Bra­sil. Moro expo­ne nue­vos deli­tos de Bolsonaro

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano* /​25 de abril de 2020

El pro­nun­cia­mien­to de Sér­gio Moro fue una bom­ba. En su dimi­sión, el ex minis­tro reve­ló que Jair Bol­so­na­ro accio­na brus­ca­men­te para subor­di­nar a la Poli­cía Fede­ral (PF) a sus intere­ses polí­ti­cos. Moro tam­bién dijo que el pre­si­den­te que­ría tener acce­so a inves­ti­ga­cio­nes e infor­mes secre­tos de inteligencia.

Las acu­sa­cio­nes del ex juez son gra­ves y deben ser inves­ti­ga­das inme­dia­ta­men­te. Se suman a una lar­ga lis­ta de deli­tos de res­pon­sa­bi­li­dad come­ti­dos por Bol­so­na­ro. Por lo tan­to, hay razo­nes para que el Con­gre­so, el STF (Supre­mo Tri­bu­nal Fede­ral) la PGR (Pro­cu­ra­du­ría Gene­ral de la Repú­bli­ca), y el TSE (Supre­mo Tri­bu­nal Elec­to­ral), abran urgen­te­men­te una inves­ti­ga­ción y un pro­ce­so de des­ti­tu­ción con­tra el pre­si­den­te de las mili­cias (ban­das para­po­li­cia­les). El pre­si­den­te de la Cáma­ra de Dipu­tados, Rodri­go Maia, debe aca­tar la peti­ción de impeachment.

La sali­da de Moro del gobierno se debe a dos razo­nes prin­ci­pa­les. Pri­me­ro, Bol­so­na­ro quie­re pro­te­ger a su fami­lia de las inves­ti­ga­cio­nes en cur­so. Se sos­pe­cha que el clan está rela­cio­na­do con la eje­cu­ción de Marie­lle Fran­co por los mili­cia­nos. La con­fir­ma­ción de la posi­ble par­ti­ci­pa­ción de la fami­lia en el ase­si­na­to de la con­se­ja­la muni­ci­pal del PSOL (Par­ti­do Socia­lis­mo y Liber­tad) tie­ne un poten­cial explo­si­vo. Flá­vio Bol­so­na­ro, a su vez, es inves­ti­ga­do por el esque­ma de corrup­ción en la Cáma­ra Muni­ci­pal de Río de Janei­ro. Car­los Bol­so­na­ro es sos­pe­cho­so de lide­rar una mili­cia digi­tal res­pon­sa­ble por los dis­pa­ros masi­vos de fake news. Tam­bién está la inves­ti­ga­ción sobre los actos de bol­so­na­ris­tas en favor de una nue­va dic­ta­du­ra, el cie­rre del Con­gre­so y el STF.

Jair Bol­so­na­ro, ade­más de pro­te­ger a su pro­pia fami­lia, pre­ten­de con­tro­lar a la Poli­cía Fede­ral para colo­car­la al ser­vi­cio de su com­plot gol­pis­ta. Sér­gio Moro fue un impor­tan­te alia­do de la extre­ma dere­cha. Como jefe de la Ope­ra­ción Lava Jato, Moro desem­pe­ñó un papel cla­ve en el gol­pe par­la­men­ta­rio que derro­có a Dil­ma Rous­seff (PT), en el encar­ce­la­mien­to polí­ti­co de Lula, que alla­nó el camino para la vic­to­ria elec­to­ral de Bol­so­na­ro, y en el sos­te­ni­mien­to del actual gobierno neo­fas­cis­ta. Es pro­ba­ble que, ante el recien­te des­gas­te de Bol­so­na­ro, Moro opta­ra por dis­tan­ciar­se del Bol­so­na­ro, opo­nién­do­se al con­trol direc­to del Pre­si­den­te sobre la Poli­cía Fede­ral. Por eso, cayó en el día de hoy.

La sali­da de Moro no borra de nin­gu­na mane­ra su nefas­ta bio­gra­fía polí­ti­ca, que siem­pre esta­rá liga­da al ascen­so del neo­fas­cis­mo al gobierno y a los méto­dos cri­mi­na­les de per­se­cu­ción judi­cial y poli­cial reve­la­dos por The Inter­cept Bra­sil, en el escán­da­lo de #Vaza­Ja­to. Moro aban­do­na el gobierno, pero con­ti­nua­rá en la polí­ti­ca, pro­ba­ble­men­te alián­do­se con la dere­cha que hoy está en opo­si­ción a Bolsonaro.

En un momen­to en que el núme­ro de muer­tes por el Covid-19 está ace­le­rán­do­se, la cri­sis social y eco­nó­mi­ca gol­pea la puer­ta de dece­nas de millo­nes de tra­ba­ja­do­res, y las ame­na­zas gol­pis­tas se vuel­ven peli­gro­sas, el derro­ca­mien­to del gobierno es urgen­te. Bol­so­na­ro es el mayor alia­do del virus. La con­ti­nui­dad de Bol­so­na­ro en la pre­si­den­cia sig­ni­fi­ca­rá un dra­má­ti­co aumen­to de las muer­tes, el des­em­pleo y la pobre­za. Cada día que con­ti­núe en el poder, mayor es el ries­go de des­truc­ción de las garan­tías demo­crá­ti­cas. Por lo tan­to, para sal­var vidas, empleos y dere­chos demo­crá­ti­cos, el fas­cis­ta debe ser remo­vi­do de la presidencia.

Ante la gra­ve­dad de la situa­ción, es esen­cial que la izquier­da se una en un Fren­te Úni­co por el Fue­ra Bol­so­na­ro, pre­sen­tan­do una alter­na­ti­va polí­ti­ca a la cla­se tra­ba­ja­do­ra. La izquier­da no debe ir a remol­que de la dere­cha tra­di­cio­nal. Debe­mos defen­der la caí­da de Bol­so­na­ro y Mou­rão, así como la con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes libres y direc­tas por ade­lan­ta­do, para que el pue­blo, demo­crá­ti­ca­men­te, pue­da ele­gir un nue­vo gobierno. No debe­mos con­fiar en el coman­do de las Fuer­zas Arma­das. El núcleo de gene­ra­les del Pala­cio del Pla­nal­to (sede del gobierno fede­ral en Basi­lia: ndt) apo­ya a Bol­so­na­ro y su pro­yec­to. Son nos­tál­gi­cos de la dic­ta­du­ra mili­tar y de la extre­ma dere­cha ideo­ló­gi­ca. Y si lle­ga­ran a rom­per con Bol­so­na­ro, segui­rán repre­sen­tan­do un peli­gro para las liber­ta­des democráticas.

Es hora de aumen­tar la pre­sión. No pode­mos salir a la calle toda­vía. Pero des­de las ven­ta­nas, gri­ta­re­mos a ple­nos pul­mo­nes: Fue­ra de Bolsonaro.

¡Fue­ra Bol­so­na­ro y Mourão!

¡Por elec­cio­nes direc­tas y libres adelantadas!

¡Sal­var a las per­so­nas, no a las ganancias!

¡Gol­pe no, Dic­ta­du­ra nun­ca más!

Edi­to­rial de Esquer­da Online

Tra­duc­ción de Ernes­to Herre­ra

Corres­pon­den­cia de Prensa*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *