Argen­ti­na. El impues­to a la rique­za y el pro­nun­cia­mien­to de la CIDH

Por Eduar­do Barcesat*/ Resu­men Latinoamericano/​26 de abril 2020 .-

El 10 de abril de 2020 la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (CIDH) dic­ta la Reso­lu­ción 1/​2020, don­de abor­da en su inte­gra­li­dad la situa­ción, mun­dial y regio­nal, deri­va­da de la pan­de­mia del covid 19, del con­jun­to de los dere­chos huma­nos com­pren­di­dos y tute­la­dos por la Con­ven­ción Ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (CADH), y en con­so­nan­cia con el Dere­cho Inter­na­cio­nal de los Dere­chos Huma­nos. Lo hace en tan­to exis­te uni­for­mi­dad en cuan­to a la tute­la y res­guar­do, en los cuer­pos nor­ma­ti­vos, de los dere­chos a la vida, a la salud y a la inte­gri­dad de las personas.

La Reso­lu­ción 1/​2020 hace par­ti­cu­lar hin­ca­pié en la vigen­cia y exi­gi­bi­li­dad de los Dere­chos Eco­nó­mi­cos, Socia­les y Cul­tu­ra­les (DESCA), y en las medi­das de acción posi­ti­va que deben rea­li­zar los gobier­nos ame­ri­ca­nos para ase­gu­rar esa efec­ti­vi­dad de los DESCA.

En un ante­rior docu­men­to sobre la deu­da prio­ri­ta­ria de la salud, trans­cri­bi­mos el pun­to 18 del reso­lu­to­rio del pro­nun­cia­mien­to de la CIDH, que esta­ble­ce la nece­si­dad de sus­pen­der los pagos de la deu­da exter­na y bus­car el ali­vio del peso de la mis­ma para los paí­ses del con­ti­nen­te.
Corres­pon­de aho­ra ana­li­zar las medi­das eco­nó­mi­cas e impo­si­ti­vas que deben ser adop­ta­das por los Esta­dos Ame­ri­ca­nos para ase­gu­rar, como se dije­re, la efec­ti­vi­dad de los DESCA.

El pun­to 13 del tex­to reso­lu­to­rio esta­ble­ce: “Dis­po­ner y movi­li­zar el máxi­mo de los recur­sos dis­po­ni­bles, inclu­yen­do accio­nes de bús­que­da per­ma­nen­te de dichos recur­sos a nivel nacio­nal y mul­ti­la­te­ral, para hacer efec­ti­vo el dere­cho a la salud y otros DESCA con el obje­to de pre­ve­nir y miti­gar los efec­tos de la pan­de­mia sobre los dere­chos huma­nos, inclu­so toman­do medi­das de polí­ti­ca fis­cal que per­mi­tan una redis­tri­bu­ción equi­ta­ti­va, inclu­yen­do el dise­ño de pla­nes y com­pro­mi­sos con­cre­tos para aumen­tar sus­tan­ti­va­men­te el pre­su­pues­to públi­co para garan­ti­zar el dere­cho a la salud”.

En el pun­to 19 del reso­lu­to­rio, se esta­ble­ce: “Exi­gir y vigi­lar que las empre­sas res­pe­ten los dere­chos huma­nos, adop­ten pro­ce­sos de debi­da dili­gen­cia en mate­ria de dere­chos huma­nos y rin­dan cuen­tas ante posi­bles abu­sos e impac­tos nega­ti­vos sobre los dere­chos huma­nos, par­ti­cu­lar­men­te por los efec­tos que los con­tex­tos de pan­de­mia y cri­sis sani­ta­rias infec­cio­sas sue­len gene­rar sobre los DESCA de las pobla­cio­nes y gru­pos en mayor situa­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad y, en gene­ral, sobre las per­so­nas que tra­ba­jan, las per­so­nas con con­di­cio­nes médi­cas sen­si­bles y las comu­ni­da­des loca­les. Las empre­sas tie­nen un rol cla­ve que desem­pe­ñar en estos con­tex­tos y su con­duc­ta debe guiar­se por los prin­ci­pios y reglas de dere­chos huma­nos aplicables”.

Bien, esta es la man­da reso­lu­to­ria de la CIDH, uno de los órga­nos pre­vis­tos por la Con­ven­ción Ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos, en su Pro­to­co­lo Adi­cio­nal, rati­fi­ca­do por la Nación Argen­ti­na y con­ver­ti­do en nor­ma­ti­va de jerar­quía cons­ti­tu­cio­nal por la Refor­ma del año 1994 (art. 75, inc. 22°, C.N.). Si bien esta sola men­ción satis­fa­ce la res­pues­ta al por­qué de la impe­ra­ti­vi­dad de sus reso­lu­cio­nes, debe­mos agre­gar algu­nas con­si­de­ra­cio­nes complementarias.

Con­for­me el Dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia, el tér­mino “reso­lu­ción”, tie­ne los siguien­tes sig­ni­fi­ca­dos: “acción y efec­to de resol­ver; cosa que se deci­de; decre­to, pro­vi­den­cia, auto, o fallo de auto­ri­dad guber­na­ti­va o judi­cial; reso­lu­ción judi­cial fir­me; reso­lu­to­rio que por no ser sus­cep­ti­ble de recur­so, se con­si­de­ra como definitiva”.

Que sepa­mos, nin­gún gobierno ame­ri­cano lo ha impug­na­do, par­cial o total­men­te, y antes bien, podría sos­te­ner­se, en el caso del Gobierno Nacio­nal, que ha cum­pli­men­ta­do el pun­to 18 del reso­lu­to­rio, en mate­ria de deu­da exte­rior, al sus­pen­der el pago de ven­ci­mien­tos de dicha deu­da, que debió ope­rar el 20 de abril de 2020.

Res­ta exa­mi­nar un tema más, y es el del modo de fun­cio­na­mien­to del Poder Legis­la­ti­vo de la Nación. A la fecha de ela­bo­ra­ción de este ensa­yo, la CSJN aún no se ha pro­nun­cia­do sobre la acción decla­ra­ti­va de cer­te­za pro­mo­vi­da por la Cáma­ra de Sena­do­res, con el apo­yo de la Cáma­ra de Dipu­tados. Sólo el dic­ta­men, no vin­cu­lan­te, del Pro­cu­ra­dor Gene­ral (inte­ri­no), ha colec­ta­do todos los argu­men­tos doc­tri­na­rios deci­mo­nó­ni­cos para des­es­ti­mar la pre­sen­ta­ción. Pero, curio­sa­men­te, no ha invo­ca­do, nada siquie­ra, de lo dis­pues­to en la Reso­lu­ción 1/​2020 de la CIDH.

Y es el caso que en el pun­to II. Esta­dos de excep­ción, liber­ta­des fun­da­men­ta­les y Esta­do de Dere­cho, pri­mer párra­fo, de la Res. 1/​2020 de la CIDH, se dice: “Tenien­do en cuen­ta que la Demo­cra­cia y el Esta­do de Dere­cho son con­di­cio­nes nece­sa­rias para lograr la vigen­cia y el res­pe­to de los dere­chos huma­nos y que la natu­ra­le­za jurí­di­ca de las limi­ta­cio­nes a dichos dere­chos pue­de tener impac­tos direc­tos en los sis­te­mas demo­crá­ti­cos de los Esta­dos, la Comi­sión reafir­ma el rol fun­da­men­tal de la inde­pen­den­cia y de la actua­ción de los pode­res públi­cos, y las ins­ti­tu­cio­nes de con­trol, en par­ti­cu­lar los pode­res judi­cia­les y legis­la­ti­vos, cuyo fun­cio­na­mien­to debe ser ase­gu­ra­do aún en con­tex­tos de pandemia”.

Es de aguar­dar, y así lo pro­pi­cia­mos, que la CSJN pres­te mejor obser­van­cia a la supre­ma­cía cons­ti­tu­cio­nal (art. 36, C.N.), y si no lo resol­vie­re con­for­me ese deber, sepan las auto­ri­da­des del Con­gre­so de la Nación que tie­nen el pleno res­pal­do de la nor­ma­ti­va ema­na­da de la CIDH para fun­cio­nar con los recau­dos del con­tex­to de pandemia.

*WEB El Destape

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.