Por­tu­gal. Los cla­ve­les de abril

Por Gus­ta­vo Espi­no­za M., Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 abril 2020

Cuan­do en la maña­na del 25 de abril de 1974 una colum­na de tan­ques se detu­vo en la Pra­ca Do Ros­sio, un sol­da­do del des­ta­ca­men­to pidió a Celes­te Caei­ro, una mujer que se halla­ba en las inme­dia­cio­nes, un ciga­rri­llo para ate­nuar la fati­ga; la dama le alcan­zó un clavel.

El sol­da­do, entre entu­sias­ma­do y sor­pren­di­do, tomó en sus manos la flor, y la colo­có en el cañón de su fusil, como una mane­ra de ase­gu­rar a todos que no usa­ría su arma con­tra el pueblo.

El ges­to, tuvo dos con­se­cuen­cias inme­dia­tas: Quie­nes esta­ban cer­ca de la mucha­cha ‑sim­ples ciu­da­da­nos de Lis­boa- salu­da­ron con ale­gría el ges­to, y se suma­ron a los uni­for­ma­dos; y el movi­mien­to, pasó a ser cono­ci­do en el mun­do como la Revo­lu­ción de los Claveles.

Y esa flor púr­pu­ra, que­dó como el sím­bo­lo del Movi­mien­to de la Fuer­za Arma­da que derri­bó, hace 46 años, a la dic­ta­du­ra fas­cis­ta ins­tau­ra­da en ese país des­de 1925 por Anto­nio de Oli­vei­ra Sala­zar y con­ti­nua­da ‑sin cam­bios esen­cia­les- por Mar­ce­lo Cae­tano. Ese régi­men, pro­cla­ma­do como el “Esta­do Novo”, se defi­nió a par­tir de un men­sa­je con­ser­va­dor afir­ma­do en tres pala­bras: “Dios, Patria y Familia”. 

Pocas horas antes del inci­den­te sim­bó­li­co en la calle lis­boe­ta, se hubo ini­cia­do en el país una acción mili­tar lide­ra­da por un núcleo de ofi­cia­les que pasa­ría a la his­to­ria como “Los Capi­ta­nes de Abril”. Eran ellos man­dos medios del ejér­ci­to, que se alza­ron para depo­ner a un régi­men de horror, poner fin una insen­sa­ta gue­rra colo­nial libra­da entre 1961 y 1974 y recu­pe­rar para su país la demo­cra­cia lar­ga­men­te ansiada.

Ote­lo Sarai­va de Car­valho. Capi­tán de Infan­te­ría y Fer­nan­do Sal­guei­ro Maia, de la Escue­la Prác­ti­ca de Cava­la­ra ubi­ca­da en San­ta­rem; fue­ron dos de los hom­bres que lide­ra­ron esta acción que tomó como ejem­plo otra expe­rien­cia ocu­rri­da en la otra ori­lla del océano: la insur­gen­cia de los mili­ta­res perua­nos que en 1968 se alza­ran bajo la con­duc­ción de Juan Velas­co Alva­ra­do para depo­ner al régi­men oli­gár­qui­co ins­tau­ra­do en la tie­rra de los Incas.

Una muy her­mo­sa melo­día lusi­ta­na fue usa­da como “San­to y Seña” para el ini­cio de la acción mili­ta en las pri­me­ras horas del 25 de abril. “Grán­do­la Vila More­na”, de José Afon­so “Zeca”, fue la bellí­si­ma can­ción con­ve­ni­da por los insur­gen­tes, y dio ini­cio al ope­ra­ti­vo que triun­fo en pocas horas.

El Gobierno de Cae­tano cayó en pocas horas. Los minis­tros huye­ron espan­ta­dos y el pro­pio Jefe del Esta­do depues­to, debió esca­par a Bra­sil. Todo ello gene­ró un tumul­tuo­so y suge­ren­te pro­ce­so que duró algo más de dos años y en el que las masas popu­la­res juga­ron un papel rele­van­te. Una inten­sa lucha de cla­se tuvo su epi­cen­tro en Lis­boa, la ciu­dad con­si­de­ra­da el Jar­dín de Europa.

En ese mar­co sur­gie­ron los Par­ti­dos Polí­ti­cos pros­cri­tos has­ta enton­ces, se for­ma­li­za­ron los sin­di­ca­tos que ope­ra­ban en la clan­des­ti­ni­dad, aso­ma­ron los inte­lec­tua­les que apor­ta­ron ideas y cul­tu­ra, y los cam­pe­si­nos que die­ron sus cose­chas para ali­men­tar al pue­blo en las más dura horas de la bata­lla social.

El Par­ti­do Comu­nis­ta Por­tu­gués jugó un nota­ble papel en esta eta­pa de la his­to­ria. Su líder, Alva­ro Cunhal, que estu­vo pre­so muchos años en la for­ta­le­za de Peni­che ‑el pre­si­dio más horren­do del país- des­de don­de logró fugar para emi­grar, retor­nó a Lis­boa el 30 de abril en medio del mayor calor popular 

El país cono­ció mar­chas, y con­tra mar­chas; por­que esta­ba laten­te la fuer­za de la bur­gue­sía que que­ría cam­bios, pero no revo­lu­ción; y por­que sobre el con­jun­to de la socie­dad ope­ró la volun­tad del gobierno de los Esta­dos Uni­dos, que se valió de la pre­sión eco­nó­mi­ca y mili­tar para ate­nuar la radi­ca­li­dad del proceso.

Pode­ro­sas orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les, como el Ban­co Mun­dial y el Fon­do Mone­ta­rio; enti­da­des como la Unión Euro­pea en ese enton­ces en ger­men; y gobierno de Euro­pa Occi­den­tal ‑como Ingla­te­rra, Ale­ma­nia Fran­cia y la Espa­ña de Fran­co- opues­tos a cual­quier tras­to­que polí­ti­co que ame­na­za­ra su pro­pia esta­bi­li­dad, y has­ta la OTAN; ope­ra­ron para impe­dir el avan­ce del pro­ce­so mili­tar revolucionario.

Ellos con­ta­ron con el apo­yo de la Social Demo­cra­cia y la com­pli­ci­dad de Mario Soa­res, el líder del Par­ti­do Socia­lis­ta. El, y la cúpu­la diri­gen­te de su Par­ti­do, se pres­tó al jue­go des­de las ban­de­ras del anti­co­mu­nis­mo más silvestre.

La uni­dad de todas estas fuer­za, impi­dió, en efec­to, el trán­si­to del pro­ce­so libe­ra­dor por­tu­gués, hacia el socia­lis­mo; pero no pudo frus­trar accio­nes que mar­ca­ron un hito en la his­to­ria euro­pea: se des­com­pu­so el Impe­rio colo­nial y se gene­ró un pro­ce­so que cul­mi­na­ría poco más tar­de con la inde­pen­den­cia de paí­ses como Ango­la, Mozam­bi­que y otros; los mis­mos que, a su vez, con­ta­ron con la ayu­da de Cuba, para con­so­li­dar su eman­ci­pa­dor y for­jar­se como socie­da­des nue­vas en el con­ti­nen­te africano.

Aun­que la ofen­si­va del Gran Capi­tal gol­peó dura­men­te a los tra­ba­ja­do­res y al pue­blo por­tu­gués, nun­ca fue posi­ble arre­ba­tar­le en for­ma defi­ni­ti­va sus con­quis­tas revo­lu­cio­na­rias. Por eso, hoy Por­tu­gal es uno de los paí­ses social­men­te más avan­za­dos de Europa.

Al cum­plir­se los 46 años de los cla­ve­les de abril, el mun­do salu­da a los tra­ba­ja­do­res y el pue­blo de Por­tu­gal, evo­can­do una acción que mar­có un hito deci­si­vo en el siglo XX y que selló el camino para el Por­tu­gal del futuro.

Gran­do­la vila more­na, en la voz de Ama­lia Rodrigues

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *