Argen­ti­na. El impues­to a la rique­za y el pro­nun­cia­mien­to de la CIDH

Por Eduar­do Barcesat*/ Resu­men Latinoamericano/​26 de abril 2020 .-

El 10 de abril de 2020 la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (CIDH) dic­ta la Reso­lu­ción 1/​2020, don­de abor­da en su inte­gra­li­dad la situa­ción, mun­dial y regio­nal, deri­va­da de la pan­de­mia del covid 19, del con­jun­to de los dere­chos huma­nos com­pren­di­dos y tute­la­dos por la Con­ven­ción Ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (CADH), y en con­so­nan­cia con el Dere­cho Inter­na­cio­nal de los Dere­chos Huma­nos. Lo hace en tan­to exis­te uni­for­mi­dad en cuan­to a la tute­la y res­guar­do, en los cuer­pos nor­ma­ti­vos, de los dere­chos a la vida, a la salud y a la inte­gri­dad de las personas.

La Reso­lu­ción 1/​2020 hace par­ti­cu­lar hin­ca­pié en la vigen­cia y exi­gi­bi­li­dad de los Dere­chos Eco­nó­mi­cos, Socia­les y Cul­tu­ra­les (DESCA), y en las medi­das de acción posi­ti­va que deben rea­li­zar los gobier­nos ame­ri­ca­nos para ase­gu­rar esa efec­ti­vi­dad de los DESCA.

En un ante­rior docu­men­to sobre la deu­da prio­ri­ta­ria de la salud, trans­cri­bi­mos el pun­to 18 del reso­lu­to­rio del pro­nun­cia­mien­to de la CIDH, que esta­ble­ce la nece­si­dad de sus­pen­der los pagos de la deu­da exter­na y bus­car el ali­vio del peso de la mis­ma para los paí­ses del con­ti­nen­te.
Corres­pon­de aho­ra ana­li­zar las medi­das eco­nó­mi­cas e impo­si­ti­vas que deben ser adop­ta­das por los Esta­dos Ame­ri­ca­nos para ase­gu­rar, como se dije­re, la efec­ti­vi­dad de los DESCA.

El pun­to 13 del tex­to reso­lu­to­rio esta­ble­ce: “Dis­po­ner y movi­li­zar el máxi­mo de los recur­sos dis­po­ni­bles, inclu­yen­do accio­nes de bús­que­da per­ma­nen­te de dichos recur­sos a nivel nacio­nal y mul­ti­la­te­ral, para hacer efec­ti­vo el dere­cho a la salud y otros DESCA con el obje­to de pre­ve­nir y miti­gar los efec­tos de la pan­de­mia sobre los dere­chos huma­nos, inclu­so toman­do medi­das de polí­ti­ca fis­cal que per­mi­tan una redis­tri­bu­ción equi­ta­ti­va, inclu­yen­do el dise­ño de pla­nes y com­pro­mi­sos con­cre­tos para aumen­tar sus­tan­ti­va­men­te el pre­su­pues­to públi­co para garan­ti­zar el dere­cho a la salud”.

En el pun­to 19 del reso­lu­to­rio, se esta­ble­ce: “Exi­gir y vigi­lar que las empre­sas res­pe­ten los dere­chos huma­nos, adop­ten pro­ce­sos de debi­da dili­gen­cia en mate­ria de dere­chos huma­nos y rin­dan cuen­tas ante posi­bles abu­sos e impac­tos nega­ti­vos sobre los dere­chos huma­nos, par­ti­cu­lar­men­te por los efec­tos que los con­tex­tos de pan­de­mia y cri­sis sani­ta­rias infec­cio­sas sue­len gene­rar sobre los DESCA de las pobla­cio­nes y gru­pos en mayor situa­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad y, en gene­ral, sobre las per­so­nas que tra­ba­jan, las per­so­nas con con­di­cio­nes médi­cas sen­si­bles y las comu­ni­da­des loca­les. Las empre­sas tie­nen un rol cla­ve que desem­pe­ñar en estos con­tex­tos y su con­duc­ta debe guiar­se por los prin­ci­pios y reglas de dere­chos huma­nos aplicables”.

Bien, esta es la man­da reso­lu­to­ria de la CIDH, uno de los órga­nos pre­vis­tos por la Con­ven­ción Ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos, en su Pro­to­co­lo Adi­cio­nal, rati­fi­ca­do por la Nación Argen­ti­na y con­ver­ti­do en nor­ma­ti­va de jerar­quía cons­ti­tu­cio­nal por la Refor­ma del año 1994 (art. 75, inc. 22°, C.N.). Si bien esta sola men­ción satis­fa­ce la res­pues­ta al por­qué de la impe­ra­ti­vi­dad de sus reso­lu­cio­nes, debe­mos agre­gar algu­nas con­si­de­ra­cio­nes complementarias.

Con­for­me el Dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia, el tér­mino “reso­lu­ción”, tie­ne los siguien­tes sig­ni­fi­ca­dos: “acción y efec­to de resol­ver; cosa que se deci­de; decre­to, pro­vi­den­cia, auto, o fallo de auto­ri­dad guber­na­ti­va o judi­cial; reso­lu­ción judi­cial fir­me; reso­lu­to­rio que por no ser sus­cep­ti­ble de recur­so, se con­si­de­ra como definitiva”.

Que sepa­mos, nin­gún gobierno ame­ri­cano lo ha impug­na­do, par­cial o total­men­te, y antes bien, podría sos­te­ner­se, en el caso del Gobierno Nacio­nal, que ha cum­pli­men­ta­do el pun­to 18 del reso­lu­to­rio, en mate­ria de deu­da exte­rior, al sus­pen­der el pago de ven­ci­mien­tos de dicha deu­da, que debió ope­rar el 20 de abril de 2020.

Res­ta exa­mi­nar un tema más, y es el del modo de fun­cio­na­mien­to del Poder Legis­la­ti­vo de la Nación. A la fecha de ela­bo­ra­ción de este ensa­yo, la CSJN aún no se ha pro­nun­cia­do sobre la acción decla­ra­ti­va de cer­te­za pro­mo­vi­da por la Cáma­ra de Sena­do­res, con el apo­yo de la Cáma­ra de Dipu­tados. Sólo el dic­ta­men, no vin­cu­lan­te, del Pro­cu­ra­dor Gene­ral (inte­ri­no), ha colec­ta­do todos los argu­men­tos doc­tri­na­rios deci­mo­nó­ni­cos para des­es­ti­mar la pre­sen­ta­ción. Pero, curio­sa­men­te, no ha invo­ca­do, nada siquie­ra, de lo dis­pues­to en la Reso­lu­ción 1/​2020 de la CIDH.

Y es el caso que en el pun­to II. Esta­dos de excep­ción, liber­ta­des fun­da­men­ta­les y Esta­do de Dere­cho, pri­mer párra­fo, de la Res. 1/​2020 de la CIDH, se dice: “Tenien­do en cuen­ta que la Demo­cra­cia y el Esta­do de Dere­cho son con­di­cio­nes nece­sa­rias para lograr la vigen­cia y el res­pe­to de los dere­chos huma­nos y que la natu­ra­le­za jurí­di­ca de las limi­ta­cio­nes a dichos dere­chos pue­de tener impac­tos direc­tos en los sis­te­mas demo­crá­ti­cos de los Esta­dos, la Comi­sión reafir­ma el rol fun­da­men­tal de la inde­pen­den­cia y de la actua­ción de los pode­res públi­cos, y las ins­ti­tu­cio­nes de con­trol, en par­ti­cu­lar los pode­res judi­cia­les y legis­la­ti­vos, cuyo fun­cio­na­mien­to debe ser ase­gu­ra­do aún en con­tex­tos de pandemia”.

Es de aguar­dar, y así lo pro­pi­cia­mos, que la CSJN pres­te mejor obser­van­cia a la supre­ma­cía cons­ti­tu­cio­nal (art. 36, C.N.), y si no lo resol­vie­re con­for­me ese deber, sepan las auto­ri­da­des del Con­gre­so de la Nación que tie­nen el pleno res­pal­do de la nor­ma­ti­va ema­na­da de la CIDH para fun­cio­nar con los recau­dos del con­tex­to de pandemia.

*WEB El Destape

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *