Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Coro­na­vi­rus, cer­dos (,) capi­ta­lis­tas, y el comien­zo del siglo xxi ¿se inau­gu­ra otra época?

José Gua­da­lu­pe Gan­da­ri­lla Sal­ga­do /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​25 de abril de 2020

“Casi un siglo des­pués de la pan­de­mia de gri­pe espa­ño­la, ¿cuán pre­pa­ra­dos esta­mos para enfren­tar el desa­fío impre­vis­to que podría pre­sen­tar un pató­geno agre­si­vo? Nues­tros cono­ci­mien­tos cien­tí­fi­cos son […] infi­ni­ta­men­te más sofis­ti­ca­dos de lo que eran en 1918 —o, para el caso, que, en 1980, cuan­do toma­mos con­cien­cia del VIH/​SIDA, o inclu­so que, en 2002, cuan­do el virus del SARS, has­ta ese momen­to des­co­no­ci­do, sur­gió de mane­ra súbi­ta des­de un reser­vo­rio ani­mal — . Sin embar­go, cuan­do se tra­ta de pan­de­mias muchas veces lo que suce­de en los labo­ra­to­rios no alcan­za para pin­tar el pano­ra­ma com­ple­to. La efi­ca­cia de cual­quier res­pues­ta depen­de­rá mucho de la idio­sin­cra­sia y de las cir­cuns­tan­cias de las víc­ti­mas. Las comu­ni­da­des que viven en con­di­cio­nes de pobre­za son tre­men­da­men­te más vul­ne­ra­bles que esa mino­ría afor­tu­na­da que cuen­ta con acce­so inme­dia­to a una infra­es­truc­tu­ra médi­ca y de salud públi­ca […]Fren­te a una pan­de­mia, los mejor pro­te­gi­dos resul­ta­rán los ciu­da­da­nos de esos Esta­dos-nación en los que pre­va­le­ce un sen­ti­mien­to sóli­do de comu­ni­dad y de res­pon­sa­bi­li­da­des compartidas”

Peter C. Doherty (2016: 26 – 27).

Cuan­do con­cluía la escri­tu­ra de este tex­to, la emer­gen­cia sani­ta­ria en el mun­do ente­ro por la enfer­me­dad covid-19 mues­tra que se ha supe­ra­do el millón tres­cien­tos mil seres huma­nos en con­di­ción de infec­ta­dos, y ya se reba­sa­ron las seten­ta mil defun­cio­nes. Los Esta­dos Uni­dos de (Nor­te) Amé­ri­ca se ubi­can ya como el prin­ci­pal cen­tro de la pan­de­mia (comien­za a reba­sar el 25% de los con­ta­gia­dos) y al haber alcan­za­do ya la cifra de 9500 per­so­nas falle­ci­das se pue­de pro­nos­ti­car que, en poco más de una sema­na, supe­ra­rá en pér­di­das huma­nas a los paí­ses que, con dra­ma­tis­mo, siguen mos­tran­do el mayor núme­ro de dece­sos, y la mayor tasa de leta­li­dad ante el nue­vo pató­geno, los casos de Ita­lia y Espa­ña. El caso de EUA es impor­tan­te, ade­más, no solo por­que com­par­ti­mos poco más de tres mil kiló­me­tros de fron­te­ra con esa nación, sino por­que nues­tra eco­no­mía se encuen­tra entre­la­za­da al menos en cua­tro quin­tas par­tes, si no es que más, con los flu­jos comer­cia­les (impor­ta­cio­nes y exportaciones),y de inver­sión, con la eco­no­mía toda­vía más pode­ro­sa del orbe. Sin embar­go, el cen­tro neu­rál­gi­co del capi­ta­lis­mo es tam­bién, para sor­pre­sa de muchos, uno de los paí­ses más pre­ca­ria­men­te equi­pa­dos para enfren­tar esta con­tin­gen­cia que aho­ra toca a sus puer­tas. La nación que pre­su­me de enviar naves al espa­cio exte­rior; buques de gue­rra por todos los océa­nos, y es capaz de pro­pi­ciar con­fla­gra­cio­nes por el mun­do ente­ro, des­truir Esta­dos, de inva­dir con mari­nes y matar con misi­les diri­gi­dos a con­trol remo­to, hoy, esa mis­ma nación-impe­rio, ha debi­li­ta­do enor­me­men­te sus sis­te­mas de aten­ción médi­ca ‑de hecho una de las vic­to­rias de la admi­nis­tra­ción Trump, que mucho cele­bró, al ini­cio de su man­da­to, fue dar mar­cha atrás a la refor­ma de salud que pro­mo­vió Barak Oba­ma. Un país con 330 millo­nes de habi­tan­tes no lle­ga siquie­ra a las 900 mil camas de hos­pi­tal, pro­me­dian­do mucho menos de 3 camas de hos­pi­tal por cada mil habi­tan­tes, y en un cálcu­lo opti­mis­ta dis­po­ne ape­nas de unas 50 mil camas UCI (habi­li­ta­das como Uni­da­des de Cui­da­dos Inten­si­vos) y se pre­vé que no con­ta­rá tam­po­co con res­pi­ra­do­res auto­má­ti­cos sufi­cien­tes, todo esto es resul­ta­do de una ofen­si­va, por déca­das, con­cen­tra­da sobre los sis­te­mas de salu­bri­dad públi­ca, situa­ción agra­va­da por­que solo un ter­cio de la pobla­ción cuen­ta con plan médi­co. En resu­men, como lo seña­la un exper­to: “La ‘gri­pe coro­na’ de Trump es, como míni­mo, un peli­gro mor­tal para la cuar­ta par­te de los esta­dou­ni­den­ses que son ancia­nos, tie­nen un sis­te­ma inmu­ni­ta­rio débil o pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios cró­ni­cos” (Davis, 2020).[2]

En los últi­mos años, entre que van y vie­nen admi­nis­tra­cio­nes de los hal­co­nes repu­bli­ca­nos, o estos fue­ron sus­ti­tui­dos por social­de­mó­cra­tas con­ver­sos al “neo­li­be­ra­lis­mo pro­gre­sis­ta”, no solo se cerra­ron hos­pi­ta­les tam­bién se can­ce­la­ron labo­ra­to­rios y pro­yec­tos de inves­ti­ga­ción. Con apro­xi­ma­da­men­te seis y medio millo­nes de soli­ci­tu­des para con­tar con un sub­si­dio por des­em­pleo fren­te al ciclo rece­si­vo, ese indi­ca­dor ha lle­ga­do a su máxi­mo his­tó­ri­co, que es tam­bién un máxi­mo de pre­ca­rie­dad, de ame­na­za a la vida. Todo esto no apun­ta a una opo­si­ción en que se ten­ga que ele­gir entre la salud de la pobla­ción y la salud de la eco­no­mía (como en su momen­to lo inten­tó pro­cla­mar Trump y le ha toma­do la pos­ta Bol­so­na­ro, en Bra­sil, que sigue dicien­do ese y otros dis­pa­ra­tes) sino, por el con­tra­rio, diri­ge nues­tra aten­ción a una corre­la­ción algo más ocul­ta de la que hay que dar cuen­ta: la pro­fun­di­za­ción e impul­so de la eco­no­mía neo­li­be­ral capi­ta­lis­ta es el vec­tor mis­mo que lesio­na las con­di­cio­nes de vida, que pone en cues­tión la super­vi­ven­cia de la pobla­ción, y no solo de la esta­dou­ni­den­se. El caso de los EUA no hace sino mos­trar con cla­ri­dad meri­dia­na que la pun­ta de lan­za del capi­ta­lis­mo glo­bal, el refe­ren­te sim­bó­li­co de la vida moder­na (ame­ri­can way of life), es hoy el ojo del hura­cán de la expan­sión del con­ta­gio, y no por acci­den­te, sino por­que con el neo­li­be­ra­lis­mo glo­ba­li­za­do y la eco­no­mía ince­san­te­men­te acu­mu­la­ti­va de las gran­des cor­po­ra­cio­nes, se ha hecho más agu­da, más estre­cha, la cone­xión entre pan­de­mias y moder­ni­dad capi­ta­lis­ta, al pun­to que si las ten­den­cias per­sis­ten­tes del impe­ria­lis­mo y el colo­nia­lis­mo sien­do sín­to­mas de la enfer­me­dad del para­dig­ma con­tem­po­rá­neo de vida, del más recien­te males­tar de esta cul­tu­ra, vemos con asom­bro cómo una acy­to­ta, enti­dad más ínfi­ma que las molé­cu­las celu­la­res, pone en jaque a la vida moder­na y sus arro­gan­tes per­so­ni­fi­ca­cio­nes.[3] Al hacer­se tan paté­ti­ca esta cone­xión (pan­de­mia, orden social vigen­te, des­truc­ción del sis­te­ma de salud) y al pro­yec­tar­se un posi­ble esca­la­mien­to del con­ta­gio en el sue­lo más fér­til del ima­gi­na­rio capi­ta­lis­ta, que es tam­bién nues­tro vecino del nor­te, nos sir­ve como puer­ta de entra­da para suge­rir las siguien­tes reflexiones.

El capi­ta­lis­mo “coro­na” su infamia

Con­fi­na­do en una pri­sión fas­cis­ta en la Ciu­dad de Turín, en 1930, el mar­xis­ta ita­liano Anto­nio Grams­ci escri­bía en uno de sus manus­cri­tos que la cri­sis de la socie­dad euro­pea se vivía como un peli­gro­so “inte­rregno”, momen­to en que se podría ver el sur­gi­mien­to de una “gran varie­dad de sín­to­mas mór­bi­dos”. Hoy, noven­ta años des­pués de lo escri­to por el comu­nis­ta sar­do, expe­ri­men­ta­mos, glo­bal­men­te, una cir­cuns­tan­cia simi­lar. En modos dife­ren­cial­men­te imple­men­ta­dos de con­fi­na­mien­to, encie­rro y dis­tan­cia­mien­to social nos hemos des­cu­bier­to, por la ame­na­za laten­te de un enemi­go invi­si­ble, a nivel pla­ne­ta­rio, exi­gi­da de tomar con­cien­cia de que esta­mos pre­sos en el medio de un obli­ga­do “inte­rregno” social, y has­ta civi­li­za­to­rio. En el mar­co del sis­te­ma-mun­do moderno capi­ta­lis­ta-colo­nial nun­ca el sur­gi­mien­to de un nue­vo y ame­na­zan­te virus, como es el caso aho­ra con la pan­de­mia de coro­na­vi­rus, ha sido un fenó­meno ente­ra­men­te natu­ral o bio­ló­gi­co, el bro­te y difu­mi­na­ción mole­cu­lar se ins­cri­be en las diná­mi­cas mola­res his­tó­ri­cas, geo­po­lí­ti­cas, eco­ló­gi­cas y cul­tu­ra­les que acti­van lógi­cas de viru­len­cia y leta­li­dad varia­ble, según sean las for­ta­le­zas del espa­cio medioam­bien­tal y el meta­bo­lis­mo social en que ins­cri­ban su his­to­ria los cuer­pos huma­nos. Cor­po­ra­li­da­des que se reve­la­rían frá­gi­les o resis­ten­tes al cons­ti­tuir­se en el lugar colo­ni­za­do en la sim­bio­sis,[4] de la que, si un orga­nis­mo se bene­fi­cia del otro y le per­ju­di­ca se dice que se esta­ble­ció una rela­ción para­si­ta­ria[5]. Pero los virus no son orga­nis­mos, ni micro­or­ga­nis­mos siquie­ra, está en dis­cu­sión si se tra­ta­ría de enti­da­des con vida; en ese caso, enton­ces, con la inva­sión sobre una cor­po­ra­li­dad huma­na de una par­tí­cu­la iner­te sub­ce­lu­lar, el hués­ped se reve­la como el ambien­te de cul­ti­vo y de recep­ción del pató­geno, y pue­de lle­var el esta­ble­ci­mien­to de ese enla­ce has­ta su lími­te con el aba­ti­mien­to de la per­so­na huma­na, de tran­si­tar de la fase de con­ta­gio o infec­ción a la de enfer­me­dad, y de agra­var­se esta, pue­de reba­sar­se el umbral entre vida y muer­te, cuan­do el sis­te­ma inmu­ne del recep­tor agre­di­do cesa de resistir.

El desa­fío al que, como huma­ni­dad, nos enfren­ta­mos, no se redu­ce a la leta­li­dad de la covid-19 que, como se ha vis­to, afor­tu­na­da­men­te, has­ta en los peo­res esce­na­rios, no está por enci­ma del 10% de la can­ti­dad de con­ta­gios, sino que esta­mos ante una con­tin­gen­cia médi­ca para la que la razón cien­tí­fi­ca moder­na, al menos en el pla­zo inme­dia­to, no pue­de poner­nos a buen res­guar­do. Lejos de esa ima­gen (enga­ño­sa e inge­nua, pues de dar­se con la inven­ción de una vacu­na y que esta se apli­que, qui­zá den­tro de año y medio, ya para ese momen­to qui­zá sur­ja otra varian­te del mis­mo virus, o se reac­ti­ve algu­na otra varian­te víri­ca), la reali­dad nos mues­tra que el pro­ble­ma de la salud es el de un sub­sis­te­ma que reci­be y pro­ce­sa todos los impac­tos del eje con­flic­ti­vo que arti­cu­la al sis­te­ma social en su con­jun­to. La com­ple­ji­dad, enton­ces, del even­to al que nos enfren­ta­mos hun­de sus raí­ces en la lógi­ca que, has­ta aho­ra, gobier­na al sis­te­ma en su con­jun­to, que es tam­bién, como ya se ha demos­tra­do por muchos, comen­zan­do por Marx, la de una pug­na por ins­tau­rar y per­pe­tuar un impla­ca­ble régi­men de muer­te que vuel­ve inse­gu­ra, y has­ta ani­qui­la la vida de la per­so­na huma­na por­ta­do­ra de la fuen­te crea­do­ra del nue­vo valor: el sis­te­ma, ese meca­nis­mo invi­si­ble de rela­cio­nes socia­les (“que actúa a espal­das de los pro­duc­to­res” solía decir Marx) se ele­va a la con­di­ción de suje­to y doble­ga, pone a su ser­vi­cio, a las per­so­nas, has­ta lle­var­las a su exte­nua­ción con tal de obte­ner el máxi­mo posi­ble de la tasa de ganan­cia. A las gen­tes se les sacri­fi­ca y ofren­da feti­chis­ta­men­te ante los alta­res de los nue­vos dio­ses moder­nos (des­de el mer­ca­do glo­ba­li­za­do has­ta las con­fi­gu­ra­cio­nes más recien­tes del capi­tal ficticio).

En el argot de la pobla­ción car­ce­la­ria, en las pri­sio­nes mexi­ca­nas, cuan­do algún delin­cuen­te por vía del enga­ño en la “extor­sión” tele­fó­ni­ca con­su­ma ese acto, pues final­men­te ha ori­lla­do a su víc­ti­ma a que le entre­gue una deter­mi­na­da suma de dine­ro, depo­si­tán­do­le el pre­cia­do recur­so mone­ta­rio en algu­na cuen­ta o uti­li­zan­do algún meca­nis­mo digi­tal, ahí el sátra­pa tapa la boci­na y ele­va su voz ante sus cóm­pli­ces y, en modo cíni­co, cele­bra su fecho­ría con una no casual expre­sión: “me coro­né”: se ha vuel­to Rey y ha hecho del otro un súb­di­to. No será arbi­tra­rio esta­ble­cer, en ana­lo­gía, que la covid-19 esta­ría coro­nan­do la infa­mia capi­ta­lis­ta. El virus actúa por y con su coro­na. Y al virus como a los Reyes, en su momen­to, los guia­ría una hybris (impe­rial), la de la con­quis­ta y colo­ni­za­ción de poblaciones.

Es la per­ma­nen­cia de ese carác­ter cua­si extor­si­vo del capi­ta­lis­mo en el afán de obten­ción de ren­di­mien­to (ganan­cias en los espa­cios pro­duc­ti­vos, divi­den­dos en la bol­sa de valo­res, y ren­tis­mos de muy diver­so tipo), el que ha pre­ci­pi­ta­do, a un nivel nun­ca vis­to, la cri­sis eco­ló­gi­ca de los diver­sos sis­te­mas bió­ti­cos, en mares, mon­ta­ñas, y el cas­que­te polar. Esos son aspec­tos pre­ci­pi­tan­tes del tipo de situa­cio­nes que die­ron por resul­ta­do el bro­te del nue­vo virus, esta­mos ante una más de las capas pro­ble­má­ti­cas en que feno­mé­ni­ca­men­te se nos apa­re­ce, como algu­nos han plan­tea­do, la reali­dad inob­je­ta­ble de que nos encon­tra­mos par­ti­ci­pan­do de la “sex­ta extin­ción”. Con la situa­ción actual reci­bi­mos un seve­ro gol­pe de con­cien­cia de la fini­tud, de que nues­tro lugar en esta esfe­ra terres­tre, que vaga erran­te en el sis­te­ma pla­ne­ta­rio, no está garantizado.

¿Pan­de­mia vie­ne de pangolín?

Mucha de la refle­xión que se ha ela­bo­ra­do sobre la pan­de­mia que nos azo­ta la pone en pers­pec­ti­va de su ancla­je en los pro­ble­mas de la geo­po­lí­ti­ca y la cri­sis de rele­vo hege­mó­ni­co en que tam­bién nos encon­tra­mos — tan­to más cuan­to los anun­cios de una gue­rra, por aho­ra comer­cial, entre EUA y Chi­na, estu­vie­ron a la orden del día jus­to antes del bro­te infec­cio­so. En mucho de ese aná­li­sis se deja tras­lu­cir una fuer­te car­ga de pre­jui­cios, entre ellos, el de una recaí­da en el orien­ta­lis­mo, la exoti­za­ción y la reduc­ción cien­ti­fi­cis­ta, toda vez que se pre­ten­de depo­si­tar ente­ra­men­te el prin­ci­pio de auto­ri­dad en cier­ta lite­ra­tu­ra (cien­tí­fi­ca) que cir­cu­la por los medios aca­dé­mi­cos anglo­sa­jo­nes, y que sue­le cir­cu­lar en idio­ma inglés. Lo cier­to es que se dis­po­ne de pun­tos de vis­ta, que pare­cían defi­ni­ti­vos hace tan solo unas sema­nas, pero que hoy encuen­tran con­tra­ar­gu­men­tos que bien podrían ser con­si­de­ra­dos para ilu­mi­nar otros ángu­los igual­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vos, final­men­te esta­mos, como en el caso del sur­gi­mien­to de otros fenó­me­nos de la natu­ra­le­za, que por ello se carac­te­ri­zan como Sín­dro­me,[6] ante “una con­di­ción com­ple­ja y de des­cu­bri­mien­to recien­te acer­ca de la cual cono­ce­mos el «qué» pero no el «por­qué»” (Doherty, 2016: 18), al menos has­ta el momen­to, que así es como avan­za la inves­ti­ga­ción y la evi­den­cia cien­tí­fi­ca, por más que nos sepa­ra un siglo y medio de los des­cu­bri­mien­tos en micro­bio­lo­gía de Louis Pas­teur o Robert Koch. El pun­to en que qui­zá no se lle­gue a alcan­zar un acuer­do gira, enton­ces, en torno al pro­ble­ma del ori­gen y sur­gi­mien­to del nue­vo pató­geno, y al meca­nis­mo de tran­si­ción y muta­ción en su sal­to des­de un hués­ped ani­mal hacia el ser humano. Como en todo nue­vo cono­ci­mien­to no se reve­la­ría del todo el mis­te­rio, sigue sien­do, por ejem­plo, de suma impor­tan­cia el que la medi­ci­na ances­tral chi­na se acre­di­ta­ra como efi­caz para la recu­pe­ra­ción de cier­tos enfer­mos en el pun­to cero del bro­te del coro­na­vi­rus SARS COV 2, res­pon­sa­ble de la covid-19, la enfer­me­dad que inau­gu­ra pro­pia­men­te el siglo xxi. La tera­péu­ti­ca tra­di­cio­nal no debie­ra ser menos­pre­cia­da, algo debió haber pesa­do en el con­teo final de con­ta­gios, defun­cio­nes y tasa de leta­li­dad final­men­te regis­tra­da en Hubei, Chi­na (cifras que, en estos días, están sien­do cues­tio­na­das por los medios infor­ma­ti­vos de Occi­den­te, cuan­do se anun­cia en aque­lla comar­ca del mun­do la ate­nua­ción de las medi­das de con­fi­na­mien­to, el aban­dono gra­dual de la cua­ren­te­na). La pren­sa, sin embar­go, y menos la cien­tí­fi­ca, no ha docu­men­ta­do en sufi­cien­cia esos procedimientos.

La ver­sión cien­tí­fi­ca pro­pues­ta en una pri­me­ra apro­xi­ma­ción al pro­ble­ma, y la que se man­tie­ne como acep­ta­da en vas­tas por­cio­nes de la opi­nión públi­ca, sos­tie­ne que se regis­tró un bro­te con­ti­nuo de neu­mo­nía viral, en la ciu­dad de Wuhan, pro­vin­cia de Hubei, Chi­na, aso­cia­do con el sur­gi­mien­to, en diciem­bre de 2019, de un nue­vo coro­na­vi­rus SARS-CoV‑2 (muy pare­ci­do en su estruc­tu­ra al SARS que sur­gió, tam­bién en Chi­na, en 2002, y que pro­vie­ne en un 80% del mur­cié­la­go), cuyo pun­to de ori­gen se rela­cio­nó con el mer­ca­do Hua­nan de maris­cos y de otro tipo de ani­ma­les vivos, sil­ves­tres, que la gen­te adquie­re y esta­ble­ce una rela­ción muy cer­ca­na con ellos, tan­to los que los com­pran como quie­nes los mer­ca­dean y los hacen lle­gar a esos sitios. Bajo esas cir­cuns­tan­cias, ese tipo de coro­na­vi­rus, “antes de lle­gar al humano se hos­pe­dan en un ani­mal. En el caso del SARS de 2002 fue una cive­ta, una espe­cie de mapa­che; en el caso actual todo indi­ca que es el pan­go­lín, el úni­co mamí­fe­ro con esca­mas que se ingie­re como comi­da exó­ti­ca en el Orien­te”.[7] De una des­crip­ción sin­té­ti­ca como la que ofre­ce Gus­ta­vo Reyes Terán, uno de nues­tros mayo­res espe­cia­lis­tas (quien inclu­so enca­be­zó a los equi­pos médi­cos que enfren­ta­ron el bro­te de la influen­za de 2009, en Méxi­co, cono­ci­da como AH1N1), se dio paso, en los media, a una ver­sión escan­da­lo­sa o estri­den­te que par­te de exoti­zar la natu­ra­le­za del even­to, seña­lan­do que el bro­te infec­cio­so deri­va­ba de la inges­ta del mur­cié­la­go, en esa zona de Chi­na. Inclu­so has­ta un libro (ubi­ca­ble en la vere­da del pen­sa­mien­to crí­ti­co) que se apre­su­ró en reu­nir las inme­dia­tas refle­xio­nes de algu­nos de las y los filó­so­fos con­tem­po­rá­neos incu­rrió en cla­ro orien­ta­lis­mo al colo­car como títu­lo a esa com­pi­la­ción Sopa de Wuhan. En un segun­do momen­to, se le inten­ta con­ce­der com­ple­ta auto­ri­dad a un docu­men­to (dic­ta­mi­na­do por pares aca­dé­mi­cos) publi­ca­do en Natu­re, y que ade­más era fir­ma­do por una dece­na de inves­ti­ga­do­res chi­nos, los que, con base en una inves­ti­ga­ción sobre ejem­pla­res pro­ce­den­tes de Mala­sia, incau­ta­dos en ope­ra­cio­nes con­tra el con­tra­ban­do de espe­cies en el Sur de Chi­na, sos­te­nían en su artícu­lo que:

“el des­cu­bri­mien­to de múl­ti­ples lina­jes de coro­na­vi­rus de pan­go­lín y su simi­li­tud con el SARS-CoV‑2 sugie­re que los pan­go­li­nes deben con­si­de­rar­se como posi­bles hués­pe­des en la apa­ri­ción de nue­vos coro­na­vi­rus y deben eli­mi­nar­se de los mer­ca­dos húme­dos para evi­tar la trans­mi­sión zoo­nó­ti­ca […] pare­ce pro­ba­ble que los ani­ma­les sal­va­jes tam­bién estu­vie­ron invo­lu­cra­dos en la apa­ri­ción del SARS-CoV‑2… [como fue el caso en el bro­te de 2002 – 2003]… De hecho, varias espe­cies de mamí­fe­ros esta­ban dis­po­ni­bles para su com­pra en el mer­ca­do de maris­cos de Hua­nan antes del bro­te. Des­afor­tu­na­da­men­te, debi­do a que el mer­ca­do fue des­pe­ja­do poco des­pués de ini­cia­do el bro­te, deter­mi­nar el ori­gen del virus en la pobla­ción ani­mal del mer­ca­do es un desa­fío”.[8]

Datos más recien­tes ava­la­rían hipó­te­sis que no le con­ce­den la com­ple­ta cer­te­za a lo argu­men­ta­do según la ante­rior ver­sión,[9] en pri­mer lugar, aho­ra se sabe “gra­cias a la fil­tra­ción de un infor­me ofi­cial chino al South Chi­na Mor­ning Post que el pri­mer caso real cono­ci­do de Covid-19 en Hubei fue detec­ta­do a media­dos de noviem­bre, sema­nas antes de que se infor­ma­ra del gru­po de casos conec­ta­dos con el mer­ca­do de maris­cos de Wuhan”[10], en segun­do lugar, la secuen­cia­ción meta genó­mi­ca de las varian­tes de coro­na­vi­rus no per­mi­te afir­mar con abso­lu­ta cer­te­za que el pan­go­lín corres­pon­da al ani­mal inter­me­dio, y que sería más amplia la lis­ta de aquél ani­mal hués­ped, y tam­bién más com­ple­jos los meca­nis­mos des­de los que se ope­ra­ría el sal­tó hacia el ser humano, según otros estudios

“La gené­ti­ca par­ti­cu­lar del SARS-CoV‑2 indi­ca que «el ani­mal hués­ped pro­ba­ble­men­te ten­dría que estar en un entorno con alta den­si­dad de pobla­ción (lo que per­mi­ti­ría que la selec­ción natu­ral pro­ce­die­ra de mane­ra efi­cien­te) y con­tar con un gen codi­fi­ca­dor» seme­jan­te a algún gen fun­da­men­tal humano, esta­ble­cien­do «un esla­bón entre el virus y los huma­nos» […] Otro estu­dio publi­ca­do recien­te­men­te iden­ti­fi­ca los ani­ma­les hués­pe­des inter­me­dios más pro­ba­bles para el SARS-CoV‑2, basán­do­se en su pre­sen­cia en Wuhan y en el hecho de que tie­nen un gen codi­fi­ca­dor simi­lar al humano, lo que per­mi­te fun­gir como esla­bón con el virus. Los ani­ma­les que el estu­dio iden­ti­fi­có son las cive­tas, los cer­dos, los pan­go­li­nes, los gatos, las vacas, los búfa­los, las cabras, las ove­jas y las palo­mas”[11]

Las cla­ves hacia las que apun­ta este tipo de argu­men­ta­ción se loca­li­zan en dos ele­men­tos: en pri­mer lugar, la des­truc­ción de los hábi­tats natu­ra­les de la vida sil­ves­tre de cier­tas espe­cies de ani­ma­les, lite­ral­men­te los esta­ría­mos inva­dien­do, en segun­do lugar, la crian­za inten­si­va de ese tipo de ani­ma­les en gran­jas indus­tria­les,[12] en varias regio­nes del Sur de Chi­na, en bru­ta­les con­di­cio­nes de haci­na­mien­to (lo que no es dife­ren­te, por lo demás, en esta­ble­ci­mien­tos de ese tipo, en otras zonas del pla­ne­ta). La línea argu­men­ta­ti­va, como lo sugie­re Sil­via Ribei­ro, nos diri­ge hacia otra hipó­te­sis sobre el ori­gen de la infec­ción, y que hace tiem­po ven­dría sos­te­nien­do el bió­lo­go evo­lu­ti­vo Rob Walla­ce[13] quien:

“ha estu­dia­do por más de 25 años el tema de las epi­de­mias del últi­mo siglo, los cen­tros de cría ani­mal son el lugar per­fec­to para la muta­ción y repro­duc­ción de los virus. Los virus pue­den sal­tar entre espe­cies, y si bien… [se]… pue­den ori­gi­nar en espe­cies sil­ves­tres de aves, mur­cié­la­gos y otras, es la des­truc­ción de los hábi­tats natu­ra­les lo que los empu­ja fue­ra de sus áreas, don­de las cepas infec­cio­sas esta­ban con­tro­la­das den­tro de su pro­pia pobla­ción. De allí, pasan a las áreas rura­les y lue­go a las ciu­da­des. Pero es en los inmen­sos cen­tros de cría ani­mal don­de hay mayo­res chan­ces de que se pro­duz­ca la muta­ción que lue­go afec­ta­rá a los seres huma­nos, por la con­ti­nua inter­ac­ción entre miles o millo­nes de ani­ma­les, muchas dife­ren­tes cepas de virus y el con­tac­to con huma­nos que entran y salen de las ins­ta­la­cio­nes”.[14]

De lo dicho y de otros plan­tea­mien­tos aún más recien­tes[15] pode­mos extraer una inte­gra­ción más glo­bal del pro­ble­ma, en línea con su con­si­de­ra­ción como un emer­gen­te sis­te­ma com­ple­jo que se imbri­ca en el mar­co de la cri­sis estruc­tu­ral del sis­te­ma his­tó­ri­co capi­ta­lis­ta. En nues­tra opi­nión, el rei­na­do del capi­tal y la diver­si­fi­ca­ción de su acti­vi­dad indus­trial borra y absor­be las líneas limí­tro­fes de la vida de los otros rei­nos (mine­ral, ani­mal, vege­tal, etc.), la civi­li­za­ción del pro­gre­so, con el colap­so cli­má­ti­co, reve­la que lo que para algu­nos es el fin del antro­po­ceno, sería con mayor pre­ci­sión el resul­ta­do del pri­ma­do del capi­ta­lo­ceno (Malm, 2016, Vega, 2019). Los mega-incen­dios recien­tes de bos­ques y sel­vas (Cali­for­nia, Ama­zo­nía y Aus­tra­lia), que sig­ni­fi­ca­ron la extin­ción o casi extin­ción de algu­nas espe­cies, encuen­tran hoy un nue­vo capí­tu­lo cuan­do la pan­de­mia de la covid 19 nos pone en situa­ción de incer­ti­dum­bre y nos mues­tra la fra­gi­li­dad a que ha sido ori­lla­da nues­tra exis­ten­cia. El orden social vigen­te en sus cade­nas glo­ba­les de valor no cesa en ras­trear nue­vas o recom­po­ner anti­guas ramas de nego­cios, a la bús­que­da de cas­ti­gar cos­tos y acre­cen­tar ren­di­mien­tos, eri­ge así una “fábri­ca mun­dial” que es la pira sacri­fi­cial de la vida huma­na y no huma­na de la tie­rra. Homo­ge­nei­za, en el ciclo del capi­tal dine­ro, la vida toda (en su com­ple­ja diver­si­dad) y la redu­ce a la ten­ta­ción indus­trio­sa del capi­ta­lis­ta y su frío cálcu­lo egoís­ta: esa des­me­su­ra no reco­no­ce lími­tes; nin­gún espa­cio de la vida, nin­gún sis­te­ma his­tó­ri­co, bio­ló­gi­co o mate­rial, que­da al mar­gen de esa hybris, en eso con­sis­ti­ría el tota­li­ta­ris­mo del mer­ca­do, el fas­cis­mo inhe­ren­te al mer­can­ti­lis­mo abso­lu­to. Eso que­da muy cla­ro en la con­fron­ta­ción de dos moda­li­da­des para la obten­ción y repro­duc­ción de los bie­nes de con­su­mo, dos polos se con­fron­tan, los de la vía cam­pe­si­na y la peque­ña agro-eco­lo­gía de sub­sis­ten­cia, y la vía capi­ta­lis­ta y las agro­in­dus­trias de las gran­des cor­po­ra­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les, que no es sino expre­sión de la opo­si­ción de la vida urba­na (con sus gran­des urbes y sus cin­tu­ro­nes de mise­ria) que se sobre extien­de por enci­ma de la vida rural (la del peque­ño cam­pe­sino, pero tam­bién del adi­ne­ra­do que tie­ne ahí su casa o man­sión de des­can­so), ahí esta­ría la cone­xión del ori­gen y sur­gi­mien­to del nue­vo coro­na­vi­rus con el pro­ce­so de con­su­mo, y no en la exoti­za­ción de una deter­mi­na­da inges­ta de la otre­dad bar­ba­ri­za­da, Sil­via Ribei­ro lo expli­ca con cla­ri­dad en este pasa­je que reproducimos:

“Hay tres cau­sas con­co­mi­tan­tes y com­ple­men­ta­rias que han pro­du­ci­do todos los virus infec­cio­sos que se han exten­di­do glo­bal­men­te en las últi­mas déca­das, como la gri­pe aviar, la gri­pe por­ci­na, las cepas infec­cio­sas de coro­na­vi­rus y otras. La prin­ci­pal es la cría indus­trial y masi­va de ani­ma­les, espe­cial­men­te pollos, pavos, cer­dos y vacas. A esta se le suma el con­tex­to gene­ral de la agri­cul­tu­ra indus­trial y quí­mi­ca, en la que 75 por cien­to de la tie­rra agrí­co­la de todo el pla­ne­ta se usa para la cría masi­va de ani­ma­les, prin­ci­pal­men­te para sem­brar forra­jes con ese des­tino. La ter­ce­ra es el cre­ci­mien­to des­con­tro­la­do de la man­cha urba­na y las indus­trias que la ali­men­tan y por ella subsisten.

[…]

Aun­que el virus de la gri­pe por­ci­na no es un coro­na­vi­rus, la mecá­ni­ca de cómo lle­ga a con­ver­tir­se en epidemia/​pandemia es simi­lar a las otras enfer­me­da­des zoo­nó­ti­cas (es decir que tie­nen ori­gen ani­mal). Enor­mes can­ti­da­des de ani­ma­les de cría con­fi­na­dos, haci­na­dos e inmu­no­de­pri­mi­dos, alien­tan que el virus mute rápi­da­men­te. A esos ani­ma­les se les da con­ti­nua­men­te anti­bió­ti­cos y anti­vi­ra­les, ade­más de estar expues­tos en ambien­te y ali­men­ta­ción a diver­sos pes­ti­ci­das des­de que nacen has­ta el mata­de­ro. Tan­to para que engor­den más rápi­do como para tra­tar de que no se enfer­men, en con­di­cio­nes abso­lu­ta­men­te insa­lu­bres para cual­quier ser vivo.”[16]

Del aus­te­ri­ci­dio[17] neo­li­be­ral a la recons­truc­ción de los ser­vi­cios públi­cos de salud como expre­sión de los bie­nes comu­nes globales

Bajo este pris­ma de aná­li­sis, el pro­ble­ma fun­da­men­tal que enfren­ta­mos se ubi­ca en la arti­cu­la­ción de la pro­gre­si­va expan­sión del nue­vo virus (que en unos cuan­tos meses ya abar­ca, casi sin excep­ción, has­ta el últi­mo rin­cón del pla­ne­ta) con el daño ya pro­fe­ri­do (en tér­mi­nos socia­les y eco­ló­gi­cos) al cuer­po pla­ne­ta­rio por la indo­len­te per­sis­ten­cia del “virus libe­ral” (Amin, 2007) o, mejor, neo­li­be­ral que ha colo­ni­za­do la eco­no­mía mun­dial, y a pues­to a su ser­vi­cio la estruc­tu­ra de los esta­dos, por ya casi medio siglo. El virus de la covid-19, enton­ces, deja caer sus efec­tos en el mar­co de la viru­len­cia capi­ta­lis­ta acre­cen­ta­da con el neo­li­be­ra­lis­mo, aci­ca­tea­da por la decli­nan­te cuo­ta de la ganan­cia capi­ta­lis­ta, y es por la per­sis­ten­cia de esta ten­den­cia que ve con­so­li­da­da su leta­li­dad, y acre­cen­ta­da su ame­na­za de con­ta­gio, pues esta no se redu­ce a la esca­la que pue­da alcan­zar la cur­va de con­ta­gio, en los momen­tos de cri­sis (sani­ta­ria), sino que qui­zá pue­da reapa­re­cer (y con ello, tam­bién las medi­das de con­ten­ción y los corres­pon­dien­tes cui­da­dos) en olas perió­di­cas, en el cor­to y mediano plazo.

La lucha por el ase­gu­ra­mien­to de la vida (en el mar­co de esta cri­sis o de esta nue­va con­tin­gen­cia, que pare­ce ins­tau­rar­se como una nue­va nor­ma­li­dad), y que esta se ubi­que en pará­me­tros salu­da­bles, es hoy el espa­cio pri­vi­le­gia­do del con­flic­to social y es resul­ta­do de la gue­rra glo­bal de cla­ses en que nos encon­tra­mos (bajo el neo­li­be­ra­lis­mo) en el últi­mo medio siglo. El capi­ta­lis­mo, en su ver­sión neo­li­be­ral, ha tor­na­do más frá­gi­les las líneas de resis­ten­cia, si por ellas enten­de­mos el debi­li­ta­mien­to, cuan­do no su casi des­apa­ri­ción, de los sis­te­mas uni­ver­sa­les de salud y su con­ver­sión como esta­ble­ci­mien­tos para la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta, lo que con­lle­va no solo mer­can­ti­li­za­ción y pri­va­ti­za­ción (en el sec­tor de ser­vi­cios médi­cos y hos­pi­ta­la­rios), sino frag­men­ta­ción, des­mem­bra­mien­to y colap­so de infra­es­truc­tu­ras. Estas modi­fi­ca­cio­nes que se encu­bren como ten­den­cias a la moder­ni­za­ción, tie­nen por resul­ta­do suce­dá­neo el olvi­do de cono­ci­mien­tos tra­di­cio­na­les (estra­te­gias ances­tra­les, pre­ser­va­das en sabe­res res­guar­da­dos y trans­mi­ti­dos por pue­blos y comar­cas, igual­men­te úti­les para enfren­tar la enfer­me­dad y pro­cu­rar esque­mas de sana­ción), y la exclu­sión de estra­te­gias comu­ni­ta­rias o con­sue­tu­di­na­rias de aten­ción, en cuya base se ubi­ca una visión soli­da­ria, hori­zon­tal y recí­pro­ca, y una éti­ca con y por les otres.

La región lati­no­ame­ri­ca­na per­mi­te con­fron­tar los hori­zon­tes que se abren ante dos mane­ras de aten­der la cri­sis de salud por la que se atra­vie­sa, y estos encon­tra­rían sus líneas de demar­ca­ción jus­ta­men­te en los ajus­tes pro­mo­vi­dos por el neo­li­be­ra­lis­mo y aus­pi­cia­do por las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad[18] y las con­di­cio­nes de difi­cul­tad que deben sor­tear las pro­pues­tas dia­me­tral­men­te opues­tas a esos cri­te­rios de los lla­ma­dos “pro­gra­mas de gobierno pro­gre­sis­tas”, toda vez que, ese tipo de pro­yec­tos, arran­can o reto­man posi­cio­nes de gobierno con Esta­dos cuya base fis­cal es muy débil, el endeu­da­mien­to con pres­ta­mis­tas pri­va­dos o con ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les es seve­ro, las fugas del capi­tal son per­sis­ten­tes, y la estruc­tu­ra del gas­to públi­co social muy limi­ta­da. Esa línea divi­so­ria en cuan­to a los obje­ti­vos y la car­ga de sen­ti­do que se le con­fie­re a la aten­ción de la cri­sis sani­ta­ria de la Covid-19 que­da bien ejem­pli­fi­ca­da en los casos de Bra­sil, Boli­via (que vol­vió brus­ca­men­te a manos del neo­li­be­ra­lis­mo lue­go del Gol­pe de Esta­do de noviem­bre de 2019), Chi­le, Ecua­dor (que abra­zó el neo­li­be­ra­lis­mo lue­go de la trai­ción de L. Moreno), y Perú; por el con­tra­rio, los casos de Méxi­co y Argen­ti­na inten­tan pro­mo­ver líneas de polí­ti­ca públi­ca guber­na­men­tal que rei­vin­di­que el papel sub­si­dia­rio del Esta­do y que, sobre los cimien­tos y simien­tes de la recons­truc­ción de sus bases socia­les ope­re dan­do un giro soli­da­rio suma­men­te nece­sa­rio a la aten­ción médi­ca, una recom­po­si­ción de los ser­vi­cios públi­cos que vea por los que menos tie­nen, los des­fa­vo­re­ci­dos de siempre.

Lo sig­ni­fi­ca­ti­vo de la polí­ti­ca de salud ante un even­to que invo­lu­cra al pue­blo en su con­jun­to (de ahí la eti­mo­lo­gía de Pandemia) es que debe tra­tar­se de un ejer­ci­cio inte­gral que absor­be (en la con­tin­gen­cia) a las otras dimen­sio­nes de la polí­ti­ca públi­ca, al res­to de pro­gra­mas socia­les, de redis­tri­bu­ción y de sala­rio polí­ti­co. En lo inme­dia­to la mira está pues­ta en la cues­tión de cómo pre­ser­var vidas huma­nas,[19] de paliar el núme­ro de víc­ti­mas, ello vuel­ve prio­ri­ta­rio, de un lado, cómo dar aten­ción a los inte­gran­tes de la socie­dad que pasen a la con­di­ción de “enfer­mos gra­ves” lo que colo­ca un desa­fío a una men­gua­da infra­es­truc­tu­ra hos­pi­ta­la­ria de ter­cer nivel (don­de se ubi­can las camas de hos­pi­tal equi­pa­das para la tera­pia inten­si­va, con res­pi­ra­do­res auto­má­ti­cos, etc.).

La valo­ra­ción o reco­no­ci­mien­to de que los equi­pa­mien­tos hos­pi­ta­la­rios pue­den colap­sar,[20] y de que pue­den resul­tar insu­fi­cien­tes las medi­das de bio­se­gu­ri­dad con los insu­mos médi­cos hos­pi­ta­la­rios uti­li­za­dos, e inclu­so has­ta los ser­vi­cios fune­ra­rios podrían reve­lar­se insu­fi­cien­tes (lo que ocu­rrió en Ita­lia, cuan­do la pan­de­mia lle­gó al cenit de la cur­va de cre­ci­mien­to, y ocu­rre ya, al menos en la ciu­dad de Gua­ya­quil, en Ecua­dor, cuan­do la cur­va ape­nas comien­za a cre­cer de mane­ra expo­nen­cial), ha con­cen­tra­do los esfuer­zos de la socie­dad en un obje­ti­vo: redu­cir la esca­la de con­ta­gio, en vis­ta a que la figu­ra de la cur­va ten­den­cial se man­ten­gan por deba­jo del pro­me­dio de la tasa de leta­li­dad regis­tra­da has­ta el momen­to. Tam­bién ahí, en el ase­gu­ra­mien­to de las medi­das de con­fi­na­mien­to y dis­tan­cia­mien­to físi­co, se apre­cian dife­ren­cias muy impor­tan­tes, paí­ses pro­cli­ves al auto­ri­ta­ris­mo han esta­ble­ci­do medi­das de reclu­sión obli­ga­da, que algu­nos gobier­nos han ins­tru­men­ta­do como toque de que­da (Perú, algu­nos esta­dos cen­tro­ame­ri­ca­nos), esta­do de sitio (Chi­le o Boli­via, que aho­ra encu­bre un gobierno sos­te­ni­do por el ejér­ci­to como emer­gen­cia sani­ta­ria), todas estas, varian­tes de decre­to de un Esta­do de excep­ción. Men­ción espe­cial mere­ce, de nue­va cuen­ta, el gigan­te sud­ame­ri­cano, pues el pro­pio titu­lar del Eje­cu­ti­vo, Jair Bol­so­na­ro, no solo no atien­de las medi­das suge­ri­das por su pro­pio gabi­ne­te, sigue sos­te­nien­do que se tra­ta de “un sim­ple res­fria­do”, pro­mue­ve que la eco­no­mía no debe para­li­zar­se, y qué, en su defec­to, ello habrá de sig­ni­fi­car el rom­pi­mien­to del orden demo­crá­ti­co, en lo que pare­ce inte­re­sar­le más la mili­ta­ri­za­ción del poder[21]que el freno a la indus­tria. Muy dife­ren­te el caso de Argen­ti­na don­de, en efec­to, se ha deja­do el res­guar­do del orden a las fuer­zas de segu­ri­dad, pero en un cla­ro ejer­ci­cio de con­duc­ción polí­ti­ca por el Poder Eje­cu­ti­vo. El caso de Méxi­co es muy espe­cí­fi­co por­que el sos­te­ni­mien­to de la cua­ren­te­na se ha plan­tea­do como un ejer­ci­cio demo­crá­ti­co de auto­li­mi­ta­ción, esto es, del reco­no­ci­mien­to de que pre­ser­var la salud del seme­jan­te es pre­ser­var la salud de todes. Así, mien­tras no cesan los lla­ma­dos de la dere­cha y la gran mayo­ría de opi­nó­lo­gos de los medios de comu­ni­ca­ción (en el esta­lli­do de una ver­da­de­ra info­de­mia) para que las medi­das se tor­nen más seve­ras; des­de el Con­se­jo de Salu­bri­dad Gene­ral se sigue apos­tan­do a la legi­ti­mi­dad del men­sa­je guber­na­men­tal que, en un ejer­ci­cio de per­sua­sión sub­ra­ya la impor­tan­cia de aten­der la obli­ga­to­rie­dad del auto-con­fi­na­mien­to, sin igno­rar que la res­pon­sa­bi­li­dad recae en aque­llas capas socia­les que tie­nen mayo­res posi­bi­li­da­des de aten­der­lo, por sus con­di­cio­nes y nive­les sala­ria­les, su dis­po­si­ción de aho­rros para afron­tar este perío­do, etc. La con­duc­ción de la estra­te­gia de salud ante la con­tin­gen­cia se ha deja­do en “los exper­tos, con con­cien­cia social”, que reco­no­cen en las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas de la amplia mayo­ría de las y los mexi­ca­nos un seve­ro dique a la obten­ción de un estric­to cum­pli­mien­to de la cua­ren­te­na. Saben que más de cua­ren­ta años de neo­li­be­ra­lis­mo, y de las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad pro­du­je­ron la pobre­za y extre­ma pobre­za en que se diri­me la vida del pue­blo mexi­cano, y que la sobre­vi­ven­cia de los de aba­jo debe ser un cri­te­rio pri­mor­dial, pues se tra­ta de uni­da­des domés­ti­cas con ingre­sos redu­ci­dos y debi­do a ello muy esca­so o nulo aho­rro, y con desem­pe­ño de acti­vi­da­des (pre­ca­ri­za­das) en los sec­to­res infor­ma­li­za­dos, por lo cual requie­ren de un sos­te­ni­do flu­jo de efectivo.

La polí­ti­ca reco­men­da­da por la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS) va diri­gi­da a una espe­cie de decre­to glo­bal de cua­ren­te­na, en los siguien­tes meses. Reco­no­ci­do es el hecho de que ya la eco­no­mía mun­dial venía mal, de que la cri­sis en este año podría tor­nar­se rece­si­va; hoy ya eso es evi­den­te, acep­ta­do por el esta­blish­ment y las auto­ri­da­des de los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les (en todos lados se escu­cha que “hemos ingre­sa­do en una rece­sión glo­bal”), aho­ra las pre­gun­tas impor­tan­tes giran en torno a ¿cuán­to tiem­po ha de durar el esce­na­rio eco­nó­mi­co rece­si­vo? y ¿qué posi­bi­li­da­des habrá para la ins­tru­men­ta­ción de hete­ro­do­xas medi­das eco­nó­mi­cas contracíclicas?

Las medi­das de con­fi­na­mien­to tie­nen un efec­to de pará­li­sis en los cir­cui­tos eco­nó­mi­cos de con­su­mo, cir­cu­la­ción, pro­duc­ción e inver­sión pro­gra­ma­da. Las uni­da­des pro­duc­ti­vas en fun­cio­na­mien­to que­dan redu­ci­das a las que pasan a con­si­de­rar­se acti­vi­da­des que atien­den a nece­si­da­des esen­cia­les, reclu­yen­do a la gen­te ubi­ca­da en ramas y sec­to­res que pue­den con­si­de­rar­se secun­da­rios (en el mar­co de la con­tin­gen­cia) o que pue­den cum­plir­se de mane­ra vir­tual, a dis­tan­cia, o en varian­tes del home offi­ce. Esa dis­cu­sión es muy impor­tan­te y nos remi­te a los clá­si­cos plan­tea­mien­tos de Paul Baran y Paul Sweezy en torno a la “irra­cio­na­li­dad eco­nó­mi­ca” (toda aque­lla acti­vi­dad eco­nó­mi­ca en que se des­plie­ga un des­per­di­cio o des­pil­fa­rro del exce­den­te social, el ejem­plo más con­cre­to de ello sería el sos­te­ni­mien­to del arma­men­tis­mo) y la nece­si­dad de cana­li­zar los pro­ce­sos eco­nó­mi­cos de pro­duc­ción, cir­cu­la­ción y con­su­mo hacia el arco de acti­vi­da­des “pri­mor­dia­les” en don­de se obtu­vie­ra un mayor “exce­den­te poten­cial” que, en este caso debie­ra ser enten­di­do como toda aque­lla acti­vi­dad (social y públi­ca), diri­gi­da a pre­ser­var la vida, pero no en un sen­ti­do abs­trac­to, sino en una polí­ti­ca diri­gi­da a recom­po­ner las situa­cio­nes de sobre­vi­ven­cia de la pobla­ción más des­fa­vo­re­ci­da. Como es noto­rio, eso remi­te a una “dis­po­ni­bi­li­dad esta­tal” com­ple­ta­men­te dis­tin­ta, pues exi­ge reha­cer la figu­ra del Esta­do como garan­te uni­ver­sal, en una pri­me­ra ins­tan­cia, inme­dia­ta, de un sis­te­ma de salud públi­ca efi­cien­te y opor­tu­na (a sabien­das de que se par­te de con­di­cio­nes rui­no­sas, heren­cia del neo­li­be­ra­lis­mo),[22] en segun­do lugar, revis­tién­do­lo de un acti­vis­mo más efec­ti­vo en las medi­das de fomen­to eco­nó­mi­co y en los pla­nes de cor­to pla­zo (por vía de la inver­sión públi­ca) para la recu­pe­ra­ción del empleo, en ter­cer lugar, de amplia­ción, has­ta don­de sea posi­ble, de un esque­ma de ingre­so, sub­si­dio y becas para los más necesitados.

El reto será enor­me para aque­llos paí­ses que pre­ten­den salir­se de la con­di­cio­na­li­dad neo­li­be­ral y que ya ven muy mer­ma­dos sus ingre­sos exter­nos (por ven­ta de petró­leo, turis­mo o lle­ga­da de divi­sas) o para aque­llos que ya viven situa­cio­nes dolo­ro­sas por la sober­bia del poder esta­dou­ni­den­se, la per­pe­tua­ción del blo­queo, las san­cio­nes eco­nó­mi­cas, y que, en medio de la pan­de­mia glo­bal, ame­na­za con ins­tru­men­tar has­ta una inter­ven­ción mili­tar, para sacar rédi­tos al depo­ner un gobierno demo­crá­ti­ca­men­te elec­to (el de Nico­lás Madu­ro, en Vene­zue­la) y sus­ti­tuir­lo por un gobierno títe­re que actúe al ser­vi­cio del Depar­ta­men­to de esta­do esta­dou­ni­den­se. La admi­nis­tra­ción Trump (que no pien­sa sino en ganar las elec­cio­nes de noviem­bre pró­xi­mo) con su acti­tud beli­cis­ta no hace sino des­viar la aten­ción de su ciu­da­da­nía ante el pre­vi­si­ble mane­jo inefi­caz de la cri­sis sani­ta­ria, de la que se espe­ra que el núme­ro de defun­cio­nes se cuen­te por dece­nas de miles.

De nue­va cuen­ta conec­ta­mos el pro­ble­ma de la pan­de­mia con los hilos que le atan a la dimen­sión glo­bal de la cri­sis del capi­ta­lis­mo, y des­de ese ángu­lo pue­den extraer­se algu­nas con­clu­sio­nes, en pri­mer lugar, la adqui­si­ción de con­cien­cia para una bue­na par­te de la huma­ni­dad de que la agu­di­za­ción y pro­lon­ga­ción de la emer­gen­cia sani­ta­ria está rela­cio­na­da con las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad neo­li­be­ral que han des­trui­do los sis­te­mas públi­cos de salud (al cana­li­zar el exce­den­te social y los pre­su­pues­tos públi­cos hacia los gran­des hol­dings capi­ta­lis­tas, y el capi­tal finan­cie­ro), pue­de sig­ni­fi­car un res­que­bra­ja­mien­to del con­sen­so neo­li­be­ral y apun­ta­lar los recla­mos con­tra la socie­dad de la divi­so­ria del 1% con­tra el 99%, ganar, enton­ces, a cier­tos estra­tos eco­nó­mi­cos aco­mo­da­dos, a los estra­tos medios y al amplio aba­ni­co de aque­llos que viven de la ven­ta de su fuer­za de tra­ba­jo, y arti­cu­lar­les en la lucha por derrum­bar los cimien­tos del neo­li­be­ra­lis­mo es un avan­ce impor­tan­te, nada des­pre­cia­ble. En segun­do lugar, y en un mediano pla­zo, pare­ce con­fi­gu­rar­se un atrac­tor para la lucha pos­neo­li­be­ral y de inten­cio­nes anti o post capi­ta­lis­tas, este pare­ce incor­po­rar trans­ver­sal­men­te los ejes del con­flic­to con­tra el colo­nia­lis­mo, el capi­ta­lis­mo y el patriarcado.

Con rela­ción al colo­nia­lis­mo, ello ha de tra­du­cir­se en un recla­mo, fir­me, por la anu­la­ción del pago de los intere­ses y el mon­to de capi­tal de la deu­da exter­na, y por bajar y recor­tar los gas­tos que ali­men­tan la indus­tria arma­men­tis­ta. Con rela­ción al capi­ta­lis­mo, recons­truir los ser­vi­cios públi­cos de salud es solo una par­te de un recla­mo más glo­bal en direc­ción a una reapro­pia­ción social del Esta­do (en un movi­mien­to de aba­jo hacia arri­ba) por vía del cual se apun­ta al ingre­so ciu­da­dano, al esta­ble­ci­mien­to de una ren­ta bási­ca uni­ver­sal para todes, eso quie­re decir pasar del enten­di­mien­to del Esta­do como cons­ti­tu­ción mate­rial del con­flic­to social al Esta­do como cons­ti­tu­ción mater­nal del bien­es­tar y los cui­da­dos, para­fra­sean­do a Rita Sega­to.[23]

Con rela­ción al patriar­ca­do capi­ta­lis­ta las dimen­sio­nes de la lucha van con­fi­gu­rán­do­se alre­de­dor de una rei­vin­di­ca­ción gené­ri­ca por la raíz mater que sub­ya­ce a la lucha de los mate­ria­lis­tas, esto es, la defen­sa de la Madre Tie­rra o, si se pre­fie­re, de la eco­lo­gía y la natu­ra­le­za, como el espa­cio y entorno mater de Gaia, eso se tra­du­ce tam­bién en un cam­bio de con­cep­ción en nues­tra segun­da natu­ra­le­za, esto es, de la for­ma Ciu­dad, con­jun­to rela­cio­nal que impo­ne la lógi­ca en que está dis­pues­to nues­tro lugar y espa­cio en la vida social en la gran urbe y, des­de lue­go, el cam­bio sis­te­má­ti­co, la revo­lu­ción y reedu­ca­ción per­ma­nen­te para el esta­ble­ci­mien­to de rela­cio­nes coti­dia­nas que no repro­duz­can los iso­mor­fis­mos de la domi­na­ción, la explo­ta­ción y la apro­pia­ción al inte­rior de las muy diver­sas uni­da­des domésticas.

Si empu­ja­mos a un enten­di­mien­to de esta nue­va dimen­sión de la cri­sis de la moder­ni­dad capi­ta­lis­ta en las tres direc­cio­nes sub­ra­ya­das ante­rior­men­te, qui­zá no esta­re­mos tocan­do las puer­tas de la nue­va socie­dad (como si esto ocu­rrie­ra por un acto de pres­ti­di­gi­ta­ción, un jue­go de manos, como lo lle­ga­ron a vis­lum­brar algu­nos filó­so­fos de la aca­de­mia crí­ti­ca del Nor­te), pero habre­mos dado algu­nos pasos en el des­pren­di­mien­to de la domi­na­ción neo­li­be­ral que, para los paí­ses del Sur, como para el res­to del pla­ne­ta en el con­tex­to de la Covid-19, es una lucha de vida o muerte.

Biblio­gra­fía

Agam­ben, Gior­gio, et. al. 2020. Sopa de Wuhan. Pen­sa­mien­to con­tem­po­rá­neo en tiem­pos de pan­de­mias (S/​L: ASPO).

Amin, Samir. 2007. El virus libe­ral. Bar­ce­lo­na: Edi­to­rial Hacer, 127 páginas,

Davis, Mike. “Coro­na­vi­rus: «en un año de pes­te»”, Sin Per­mi­so, 29 de mar­zo de 2020. Dis­po­ni­ble en: http://​www​.sin​per​mi​so​.info/​t​e​x​t​o​s​/​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​-​e​n​-​u​n​-​a​n​o​-​d​e​-​p​e​ste

Doherty, Peter C. 2016. Pan­de­mias. Todo lo que nece­si­tas saber, Bue­nos Aires, Autoría.

Malm, Andreas. 2016. Fos­sil capi­tal: the rise of steam-power and the roots of glo­bal war­ming, Lon­don: Ver­so, 2016.

Serres, Michel. El pará­si­to, Rosa­rio: Co-lec­to­ra, 2015.

Vega Can­tor, Renán, El capi­ta­lo­ceno. Cri­sis civi­li­za­to­ria, impe­ria­lis­mo eco­ló­gi­co y lími­tes natu­ra­les, Bogo­tá: Teo­ría & Pra­xis, 2019.

Walla­ce, Robert. 2016.Big Farms Make Big Flu, New York: Monthly Review Press,


[1]Doc­tor en Filo­so­fía Polí­ti­ca, por la UAM – Izta­pa­la­pa. Inves­ti­ga­dor Titu­lar del Cen­tro de Inves­ti­ga­cio­nes Inter­dis­ci­pli­na­rias en Cien­cias y Huma­ni­da­des. Ha sido pro­fe­sor en las facul­ta­des de Eco­no­mía, Cien­cias Polí­ti­cas y Socia­les y Filo­so­fía y Letras, de la UNAM. Su obra Ase­dios a la tota­li­dad. Poder y polí­ti­ca en la moder­ni­dad, des­de un enca­re de-colo­nial (Bar­ce­lo­na, Anth­ro­pos – ceiich – unam, 2012), obtu­vo Men­ción Hono­rí­fi­ca en la 8va edi­ción del Pre­mio Liber­ta­dor al Pen­sa­mien­to Crí­ti­co 2012, y obtu­vo el Pre­mio Frantz Fanon 2015 al tra­ba­jo des­ta­ca­do en pen­sa­mien­to cari­be­ño (The Frantz Fanon Award­for Outs­tan­ding Book in Carib­bean Thought) de la Aso­cia­ción Filo­só­fi­ca del Cari­be. Sus más recien­tes libros son Colo­nia­lis­mo neo­li­be­ral. Moder­ni­dad, devas­ta­ción y auto­ma­tis­mo de mer­ca­do (Bue­nos Aires, Herra­mien­ta, 2018) y Del monó­lo­go euro­peo al diá­lo­go inter-filo­só­fi­co. Ensa­yos sobre Enri­que Dus­sel y la filo­so­fía de la libe­ra­ción (Méxi­co, ceiich-unam, 2018) y, con Elvi­ra Con­chei­ro (Coords.) Marx revi­si­ta­do. Posi­cio­nes encon­tra­das (Méxi­co, ceiich- unam, 2016).

[2] Mike Davis. “Coro­na­vi­rus: «en un año de pes­te»”, Sin Per­mi­so, 29 de mar­zo de 2020. Dis­po­ni­ble en: http://​www​.sin​per​mi​so​.info/​t​e​x​t​o​s​/​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​-​e​n​-​u​n​-​a​n​o​-​d​e​-​p​e​ste

[3] Véa­se Dus­sel, Enri­que. “Cuan­do la natu­ra­le­za jaquea la orgu­llo­sa moder­ni­dad”, La Jor­na­da, 04 de abril de 2020. Dis­po­ni­ble en: https://​www​.jor​na​da​.com​.mx/​2​0​2​0​/​0​4​/​0​4​/​o​p​i​n​i​o​n​/​0​0​8​a​1​pol

[4]La sim­bio­sis, como se ha demos­tra­do, es una con­di­ción inhe­ren­te a la vida bio­ló­gi­ca, social y cul­tu­ral del gre­ga­rio humano, pero no redu­ce sus inter­ac­cio­nes a esa esfe­ra y menos las atra­pa en la uni­dad de aná­li­sis pri­vi­le­gia­da por los moder­nos (el indi­vi­duo ais­la­do), sino que la pro­yec­ta en una mul­ti­pli­ci­dad de rela­cio­nes con otros domi­nios, con otros rei­nos o espe­cies. Así enten­di­da la sim­bio­sis pue­de desa­rro­llar tres for­mas, la mutual, la comen­sal y la para­si­ta­ria. Véa­se Serres, Michel. El pará­si­to, Rosa­rio: Co-lec­to­ra, 2015.

[5] Véa­se Serres, Michel. El pará­si­to, Rosa­rio: Co-lec­to­ra, 2015. El con­cep­to de parásito(s) se reve­ló en toda su com­ple­ji­dad en la cele­bra­da y pre­mia­da pelí­cu­la (2019) del mis­mo nom­bre del cineas­ta y soció­lo­go sur­co­reano Bong Joon-ho. De hecho, el fil­me Pará­si­tos, al vol­car­se como el “espí­ri­tu del mun­do” (Welt­geist) hege­liano, a un reco­rri­do de Orien­te al nor­te de Occi­den­te, y con­ver­tir­se en un fenó­meno viral, escon­día una suer­te de presagio.

[6] El actual Coro­na­vi­rus pro­ce­de del gru­po de los SARS, siglas en inglés de Sín­dro­me Res­pi­ra­to­rio Agu­do Grave.

[7]Véa­se La Jor­na­da, 22 de mar­zo de 2020, dis­po­ni­ble en: https://​www​.jor​na​da​.com​.mx/​2​0​2​0​/​0​3​/​2​2​/​o​p​i​n​i​o​n​/​a​0​3​a​1​cul

[8] Tommy Tsan-Yuk Lam, et. al. “Iden­tif­ying SARS-CoV‑2 rela­ted coro­na­vi­ru­ses in Mala­yan pan­go­lins” en Natu­re, 26 de mar­zo de 2020. Dis­po­ni­ble en: https://www.nature.com/articles/s41586-020‑2169-0_reference.pdf

[9] Sil­via Ribei­ro. Las cau­sas de la pan­de­mia. No le echen la cul­pa al mur­cié­la­go” Entre­vis­ta de Clau­dia Korol, en Pági­na 12, 03 de abril de 2020. Dis­po­ni­ble en: https://​www​.pagi​na12​.com​.ar/​2​5​6​5​6​9​-​n​o​-​l​e​-​e​c​h​e​n​-​l​a​-​c​u​l​p​a​-​a​l​-​m​u​r​c​i​e​l​ago

[10] GRAIN. “Nue­vas inves­ti­ga­cio­nes sugie­ren que las gran­jas indus­tria­les, y no los mer­ca­dos de pro­duc­tos fres­cos, podrían ser el ori­gen del Covid-19”, 30 de mar­zo de 2020, Dis­po­ni­ble en: https://​grain​.org/​e​/​6​438. El infor­me con­sig­na como fuen­te: Jean­na Bry­ner, “1st known case of coro­na­vi­rus tra­ced back to Novem­ber in Chi­na”, Live Scien­ce, 14 de mar­zo: https://​www​.lives​cien​ce​.com/​f​i​r​s​t​-​c​a​s​e​-​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​-​f​o​u​n​d​.​h​tml.

[11] GRAIN. “Nue­vas inves­ti­ga­cio­nes sugie­ren que las gran­jas indus­tria­les, y no los mer­ca­dos de pro­duc­tos fres­cos, podrían ser el ori­gen del Covid-19”, 30 de mar­zo de 2020, Dis­po­ni­ble en: https://​grain​.org/​e​/​6​438. El infor­me con­sig­na como fuen­te: Kris­tian G. Ander­sen, Andrew Ram­baut, W. Ian Lip­kin, Edward C. Hol­mes & Robert F. Garry, “The pro­xi­mal ori­gin of SARS-CoV‑2”, Natu­re Medi­ci­ne, 17 de mar­zo: https://www.nature.com/articles/s41591-020‑0820‑9 y Ye Qiu,Yuan-Bo Zhao, Qiong Wang, Jin-Yan­Li, Zhi-Jian Zhou, Ce-Heng Liao, Xing-YiG, “Pre­dic­ting the angio­ten­sin con­ver­ting enzy­me 2 (ACE2) uti­li­zing capa­bi­lity as the recep­tor of SARS-CoV‑2”, Scien­ce Direct, 19 de mar­zo : https://​www​.scien​ce​di​rect​.com/​s​c​i​e​n​c​e​/​a​r​t​i​c​l​e​/​p​i​i​/​S​1​2​8​6​4​5​7​9​2​0​3​0​0​496.

[12] Rob Walla­ce. “La res­pon­sa­bi­li­dad de la agro­in­dus­tria en el Covid-19 y otras enfer­me­da­des vira­les”, Entre­vis­ta de Pyaak Pabst, en Marx 21, 11 de mar­zo de 2020. Dis­po­ni­ble en: https://​www​.mar​x21​.de/​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​-​a​g​r​i​b​u​s​i​n​e​s​s​-​w​o​u​l​d​-​r​i​s​k​-​m​i​l​l​i​o​n​s​-​o​f​-​d​e​a​t​hs/

[13] Pue­de ver­se su tra­ba­jo Big Farms Make Big Flu, (“Gran­des gran­jas pro­du­cen gran­des gri­pes”; Monthly Review Press, 2016).

[14] Ribei­ro, Sil­via. SERVINDI. Comu­ni­ca­ción inter­cul­tu­ral para un mun­do más humano y diver­so, 26 de mar­zo de 2020. “Los hacen­da­dos de la pan­de­mia”. Dis­po­ni­ble en inter­net en: https://​www​.ser​vin​di​.org/​2​6​/​0​3​/​2​0​2​0​/​s​i​l​v​i​a​-​r​i​b​e​i​r​o​-​l​o​s​-​h​a​c​e​n​d​a​d​o​s​-​d​e​-​l​a​-​p​a​n​d​e​mia

[15] Rob Walla­ce, et. al. “COVID-19 and Cir­cuits of Capi­tal”, Monthly Review, 01 de abril de 2020. Dis­po­ni­ble en: https://​monthly​re​view​.org/​2​0​2​0​/​0​4​/​0​1​/​c​o​v​i​d​-​1​9​-​a​n​d​-​c​i​r​c​u​i​t​s​-​o​f​-​c​a​p​i​t​al/

[16] Sil­via Ribei­ro: “Los hacen­da­dos de la pan­de­mia”. Dis­po­ni­ble en inter­net en: https://​www​.ser​vin​di​.org/​2​6​/​0​3​/​2​0​2​0​/​s​i​l​v​i​a​-​r​i​b​e​i​r​o​-​l​o​s​-​h​a​c​e​n​d​a​d​o​s​-​d​e​-​l​a​-​p​a​n​d​e​mia

[17]En nues­tro con­tex­to se tor­na nece­sa­rio dis­tin­guir y hacer notar que AMLO se equi­vo­ca al uti­li­zar el tér­mino aus­te­ri­dad, para sus polí­ti­cas de racio­na­li­za­ción y mane­jo hones­to, no corrup­to y regu­la­do de las finan­zas del Esta­do. El tér­mino fue amplia­men­te usa­do en el neo­li­be­ra­lis­mo con otras con­no­ta­cio­nes, de hecho, con­tra­rias a su pro­gra­ma que sig­ni­fi­ca­ron, en los gobier­nos ante­rio­res, aus­te­ri­dad para los pobres y saqueo, apro­pia­ción pri­va­da del exce­den­te, derro­che, corrup­ción e impu­ni­dad para los ricos. AMLO, aun­que adje­ti­vi­za la aus­te­ri­dad que pro­po­ne como repu­bli­ca­na podría recon­si­de­rar la his­to­ria del término.

[18] Mar­ko­včič, Andrej. “Capi­ta­lism Cau­sed the COVID-19 Cri­sis” en Jaco­bin, 06 de abril de 2020. Dis­po­ni­ble en: https://​jaco​bin​mag​.com/​2​0​2​0​/​0​4​/​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​-​c​o​v​i​d​-​1​9​-​c​r​i​s​i​s​-​c​a​p​i​t​a​l​i​s​m​-​d​i​s​a​s​ter

[19] Escan­da­lo­so es el caso en Bra­sil, don­de Jair Bol­so­na­ro no solo con­tra­di­ce los esfuer­zos y los dichos de su Minis­tro de Salud, sino que pare­ce vis­lum­brar, y has­ta cele­brar, en esto, una espe­cie de lim­pie­za social, de super­vi­ven­cia dar­wi­nia­na-spen­ce­ria­na del “más apto”.

[20] Nues­tros paí­ses están lejos de pro­veer ser­vi­cios hos­pi­ta­la­rios o alcan­zar pro­me­dios como Japón que pro­vee 12 camas de hos­pi­tal por cada mil habi­tan­tes, un pro­me­dio cua­tro veces mayor que en los Esta­dos Uni­dos, vaya, esta­mos muy por deba­jo del pro­me­dio de nues­tro vecino del norte.

[21] Sader, Emir. “Los mili­ta­res lle­ga­ron de la mano de Bol­so­na­ro” en Pági­na 12, 06 de abril de 2020. Dis­po­ni­ble en: https://​www​.pagi​na12​.com​.ar/​2​5​7​6​9​4​-​l​o​s​-​m​i​l​i​t​a​r​e​s​-​l​l​e​g​a​r​o​n​-​d​e​-​l​a​-​m​a​n​o​-​d​e​-​b​o​l​s​o​n​aro

[22] Pan­de­mia. Gus­ta­vo Reyes Terán seña­la defi­cien­cias, La Jor­na­da, 06 de abril de 2020. Dis­po­ni­ble en: https://​www​.jor​na​da​.com​.mx/​2​0​2​0​/​0​4​/​0​6​/​p​o​l​i​t​i​c​a​/​0​0​3​n​1​pol

[23]Entre­vis­ta a la antro­pó­lo­ga Rita Sega­to en Bro­tes Ver­des. 31 de mar­zo 2020. https://​you​tu​.be/​L​5​J​j​U​A​W​8​2is

Herra­mien­ta*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.