Dis­tan­cia­mien­to social… de la democracia

[wpdm_​package id=“118289” template=“5c51ba687615d”]

«El dis­tan­cia­mien­to social está aquí para que­dar­se mucho más de unas cuan­tas sema­nas. ‎Cam­bia­rá nues­tro modo de vida, en cier­ta mane­ra para siem­pre.» Eso anun­cia­ron los ‎inves­ti­ga­do­res del Mas­sa­chu­setts Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy, una de las uni­ver­si­da­des más ‎pres­ti­gio­sas de Esta­dos Uni­dos1.‎

Estos inves­ti­ga­do­res citan el infor­me pre­sen­ta­do por sus cole­gas del Impe­rial Colle­ge of Lon­don, ‎don­de se afir­ma que el dis­tan­cia­mien­to social debe­ría con­ver­tir­se en una nor­ma cons­tan­te que ‎se fle­xi­bi­li­za­ría o se inten­si­fi­ca­ría según la can­ti­dad de per­so­nas hos­pi­ta­li­za­das bajo cui­da­dos ‎inten­si­vos por cau­sa del Covid-19. El mode­lo ela­bo­ra­do por los inves­ti­ga­do­res del Impe­rial ‎Colle­ge of Lon­don no se refie­re sólo a las medi­das que acon­se­jan fren­te al coro­na­vi­rus. ‎Para ellos, el dis­tan­cia­mien­to social está lla­ma­do a con­ver­tir­se en un ver­da­de­ro mode­lo social, ‎cuyos pro­ce­di­mien­tos ya están en pre­pa­ra­ción, al igual que los ins­tru­men­tos que los gobier­nos ‎esta­rían lla­ma­dos a impo­ner median­te la ley.

Los dos gigan­tes esta­dou­ni­den­ses de la infor­má­ti­ca –Apple y Goo­gle – , has­ta aho­ra riva­les, se han ‎aso­cia­do para inser­tar en los sis­te­mas ope­ra­ti­vos (DOS, siglas de Disk Ope­ra­ting Sys­tem o Sis­te­ma ‎Ope­ra­ti­vo de Dis­co) de miles de millo­nes de telé­fo­nos celu­la­res iPho­ne y Andro­id, en el mun­do ‎ente­ro, un pro­gra­ma infor­má­ti­co de «segui­mien­to de con­tac­tos» que pre­vie­ne al usua­rio si una ‎per­so­na con­ta­gia­da con el coro­na­vi­rus se acer­ca a él. Tan­to Apple como Goo­gle afir­man que el ‎pro­gra­ma «res­pe­ta­rá la trans­pa­ren­cia y la vida pri­va­da de los usuarios».

Dos uni­ver­si­da­des esta­dou­ni­den­ses, la Rice Uni­ver­sity y el mis­mo MIT, están tra­ba­jan­do en otro ‎sis­te­ma de segui­mien­to aún más efi­caz –el de los «cer­ti­fi­ca­dos digi­ta­les»– con el apo­yo de la Bill ‎& Melin­da Gates Foun­da­tion, la fun­da­ción esta­dou­ni­den­se crea­da por Bill Gates, fun­da­dor de ‎Micro­soft y segun­da per­so­na más rica del mun­do, según la revis­ta For­bes. Así lo anun­ció ‎públi­ca­men­te el pro­pio Bill Gates al res­pon­der a un empre­sa­rio que le pre­gun­ta­ba cómo ‎reanu­dar la acti­vi­dad pro­duc­ti­va res­pe­tan­do el dis­tan­cia­mien­to social:

Final­men­te ten­dre­mos cer­ti­fi­ca­dos digi­ta­les para mos­trar quién está cura­do o ha pasa­do ‎recien­te­men­te un test de detec­ción o, cuan­do ten­ga­mos una vacu­na, quién se ha ‎vacu­na­do2. ‎

El cer­ti­fi­ca­do digi­tal que men­cio­na Bill Gates no es el actual car­net elec­tró­ni­co de salud. ‎La Rice Uni­ver­sity anun­ció en diciem­bre de 2019 la inven­ción de un sis­te­ma de pun­tos ‎cuán­ti­cos a base de cobre que, al ser inyec­ta­do en el cuer­po jun­to con la vacu­na «se con­vier­te ‎en algo así como un tatua­je con códi­go de barras que pue­de leer­se con un Smartpho­ne ‎per­so­na­li­za­do»3.

El MITI ha desa­rro­lla­do una tec­no­lo­gía simi­lar4.

La inven­ción de esa tec­no­lo­gía fue soli­ci­ta­da y finan­cia­da por la fun­da­ción de Bill y Melin­da Gates, ‎que dice que­rer uti­li­zar­la en par­ti­cu­lar en la vacu­na­ción de niños, prin­ci­pal­men­te en los paí­ses del ‎Ter­cer Mun­do. Tam­bién podría uti­li­zar­se en una vacu­na­ción a esca­la mun­dial con­tra el ‎coro­na­vi­rus.

Ese es el futu­ro «modo de vida» que ya nos anun­cian: dis­tan­cia­mien­to social –cla­ro, de ‎geo­me­tría varia­ble– peren­ne­men­te en vigor; mie­do cons­tan­te a que se nos acer­que una per­so­na ‎con­ta­gia­da con el virus, cuya cer­ca­nía sería anun­cia­da de inme­dia­to por una alar­ma en nues­tro ‎telé­fono celu­lar; con­trol per­ma­nen­te a tra­vés del «códi­go de barras» implan­ta­do en nues­tro ‎cuer­po. Sería esen­cial­men­te una exten­sión de los sis­te­mas mili­ta­res que ya per­mi­ten seguir e ‎inclu­so liqui­dar «obje­ti­vos» humanos.

Sin sub­es­ti­mar la peli­gro­si­dad del coro­na­vi­rus –sea cual sea su ori­gen– y la nece­si­dad ‎de medi­das que impi­dan su difu­sión, es nece­sa­rio sub­ra­yar que no pode­mos dejar en manos de ‎los cien­tí­fi­cos del MIT y de la Fun­da­ción de Bill Gates la deci­sión de cómo debe ser nues­tra ‎mane­ra de vivir.

Y tam­po­co pode­mos dejar de pen­sar y de hacer preguntas.

Por ejem­plo, es cier­ta­men­te muy gra­ve que el coro­na­vi­rus ya haya mata­do casi 97.000 per­so­nas ‎en Euro­pa pero ¿qué medi­das habría que adop­tar con­tra las par­tí­cu­las finas que, según los datos ‎ofi­cia­les de la Agen­cia Euro­pea del Medioam­bien­te, pro­vo­can cada año la muer­te pre­ma­tu­ra de ‎más de 400.000 per­so­nas?5

Man­lio Dinucci

22 de abril de 22020

Fuen­te: Il Mani­fes­to (Ita­lia)

Tra­du­ci­do al espa­ñol por Red Vol­tai­re a par­tir de la ver­sión al fran­cés de Marie-Ange Patrizio.‎

  1. «We’re not going back to nor­mal», MIT Tech­no­logy Review, 17 ‎de mar­zo de 2020
  2. «31 ques­tions and ans­wers about COVID-19», The Blog of Bill Gates, 19 ‎de mar­zo de 2020.
  3. «Quan­tum-dot tat­toos hold vac­ci­na­tion record», Mike ‎Williams, Rice Uni­ver­sity, 18 de diciem­bre de 2019.
  4. «Invi­si­ble Ink Could Reveal whether Kids Have ‎Been Vac­ci­na­ted», Scien­ti­fic Ame­ri­can, 19 de diciem­bre de 2019.
  5. «Air qua­lity in Euro­pe — 2019 Report», Euro­pean ‎Envi­ron­ment Agency.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *