EEUU. Cri­sis capi­ta­lis­ta más mor­tal que el coronavirus

William I. Robin­son /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​26 de abril de 2020

Fuer­zas de cho­que de la ultra-dere­cha cum­plen las órde­nes del Capital

El
con­fi­na­mien­to a casa decre­ta­do en Esta­dos Uni­dos y en muchos paí­ses del mundo
para enfren­tar la pan­de­mia de COVID-19 ha para­li­za­do la eco­no­mía capi­ta­lis­ta y
por tan­to ha demo­li­do el pro­ce­so de la acu­mu­la­ción de capi­tal. Que este pará­li­sis eco­nó­mi­co arro­ja decenas
de millo­nes de tra­ba­ja­do­res en una cri­sis de sobre­vi­ven­cia es total­men­te fortuito
a la preo­cu­pa­ción de la cla­se capi­ta­lis­ta trans­na­cio­nal (CCT) de reanu­dar de
inme­dia­to la maqui­na­ria lucra­ti­va, ya que el capi­tal no pue­de per­ma­ne­cer ocioso
sin dejar de ser capi­tal. El impul­so para
reavi­var la acu­mu­la­ción expli­ca la ocu­rren­cia en nume­ro­sas ciu­da­des norteamericanos
de mani­fes­ta­cio­nes públi­cas de la ultra-dere­cha para exi­gir el levan­ta­mien­to de
la cua­ren­te­na, al igual que los sec­to­res mas reac­cio­na­rios del capital
pro­mo­vie­ron el Tea Party a raíz del colap­so finan­cie­ro de 2008, movi­mien­to que a
su vez se movi­li­zó en apo­yo al Trumpismo.

Si bien las pro­tes­tas apa­re­cen como espon­tá­neas, de hecho han sido orga­ni­za­das por las agru­pa­cio­nes con­ser­va­do­ras esta­dou­ni­den­ses, entre ellas, la Fun­da­ción Heri­ta­ge, Free­dom­Works (Obras de Liber­tad), y el Con­se­jo Ame­ri­cano de Inter­cam­bio Legis­la­ti­vo (cono­ci­do como ALEC por su sigla en inglés), que reúne a los direc­to­res eje­cu­ti­vos de las gran­des cor­po­ra­cio­nes jun­to con los legis­la­do­res dere­chis­tas loca­les a lo lar­go de Esta­dos Uni­dos. El mis­mo Pre­si­den­te Trump enar­de­ció los mani­fes­tan­tes median­te una serie de tweets, entre ellos, uno que decla­ró “LIBERAR a VIRGINIA, y pro­te­ger su gran Segun­da Enmien­da, que esta bajo ase­dio.” El lla­ma­do a defen­der dicha enmien­da de la Cons­ti­tu­ción nor­te­ame­ri­ca­na, que garan­ti­za el dere­cho a por­tar armas, prác­ti­ca­men­te cons­ti­tu­yó un lla­ma­do a insu­rrec­ción arma­da. En el esta­do de Michi­gan, segui­do­res arma­dos de Trump blo­quea­ron el trá­fi­co para impe­dir el paso a los soco­rris­tas. Días atrás, Trump adu­jo tener poder “total” – la clá­si­ca defi­ni­ción de tota­li­ta­ris­mo – para levan­tar la cuarentena. 

A pesar de su retó­ri­ca popu­lis­ta, el Trum­pis­mo ha ser­vi­do bien los intere­ses de la CCT en imple­men­tar un pro­gra­ma de neo­li­be­ra­lis­mo en este­roi­des que va des­de la refor­ma impo­si­ti­va regre­si­va y la amplia des­re­gu­la­ción y pri­va­ti­za­ción, has­ta una expan­sión de los sub­si­dios al capi­tal, recor­tes al gas­to social, y repre­sión sin­di­cal. Trump – el mis­mo un miem­bro de la CCT – reto­mó don­de dejó el Tea Party a raíz del colap­so finan­cie­ro de 2008, for­jan­do una base social entre aque­llos sec­to­res de la cla­se obre­ra mayo­ri­ta­ria­men­te blan­cos que goza­ron ante­rior­men­te de cier­tos pri­vi­le­gios, tales como empleo esta­ble y bien remu­ne­ra­do, que en años recien­tes han expe­ri­men­ta­do una agu­da des­es­ta­bi­li­za­ción socio­eco­nó­mi­ca y movi­li­dad des­cen­den­te fren­te a la glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta. Al igual que el Tea Party que le pre­ce­dió, Trump ha sabi­do des­viar la cada vez mayor ansie­dad social que sien­ten estos sec­to­res, des­de una cri­ti­ca radi­cal al sis­te­ma capi­ta­lis­ta hacia una movi­li­za­ción racis­ta y jin­goís­ta con­tra los chi­vos expia­to­rios tales como los migran­tes. Estas tác­ti­cas Trum­pis­tas han con­ver­ti­do dichos sec­to­res en fuer­zas de cho­que para la agen­da capi­ta­lis­ta ultra-dere­chis­ta, lle­ván­do­les al bor­de de un pro­yec­to ver­da­de­ra­men­te fascista.

La cada vez mayor cri­sis del capi­ta­lis­mo glo­bal ha aca­rrea­do una rápi­da pola­ri­za­ción polí­ti­ca en la socie­dad glo­bal entre una izquier­da insur­gen­te y fuer­zas ultra-dere­chis­tas y neo­fas­cis­tas que han logra­do adep­tos en muchos paí­ses alre­de­dor del mundo. 

Ambas fuer­zas recu­rren a la mis­ma base social de los millo­nes que han sido devas­ta­dos por la aus­te­ri­dad neo­li­be­ral, el empo­bre­ci­mien­to, el empleo pre­ca­rio y rele­ga­ción a las filas de la huma­ni­dad super­flua. El nivel de pola­ri­za­ción social glo­bal y des­igual­dad es aho­ra sin pre­ce­den­te. El uno por cien­to más rico de la huma­ni­dad con­tro­la más de la mitad de la rique­za del pla­ne­ta mien­tras el 80 por cien­to más bajo tie­ne que con­for­mar­se con ape­nas el 4.5 por cien­to de esa rique­za. Mien­tras se extien­de el des­con­ten­to popu­lar con­tra esta des­igual­dad, la movi­li­za­ción ultra-dere­chis­ta y neo­fas­cis­ta jue­ga un papel crí­ti­co en el esfuer­zo por par­te de los gru­pos domi­nan­tes de cana­li­zar dicho des­con­ten­to hacia el apo­yo a la agen­da de la CCT, la mis­ma dis­fra­za­da en una retó­ri­ca populista.

Es en este con­tex­to que los gru­pos con­ser­va­do­res en Esta­dos Uni­dos se han empe­ña­do en orga­ni­zar una res­pues­ta ultra-dere­chis­ta a la emer­gen­cia sani­ta­ria y la cri­sis eco­nó­mi­ca, abar­can­do una mayor dosis de sub­ter­fu­gio ideo­ló­gi­co y tam­bién una reno­va­da movi­li­za­ción de sus fuer­zas de cho­que que aho­ra exi­gen el levan­ta­mien­to del orden de con­fi­na­mien­to. Bien la movi­li­za­ción de masa des­de aba­jo podría exi­gir que el Esta­do pro­por­cio­na soco­rro en gran esca­la para los millo­nes de tra­ba­ja­do­res y fami­lias pobres en lugar de insis­tir en la inme­dia­ta reaper­tu­ra de la eco­no­mía. Pero la CCT y sus agen­tes polí­ti­cos bus­can a toda cos­ta evi­tar que las masas deman­den un Esta­do de bien­es­tar social como res­pues­ta a la cri­sis. Es por eso que pro­mue­ven la revuel­ta reac­cio­na­ria con­tra el con­fi­na­mien­to avi­va­da por Trump y la ultra-derecha.

Inde­pen­dien­te­men­te de las dife­ren­cias polí­ti­cas en el seno de sus filas, la CCT se ha empe­ña­do en tras­la­dar la car­ga de la cri­sis y el sacri­fi­cio que impo­ne la pan­de­mia a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras y popu­la­res. Para este fin ha podi­do con­tar con el poder del Esta­do capi­ta­lis­ta. Los gobier­nos alre­de­dor del mun­do han apro­ba­do nue­vos res­ca­tes masi­vos para el capi­tal mien­tras se escu­rren de esta piña­ta unas miga­jas para las cla­ses tra­ba­ja­do­ras. El gobierno esta­dou­ni­den­se inyec­tó una can­ti­dad ini­cial de $1.5 billo­nes a los ban­cos de Wall Street en tan­to la Casa Blan­ca pro­me­tió que su res­pues­ta a la pan­de­mia “esta­ría ple­na­men­te cen­tra­da en libe­rar el poder del sec­tor pri­va­do”, que­rien­do decir que la ganan­cia capi­ta­lis­ta va pri­me­ro y la mis­ma impul­sa­ría la res­pues­ta a la emer­gen­cia sani­ta­ria. Acto segui­do apro­bó un paque­te de estí­mu­lo de $2.2 billo­nes cuyo com­po­nen­te más gran­de fue res­ca­tes a las corporaciones. 

En Euro­pa, los gobier­nos miem­bros de la UE apro­ba­ron paque­tes fis­ca­les simi­la­res, al igual que hizo la mayo­ría de los gobier­nos en el mun­do, abar­can­do la mis­ma com­bi­na­ción de estí­mu­los fis­ca­les, res­ca­tes cor­po­ra­ti­vos, y can­ti­da­des muy modes­tas de soco­rro público. 

Los gobier­nos esta­dou­ni­den­se y euro­peos pro­me­tie­ron al menos $8 billo­nes en pres­ta­dos y sub­si­dios a las cor­po­ra­cio­nes pri­va­das, apro­xi­ma­da­men­te equi­va­len­te a todas sus ganan­cias en los últi­mos dos años, lo que la revis­ta The Eco­no­mist cali­fi­có como “el res­ca­te más gran­de de la empre­sa pri­va­da en la his­to­ria.” Se tra­ta de la lucha de cla­se des­de arri­ba. Mien­tras estos billo­nes de dóla­res se acu­mu­lan en la par­te mas supe­rior del pirá­mi­de social, la cri­sis des­ata­da por la pan­de­mia deja­rá a su paso más des­igual­dad, más ten­sión polí­ti­ca, más mili­ta­ris­mo, y más auto­ri­ta­ris­mo. La Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal de Tra­ba­jo advir­tió que cen­te­na­res de millo­nes de per­so­nas podrían per­der su empleo, en tan­to la agen­cia inter­na­cio­nal Oxfam cal­cu­ló que has­ta 500 millo­nes están en ries­go de caer en la pobreza. 

Aún más omi­no­so, el Pro­gra­ma Mun­dial de Ali­men­tos advir­tió sobre “ham­bru­na de pro­por­cio­nes bíbli­cas,” cal­cu­lan­do que has­ta 130 millo­nes de per­so­nas podrían morir de ham­bre por el posi­ble colap­so de las cade­nas de abas­te­ci­mien­to de ali­men­tos, lo que la orga­ni­za­ción cali­fi­có como “la peor cri­sis huma­ni­ta­ria des­de la Segun­da Gue­rra Mundial.”

Se Ave­ci­nan Con­vul­sio­nes Socia­les y
Políticas

El carác­ter cla­sis­ta de la pan­de­mia que­da al des­nu­do. Al virus no le impor­ta la cla­se, etni­ci­dad o nacio­na­li­dad de sus por­ta­do­res huma­nos pero son los pobres, los mar­gi­na­dos, y las cla­ses tra­ba­ja­do­ras los que no gozan de las con­di­cio­nes para pro­te­ger­se del con­ta­gio ni pue­den ase­gu­rar la aten­ción medi­ca en caso de contaminación. 

Millo­nes podrán morir, no tan­to por la infec­ción viral sino por la fal­ta de acce­so a los ser­vi­cios y recur­sos de supor­te vital. La CCT inten­ta­rá apro­ve­char del des­em­pleo y mise­ria masi­va para refor­zar su poder de cla­se median­te mayor dis­ci­pli­na y aus­te­ri­dad en la medi­da que pase lo peor de la pan­de­mia y la eco­no­mía glo­bal se hun­de en depresión. 

Las cla­ses domi­nan­tes uti­li­za­rán la pan­de­mia como cor­ti­na de humo para con­so­li­dar un Esta­do poli­cia­co glo­bal. En fin, la cri­sis capi­ta­lis­ta des­ata­da por el Coro­na­vi­rus será mas mor­tal para los tra­ba­ja­do­res empo­bre­ci­dos que el mis­mo virus.

Aun cuan­do se man­tie­nen el gas­to defi­ci­ta­rio y el estí­mu­lo key­ne­siano mien­tras dure una depre­sión eco­nó­mi­ca, la expe­rien­cia de 2008 nos mues­tra que los gobier­nos recu­pe­ra­ron los cos­tos de los res­ca­tes median­te una mayor aus­te­ri­dad, en tan­to los ban­cos y las cor­po­ra­cio­nes uti­li­za­ron los fon­dos de dichos res­ca­tes para recom­prar accio­nes y empren­der una nue­va ron­da de acti­vi­da­des depredadoras. 

La estra­te­gia de la CCT pare­ce ser una repe­ti­ción de 2008, aho­ra en una esca­la mucho mayor, diri­gi­da a inyec­tar masi­vas can­ti­da­des de dine­ro al sis­te­ma ban­ca­rio pri­va­do. Los ban­cos, a cam­bio, no están bajo nin­gu­na obli­ga­ción a uti­li­zar dicho dine­ro para rein­ver­tir en la eco­no­mía real o para algún bien social. A raíz del colap­so finan­cie­ro de 2008 los ban­cos sim­ple­men­te con­vir­tie­ron los miles de millo­nes que reci­bie­ron en con­cep­to de res­ca­tes en espe­cu­la­ción en el casino finan­cie­ro glo­bal y para apro­piar­se de más acti­vos y recur­sos alre­de­dor del mundo. 

Al lado de la movi­li­za­ción de las fuer­zas ultra-dere­chis­tas y neo­fas­cis­tas, sec­to­res popu­la­res y las cla­ses tra­ba­ja­do­ras tam­bién se han movi­li­za­do. La úni­ca sali­da a la cri­sis del capi­ta­lis­mo glo­bal, si bien no sea posi­ble tum­bar el sis­te­ma, será rever­tir las cada vez mayo­res des­igual­da­des median­te una redis­tri­bu­ción del la rique­za y el poder hacia abajo. 

La lucha para dicha redis­tri­bu­ción ya ha comen­za­do en medio de la pan­de­mia. En Esta­dos Uni­dos, al igual que en otros paí­ses, los tra­ba­ja­do­res han empren­di­do una ola de huel­gas y pro­tes­tas para exi­gir con­di­cio­nes de segu­ri­dad mien­tras, en tan­to los inqui­li­nos hacen lla­ma­dos a huel­gas de alquileres. 

Los mili­tan­tes del movi­mien­to a favor de jus­ti­cia para de los migran­tes han rodea­do los cen­tros de deten­ción deman­dan­do la libe­ra­ción de los dete­ni­dos, los tra­ba­ja­do­res auto­mo­tri­ces han sali­do en huel­gas sal­va­jes para obli­gar a las plan­tas a cerrar, los des­am­pa­ra­dos han ocu­pa­do casas des­ha­bi­ta­das, y los tra­ba­ja­do­res sani­ta­rios han empren­di­do pro­tes­tas rui­do­sas exi­gien­do los equi­pos que nece­si­ta­ban para rea­li­zar su tra­ba­jo en con­di­cio­nes de seguridad. 

Los gru­pos gober­nan­tes no pue­den sino sen­tir­se asus­ta­dos por el cre­cien­te des­con­ten­to de las masas. La cri­sis ero­sio­na la hege­mo­nía capi­ta­lis­ta y tie­ne el poten­cial de des­per­tar a millo­nes de la apa­tía polí­ti­ca. El pro­yec­to neo­li­be­ral está ago­ta­do y a duras penas podrá ser resu­ci­ta­do. El mun­do será recons­trui­do, para bien o para mal. Hemos entra­do en un perio­do de cada vez mayor caos en el sis­te­ma capi­ta­lis­ta mun­dial. Fue­ra de una revo­lu­ción, hemos de luchar aho­ra para evi­tar que nues­tros gober­nan­tes con­vier­tan la cri­sis en una opor­tu­ni­dad para resu­ci­tar y pro­fun­di­zar el orden neo­li­be­ral mori­bun­do cuan­do pase la tor­men­ta de la pan­de­mia. Nues­tra lucha se tra­ta de cla­mar por algo en línea de un “Nue­vo Pac­to Ver­de” (“Green New Deal”) a esca­la glo­bal como pro­gra­ma inte­ri­no en tan­to se acu­mu­len las fuer­zas para un cam­bio más radi­cal del sistema. 

Las fuer­zas pro­gre­sis­tas e izquier­dis­tas tie­nen que situar­se para hacer retro­ce­der al impul­so ultra-dere­chis­ta y neo­fas­cis­ta. Los nuba­rro­nes se con­cen­tran. Las líneas de bata­lla están sien­do tra­za­das. Las con­vul­sio­nes se acer­can. En jue­go esta la bata­lla para el mun­do post-pandémico. 

William I. Robin­son es Pro­fe­sor de Socio­lo­gía, Uni­ver­si­dad de Cali­for­nia en San­ta Bárbara

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *