Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Coro­na­vi­rus, cer­dos (,) capi­ta­lis­tas, y el comien­zo del siglo xxi ¿se inau­gu­ra otra época?

José Gua­da­lu­pe Gan­da­ri­lla Sal­ga­do /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​25 de abril de 2020

“Casi un siglo des­pués de la pan­de­mia de gri­pe espa­ño­la, ¿cuán pre­pa­ra­dos esta­mos para enfren­tar el desa­fío impre­vis­to que podría pre­sen­tar un pató­geno agre­si­vo? Nues­tros cono­ci­mien­tos cien­tí­fi­cos son […] infi­ni­ta­men­te más sofis­ti­ca­dos de lo que eran en 1918 —o, para el caso, que, en 1980, cuan­do toma­mos con­cien­cia del VIH/​SIDA, o inclu­so que, en 2002, cuan­do el virus del SARS, has­ta ese momen­to des­co­no­ci­do, sur­gió de mane­ra súbi­ta des­de un reser­vo­rio ani­mal — . Sin embar­go, cuan­do se tra­ta de pan­de­mias muchas veces lo que suce­de en los labo­ra­to­rios no alcan­za para pin­tar el pano­ra­ma com­ple­to. La efi­ca­cia de cual­quier res­pues­ta depen­de­rá mucho de la idio­sin­cra­sia y de las cir­cuns­tan­cias de las víc­ti­mas. Las comu­ni­da­des que viven en con­di­cio­nes de pobre­za son tre­men­da­men­te más vul­ne­ra­bles que esa mino­ría afor­tu­na­da que cuen­ta con acce­so inme­dia­to a una infra­es­truc­tu­ra médi­ca y de salud públi­ca […]Fren­te a una pan­de­mia, los mejor pro­te­gi­dos resul­ta­rán los ciu­da­da­nos de esos Esta­dos-nación en los que pre­va­le­ce un sen­ti­mien­to sóli­do de comu­ni­dad y de res­pon­sa­bi­li­da­des compartidas”

Peter C. Doherty (2016: 26 – 27).

Cuan­do con­cluía la escri­tu­ra de este tex­to, la emer­gen­cia sani­ta­ria en el mun­do ente­ro por la enfer­me­dad covid-19 mues­tra que se ha supe­ra­do el millón tres­cien­tos mil seres huma­nos en con­di­ción de infec­ta­dos, y ya se reba­sa­ron las seten­ta mil defun­cio­nes. Los Esta­dos Uni­dos de (Nor­te) Amé­ri­ca se ubi­can ya como el prin­ci­pal cen­tro de la pan­de­mia (comien­za a reba­sar el 25% de los con­ta­gia­dos) y al haber alcan­za­do ya la cifra de 9500 per­so­nas falle­ci­das se pue­de pro­nos­ti­car que, en poco más de una sema­na, supe­ra­rá en pér­di­das huma­nas a los paí­ses que, con dra­ma­tis­mo, siguen mos­tran­do el mayor núme­ro de dece­sos, y la mayor tasa de leta­li­dad ante el nue­vo pató­geno, los casos de Ita­lia y Espa­ña. El caso de EUA es impor­tan­te, ade­más, no solo por­que com­par­ti­mos poco más de tres mil kiló­me­tros de fron­te­ra con esa nación, sino por­que nues­tra eco­no­mía se encuen­tra entre­la­za­da al menos en cua­tro quin­tas par­tes, si no es que más, con los flu­jos comer­cia­les (impor­ta­cio­nes y exportaciones),y de inver­sión, con la eco­no­mía toda­vía más pode­ro­sa del orbe. Sin embar­go, el cen­tro neu­rál­gi­co del capi­ta­lis­mo es tam­bién, para sor­pre­sa de muchos, uno de los paí­ses más pre­ca­ria­men­te equi­pa­dos para enfren­tar esta con­tin­gen­cia que aho­ra toca a sus puer­tas. La nación que pre­su­me de enviar naves al espa­cio exte­rior; buques de gue­rra por todos los océa­nos, y es capaz de pro­pi­ciar con­fla­gra­cio­nes por el mun­do ente­ro, des­truir Esta­dos, de inva­dir con mari­nes y matar con misi­les diri­gi­dos a con­trol remo­to, hoy, esa mis­ma nación-impe­rio, ha debi­li­ta­do enor­me­men­te sus sis­te­mas de aten­ción médi­ca ‑de hecho una de las vic­to­rias de la admi­nis­tra­ción Trump, que mucho cele­bró, al ini­cio de su man­da­to, fue dar mar­cha atrás a la refor­ma de salud que pro­mo­vió Barak Oba­ma. Un país con 330 millo­nes de habi­tan­tes no lle­ga siquie­ra a las 900 mil camas de hos­pi­tal, pro­me­dian­do mucho menos de 3 camas de hos­pi­tal por cada mil habi­tan­tes, y en un cálcu­lo opti­mis­ta dis­po­ne ape­nas de unas 50 mil camas UCI (habi­li­ta­das como Uni­da­des de Cui­da­dos Inten­si­vos) y se pre­vé que no con­ta­rá tam­po­co con res­pi­ra­do­res auto­má­ti­cos sufi­cien­tes, todo esto es resul­ta­do de una ofen­si­va, por déca­das, con­cen­tra­da sobre los sis­te­mas de salu­bri­dad públi­ca, situa­ción agra­va­da por­que solo un ter­cio de la pobla­ción cuen­ta con plan médi­co. En resu­men, como lo seña­la un exper­to: “La ‘gri­pe coro­na’ de Trump es, como míni­mo, un peli­gro mor­tal para la cuar­ta par­te de los esta­dou­ni­den­ses que son ancia­nos, tie­nen un sis­te­ma inmu­ni­ta­rio débil o pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios cró­ni­cos” (Davis, 2020).[2]

En los últi­mos años, entre que van y vie­nen admi­nis­tra­cio­nes de los hal­co­nes repu­bli­ca­nos, o estos fue­ron sus­ti­tui­dos por social­de­mó­cra­tas con­ver­sos al “neo­li­be­ra­lis­mo pro­gre­sis­ta”, no solo se cerra­ron hos­pi­ta­les tam­bién se can­ce­la­ron labo­ra­to­rios y pro­yec­tos de inves­ti­ga­ción. Con apro­xi­ma­da­men­te seis y medio millo­nes de soli­ci­tu­des para con­tar con un sub­si­dio por des­em­pleo fren­te al ciclo rece­si­vo, ese indi­ca­dor ha lle­ga­do a su máxi­mo his­tó­ri­co, que es tam­bién un máxi­mo de pre­ca­rie­dad, de ame­na­za a la vida. Todo esto no apun­ta a una opo­si­ción en que se ten­ga que ele­gir entre la salud de la pobla­ción y la salud de la eco­no­mía (como en su momen­to lo inten­tó pro­cla­mar Trump y le ha toma­do la pos­ta Bol­so­na­ro, en Bra­sil, que sigue dicien­do ese y otros dis­pa­ra­tes) sino, por el con­tra­rio, diri­ge nues­tra aten­ción a una corre­la­ción algo más ocul­ta de la que hay que dar cuen­ta: la pro­fun­di­za­ción e impul­so de la eco­no­mía neo­li­be­ral capi­ta­lis­ta es el vec­tor mis­mo que lesio­na las con­di­cio­nes de vida, que pone en cues­tión la super­vi­ven­cia de la pobla­ción, y no solo de la esta­dou­ni­den­se. El caso de los EUA no hace sino mos­trar con cla­ri­dad meri­dia­na que la pun­ta de lan­za del capi­ta­lis­mo glo­bal, el refe­ren­te sim­bó­li­co de la vida moder­na (ame­ri­can way of life), es hoy el ojo del hura­cán de la expan­sión del con­ta­gio, y no por acci­den­te, sino por­que con el neo­li­be­ra­lis­mo glo­ba­li­za­do y la eco­no­mía ince­san­te­men­te acu­mu­la­ti­va de las gran­des cor­po­ra­cio­nes, se ha hecho más agu­da, más estre­cha, la cone­xión entre pan­de­mias y moder­ni­dad capi­ta­lis­ta, al pun­to que si las ten­den­cias per­sis­ten­tes del impe­ria­lis­mo y el colo­nia­lis­mo sien­do sín­to­mas de la enfer­me­dad del para­dig­ma con­tem­po­rá­neo de vida, del más recien­te males­tar de esta cul­tu­ra, vemos con asom­bro cómo una acy­to­ta, enti­dad más ínfi­ma que las molé­cu­las celu­la­res, pone en jaque a la vida moder­na y sus arro­gan­tes per­so­ni­fi­ca­cio­nes.[3] Al hacer­se tan paté­ti­ca esta cone­xión (pan­de­mia, orden social vigen­te, des­truc­ción del sis­te­ma de salud) y al pro­yec­tar­se un posi­ble esca­la­mien­to del con­ta­gio en el sue­lo más fér­til del ima­gi­na­rio capi­ta­lis­ta, que es tam­bién nues­tro vecino del nor­te, nos sir­ve como puer­ta de entra­da para suge­rir las siguien­tes reflexiones.

El capi­ta­lis­mo “coro­na” su infamia

Con­fi­na­do en una pri­sión fas­cis­ta en la Ciu­dad de Turín, en 1930, el mar­xis­ta ita­liano Anto­nio Grams­ci escri­bía en uno de sus manus­cri­tos que la cri­sis de la socie­dad euro­pea se vivía como un peli­gro­so “inte­rregno”, momen­to en que se podría ver el sur­gi­mien­to de una “gran varie­dad de sín­to­mas mór­bi­dos”. Hoy, noven­ta años des­pués de lo escri­to por el comu­nis­ta sar­do, expe­ri­men­ta­mos, glo­bal­men­te, una cir­cuns­tan­cia simi­lar. En modos dife­ren­cial­men­te imple­men­ta­dos de con­fi­na­mien­to, encie­rro y dis­tan­cia­mien­to social nos hemos des­cu­bier­to, por la ame­na­za laten­te de un enemi­go invi­si­ble, a nivel pla­ne­ta­rio, exi­gi­da de tomar con­cien­cia de que esta­mos pre­sos en el medio de un obli­ga­do “inte­rregno” social, y has­ta civi­li­za­to­rio. En el mar­co del sis­te­ma-mun­do moderno capi­ta­lis­ta-colo­nial nun­ca el sur­gi­mien­to de un nue­vo y ame­na­zan­te virus, como es el caso aho­ra con la pan­de­mia de coro­na­vi­rus, ha sido un fenó­meno ente­ra­men­te natu­ral o bio­ló­gi­co, el bro­te y difu­mi­na­ción mole­cu­lar se ins­cri­be en las diná­mi­cas mola­res his­tó­ri­cas, geo­po­lí­ti­cas, eco­ló­gi­cas y cul­tu­ra­les que acti­van lógi­cas de viru­len­cia y leta­li­dad varia­ble, según sean las for­ta­le­zas del espa­cio medioam­bien­tal y el meta­bo­lis­mo social en que ins­cri­ban su his­to­ria los cuer­pos huma­nos. Cor­po­ra­li­da­des que se reve­la­rían frá­gi­les o resis­ten­tes al cons­ti­tuir­se en el lugar colo­ni­za­do en la sim­bio­sis,[4] de la que, si un orga­nis­mo se bene­fi­cia del otro y le per­ju­di­ca se dice que se esta­ble­ció una rela­ción para­si­ta­ria[5]. Pero los virus no son orga­nis­mos, ni micro­or­ga­nis­mos siquie­ra, está en dis­cu­sión si se tra­ta­ría de enti­da­des con vida; en ese caso, enton­ces, con la inva­sión sobre una cor­po­ra­li­dad huma­na de una par­tí­cu­la iner­te sub­ce­lu­lar, el hués­ped se reve­la como el ambien­te de cul­ti­vo y de recep­ción del pató­geno, y pue­de lle­var el esta­ble­ci­mien­to de ese enla­ce has­ta su lími­te con el aba­ti­mien­to de la per­so­na huma­na, de tran­si­tar de la fase de con­ta­gio o infec­ción a la de enfer­me­dad, y de agra­var­se esta, pue­de reba­sar­se el umbral entre vida y muer­te, cuan­do el sis­te­ma inmu­ne del recep­tor agre­di­do cesa de resistir.

El desa­fío al que, como huma­ni­dad, nos enfren­ta­mos, no se redu­ce a la leta­li­dad de la covid-19 que, como se ha vis­to, afor­tu­na­da­men­te, has­ta en los peo­res esce­na­rios, no está por enci­ma del 10% de la can­ti­dad de con­ta­gios, sino que esta­mos ante una con­tin­gen­cia médi­ca para la que la razón cien­tí­fi­ca moder­na, al menos en el pla­zo inme­dia­to, no pue­de poner­nos a buen res­guar­do. Lejos de esa ima­gen (enga­ño­sa e inge­nua, pues de dar­se con la inven­ción de una vacu­na y que esta se apli­que, qui­zá den­tro de año y medio, ya para ese momen­to qui­zá sur­ja otra varian­te del mis­mo virus, o se reac­ti­ve algu­na otra varian­te víri­ca), la reali­dad nos mues­tra que el pro­ble­ma de la salud es el de un sub­sis­te­ma que reci­be y pro­ce­sa todos los impac­tos del eje con­flic­ti­vo que arti­cu­la al sis­te­ma social en su con­jun­to. La com­ple­ji­dad, enton­ces, del even­to al que nos enfren­ta­mos hun­de sus raí­ces en la lógi­ca que, has­ta aho­ra, gobier­na al sis­te­ma en su con­jun­to, que es tam­bién, como ya se ha demos­tra­do por muchos, comen­zan­do por Marx, la de una pug­na por ins­tau­rar y per­pe­tuar un impla­ca­ble régi­men de muer­te que vuel­ve inse­gu­ra, y has­ta ani­qui­la la vida de la per­so­na huma­na por­ta­do­ra de la fuen­te crea­do­ra del nue­vo valor: el sis­te­ma, ese meca­nis­mo invi­si­ble de rela­cio­nes socia­les (“que actúa a espal­das de los pro­duc­to­res” solía decir Marx) se ele­va a la con­di­ción de suje­to y doble­ga, pone a su ser­vi­cio, a las per­so­nas, has­ta lle­var­las a su exte­nua­ción con tal de obte­ner el máxi­mo posi­ble de la tasa de ganan­cia. A las gen­tes se les sacri­fi­ca y ofren­da feti­chis­ta­men­te ante los alta­res de los nue­vos dio­ses moder­nos (des­de el mer­ca­do glo­ba­li­za­do has­ta las con­fi­gu­ra­cio­nes más recien­tes del capi­tal ficticio).

En el argot de la pobla­ción car­ce­la­ria, en las pri­sio­nes mexi­ca­nas, cuan­do algún delin­cuen­te por vía del enga­ño en la “extor­sión” tele­fó­ni­ca con­su­ma ese acto, pues final­men­te ha ori­lla­do a su víc­ti­ma a que le entre­gue una deter­mi­na­da suma de dine­ro, depo­si­tán­do­le el pre­cia­do recur­so mone­ta­rio en algu­na cuen­ta o uti­li­zan­do algún meca­nis­mo digi­tal, ahí el sátra­pa tapa la boci­na y ele­va su voz ante sus cóm­pli­ces y, en modo cíni­co, cele­bra su fecho­ría con una no casual expre­sión: “me coro­né”: se ha vuel­to Rey y ha hecho del otro un súb­di­to. No será arbi­tra­rio esta­ble­cer, en ana­lo­gía, que la covid-19 esta­ría coro­nan­do la infa­mia capi­ta­lis­ta. El virus actúa por y con su coro­na. Y al virus como a los Reyes, en su momen­to, los guia­ría una hybris (impe­rial), la de la con­quis­ta y colo­ni­za­ción de poblaciones.

Es la per­ma­nen­cia de ese carác­ter cua­si extor­si­vo del capi­ta­lis­mo en el afán de obten­ción de ren­di­mien­to (ganan­cias en los espa­cios pro­duc­ti­vos, divi­den­dos en la bol­sa de valo­res, y ren­tis­mos de muy diver­so tipo), el que ha pre­ci­pi­ta­do, a un nivel nun­ca vis­to, la cri­sis eco­ló­gi­ca de los diver­sos sis­te­mas bió­ti­cos, en mares, mon­ta­ñas, y el cas­que­te polar. Esos son aspec­tos pre­ci­pi­tan­tes del tipo de situa­cio­nes que die­ron por resul­ta­do el bro­te del nue­vo virus, esta­mos ante una más de las capas pro­ble­má­ti­cas en que feno­mé­ni­ca­men­te se nos apa­re­ce, como algu­nos han plan­tea­do, la reali­dad inob­je­ta­ble de que nos encon­tra­mos par­ti­ci­pan­do de la “sex­ta extin­ción”. Con la situa­ción actual reci­bi­mos un seve­ro gol­pe de con­cien­cia de la fini­tud, de que nues­tro lugar en esta esfe­ra terres­tre, que vaga erran­te en el sis­te­ma pla­ne­ta­rio, no está garantizado.

¿Pan­de­mia vie­ne de pangolín?

Mucha de la refle­xión que se ha ela­bo­ra­do sobre la pan­de­mia que nos azo­ta la pone en pers­pec­ti­va de su ancla­je en los pro­ble­mas de la geo­po­lí­ti­ca y la cri­sis de rele­vo hege­mó­ni­co en que tam­bién nos encon­tra­mos — tan­to más cuan­to los anun­cios de una gue­rra, por aho­ra comer­cial, entre EUA y Chi­na, estu­vie­ron a la orden del día jus­to antes del bro­te infec­cio­so. En mucho de ese aná­li­sis se deja tras­lu­cir una fuer­te car­ga de pre­jui­cios, entre ellos, el de una recaí­da en el orien­ta­lis­mo, la exoti­za­ción y la reduc­ción cien­ti­fi­cis­ta, toda vez que se pre­ten­de depo­si­tar ente­ra­men­te el prin­ci­pio de auto­ri­dad en cier­ta lite­ra­tu­ra (cien­tí­fi­ca) que cir­cu­la por los medios aca­dé­mi­cos anglo­sa­jo­nes, y que sue­le cir­cu­lar en idio­ma inglés. Lo cier­to es que se dis­po­ne de pun­tos de vis­ta, que pare­cían defi­ni­ti­vos hace tan solo unas sema­nas, pero que hoy encuen­tran con­tra­ar­gu­men­tos que bien podrían ser con­si­de­ra­dos para ilu­mi­nar otros ángu­los igual­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vos, final­men­te esta­mos, como en el caso del sur­gi­mien­to de otros fenó­me­nos de la natu­ra­le­za, que por ello se carac­te­ri­zan como Sín­dro­me,[6] ante “una con­di­ción com­ple­ja y de des­cu­bri­mien­to recien­te acer­ca de la cual cono­ce­mos el «qué» pero no el «por­qué»” (Doherty, 2016: 18), al menos has­ta el momen­to, que así es como avan­za la inves­ti­ga­ción y la evi­den­cia cien­tí­fi­ca, por más que nos sepa­ra un siglo y medio de los des­cu­bri­mien­tos en micro­bio­lo­gía de Louis Pas­teur o Robert Koch. El pun­to en que qui­zá no se lle­gue a alcan­zar un acuer­do gira, enton­ces, en torno al pro­ble­ma del ori­gen y sur­gi­mien­to del nue­vo pató­geno, y al meca­nis­mo de tran­si­ción y muta­ción en su sal­to des­de un hués­ped ani­mal hacia el ser humano. Como en todo nue­vo cono­ci­mien­to no se reve­la­ría del todo el mis­te­rio, sigue sien­do, por ejem­plo, de suma impor­tan­cia el que la medi­ci­na ances­tral chi­na se acre­di­ta­ra como efi­caz para la recu­pe­ra­ción de cier­tos enfer­mos en el pun­to cero del bro­te del coro­na­vi­rus SARS COV 2, res­pon­sa­ble de la covid-19, la enfer­me­dad que inau­gu­ra pro­pia­men­te el siglo xxi. La tera­péu­ti­ca tra­di­cio­nal no debie­ra ser menos­pre­cia­da, algo debió haber pesa­do en el con­teo final de con­ta­gios, defun­cio­nes y tasa de leta­li­dad final­men­te regis­tra­da en Hubei, Chi­na (cifras que, en estos días, están sien­do cues­tio­na­das por los medios infor­ma­ti­vos de Occi­den­te, cuan­do se anun­cia en aque­lla comar­ca del mun­do la ate­nua­ción de las medi­das de con­fi­na­mien­to, el aban­dono gra­dual de la cua­ren­te­na). La pren­sa, sin embar­go, y menos la cien­tí­fi­ca, no ha docu­men­ta­do en sufi­cien­cia esos procedimientos.

La ver­sión cien­tí­fi­ca pro­pues­ta en una pri­me­ra apro­xi­ma­ción al pro­ble­ma, y la que se man­tie­ne como acep­ta­da en vas­tas por­cio­nes de la opi­nión públi­ca, sos­tie­ne que se regis­tró un bro­te con­ti­nuo de neu­mo­nía viral, en la ciu­dad de Wuhan, pro­vin­cia de Hubei, Chi­na, aso­cia­do con el sur­gi­mien­to, en diciem­bre de 2019, de un nue­vo coro­na­vi­rus SARS-CoV‑2 (muy pare­ci­do en su estruc­tu­ra al SARS que sur­gió, tam­bién en Chi­na, en 2002, y que pro­vie­ne en un 80% del mur­cié­la­go), cuyo pun­to de ori­gen se rela­cio­nó con el mer­ca­do Hua­nan de maris­cos y de otro tipo de ani­ma­les vivos, sil­ves­tres, que la gen­te adquie­re y esta­ble­ce una rela­ción muy cer­ca­na con ellos, tan­to los que los com­pran como quie­nes los mer­ca­dean y los hacen lle­gar a esos sitios. Bajo esas cir­cuns­tan­cias, ese tipo de coro­na­vi­rus, “antes de lle­gar al humano se hos­pe­dan en un ani­mal. En el caso del SARS de 2002 fue una cive­ta, una espe­cie de mapa­che; en el caso actual todo indi­ca que es el pan­go­lín, el úni­co mamí­fe­ro con esca­mas que se ingie­re como comi­da exó­ti­ca en el Orien­te”.[7] De una des­crip­ción sin­té­ti­ca como la que ofre­ce Gus­ta­vo Reyes Terán, uno de nues­tros mayo­res espe­cia­lis­tas (quien inclu­so enca­be­zó a los equi­pos médi­cos que enfren­ta­ron el bro­te de la influen­za de 2009, en Méxi­co, cono­ci­da como AH1N1), se dio paso, en los media, a una ver­sión escan­da­lo­sa o estri­den­te que par­te de exoti­zar la natu­ra­le­za del even­to, seña­lan­do que el bro­te infec­cio­so deri­va­ba de la inges­ta del mur­cié­la­go, en esa zona de Chi­na. Inclu­so has­ta un libro (ubi­ca­ble en la vere­da del pen­sa­mien­to crí­ti­co) que se apre­su­ró en reu­nir las inme­dia­tas refle­xio­nes de algu­nos de las y los filó­so­fos con­tem­po­rá­neos incu­rrió en cla­ro orien­ta­lis­mo al colo­car como títu­lo a esa com­pi­la­ción Sopa de Wuhan. En un segun­do momen­to, se le inten­ta con­ce­der com­ple­ta auto­ri­dad a un docu­men­to (dic­ta­mi­na­do por pares aca­dé­mi­cos) publi­ca­do en Natu­re, y que ade­más era fir­ma­do por una dece­na de inves­ti­ga­do­res chi­nos, los que, con base en una inves­ti­ga­ción sobre ejem­pla­res pro­ce­den­tes de Mala­sia, incau­ta­dos en ope­ra­cio­nes con­tra el con­tra­ban­do de espe­cies en el Sur de Chi­na, sos­te­nían en su artícu­lo que:

“el des­cu­bri­mien­to de múl­ti­ples lina­jes de coro­na­vi­rus de pan­go­lín y su simi­li­tud con el SARS-CoV‑2 sugie­re que los pan­go­li­nes deben con­si­de­rar­se como posi­bles hués­pe­des en la apa­ri­ción de nue­vos coro­na­vi­rus y deben eli­mi­nar­se de los mer­ca­dos húme­dos para evi­tar la trans­mi­sión zoo­nó­ti­ca […] pare­ce pro­ba­ble que los ani­ma­les sal­va­jes tam­bién estu­vie­ron invo­lu­cra­dos en la apa­ri­ción del SARS-CoV‑2… [como fue el caso en el bro­te de 2002 – 2003]… De hecho, varias espe­cies de mamí­fe­ros esta­ban dis­po­ni­bles para su com­pra en el mer­ca­do de maris­cos de Hua­nan antes del bro­te. Des­afor­tu­na­da­men­te, debi­do a que el mer­ca­do fue des­pe­ja­do poco des­pués de ini­cia­do el bro­te, deter­mi­nar el ori­gen del virus en la pobla­ción ani­mal del mer­ca­do es un desa­fío”.[8]

Datos más recien­tes ava­la­rían hipó­te­sis que no le con­ce­den la com­ple­ta cer­te­za a lo argu­men­ta­do según la ante­rior ver­sión,[9] en pri­mer lugar, aho­ra se sabe “gra­cias a la fil­tra­ción de un infor­me ofi­cial chino al South Chi­na Mor­ning Post que el pri­mer caso real cono­ci­do de Covid-19 en Hubei fue detec­ta­do a media­dos de noviem­bre, sema­nas antes de que se infor­ma­ra del gru­po de casos conec­ta­dos con el mer­ca­do de maris­cos de Wuhan”[10], en segun­do lugar, la secuen­cia­ción meta genó­mi­ca de las varian­tes de coro­na­vi­rus no per­mi­te afir­mar con abso­lu­ta cer­te­za que el pan­go­lín corres­pon­da al ani­mal inter­me­dio, y que sería más amplia la lis­ta de aquél ani­mal hués­ped, y tam­bién más com­ple­jos los meca­nis­mos des­de los que se ope­ra­ría el sal­tó hacia el ser humano, según otros estudios

“La gené­ti­ca par­ti­cu­lar del SARS-CoV‑2 indi­ca que «el ani­mal hués­ped pro­ba­ble­men­te ten­dría que estar en un entorno con alta den­si­dad de pobla­ción (lo que per­mi­ti­ría que la selec­ción natu­ral pro­ce­die­ra de mane­ra efi­cien­te) y con­tar con un gen codi­fi­ca­dor» seme­jan­te a algún gen fun­da­men­tal humano, esta­ble­cien­do «un esla­bón entre el virus y los huma­nos» […] Otro estu­dio publi­ca­do recien­te­men­te iden­ti­fi­ca los ani­ma­les hués­pe­des inter­me­dios más pro­ba­bles para el SARS-CoV‑2, basán­do­se en su pre­sen­cia en Wuhan y en el hecho de que tie­nen un gen codi­fi­ca­dor simi­lar al humano, lo que per­mi­te fun­gir como esla­bón con el virus. Los ani­ma­les que el estu­dio iden­ti­fi­có son las cive­tas, los cer­dos, los pan­go­li­nes, los gatos, las vacas, los búfa­los, las cabras, las ove­jas y las palo­mas”[11]

Las cla­ves hacia las que apun­ta este tipo de argu­men­ta­ción se loca­li­zan en dos ele­men­tos: en pri­mer lugar, la des­truc­ción de los hábi­tats natu­ra­les de la vida sil­ves­tre de cier­tas espe­cies de ani­ma­les, lite­ral­men­te los esta­ría­mos inva­dien­do, en segun­do lugar, la crian­za inten­si­va de ese tipo de ani­ma­les en gran­jas indus­tria­les,[12] en varias regio­nes del Sur de Chi­na, en bru­ta­les con­di­cio­nes de haci­na­mien­to (lo que no es dife­ren­te, por lo demás, en esta­ble­ci­mien­tos de ese tipo, en otras zonas del pla­ne­ta). La línea argu­men­ta­ti­va, como lo sugie­re Sil­via Ribei­ro, nos diri­ge hacia otra hipó­te­sis sobre el ori­gen de la infec­ción, y que hace tiem­po ven­dría sos­te­nien­do el bió­lo­go evo­lu­ti­vo Rob Walla­ce[13] quien:

“ha estu­dia­do por más de 25 años el tema de las epi­de­mias del últi­mo siglo, los cen­tros de cría ani­mal son el lugar per­fec­to para la muta­ción y repro­duc­ción de los virus. Los virus pue­den sal­tar entre espe­cies, y si bien… [se]… pue­den ori­gi­nar en espe­cies sil­ves­tres de aves, mur­cié­la­gos y otras, es la des­truc­ción de los hábi­tats natu­ra­les lo que los empu­ja fue­ra de sus áreas, don­de las cepas infec­cio­sas esta­ban con­tro­la­das den­tro de su pro­pia pobla­ción. De allí, pasan a las áreas rura­les y lue­go a las ciu­da­des. Pero es en los inmen­sos cen­tros de cría ani­mal don­de hay mayo­res chan­ces de que se pro­duz­ca la muta­ción que lue­go afec­ta­rá a los seres huma­nos, por la con­ti­nua inter­ac­ción entre miles o millo­nes de ani­ma­les, muchas dife­ren­tes cepas de virus y el con­tac­to con huma­nos que entran y salen de las ins­ta­la­cio­nes”.[14]

De lo dicho y de otros plan­tea­mien­tos aún más recien­tes[15] pode­mos extraer una inte­gra­ción más glo­bal del pro­ble­ma, en línea con su con­si­de­ra­ción como un emer­gen­te sis­te­ma com­ple­jo que se imbri­ca en el mar­co de la cri­sis estruc­tu­ral del sis­te­ma his­tó­ri­co capi­ta­lis­ta. En nues­tra opi­nión, el rei­na­do del capi­tal y la diver­si­fi­ca­ción de su acti­vi­dad indus­trial borra y absor­be las líneas limí­tro­fes de la vida de los otros rei­nos (mine­ral, ani­mal, vege­tal, etc.), la civi­li­za­ción del pro­gre­so, con el colap­so cli­má­ti­co, reve­la que lo que para algu­nos es el fin del antro­po­ceno, sería con mayor pre­ci­sión el resul­ta­do del pri­ma­do del capi­ta­lo­ceno (Malm, 2016, Vega, 2019). Los mega-incen­dios recien­tes de bos­ques y sel­vas (Cali­for­nia, Ama­zo­nía y Aus­tra­lia), que sig­ni­fi­ca­ron la extin­ción o casi extin­ción de algu­nas espe­cies, encuen­tran hoy un nue­vo capí­tu­lo cuan­do la pan­de­mia de la covid 19 nos pone en situa­ción de incer­ti­dum­bre y nos mues­tra la fra­gi­li­dad a que ha sido ori­lla­da nues­tra exis­ten­cia. El orden social vigen­te en sus cade­nas glo­ba­les de valor no cesa en ras­trear nue­vas o recom­po­ner anti­guas ramas de nego­cios, a la bús­que­da de cas­ti­gar cos­tos y acre­cen­tar ren­di­mien­tos, eri­ge así una “fábri­ca mun­dial” que es la pira sacri­fi­cial de la vida huma­na y no huma­na de la tie­rra. Homo­ge­nei­za, en el ciclo del capi­tal dine­ro, la vida toda (en su com­ple­ja diver­si­dad) y la redu­ce a la ten­ta­ción indus­trio­sa del capi­ta­lis­ta y su frío cálcu­lo egoís­ta: esa des­me­su­ra no reco­no­ce lími­tes; nin­gún espa­cio de la vida, nin­gún sis­te­ma his­tó­ri­co, bio­ló­gi­co o mate­rial, que­da al mar­gen de esa hybris, en eso con­sis­ti­ría el tota­li­ta­ris­mo del mer­ca­do, el fas­cis­mo inhe­ren­te al mer­can­ti­lis­mo abso­lu­to. Eso que­da muy cla­ro en la con­fron­ta­ción de dos moda­li­da­des para la obten­ción y repro­duc­ción de los bie­nes de con­su­mo, dos polos se con­fron­tan, los de la vía cam­pe­si­na y la peque­ña agro-eco­lo­gía de sub­sis­ten­cia, y la vía capi­ta­lis­ta y las agro­in­dus­trias de las gran­des cor­po­ra­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les, que no es sino expre­sión de la opo­si­ción de la vida urba­na (con sus gran­des urbes y sus cin­tu­ro­nes de mise­ria) que se sobre extien­de por enci­ma de la vida rural (la del peque­ño cam­pe­sino, pero tam­bién del adi­ne­ra­do que tie­ne ahí su casa o man­sión de des­can­so), ahí esta­ría la cone­xión del ori­gen y sur­gi­mien­to del nue­vo coro­na­vi­rus con el pro­ce­so de con­su­mo, y no en la exoti­za­ción de una deter­mi­na­da inges­ta de la otre­dad bar­ba­ri­za­da, Sil­via Ribei­ro lo expli­ca con cla­ri­dad en este pasa­je que reproducimos:

“Hay tres cau­sas con­co­mi­tan­tes y com­ple­men­ta­rias que han pro­du­ci­do todos los virus infec­cio­sos que se han exten­di­do glo­bal­men­te en las últi­mas déca­das, como la gri­pe aviar, la gri­pe por­ci­na, las cepas infec­cio­sas de coro­na­vi­rus y otras. La prin­ci­pal es la cría indus­trial y masi­va de ani­ma­les, espe­cial­men­te pollos, pavos, cer­dos y vacas. A esta se le suma el con­tex­to gene­ral de la agri­cul­tu­ra indus­trial y quí­mi­ca, en la que 75 por cien­to de la tie­rra agrí­co­la de todo el pla­ne­ta se usa para la cría masi­va de ani­ma­les, prin­ci­pal­men­te para sem­brar forra­jes con ese des­tino. La ter­ce­ra es el cre­ci­mien­to des­con­tro­la­do de la man­cha urba­na y las indus­trias que la ali­men­tan y por ella subsisten.

[…]

Aun­que el virus de la gri­pe por­ci­na no es un coro­na­vi­rus, la mecá­ni­ca de cómo lle­ga a con­ver­tir­se en epidemia/​pandemia es simi­lar a las otras enfer­me­da­des zoo­nó­ti­cas (es decir que tie­nen ori­gen ani­mal). Enor­mes can­ti­da­des de ani­ma­les de cría con­fi­na­dos, haci­na­dos e inmu­no­de­pri­mi­dos, alien­tan que el virus mute rápi­da­men­te. A esos ani­ma­les se les da con­ti­nua­men­te anti­bió­ti­cos y anti­vi­ra­les, ade­más de estar expues­tos en ambien­te y ali­men­ta­ción a diver­sos pes­ti­ci­das des­de que nacen has­ta el mata­de­ro. Tan­to para que engor­den más rápi­do como para tra­tar de que no se enfer­men, en con­di­cio­nes abso­lu­ta­men­te insa­lu­bres para cual­quier ser vivo.”[16]

Del aus­te­ri­ci­dio[17] neo­li­be­ral a la recons­truc­ción de los ser­vi­cios públi­cos de salud como expre­sión de los bie­nes comu­nes globales

Bajo este pris­ma de aná­li­sis, el pro­ble­ma fun­da­men­tal que enfren­ta­mos se ubi­ca en la arti­cu­la­ción de la pro­gre­si­va expan­sión del nue­vo virus (que en unos cuan­tos meses ya abar­ca, casi sin excep­ción, has­ta el últi­mo rin­cón del pla­ne­ta) con el daño ya pro­fe­ri­do (en tér­mi­nos socia­les y eco­ló­gi­cos) al cuer­po pla­ne­ta­rio por la indo­len­te per­sis­ten­cia del “virus libe­ral” (Amin, 2007) o, mejor, neo­li­be­ral que ha colo­ni­za­do la eco­no­mía mun­dial, y a pues­to a su ser­vi­cio la estruc­tu­ra de los esta­dos, por ya casi medio siglo. El virus de la covid-19, enton­ces, deja caer sus efec­tos en el mar­co de la viru­len­cia capi­ta­lis­ta acre­cen­ta­da con el neo­li­be­ra­lis­mo, aci­ca­tea­da por la decli­nan­te cuo­ta de la ganan­cia capi­ta­lis­ta, y es por la per­sis­ten­cia de esta ten­den­cia que ve con­so­li­da­da su leta­li­dad, y acre­cen­ta­da su ame­na­za de con­ta­gio, pues esta no se redu­ce a la esca­la que pue­da alcan­zar la cur­va de con­ta­gio, en los momen­tos de cri­sis (sani­ta­ria), sino que qui­zá pue­da reapa­re­cer (y con ello, tam­bién las medi­das de con­ten­ción y los corres­pon­dien­tes cui­da­dos) en olas perió­di­cas, en el cor­to y mediano plazo.

La lucha por el ase­gu­ra­mien­to de la vida (en el mar­co de esta cri­sis o de esta nue­va con­tin­gen­cia, que pare­ce ins­tau­rar­se como una nue­va nor­ma­li­dad), y que esta se ubi­que en pará­me­tros salu­da­bles, es hoy el espa­cio pri­vi­le­gia­do del con­flic­to social y es resul­ta­do de la gue­rra glo­bal de cla­ses en que nos encon­tra­mos (bajo el neo­li­be­ra­lis­mo) en el últi­mo medio siglo. El capi­ta­lis­mo, en su ver­sión neo­li­be­ral, ha tor­na­do más frá­gi­les las líneas de resis­ten­cia, si por ellas enten­de­mos el debi­li­ta­mien­to, cuan­do no su casi des­apa­ri­ción, de los sis­te­mas uni­ver­sa­les de salud y su con­ver­sión como esta­ble­ci­mien­tos para la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta, lo que con­lle­va no solo mer­can­ti­li­za­ción y pri­va­ti­za­ción (en el sec­tor de ser­vi­cios médi­cos y hos­pi­ta­la­rios), sino frag­men­ta­ción, des­mem­bra­mien­to y colap­so de infra­es­truc­tu­ras. Estas modi­fi­ca­cio­nes que se encu­bren como ten­den­cias a la moder­ni­za­ción, tie­nen por resul­ta­do suce­dá­neo el olvi­do de cono­ci­mien­tos tra­di­cio­na­les (estra­te­gias ances­tra­les, pre­ser­va­das en sabe­res res­guar­da­dos y trans­mi­ti­dos por pue­blos y comar­cas, igual­men­te úti­les para enfren­tar la enfer­me­dad y pro­cu­rar esque­mas de sana­ción), y la exclu­sión de estra­te­gias comu­ni­ta­rias o con­sue­tu­di­na­rias de aten­ción, en cuya base se ubi­ca una visión soli­da­ria, hori­zon­tal y recí­pro­ca, y una éti­ca con y por les otres.

La región lati­no­ame­ri­ca­na per­mi­te con­fron­tar los hori­zon­tes que se abren ante dos mane­ras de aten­der la cri­sis de salud por la que se atra­vie­sa, y estos encon­tra­rían sus líneas de demar­ca­ción jus­ta­men­te en los ajus­tes pro­mo­vi­dos por el neo­li­be­ra­lis­mo y aus­pi­cia­do por las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad[18] y las con­di­cio­nes de difi­cul­tad que deben sor­tear las pro­pues­tas dia­me­tral­men­te opues­tas a esos cri­te­rios de los lla­ma­dos “pro­gra­mas de gobierno pro­gre­sis­tas”, toda vez que, ese tipo de pro­yec­tos, arran­can o reto­man posi­cio­nes de gobierno con Esta­dos cuya base fis­cal es muy débil, el endeu­da­mien­to con pres­ta­mis­tas pri­va­dos o con ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les es seve­ro, las fugas del capi­tal son per­sis­ten­tes, y la estruc­tu­ra del gas­to públi­co social muy limi­ta­da. Esa línea divi­so­ria en cuan­to a los obje­ti­vos y la car­ga de sen­ti­do que se le con­fie­re a la aten­ción de la cri­sis sani­ta­ria de la Covid-19 que­da bien ejem­pli­fi­ca­da en los casos de Bra­sil, Boli­via (que vol­vió brus­ca­men­te a manos del neo­li­be­ra­lis­mo lue­go del Gol­pe de Esta­do de noviem­bre de 2019), Chi­le, Ecua­dor (que abra­zó el neo­li­be­ra­lis­mo lue­go de la trai­ción de L. Moreno), y Perú; por el con­tra­rio, los casos de Méxi­co y Argen­ti­na inten­tan pro­mo­ver líneas de polí­ti­ca públi­ca guber­na­men­tal que rei­vin­di­que el papel sub­si­dia­rio del Esta­do y que, sobre los cimien­tos y simien­tes de la recons­truc­ción de sus bases socia­les ope­re dan­do un giro soli­da­rio suma­men­te nece­sa­rio a la aten­ción médi­ca, una recom­po­si­ción de los ser­vi­cios públi­cos que vea por los que menos tie­nen, los des­fa­vo­re­ci­dos de siempre.

Lo sig­ni­fi­ca­ti­vo de la polí­ti­ca de salud ante un even­to que invo­lu­cra al pue­blo en su con­jun­to (de ahí la eti­mo­lo­gía de Pandemia) es que debe tra­tar­se de un ejer­ci­cio inte­gral que absor­be (en la con­tin­gen­cia) a las otras dimen­sio­nes de la polí­ti­ca públi­ca, al res­to de pro­gra­mas socia­les, de redis­tri­bu­ción y de sala­rio polí­ti­co. En lo inme­dia­to la mira está pues­ta en la cues­tión de cómo pre­ser­var vidas huma­nas,[19] de paliar el núme­ro de víc­ti­mas, ello vuel­ve prio­ri­ta­rio, de un lado, cómo dar aten­ción a los inte­gran­tes de la socie­dad que pasen a la con­di­ción de “enfer­mos gra­ves” lo que colo­ca un desa­fío a una men­gua­da infra­es­truc­tu­ra hos­pi­ta­la­ria de ter­cer nivel (don­de se ubi­can las camas de hos­pi­tal equi­pa­das para la tera­pia inten­si­va, con res­pi­ra­do­res auto­má­ti­cos, etc.).

La valo­ra­ción o reco­no­ci­mien­to de que los equi­pa­mien­tos hos­pi­ta­la­rios pue­den colap­sar,[20] y de que pue­den resul­tar insu­fi­cien­tes las medi­das de bio­se­gu­ri­dad con los insu­mos médi­cos hos­pi­ta­la­rios uti­li­za­dos, e inclu­so has­ta los ser­vi­cios fune­ra­rios podrían reve­lar­se insu­fi­cien­tes (lo que ocu­rrió en Ita­lia, cuan­do la pan­de­mia lle­gó al cenit de la cur­va de cre­ci­mien­to, y ocu­rre ya, al menos en la ciu­dad de Gua­ya­quil, en Ecua­dor, cuan­do la cur­va ape­nas comien­za a cre­cer de mane­ra expo­nen­cial), ha con­cen­tra­do los esfuer­zos de la socie­dad en un obje­ti­vo: redu­cir la esca­la de con­ta­gio, en vis­ta a que la figu­ra de la cur­va ten­den­cial se man­ten­gan por deba­jo del pro­me­dio de la tasa de leta­li­dad regis­tra­da has­ta el momen­to. Tam­bién ahí, en el ase­gu­ra­mien­to de las medi­das de con­fi­na­mien­to y dis­tan­cia­mien­to físi­co, se apre­cian dife­ren­cias muy impor­tan­tes, paí­ses pro­cli­ves al auto­ri­ta­ris­mo han esta­ble­ci­do medi­das de reclu­sión obli­ga­da, que algu­nos gobier­nos han ins­tru­men­ta­do como toque de que­da (Perú, algu­nos esta­dos cen­tro­ame­ri­ca­nos), esta­do de sitio (Chi­le o Boli­via, que aho­ra encu­bre un gobierno sos­te­ni­do por el ejér­ci­to como emer­gen­cia sani­ta­ria), todas estas, varian­tes de decre­to de un Esta­do de excep­ción. Men­ción espe­cial mere­ce, de nue­va cuen­ta, el gigan­te sud­ame­ri­cano, pues el pro­pio titu­lar del Eje­cu­ti­vo, Jair Bol­so­na­ro, no solo no atien­de las medi­das suge­ri­das por su pro­pio gabi­ne­te, sigue sos­te­nien­do que se tra­ta de “un sim­ple res­fria­do”, pro­mue­ve que la eco­no­mía no debe para­li­zar­se, y qué, en su defec­to, ello habrá de sig­ni­fi­car el rom­pi­mien­to del orden demo­crá­ti­co, en lo que pare­ce inte­re­sar­le más la mili­ta­ri­za­ción del poder[21]que el freno a la indus­tria. Muy dife­ren­te el caso de Argen­ti­na don­de, en efec­to, se ha deja­do el res­guar­do del orden a las fuer­zas de segu­ri­dad, pero en un cla­ro ejer­ci­cio de con­duc­ción polí­ti­ca por el Poder Eje­cu­ti­vo. El caso de Méxi­co es muy espe­cí­fi­co por­que el sos­te­ni­mien­to de la cua­ren­te­na se ha plan­tea­do como un ejer­ci­cio demo­crá­ti­co de auto­li­mi­ta­ción, esto es, del reco­no­ci­mien­to de que pre­ser­var la salud del seme­jan­te es pre­ser­var la salud de todes. Así, mien­tras no cesan los lla­ma­dos de la dere­cha y la gran mayo­ría de opi­nó­lo­gos de los medios de comu­ni­ca­ción (en el esta­lli­do de una ver­da­de­ra info­de­mia) para que las medi­das se tor­nen más seve­ras; des­de el Con­se­jo de Salu­bri­dad Gene­ral se sigue apos­tan­do a la legi­ti­mi­dad del men­sa­je guber­na­men­tal que, en un ejer­ci­cio de per­sua­sión sub­ra­ya la impor­tan­cia de aten­der la obli­ga­to­rie­dad del auto-con­fi­na­mien­to, sin igno­rar que la res­pon­sa­bi­li­dad recae en aque­llas capas socia­les que tie­nen mayo­res posi­bi­li­da­des de aten­der­lo, por sus con­di­cio­nes y nive­les sala­ria­les, su dis­po­si­ción de aho­rros para afron­tar este perío­do, etc. La con­duc­ción de la estra­te­gia de salud ante la con­tin­gen­cia se ha deja­do en “los exper­tos, con con­cien­cia social”, que reco­no­cen en las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas de la amplia mayo­ría de las y los mexi­ca­nos un seve­ro dique a la obten­ción de un estric­to cum­pli­mien­to de la cua­ren­te­na. Saben que más de cua­ren­ta años de neo­li­be­ra­lis­mo, y de las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad pro­du­je­ron la pobre­za y extre­ma pobre­za en que se diri­me la vida del pue­blo mexi­cano, y que la sobre­vi­ven­cia de los de aba­jo debe ser un cri­te­rio pri­mor­dial, pues se tra­ta de uni­da­des domés­ti­cas con ingre­sos redu­ci­dos y debi­do a ello muy esca­so o nulo aho­rro, y con desem­pe­ño de acti­vi­da­des (pre­ca­ri­za­das) en los sec­to­res infor­ma­li­za­dos, por lo cual requie­ren de un sos­te­ni­do flu­jo de efectivo.

La polí­ti­ca reco­men­da­da por la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS) va diri­gi­da a una espe­cie de decre­to glo­bal de cua­ren­te­na, en los siguien­tes meses. Reco­no­ci­do es el hecho de que ya la eco­no­mía mun­dial venía mal, de que la cri­sis en este año podría tor­nar­se rece­si­va; hoy ya eso es evi­den­te, acep­ta­do por el esta­blish­ment y las auto­ri­da­des de los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les (en todos lados se escu­cha que “hemos ingre­sa­do en una rece­sión glo­bal”), aho­ra las pre­gun­tas impor­tan­tes giran en torno a ¿cuán­to tiem­po ha de durar el esce­na­rio eco­nó­mi­co rece­si­vo? y ¿qué posi­bi­li­da­des habrá para la ins­tru­men­ta­ción de hete­ro­do­xas medi­das eco­nó­mi­cas contracíclicas?

Las medi­das de con­fi­na­mien­to tie­nen un efec­to de pará­li­sis en los cir­cui­tos eco­nó­mi­cos de con­su­mo, cir­cu­la­ción, pro­duc­ción e inver­sión pro­gra­ma­da. Las uni­da­des pro­duc­ti­vas en fun­cio­na­mien­to que­dan redu­ci­das a las que pasan a con­si­de­rar­se acti­vi­da­des que atien­den a nece­si­da­des esen­cia­les, reclu­yen­do a la gen­te ubi­ca­da en ramas y sec­to­res que pue­den con­si­de­rar­se secun­da­rios (en el mar­co de la con­tin­gen­cia) o que pue­den cum­plir­se de mane­ra vir­tual, a dis­tan­cia, o en varian­tes del home offi­ce. Esa dis­cu­sión es muy impor­tan­te y nos remi­te a los clá­si­cos plan­tea­mien­tos de Paul Baran y Paul Sweezy en torno a la “irra­cio­na­li­dad eco­nó­mi­ca” (toda aque­lla acti­vi­dad eco­nó­mi­ca en que se des­plie­ga un des­per­di­cio o des­pil­fa­rro del exce­den­te social, el ejem­plo más con­cre­to de ello sería el sos­te­ni­mien­to del arma­men­tis­mo) y la nece­si­dad de cana­li­zar los pro­ce­sos eco­nó­mi­cos de pro­duc­ción, cir­cu­la­ción y con­su­mo hacia el arco de acti­vi­da­des “pri­mor­dia­les” en don­de se obtu­vie­ra un mayor “exce­den­te poten­cial” que, en este caso debie­ra ser enten­di­do como toda aque­lla acti­vi­dad (social y públi­ca), diri­gi­da a pre­ser­var la vida, pero no en un sen­ti­do abs­trac­to, sino en una polí­ti­ca diri­gi­da a recom­po­ner las situa­cio­nes de sobre­vi­ven­cia de la pobla­ción más des­fa­vo­re­ci­da. Como es noto­rio, eso remi­te a una “dis­po­ni­bi­li­dad esta­tal” com­ple­ta­men­te dis­tin­ta, pues exi­ge reha­cer la figu­ra del Esta­do como garan­te uni­ver­sal, en una pri­me­ra ins­tan­cia, inme­dia­ta, de un sis­te­ma de salud públi­ca efi­cien­te y opor­tu­na (a sabien­das de que se par­te de con­di­cio­nes rui­no­sas, heren­cia del neo­li­be­ra­lis­mo),[22] en segun­do lugar, revis­tién­do­lo de un acti­vis­mo más efec­ti­vo en las medi­das de fomen­to eco­nó­mi­co y en los pla­nes de cor­to pla­zo (por vía de la inver­sión públi­ca) para la recu­pe­ra­ción del empleo, en ter­cer lugar, de amplia­ción, has­ta don­de sea posi­ble, de un esque­ma de ingre­so, sub­si­dio y becas para los más necesitados.

El reto será enor­me para aque­llos paí­ses que pre­ten­den salir­se de la con­di­cio­na­li­dad neo­li­be­ral y que ya ven muy mer­ma­dos sus ingre­sos exter­nos (por ven­ta de petró­leo, turis­mo o lle­ga­da de divi­sas) o para aque­llos que ya viven situa­cio­nes dolo­ro­sas por la sober­bia del poder esta­dou­ni­den­se, la per­pe­tua­ción del blo­queo, las san­cio­nes eco­nó­mi­cas, y que, en medio de la pan­de­mia glo­bal, ame­na­za con ins­tru­men­tar has­ta una inter­ven­ción mili­tar, para sacar rédi­tos al depo­ner un gobierno demo­crá­ti­ca­men­te elec­to (el de Nico­lás Madu­ro, en Vene­zue­la) y sus­ti­tuir­lo por un gobierno títe­re que actúe al ser­vi­cio del Depar­ta­men­to de esta­do esta­dou­ni­den­se. La admi­nis­tra­ción Trump (que no pien­sa sino en ganar las elec­cio­nes de noviem­bre pró­xi­mo) con su acti­tud beli­cis­ta no hace sino des­viar la aten­ción de su ciu­da­da­nía ante el pre­vi­si­ble mane­jo inefi­caz de la cri­sis sani­ta­ria, de la que se espe­ra que el núme­ro de defun­cio­nes se cuen­te por dece­nas de miles.

De nue­va cuen­ta conec­ta­mos el pro­ble­ma de la pan­de­mia con los hilos que le atan a la dimen­sión glo­bal de la cri­sis del capi­ta­lis­mo, y des­de ese ángu­lo pue­den extraer­se algu­nas con­clu­sio­nes, en pri­mer lugar, la adqui­si­ción de con­cien­cia para una bue­na par­te de la huma­ni­dad de que la agu­di­za­ción y pro­lon­ga­ción de la emer­gen­cia sani­ta­ria está rela­cio­na­da con las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad neo­li­be­ral que han des­trui­do los sis­te­mas públi­cos de salud (al cana­li­zar el exce­den­te social y los pre­su­pues­tos públi­cos hacia los gran­des hol­dings capi­ta­lis­tas, y el capi­tal finan­cie­ro), pue­de sig­ni­fi­car un res­que­bra­ja­mien­to del con­sen­so neo­li­be­ral y apun­ta­lar los recla­mos con­tra la socie­dad de la divi­so­ria del 1% con­tra el 99%, ganar, enton­ces, a cier­tos estra­tos eco­nó­mi­cos aco­mo­da­dos, a los estra­tos medios y al amplio aba­ni­co de aque­llos que viven de la ven­ta de su fuer­za de tra­ba­jo, y arti­cu­lar­les en la lucha por derrum­bar los cimien­tos del neo­li­be­ra­lis­mo es un avan­ce impor­tan­te, nada des­pre­cia­ble. En segun­do lugar, y en un mediano pla­zo, pare­ce con­fi­gu­rar­se un atrac­tor para la lucha pos­neo­li­be­ral y de inten­cio­nes anti o post capi­ta­lis­tas, este pare­ce incor­po­rar trans­ver­sal­men­te los ejes del con­flic­to con­tra el colo­nia­lis­mo, el capi­ta­lis­mo y el patriarcado.

Con rela­ción al colo­nia­lis­mo, ello ha de tra­du­cir­se en un recla­mo, fir­me, por la anu­la­ción del pago de los intere­ses y el mon­to de capi­tal de la deu­da exter­na, y por bajar y recor­tar los gas­tos que ali­men­tan la indus­tria arma­men­tis­ta. Con rela­ción al capi­ta­lis­mo, recons­truir los ser­vi­cios públi­cos de salud es solo una par­te de un recla­mo más glo­bal en direc­ción a una reapro­pia­ción social del Esta­do (en un movi­mien­to de aba­jo hacia arri­ba) por vía del cual se apun­ta al ingre­so ciu­da­dano, al esta­ble­ci­mien­to de una ren­ta bási­ca uni­ver­sal para todes, eso quie­re decir pasar del enten­di­mien­to del Esta­do como cons­ti­tu­ción mate­rial del con­flic­to social al Esta­do como cons­ti­tu­ción mater­nal del bien­es­tar y los cui­da­dos, para­fra­sean­do a Rita Sega­to.[23]

Con rela­ción al patriar­ca­do capi­ta­lis­ta las dimen­sio­nes de la lucha van con­fi­gu­rán­do­se alre­de­dor de una rei­vin­di­ca­ción gené­ri­ca por la raíz mater que sub­ya­ce a la lucha de los mate­ria­lis­tas, esto es, la defen­sa de la Madre Tie­rra o, si se pre­fie­re, de la eco­lo­gía y la natu­ra­le­za, como el espa­cio y entorno mater de Gaia, eso se tra­du­ce tam­bién en un cam­bio de con­cep­ción en nues­tra segun­da natu­ra­le­za, esto es, de la for­ma Ciu­dad, con­jun­to rela­cio­nal que impo­ne la lógi­ca en que está dis­pues­to nues­tro lugar y espa­cio en la vida social en la gran urbe y, des­de lue­go, el cam­bio sis­te­má­ti­co, la revo­lu­ción y reedu­ca­ción per­ma­nen­te para el esta­ble­ci­mien­to de rela­cio­nes coti­dia­nas que no repro­duz­can los iso­mor­fis­mos de la domi­na­ción, la explo­ta­ción y la apro­pia­ción al inte­rior de las muy diver­sas uni­da­des domésticas.

Si empu­ja­mos a un enten­di­mien­to de esta nue­va dimen­sión de la cri­sis de la moder­ni­dad capi­ta­lis­ta en las tres direc­cio­nes sub­ra­ya­das ante­rior­men­te, qui­zá no esta­re­mos tocan­do las puer­tas de la nue­va socie­dad (como si esto ocu­rrie­ra por un acto de pres­ti­di­gi­ta­ción, un jue­go de manos, como lo lle­ga­ron a vis­lum­brar algu­nos filó­so­fos de la aca­de­mia crí­ti­ca del Nor­te), pero habre­mos dado algu­nos pasos en el des­pren­di­mien­to de la domi­na­ción neo­li­be­ral que, para los paí­ses del Sur, como para el res­to del pla­ne­ta en el con­tex­to de la Covid-19, es una lucha de vida o muerte.

Biblio­gra­fía

Agam­ben, Gior­gio, et. al. 2020. Sopa de Wuhan. Pen­sa­mien­to con­tem­po­rá­neo en tiem­pos de pan­de­mias (S/​L: ASPO).

Amin, Samir. 2007. El virus libe­ral. Bar­ce­lo­na: Edi­to­rial Hacer, 127 páginas,

Davis, Mike. “Coro­na­vi­rus: «en un año de pes­te»”, Sin Per­mi­so, 29 de mar­zo de 2020. Dis­po­ni­ble en: http://​www​.sin​per​mi​so​.info/​t​e​x​t​o​s​/​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​-​e​n​-​u​n​-​a​n​o​-​d​e​-​p​e​ste

Doherty, Peter C. 2016. Pan­de­mias. Todo lo que nece­si­tas saber, Bue­nos Aires, Autoría.

Malm, Andreas. 2016. Fos­sil capi­tal: the rise of steam-power and the roots of glo­bal war­ming, Lon­don: Ver­so, 2016.

Serres, Michel. El pará­si­to, Rosa­rio: Co-lec­to­ra, 2015.

Vega Can­tor, Renán, El capi­ta­lo­ceno. Cri­sis civi­li­za­to­ria, impe­ria­lis­mo eco­ló­gi­co y lími­tes natu­ra­les, Bogo­tá: Teo­ría & Pra­xis, 2019.

Walla­ce, Robert. 2016.Big Farms Make Big Flu, New York: Monthly Review Press,


[1]Doc­tor en Filo­so­fía Polí­ti­ca, por la UAM – Izta­pa­la­pa. Inves­ti­ga­dor Titu­lar del Cen­tro de Inves­ti­ga­cio­nes Inter­dis­ci­pli­na­rias en Cien­cias y Huma­ni­da­des. Ha sido pro­fe­sor en las facul­ta­des de Eco­no­mía, Cien­cias Polí­ti­cas y Socia­les y Filo­so­fía y Letras, de la UNAM. Su obra Ase­dios a la tota­li­dad. Poder y polí­ti­ca en la moder­ni­dad, des­de un enca­re de-colo­nial (Bar­ce­lo­na, Anth­ro­pos – ceiich – unam, 2012), obtu­vo Men­ción Hono­rí­fi­ca en la 8va edi­ción del Pre­mio Liber­ta­dor al Pen­sa­mien­to Crí­ti­co 2012, y obtu­vo el Pre­mio Frantz Fanon 2015 al tra­ba­jo des­ta­ca­do en pen­sa­mien­to cari­be­ño (The Frantz Fanon Award­for Outs­tan­ding Book in Carib­bean Thought) de la Aso­cia­ción Filo­só­fi­ca del Cari­be. Sus más recien­tes libros son Colo­nia­lis­mo neo­li­be­ral. Moder­ni­dad, devas­ta­ción y auto­ma­tis­mo de mer­ca­do (Bue­nos Aires, Herra­mien­ta, 2018) y Del monó­lo­go euro­peo al diá­lo­go inter-filo­só­fi­co. Ensa­yos sobre Enri­que Dus­sel y la filo­so­fía de la libe­ra­ción (Méxi­co, ceiich-unam, 2018) y, con Elvi­ra Con­chei­ro (Coords.) Marx revi­si­ta­do. Posi­cio­nes encon­tra­das (Méxi­co, ceiich- unam, 2016).

[2] Mike Davis. “Coro­na­vi­rus: «en un año de pes­te»”, Sin Per­mi­so, 29 de mar­zo de 2020. Dis­po­ni­ble en: http://​www​.sin​per​mi​so​.info/​t​e​x​t​o​s​/​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​-​e​n​-​u​n​-​a​n​o​-​d​e​-​p​e​ste

[3] Véa­se Dus­sel, Enri­que. “Cuan­do la natu­ra­le­za jaquea la orgu­llo­sa moder­ni­dad”, La Jor­na­da, 04 de abril de 2020. Dis­po­ni­ble en: https://​www​.jor​na​da​.com​.mx/​2​0​2​0​/​0​4​/​0​4​/​o​p​i​n​i​o​n​/​0​0​8​a​1​pol

[4]La sim­bio­sis, como se ha demos­tra­do, es una con­di­ción inhe­ren­te a la vida bio­ló­gi­ca, social y cul­tu­ral del gre­ga­rio humano, pero no redu­ce sus inter­ac­cio­nes a esa esfe­ra y menos las atra­pa en la uni­dad de aná­li­sis pri­vi­le­gia­da por los moder­nos (el indi­vi­duo ais­la­do), sino que la pro­yec­ta en una mul­ti­pli­ci­dad de rela­cio­nes con otros domi­nios, con otros rei­nos o espe­cies. Así enten­di­da la sim­bio­sis pue­de desa­rro­llar tres for­mas, la mutual, la comen­sal y la para­si­ta­ria. Véa­se Serres, Michel. El pará­si­to, Rosa­rio: Co-lec­to­ra, 2015.

[5] Véa­se Serres, Michel. El pará­si­to, Rosa­rio: Co-lec­to­ra, 2015. El con­cep­to de parásito(s) se reve­ló en toda su com­ple­ji­dad en la cele­bra­da y pre­mia­da pelí­cu­la (2019) del mis­mo nom­bre del cineas­ta y soció­lo­go sur­co­reano Bong Joon-ho. De hecho, el fil­me Pará­si­tos, al vol­car­se como el “espí­ri­tu del mun­do” (Welt­geist) hege­liano, a un reco­rri­do de Orien­te al nor­te de Occi­den­te, y con­ver­tir­se en un fenó­meno viral, escon­día una suer­te de presagio.

[6] El actual Coro­na­vi­rus pro­ce­de del gru­po de los SARS, siglas en inglés de Sín­dro­me Res­pi­ra­to­rio Agu­do Grave.

[7]Véa­se La Jor­na­da, 22 de mar­zo de 2020, dis­po­ni­ble en: https://​www​.jor​na​da​.com​.mx/​2​0​2​0​/​0​3​/​2​2​/​o​p​i​n​i​o​n​/​a​0​3​a​1​cul

[8] Tommy Tsan-Yuk Lam, et. al. “Iden­tif­ying SARS-CoV‑2 rela­ted coro­na­vi­ru­ses in Mala­yan pan­go­lins” en Natu­re, 26 de mar­zo de 2020. Dis­po­ni­ble en: https://www.nature.com/articles/s41586-020‑2169-0_reference.pdf

[9] Sil­via Ribei­ro. Las cau­sas de la pan­de­mia. No le echen la cul­pa al mur­cié­la­go” Entre­vis­ta de Clau­dia Korol, en Pági­na 12, 03 de abril de 2020. Dis­po­ni­ble en: https://​www​.pagi​na12​.com​.ar/​2​5​6​5​6​9​-​n​o​-​l​e​-​e​c​h​e​n​-​l​a​-​c​u​l​p​a​-​a​l​-​m​u​r​c​i​e​l​ago

[10] GRAIN. “Nue­vas inves­ti­ga­cio­nes sugie­ren que las gran­jas indus­tria­les, y no los mer­ca­dos de pro­duc­tos fres­cos, podrían ser el ori­gen del Covid-19”, 30 de mar­zo de 2020, Dis­po­ni­ble en: https://​grain​.org/​e​/​6​438. El infor­me con­sig­na como fuen­te: Jean­na Bry­ner, “1st known case of coro­na­vi­rus tra­ced back to Novem­ber in Chi­na”, Live Scien­ce, 14 de mar­zo: https://​www​.lives​cien​ce​.com/​f​i​r​s​t​-​c​a​s​e​-​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​-​f​o​u​n​d​.​h​tml.

[11] GRAIN. “Nue­vas inves­ti­ga­cio­nes sugie­ren que las gran­jas indus­tria­les, y no los mer­ca­dos de pro­duc­tos fres­cos, podrían ser el ori­gen del Covid-19”, 30 de mar­zo de 2020, Dis­po­ni­ble en: https://​grain​.org/​e​/​6​438. El infor­me con­sig­na como fuen­te: Kris­tian G. Ander­sen, Andrew Ram­baut, W. Ian Lip­kin, Edward C. Hol­mes & Robert F. Garry, “The pro­xi­mal ori­gin of SARS-CoV‑2”, Natu­re Medi­ci­ne, 17 de mar­zo: https://www.nature.com/articles/s41591-020‑0820‑9 y Ye Qiu,Yuan-Bo Zhao, Qiong Wang, Jin-Yan­Li, Zhi-Jian Zhou, Ce-Heng Liao, Xing-YiG, “Pre­dic­ting the angio­ten­sin con­ver­ting enzy­me 2 (ACE2) uti­li­zing capa­bi­lity as the recep­tor of SARS-CoV‑2”, Scien­ce Direct, 19 de mar­zo : https://​www​.scien​ce​di​rect​.com/​s​c​i​e​n​c​e​/​a​r​t​i​c​l​e​/​p​i​i​/​S​1​2​8​6​4​5​7​9​2​0​3​0​0​496.

[12] Rob Walla­ce. “La res­pon­sa­bi­li­dad de la agro­in­dus­tria en el Covid-19 y otras enfer­me­da­des vira­les”, Entre­vis­ta de Pyaak Pabst, en Marx 21, 11 de mar­zo de 2020. Dis­po­ni­ble en: https://​www​.mar​x21​.de/​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​-​a​g​r​i​b​u​s​i​n​e​s​s​-​w​o​u​l​d​-​r​i​s​k​-​m​i​l​l​i​o​n​s​-​o​f​-​d​e​a​t​hs/

[13] Pue­de ver­se su tra­ba­jo Big Farms Make Big Flu, (“Gran­des gran­jas pro­du­cen gran­des gri­pes”; Monthly Review Press, 2016).

[14] Ribei­ro, Sil­via. SERVINDI. Comu­ni­ca­ción inter­cul­tu­ral para un mun­do más humano y diver­so, 26 de mar­zo de 2020. “Los hacen­da­dos de la pan­de­mia”. Dis­po­ni­ble en inter­net en: https://​www​.ser​vin​di​.org/​2​6​/​0​3​/​2​0​2​0​/​s​i​l​v​i​a​-​r​i​b​e​i​r​o​-​l​o​s​-​h​a​c​e​n​d​a​d​o​s​-​d​e​-​l​a​-​p​a​n​d​e​mia

[15] Rob Walla­ce, et. al. “COVID-19 and Cir­cuits of Capi­tal”, Monthly Review, 01 de abril de 2020. Dis­po­ni­ble en: https://​monthly​re​view​.org/​2​0​2​0​/​0​4​/​0​1​/​c​o​v​i​d​-​1​9​-​a​n​d​-​c​i​r​c​u​i​t​s​-​o​f​-​c​a​p​i​t​al/

[16] Sil­via Ribei­ro: “Los hacen­da­dos de la pan­de­mia”. Dis­po­ni­ble en inter­net en: https://​www​.ser​vin​di​.org/​2​6​/​0​3​/​2​0​2​0​/​s​i​l​v​i​a​-​r​i​b​e​i​r​o​-​l​o​s​-​h​a​c​e​n​d​a​d​o​s​-​d​e​-​l​a​-​p​a​n​d​e​mia

[17]En nues­tro con­tex­to se tor­na nece­sa­rio dis­tin­guir y hacer notar que AMLO se equi­vo­ca al uti­li­zar el tér­mino aus­te­ri­dad, para sus polí­ti­cas de racio­na­li­za­ción y mane­jo hones­to, no corrup­to y regu­la­do de las finan­zas del Esta­do. El tér­mino fue amplia­men­te usa­do en el neo­li­be­ra­lis­mo con otras con­no­ta­cio­nes, de hecho, con­tra­rias a su pro­gra­ma que sig­ni­fi­ca­ron, en los gobier­nos ante­rio­res, aus­te­ri­dad para los pobres y saqueo, apro­pia­ción pri­va­da del exce­den­te, derro­che, corrup­ción e impu­ni­dad para los ricos. AMLO, aun­que adje­ti­vi­za la aus­te­ri­dad que pro­po­ne como repu­bli­ca­na podría recon­si­de­rar la his­to­ria del término.

[18] Mar­ko­včič, Andrej. “Capi­ta­lism Cau­sed the COVID-19 Cri­sis” en Jaco­bin, 06 de abril de 2020. Dis­po­ni­ble en: https://​jaco​bin​mag​.com/​2​0​2​0​/​0​4​/​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​-​c​o​v​i​d​-​1​9​-​c​r​i​s​i​s​-​c​a​p​i​t​a​l​i​s​m​-​d​i​s​a​s​ter

[19] Escan­da­lo­so es el caso en Bra­sil, don­de Jair Bol­so­na­ro no solo con­tra­di­ce los esfuer­zos y los dichos de su Minis­tro de Salud, sino que pare­ce vis­lum­brar, y has­ta cele­brar, en esto, una espe­cie de lim­pie­za social, de super­vi­ven­cia dar­wi­nia­na-spen­ce­ria­na del “más apto”.

[20] Nues­tros paí­ses están lejos de pro­veer ser­vi­cios hos­pi­ta­la­rios o alcan­zar pro­me­dios como Japón que pro­vee 12 camas de hos­pi­tal por cada mil habi­tan­tes, un pro­me­dio cua­tro veces mayor que en los Esta­dos Uni­dos, vaya, esta­mos muy por deba­jo del pro­me­dio de nues­tro vecino del norte.

[21] Sader, Emir. “Los mili­ta­res lle­ga­ron de la mano de Bol­so­na­ro” en Pági­na 12, 06 de abril de 2020. Dis­po­ni­ble en: https://​www​.pagi​na12​.com​.ar/​2​5​7​6​9​4​-​l​o​s​-​m​i​l​i​t​a​r​e​s​-​l​l​e​g​a​r​o​n​-​d​e​-​l​a​-​m​a​n​o​-​d​e​-​b​o​l​s​o​n​aro

[22] Pan­de­mia. Gus­ta­vo Reyes Terán seña­la defi­cien­cias, La Jor­na­da, 06 de abril de 2020. Dis­po­ni­ble en: https://​www​.jor​na​da​.com​.mx/​2​0​2​0​/​0​4​/​0​6​/​p​o​l​i​t​i​c​a​/​0​0​3​n​1​pol

[23]Entre­vis­ta a la antro­pó­lo­ga Rita Sega­to en Bro­tes Ver­des. 31 de mar­zo 2020. https://​you​tu​.be/​L​5​J​j​U​A​W​8​2is

Herra­mien­ta*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *