Argen­ti­na. Obser­va­to­rio gre­mial. No solo la pes­te está en cues­tión, sino el mode­lo eco­nó­mi­co y social de la globalización/​Sus­pen­sio­nes y reba­jas salariales/​La cri­sis del Covid empu­ja el deba­te sobre el sala­rio universal

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano */​26 de abril 2020 .-

UN CUADRO A LO GUERNICA

POR VICTORIO PAULÓN

El empre­sa­rio Elías Mas­ri murió el 7 de abril de 2020 a sus 91 años. Su falle­ci­mien­to fue por cau­sas natu­ra­les: “Colap­so res­pi­ra­to­rio por Covid-19”. En Nue­va York, y a su edad, todo hubie­ra pare­ci­do nor­mal. En uno de los vue­los de repa­tria­ción de ciu­da­da­nos argen­ti­nos lle­gó a Ezei­za su cajón mor­tuo­rio, con pape­les fal­si­fi­ca­dos que ocul­ta­ban la infec­ción para ingre­sar­lo de con­tra­ban­do al país. Como si fue­ra una maca­bra bro­ma, todo pare­cía paro­diar la pelí­cu­la Este muer­to está muy vivo, don­de Terry Kiser encar­na­ba al boss Ber­nie Lomax. En esa come­dia, dos pibes hacían lo impo­si­ble para ocul­tar la reali­dad simu­lan­do que la muer­te no había ocu­rri­do para con­ti­nuar sus vaca­cio­nes. El hecho cons­ti­tu­ye un gra­ví­si­mo deli­to que reve­la otra más de las bur­das mane­ras con que la cla­se alta igno­ra las reglas.

«Este muer­to está muy vivo».

Otro vue­lo, muy dis­tin­to, abre las puer­tas res­pe­tuo­sas a la espe­ran­za. Se rea­li­za­ron varios via­jes con avio­nes de la línea de ban­de­ra Aero­lí­neas Argen­ti­nas (ida y vuel­ta a Shanghai) para traer insu­mos médi­cos. Las ope­ra­cio­nes nece­sa­rias para con­cre­tar esa tarea son rea­li­za­das por diri­gen­tes de todos los gre­mios aero­náu­ti­cos que han enca­be­za­do las lis­tas de volun­ta­rios a car­go del ope­ra­ti­vo. Para Edgar­do Llano, secre­ta­rio gene­ral de APA y refe­ren­te de la Fede­ra­ción de los Sín­di­ca­tos Aero­náu­ti­cos: “Los vue­los a Chi­na demues­tran el rol de la aero­lí­nea de ban­de­ra, en este caso cum­plien­do una fun­ción social esen­cial para la vida de los argen­ti­nos, y dejan­do muy en cla­ro por­que el Esta­do nacio­nal la recu­pe­ró en el año 2008.”

La pan­de­mia no es un con­cier­to ni el Esta­do es una orques­ta. Voces diso­nan­tes, decla­ra­cio­nes con­tra­dic­to­rias don­de se tra­sun­ta el mie­do a la muer­te colec­ti­va, masi­va, don­de las imá­ge­nes de Espa­ña, Ita­lia y Nue­va York son el espe­jo en tiem­po real. Es indu­da­ble que a la fir­me deci­sión del Pre­si­den­te Alber­to Fer­nán­dez de ban­car la cua­ren­te­na rígi­da no hay con qué dar­le. La pan­de­mia fue impor­ta­da por los ricos y la cla­se media que via­ja y la pade­cen los pobres en car­ne viva. El gobierno con todas sus con­tra­dic­cio­nes se pue­de equi­vo­car, pero en la trin­che­ra de enfren­te ani­da el enemigo.

El mie­do que gene­ran las cifras abru­ma­do­ras que cam­bian de la maña­na a la noche, cons­ti­tu­ye la base colec­ti­va de esta espe­cie de pac­to social que tole­ra el encie­rro, con la eco­no­mía para­li­za­da y una polí­ti­ca del gobierno que les dis­tri­bu­ye a los pobres e inten­ta sacar­les a los más ricos. En esta lógi­ca va tran­si­tan­do sus pri­me­ros meses Alber­to Fer­nán­dez. A medi­da que cre­cen los infec­ta­dos, aumen­ta la preo­cu­pa­ción de los que están alcan­za­dos por per­te­ne­cer a los ser­vi­cios esen­cia­les de la salud. Se esti­ma que son alre­de­dor de 450 casos de tra­ba­ja­do­res del área alcan­za­dos por la pan­de­mia. La desa­pren­si­va acti­tud de las patro­na­les, suma­da al prag­má­ti­co apren­di­za­je de cómo apli­car pro­to­co­los efi­cien­tes, ha con­ver­ti­do a los luga­res de inter­na­ción (luga­res de tra­ba­jo del per­so­nal sani­ta­rio) en el cam­po de bata­lla. Un sen­ti­mien­to de que inevi­ta­ble­men­te todos van a ser alcan­za­dos los inva­de. Esto se extien­de al per­so­nal de aten­ción de los geriá­tri­cos, don­de la entra­da del virus se per­ci­be como un cer­ti­fi­ca­do de defun­ción, La Inter­sin­di­cal de Dere­chos Huma­nos se pro­nun­ció al res­pec­to soli­da­ri­zán­do­se con los tra­ba­ja­do­res de la salud:

“Nos soli­da­ri­za­mos y nos suma­mos al recla­mo de lxs tra­ba­ja­dorxs de salud des­pués de que vimos en las noti­cias la desidia y el inte­rés eco­nó­mi­co de muchxs empre­sa­rios, que lo ponen por enci­ma de la salud de lxs que deben cui­dar­nos. (…). Nin­gún tra­ba­jadxr es un núme­ro, somos todxs per­so­nas con una fami­lia detrás, a lxs que tam­bién se expo­ne. Apren­di­mos de este virus que no hace dife­ren­cia de cla­se social, eco­nó­mi­ca, ni geo­grá­fi­ca. ¡Con lo cual nos deja para pen­sar qué tipo de socie­dad que­re­mos para nosotrxs y nues­tro futu­ro, ya que nos demues­tra que todxs somos iguales!”

Rebe­lión en la granja

Anto­nio Caló, secre­ta­rio gene­ral de los meta­lúr­gi­cos, afir­mó que pre­fe­ría “reba­jar el sala­rio para pre­ser­var los pues­tos de tra­ba­jo”. Son polé­mi­cas decla­ra­cio­nes, ya que exis­te una ley anti­des­pi­dos y el gobierno recla­ma que no haya reba­jas sala­ria­les: las pro­tes­tas se expan­die­ron por las sec­cio­na­les a la velo­ci­dad de un tsu­na­mi. “No es un pro­ble­ma de inter­pre­ta­ción lo suce­di­do, sino que el pro­ble­ma es lo que dijo”, afir­mó un vete­rano diri­gen­te de pro­fe­sión tor­ne­ro. En un año elec­to­ral para la otro­ra pode­ro­sa UOM, el actual secre­ta­rio gene­ral (que ya superó los 70 años) car­ga la pesa­da mochi­la de suce­der a Loren­zo Miguel, un his­tó­ri­co cau­di­llo sin­di­cal de noto­rio peso en el con­cier­to nacio­nal. La figu­ra de Caló no se des­ta­ca por la auda­cia de quie­nes lo pre­ce­die­ron en el car­go. Los cua­tro man­da­tos que lle­va no alcan­za­ron para recu­pe­rar el papel pro­ta­gó­ni­co que siem­pre tuvo la UOM en el con­cier­to de los sin­di­ca­tos argen­ti­nos. Otros diri­gen­tes ocu­pa­ron ese espa­cio, como Hugo Moyano, y hay lide­raz­gos inter­nos al gre­mio que pujan por la suce­sión. En las gran­des empre­sas los acuer­dos se rea­li­zan en las sec­cio­na­les y con las comi­sio­nes inter­nas. Al Secre­ta­rio Gene­ral sólo le que­da la lapi­ce­ra para fir­mar los con­ve­nios y recau­dar los apor­tes. Cuan­do se cono­ció que el gobierno car­ga­rá con el 50% de los sala­rios caí­dos, ya era tar­de. El incen­dio se había pro­pa­ga­do y el secre­ta­rio gene­ral se había inmo­la­do. Final­men­te la UOM no cerró el acuer­do por la reba­ja de los pagos con moti­vo de las sus­pen­sio­nes, como pre­ten­día Caló.

El paro de los tra­ba­ja­do­res de las pla­ta­for­mas en varios paí­ses da cuen­ta de la inci­pien­te volun­tad de sin­di­ca­li­zar­se de uno de los más pre­ca­rios e inde­fen­sos sec­to­res labo­ra­les. Su impor­tan­cia expo­nen­cial en estos días les da la opor­tu­ni­dad de visi­bi­li­zar­se. Como los peo­nes de las estan­cias de San­ta Cruz hace un siglo, que recla­ma­ban un paque­te más de velas y que las ins­truc­cio­nes de los boti­qui­nes sean tra­du­ci­das al cas­te­llano, ellos piden bar­bi­jos y alcohol en gel. Según Pedro Brie­ger, un refe­ren­te de los huel­guis­tas seña­ló: “Sólo reci­bi­mos un kit con un bar­bi­jo des­car­ta­ble y una bote­lli­ta de alcohol en gel en Pedi­dos Ya y un kit de bar­bi­jo y guan­tes en Glo­vo La Pla­ta. En Capi­tal, un bar­bi­jo y un alcohol en gel peque­ño. Yo tra­ba­jo en Rap­pi y no reci­bí nada, Uber Eats tam­po­co brin­dó ele­men­tos de segu­ri­dad”. Son los here­de­ros de la “caba­lle­ría de la liber­tad” que dio bata­lla en las calles el 19 y 20 de diciem­bre del 2001. De la tra­di­ción de aque­llos fun­da­do­res del SIMECA (men­sa­je­ros y cade­tes) salen estos jóve­nes celu­lar en mano para visi­bi­li­zar sus recla­mos con gran potencia.

Son la mar­ca en el ori­llo del empleo en tiem­pos del neo­li­be­ra­lis­mo. Son el des­car­te labo­ral por exce­len­cia. Como los 43.000 des­pe­di­dos de Dis­ney­lan­dia en Esta­dos Uni­dos, son un emble­ma del cas­ti­go capi­ta­lis­ta que no per­do­nó a Rico McPa­to ni a Mic­key Mouse.

La mar­cha de un gru­po deses­pe­ra­do de tra­ba­ja­do­res del Fri­go­rí­fi­co Pen­ta de Quil­mes hacia la Pla­za de Mayo, recla­man­do el pago de sus sala­rios, puso el foco en la hijo­pu­tez del empre­sa­rio Bruz­zo­ne, pro­pie­ta­rio admi­nis­tra­dor de tres fri­go­rí­fi­cos que, apo­ya­do en mar­gi­na­les alqui­la­dos a hin­cha­das de fút­bol y cuen­ta­pro­pis­tas de La Bonae­ren­se, des­co­no­ce la con­ci­lia­ción obli­ga­to­ria y empu­ja a la deses­pe­ra­ción a los tra­ba­ja­do­res que no han per­ci­bi­do su garan­tía hora­ria por dos quin­ce­nas. Los ope­ra­rios fue­ron disua­di­dos de con­ti­nuar vio­lan­do la cua­ren­te­na en el Puen­te Pueyrredón.

Con­ta­mi­na­do por la pes­te de la impu­ni­dad abier­ta de la que pare­cen gozar las patro­na­les de la car­ne, Gena­ro Morro­ne, el admi­nis­tra­dor del Fri­go­rí­fi­co El Fede­ral, tam­bién de Quil­mes, des­co­no­ció cual­quier legis­la­ción tras el dece­so de un tra­ba­ja­dor del Sena­sa y fal­si­fi­có un ampa­ro judi­cial para ingre­sar a la plan­ta y obli­gar a los ope­ra­rios a tomar tareas sin nin­gún pro­to­co­lo sani­ta­rio. Fue denun­cia­do penalmente.

Recla­mos de igualdad

La reu­nión de los repre­sen­tan­tes de las coope­ra­ti­vas de tra­ba­jo y empre­sas recu­pe­ra­das con la comi­sión de dipu­tados la sema­na ante­rior no logró cal­mar la inquie­tud que las des­ve­la. En una car­ta diri­gi­da al minis­tro de Tra­ba­jo Clau­dio Moro­ni le expre­san: “Salu­da­mos la pro­mul­ga­ción del DNU 33220 que crea el Pro­gra­ma de Asis­ten­cia de Emer­gen­cia al Tra­ba­jo y la Pro­duc­ción para emplea­do­res y emplea­do­ras, y tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras afec­ta­dos por la emer­gen­cia sani­ta­ria, aun­que nos preo­cu­pa la nula men­ción de las empre­sas coope­ra­ti­vas vin­cu­la­das a la pro­duc­ción y que que­da­mos com­pren­di­das en el “ais­la­mien­to social, pre­ven­ti­vo y obli­ga­to­rio” dic­ta­do por el DNU 297÷20”, seña­la la misiva.

No están com­pren­di­das en la Ley de Con­tra­to de Tra­ba­jo ni el de las Con­ven­cio­nes Colec­ti­vas de Tra­ba­jo y al ser aso­cia­cio­nes de tra­ba­ja­do­res sin patro­nes que­da­ron fue­ra tan­to de los “Repros” como de las otras for­mas de asis­ten­cia que brin­da el gobierno nacio­nal a las peque­ñas y media­nas empre­sas. Este uni­ver­so con­so­li­da­do des­pués de la cri­sis de fin de siglo ha logra­do una pre­sen­cia y cre­ci­mien­to sig­ni­fi­ca­ti­vo. Muchos sin­di­ca­tos los reco­no­cen esta­tu­ta­ria­men­te como tra­ba­ja­do­res de pleno dere­cho a la sin­di­ca­li­za­ción y a la repre­sen­ta­ción en los car­gos elec­ti­vos, los gobier­nos suce­si­vos no ter­mi­nan de encua­drar­los y las gran­des patro­na­les los siguen con­si­de­ran­do un mal ejem­plo. Para el pre­si­den­te de Conar­co­op (Con­fe­de­ra­ción Argen­ti­na de Tra­ba­ja­do­res Coope­ra­ti­vos Aso­cia­dos), Rami­ro Mar­tí­nez, “lo que soli­ci­ta­mos es una igua­la­ción con los Repros que se les otor­gó a pymes, de tal mane­ra que poda­mos, fren­te a esta situa­ción de cri­sis y fal­ta de tra­ba­jo, dar res­pues­ta y sus­ten­to eco­nó­mi­co a más de 230 coope­ra­ti­vas y 8.000 fami­lias que depen­den de ellas”.

Para dar­le serie­dad a la inten­ción de repa­rar los erro­res y cal­mar el ham­bre, el Pre­si­den­te se reu­nió con el Triun­vi­ra­to de San Caye­tano (el Movi­mien­to Evi­ta y la CTEP, la Corrien­te Cla­sis­ta y Com­ba­ti­va y Barrios de Pie). Tras las tar­je­tas rojas en Desa­rro­llo Social por los sobre­pre­cios, las auto­ri­da­des pro­me­tie­ron ace­le­rar la com­pra de ali­men­tos. Los triun­vi­ran­tes piden por un fon­do para la eco­no­mía popu­lar para dar empleo a tra­ba­ja­do­res infor­ma­les. El ami­go papal Juan Gra­bois recla­mó “un Plan Marshall crio­llo” jun­to con la entre­ga de tie­rras a pro­duc­to­res de ali­men­tos. El sen­ti­do de prés­ta­mos blan­dos para el des­pe­gue se dife­ren­cia de aquel Plan tras la segun­da gue­rra para fre­nar al comu­nis­mo en Euro­pa. En 2020 las gue­rras comer­cia­les se extien­den y Esta­dos Uni­dos pasa por un pési­mo momen­to. Has­ta el FMI podría sus­cri­bir tal “ayu­da”.

En la reu­nión que­dó evi­den­cia­da la mala entre­ga de ali­men­tos en muchos sec­to­res vul­ne­ra­bles del país. Cun­den los temo­res ante con­ta­gios masi­vos de Covid-19 en los barrios y exis­te la nece­si­dad de dar res­pues­ta inme­dia­ta a los tra­ba­ja­do­res de la eco­no­mía popu­lar en fun­ción de la exten­sión del ASPO más allá del 26 de abril, y la dis­cri­mi­na­ción que se per­ci­be en algu­nos luga­res con los infec­ta­dos del virus, en espe­cial el per­so­nal de salud. “No vamos a ceder a las pre­sio­nes para levan­tar la cua­ren­te­na, por­que está com­pro­ba­do que nos fue bien has­ta aho­ra”, dijo el Pre­si­den­te a los diri­gen­tes de movi­mien­tos socia­les que lo escu­cha­ban. El minis­tro Daniel Arro­yo seña­ló la posi­bi­li­dad de ampliar la ofer­ta de pro­vee­do­res de insu­mos des­de su car­te­ra con unos 700 pro­duc­to­res o inter­me­dia­rios dis­po­ni­bles en este perío­do de emer­gen­cia. Los refe­ren­tes recla­ma­ron ade­más ali­men­tos para los 10 mil come­do­res del país, el doble de las com­pras frus­tra­das en marzo.

CABA, terri­to­rio de miedo

Los esta­ta­les denun­cia­ron el exten­di­do plu­ri­em­pleo el con­ta­gio de los com­pa­ñe­ros de salud de la Capi­tal es una olea­da irre­fre­na­ble. Los bajos sala­rios lle­van a enfer­me­ros, per­so­nal de lim­pie­za, auxi­lia­res de medi­ci­na y los mis­mos médi­cos a rea­li­zar ron­di­nes de ins­ti­tu­cio­nes públi­cas a pri­va­das e inclu­so geriá­tri­cos como fran­que­ros o part time. ATE Capi­tal cues­tio­nó con dure­za la acti­tud del gobierno de mini­mi­zar la com­bi­na­ción letal de den­gue y coro­na­vi­rus, que afec­ta a dos sec­to­res socia­les bien dife­ren­cia­dos al sur y el nor­te de la ciu­dad. Rea­li­zan accio­nes para visi­bi­li­zar la explo­si­va situa­ción de fal­ta de insu­mos, los sobre­pre­cios y el entra­ma­do de corrup­ción exis­ten­te. Las accio­nes se rea­li­zan en los cam­bios de turno, con asam­bleas con dis­tan­cia­mien­to social y de for­ma per­ma­nen­te. Los recla­mos se extien­den por todos los hos­pi­ta­les de la ciu­dad don­de fal­tan insu­mos bási­cos de pro­tec­ción para el personal.

Daniel Cata­lano, en repre­sen­ta­ción del colec­ti­vo labo­ral, reali­zó una denun­cia penal por los sobre­pre­cios de los bar­bi­jos y des­de el gre­mio anun­cia­ron que con­ti­nua­rán sus jus­tos recla­mos, toman­do en cuen­ta la res­pon­sa­bi­li­dad social que les cabe. Seña­lan las urgen­tes nece­si­da­des de los com­pa­ñe­ros de Pre­ven­ción del Deli­to que moni­to­rean los hote­les de cua­ren­te­na, los tra­ba­ja­do­res que acom­pa­ñan los rete­nes de trán­si­to, que siguen en con­di­ción pre­ca­ria de mono­tri­bu­tis­tas y expues­tos al con­ta­gio por múl­ti­ples con­tac­tos, que ya es hora de que pasen a plan­ta permanente.

Un silen­cio­so ante­pro­yec­to de ley sigue su cur­so para dotar de herra­mien­tas peli­gro­sas al empe­ra­dor muni­ci­pal. Larre­ta pre­ten­de sus­pen­der obras y reasig­nar par­ti­das con una emer­gen­cia eco­nó­mi­ca a medi­da de su polí­ti­ca. Soli­ci­ta a la legis­la­tu­ra manos libres para rea­li­zar el pago dife­ri­do de pro­vee­do­res, sala­rios de los tra­ba­ja­do­res y otras vie­jas ambi­cio­nes neoliberales.

Un tra­ba­ja­dor del área de lim­pie­za del sub­te por­te­ña dio posi­ti­vo al coro­na­vi­rus y per­ma­ne­ce inter­na­do en una clí­ni­ca del sur bonae­ren­se, y se deter­mi­nó el ais­la­mien­to de seis emplea­dos del mis­mo sec­tor que pudie­ron tener con­tac­to con él en los últi­mos días, mien­tras que se ini­ció una desin­fec­ción del ámbi­to labo­ral con armo­nio cua­ter­na­rio, indi­ca­do para la eli­mi­na­ción del virus.

«Ayer por la noche reci­bi­mos la con­fir­ma­ción de que un tra­ba­ja­dor del turno noche de la línea E dio posi­ti­vo en su hiso­pa­do para coro­na­vi­rus», sos­tu­vo, por su par­te, el secre­ta­rio de pren­sa de la Aso­cia­ción Gre­mial de Tra­ba­ja­do­res del Sub­te y Pre­me­tro (AGTSyP), Enri­que Rositto.

Tras la rati­fi­ca­ción del aumen­to del ABL, en un con­tex­to de con­ge­la­mien­to sala­rial de las asig­na­cio­nes fami­lia­res, el secre­ta­rio Gene­ral de la CTA Ciu­dad, Eduar­do López, se mani­fes­tó a favor de que en la ciu­dad de Bue­nos Aires se avan­ce, como a nivel nacio­nal, en un impues­to a los sec­to­res con mayor capa­ci­dad con­tri­bu­ti­va para hacer fren­te a las con­se­cuen­cias sani­ta­rias y eco­nó­mi­cas de la pan­de­mia de coro­na­vi­rus. López expre­só su res­pal­do a la ini­cia­ti­va legis­la­ti­va que pro­po­ne esta­ble­cer un impues­to espe­cial del uno por cien­to a aque­llas empre­sas radi­ca­das en el terri­to­rio por­te­ño que hayan tri­bu­ta­do en con­cep­to de Ingre­sos Bru­tos más de 30 millo­nes de pesos en 2019. Esto inclu­ye a las gran­des enti­da­des ban­ca­rias y finan­cie­ras que tie­nen su sede en este dis­tri­to. El pro­yec­to pre­vé que el 50 por cien­to de lo recau­da­do se asig­ne a polí­ti­cas sani­ta­rias y el 50 res­tan­te al abas­te­ci­mien­to de come­do­res esco­la­res y meren­de­ros en los barrios más humil­des, así como a la asis­ten­cia a peque­ñas empre­sas afec­ta­das por la caí­da de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Para López, “la dis­yun­ti­va es si la cri­sis que gene­ra esta pan­de­mia se paga afec­tan­do la rique­za de 5.000 gran­des for­tu­nas o rifan­do la salud de millo­nes de habitantes.”

A todo este pano­ra­ma se le suma la para­li­za­ción de la indus­tria petro­le­ra, las difi­cul­ta­des de man­te­ner las expor­ta­cio­nes de gra­nos por la his­tó­ri­ca bajan­te del Rio Para­ná, sabien­do que más del 75% de lo se expor­ta sale de los puer­tos situa­dos entre Tim­búes y Rama­llo (sur de San­ta Fe y nor­te de Bue­nos Aires), el impac­to de la “Ope­ra­ción Vicen­tin” agre­ga incer­ti­dum­bre y la indus­tria pesa­da para­li­za­da nos pin­ta un cua­dro a lo Guernica.

Una bata­lla de nue­vo tipo con­tra un enemi­go invi­si­ble se está libran­do en todo el mun­do y tam­bién en Argen­ti­na. No solo la pes­te está en cues­tión, sino el mode­lo eco­nó­mi­co y social de la glo­ba­li­za­ción que paten­ti­za la cri­sis. Todos somos tra­ba­ja­do­res de la salud, de los médi­cos cuba­nos, de los maes­tros y de ese ejer­ci­to de volun­ta­rios de las orga­ni­za­cio­nes sociales.

*Fuen­te: El cohe­te a la luna

Impac­to de la cua­ren­te­na en la acti­vi­dad comercial

Sus­pen­sio­nes y reba­jas salariales

La fede­ra­ción de emplea­dos de comer­cio con­va­li­dó la situa­ción con el fin de “man­te­ner las fuen­tes de trabajo”.

Por Flo­ren­cia Barragan

Miles de comercios están cerrados desde hace un mes. 

Miles de comer­cios están cerra­dos des­de hace un mes. 


Ima­gen: Lucía Grossman

La fede­ra­ción de emplea­dos de comer­cio (Faecys) fir­mó acuer­dos con empre­sas de dis­tin­tos rubros con el fin de “man­te­ner las fuen­tes de tra­ba­jo”. Los pac­tos impli­can sus­pen­sio­nes y reba­jas sala­ria­les de has­ta 20 por cien­to. Si bien los des­pi­dos y las sus­pen­sio­nes están prohi­bi­das por el decre­to 329, se ampa­ran en una acla­ra­ción del mis­mo docu­men­to. Se tra­ta del artícu­lo 223 bis , que esta­ble­ce que podrán lle­var­se a cabo sus­pen­sio­nes fun­da­das en dis­mi­nu­ción de tra­ba­jo, en caso de que sean con­cer­ta­das entre emplea­do y emplea­dor y lue­go homo­lo­ga­das en el Minis­te­rio de Trabajo.

El sin­di­ca­to que con­du­ce Arman­do Cava­lie­ri difun­dió el jue­ves una cir­cu­lar en la que infor­ma que se alcan­za­ron acuer­dos para evi­tar des­pi­dos. El pac­to alcan­za­do con la empre­sa Fala­be­lla impli­ca el pago del 80 por cien­to del sala­rio neto para los tra­ba­ja­do­res que sean licen­cia­dos. En el caso de los emplea­dos de la cáma­ra de call cen­ter de todo el país, con excep­ción de Cór­do­ba, será un 90 por cien­to del neto. Para Musi­mun­do y Fala­be­lla será el 100 por ciento. 

En algu­nos casos, las sus­pen­sio­nes con­cer­ta­das impli­can que el tra­ba­ja­dor con­ti­núe per­ci­bien­do el mis­mo suel­do en mano, pero para la empre­sa si hay una dife­ren­cia, dado que los pagos se rea­li­zan sin el pago de las car­gas socia­les. Los casos en los que el tra­ba­ja­dor con­ti­núa reci­bien­do lo mis­mo se dan cuan­do las reba­jas son del 14 por cien­to del suel­do bru­to, dado que en esto es lo que se les des­cuen­ta todos los meses entre la jubi­la­ción y por la Ley 19.032 es 14 por cien­to. En los suel­dos que se pagan tras el acuer­do 223 bis no se des­cuen­ta ese por­cen­ta­je de apor­te a la segu­ri­dad social, sino sólo el 3 por cien­to de la obra social, al igual que en el suel­do bru­to. “Las empre­sas están usan­do este artícu­lo para bene­fi­ciar­se y no per­ju­di­car al emplea­do”, expli­có a este dia­rio el con­sul­tor tri­bu­ta­rio Sebas­tián Domínguez.

En las sus­pen­sio­nes y reba­jas con­cer­ta­das para los suel­dos de abril, el Esta­do ter­mi­na­rá, en la prác­ti­ca, abo­nan­do más que el 50 por cien­to del suel­do de un tra­ba­ja­dor del sec­tor pri­va­do. Por ejem­plo, un suel­do bru­to de 48.192 pesos, impli­ca tras los des­cuen­tos un suel­do neto de 40.000 pesos. Si se paga­ra el 100 por cien­to de ese suel­do, la empre­sa pon­dría el 50 por cien­to (20 mil pesos) y el Esta­do el otro 50 por cien­to (20 mil) según fue esta­ble­ci­do en la medi­da de sala­rios com­ple­men­ta­rios para las empre­sas que se hubie­ran ano­ta­do en el pro­gra­ma de emer­gen­cia en Afip. La difu­sión de la apro­ba­ción lle­gó en las últi­mas horas.

En cam­bio, con el mis­mo suel­do de 48.192, un hipo­té­ti­co acuer­do del 70 por cien­to del sala­rio bru­to impli­ca­rá, tras el des­cuen­to de la obra social, un suel­do neto de 32.722. Pero el Esta­do esta­ble­ció que paga­rá el 50 por cien­to de los suel­dos netos al mes de febre­ro, que en este ejem­plo era de 40 mil pesos, por lo que abo­na­rá 20 mil pesos de los 32.722 acor­da­dos en el artícu­lo 223 bis. 

La modi­fi­ca­ción del Gobierno sobre la ayu­da esta­tal a las empre­sas fre­nó varios de los acuer­dos sala­ria­les que nego­cia­ban sin­di­ca­tos con com­pa­ñías. Es que el pri­mer decre­to esta­ble­cía que el Esta­do paga­ría un sala­rio míni­mo vital y móvil (16.875 pesos) para las empre­sas de menos de 25 emplea­dos. Con los cam­bios, la asig­na­ción será del 50 por cien­to del sala­rio neto para cual­quier empre­sa, con un tope de dos sala­rios míni­mos. Uno de los acuer­dos que que­dó en stand by es el que nego­cia­ba el sin­di­ca­to de comer­cio con turis­mo. El fin de sema­na ya había un borra­dor que esta­ble­cía que las empre­sas turís­ti­cas de más de 100 emplea­dos podían pagar el 50 por cien­to del sala­rio neto para los tra­ba­ja­do­res que fue­ran licen­cia­dos. Tras la difu­sión del nue­vo pro­gra­ma de emer­gen­cia esta­tal, fue fre­na­do y se defi­ni­rá en las pró­xi­mas horas. 

La cri­sis del Covid empu­ja el deba­te sobre el sala­rio universal

La trans­fe­ren­cia de ingre­sos para aten­der la cri­sis de la pan­de­mia la enca­ra­ron los Esta­dos y no los mer­ca­dos. Des­de ese enfo­que, Tiem­po con­vo­có a opi­nar a seis acto­res de esta his­tó­ri­ca discusión.

(Foto: Télam)

Por Clau­dio Mar­do­nes y Julia Izu­mi

La pan­de­mia del Coro­na­vi­rus reavi­vó la dis­cu­sión sobre la for­ma en que los Esta­dos debe­rían abor­dar una solu­ción a los cre­cien­tes nive­les de des­igual­dad que atra­vie­san a sus habi­tan­tes. Si has­ta hace poco tiem­po el deba­te se asen­ta­ba sobre las con­se­cuen­cias de la acu­mu­la­ción de rique­za pro­ve­nien­te de la acti­vi­dad finan­cie­ra, el retro­ce­so del tra­ba­jo for­mal asa­la­ria­do, la pre­ca­ri­za­ción labo­ral, la des­igual­dad de géne­ro y el avan­ce de la robo­ti­za­ción avan­za­da y la inte­li­gen­cia arti­fi­cial, la emer­gen­cia sani­ta­ria glo­bal obli­gó a ace­le­rar la imple­men­ta­ción de medi­das de trans­fe­ren­cia direc­ta de ingre­sos a la pobla­ción para ate­nuar los efec­tos de la crisis.

Des­de el ini­cio de la pan­de­mia, el gobierno argen­tino puso en mar­cha dis­tin­tas medi­das de con­ten­ción de carác­ter tran­si­to­rio has­ta alcan­zar un uni­ver­so que, según una esti­ma­ción del Cen­tro de Eco­no­mía Polí­ti­ca Argen­ti­na (CEPA), cubre la casi tota­li­dad de la Pobla­ción Eco­nó­mi­ca­men­te Acti­va (PEA). No son equi­pa­ra­bles a una ren­ta bási­ca o ingre­so uni­ver­sal, pero su alcan­ce da cuen­ta de la fra­gi­li­dad eco­nó­mi­ca y social de una por­ción impor­tan­te de la Argen­ti­na. El Ingre­so Fami­liar de Emer­gen­cia con sus casi ocho millo­nes de bene­fi­cia­rios (tra­ba­ja­do­res no regis­tra­dos, mono­tri­bu­tis­tas A y B, per­so­nal de casas par­ti­cu­la­res), el sala­rio com­ple­men­ta­rio para los tra­ba­ja­do­res en rela­ción de depen­den­cia del sec­tor pri­va­do, que se esti­ma alcan­za­rá a otros 3 millo­nes, unos 4 millo­nes que podrían ser cubier­tos gra­cias a los cré­di­tos a tasa del 24% para micro, peque­ñas y media­nas empre­sas, un millón de tra­ba­ja­do­res no for­ma­les que podría acce­der a los cré­di­tos a tasa cero para mono­tri­bu­tis­tas y autó­no­mos con garan­tía del Esta­do Nacio­nal , y los 3,5 millo­nes de emplea­dos del sec­tor públi­co, con­for­man una masa crí­ti­ca de casi 20 millo­nes de bene­fi­cia­rios, sin con­tar las trans­fe­ren­cias a tra­ba­ja­do­res pasivos.

“Las polí­ti­cas esta­ta­les son indis­cu­ti­bles pro­ta­go­nis­tas como herra­mien­tas de com­ba­te a la cri­sis eco­nó­mi­ca que trae apa­re­ja­da la pan­de­mia del COVID-19. Res­pon­den los Esta­dos, no los mer­ca­dos”, expre­sa un infor­me del CEPA del 10 de abril.

El artícu­lo 25 de la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos Huma­nos expre­sa que “toda per­so­na tie­ne dere­cho a un nivel de vida ade­cua­do que le ase­gu­re, así como a su fami­lia, la salud y el bien­es­tar, y en espe­cial la ali­men­ta­ción, el ves­ti­do, la vivien­da, la asis­ten­cia médi­ca y los ser­vi­cios socia­les nece­sa­rios; tie­ne asi­mis­mo dere­cho a los segu­ros en caso de des­em­pleo, enfer­me­dad, inva­li­dez, viu­dez, vejez u otros casos de pér­di­da de sus medios de sub­sis­ten­cia por cir­cuns­tan­cias inde­pen­dien­tes de su volun­tad”. Este acuer­do inter­na­cio­nal, que data de 1948, es el pun­to de par­ti­da del deba­te sobre la ren­ta bási­ca que atra­vie­sa a un amplio aba­ni­co ideo­ló­gi­co de eco­no­mis­tas. Mil­ton Fried­man, uno de los prin­ci­pa­les expo­nen­tes de la escue­la mone­ta­ris­ta de los Chica­go Boys, habla­ba ya en los 60 del impues­to nega­ti­vo sobre la ren­ta, para que el Esta­do pague un sub­si­dio o ren­ta garan­ti­za­da a quie­nes no tie­nen ingre­sos o los tie­nen por deba­jo de un nivel bási­co, al des­ocu­pa­do y tam­bién al ocio­so volun­ta­rio. La Red de la Ren­ta Bási­ca la defi­nió como un sis­te­ma de segu­ri­dad social en el que todos los ciu­da­da­nos o resi­den­tes de un país reci­ben regu­lar­men­te una suma de dine­ro sin condiciones.

En la Argen­ti­na, el con­cep­to de la ren­ta bási­ca fue pro­mo­vi­do con fuer­za duran­te el mene­mis­mo por un sec­tor del movi­mien­to obre­ro orga­ni­za­do, espe­cial­men­te por la CTA, que impul­só un ple­bis­ci­to bajo la sigla del Fren­te Nacio­nal con­tra la Pobre­za (Fre­na­po) que reu­nió más de 2 millo­nes de votos para crear un ingre­so uni­ver­sal. La ini­cia­ti­va que­dó dilui­da al ace­le­rar­se la cri­sis de 2001, pero reto­mó fuer­za con el pro­ce­so de lucha sos­te­ni­do por los movi­mien­tos de tra­ba­ja­do­res des­ocu­pa­dos que logra­ron la imple­men­ta­ción del pri­mer Plan Tra­ba­jar, al que a par­tir de 2009 se sumó la Asig­na­ción Uni­ver­sal por Hijo (AUH), poco des­pués pre­ser­va­da como polí­ti­ca de Esta­do por una ley del Congreso.

Un pun­to de vis­ta común pare­ce atra­ve­sar la dis­cu­sión en la Argen­ti­na: la idea de que toda per­so­na reci­ba una ren­ta uni­ver­sal, inclu­so si no quie­re tra­ba­jar de for­ma remu­ne­ra­da y sin impor­tar si es rico o pobre, resul­ta incó­mo­da. Para algu­nos, cons­ti­tu­ye un sub­si­dio des­ti­na­do a con­ver­tir a los ciu­da­da­nos en meros con­su­mi­do­res, para otros, una nue­va trans­fe­ren­cia de ingre­sos a los sec­to­res con­cen­tra­dos y el sec­tor finan­cie­ro que, por las carac­te­rís­ti­cas des­igua­les de la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca Argen­ti­na, ter­mi­nan apro­pián­do­se de los bene­fi­cios socia­les del Esta­do. Hay quie­nes se mues­tran más pro­cli­ves a las trans­fe­ren­cias de ingre­sos con­di­cio­na­das y diri­gi­das a deter­mi­na­das fran­jas de la socie­dad, y quie­nes pre­fie­ren lla­mar a las cosas por su nom­bre: si no hay tra­ba­jo, hay segu­ro de desempleo.

«El sala­rio uni­ver­sal se vie­ne dis­cu­tien­do en base al futu­ro del empleo: si la robo­ti­za­ción y la ace­le­ra­ción en la inno­va­ción tec­no­ló­gi­ca pue­de lle­var a la des­apa­ri­ción de pues­tos de tra­ba­jo. Eso no está sal­da­do, pero sí se sabe que el des­em­pleo y la pre­ca­ri­za­ción son pro­ble­mas estruc­tu­ra­les que no encuen­tran solu­ción. Yo tien­do a ver al sala­rio uni­ver­sal como una herra­mien­ta de nive­la­ción de opor­tu­ni­da­des: en el capi­ta­lis­mo no exis­te la igual­dad de opor­tu­ni­da­des y esta herra­mien­ta per­mi­te nive­lar algo de las posi­bi­li­da­des de desa­rro­llo per­so­nal en una socie­dad que mar­gi­na a quien no tie­ne nin­gún ingre­so», sos­tie­ne el eco­no­mis­ta a inves­ti­ga­dor Mar­tín Kalós, quien con­si­de­ra que, al obli­gar a expan­dir las redes de con­ten­ción social, la pan­de­mia puso a los paí­ses un paso más cer­ca hacia ese tipo de ingre­sos. «La gran pre­gun­ta –acla­ra- es con qué recur­sos hacer­lo. Está cla­ro que apun­ta a la nece­si­dad que los meca­nis­mos usua­les de mer­ca­do no resuel­ven, sino que la agravan”.

Des­de los movi­mien­tos socia­les, no hay pos­tu­ras comu­nes, pero el eje de la igual­dad de opor­tu­ni­da­des pasa por el empleo. “Es posi­ble lle­gar en algún momen­to a un sala­rio uni­ver­sal como plan­tea el Papa Fran­cis­co, inclu­so en Argen­ti­na, con un Esta­do que pla­ni­fi­que el pleno empleo nue­va­men­te y que inclu­ya las tareas que hacen la eco­no­mía popu­lar: tra­ba­jos de cui­da­do, ven­ta ambu­lan­te, car­to­ne­ros, reci­cla­do­res urba­nos, pro­duc­ción de la tie­rra tenien­do en cuen­ta la agro­eco­lo­gía. No esta­mos hablan­do de sub­si­dio para que­dar­se en la casa. Esta­mos pen­san­do un sala­rio uni­ver­sal que dig­ni­fi­que el tra­ba­jo que noso­tros ya esta­mos hacien­do, pero que hoy no está dig­ni­fi­ca­do”. Este­ban “Grin­go” Cas­tro, secre­ta­rio gene­ral de la Unión de Tra­ba­ja­do­res de la Eco­no­mía Popu­lar (UTEP), recuer­da que el Sala­rio Social Com­ple­men­ta­rio logra­do duran­te la ges­tión de Cam­bie­mos fue un pun­to de par­ti­da, pero advier­te que, al igual que el Sala­rio Míni­mo, Vital y Móvil que­dó retrasado.

Des­de el Polo Obre­ro, Eduar­do “Chi­qui­to” Bebi­lo­ni, pre­fie­re hablar de un “segu­ro de des­ocu­pa­dos o des­em­plea­dos” que ten­ga una iden­ti­fi­ca­ción con el tra­ba­jo: “Noso­tros dife­ren­cia­mos los ingre­sos uni­ver­sa­les en Argen­ti­na. Lo fija­mos en 30 mil pesos por per­so­na mayor de 18 años, de modo que le per­mi­ta a esa per­so­na ali­men­tar­se, aun­que está por deba­jo de la canas­ta de pobre­za y muy lejos de la canas­ta fami­liar que es de 66 mil pesos para una fami­lia tipo, pero lo con­si­de­ra­mos una for­ma de acti­var la eco­no­mía regio­nal y los comer­cios de cer­ca­nía, por­que la gen­te lo des­ti­na­ría a ali­men­tos de pri­me­ra necesidad”.

El inge­nie­ro Enri­que Mar­tí­nez, del Ins­ti­tu­to de Pro­duc­ción Popu­lar, advier­te que en el mar­co de la pan­de­mia, el gobierno cuen­ta con una ven­ta­ja: “Se ha caí­do la barre­ra cul­tu­ral que impi­de finan­ciar pro­yec­tos con emi­sión mone­ta­ria. Hoy es impo­si­ble argu­men­tar que la emi­sión gene­ra infla­ción, pero es dis­tin­to si pen­sa­mos en pro­gra­mas de tra­ba­jo uni­ver­sal. El Esta­do se con­vier­te en una opción de tra­ba­jo, como los que el gobierno quie­re aus­pi­ciar aho­ra en la cons­truc­ción, pero con mayor énfa­sis y con pro­gra­mas más foca­li­za­dos, y se ase­gu­ra que el que no tie­ne tra­ba­jo des­de hace mucho tiem­po, lo obten­drá del Esta­do. En lugar de emi­tir para man­te­ner el con­su­mo emi­ta­mos para desa­rro­llar acti­vi­da­des pen­dien­tes que sólo el Esta­do pue­de finan­ciar”, advierte.

Para Mar­tí­nez, la pan­de­mia con­fir­mó lo que ya se sabía: “Trans­cu­rri­do un mes de la cri­sis, el sis­te­ma finan­cie­ro no ha apor­ta­do nada, es un agen­te a suel­do del Esta­do, por­que el Esta­do pone todo, y ellos cobran el beneficio”.

Des­de el CEPA, Her­nán Lech­ter no des­car­ta el sala­rio uni­ver­sal en un esce­na­rio de nega­ti­vi­za­ción de la dis­tri­bu­ción del ingre­so. “En esta situa­ción de pan­de­mia esa polí­ti­ca me pare­ce bien intere­san­te, pero hacia ade­lan­te somos más pro­cli­ves a las trans­fe­ren­cias con­di­cio­na­das que te per­mi­ten mejo­rar el ingre­so de deter­mi­na­da fran­ja de la socie­dad, en fun­ción de deter­mi­na­dos pará­me­tros, como por ejem­plo, una mujer, madre sol­te­ra, que tie­ne mayor vul­ne­ra­bi­li­dad que otra per­so­na, tal vez tam­bién sin tra­ba­jo, pero sin esa otra con­di­ción adi­cio­nal”, explica.

Eduar­do Levy Yeya­ti, decano de la Escue­la de Gobierno de la Uni­ver­si­dad Tor­cua­to Di Tella y fun­da­dor de la con­sul­to­ra Ely­psis, advier­te que la emer­gen­cia des­nu­dó gran­des hue­cos en las redes de pro­tec­ción social: “En par­ti­cu­lar, en lo que refie­re a tra­ba­ja­do­res infor­ma­les e inde­pen­dien­tes para los que se tuvo que impro­vi­sar una trans­fe­ren­cia, el IFE, con erro­res de exclu­sión y de inclu­sión (per­do­na­bles en la cri­sis) y demo­ras de dis­tri­bu­ción. A esto agre­ga­ría que de esta cri­sis que recién comien­za here­da­re­mos un pro­ble­ma de empleo; un piso de ingre­sos ayu­da­ría a com­pen­sar par­cial­men­te sus con­se­cuen­cias sociales”.

No obs­tan­te, acla­ra que la varian­te del ingre­so uni­ver­sal depen­de de qué pro­ble­ma pre­ten­de resol­ver. “Si es el des­em­pleo tec­no­ló­gi­co, que aún no se veri­fi­ca, ten­dría sen­ti­do una reduc­ción de la jor­na­da jun­to con un “sala­rio com­ple­men­ta­rio” – aun­que habría impor­tan­tes exclu­sio­nes: infor­ma­les, inde­pen­dien­tes, tra­ba­ja­do­res del hogar- . Si el pro­ble­ma es la pobre­za y la indi­gen­cia, enton­ces el piso tie­ne más lógi­ca. Lo que a mi jui­cio no tie­ne dema­sia­do sen­ti­do es la simu­la­ción del tra­ba­jo aso­cia­da al empleo garantizado”.

*Fuen­te: Tiem­po Argentino

PREVENIR LA PANDEMIA EN EL TRABAJO

Será esen­cial el apor­te de los pro­fe­sio­na­les y téc­ni­cos de Salud y Segu­ri­dad en el Trabajo

POR MARCELO AMABLE Y CLAUDIO SAN JUAN

La Orga­ni­za­ción Mun­dial para la Salud advir­tió que un levan­ta­mien­to muy rápi­do de la cua­ren­te­na podría con­du­cir a un “rebro­te mor­tal” de la enfer­me­dad. Y agre­ga­ba que, inclu­so ante una exi­mi­ción pro­gre­si­va y segu­ra (¿”cua­ren­te­na admi­nis­tra­da”?) se debe­rían cum­plir cier­tas con­di­cio­nes para levan­tar el con­fi­na­mien­to. Una de ellas, es “poner en mar­cha medi­das de pre­ven­ción en el trabajo”.

El 13 de abril, el gobierno emi­tió el Decre­to 3672020 don­de se reco­no­ce a la Covid-19 como pre­sun­ta Enfer­me­dad Pro­fe­sio­nal no lis­ta­da para aque­llos tra­ba­ja­dorxs que rea­li­zan tareas esen­cia­les y están excep­tuadxs del cum­pli­mien­to de la cua­ren­te­na. Esta deci­sión, tan espe­ra­da, era nece­sa­ria para la pro­tec­ción de esxs tra­ba­ja­dorxs que ayu­dan al res­to de la pobla­ción a sobre­lle­var el ais­la­mien­to pre­ven­ti­vo de mane­ra segu­ra y tran­qui­la. Pero, fun­da­men­tal­men­te, por­que gene­ra un mar­co legal para que los dis­tin­tos acto­res del Sis­te­ma de Pre­ven­ción de Ries­gos en el Tra­ba­jo pue­dan ocu­par­se de la pre­ven­ción de la Covid-19.

Sin embar­go, dicho Decre­to no aca­ba de garan­ti­zar las herra­mien­tas para ges­tio­nar la epi­de­mia en los luga­res de tra­ba­jo y reque­ri­rá futu­ras reso­lu­cio­nes admi­nis­tra­ti­vas que aca­ba­rán por deli­mi­tar la imple­men­ta­ción de un mode­lo de ges­tión de la pre­ven­ción de ries­gos labo­ra­les mien­tras dure la cua­ren­te­na. Es una situa­ción nue­va que pue­de ser tran­si­to­ria o pue­de que dure más de lo que todos ima­gi­na­mos. Por lo tan­to, la opi­nión de los pro­fe­sio­na­les y téc­ni­cos de la pre­ven­ción debe­ría tener­se en cuen­ta, ya que en defi­ni­ti­va serán quie­nes imple­men­ten esas medi­das con­cre­tas que pro­te­ge­rán a
tra­ba­ja­dorxs.

His­tó­ri­ca­men­te la salud labo­ral ha sido un sos­tén fun­da­men­tal de la salud públi­ca. Tal vez como nun­ca antes, hoy es evi­den­te la nece­sa­ria con­tri­bu­ción de los pro­fe­sio­na­les y téc­ni­cos de los Ser­vi­cios de Salud y Segu­ri­dad en el Tra­ba­jo para enfren­tar esta epi­de­mia. Se tra­ta de un colec­ti­vo de tra­ba­ja­dorxs con un alto nivel de espe­cia­li­za­ción, de cono­ci­mien­tos impres­cin­di­bles para pre­ve­nir la pro­pa­ga­ción del virus SARS-Cov‑2 entre la pobla­ción tra­ba­ja­do­ra. Ade­más, al igual que los tra­ba­ja­dorxs de la salud, poseen el com­pro­mi­so éti­co y la res­pon­sa­bi­li­dad social que su labor requie­re en estas cir­cuns­tan­cias tan críticas.

Sólo por men­cio­nar algu­nos ejem­plos de las tareas pre­ven­ti­vas que debe­rán comen­zar a imple­men­tar los Ser­vi­cios de Salud y Segu­ri­dad: entre las acti­vi­da­des esen­cia­les no todos los pues­tos de tra­ba­jo ten­drán los mis­mos nive­les de expo­si­ción: en algu­nos los con­tac­tos con ciu­da­da­nos, usua­rios, clien­tes o pacien­tes será mayor que en otros. Las Eva­lua­cio­nes de Ries­go para iden­ti­fi­car aque­llos pues­tos de mayor expo­si­ción serán una herra­mien­ta de ges­tión nece­sa­ria para imple­men­tar medi­das pre­ven­ti­vas espe­cí­fi­cas y un ade­cua­do sis­te­ma de vigi­lan­cia epi­de­mio­ló­gi­ca. De esta mane­ra, inclu­so las ARTs, tam­bién podrán tener el lis­ta­do de per­so­nal según la carac­te­ri­za­ción de la expo­si­ción al ries­go de con­ta­gio 9, lo que faci­li­ta­rá el reco­no­ci­mien­to de la Enfer­me­dad Profesional.

Otro ele­men­to a tener en con­si­de­ra­ción será la ges­tión de las licen­cias de aque­llos tra­ba­ja­dorxs que pue­dan estar sos­pe­chadxs de infec­ción. Habrá que pro­to­co­li­zar los pasos a seguir des­de el momen­to que una per­so­na con sín­to­mas espe­ra la con­fir­ma­ción de su diag­nós­ti­co e ini­cia su ais­la­mien­to, la mane­ra como se pro­ce­de­rá en el lugar de tra­ba­jo, la comu­ni­ca­ción a los com­pa­ñerxs de esa per­so­na, iden­ti­fi­car quién estu­vo en con­tac­to, valo­rar su expo­si­ción, ini­ciar, a su vez, los pro­ce­di­mien­tos de ais­la­mien­to aun­que sean asin­to­má­ti­cos. Ade­más, siem­pre pre­ser­van­do la pri­va­ci­dad de todos en la medi­da que resul­te posi­ble y evi­tan­do aumen­tar los ries­gos psi­co­so­cia­les debi­dos a las estig­ma­ti­za­cio­nes y miedos.

Los Ser­vi­cios de Medi­ci­na del Tra­ba­jo ten­drán una res­pon­sa­bi­li­dad cla­ve en las rein­cor­po­ra­cio­nes de mane­ra segu­ra, tan­to para las per­so­nas dadas de alta, como en los casos sos­pe­cho­sos que final­men­te den resul­ta­do nega­ti­vos en su tests y lxs tra­ba­ja­dorxs sanxs.

Por su par­te, a los Ser­vi­cios Segu­ri­dad e Higie­ne tam­bién les cabe un rol. Sin dudas, no sólo la higie­ne per­so­nal será deci­si­va, sino tam­bién la de super­fi­cies, mate­ria­les y equi­pa­mien­tos. Estos Ser­vi­cios debe­rán invo­lu­crar­se más que nun­ca en los pro­duc­tos que se uti­li­zan para lim­piar (que sean los ade­cua­dos y que no gene­ren otros ries­gos para la salud), en la fre­cuen­cia con la que se rea­li­za la lim­pie­za, orga­ni­zar­la ante los cam­bios de tur­nos, en la pro­tec­ción de lxs tra­ba­ja­dorxs que la rea­li­zan aun­que sean ter­ce­ri­za­dos, la homo­lo­ga­ción de los Ele­men­tos de Pro­tec­ción Indi­vi­dual que se usan, etc.

Un capí­tu­lo espe­cial será la ven­ti­la­ción de los luga­res de tra­ba­jo, más aho­ra que se acer­ca el invier­to y los sis­te­mas de cale­fac­ción pue­den gene­rar serios pro­ble­mas de salud colec­ti­va. Tam­bién habrá que redi­se­ñar las acti­vi­da­des y pues­tos de tra­ba­jo. Los Ser­vi­cios de Salud y Segu­ri­dad ten­drán que cola­bo­rar en orga­ni­zar aque­llas acti­vi­da­des que pue­den rea­li­zar­se de mane­ra remo­ta y en las reco­men­da­cio­nes sobre ries­gos para la salud entre quie­nes las reali­cen. Tam­bién serán fun­da­men­ta­les sus cono­ci­mien­tos para redi­se­ñar los pues­tos de tra­ba­jo per­mi­tien­do el dis­tan­cia­mien­to de 2 metros entre per­so­nas. Asi­mis­mo debe­rán ase­gu­rar que esas dis­tan­cias pue­dan res­pe­tar­se en los ves­tua­rios, come­do­res, pasi­llos y luga­res don­de se reali­cen acti­vi­da­des comu­nes o haya des­pla­za­mien­to de personas.

En defi­ni­ti­va, casi nada podrá hacer­se como se hacía habi­tual­men­te por­que la situa­ción es extra­or­di­na­ria. Al menos mien­tras dure la epi­de­mia, cada acti­vi­dad labo­ral, cada pro­ce­so de tra­ba­jo, cada esta­ble­ci­mien­to reque­ri­rán adap­ta­cio­nes a esta nue­va reali­dad. Y las empre­sas dis­po­nen de pro­fe­sio­na­les que saben cómo hacer­lo e inclu­so podrían con­tar con el ase­so­ra­mien­to de las ARTs para hacer­lo con mayor efi­cien­cia. Exis­te un con­jun­to de cono­ci­mien­tos espe­cia­li­za­dos y recur­sos dis­po­ni­bles en el Sis­te­ma de Pre­ven­ción de Ries­gos de Tra­ba­jo que debe­rían ser úti­les para la pre­ven­ción de la epi­de­mia, pero la posi­bi­li­dad de des­apro­ve­char­los por la mer­can­ti­li­za­ción del pro­pio Sis­te­ma es real.
Hace algu­nas sema­nas el Direc­tor Gene­ral de la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo, Guy Ryder, seña­la­ba que “la pan­de­mia ha expues­to sin pie­dad los pro­fun­dos fallos de nues­tros mer­ca­dos labo­ra­les”, así como la fra­gi­li­dad de los sis­te­mas nacio­na­les de Salud y Segu­ri­dad en el Tra­ba­jo. Un ejem­plo de ello es la Argen­ti­na, don­de la Covid-19 deja­rá de ser una pre­sun­ta Enfer­me­dad Pro­fe­sio­nal no lis­ta­da cuan­do se ter­mi­ne la cua­ren­te­na. Al menos para la mayo­ría de lxs tra­ba­ja­dorxs en acti­vi­da­des esen­cia­les, por­que los sani­ta­rios esta­rán pro­te­gi­dos por un perío­do de tiem­po mayor: mien­tras dure la Emer­gen­cia Sani­ta­ria y has­ta 60 días lue­go de su posi­ble fina­li­za­ción (¿será que la laten­cia de la
enfer­me­dad es mayor entre lxs pro­fe­sio­na­les asis­ten­cia­les que entre repar­ti­dorxs de delivery?).

En todo caso, podría­mos pre­gun­tar­nos, ¿qué ter­mi­na­rá antes, la cua­ren­te­na o la epi­de­mia? Y, enton­ces, ¿qué mar­co legal que­da­rá para afron­tar la epi­de­mia en los luga­res de tra­ba­jo cuan­do la cua­ren­te­na ter­mi­ne? Cuan­do el res­to de los tra­ba­ja­dorxs vuel­van a tra­ba­jar des­pués del ais­la­mien­to social pre­ven­ti­vo y obli­ga­to­rio, lo harán en un esce­na­rio de cir­cu­la­ción del virus don­de el cono­ci­mien­to cien­tí­fi­co, has­ta el momen­to, no tie­ne cer­te­zas sobre la pro­duc­ción de los anti­cuer­pos y su dura­ción ni en los pacien­tes dados de alta, ni en la pobla­ción sana. Se encon­tra­rán des­pro­te­gidxs por par­te del Sis­te­ma de Pre­ven­ción de Ries­gos del Tra­ba­jo. ¿Cómo se podrá pro­te­ger a lxs tra­ba­ja­dorxs que deben ausen­tar­se del tra­ba­jo por sos­pe­cha de Covid-19 si no hay reco­no­ci­mien­to de la enfer­me­dad pro­fe­sio­nal? Pues, a cos­ta de la pér­di­da de sus ingre­sos per­so­na­les y de car­gar cos­tes a los emplea­do­res y pres­ta­cio­nes asis­ten­cia­les a los sis­te­mas de obras socia­les o del sec­tor públi­co de aten­ción. ¿Cómo se evi­ta­rá el ocul­ta­mien­to de los casos con­fir­ma­dos si eso con­lle­va pér­di­das eco­nó­mi­cas para todos?

Al decir de Guy Ryder de la OIT: “Al no tener dere­cho, en muchos casos, a una licen­cia por enfer­me­dad remu­ne­ra­da, cui­da­dorxs y repar­ti­dorxs, de quie­nes todos depen­de­mos aho­ra, sue­len ver­se pre­sio­nadxs a seguir tra­ba­jan­do inclu­so si están enfermxs”. Y tra­ba­jar enfer­mo en con­tex­to de epi­de­mia es garan­tía de cir­cu­la­ción del SARS-Cov‑2. El ais­la­mien­to de los casos sos­pe­cho­sos y con­fir­ma­dos pero tam­bién el de los posi­bles, com­pa­ñerxs asin­to­má­ticxs, será cla­ve para ges­tio­nar la epi­de­mia. En la medi­da en que reduz­ca­mos las incer­ti­dum­bres eco­nó­mi­cas indi­vi­dua­les favo­re­ce­re­mos la pre­ven­ción colec­ti­va. La pre­ven­ción de la pan­de­mia tam­bién se jue­ga en los luga­res de tra­ba­jo. Sin embar­go, par­te de los acto­res cla­ves como son los Ser­vi­cios de Salud y Segu­ri­dad en el Tra­ba­jo toda­vía se encuen­tran lejos de los pará­me­tros del Con­ve­nio 161 de la OIT en lo que res­pec­ta al goce pleno de “inde­pen­den­cia pro­fe­sio­nal, tan­to res­pec­to del emplea­dor como de lxs trabajadorxs”.

La casi tota­li­dad de los Ser­vi­cios en la Argen­ti­na están exter­na­li­za­dos y pre­ca­ri­za­dos, y ni siquie­ra exis­te un regis­tro de pro­fe­sio­na­les que per­mi­ta regu­lar el ejer­ci­cio de la pro­fe­sión. Por ejem­plo, la asig­na­ción de horas sema­na­les de los Ser­vi­cios (Decre­to 133896) debe revi­sar­se para mejo­rar sus con­di­cio­nes de tra­ba­jo y ampliar su dedi­ca­ción a las tareas que la salud públi­ca les deman­da en estos momen­tos. Lxs pro­fe­sio­na­les y téc­nicxs de pre­ven­ción de ries­gos del tra­ba­jo, sea de mane­ra indi­vi­dual o a tra­vés de sus cole­gios, carre­ras de gra­dos y post­gra­dos, aso­cia­cio­nes, segu­ra­men­te, ya esta­rán cola­bo­ran­do para enfren­tar esta epi­de­mia. No obs­tan­te, ellxs tam­bién nece­si­tan herra­mien­tas lega­les ante una situa­ción excep­cio­nal. La mane­ra en que se sal­ga de la cua­ren­te­na depen­de de ello. En caso con­tra­rio, ante un rebro­te de la enfer­me­dad podría esfu­mar­se en los luga­res de tra­ba­jo el esfuer­zo que toda la socie­dad rea­li­za­ra has­ta aquí en el ais­la­mien­to social, pre­ven­ti­vo y obli­ga­to­rio, tal como lo advir­tió la OMS.

* Mar­ce­lo Ama­ble: Pro­fe­sor del Gru­po de Estu­dios en Salud Ambien­tal y Labo­ral, Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Ave­lla­ne­da.
Clau­dio San Juan: Pro­fe­sor de Prác­ti­ca Pro­fe­sio­na­li­zan­te en Salud y Segu­ri­dad en el Tra­ba­jo, Ins­ti­tu­to Supe­rior Octubre.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *