Argen­ti­na. La poli­cía de San Luis ase­si­nó a un chi­co en una cel­da de la Comi­sa­ría de Aten­ción a la Niñez, Ado­les­cen­cia y Familia

Oscar Cas­tel­no­vo, APL /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​26 de abril de 2020

La asis­ten­cia que brin­da la Comi­sa­ría de Aten­ción a la Niñez, Ado­les­cen­cia y Fami­lia está a la vis­ta: sus poli­cías ahor­ca­ron a un menor de 16 años, demo­ra­do duran­te unas dos horas, por no tener docu­men­tos y ade­más por ser «sos­pe­cho­so» de que iba a come­ter un deli­to. Lo detu­vie­ron y espo­sa­ron a los gol­pes en el barrio San­ta Rita, de Villa Mer­ce­des, este vier­nes a eso de las 20 horas. El pibe, úni­co varón de cin­co hijos, vivía con su madre y rea­li­za­ba las com­pras del gas y de la comi­da. Lue­go lo tras­la­da­ron a un cala­bo­zo de la Comi­sa­ría de Aten­ción a la Niñez, Ado­les­cen­cia y Fami­lia. Des­pués lla­ma­ron a su madre para que lo reti­ra­ra. La mujer fir­mó la docu­men­ta­ción, pasa­das las 22, para lle­var­se a su hijo: muer­to. La embus­te­ra ver­sión poli­cial dice que el ado­les­cen­te se sui­ci­dó con su pro­pia reme­ra ata­da a un barro­te. Aun­que antes de matar­se tuvo tiem­po de gol­pear­se dura­men­te a sí mis­mo ya que su cuer­po pre­sen­ta more­to­nes en dis­tin­tas partes.

Como se recor­da­rá, días atrás, en la Comi­sa­ría N° 25, Flo­ren­cia Mora­les, quien había sido dete­ni­da por vio­lar la cua­ren­te­na fue col­ga­da con el cor­dón del buzo que lle­va­ba pues­to por efec­ti­vos poli­cia­les. El man­do de las fuer­zas de Segu­ri­dad, siem­pre, resi­de en el Poder Eje­cu­ti­vo. Has­ta el momen­to, el gober­na­dor Alber­to Rodrí­guez Saá no se pro­nun­ció sobre nin­gu­na de las eje­cu­cio­nes de la poli­cía a su cargo.

EN TIEMPOS DE PANDEMIA:

¿Qué medi­das toma­ron los paí­ses con las per­so­nas detenidas?

(Agen­cia Andar) Fren­te a la expan­sión de la pan­de­mia por COVID-19, los Esta­dos reco­no­cie­ron que las cár­ce­les son luga­res pro­pi­cios para la pro­pa­ga­ción del virus has­ta nive­les dra­má­ti­cos. La Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud y orga­nis­mos inter­na­cio­na­les de Dere­chos Huma­nos reco­men­da­ron, ade­más de extre­mar los pro­to­co­los sani­ta­rios, eva­luar medi­das mori­ge­ra­to­rias de la pri­sión para des­com­pri­mir la situa­ción de haci­na­mien­to y sobre­po­bla­ción. Indul­tos, con­mu­ta­ción de penas y arres­tos domi­ci­lia­rios, entre las medi­das que ya toma­ron o dis­cu­ten algu­nos países. 

La situa­ción en Argen­ti­na y en el mundo 

La aler­ta se dis­pa­ró a prin­ci­pio de mar­zo cuan­do las per­so­nas dete­ni­das en pena­les de Ita­lia comen­za­ron una serie de pro­tes­tas por la deci­sión del Esta­do de prohi­bir la visi­ta de fami­lia­res a las cár­ce­les. El recla­mo con­ti­nuó con el pedi­do de indul­tos para redu­cir el núme­ro de pre­sos y evi­tar la pro­pa­ga­ción del coro­na­vi­rus en los pena­les. Esas mani­fes­ta­cio­nes ter­mi­na­ron con más de diez muer­tos y dece­na de fugas. Poco días des­pués, La Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS) y el Con­se­jo de Euro­pa reco­men­da­ron que los paí­ses con­si­de­ren “con mayor dete­ni­mien­to la posi­bi­li­dad de medi­das no pri­va­ti­vas de la liber­tad” cuan­do se tra­te, espe­cial­men­te, de per­so­nas de “bajo ries­go y espe­cial­men­te vul­ne­ra­bles, dan­do pre­fe­ren­cia a las muje­res emba­ra­za­das y las muje­res con hijos depen­dien­tes”. Entre las alter­na­ti­vas al encie­rro, el infor­me eva­lúa dife­ren­tes opcio­nes como la con­mu­ta­ción de penas, la liber­tad anticipada.

Fren­te a la expan­sión de la pan­de­mia, los dis­tin­tos Esta­dos nacio­na­les reco­no­cie­ron el ries­go gra­ve de pro­pa­ga­ción del coro­na­vi­rus en los luga­res de encie­rro. La situa­ción de haci­na­mien­to y sobre­po­bla­ción hacen imprac­ti­ca­ble las medi­das sani­ta­rias y de higie­ne reco­men­da­das para pre­ve­nir la enfermedad.

Lue­go de las pro­tes­tas en las cár­ce­les, el gobierno de Ita­lia tomó medi­das para dis­mi­nuir la pobla­ción en cár­ce­les: el artícu­lo 123 del decre­to Cura Ita­lia dis­pu­so el arres­to domi­ci­lia­rio para con­de­na­dos por deli­tos leves y con menos de 18 meses para cum­plir sen­ten­cia. Se esti­ma que entre 5 mil y 6 mil dete­ni­dos que­da­ron alcan­za­dos por la medi­da. El gobierno, ade­más, otor­gó licen­cias has­ta el 30 de junio para las per­so­nas que esta­ban bajo régi­men de semilibertad.

El par­la­men­to de Tur­quía tam­bién impul­só una ley que redu­ce las penas y per­mi­ti­ría des­com­pri­mir has­ta en un 30% la can­ti­dad de per­so­nas dete­ni­das en cár­ce­les. Si bien cada una de las excar­ce­la­cio­nes serán super­vi­sa­das por un juez, la ley alcan­za­ría a unas 90.000 mil per­so­nas. Las nue­vas dis­po­si­cio­nes per­mi­ti­rán cum­plir la pena en arres­to domi­ci­lia­rio a quie­nes se encuen­tran en cár­ce­les de régi­men abier­to, a per­so­nas mayo­res de 65 años o con afec­cio­nes gra­ves de salud, a muje­res con niños peque­ños y a dete­ni­dos que hayan cum­pli­do más de la mitad de su con­de­na. La nor­ma exclu­ye a con­de­na­dos por terro­ris­mo, ase­si­na­tos, nar­co­trá­fi­co o abu­so sexual.

A fines de mar­zo, Fran­cia dis­pu­so la liber­tad de unos 5 mil dete­ni­dos por deli­tos meno­res o con enfer­me­da­des que se encon­tra­ran a menos de dos meses de cum­plir condena.

Rei­no Uni­do recién tomó medi­das a media­dos de abril, cuan­do en las cár­ce­les ya había, entre dete­ni­dos y fun­cio­na­rios peni­ten­cia­rios, nue­ve muer­tos y más de 100 infec­ta­dos de COVID-19. El Minis­te­rio de Jus­ti­cia orde­nó la sali­da de 4.000 pre­sos con­de­na­dos por deli­tos no vio­len­tos y que le que­da­ban menos de dos meses para cum­plir con­de­na. La medi­da tam­bién alcan­zó a muje­res embarazadas.

En Espa­ña, antes inclu­so de que se cono­cie­ra el pri­mer caso de COVID-19, el Minis­te­rio del Inte­rior con­si­de­ró a las cár­ce­les como foco de posi­ble con­ta­gio exten­si­vo y dis­pu­so medi­das pre­ven­ti­vas. Poco tiem­po des­pués sus­pen­dió las visi­tas fami­lia­res. Sin embar­go, el virus sal­tó los muros y dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes y fami­lia­res de per­so­nas dete­ni­das denun­cia­ron que la Secre­ta­ría Gene­ral de Ins­ti­tu­cio­nes Peni­ten­cia­rias no actúa según los cri­te­rios reco­men­da­dos internacionalmente.

En par­ti­cu­lar, seña­la­ron el esca­so empleo de los meca­nis­mos de excar­ce­la­ción pre­vis­tos en el regla­men­to peni­ten­cia­rio; en ese sen­ti­do, vie­nen recla­man­do el régi­men de semi­li­ber­tad sin cár­cel para per­so­nas con afec­cio­nes gra­ves de salud, mayo­res de 70 años, muje­res emba­ra­za­das o con hijos e hijas en perio­do de lactancia.

A fines de mar­zo, la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (CIDH) reco­men­dó a los Esta­dos par­tes: “Eva­luar de mane­ra prio­ri­ta­ria la posi­bi­li­dad de otor­gar medi­das alter­na­ti­vas como la liber­tad con­di­cio­nal, arres­to domi­ci­lia­rio, o liber­tad anti­ci­pa­da para per­so­nas con­si­de­ra­das en el gru­po de ries­go como per­so­nas mayo­res, per­so­nas con enfer­me­da­des cró­ni­cas, muje­res emba­ra­za­das o con niños a su car­go y para quie­nes estén pron­tas a cum­plir condenas”.

En el caso lati­no­ame­ri­cano, la reco­men­da­ción de la CIDH se ins­cri­be en una lar­ga y exten­sa serie de adver­ten­cias sobre la cri­sis huma­ni­ta­ria en los luga­res de encie­rro por la sobre­po­bla­ción, la fal­ta de acce­so a la salud y a medi­das bási­cas de higie­ne, entre otros pade­ci­mien­tos que inclu­ye tam­bién la impo­si­ción de tor­tu­ras y tra­tos crue­les, inhu­ma­nos y degra­dan­tes. La posi­bi­li­dad de que la pan­de­mia ingre­se a las cár­ce­les pro­pa­gó rápi­da­men­te el temor en dis­tin­tos pena­les: ya hubo pro­tes­tas y repre­sio­nes peni­ten­cia­rias en Colom­bia, Bra­sil, Argen­ti­na y Chile.

El 8 de abril el Tri­bu­nal de Casa­ción bonae­ren­se otor­gó el arres­to domi­ci­lia­rio de las per­so­nas dete­ni­das por la comi­sión de deli­tos leves y que se encuen­tren en situa­ción de ries­go por edad o por pato­lo­gías pre­exis­ten­tes, y muje­res emba­ra­za­das o madres con hijos meno­res alo­ja­dos en las uni­da­des peni­ten­cia­rias. El habeas había sido pre­sen­ta­do por los defen­so­res gene­ra­les de los 19 depar­ta­men­tos judi­cia­les y acom­pa­ña­do por la Comi­sión Pro­vin­cial por la Memo­ria. En pocos días ya se habían pre­sen­ta­do cen­te­na­res de mori­ge­ra­cio­nes; des­de enton­ces, varias medi­das fue­ron aceptadas.

En el Ser­vi­cio Peni­ten­cia­rio Bonae­ren­se (SPB) don­de la sobre­po­bla­ción es supe­rior al 150%, la sema­na pasa­da se cono­ció el pri­mer caso posi­ti­vo de coro­na­vi­rus de un dete­ni­do de la UP 42 de Vare­la —ade­más de varios agen­tes peni­ten­cia­rios en dis­tin­tas cár­ce­les — ; ante el mie­do por posi­bles nue­vos con­ta­gios, este miér­co­les per­so­nas dete­ni­das en el com­ple­jo peni­ten­cia­rio de Vare­la ini­cia­ron una pro­tes­ta: en la repre­sión, el SPB dis­pa­ró con balas de goma y plo­mo, y mató a un joven de 30 años.

Ese mis­mo miér­co­les, las 19 defen­so­rías gene­ra­les de la pro­vin­cia de Bue­nos Aires —como ya lo había pedi­do la CPM— soli­ci­ta­ron al Gober­na­dor la con­mu­ta­ción de penas para per­so­nas con­de­na­das pró­xi­mas al cum­pli­mien­to de la pena o al acce­so de la liber­tad condicional.

En el ámbi­to fede­ral, el máxi­mo tri­bu­nal penal tam­bién reali­zó una reco­men­da­ción simi­lar para per­so­nas dete­ni­das por deli­tos no vio­len­tos o con penas en su eta­pa de fina­li­za­ción y que se encuen­tren en gru­po de ries­go fren­te al COVID-19. El Ser­vi­cio Peni­ten­cia­rio Fede­ral que hay 1.280 per­so­nas dete­ni­das con afec­cio­nes de salud pre­exis­ten­tes, mayo­res de 60 años o emba­ra­za­das. Ante la fal­ta de cele­ri­dad de la jus­ti­cia o direc­ta­men­te el recha­zo de domi­ci­lia­rias por par­te de jue­ces, la sema­na pasa­da Casa­ción Fede­ral sacó una nue­va acordada.

Tan­to los tri­bu­na­les de Casa­ción como los defen­so­res gene­ra­les fun­da­men­ta­ron sus pedi­dos y reso­lu­cio­nes por moti­vos huma­ni­ta­rios y siguien­do los están­da­res pau­ta­dos, ante la emer­gen­cia sani­ta­ria, por Nacio­nes Uni­das y la Cor­te Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos humanos.

Más allá de las reco­men­da­cio­nes explí­ci­tas en las ins­tan­cias inter­na­cio­na­les, en cada país las órde­nes entre la jus­ti­cia y el gobierno o, inclu­so, hacia el inte­rior del poder judi­cial se cru­zan por dife­ren­cia de criterios.

En el caso de Bra­sil, por ejem­plo, el Con­se­jo Nacio­nal de Jus­ti­cia, órgano diri­gi­do por el pre­si­den­te del Supre­mo Tri­bu­nal Fede­ral, reco­men­dó a los magis­tra­dos la libe­ra­ción de pre­sos de menor peli­gro­si­dad. Des­de enton­ces, el Depar­ta­men­to Peni­ten­cia­rio Nacio­nal de Bra­sil infor­mó que alre­de­dor de 30.000 dete­ni­dos fue­ron libe­ra­dos por órde­nes judiciales.

Sin embar­go, recien­te­men­te la medi­da fue cues­tio­na­da por el gobierno nacio­nal y podría dete­ner el pro­ce­so de excar­ce­la­cio­nes: el exmi­nis­tro de jus­ti­cia Ser­gio Moro decla­ró públi­ca­men­te que las excar­ce­la­cio­nes “favo­re­ce la impu­ni­dad” y el gobierno de Bra­sil pla­nea impul­sar la ins­ta­la­ción de cár­ce­les con­te­ne­do­res para alo­jar a las per­so­nas en situa­ción de riesgo.

En Colom­bia, las medi­das para des­com­pri­mir la situa­ción de haci­na­mien­to en las cár­ce­les fue­ron impul­sa­das por el Esta­do nacio­nal. El decre­to 546 —publi­ca­do el 14 de abril — sig­ni­fi­có el otor­ga­mien­to del arres­to domi­ci­lia­rio duran­te los pró­xi­mos seis meses a unas 4 mil per­so­nas dete­ni­das. La medi­da favo­re­ció a quie­nes esta­ban con­de­na­dos por deli­tos con penas meno­res a los 5 años, mayo­res de 60 años, muje­res emba­ra­za­das o con hijos meno­res de tres años, per­so­nas con movi­li­dad redu­ci­da por dis­ca­pa­ci­dad y a los pacien­tes de cán­cer, VIH, dia­be­tes, insu­fi­cien­cia renal, tras­torno pul­mo­nar y enfer­me­da­des de difí­cil mane­jo, entre otras. Las medi­das, sin embar­go, no impi­die­ron que el COVID-19 se pro­pa­gue en las cár­ce­les: has­ta la últi­ma sema­na, había cer­ca de 80 casos confirmados.

El mar­tes de la sema­na pasa­da, el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de Chi­le apro­bó una ley de indul­to envia­da por el gobierno nacio­nal: 1.300 dete­ni­dos con alto ries­go de con­traer coro­na­vi­rus serán excar­ce­la­dos. La nor­ma per­mi­te que mayo­res de 75 años y muje­res con hijos/​as meno­res de dos años o emba­ra­za­das cum­plan el res­to de la con­de­na en sus domi­ci­lios. La nor­ma no inclu­ye a pro­ce­sa­dos o con­de­na­dos por deli­tos de lesa huma­ni­dad, aun­que esta­ban con­tem­pla­dos en el pro­yec­to de ley impul­sa­do por el pre­si­den­te Piñera.

Las cár­ce­les chi­le­nas alo­jan a 42 mil per­so­nas y la situa­ción fren­te al avan­ce del coro­na­vi­rus en el país es tan crí­ti­ca que la Cor­te Supre­ma lo defi­nió en un repor­te como una “bom­ba de tiem­po”. Situa­ción que empe­zó a explo­tar el últi­mo domin­go: el Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Dere­chos Huma­nos de Chi­le fue has­ta el com­ple­jo peni­ten­cia­rio de Puen­te Alto por una pro­tes­ta de pre­sos; duran­te la ins­pec­ción cons­ta­tó que había 149 infec­ta­dos por COVID-19, 68 dete­ni­dos y 81 gendarmes.

Más gra­ve aún son los últi­mos repor­tes de las cár­ce­les en Esta­dos Uni­dos: en una pri­sión esta­tal de Ohio, 1.828 dete­ni­dos die­ron posi­ti­vos de COVID-19, ese núme­ro repre­sen­ta casi el 75% de la peni­ten­cia­ria. Ade­más, más de 100 miem­bros del per­so­nal tam­bién están contagiados.

La direc­to­ra del Depar­ta­men­to de Reha­bi­li­ta­ción y Correc­ción de Ohio reco­men­dó que se libe­re a dete­ni­dos que estén pro­gra­ma­dos para ser pues­tos en liber­tad en los pró­xi­mos 90 días. En Un sis­te­ma peni­ten­cia­rio esta­tal que tie­ne cer­ca de 50 mil dete­ni­dos, esa medi­da —que en todos los casos tie­ne que ser refren­da­da por el gober­na­dor Mike DeWi­ne— alcan­za­ría sólo a unas 200 personas.

El caso de la peni­ten­cia­ria de Ohio no fue el pri­mer gran foco de con­ta­gio de COVID-19 en las cár­ce­les esta­dou­ni­den­se. Una sema­na antes, más de 450 casos se con­fir­ma­ron en la pri­sión del con­da­do de Cook, Chica­go. En res­pues­ta, el she­riff reco­men­dó ace­le­rar la excar­ce­la­ción de pre­sos y pre­sas que estén por cum­plir su con­de­na, y el arres­to domi­ci­lia­rio para per­so­nas de edad avan­za­da o con pro­ble­mas de salud. Más de 1.200 dete­ni­dos y dete­ni­das salie­ron de las cár­ce­les del con­da­do y muchos otros pedi­dos de mori­ge­ra­ción fue­ron recha­za­dos por los jueces.

Los Esta­dos de Nue­va York y Cali­for­nia tam­bién con­ce­die­ron, en las últi­mas sema­nas, liber­ta­des anti­ci­pa­das para per­so­nas con­de­na­das por deli­tos no vio­len­tos y pró­xi­mas a cum­plir la condena.

Mien­tras tan­to, el fis­cal gene­ral de Esta­dos Uni­dos, William Barr, orde­nó que se otor­gue la liber­tad anti­ci­pa­da y el arres­to domi­ci­lia­rio de cier­tos dete­ni­dos res­pe­tan­do los mis­mos cri­te­rios: per­so­nas mayo­res, con afec­cio­nes de salud, y con­de­na­dos por deli­tos leves pró­xi­mos a cum­plir con­de­na. Pero la medi­da alcan­za a una peque­ña par­te de la pobla­ción car­ce­la­ria del país: las cár­ce­les fede­ra­les alo­jan a unas 220.000 per­so­nas. Casi dos millo­nes de dete­ni­dos y dete­ni­das están en pena­les esta­ta­les o locales.

En Méxi­co ocu­rre algo simi­lar. El país tie­ne 19 pri­sio­nes fede­ra­les con unos 17 mil dete­ni­dos y hay ade­más más de 300 pena­les esta­ta­les que alo­jan a 175.000 per­so­nas. El últi­mo lunes, el Sena­do mexi­cano apro­bó una ley de amnis­tía pre­sen­ta­da por el pre­si­den­te Andrés Manuel López Obra­dor para libe­rar a cer­ca de 6 mil per­so­nas pro­ce­sa­das o con­de­na­das por deli­tos meno­res. La ley sólo alcan­za a las cár­ce­les fede­ra­les pero obli­ga a los con­gre­sos de los 32 esta­dos del país a dis­cu­tir la apli­ca­ción de medi­das en esa mis­ma línea.

UNA VEZ MÁS, GRACIAS A LA ORGANIZACIÓN Y LA LUCHA COLECTIVA LOGRAMOS VENCER A LA IMPUNIDAD POLICIAL.

Miguel Igna­cio “Nacho” Herre­ra en libertad

Este sába­do 25 de abril se logró la liber­tad de Miguel Igna­cio “Nacho” Herre­ra, el joven de 18 años que había sido dete­ni­do por la poli­cía de Mon­te Case­ros, Corrien­tes, el pasa­do vier­nes 17, en un epi­so­dio con­fu­so y lleno de irre­gu­la­ri­da­des. Lui­sa Acos­ta, madre de Nacho, deses­pe­ra­da al ver cómo la poli­cía tor­tu­ra­ba a su hijo, y enten­dien­do que su deten­ción era abso­lu­ta­men­te arbi­tra­ria, acu­dió a Anahí Andra­de, her­ma­na de Nino Lar­gue­ri. Des­de ese momen­to Anahí, jun­to a sus com­pa­ñe­ros de Opi­nión Socia­lis­ta, se ocu­pa­ron de denun­ciar y difun­dir este abu­so de auto­ri­dad. El abo­ga­do Her­min­do Gon­zá­lez, de Corrien­tes capi­tal, inter­vino logran­do obte­ner res­pues­tas de la comi­sa­ría don­de le comu­ni­ca­ron que Nacho esta­ba dete­ni­do por una con­tra­ven­ción por «mane­jo impru­den­te». Según le dije­ron en la comi­sa­ría, el códi­go con­tra­ven­cio­nal impo­ne una pena máxi­ma de 20 días o, en su defec­to, el pago de $1.600 por día de deten­ción. No con­for­me con esta res­pues­ta el doc­tor Gon­zá­lez tuvo una entre­vis­ta tele­fó­ni­ca con el secre­ta­rio del juz­ga­do de ins­truc­ción en don­de se pre­sen­ta­ron las denun­cias corres­pon­dien­tes en defen­sa del dete­ni­do. Así hemos logra­do la liber­tad para Miguel Igna­cio “Nacho” Herre­ra — otor­ga­da por el juz­ga­do de instrucción.

POR QUÉ HABLAMOS DE IMPUNIDAD ANTE ESTA DETENCIÓN:

1. Por la ausen­cia de noti­fi­ca­ción a un juez sobre el hecho de que Nacho había sido pri­va­do de su libertad.

2. Por­que en el acta de con­tra­ven­ción no se le dio inter­ven­ción al dete­ni­do (Nacho) a la asis­ten­cia de un abo­ga­do de con­fian­za o defen­sor ofi­cial. (No fue asis­ti­do por un abo­ga­do, por lo tan­to estas actua­cio­nes son nulas, ya que se vio­ló el dere­cho de defensa).

3. Por el tra­ta­mien­to que tuvo en el lugar de deten­ción: tor­tu­ras, ame­na­zas, no poder reci­bir visi­tas de sus fami­lia­res, etc.

4. Este pro­ce­di­mien­to debió vin­cu­lar­se en sede penal y no admi­nis­tra­ti­va de la policía.

Con todas estas irre­gu­la­ri­da­des que­da demos­tra­do una vez más cómo la poli­cía de Mon­te Case­ros actúa ante los sec­to­res más des­pro­te­gi­dos. Vio­la todos los dere­chos de los pobres y apro­ve­cha su vul­ne­ra­bi­li­dad para impu­ne­men­te hacer caja de recau­da­ción con la for­tu­na que cobran a los dete­ni­dos que no tie­nen acce­so a un abo­ga­do (20 días de arres­to equi­va­len a un total de $32.000). Estas mul­tas muchas veces son paga­das por el temor de las fami­lias ante las tor­tu­ras y atro­pe­llos come­ti­dos den­tro de la comi­sa­ría — sin men­cio­nar las con­di­cio­nes inhu­ma­nas en las que se encuen­tran las cel­das en las que se cum­plen las condenas.

Estas manio­bras, apar­te de ser un nego­cio, son las mis­mas que se uti­li­zan para per­se­guir, hos­ti­gar, dis­ci­pli­nar y cri­mi­na­li­zar a los pibes de los sec­to­res más humil­des. No vamos a per­mi­tir que las comi­sa­rías fun­cio­nen como cen­tros clan­des­ti­nos de tortura.

Ni un pibe menos:

Fue con estas mis­mas prác­ti­cas que la poli­cía de Mon­te Case­ros secues­tró a Sebas­tián «Nino» Lar­gue­ri el día 14 de agos­to de 2015. Se sos­pe­cha que lue­go de ser lle­va­do por la poli­cía aquel día, Nino estu­vo dete­ni­do clan­des­ti­na­men­te en la comi­sa­ría de Mon­te Case­ros y, lue­go de haber esta­do des­apa­re­ci­do por 15 días, su cuer­po apa­re­ció sin vida en el río Miri­ñay Chi­co. A casi cin­co años de su ase­si­na­to, la lucha por jus­ti­cia para Nino continúa.

Que­re­mos agra­de­cer a todas las orga­ni­za­cio­nes socia­les y polí­ti­cas que han repu­dia­do el accio­nar arbi­tra­rio de la poli­cía ante la deten­ción de Nacho y agra­de­ce­mos tam­bién el tra­ba­jo y la inter­ven­ción del Dr. Her­min­do Gon­zá­lez (un incan­sa­ble y reco­no­ci­do lucha­dor por la defen­sa de los DD.HH.)

Gra­cias al inme­dia­to comu­ni­ca­do que se reali­zó a horas de la deten­ción de Nacho, a su difu­sión en las redes, a las denun­cias rea­li­za­das en la jus­ti­cia, a las dife­ren­tes lla­ma­das a la comi­sa­ría por par­te de dife­ren­tes refe­ren­tes de orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, a las inter­ven­cio­nes del Dr. Gon­zá­lez, y por sobre todo, a la soli­da­ri­dad de cla­se y a la lucha colec­ti­va, hoy hemos logra­do sal­var a otro pibe más de las garras policiales.

#NiUn­Pi­be­Me­nos #NiU­na­Pi­ba­Me­nos #Bas­ta­DeIm­pu­ni­dad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *