el repre­sor – La otra Andalucía

por Ser­gio Cáceres

Cuan­do se escu­cha el nom­bre de Bal­ta­sar Garzón,
nos vie­ne la ima­gen de un Pala­dín de la Jus­ti­cia, joven y
pro­gre­sis­ta, cuyo retra­to pude que­dar bien entre las tiras de Mafalda
y los poe­mas de Bene­det­ti, y es que ha con­se­gui­do lo que miles de
chi­le­nos y argen­ti­nos jun­tos no han podi­do en años de lucha y de
per­der muchas vidas: poner en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos a sus
dic­ta­do­res. Lue­go, como se sabe, no pasó nada con ellos, pero eso a
nadie le impor­ta; él es un héroe para las chi­cas y un ejem­plo para
los garço­nes (con per­dón del galicismo).

No se pue­de negar que con­mue­ve con sus decla­ra­cio­nes en con­tra de la acción impe­ria­lis­ta de Bush sobre Irak, pero su capa­ci­dad de con­mo­ción la viven mejor los habi­tan­tes del País Vas­co, quie­nes tie­nen que con­mo­ver­se por sus órde­nes de deten­ción con­tra sus habi­tan­tes, los cie­rres de sus medios de comu­ni­ca­ción, la prohi­bi­ción de sus agru­pa­cio­nes polí­ti­cas y su con­duc­ta abso­lu­ta­men­te venal y per­mi­si­va res­pec­to a la tor­tu­ra que prac­ti­can los agen­tes de la guar­dia civil. Esta cara de Gar­zón es poco cono­ci­da pero no por eso deja de ser real.

El PSOE y los GAL, la pales­tra de Garzón 

En 1993 Bal­ta­sar Gar­zon deja el ano­ni­ma­to (así como su pues­to de Magis­tra­do en la Audien­cia Nacio­nal espa­ño­la) para apa­re­cer como dipu­tado inde­pen­dien­te en las lis­tas elec­to­ra­les del PSOE, para las elec­cio­nes nacio­na­les en Espa­ña. Al poco tiem­po es nom­bra­do dele­ga­do del Plan Nacio­nal sobre la Dro­ga, alcan­zan­do el ran­go de Secre­ta­rio de Esta­do. Pero esta desig­na­ción no satis­fa­ce sus ambi­cio­nes pues­to que lo que él espe­ra­ba era diri­gir la poli­cía y la Guar­dia Civil. Des­ai­ra­do, Gar­zón aban­do­na el gobierno acu­san­do al enton­ces pre­si­den­te Feli­pe Gon­zá­lez de haber­lo usa­do como señue­lo elec­to­ral y de no estar real­men­te intere­sa­do en la lucha con­tra la corrup­ción (1).

Pero el asun­to no que­da ahí, a su regre­so a la Audien­cia Nacio­nal, Gar­zon encuen­tra el modo de cobrar­se la revan­cha a Gon­zá­lez hacién­do­se car­go del caso de los Gru­pos Anti­te­rro­ris­tas de Libe­ra­ción (GAL). Los GAL fue­ron gru­pos para­mi­li­ta­res crea­dos por el gobierno de Gon­zá­les y finan­cia­dos con los fon­dos reser­va­dos del Esta­do Espa­ñol que lle­va­ron a cabo una gue­rra sucia con­tra la ETA duran­te el gobierno de Gon­zá­les. Esta gue­rra sucia dejó más de una vein­te­na de muer­tos, entre mili­tan­tes y sim­pa­ti­zan­tes de la ETA, así como his­to­rias horren­das sobre tor­tu­ras y deten­cio­nes vio­len­tas. El escá­da­lo GAL dañó para siem­pre al PSOE e impi­dió su retorno al gobierno. A modo de defen­sa, los socia­lis­tas acu­sa­ron a Gar­zón de fal­ta de pro­fe­sio­na­lis­mo e inclu­so ale­vo­sía en su trabajo.

Bata­su­na, Egin, Ardi Ber­tza­le, la cen­su­ra sin fin 

A la par de sus actua­cio­nes en con­tra de los dic­ta­do­res lati­no­ame­ri­ca­nos, Bal­ta­sar Gar­zón comen­zó a desa­rro­llar otra gue­rra sucia en el país Vas­co, una «caza de bru­jas» al mejor esti­lo McCarthy. El pre­tex­to es com­ba­tir el terro­ris­mo de ETA, pero bajo esa excu­sa Gar­zón lo que hace es per­se­guir a toda voz disi­den­te o crí­ti­ca al régi­men que gobier­na el Esta­do español.

Una de sus accio­nes más cla­ras en ese sen­ti­do fue la prohi­bi­ción de Bata­su­na, un par­ti­do polí­ti­co legal que agru­pa­ba a apro­xi­ma­da­men­te el 11 por cien­to de la pobla­ción vas­ca. De igual for­ma, per­si­gue a dife­ren­tes agru­pa­cio­nes polí­ti­cas, juve­ni­les e inclu­so socia­les, todas ellas sos­pe­cho­sas de terro­ris­mo para el juez Garzón.

Tam­bién, de 1998 a la fecha, se ha empe­ña­do en per­se­guir, cri­mi­na­li­zar y cerrar medios de comu­ni­ca­ción y casas edi­to­ria­les inde­pen­dien­tes bajo la acu­sa­ción de estar en el «entorno» de la ETA. Así fue­ron cerra­dos el perió­di­co Egin, La Voz de Eus­ka­di, Eus­kal­du­non egun­ka­ria, la edi­to­rial Ardi Ber­tza­le y la radio Egin Irra­tia. En la actua­li­dad tie­ne en la mira al perió­di­co Gara (2).

Deten­cio­nes, tor­tu­ras y silencio 

En el libro Gar­zón, la otra cara (3), el perio­dis­ta Pepe Rei (direc­tor de la edi­to­rial cerra­da por Gar­zón, Ardi Bel­tza), enu­me­ra más de dos­cien­tos casos de tor­tu­ra per­pe­tra­da sobre miem­bros de la izquier­da nacio­na­lis­ta vas­ca, todos ellos denun­cia­dos ante Gar­zón, quien hizo la vis­ta gor­da ante ellos, eso cuan­do no se per­mi­tió iro­ni­zar sobre el tema. Rei, quien estu­vo en la car­cel en varias oca­sio­nes por órde­nes de Gar­zón, expli­có en una entre­vis­ta que en las cár­ce­les «hay varios jóve­nes que no tie­nen nin­gu­na rela­ción con la lucha arma­da ni con otra acti­vi­dad que pue­da con­si­de­rar­se penal­men­te delic­ti­va, cuyo úni­co deli­to es ser jóve­nes y que­rer una Eus­kal Herria inde­pen­dien­te» (4).

Recien­te­men­te, el perió­di­co Gara (5) publi­có una noti­cia según la cual Gar­zón orde­nó el encar­ce­la­mien­to de once dete­ni­dos que le pre­sen­ta­ron que­jas de tor­tu­ra físi­ca y psicológica.

Según la noti­cia, uno de ellos pre­sen­ta­ba muy mal aspec­to y no podía hablar a cau­sa de una cri­sis ner­vio­sa en la que se encon­tra­ba, cosa que al juez no le impor­tó en lo más míni­mo y per­mi­tió que sea ingre­sa­do en el penal sin más trá­mi­te. Pepe Rei atri­bu­ye este silen­cio sobre toda denun­cia de tor­tu­ra a un pac­to implí­ci­to con la cúpu­la del Minis­te­rio del Inte­rior, que a cam­bio faci­li­ta nota­ble­men­te su tra­ba­jo y le per­mi­te apun­tar­se «éxi­tos» estentóreos.

Los pro­ce­sos irre­gu­la­res del juez 

Según per­so­nas cer­ca­nas al juez, los «triun­fos» con­se­gui­dos por Gar­zón, en su «lucha con­tra el terro­ris­mo», se fun­dan sobre pro­ce­sos irre­gu­la­res. En una entre­vis­ta con­ce­di­da al perió­di­co Gara, Joa­quín Nava­rro, duran­te muchos años su mejor ami­go y actual magis­tra­do de la Audien­cia Pro­vin­cial de Madrid, decla­ró acer­ca de Gar­zón que : «es un juez que se inven­ta casi todo. Lo que ocu­rre es que está actuan­do res­pal­da­do por el poder polí­ti­co y por el Minis­te­rio del Inte­rior. Gar­zón se per­mi­te el lujo de dic­tar autos de pro­ce­sa­mien­to o de pri­sión abso­lu­ta­men­te fabu­la­dos, dan­do por demos­tra­das vin­cu­la­cio­nes orgá­ni­cas y fun­cio­na­les de diver­sos sec­to­res con ETA».

Así, sin sus­ten­to legal, se ha per­mi­ti­do pro­ce­sar a per­so­nas e ins­ti­tu­cio­nes ligán­do­las, de fac­to, con el terro­ris­mo. Es el caso de la ins­ti­tu­ción AEK (Edu­ca­do­res en Eus­ke­ra) a la que Gar­zón acu­sa de frau­de a la Segu­ri­dad Social, lue­go de infruc­tuo­sos inten­tos de rela­cio­nar­la con la ETA. Del mis­mo modo inten­ta cri­mi­na­li­zar a la aso­cia­ción paci­fis­ta, Ges­to­res pro Amnis­tía, ins­ti­tu­ción a la cual per­te­ne­ce Amaia Arrie­ta, joven vas­ca que fue dete­ni­da bajo la acu­sa­ción de tra­ba­jar cop­tan­do jóve­nes para la ETA.

El pro­ce­deer arbi­tra­rio y pre­po­ten­te de Gar­zón ya ha reci­bi­do crí­ti­cas y recha­zos a nivel inter­na­cio­nal, como el pro­nun­cia­mien­to que hicie­ran las Madres de la Pla­za de Mayo, quie­nes decla­ra­ron : «Las Madres de Pla­za de Mayo repu­dia­mos con todas nues­tras fuer­zas la ope­ra­ción poli­cial y repre­si­va orde­na­da por el Juez Gar­zón con­tra el Dia­rio EGIN y la Radio EGIN. De la mis­ma mane­ra en que las Madres de Pla­za de Mayo hemos agra­de­ci­do al Juez Bal­ta­zar Gar­zón el pro­ce­sa­mien­to de los geno­ci­das argen­ti­nos que ensan­gren­ta­ron nues­tro país, hoy tene­mos la obli­ga­ción de denun­ciar la con­duc­ta ver­gon­zo­sa y veja­to­ria de este mis­mo Juez (6)». Más reso­nan­cia aún tuvie­ron las decla­ra­cio­nes del Sub Coman­dan­te Mar­cos, quien en noviem­bre del año pasa­do incre­pó al juez con duros cali­fi­ca­ti­vos y acu­sa­cio­nes : «Ese paya­so gro­tes­co que es el auto­de­ter­mi­na­do juez Gar­zón, de la mano de la cla­se polí­ti­ca espa­ño­la, está lle­van­do a cabo un ver­da­de­ro terro­ris­mo de Esta­do que nin­gún hom­bre y mujer hones­tos pue­de ver sin indig­nar­se» (7).

Un arri­bis­ta tras el Nobel 

Las dos caras de Gar­zón, las dos manos con que pro­ce­de, una per­si­guien­do crue­les dic­ta­do­res lati­no­ame­ri­ca­nos y otra prac­ti­can­do el mato­na­je a un pue­blo, res­pon­den a un úni­co afán : el arri­bis­mo. Gar­zón per­si­gue el posi­cio­na­mien­to a cual­quier pre­cio, por ello se ubi­ca en el mejor esca­ño pro­gre­sis­ta aco­san­do a Pino­chet, pero le hace la cama a Aznar y al PP hos­ti­gan­do a los inde­pen­den­tis­tas vascos.

Su afan de figu­ra­cio­nis­mo tam­bién ha sido cues­tio­na­do en Espa­ña. El ya cita­do juez Nava­rro tam­bién habla de la «gar­zo­ni­tis», a la que defi­ne como «mez­co­lan­za de mal­dad, cinis­mo, tos­que­dad men­tal, exhi­bi­cio­nis­mo e impo­ten­cia». Asi­mis­mo, Fran­cis­co Javier San­tae­lla, duran­te varios años secre­ta­rio gene­ral del Sin­di­ca­to de la Poli­cía Uni­for­ma­da, por tan­to cola­bo­ra­dor cer­cano del juez, ha afir­ma­do que, «en el tra­ba­jo de Gar­zón pri­va la pre­ci­pi­ta­ción y el afán de aca­pa­rar la pren­sa sobre la rigu­ro­si­dad de sus investigaciones».

Crí­ti­cas van, denun­cias vie­nen y a Gar­zón ni se le mue­ve el pelo. Por el con­tra­rio, él con­ti­núa hacien­do lo suyo, visi­ta paí­ses como Boli­via para hacer actos filan­tró­pi­cos y can­di­da­tea al pre­mio Nobel de la Paz. Para esto tie­ne inclu­so una pági­na web que ennu­me­ra sus méri­tos y mere­ci­mien­tos (8). Vis­to des­de cual­quier lado el Nobel pue­de ser el reco­no­ci­mien­to a su carre­ra, ya sea como pala­dín de la jus­ti­cia o arri­bis­ta del poder. El Nobel aguan­ta todo, la prue­ba es que se lo die­ron a Kis­sin­ger y a Reagan.

Fuen­te: Resu­men Latinoamericano

NOTAS 

1 Luis Her­nán­dez Nava­rro, «Gar­zón, luz y som­bra» La Jornada,
12-12-2002 

2 La Hai­ne, «Aho­ra el fas­cis­mo va por el diario
Gara». http://​www​.lahai​ne​.org 9-07-2003 

3 Gar­zón, La otra cara Pepe Rei, Txa­la­par­ta, 1999 

4 Entre­vis­ta a Pepe Rei, Agen­cia EFE, 13-06-2001 

5 Perió­di­co Gara, 23-02-2003 

6 Comu­ni­ca­do publi­ca­do en la web de las Madres de la Pla­za de
Mayo. http://​www​.madres​.org

7 Comu­ni­ca­do del Sub­co­man­dan­te Mar­cos publi­ca­do en La Jornada,
25-11-2002 

8 Exis­te una pági­na web de la can­di­da­tu­ra de Gar­zón al
Nobel. http://​www​.nobel​gar​zon​.org

* Ser­gio Cáce­res es perio­dis­ta y escri­tor boli­viano, co
edi­tor del quin­ce­na­rio «El Jugue­te Rabioso».

Latest posts by Otros medios (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *