Argen­ti­na. Des­mon­te sin cua­ren­te­na: se per­die­ron 6500 hec­tá­reas de bosques

Por Gas­tón Rodrí­guez /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​26 abril 2020

Un
rele­va­mien­to sate­li­tal hecho por Green­pea­ce reve­ló la extensión
defo­res­ta­da en cua­tro pro­vin­cias del nor­te entre el 15 de mar­zo y el 15
de abril.

La
emer­gen­cia sani­ta­ria pro­vo­ca­da por la pan­de­mia mun­dial de Covid-19 no
detu­vo el daño ambien­tal: sólo en el últi­mo mes se des­mon­ta­ron en el
nor­te del país más de 6500 hec­tá­reas. El dato se tra­du­ce en que la
Argen­ti­na per­dió 211 hec­tá­reas de bos­que por día aun en un con­tex­to de
ais­la­mien­to obli­ga­to­rio. “Si la defo­res­ta­ción en cua­ren­te­na es un delito
penal por no estar con­si­de­ra­da como una acti­vi­dad esen­cial, ¿qué
pode­mos espe­rar des­pués, cuan­do los res­pon­sa­bles sólo ten­gan que pagar
una mul­ta?”, advier­ten los ambientalistas.

Según el moni­to­reo que reali­zó la orga­ni­za­ción Green­pea­ce median­te la
com­pa­ra­ción de imá­ge­nes sate­li­ta­les, entre el 15 de mar­zo y el 15 de
abril se des­mon­ta­ron 3222 hec­tá­reas en San­tia­go del Este­ro, 1194 en
Sal­ta, 1132 en For­mo­sa y 1017 en Cha­co. Sólo estas cua­tro provincias
con­cen­tran el 80% de la defo­res­ta­ción del país.

“En los últi­mos 30 años per­di­mos cer­ca de 8 millo­nes de
hec­tá­reas y somos uno de los diez paí­ses que más des­tru­yen sus bosques.
Es irres­pon­sa­ble y has­ta sui­ci­da que, fren­te a la cri­sis sanitaria,
cli­má­ti­ca y de bio­di­ver­si­dad que esta­mos sufrien­do, se siga
defo­res­tan­do”, se que­ja Her­nán Giar­di­ni, coor­di­na­dor de la cam­pa­ña de
Bos­ques de Greenpeace.

Al igual que ocu­rre con las fumi­ga­cio­nes con agro­tó­xi­cos, con muchos
pro­duc­to­res apro­ve­chán­do­se de los recur­sos ocu­pa­dos en con­te­ner la
pro­pa­ga­ción del Covid-19 para apli­car sin nin­gún tipo de con­trol, los
due­ños de las topa­do­ras arra­san miles de hec­tá­reas de bos­que nati­vo, con
un agra­van­te: están come­tien­do un delito.

“Las acti­vi­da­des agro­pe­cua­rias esta­ban excep­tua­das de cum­plir la
cua­ren­te­na des­de el prin­ci­pio –expli­ca Giar­di­ni – , y des­de hace una
sema­na están per­mi­ti­das las acti­vi­da­des fores­ta­les, como pue­den ser los
made­re­ros, el car­bón, una tala con­tro­la­da. Lo que hacen las topa­do­ras es
otra cosa: con­ver­tir un bos­que en un cua­dra­do pela­do para pas­tu­ra de
vacas o cose­cha de soja. El des­mon­te no es una acti­vi­dad esen­cial y
rea­li­zar­lo en este con­tex­to es un deli­to penal”.

La publi­ca­ción del infor­me de Green­pea­ce pro­vo­có reacciones
dis­pa­res de los gobier­nos pro­vin­cia­les. San­tia­go del Este­ro y Formosa
aún no se expre­sa­ron públi­ca­men­te. Cha­co, en cam­bio, reco­no­ció a través
del sub­se­cre­ta­rio de Desa­rro­llo Fores­tal, Luciano Oli­va­res, áreas
des­mon­ta­das duran­te la vigen­cia del ais­la­mien­to obli­ga­to­rio, por lo que
apli­có san­cio­nes y pro­me­tió más inspecciones.

El caso más polé­mi­co, sin dudas, es el de Sal­ta. Su minis­tro de
Pro­duc­ción y Desa­rro­llo Sus­ten­ta­ble, Mar­tín de los Ríos, se desentendió
del tema al con­si­de­rar que el Eje­cu­ti­vo pro­vin­cial no tie­ne el “poder de
poli­cía” nece­sa­rio para evi­tar los des­mon­tes en cua­ren­te­na. El
fun­cio­na­rio, que toda­vía se ufa­na de haber sido el pri­mer pre­si­den­te de
la Fede­ra­ción de Enti­da­des Rura­les de Sal­ta, está acos­tum­bra­do a
defen­der los intere­ses de los gran­des terra­te­nien­tes por­que tam­bién son
los suyos. No sor­pren­de que uno de los que usu­fruc­tua­ron esa carta
blan­ca haya sido el pre­si­den­te de la Socie­dad Rural sal­te­ña, Ignacio
Gar­cía del Río, due­ño de una fin­ca ubi­ca­da en el depar­ta­men­to San
Mar­tín, don­de más de cien hec­tá­reas fue­ron defo­res­ta­das des­pués del 20
de marzo.

Para Giar­di­ni, “si el Esta­do no man­da a la poli­cía a con­tro­lar los
cam­pos, no lo va a hacer nadie. Un juez no se va a levan­tar para ir a
ver si en una fin­ca están des­mon­tan­do. Enci­ma, los gru­pos indí­ge­nas y
los acti­vis­tas no pode­mos salir para fre­nar las topa­do­ras. La
defo­res­ta­ción en cua­ren­te­na es res­pon­sa­bi­li­dad de los empre­sa­rios y
tam­bién de los gobiernos”.

Per­der­lo todo

La bru­tal defo­res­ta­ción del nor­te del país se expli­ca por el avance
de la fron­te­ra agro­pe­cua­ria. Gran par­te de esa pro­duc­ción (soja
trans­gé­ni­ca y gana­de­ría inten­si­va) es expor­ta­da hacia Euro­pa y China,
con una ren­ta­bi­li­dad que vuel­ve a los due­ños de los cam­pos indiferentes
al daño ecológico.

“Esta­mos reem­pla­zan­do un bos­que por hec­tá­reas de pas­tu­ra de gana­do y
soja que ter­mi­nan sien­do forra­je para chan­chos. Lo plan­tean como un
mode­lo de pro­gre­so, pero las pro­vin­cias que más des­fo­res­tan son también
las más pobres”, insis­te Giar­di­ni y recuer­da un estu­dio del INTA que
había pro­ba­do que una hec­tá­rea de bos­que cha­que­ño pue­de absor­ber hasta
300 milí­me­tros de llu­via, mien­tras que una de pas­tu­ra sólo cien, y una
de soja, ape­nas 30 milímetros.

“Más des­mon­te –con­clu­ye– sig­ni­fi­ca más inun­da­cio­nes, más cambio
cli­má­ti­co, más des­apa­ri­ción de espe­cies en peli­gro de extin­ción, más
enfer­me­da­des y más des­alo­jos para las comu­ni­da­des indí­ge­nas, que son las
que más lo sufren. Para ellas, per­der el bos­que es per­der su casa, su
alma­cén y su farmacia”.

La bajan­te his­tó­ri­ca del río Para­ná trae con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas y sani­ta­rias en el Litoral

La ima­gen cau­só estu­por: las Cata­ra­tas del Igua­zú sin turis­tas por la
pan­de­mia y sin el gigan­tes­co cau­dal de agua que las ha con­ver­ti­do en
una de las nue­vas Sie­te Mara­vi­llas del Mun­do. Pero la bajan­te histórica
del río Para­ná, pro­vo­ca­da por las sequías cuen­ca arri­ba, tam­bién trajo
con­se­cuen­cias más gra­ves en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, com­pli­can­do la
ope­ra­to­ria de los puer­tos, y sani­ta­rias, con el ries­go de inte­rrum­pir la
pro­vi­sión de agua pota­ble en varias ciu­da­des del país, en el contexto
de ais­la­mien­to obli­ga­to­rio por el coro­na­vi­rus y de recomendaciones
higié­ni­cas por el dengue.

La empre­sa esta­tal del ser­vi­cio de agua
que abas­te­ce a Cha­co, por ejem­plo, reco­no­ció que se redu­jo en un 25% por
la pér­di­da de los ren­di­mien­tos de las bom­bas de las tomas y adelantó
que varias regio­nes se verán perjudicadas.

En San­ta Fe la
situa­ción no es mejor. El des­cen­so del nivel del Para­ná se viene
pro­du­cien­do sin des­can­so des­de fines de febre­ro, cuan­do el río apenas
alcan­zó los tres metros en el puer­to local. Des­de enton­ces bajó más de
dos metros, pro­vo­can­do que las embar­ca­cio­nes que­da­ran apo­ya­das sobre la
are­na y dejan­do al des­cu­bier­to la man­ta pro­tec­to­ra del túnel subfluvial
que une las ciu­da­des de San­ta Fe y Para­ná, lo que com­pli­có el
fun­cio­na­mien­to de la plan­ta potabilizadora.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *