Vene­zue­la. Madu­ro: «Ya bas­ta de espe­cu­la­ción, ocu­pa­mos las empre­sas privadas»

Por Geral­di­na Colot­ti, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 abril 2020.-

“Super­man, espe­ro estés bien, la pre­sen­te car­ta es para recla­mar­te un par de cosas que no coin­ci­den con lo que tan­to me pro­me­tis­te… No sé si aun tie­ne garan­tía tu pro­me­sa de sal­var el mun­do o aho­ra solo tie­ne cer­te­za lo inú­til de tu blin­da­je. En fin, señor Super­man, ayú­de­me a enten­der que está pasan­do en el mun­do, ¿qué pasó con los gran­des héroes que pro­me­tían sal­var­nos y devol­ver­nos la paz lue­go de épi­cos com­ba­tes? Creo que ya te has dado cuen­ta de que tu capa solo sir­ve si la usas de mascarilla…

Hicis­te que te vié­ra­mos como el gran sal­va­dor, qui­zá no a ti sino a todo lo que tu sim­bo­li­zas, nos dijis­te que el mun­do seria abra­za­do por tu sis­te­ma una vez que lle­ga­ra la cri­sis, nos dijis­te que no exis­tía fuer­za en este mun­do o en otros que fue­ra capaz de ven­cer la liber­tad del sis­te­ma al cual repre­sen­tas, me enga­ñas­te como a un niño y hoy tu men­ti­ra ya no pue­de sos­te­ner­se, los hos­pi­ta­les de Esta­dos Uni­dos, no son más que gran­des depó­si­tos de muer­te e hipo­cre­sía. No fue­ron los terro­ris­tas ára­bes que tan­to nom­bra­bas, no fue­ron los terri­bles comu­nis­tas que según tu, pre­ten­dían des­truir­nos a todos, no fue una gue­rra nuclear, no fue un apo­ca­lip­sis pro­vo­ca­do por extra­te­rres­tres… fue un per­so­na­je micros­có­pi­co el que nos mos­tró en un san­tia­mén lo frá­gil que eres, tu for­ta­le­za solo era una men­ti­ra que se agi­gan­ta­ba en los medios de comunicación.

Hoy he vis­to señor Super­man, como tu país roba las mas­ca­ri­llas, medi­ca­men­tos, res­pi­ra­do­res e insu­mos de otros pue­blos del mun­do. Lo úni­co que no he vis­to es tu entra­da por los cie­los para enfren­tar la tira­nía de quie­nes siem­pre te han orde­na­do las piruetas…”.

En el Bole­tín n. 197 del PSUV, está la car­ta fir­ma­da por «un boli­va­riano» y por algu­nas «hijas e hijos de Chá­vez», y diri­gi­da a Super­man. Vale la pena leer­lo y difun­dir­lo, ya que resu­me muy bien la gigan­tes­ca ope­ra­ción de des­en­mas­ca­ra­mien­to del capi­ta­lis­mo pro­du­ci­da por la apa­ri­ción del coro­na­vi­rus. Una reali­dad que, por más que los medios inten­ten ocul­tar­la, está a la vis­ta de todos, y en Vene­zue­la emer­ge claramente.

Por supues­to, los euro­peos que no miran VTV no podrán hacer una com­pa­ra­ción entre los bole­ti­nes dia­rios sobre el coro­na­vi­rus en sus paí­ses y las expli­ca­cio­nes pro­por­cio­na­das dia­ria­men­te por el gobierno boli­va­riano. Los pri­me­ros sir­ven para crear dis­tan­cias entre los «espe­cia­lis­tas» y los sec­to­res popu­la­res, los segun­dos apun­tan a aumen­tar la con­cien­cia, la res­pon­sa­bi­li­dad y la orga­ni­za­ción popular.

En el 150 ani­ver­sa­rio del naci­mien­to de Lenin, el revo­lu­cio­na­rio bol­che­vi­que que diri­gió la Revo­lu­ción de Octu­bre, el pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro se diri­gió al pue­blo vene­zo­lano con un dis­cur­so impor­tan­te. Detrás de él, había algu­nos trac­to­res, par­te de los 100 que lle­ga­ron de Chi­na. Cada uno, dijo el pre­si­den­te, cues­ta 290 Petro. El Petro es la crip­to­mo­ne­da con la que el gobierno boli­va­riano inten­ta des­ac­ti­var los ata­ques a la mone­da nacio­nal, el bolí­var. Estra­te­gias en expan­sión imple­men­ta­das por el impe­ria­lis­mo en el con­tex­to de una gue­rra eco­nó­mi­co-finan­cie­ra basa­da en «san­cio­nes», sabo­ta­jes y ope­ra­cio­nes de pira­te­ría internacional.

El Petro, expli­có el minis­tro de Agri­cul­tu­ra, Wil­mar Cas­tro Sotel­do, en esto caso for­ma par­te de un esque­ma de finan­cia­mien­to para la agri­cul­tu­ra, diri­gi­do a peque­ños pro­duc­to­res y agri­cul­to­res. Impli­ca el inter­cam­bio direc­to, invo­lu­cra los ban­cos e inclu­so el sec­tor pri­va­do que, sin embar­go, cubre sus pro­pios cos­tos y garan­ti­za la trans­pa­ren­cia en la cade­na de sumi­nis­tro entre la pro­duc­ción y la distribución.

La espe­cu­la­ción es, de hecho, un tema espi­no­so y tam­bién un arma de pre­sión polí­ti­ca, par­te de la gue­rra eco­nó­mi­ca que está pre­sio­nan­do el pro­ce­so boli­va­riano para devol­ver el país bajo la pro­tec­ción de gran­des mul­ti­na­cio­na­les. Madu­ro ha enfren­ta­do el pro­ble­ma nuevamente.

Podría ser hora de pro­fun­di­zar la revo­lu­ción, si los comer­cian­tes se apro­ve­chan de la pacien­cia del pue­blo. «Ya nos han hecho todo, dijo, la gue­rra con el dólar, y aho­ra han lan­za­do un nue­vo ata­que. A los acto­res eco­nó­mi­cos les digo: ten­gan cui­da­do, por­que esta­mos dis­pues­tos a acti­var todos los meca­nis­mos para defen­der al pueblo».

Lue­go se diri­gió a la cla­se tra­ba­ja­do­ra, a los cam­pe­si­nos, a los tra­ba­ja­do­res para pedir apo­yo si debían tomar­se medi­das ade­cua­das «con­tra todos los sec­to­res que quie­ren apro­ve­char­se de la pan­de­mia para robar al pue­blo, para espe­cu­lar con­tra el pue­blo». Los que actua­rán con­tra el pue­blo, agre­gó, «se enfren­ta­rán con nues­tra fuer­za revo­lu­cio­na­ria, estoy lis­to para acti­var todas las deci­sio­nes nece­sa­rias para pro­te­ger al pue­blo duran­te esta pandemia».

La deci­sión lle­gó al día siguien­te, comu­ni­ca­da por la vice­pre­si­den­ta eje­cu­ti­va Delcy Rodrí­guez: algu­nas gran­des empre­sas pri­va­das esta­rán ocu­pa­das, ini­cial­men­te duran­te 180 días, lue­go ya vere­mos. Mien­tras tan­to, para el socia­lis­mo boli­va­riano, esta es una opor­tu­ni­dad para apro­ve­char a favor del poder popu­lar, así como una cues­tión de supervivencia.

Madu­ro inme­dia­ta­men­te colo­có al país en cua­ren­te­na, una cua­ren­te­na «volun­ta­ria y res­pon­sa­ble, pero radi­cal», basa­da en una cam­pa­ña gene­ra­li­za­da de tam­po­nes gra­tui­tos casa por casa, que está dan­do resul­ta­dos, por­que has­ta aho­ra, mien­tras que en paí­ses como Bra­sil los ataú­des se acu­mu­lan, en Vene­zue­la hay 10 muer­tos. Al mis­mo tiem­po, todos los sec­to­res popu­la­res están garan­ti­za­dos con cober­tu­ra social, mien­tras se con­ti­núa pro­du­cien­do en sec­to­res esen­cia­les dan­do a los tra­ba­ja­do­res drás­ti­cas medi­das de segu­ri­dad adicionales.

Gra­cias a la pron­ta inter­ven­ción de Chi­na, ha lle­ga­do un mayor sopor­te téc­ni­co que ha per­mi­ti­do con­ver­tir par­te de la pro­duc­ción para hacer más­ca­ri­llas, reac­ti­vos y artícu­los de higie­ne. Den­tro de la Fuer­za Arma­da Nacio­nal Boli­va­ria­na, las fábri­cas que antes pro­du­cían uni­for­mes, aho­ra hacen tra­jes de pro­tec­ción y más­ca­ri­lla, tra­ba­jan­do a toda velo­ci­dad para dis­tri­buir­los gra­tui­ta­men­te a la pobla­ción y a quie­nes tra­ba­jan en el cam­po de la salud, con la ayu­da de médi­cos cubanos.

Pro­du­cir para ven­cer, esta es la entre­ga. Esta, dijo el pre­si­den­te, es la cla­ve para recu­pe­rar­se de una cri­sis glo­bal que deja­rá al des­cu­bier­to los meca­nis­mos de espe­cu­la­ción finan­cie­ra, domi­nan­tes en el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, y devol­ve­rá la eco­no­mía real al centro.

El petró­leo, dijo, segui­rá sien­do impor­tan­te duran­te mucho tiem­po, pero el mode­lo ren­tis­ta petro­le­ro se está ago­tan­do. Enton­ces será nece­sa­rio, con el con­trol del esta­do, diver­si­fi­car la eco­no­mía real para aumen­tar los ingre­sos y finan­ciar todo el ciclo de producción.

Los CLAP, expli­có Madu­ro, aho­ra lle­gan a 7 millo­nes de fami­lias a tra­vés de las orga­ni­za­cio­nes del poder popu­lar, y son un mode­lo para exten­der­se. Con­tie­nen pro­duc­tos de cali­dad a un pre­cio jus­to. Y si el esta­do recu­pe­ra el dine­ro inver­ti­do, ¿por qué los comer­cian­tes debe­rían espe­cu­lar sobre los pro­duc­tos a pesar del bajo cos­to de ori­gen y en ple­na pandemia?

Una pan­de­mia que Vene­zue­la enfren­ta con madu­rez y con­cien­cia, 13.000 uni­da­des médi­cas bási­cas que van de casa en casa están des­ple­ga­das en el terri­to­rio. Estruc­tu­ras de pre­ven­ción para enfren­tar el coro­na­vi­rus y que han per­mi­ti­do des­cu­brir un bro­te peli­gro­so en el esta­do de Nue­va Esparta.

Allí, en una Aca­de­mia de béis­bol que per­ma­ne­ció abier­ta a pesar de la cua­ren­te­na, se cele­bró el con­tra­to de un joven depor­ti­vo que iría a jugar en los Esta­dos Uni­dos. Debi­do a algu­nos infec­ta­dos, el Covid-19 se pro­pa­gó a los mucha­chos entre 12 y 19 años que esta­ban pre­sen­tes y a los tra­ba­ja­do­res del ins­ti­tu­to. Pero, por aho­ra, el virus per­ma­ne­ce con­te­ni­do gra­cias a la pun­tua­li­dad y escru­pu­lo­si­dad de las medi­das de prevención.

Una direc­ción con­tra­ria a la que han empren­di­do los paí­ses capi­ta­lis­tas, igno­ran­do las reco­men­da­cio­nes de la OMS. Un resul­ta­do que negó las pre­dic­cio­nes de la dere­cha gol­pis­ta que, a los pri­me­ros sig­nos de la pan­de­mia, había dicho que el virus cau­sa­ría una masa­cre en Venezuela.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *