la rece­sión en 2020 por pri­me­ra vez en 25 años. En su infor­me «Áfri­ca Pul­se», el BM ase­gu­ra que la eco­no­mía de la región se con­trae­rá entre el 2,1% y ‑5,1% a par­tir de un cre­ci­mien­to del 2,4% el año pasa­do, y que el nue­vo coro­na­vi­rus le cos­ta­rá al Áfri­ca sub­saha­ria­na de 37 mil millo­nes a 79 mil millo­nes de dóla­res esta­dou­ni­den­ses en pér­di­das de pro­duc­ción este año debi­do a la con­trac­ción del comer­cio y la rup­tu­ra de la cade­na de valor, entre otros fac­to­res. «Esta­mos asis­tien­do a un colap­so de los pre­cios de los pro­duc­tos bási­cos y a un colap­so del comer­cio mun­dial dife­ren­te a todo lo que hemos vis­to des­de la déca­da de 1930», ha afir­ma­do Ken Rogoff, execo­no­mis­ta jefe del FMI.

Más de 90 paí­ses «emer­gen­tes» han con­sul­ta­do sobre posi­bles res­ca­tes del FMI, casi la mitad de las nacio­nes del mun­do, mien­tras que al menos 60 han tra­ta­do de apro­ve­char los pro­gra­mas del Ban­co Mun­dial. Las dos ins­ti­tu­cio­nes jun­tas tie­nen recur­sos de has­ta 1,2 billo­nes de dóla­res esta­dou­ni­den­ses que han dicho que pon­drían a dis­po­si­ción de estos paí­ses para com­ba­tir las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas de la pan­de­mia, pero esa cifra es peque­ña en com­pa­ra­ción con las pér­di­das en ingre­sos, PIB y sali­das de capi­tal.

Des­de enero, alre­de­dor de 96 mil millo­nes de dóla­res esta­dou­ni­den­ses han sali­do de los mer­ca­dos emer­gen­tes, según datos del Ins­ti­tu­to de Finan­zas Inter­na­cio­na­les, un gru­po ban­ca­rio. Eso es más del tri­ple de la sali­da de 26 mil millo­nes dóla­res esta­dou­ni­den­ses duran­te la cri­sis finan­cie­ra mun­dial de hace una déca­da. «Segu­ra­men­te segui­rá una ava­lan­cha de cri­sis de deu­da públi­ca», seña­la, y «el sis­te­ma sim­ple­men­te no pue­de mane­jar tan­tos incum­pli­mien­tos y rees­truc­tu­ra­cio­nes al mis­mo tiem­po», dijo Rogoff.

Sin embar­go, el opti­mis­mo rei­na en muchos sec­to­res de que una vez que ter­mi­nen los blo­queos, la eco­no­mía mun­dial se recu­pe­ra­rá gra­cias a un aumen­to de la deman­da «acu­mu­la­da» con­tra­ida. La gen­te vol­ve­rá al tra­ba­jo, los hoga­res gas­ta­rán como nun­ca antes y las empre­sas con­tra­ta­rán a su anti­guo per­so­nal y comen­za­rán a inver­tir cara a un futu­ro más bri­llan­te des­pués de la pan­de­mia.

Como lo expre­só el gober­na­dor del Ban­co de Islan­dia: «El dine­ro que aho­ra se aho­rra por­que la gen­te se que­da en casa no des­apa­re­ce­rá; vol­ve­rá a gotear en la eco­no­mía tan pron­to como ter­mi­ne la pan­de­mia. La pros­pe­ri­dad vol­ve­rá». Esta opi­nión fue repe­ti­da por el timo­nel de la eco­no­mía más gran­de del mun­do. El secre­ta­rio del Teso­ro de los Esta­dos Uni­dos, Mnu­chin, dijo valien­te­men­te que: «Este es un pro­ble­ma a cor­to pla­zo. Pue­den pasar un par de meses, pero vamos a supe­rar esto y la eco­no­mía será más fuer­te que nun­ca».

El exse­cre­ta­rio del Teso­ro y gurú key­ne­siano, Larry Sum­mers, ha inten­ta­do no que­dar a la zaga: «la recu­pe­ra­ción pue­de ser más rápi­da de lo que mucha gen­te espe­ra por­que tie­ne el carác­ter de una recu­pe­ra­ción tras la depre­sión total que afec­ta a una eco­no­mía de tipo Cape Cod cada invierno o la recu­pe­ra­ción que expe­ri­men­ta el PIB de los Esta­dos Uni­dos todos los lunes por la maña­na». En efec­to, esta dicien­do que la eco­no­mía de los Esta­dos Uni­dos y del mun­do es como Cape Cod fue­ra de tem­po­ra­da; lis­to para abrir en verano sin nin­gún daño sig­ni­fi­ca­ti­vo para las empre­sas duran­te el invierno.

Eso sí es opti­mis­mo. Cuan­do estos opti­mis­tas hablan de una recu­pe­ra­ción rápi­da en for­ma de V, no reco­no­cen que la pan­de­mia de COVID-19 no está gene­ran­do una rece­sión «nor­mal» y está afec­tan­do no solo a una sola región sino a toda la eco­no­mía glo­bal. Muchas com­pa­ñías, par­ti­cu­lar­men­te las más peque­ñas, no se recu­pe­ra­rán tras la pan­de­mia. Antes de los cie­rres, entre el 10 y el 20% de las empre­sas en los Esta­dos Uni­dos y Euro­pa ape­nas obte­nían sufi­cien­tes ganan­cias para cubrir los cos­tes de fun­cio­na­mien­to y el ser­vi­cio de la deu­da. Para estas lla­ma­das empre­sas «zom­bis» el invierno de Cape Cod pue­de ser el últi­mo cla­vo en sus ataú­des. Varias cade­nas mino­ris­tas y de ocio media­nas se han decla­ra­do ya en ban­ca­rro­ta y las aero­lí­neas y agen­cias de via­jes pue­den seguir­las. Un gran núme­ro de com­pa­ñías de petró­leo de esquis­to tam­bién están bajo el agua (no las petro­le­ras).

Como con­clu­ye Moha­med El-Erian, uno de los prin­ci­pa­les ana­lis­tas finan­cie­ros: «La deu­da ya está demos­tran­do ser una raya roja para las empre­sas que com­pi­ten para adap­tar­se a la cri­sis, y un fac­tor cru­cial en la com­pe­ten­cia por la super­vi­ven­cia del más apto. Las empre­sas que entra­ron en la cri­sis alta­men­te endeu­da­das ten­drán más difi­cul­ta­des para con­ti­nuar. Si se sale de esto, será en un pai­sa­je don­de muchos de los com­pe­ti­do­res han des­apa­re­ci­do».

Por lo tan­to, lle­va­rá más tiem­po vol­ver a los nive­les ante­rio­res tras los cie­rres. ¡Los eco­no­mis­tas de Nomu­ra esti­man que es impro­ba­ble que el PIB de la zona euro supere el nivel del cuar­to tri­mes­tre de 2019 has­ta 2023!

Y recuer­de, como expli­qué en deta­lle en mi libro The Long Depres­sion, des­pués de la Gran Rece­sión no hubo nin­gún retorno al cre­ci­mien­to ten­den­cial ante­rior. Cuan­do se reanu­dó el cre­ci­mien­to, fue a un rit­mo más len­to que antes.

Des­de 2009, el cre­ci­mien­to anual del PIB per cápi­ta de Esta­dos Uni­dos ha sido de media un 1,6%. A fines de 2019, el PIB per cápi­ta esta­ba un 13% por deba­jo del cre­ci­mien­to ten­den­cial ante­rior a 2008. Al final de la rece­sión de 2008 – 2009, esta­ba un 9% por deba­jo de la ten­den­cia. Enton­ces, a pesar de una expan­sión de una déca­da, la eco­no­mía de Esta­dos Uni­dos cayó por deba­jo de la ten­den­cia tras la Gran Rece­sión. La bre­cha aho­ra es de 10.200 dóla­res per capi­ta, una pér­di­da per­ma­nen­te de ingre­sos. ¡Y aho­ra Gold­man Sachs pro­nos­ti­ca una caí­da del PIB per cápi­ta que eli­mi­na­ría todas las ganan­cias de los últi­mos diez años!

Ade­más está el comer­cio mun­dial. El cre­ci­mien­to del comer­cio mun­dial ape­nas ha sido igual al cre­ci­mien­to del PIB mun­dial des­de 2009 (línea azul), muy por deba­jo de su tasa ante­rior a 2009 (línea de pun­tos). Aho­ra inclu­so esa tra­yec­to­ria es más baja (línea ama­ri­lla pun­tea­da). La Orga­ni­za­ción Mun­dial del Comer­cio no ve nin­gún retorno a esta tra­yec­to­ria más baja duran­te al menos dos años.

Pero, ¿qué pasa con las enor­mes inyec­cio­nes de cré­di­to y prés­ta­mos que rea­li­zan los ban­cos cen­tra­les de todo el mun­do y los enor­mes paque­tes de estí­mu­los fis­ca­les de los gobier­nos a nivel mun­dial? ¿No cam­bia­rá las cosas más rápi­do? Bueno, no hay duda de que los ban­cos cen­tra­les e inclu­so las agen­cias inter­na­cio­na­les como el FMI y el Ban­co Mun­dial han inter­ve­ni­do para inyec­tar cré­di­to median­te la com­pra de bonos guber­na­men­ta­les, bonos cor­po­ra­ti­vos, prés­ta­mos estu­dian­ti­les e inclu­so ETF en una esca­la nun­ca antes vis­ta, inclu­so duran­te la cri­sis finan­cie­ra mun­dial de 2008 – 2009. Las com­pras de teso­re­ría de la Reser­va Fede­ral ya son supe­rio­res a los pro­gra­mas ante­rio­res de fle­xi­bi­li­za­ción cuan­ti­ta­ti­va.

Y el gas­to fis­cal apro­ba­do por el Con­gre­so de los Esta­dos Uni­dos el mes pasa­do eclip­sa el pro­gra­ma de gas­to públi­co duran­te la Gran Rece­sión.

He hecho una esti­ma­ción del tama­ño de las inyec­cio­nes de cré­di­to y los paque­tes fis­ca­les anun­cia­dos a nivel mun­dial para pre­ser­var las eco­no­mías y las empre­sas. Creo que ha alcan­za­do más del 4% del PIB en estí­mu­los fis­ca­les y otro 5% en inyec­cio­nes de cré­di­to y garan­tías guber­na­men­ta­les. Eso es el doble de la can­ti­dad duran­te la Gran Rece­sión, con algu­nos paí­ses cla­ve hacien­do más esfuer­zos para com­pen­sar a los tra­ba­ja­do­res sin tra­ba­jo y a las peque­ñas empre­sas cerra­das.

Estos paque­tes van aún más lejos de otra mane­ra. Las entre­gas direc­tas de dine­ro efec­ti­vo por par­te del gobierno a hoga­res y empre­sas son, en efec­to, lo que el infa­me eco­no­mis­ta mone­ta­ris­ta y libre­cam­bis­ta Mil­ton Fried­man lla­mó «dine­ro heli­cóp­te­ro», dóla­res que se dejan caer del cie­lo para sal­var a las per­so­nas. Olví­de­se de los ban­cos; pon­ga el dine­ro direc­ta­men­te en manos de quie­nes lo nece­si­tan y lo gas­tan.

Los eco­no­mis­tas post­key­ne­sia­nos que han pre­sio­na­do a favor del dine­ro del heli­cóp­te­ro, o el dine­ro para la gen­te, son vin­di­ca­dos.

Ade­más, de repen­te, la idea, que has­ta aho­ra era recha­za­da por la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca con­ven­cio­nal, se ha vuel­to muy acep­ta­ble, es decir, el gas­to fis­cal finan­cia­do, no por la emi­sión de más deu­da (bonos del gobierno), sino sim­ple­men­te «impri­mien­do dine­ro», es decir, la Fed o el Ban­co de Ingla­te­rra depo­si­tan dine­ro en la cuen­ta del gobierno para gas­tar­lo.

El comen­ta­ris­ta key­ne­siano Mar­tin Wolf, habien­do explo­ra­do antes la TMM, aho­ra escri­be: «Hay que aban­do­nar los cli­chés gas­ta­dos. Los gobier­nos ya han renun­cia­do a las vie­jas reglas fis­ca­les, y con razón. Los ban­cos cen­tra­les tam­bién deben hacer lo que sea nece­sa­rio. Esto sig­ni­fi­ca finan­cia­ción mone­ta­ria de los gobier­nos. Los ban­cos cen­tra­les fin­gen que lo que están hacien­do es rever­si­ble y que no se tra­ta de finan­cia­ción mone­ta­ria. Si eso los ayu­da a actuar, está bien, inclu­so si pro­ba­ble­men­te no sea cier­to. …No hay alter­na­ti­va. A nadie debe­ría impor­tar­le. Hay for­mas de mane­jar las con­se­cuen­cias. Inclu­so el “dine­ro heli­cóp­te­ro” podría estar muy jus­ti­fi­ca­do en una cri­sis tan pro­fun­da».

¡Han lle­ga­do las polí­ti­cas de la teo­ría mone­ta­ria moder­na (TMM)! Cla­ro, se supo­ne que esta finan­cia­ción mone­ta­ria pura es tem­po­ral y limi­ta­da, pero los chi­cos y chi­cas de la TMM tie­nen la espe­ran­za de que podría con­ver­tir­se en per­ma­nen­te, como defien­den. Es decir, los gobier­nos debe­rían gas­tar y así crear dine­ro y lle­var la eco­no­mía hacia el pleno empleo y man­te­ner­la allí. El capi­ta­lis­mo será sal­va­do por el esta­do y por la teo­ría mone­ta­ria moder­na.

He dis­cu­ti­do en deta­lle en varios artícu­los los erro­res teó­ri­cos de la TMM des­de una pers­pec­ti­va mar­xis­ta. El pro­ble­ma con esta teo­ría y polí­ti­ca es que igno­ra el fac­tor cru­cial: la estruc­tu­ra social del capi­ta­lis­mo. Bajo el capi­ta­lis­mo, la pro­duc­ción y la inver­sión son con fines de lucro, no para satis­fa­cer las nece­si­da­des de las per­so­nas. Y las ganan­cias depen­den de la capa­ci­dad de explo­tar a la cla­se tra­ba­ja­do­ra en com­pa­ra­ción con los cos­tos de inver­sión en tec­no­lo­gía y acti­vos pro­duc­ti­vos. No depen­de de si el gobierno ha pro­por­cio­na­do sufi­cien­te «deman­da efec­ti­va».

La supo­si­ción de los radi­ca­les chi­cos y chi­cas pos­key­ne­sia­nos /​TMM es que si los gobier­nos gas­tan y gas­tan, los hoga­res gas­ta­rán más y los capi­ta­lis­tas inver­ti­rán más. Por lo tan­to, se pue­de res­tau­rar el pleno empleo sin nin­gún cam­bio en la estruc­tu­ra social de una eco­no­mía (es decir, el capi­ta­lis­mo). Según la TMM, los ban­cos per­ma­ne­ce­rían en su lugar; las gran­des com­pa­ñías, las FAANG, per­ma­ne­ce­rían intac­tas; el mer­ca­do de valo­res segui­ría cre­cien­do. El capi­ta­lis­mo sería sal­va­do gra­cias al esta­do, finan­cia­do por el árbol mági­co del dine­ro (TMM).

Michael Pet­tis es un cono­ci­do macro-eco­no­mis­ta «pro pre­su­pues­to equi­li­bra­do» con sede en Bei­jing. En un con­vin­cen­te artícu­lo, titu­la­do «MMT hea­ven and MMT hell» («El paraí­so y el infierno de la TMM»), par­te en su lugar de la supo­si­ción opti­mis­ta de que impri­mir dine­ro para aumen­tar el gas­to del gobierno pue­de ser la solu­ción. Pet­tis afir­ma: «el resul­ta­do final es este: si el gobierno pue­de gas­tar estos fon­dos adi­cio­na­les de mane­ra que el PIB crez­ca más rápi­do que la deu­da, los polí­ti­cos no tie­nen que preo­cu­par­se por la infla­ción galo­pan­te o la acu­mu­la­ción de deu­da. Pero si este dine­ro no se usa pro­duc­ti­va­men­te, lo con­tra­rio es cier­to».

Agre­ga: «Crear o pedir dine­ro pres­ta­do no aumen­ta la rique­za de un país a menos que hacer­lo resul­te direc­ta o indi­rec­ta­men­te en un aumen­to de la inver­sión pro­duc­ti­va… Si las empre­sas esta­dou­ni­den­ses son rea­cias a inver­tir no es por­que el cos­te del capi­tal sea alto sino por­que la ren­ta­bi­li­dad espe­ra­da es baja, es poco pro­ba­ble que res­pon­dan a la com­pen­sa­ción entre un capi­tal más bara­to y una menor deman­da invir­tien­do más». Pue­des lle­var un caba­llo al rio, pero no pue­des obli­gar­le a beber.

Sos­pe­cho que gran par­te de esta gene­ro­si­dad mone­ta­ria y fis­cal ter­mi­na­rá no sien­do gas­to públi­co, sino acu­mu­la­da, no inver­ti­da en sala­rios y pro­duc­ción, sino en acti­vos finan­cie­ros impro­duc­ti­vos; no es de extra­ñar que los mer­ca­dos bur­sá­ti­les del mun­do se hayan recu­pe­ra­do a medi­da que la Fed y otros ban­cos cen­tra­les inyec­tan efec­ti­vo y prés­ta­mos gra­tui­tos.

De hecho, inclu­so el eco­no­mis­ta de izquier­da Dean Baker duda del paraí­so pro­me­ti­do por la TMM y de la efi­ca­cia de un gas­to fis­cal tan gran­de. «En reali­dad, es posi­ble que este­mos vien­do dema­sia­da deman­da, ya que un esta­lli­do del gas­to pos­te­rior al cie­rre pue­de supe­rar la capa­ci­dad inme­dia­ta de los res­tau­ran­tes, aero­lí­neas, hote­les y otros nego­cios. En ese caso, es posi­ble que vea­mos una explo­sión de infla­ción, ya que estas empre­sas subirán los pre­cios en res­pues­ta a la deman­da exce­si­va». Es decir, el infierno de la TMM. Con­clu­ye que «el gas­to en gene­ral no es acon­se­ja­ble en este momen­to».

Bueno, la prue­ba del algo­dón con­sis­te en pasar este y ya vere­mos. Pero la evi­den­cia his­tó­ri­ca que yo y otros hemos com­pi­la­do duran­te la últi­ma déca­da o más, mues­tra que el lla­ma­do mul­ti­pli­ca­dor key­ne­siano tie­ne un efec­to limi­ta­do en la res­tau­ra­ción del cre­ci­mien­to, prin­ci­pal­men­te por­que no es el con­su­mi­dor lo deter­mi­nan­te para reac­ti­var la eco­no­mía, sino las empre­sas capi­ta­lis­tas.

Y hay nue­va evi­den­cia sobre el poder del mul­ti­pli­ca­dor key­ne­siano. No fun­cio­na uno por uno o más, como se sue­le afir­mar. Por ejem­plo, el aumen­to del 1% del PIB en el gas­to públi­co no con­du­ce a un aumen­to del 1% del PIB en la pro­duc­ción nacio­nal. Algu­nos eco­no­mis­tas han estu­dia­do el mul­ti­pli­ca­dor en Euro­pa en los últi­mos diez años. Lle­ga­ron a la con­clu­sión de que «en con­tra de las afir­ma­cio­nes pre­vias de que el mul­ti­pli­ca­dor fis­cal se ele­vó bas­tan­te por enci­ma de uno en el pun­to álgi­do de la cri­sis, sin embar­go, sos­te­ne­mos que el “ver­da­de­ro” mul­ti­pli­ca­dor ex post se man­tu­vo por deba­jo de uno».

Y hay pocas razo­nes para que sea más alto esta vez. En otro docu­men­to, otros des­ta­ca­dos eco­no­mis­tas sugie­ren que una recu­pe­ra­ción en for­ma de V es poco pro­ba­ble por­que «la deman­da es endó­ge­na y se ve afec­ta­da por el shock de ofer­ta y otras carac­te­rís­ti­cas de la eco­no­mía. Lo que sugie­re que el estí­mu­lo fis­cal tra­di­cio­nal es menos efec­ti­vo en una rece­sión cau­sa­da por un shock de ofer­ta como el actual»… la deman­da pue­de reac­cio­nar de mane­ra exa­ge­ra­da ante el shock de ofer­ta y pro­vo­car una rece­sión por fal­ta de deman­da debi­do a la «baja capa­ci­dad de sus­ti­tu­ción entre sec­to­res y mer­ca­dos incom­ple­tos, con con­su­mi­do­res con liqui­dez limi­ta­da», de modo que «varias for­mas de polí­ti­ca fis­cal pue­den ser menos efec­ti­vas por dólar gas­ta­do».

Pero, ¿Qué más pode­mos hacer? Por ello, «la polí­ti­ca ópti­ma para enfren­tar una pan­de­mia en nues­tro mode­lo com­bi­na la rela­ja­ción de la polí­ti­ca mone­ta­ria y una abun­dan­te segu­ri­dad social». Y ese es el pro­ble­ma. Si la estruc­tu­ra social de las eco­no­mías capi­ta­lis­tas se man­tie­ne intac­ta, enton­ces todo lo que que­da es impri­mir dine­ro y aumen­tar el gas­to públi­co.

Qui­zás la pro­fun­di­dad y el alcan­ce de esta depre­sión pan­dé­mi­ca crea­rá con­di­cio­nes en las que los valo­res de los capi­ta­les se deva­lúen tan­to por quie­bras, cie­rres y des­pi­dos que las com­pa­ñías capi­ta­lis­tas más débi­les serán liqui­da­das y las com­pa­ñías tec­no­ló­gi­ca­men­te mas avan­za­das toma­rán el con­trol en un entorno de mayor ren­ta­bi­li­dad. Este sería el ciclo clá­si­co de auge, depre­sión y auge que pre­vé la teo­ría mar­xis­ta.

El exje­fe del FMI y aspi­ran­te a la pre­si­den­cia de Fran­cia, el infa­me Domi­ni­que Strauss-Kahn, insi­núa eso: «la cri­sis eco­nó­mi­ca, al des­truir el capi­tal, pue­de pro­por­cio­nar una sali­da. Las opor­tu­ni­da­des de inver­sión crea­das por el colap­so de par­te del apa­ra­to de pro­duc­ción, como el efec­to sobre los pre­cios de las medi­das de apo­yo, pue­den revi­vir el pro­ce­so de des­truc­ción crea­ti­va des­cri­to por Schum­pe­ter».

A pesar del tama­ño de esta depre­sión pan­dé­mi­ca, no estoy segu­ro de que se pro­duz­ca una des­truc­ción sufi­cien­te de capi­tal, espe­cial­men­te dado que gran par­te de la finan­cia­ción del res­ca­te ser­vi­rá para man­te­ner en fun­cio­na­mien­to a las empre­sas, no a los hoga­res. Por esa razón, espe­ro que al final de los cie­rres y con­fi­na­mien­tos no haya una recu­pe­ra­ción en for­ma de V o inclu­so un retorno a la «nor­ma­li­dad» (de los últi­mos diez años).

En mi libro, La lar­ga depre­sión, dibu­jé un dia­gra­ma esque­má­ti­co para mos­trar la dife­ren­cia entre rece­sio­nes y depre­sio­nes. Una recu­pe­ra­ción en for­ma de V o en for­ma de W es la nor­ma, pero hay perío­dos en la his­to­ria del capi­ta­lis­mo cuan­do la depre­sión es la nor­ma. En la depre­sión de 1873 – 97 (más de dos déca­das), hubo varias rece­sio­nes en dife­ren­tes paí­ses, segui­das de recu­pe­ra­cio­nes débi­les que toma­ron la for­ma de un signo de raíz cua­dra­da en la que la ten­den­cia ante­rior de cre­ci­mien­to no se res­ta­ble­ce.

Los últi­mos diez años han sido simi­la­res a fina­les del siglo XIX. Y aho­ra pare­ce que cual­quier recu­pe­ra­ción de la depre­sión pan­dé­mi­ca será débil y pro­du­ci­rá una futu­ra expan­sión por deba­jo de la ten­den­cia ante­rior. Será otra eta­pa en la lar­ga depre­sión que hemos expe­ri­men­ta­do duran­te los últi­mos diez años.

Michael Roberts

17 de abril de 2020

Fuen­te: https://​the​nex​tre​ces​sion​.word​press​.com

Traducción:G. Bus­ter

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *