Esta­dos Uni­dos. Para una his­to­ria moral de la inmo­ra­li­dad norteamericana

Por Lau­ta­ro Riva­ra, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 abril 2020

Aun­que el des­pun­tar de la deca­den­cia eco­nó­mi­ca nor­te­ame­ri­ca­na sea más o menos recien­te, la deca­den­cia moral de los Esta­dos Uni­dos es de lar­ga data. Tan lar­ga como la escla­vi­tud, el racis­mo, las doc­tri­nas y coro­la­rios impe­ria­lis­tas, y el des­gas­ta­do sue­ño ame­ri­cano. A con­ti­nua­ción algu­nas notas y refle­xio­nes a par­tir del docu­men­tal “I Am Not Your Negro” (2016) del direc­tor Raoul Peck.


En un tex­to del libro de ensa­yos y artícu­los sobre Amé­ri­ca Lati­na de Eric Hobs­bawm (lla­ma­do “¡Viva la revo­lu­ción!” y com­pi­la­do por el tam­bién bri­tá­ni­co y canó­ni­co Les­lie Bethell), apa­re­ce una pre­gun­ta insi­dio­sa que escon­de un evi­den­te carác­ter nor­ma­ti­vo: ¿como es que los Esta­dos Uni­dos logra­ron cons­truir tan rápi­da­men­te una nación y noso­tros, las ex-colo­nias al sur del Río Bra­vo (des­via­das, anó­ma­las, se sobre-entien­de), no pudi­mos? Es más, el autor se pre­gun­ta por qué sin dudas, y muy rápi­da­men­te, y a par­tir del la pobla­ción blan­ca, sur­gió dicha nación. Aun­que Hobs­bawm aven­tu­ra algu­nas intere­san­tes hipó­te­sis para expli­car lo pre­sun­ta­men­te evi­den­te, noso­tros, lle­nos de dudas, cree­mos que la res­pues­ta es mucho más sen­ci­lla: los Esta­dos Uni­dos nun­ca cons­ti­tu­ye­ron tal nación en un sen­ti­do sus­tan­ti­vo, pese a cons­truir la más mor­tí­fe­ra y efi­caz maqui­na­ria impe­rial de la his­to­ria de la huma­ni­dad. No lo hicie­ron pese a su “exi­to­sa expan­sión” hacia la cos­ta oes­te que coro­nó su con­ti­nen­ta­li­dad de cara a dos océa­nos (y más tar­de tam­bién hacia el Pací­fi­co Occi­den­tal y al estra­té­gi­co Mar Cari­be). No lo hicie­ron pese a su inde­pen­den­cia res­pec­to de la ex-metró­po­li bri­tá­ni­ca, pro­ce­so mucho menos influ­yen­te de lo que el pen­sa­mien­to colo­nial Occi­den­tal con­si­de­ra, al menos en nues­tras lati­tu­des. No lo hicie­ron pese a la vic­to­ria de los indus­tria­les del nor­te por sobre los escla­vis­tas ana­cró­ni­cos en la Gue­rra de Sece­sión, quié­nes no alcan­za­ron a com­pren­der las más sofis­ti­ca­das y ren­ta­bles estra­te­gias de degra­da­ción de la cria­tu­ra huma­na que ofre­cía el capi­ta­lis­mo. No lo hicie­ron pese a su poro­si­dad para absor­ber a los más varia­dos con­tin­gen­tes migra­to­rios blan­cos y euro­peos, qui­zás algo menos idí­li­ca de lo que esta­rían dis­pues­tos a con­ce­der. Es bien sabi­do que no fue­ron reci­bi­dos con igual suer­te los pue­blos indí­ge­nas Dela­wa­re, Nava­jos, Coman­ches, Paw­nee, Sioux, Sene­cas, Che­ro­kes, Modox o Cahui­llas, exter­mi­na­dos una vez en el “sal­va­je oes­te” y sacri­fi­ca­dos otra vez cada sába­do por la noche, muer­tos por bana­li­za­ción, en los pelí­cu­las “wes­tern” a lo John Way­ne, aquel pilar de la cul­tu­ra y la iden­ti­dad de los nor­te­ame­ri­ca­nos no menos cons­ti­tu­ti­vo que Washing­ton o Jef­fer­son. Pero tam­bién en el “sal­va­je sur” arre­ba­ta­do a los Esta­dos Uni­dos Mexi­ca­nos, si con­si­de­ra­mos que la expan­sión terri­to­rial nor­te­ame­ri­ca­na por pira­teo, com­pra, sece­sión indu­ci­da o con­quis­ta de terri­to­rios, fue geo­mé­tri­ca has­ta la con­so­li­da­ción de sus fron­te­ras defi­ni­ti­vas, inclu­so las ultramarinas.

Tam­po­co fue invi­ta­da al ban­que­te nacio­nal la gran colo­nia inter­na con­for­ma­da por sus negri­tu­des, pese a las suce­si­vas abo­li­cio­nes par­cia­les y for­ma­les de la escla­vi­tud. Al decir del escri­tor afro­nor­te­ame­ri­cano James Bald­win, “la his­to­ria de los negros esta­dou­ni­den­ses es la his­to­ria de los Esta­dos Uni­dos”. Y no es una his­to­ria gra­ta de con­tar. La prue­ba es el ase­si­na­to esca­lo­na­do, en pocos años, de tres de sus ami­gos que serían, no casual­men­te, tres de los más gran­des refe­ren­tes por los dere­chos civi­les de los negros y gran­des pre­di­ca­do­res con­tra las aven­tu­ras mili­ta­ris­tas del impe­rio: Med­gar Evers, Mal­com X y Mar­tin Luther King, en línea con la vie­ja tra­di­ción mag­ni­ci­da inau­gu­ra­da con el ase­si­na­to de Lin­coln, y con­ti­nua­da con el tan afa­ma­do ase­si­na­to de John F. Ken­nedy. Su her­mano menor Bobby Ken­nedy, tam­bién ase­si­na­do lue­go, se refe­ri­ría en el año ‘65, tan libe­ral como satis­fe­cho, al avan­ce de la “inte­gra­ción” de los negros a la nación. Comen­ta­ba por ese enton­ces en tele­vi­sión que no le extra­ña­ría ver en un futu­ro cer­cano a un negro con­ver­tir­se en pre­si­den­te de la Unión. La répli­ca del pole­mis­ta Bald­win, tal elo­cuen­te en la pales­tra como fren­te a la máqui­na de escri­bir, lle­ga­rá des­de un deba­te en la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge. Y será lapi­da­ria: “Bobby Ken­nedy, recién lle­ga­do y aho­ra en ple­na carre­ra elec­to­ral, nos dice a noso­tros, que hemos esta­do aquí 400 años, que tal vez en 40, si somos bue­nos, nos deja­ran lle­gar a la pre­si­den­cia.” Solo cin­co años des­pués de lo pro­fe­ti­za­do, Barack Oba­ma, un “negro bueno”, arri­ba­rá a la Casa Blan­ca para hacer polí­ti­ca de blan­cos a cubier­to de su epi­der­mis. Es como si el anti­llano Frantz Fanon hubie­ra escri­to su libro “Piel negra, más­ca­ras blan­cas” para des­cri­bir la pecu­liar tra­yec­to­ria del toda­vía ines­pe­ra­do Pre­mio Nobel de la Paz.


Los tes­ti­mo­nios que reco­ge­mos hacen par­ten del docu­men­tal “I am not your negro”, estruc­tu­ra­do en base al libro incon­clu­so de Bald­win “Remem­ber this hou­se” y diri­gi­do por el hai­tiano Raoul Peck (más cono­ci­do por su film pos­te­rior, “El joven Marx”). El docu­men­tal reco­ge y orga­ni­za con cru­da iro­nía una infi­ni­dad de mate­ria­les de archi­vo: en par­ti­cu­lar foto­gra­fías, publi­ci­da­des y frag­men­tos de pelí­cu­las, mos­tran­do el racis­mo per­sis­ten­te de la indus­tria cul­tu­ral nor­te­ame­ri­ca­na. Es por eso que el indio sal­va­je del oes­te, el negro man­so de las colo­nias inter­nas, el zom­bi sur­gi­do de las Anti­llas y el bar­ba­do gue­rri­lle­ro ára­be o lati­no­ame­ri­cano sean tal vez los arque­ti­pos colo­nia­les más impor­tan­tes entre los que orbi­ta Holly­wood des­de el siglo pasa­do. Qui­zás uno de los mejo­res mate­ria­les de archi­vo del docu­men­tal sea un cru­ce tele­vi­si­vo entre Mal­com X y Mar­tin Luther King, en el que el pri­me­ro dis­pa­ra­rá con­tra las tesis no vio­len­tas del reco­no­ci­do pas­tor bau­tis­ta, a quién acu­sa­rá de ser una espe­cie de “Tio Tom del siglo XX”, en rela­ción al per­so­na­je de la cono­ci­da nove­la de la escri­to­ra Harriet Bee­cher Stowe.

James Bald­win, entre ambos per­so­na­jes, apa­re­ce­rá como una figu­ra con­tra­dic­to­ria, apa­sio­na­da y lúci­da, ten­sio­na­da entre su deseo huma­nis­ta de ven­cer la segre­ga­ción y la com­ple­ja rei­vin­di­ca­ción de su común par­ti­ci­pa­ción en la cons­truc­ción de la nación nor­te­ame­ri­ca­na que se nie­ga a ser rec­ti­fi­ca­da. Afir­ma haber teni­do que des­cu­brir, for­zo­sa­men­te, que sus ances­tros eran tan­to blan­cos como negros, en un pasa­je que nos conec­ta direc­ta­men­te con la “Bala­da a lo dos abue­los” del poe­ta cubano Nico­lás Gui­llén. Pero pare­ce igno­rar el hecho de que otras colo­nias inter­nas y exter­nas expli­can de igual mane­ra la tan sub­ra­ya­da pros­pe­ri­dad y el pode­río nor­te­ame­ri­ca­nos. Va a afir­mar que: “No hay nada en la evi­den­cia ofre­ci­da por el libro de la repú­bli­ca esta­dou­ni­den­se que me per­mi­ta dis­cu­tir con el hom­bre que me dijo: ‘nos nece­si­ta­ban para reco­ger algo­dón y aho­ra no nos nece­si­tan para nada. Y aho­ra que ya no nos nece­si­tan nos mata­rán a todos, así como hicie­ron con los indios’”. Ese hom­bre era Mal­com X, y sin que­rer­lo, Bald­win pare­ce arras­tra­do por las con­clu­sio­nes natu­ra­les que se deri­van de su mar­ti­rio. El ase­si­na­to de Mal­com X y el de Luther King, lejos de con­va­li­dar a los dos y estre­char sus posi­cio­nes como el docu­men­tal sugie­re, con­fir­ma de for­ma inape­la­ble las tesis del pri­me­ro, las con­vo­ca­to­rias a la auto­de­fen­sa de las comu­ni­da­des, y el lla­ma­do a arti­cu­lar las luchas con­tra la segre­ga­ción con las luchas anti-impe­ria­lis­tas aden­tro y afue­ra de los Esta­dos Uni­dos. Luther King apa­re­ce como un pre-fano­niano, y Bald­win como una figu­ra en tran­si­ción, tiro­nea­da por los acon­te­ci­mien­tos, en tan­to ambos guar­dan aún espe­ran­zas en la opcio­na­li­dad de la vio­len­cia, en la posi­bi­li­dad de asu­mir­la o recha­zar­la, sin ter­mi­nar de con­ven­cer­se sobre su carác­ter estruc­tu­ral. Bald­win apa­re­ce como el negro ilus­tra­do y razo­na­ble que con las armas de la razón quie­re con­ven­cer al blan­co de su irra­cio­na­li­dad, mien­tras Luther King lo hará des­de la sen­si­bi­li­dad, des­de su enor­me esta­tu­ra moral, des­de su pré­di­ca cris­tia­na y des­de el impe­ra­ti­vo de amar al pró­ji­mo, inclu­so al opre­sor. Pero el sis­te­ma no es un sis­te­ma de ideas ni de sen­ti­mien­tos, sino un sis­te­ma de fuer­zas lubri­ca­do de ideas y sentimientos.


Podrá pare­cer una aven­tu­ra his­to­rio­grá­fi­ca, pero podría­mos ras­trear el mis­mo deba­te mucho tiem­po atrás, remon­tán­do­nos a los tiem­pos de la pri­me­ra revo­lu­ción negra y anti­es­cla­vis­ta exi­to­sa de la huma­ni­dad, en el Hai­tí (la colo­nia fran­ce­sa de Saint-Domin­gue en ese enton­ces) de fines del siglo XVIII. En ese momen­to Tous­saint L’Ouverture, el gran esta­dis­ta y coman­dan­te del pro­ce­so, ilus­tra­do y for­ma­do en la cul­tu­ra fran­ce­sa, sos­te­nía aún las tesis de la refor­ma­bi­li­dad del sis­te­ma colo­nial, y pre­ten­día con­cre­tar la abo­li­ción de la escla­vi­tud rene­go­cian­do el esta­tu­to de depen­den­cia colo­nial res­pec­to de la metró­po­lis fran­ce­sa. Por fue­ra del sis­te­ma, ni inte­gra­do ni inte­gra­ble, el anti­guo cima­rrón Jean-Jac­ques Des­sa­li­nes, un fano­niano avant la let­tre, com­pren­dió a tiem­po la uni­dad indi­so­lu­ble del pro­gra­ma anti-escla­vis­ta e inde­pen­den­tis­ta, dado que la liber­tad de los escla­vos pre­su­mía la liber­tad de la nación. No casual­men­te sería Des­sa­li­nes quién con­du­je­ra la Revo­lu­ción a su vic­to­ria defi­ni­ti­va en noviem­bre del año 1803 y fun­da­ra el nue­vo Esta­do (la pri­me­ra nación con un con­cep­to de ciu­da­da­nía uni­ver­sal de la his­to­ria), mien­tras que L’Ouverture sería trai­cio­na­do y cap­tu­ra­do por la vie­ja metró­po­lis, murien­do en inhu­ma­nas con­di­cio­nes carcelarias.

El deba­te, como aque­lla vez, será estra­té­gi­co y no mera­men­te moral, y los inten­tos no vio­len­tos de con­ven­cer a los inmo­ra­les de su inmo­ra­li­dad se demos­tra­rán inefi­ca­ces, como suce­dió con la expe­rien­cia de los “doc­to­res negros” de la Aso­cia­ción Nacio­nal para el Pro­gre­so de las Per­so­nas de Color (NAACP por su sigla en inglés) que el mis­mo Bald­win recuer­da no sin un dejo de iro­nía. Lo mis­mo suce­dió dos siglos antes con la Socie­dad de Ami­gos de los Negros, la enti­dad de los abo­li­cio­nis­tas fran­ce­ses que vie­ron nau­fra­gar sus bue­nas inten­cio­nes en la dubi­ta­ti­va Asam­blea Nacio­nal de los jaco­bi­nos, y más tar­de con el res­ta­ble­ci­mien­to for­mal de la escla­vi­tud en las colo­nias a car­go de los ejér­ci­tos napo­leó­ni­cos diri­gi­dos a Hai­tí y Guadalupe.

Tan sólo un año des­pués del ase­si­na­to de Mal­com X, e ins­pi­ra­do en sus ape­la­cio­nes a la auto­de­fen­sa de las pro­pias comu­ni­da­des, sur­gi­ría el influ­yen­te Par­ti­do Pan­te­ra Negra. Lo que Mal­com X lle­ga­ría a com­pren­der cla­ra­men­te es que otros ocu­pa­rían tam­bién el rol de los vie­jos reco­ge­do­res de algo­dón en las maqui­las del nor­te mexi­cano, en las zonas fran­cas indus­tria­les del sudes­te asiá­ti­co, en los arro­za­les de Viet­nam o en los pro­pios barrios lati­nos de Cali­for­nia, Texas, Colo­ra­do o Nue­vo Méxi­co. De ahí el des­per­tar de una con­cien­cia anti-impe­ria­lis­ta y ter­cer­mun­dis­ta que her­ma­na­ría duran­te años las luchas civi­les en los esta­dos uni­dos y los pro­ce­sos de libe­ra­ción social y nacio­nal en Asia, Áfri­ca y Amé­ri­ca Lati­na. Esto lle­ga­ría has­ta el pun­to de que el par­ti­do de las Pan­te­ras Negras, una autén­ti­ca gue­rri­lla en el cora­zón del impe­rio que des­ple­ga­ría bases en 68 ciu­da­des y reclu­ta­ría a miles de mili­tan­tes arma­dos, lle­ga­ría a cons­ti­tuir un capí­tu­lo inter­na­cio­nal en Arge­lia. La con­fluen­cia de luchas anti-segre­ga­cio­nis­tas y por los dere­chos civi­les jun­to con la des­co­lo­ni­za­ción y el socia­lis­mo, pon­drían en deba­te no ya las con­di­cio­nes de reco­no­ci­mien­to de los afro­ame­ri­ca­nos por par­te del Esta­do, sino estos se movi­li­za­rían por su pro­pia des­truc­ción. Y la negri­tud alcan­za­ría, en con­tra de las deri­vas iden­ti­ta­ris­tas con­tem­po­rá­neas, un níti­do carác­ter nacio­nal (en pug­na con la nacio­na­li­dad domi­nan­te) y de cla­se. Si Bald­win afir­ma­ba, gol­pean­do a las puer­tas del edi­fi­cio de la Repú­bli­ca, ova­cio­na­do de pie por un con­cu­rri­do audi­to­rio: “yo tam­bién cons­truí esta nación”, las Pan­te­ras Negras dirán en cam­bio: “noso­tros que­re­mos a des­truir­la”. Recla­man­do así su dere­cho a armar­se, y dan­do una inter­pre­ta­ción radi­cal e ines­pe­ra­da a la céle­bre Segun­da Enmien­da, a con­tra­mano de las licen­cias que se toma des­de 1871 la Aso­cia­ción Nacio­nal del Rifle.


No hay nada más pare­ci­do a un fas­cis­ta que un racis­ta nos­tál­gi­co. De ahí la línea direc­ta que conec­ta del Ku Klux Klan a la dere­cha anti-cuba­na de Mia­mi, del mon­roeis­mo al trum­pis­mo, de Oakland en lla­mas a la Gue­rra de Viet­nam, mar­can­do el carác­ter intrín­se­ca­men­te reac­cio­na­rio del sue­ño ame­ri­cano, y la peli­gro­sa fan­ta­sía de reedi­tar­lo sobre mayo­res tasas de explo­ta­ción hacia los negros, los migran­tes, los lati­nos y las muje­res, o sobre nue­vas y des­ca­be­lla­das ten­ta­ti­vas mili­ta­res como la que des­plie­ga silen­cio­sa­men­te el Coman­do Sur por estas horas fren­te a las cos­tas vene­zo­la­nas. De ahí el espi­no­so e inne­ga­ble carác­ter popu­lar del lla­ma­do a hacer a Amé­ri­ca gran­de de nue­vo. Se tra­ta de las mis­mas cau­sas que expli­can la debi­li­dad y el refor­mis­mo con­gé­ni­tos del tra­deu­ni­nio­nis­mo nor­te­mae­ri­cano, y la impo­si­bi­li­dad de recrear en abs­trac­to el sue­ño de unir a los pro­le­ta­rios del mun­do. Al menos si enten­de­mos por pro­le­ta­rios a las cla­ses medias blan­cas, endeu­da­das y empo­bre­ci­das, ayer fir­me­men­te inte­gra­das a la loco­mo­to­ra nor­te­ame­ri­ca­na, y hoy vomi­ta­das como masas exce­den­ta­rias a la vera del camino. Se tra­ta de un vio­len­to cal­do en don­de se cul­ti­van los peo­res mons­truos, por­que estas masas se han demos­tra­do his­tó­ri­ca­men­te más pro­cli­ves a bus­car chi­vos expia­to­rios inter­nos y exter­nos que a cana­li­zar sus ren­co­res hacia la pro­pia maqui­na­ria esta­tal y a las sacro­san­tas leyes del valor, res­pon­sa­bles úni­cas de su empo­bre­ci­mien­to rela­ti­vo. Nue­va­men­te el cine apor­ta valio­sos tes­ti­mo­nios: des­de la Flint que el docu­men­ta­lis­ta Michael Moo­re retra­tó en Roger & Me, narran­do el decli­ve indus­trial de una peque­ña loca­li­dad de Michi­gan des­am­pa­ra­da y que­bra­da por el cie­rre de las plan­tas de la Gene­ral Motors, has­ta el rela­to de la Masa­cre de Colum­bi­ne que hace Elephant, de Gus Van Sant, y la no siem­pre bien con­du­ci­da pre­gun­ta sobre el por qué de las ince­san­tes matan­zas per­pe­tra­das por jóve­nes blan­cos arma­dos. El indi­so­lu­ble par racismo/​violencia no es una mera des­via­ción, y esca­pa al carác­ter filo­só­fi­co o al tipo psi­co­ló­gi­co de un pue­blo: es una reali­dad his­tó­ri­ca y estruc­tu­ral que hace de la polí­ti­ca con­tra las colo­nias inter­nas y con­tra las exter­nas una sola y mis­ma cosa.

Miran­do la mone­da des­de su rever­so, no es casual enton­ces que las comu­ni­da­des afro­nor­te­ame­ri­ca­nas y sus orga­ni­za­cio­nes hayan sido las más acti­vas pro­mo­to­ras de cam­pa­ñas de soli­da­ri­dad con el agre­di­do Ter­cer Mun­do; que la revo­lu­ción negra de la peque­ña isla de Gra­na­da en la figu­ra de su líder Mau­ri­ce Bishop haya sido aco­gi­da por mul­ti­tu­des entu­sias­tas en la déca­da del ‘80; que en la actua­li­dad la diás­po­ra lati­na se encuen­tre igual de aten­ta y movi­li­za­da por las jus­tas cau­sas al sur del Río Bra­vo; ni que sean las nue­vas gene­ra­cio­nes de jóve­nes, que des­creen de las fan­ta­sías del ame­ri­can way of life por­que nun­ca han per­ci­bi­do sus divi­den­dos, las que comien­cen a desa­rro­llar, de for­ma cre­cien­te, una con­cien­cia con­tes­ta­ta­ria que podría ser deci­si­va en los tiem­pos por venir. Como can­ta­ba por enton­ces un joven Ismael Serrano: “vigi­la tu boni­ta ciu­dad ame­ri­ca­na, que el Har­lem pue­de ser Viet­nam mañana”.


La tesis ena­je­nan­te que sus­ten­ta la cul­tu­ra ofi­cial del Gran Vecino es la auto-cons­truc­ción labo­rio­sa de una nación: el mito libe­ral del esfuer­zo indi­vi­dual hecho sis­te­ma y mito­lo­gía esta­tal, des­de la misión reden­to­ra de los pere­gri­nos del May­flo­wer has­ta la con­quis­ta del Oes­te. Aque­lla filo­so­fía pode­ro­sa que cap­tó el poe­ta domi­ni­cano Pedro Mir en su con­tra-can­to a Walt Whit­man, aquel moderno hijo de Manhat­tan que se con­si­de­ra­ba a si mis­mo un cos­mos, y que expre­sa como nadie la con­fian­za mís­ti­ca en la liber­tad pre­po­ten­te del “yo” y de lo “mío”. Quie­nes no hemos sido for­ma­dos bajo el influ­jo de esa efi­caz mito­lo­gía segu­ra­men­te no alcan­za­re­mos a com­pren­der bien la dimen­sión de frus­tra­ción que entra­ña ver como los cas­ti­llos de are­na del esfuer­zo indi­vi­dual son arra­sa­dos por los ven­da­va­les de la cri­sis capi­ta­lis­ta glo­bal. Quie­nes no hemos sido cria­dos entre las fron­te­ras segu­ras de un impe­rio con­sa­gra­do por des­tino mani­fies­to, qui­zás no alcan­ce­mos a com­pren­der la per­tur­ba­ción para­noi­de de los ciu­da­da­nos de bien de un mun­do que se des­mo­ro­na y des­an­da una len­ta pero inexo­ra­ble tran­si­ción hege­mó­ni­ca hacia un polo glo­bal aún no del todo defi­ni­do. Lejos están los tiem­pos del Plan Marshall y el Pro­yec­to Manhat­tan, los ver­da­de­ros pila­res estra­té­gi­cos en los que se cimen­tó la pri­mer hege­mo­nía nor­te­ame­ri­ca­na, como nos recuer­da pesi­mis­ta y som­brío el estra­te­ga impe­rial Henry Kis­sin­ger, lleno de dudas sobre las posi­bi­li­da­des de su país de lide­rar la nue­va tran­si­ción pla­ne­ta­ria, aho­ra ace­le­ra­da por el azo­te de la pandemia.


Decía­mos antes que la pre­gun­ta de Hobs­bawm era insi­dio­sa y secre­ta­men­te nor­ma­ti­va. Y lo afir­ma­mos por­que cree­mos que ésta pre­su­po­ne que el úni­co camino para cons­truir una nación es el camino occi­den­tal: la vora­ci­dad terri­to­rial, la rapi­ña colo­nial, el exter­mi­nio de los pue­blos de ori­gen, la cons­ti­tu­ción de colo­nias inter­nas y la edi­fi­ca­ción de una por­ten­to­sa civi­li­za­ción por sobre la nega­ción de las otras. Segu­ra­men­te nos que­dan por des­cu­brir muchas otras tra­yec­to­rias que sin seguir ese camino han fun­da­do civi­li­za­cio­nes anti­guas como la ame­ri­ca­na Caral, de la que se supo­ne care­cía de apa­ra­to repre­si­vo. O nacio­nes moder­nas, en pri­me­ra ins­tan­cia, aque­lla sur­gi­da de la Revo­lu­ción Hai­tia­na de la que Hobs­bawm nada dice. Segu­ra­men­te haya tam­bién otra his­to­ria nor­te­ame­ri­ca­na que no es la del cow-boy y el aven­tu­re­ro, la del pio­ne­ro y el bus­ca­dor de oro del Yukón, la del cíni­co John Way­ne ni la del mora­li­zan­te Bru­ce Way­ne, tam­bién cono­ci­do como Bat­man. Pode­mos y debe­mos reco­ger mil tes­ti­mo­nios mora­les sur­gi­dos de los pue­blos indí­ge­nas en las reser­vas, de las comu­ni­da­des afro­des­cen­dien­tes, de los barrios lati­nos, de las más diver­sas migran­cias, de sus osa­das inte­lec­tua­li­da­des nati­vas, de los pue­blos de todo el mun­do inva­di­dos y some­ti­dos por el gran impe­rio, o de esfuer­zos his­to­rio­grá­fi­cos nota­bles como el de Howard Zinn y su “otra his­to­ria” de los Esta­dos Uni­dos. Pero recién ter­mi­na­re­mos el lar­go com­pen­dio de una his­to­ria moral de la inmo­ra­li­dad cuan­do por fin ter­mi­ne de caer el “gigan­te de sie­te leguas”. Así lo lla­mo nues­tro José Mar­tí; quién vivió, com­ba­tió, y has­ta admi­ró al mons­truo que des­cri­bió des­de su mis­ma entra­ña, por no fue él sólo, como el pro­fe­ta Jonás, el engullido.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *