Argen­ti­na. Cir­co. El coro­na­vi­rus y el dis­cur­so neoliberal

Por Luis Brusch­tein * /​Resu­men Latinoamericano/​26 de abril 2020 .–

Los increí­bles argu­men­tos de Macri, Bol­so­na­ro y Trump están en línea con los que aplau­den a los médi­cos y des­pués les que­man el auto o los ape­drean. El recha­zo al Esta­do en medio de la pan­de­mia no es más que el repu­dio a la salud públi­ca que es lo úni­co que la frena. 

El pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Donald Trump sugi­rió que si el desin­fec­tan­te resul­ta­ba tan efi­caz con­tra el virus, por qué no se lo inyec­ta­ban a las per­so­nas . Mario Var­gas Llo­sa y el ex pre­si­den­te Mau­ri­cio Macri publi­ca­ron una decla­ra­ción con­tra las cua­ren­te­nas por­que son pro­pias del “auto­ri­ta­ri­ta­ris­mo ” y Jair Bol­so­na­ro lle­gó a decir que los bra­si­le­ños son tan duros que resis­ten cual­quier epi­de­mia. Es sabi­do que resul­ta mor­tal inyec­tar­le lavan­di­na a una per­so­na, está demos­tra­do que es mor­tí­fe­ro levan­tar las cua­ren­te­nas y que los bra­si­le­ños no son inmor­ta­les. Con­tras­ta­das con el peli­gro de muer­te real, estas posi­cio­nes apa­re­cen como estu­pi­de­ces sobe­ra­nas. Sin embar­go, las ideas pri­mi­ti­vas que las sos­tie­nen encuen­tran recep­to­res en muchas per­so­nas con gran­des dosis de con­ve­nien­cias indi­vi­dua­lis­tas e igno­ran­cia y fue­ron mani­pu­la­das has­ta con­ver­tir­las en un cuer­po de pen­sa­mien­to hege­mó­ni­co liga­do al neo­li­be­ra­lis­mo. La idio­tez pudo ser con­ver­ti­da en ver­dad supe­rior que tuvo sus mejo­res repre­sen­tan­tes en estos y otros personajes. 

Lo de Trump pare­ce un chis­te, pero es el hom­bre más pode­ro­so del pla­ne­ta; Macri fue ele­gi­do pre­si­den­te de Argen­ti­na, igual que Bol­so­na­ro en Bra­sil. El pen­sa­mien­to que desa­rro­llan tan peno­sa­men­te entre los tres se redu­ce a una colec­ción de luga­res comu­nes de pre­po­ten­cia o resig­na­ción ante el más pode­ro­so. Toda la genia­li­dad del neo­li­be­ra­lis­mo para ganar elec­cio­nes fue ador­nar la ley del galli­ne­ro: el que está más arri­ba jode al de aba­jo. Y así Macri y Bol­so­na­ro se com­por­ta­ron como emplea­dos de Trump y como patro­nes o capa­ta­ces en sus paí­ses.

Una situa­ción lími­te como la que repre­sen­ta la pan­de­mia pone en evi­den­cia lo mejor y lo peor de las per­so­nas. La pro­pues­ta del neo­li­be­ra­lis­mo ante la catás­tro­fe ha sido bru­tal y estre­me­ce­do­ra. Por­que la nega­ción de las cua­ren­te­nas es sim­ple­men­te la nega­ti­va de los gran­des empre­sa­rios a que sus tra­ba­ja­do­res se que­den en sus casas.

Con­ci­ben a la muer­te de sus tra­ba­ja­do­res como “daños cola­te­ra­les”. Está implí­ci­to en esa pro­pues­ta que mori­rán los que ten­gan que morir. Nun­ca serán ellos, por­que ellos ponen el capi­tal y se que­dan en sus casas. Son los tra­ba­ja­do­res, que ponen el trabajo.

La decla­ra­ción que fir­man Macri, Var­gas Llo­sa, Patri­cia Bull­rich, Darío Lopér­fi­do, Ricar­do López Murphy y otros per­so­na­jes repre­sen­ta­ti­vos de la dere­cha local e his­pa­no­ame­ri­ca­na está diri­gi­da con­tra las cua­ren­te­nas, con­tra el impues­to a las for­tu­nas más gran­des, como se anun­ció en Argen­ti­na, y con­tra posi­bles esta­ti­za­cio­nes de la salud pri­va­da, de aero­lí­neas y de ban­cos, como se anun­ció en algu­nos paí­ses europeos.

Macri dejó sin fun­cio­nar a tre­ce hos­pi­ta­les que esta­ban prác­ti­ca­men­te ter­mi­na­dos en todo el país. Macri reti­ró de sus reunio­nes de gabi­ne­te al encar­ga­do de la salud públi­ca, al que reba­jó de minis­tro a secre­ta­rio, y redu­jo un 25 por cien­to el pre­su­pues­to dedi­ca­do a la salud con lo que des­abas­te­ció de insu­mos a los hos­pi­ta­les nacio­na­les. No tie­ne auto­ri­dad moral para fir­mar una decla­ra­ción así con el dedo acu­sa­dor levantado.

En el moti­vo que impul­sa a la per­so­na que requie­re ayu­da médi­ca o que aplau­de a los tra­ba­ja­do­res de la salud, a que des­pués incen­die el auto o ape­dree la casa de la enfer­me­ra o del médi­co para expul­sar­los por temor al con­ta­gio; en la con­tra­dic­ción ele­men­tal de que los mis­mos médi­cos de la salud públi­ca voten en su mayo­ría con­tra la salud públi­ca, está la semi­lla para que ger­mi­nen per­so­na­jes como Trump, Bol­so­na­ro o Macri.

Con esas mez­quin­da­des se teje el dis­cur­so neo­li­be­ral. Los argu­men­tos del que escri­bió la nota ame­na­za­do­ra al médi­co que vive en el edi­fi­cio son parien­tes de los que dicen que “pobre­za hubo siem­pre”, que los des­ocu­pa­dos “son todos vagos”, “a mí nadie me rega­ló nada” o “les sacan a los que tra­ba­jan para dár­se­lo a los que no trabajan”.

Y tam­bién están conec­ta­dos con la moti­va­ción de pro­duc­to­res y expor­ta­do­res rura­les que espe­cu­lan con el dólar en medio de una epi­de­mia en la que todo el mun­do apor­ta una cuo­ta de sacrificio.

Esa cone­xión sigue con los que aumen­tan el pre­cio de los ali­men­tos sin que haya una razón más que espe­cu­lar con las nece­si­da­des bási­cas que crea la epi­de­mia. Son bui­tres que se ali­men­tan de la deses­pe­ra­ción, igual que los ban­cos que pre­fie­ren espe­cu­lar antes que res­pal­dar a la producción.

El comer­cian­te que votó al macris­mo por esos argu­men­tos aho­ra es víc­ti­ma de ellos cuan­do los ban­cos se resis­ten a faci­li­tar los cré­di­tos que pro­mue­ve el gobierno nacional.

La decla­ra­ción dice al final que recha­zan el fal­so dile­ma entre el “Ogro filan­tró­pi­co y la muer­te”. Para ellos, el Ogro filan­tró­pi­co es el Esta­do y, en el caso de la pan­de­mia, sería la salud públi­ca. Ellos dicen que es fal­sa esa anti­no­mia cuan­do la expe­rien­cia demues­tra que la úni­ca res­pues­ta con­fia­ble con­tra la muer­te de la covid-19 ha sido la salud pública.

No es casual que uno de los fir­man­tes sea el mul­ti­mi­llo­na­rio argen­tino Ale­jan­dro Roem­mers, due­ño de la mayor fábri­ca de reme­dios de la región y de una de las for­tu­nas más impor­tan­tes del país, quien duran­te el macris­mo lle­vó 600 invi­ta­dos a la fas­tuo­sa cele­bra­ción de su cum­plea­ños en Marrue­cos. En esos cua­tro años de macris­mo, los reme­dios aumen­ta­ron el 460 por cien­to y algu­nos de los más comu­nes, más del mil por cien­to. Le dicen Ogro filan­tró­pi­co al que da gra­tis los reme­dios a los jubi­la­dos.

La decla­ra­ción que fir­mó Macri pare­ce un ser­vi­cio de Var­gas Llo­sa al millo­na­rio ex pre­si­den­te. Es inusi­ta­da la can­ti­dad de argen­ti­nos que la fir­man cuan­do se tra­ta­ría de un docu­men­to inter­na­cio­nal. La estra­te­gia de Macri ha sido mover­se con sigi­lo en el país y dosi­fi­car sus apa­ri­cio­nes en el esce­na­rio mun­dial, rela­cio­na­das con el fút­bol a veces y otras con la polí­ti­ca, como aho­ra. La decla­ra­ción es un espal­da­ra­zo al sec­tor de opo­si­ción dura que enca­be­za o dispu­ta con los radi­ca­les-PRO.

El pro­yec­to de impues­to extra­or­di­na­rio a las for­tu­nas mayo­res de tres millo­nes de dóla­res, con­tra el que apun­ta esta decla­ra­ción, enra­re­ció el ámbi­to legis­la­ti­vo. Los radi­ca­les-PRO quie­ren for­zar una sesión ple­na­ria pre­sen­cial del Con­gre­so y se opo­nen a una sesión vir­tual. El pro­ble­ma es que en el Sena­do hay por lo menos 50 por cien­to de per­so­nas mayo­res de 60 años, a los que se pon­dría en ries­go de muer­te. En esta fran­ja eta­ria el índi­ce de defun­cio­nes supera el 80 por cien­to de los muer­tos por la epi­de­mia y la sesión debe­ría rea­li­zar­se en el pico del pro­ce­so de infección.

Los radi­ca­les-PRO saben que la pro­pues­ta es invia­ble pero la uti­li­zan para acu­sar al Gobierno de gober­nar sin el Con­gre­so. Son las for­mas “auto­ri­ta­rias” a las que se refie­re la decla­ra­ción. Por su invia­bi­li­dad apa­re­ce como una chi­ca­na para obs­ta­cu­li­zar el deba­te de este impues­to que afec­ta­ría ape­nas a doce mil per­so­nas, pero con el que se podría recau­dar lo que se nece­si­ta para inver­tir en la lucha con­tra la epi­de­mia y libe­rar otros fon­dos para sos­te­ner la economía.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *