Argen­ti­na plan­teó dife­ren­cias en el Mer­co­sur res­pec­to a TLC

Rodol­fo Koé Gutié­rrez /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​26 de abril de 2020

Argen­ti­na se reti­ró de las nego­cia­cio­nes que venían lle­van­do ade­lan­te los paí­ses del Mer­co­sur para acor­dar un tra­ta­do de libre comer­cio con Corea del Sur. El anun­cio corrió por cuen­ta de la can­ci­lle­ría de Para­guay, que ocu­pa actual­men­te la pre­si­den­cia pro tém­po­re del bloque.

En un comu­ni­ca­do, expli­có que Argen­ti­na deja­ba de par­ti­ci­par de las nego­cia­cio­nes por los acuer­dos comer­cia­les en cur­so –jun­to con el de Corea, se fir­ma­rían acuer­dos simi­la­res con Cana­dá, India y el Líbano– y los futu­ros, «exclu­yen­do de esta deter­mi­na­ción a las ya con­clui­das con la Unión Euro­pea y con la Aso­cia­ción Euro­pea de Libre Comercio».

El pre­si­den­te Alber­to Fer­nán­dez y el can­ci­ller Feli­pe Solá con­clu­ye­ron que las nego­cia­cio­nes que se esta­ban rea­li­zan­do eran per­ju­di­cia­les para el país, por­que se tra­ta­ba de acuer­dos de libre comer­cio con paí­ses que pro­du­cen bie­nes que com­pi­ten direc­ta­men­te con la indus­tria local. La con­clu­sión fue que, en este esce­na­rio más com­ple­jo toda­vía debi­do a la pan­de­mia, podría resul­tar letal para la pro­duc­ción nacional.

Este vier­nes hubo una video­con­fe­ren­cia don­de las dife­ren­cias entre los repre­sen­tan­tes argen­ti­nos por un lado y los de Bra­sil, Uru­guay y Para­guay por el otro, que­da­ron expuestas.

El secre­ta­rio de Rela­cio­nes Eco­nó­mi­cas Inter­na­cio­na­les, Jor­ge Neme, que defen­dió la posi­ción argen­ti­na en la reu­nión, bus­có con­ven­cer a sus pares de que el momen­to era el menos apro­pia­do para plan­tear una aper­tu­ra comer­cial con paí­ses con una indus­tria desa­rro­lla­da, como es el caso de Corea del Sur, con exce­den­tes de pro­duc­tos por colo­car, debi­do al para­te eco­nó­mi­co mun­dial. Pero los otros repre­sen­tan­tes del blo­que, con gobier­nos neo­li­be­ra­les y depen­dien­tes, opi­na­ron lo contrario.

Plan­tea­do el des­acuer­do, el repre­sen­tan­te argen­tino expre­só la impor­tan­cia que el país le otor­ga al blo­que regio­nal y a la vez dejó cla­ra su dis­po­si­ción a no trans­for­mar­se en un obstáculo.

“Creo que hay que avan­zar en la bús­que­da de solu­cio­nes jurí­di­co ins­ti­tu­cio­na­les que per­mi­tan que uste­des, como paí­ses mayo­ri­ta­rios, que tie­nen la inten­ción de avan­zar a un rit­mo que noso­tros no pode­mos acom­pa­ñar, pue­dan hacer­lo y la Argen­ti­na ten­ga la opor­tu­ni­dad de eva­luar en su momen­to la for­ma de sumar­se”, sintetizó.

En un memo redac­ta­do por los fun­cio­na­rios de la Can­ci­lle­ría, expli­ca­ron que la posi­ción argen­ti­na es la de favo­re­cer polí­ti­cas que pro­te­jan las empre­sas y el empleo nacio­nal, por lo que en estos momen­tos se vol­vía reco­men­da­ble dete­ner este tipo de negociaciones.

*Perio­dis­ta eco­nó­mi­co argen­tino, ana­lis­ta aso­cia­do a al Cen­tro Lati­no­ame­ri­cano de Aná­li­sis Estratégico.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *