Argen­ti­na. La inso­por­ta­ble borro­si­dad del ser

Por Alfre­do Grande

Una de las mar­cas de la vejez ‑ésa que nece­si­ta tute­la­je para cum­plir con nece­si­da­des esen­cia­les, dan­do por sen­ta­do que can­ti­dad de años es igual a dete­rio­ro- es que pen­sa­mos en déca­das y no en años. Más allá de la gue­rri­lla del cer­do que se pre­ten­dió imple­men­tar con el 147, para pedir auto­ri­za­ción para deam­bu­lar por la rei­na de la pla­ta, yo tuve ante­ce­den­tes penosos.

La Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Bue­nos Aires tuvo un cri­te­rio simi­lar cuan­do a mis 65 años me jubi­ló con­si­de­ran­do que no esta­ba en con­di­cio­nes psi­co inte­lec­tua­les de dar cáte­dra. Lue­go de 38 años inin­te­rrum­pi­dos de docen­cia uni­ver­si­ta­ria, por efec­to domi­nó per­dí la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Lomas de Zamo­ra y la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de La Pla­ta. Y lo que real­men­te me indig­na, en este caso lo mis­mo, es que no tuve fuer­zas para luchar con­tra el anda­mia­je buro­crá­ti­co. Fui más vie­jo de lo necesario.

Hace déca­das tuve una expe­rien­cia espi­ri­tual. Via­ja­ba en un colec­ti­vo cuan­do empe­zó a sonar mi fla­man­te telé­fono celu­lar. Ya había pasa­do la épo­ca del “ladri­llo” de Movi­com, y tenía un apa­ra­to más peque­ño y ver­sá­til. Cuan­do sen­tí la mira­da de los pasa­je­ros tuve pudor de con­tes­tar. Hablar por telé­fono celu­lar en un bon­di era un acto de nar­ci­sis­mo de cla­se. En esos tiem­pos era un pri­vi­le­gio para pocos. Diez años des­pués, cada colec­ti­vo, sub­te, tren pare­cían una sala de tera­pia inten­si­va con todes conec­ta­dos a sus res­pi­ra­do­res arti­fi­cia­les. O sea: la comu­ni­ca­ción es una nece­si­dad bási­ca. Des­de las seña­les de humo has­ta el wasap.

El tema es el pasa­je de la nece­si­dad a la deman­da arti­fi­cial. O sea: cuan­do hay una des­me­su­ra de la deman­da, no al ser­vi­cio de la nece­si­dad de comu­ni­car­se, sino del lucro como barril sin fon­do y sin tapa de la gran indus­tria. El pasa­je de la nece­si­dad a la deman­da arti­fi­cial nece­si­ta otra indus­tria pará­si­ta que es la publi­ci­dad. Y el packaging,o sea, el más her­mo­so envol­to­rio de tro­ya de todos los pro­duc­tos, que pone la esté­ti­ca al ser­vi­cio de la más abso­lu­ta des­leal­tad comercial.

La nece­si­dad de tras­la­dar­se, de via­jar, de cono­cer otros mun­dos posi­bles, fue cap­tu­ra­da por la gran indus­tria del turis­mo. Rag­nar Loth­brok, el vikin­go con­quis­ta­dor, no nece­si­tó de des​pe​gar​.com ni de un spon­sor para sus embar­ca­cio­nes. Había una nece­si­dad de tie­rras don­de la super­vi­ven­cia era el fun­dan­te de sus con­duc­tas. La gran indus­tria creó una raza de extra­ñas carac­te­rís­ti­cas cuya deno­mi­na­ción es turis­ta. La indus­tria sin chi­me­neas. Y que aun en los paí­ses socia­lis­tas, creó una nue­va divi­sión de cla­ses. Casas más, casas menos, igua­li­to a Nue­va York. Todo desa­rro­llo, todo pro­gre­so, todo avan­ce, des­de la elec­tri­ci­dad has­ta las tar­je­tas de cré­di­to, es cap­tu­ra­do por la gran indus­tria cuyo úni­co pro­pó­si­to es la des­me­su­ra del lucro.

Antes de que me jubi­la­ran, yo recuer­do que en la Facul­tad de Medi­ci­na había un depar­ta­men­to de teso­re­ría don­de yo cobra­ba mi ren­ta de jefe de tra­ba­jos prác­ti­cos. Aun­que parez­ca un arcaís­mo, me paga­ban en dine­ro con­tan­te aun­que no sonan­te. Lue­go otra gran indus­tria, la finan­cie­ra, ban­ca­ri­zó la vida. Y los caje­ros elec­tró­ni­cos fue­ron los inter­lo­cu­to­res para reci­bir el esti­pen­dio. Esa tira­nía de la gran indus­tria, abso­lu­ta­men­te depre­da­do­ra de todos los recur­sos, inclu­so los afec­ti­vos, es lo que colap­sa­do. Sim­ple­men­te por­que los con­su­mi­do­res escla­vos, que algu­nos lla­man mer­ca­do cau­ti­vo, han sido ais­la­dos en for­ma preventiva.

Hay mucho más de 70 bal­co­nes, pero sigue sin haber una flor. Si la post cua­ren­te­na impli­ca­ra el colap­so de la gran indus­tria para­si­ta­ria, qui­zá sería un bien que ven­ga por este mal. Si has­ta Cava­llo llo­ró, a lo mejor Bill Gates pue­de tener un ata­que de páni­co. En la jer­ga finan­cie­ra: default.

El colap­so de Wall Street en 1929, tam­bién cono­ci­do como «jue­ves negro», fue un even­to que hizo derrum­bar­se a la eco­no­mía esta­dou­ni­den­se y glo­bal, con­tri­bu­yen­do a la Gran Depre­sión de los años 30. Tomó 25 años para que el índi­ce Dow Jones recu­pe­ra­se su nivel de 1929. O sea: escu­cha­ré Las Hojas Muer­tas por Yves Mon­tand mien­tras mire las últi­mas imá­ge­nes del colap­so. Pero la Gran Indus­tria, la Bes­tia, se recu­pe­ra con una sobre explo­ta­ción de la mano de obra de las masas deses­pe­ra­das y ham­brien­tas. Nada nue­vo. Aque­llo que para la izquier­da es un pro­ble­ma, para la dere­cha es una solu­ción. Pero pue­de tener un efec­to bume­rán, como ya dema­sia­do tar­de el zar Roma­nov se enteró.

La tra­ge­dia es que tene­mos muchos zares y pocos o nin­gún Lenin. La gran indus­tria está ensa­yan­do con el ZOOM y otras pla­ta­for­mas, las nue­vas for­mas de fle­xi­bi­li­dad labo­ral. La “ube­ri­za­cion” de la cla­se tra­ba­ja­do­ra sólo ten­drá como patrón una apli­ca­ción. Defun­ción total de la gran fábri­ca y por lo tan­to de los ser­vi­cios aso­cia­dos. Para hacer este ensa­yo a esca­la pla­ne­ta­ria, fue nece­sa­rio un peli­gro glo­bal. Lo encon­tra­ron, lo con­si­guie­ron, lo fabri­ca­ron. Pero no impor­ta. Lo que sí impor­ta es que sabrán apro­ve­char­lo. Y aun­que pue­dan vol­ver las oscu­ras golon­dri­nas, serán golon­dri­nas que pade­ce­rán el espec­tro autista.

Este pasa­je de la nece­si­dad a la Gran Indus­tria no está sepa­ra­do por nin­gu­na línea roja. Es un deve­nir borro­so. Es esen­cial pero invi­si­ble a los ojos. Y al pen­sa­mien­to. Del médi­co de cabe­ce­ra a la esta­fa de la medi­ci­na pre­pa­ga, que ape­nas son segu­ros de salud. Cuyo lucro con­sis­te en afi­liar a gen­te sana y lue­go pato­lo­gi­zar la salud. Del maes­tro que ense­ña­ba su ofi­cio a su apren­diz, a los tuto­ria­les de you­tu­be. ¿Esto impli­ca que estoy en con­tra del pro­gre­so? Impli­ca que estoy negan­do que sea pro­gre­so des­truir un pla­ne­ta para sos­te­ner a la bes­tia de la Gran Indus­tria. Y en esa inso­por­ta­ble leve­dad de la borro­si­dad, no pode­mos dife­ren­ciar entre cui­dar y vigi­lar. Entre que­rer y apo­rrear. Entre prés­ta­mo y esta­fa. Entre terro­ris­mo de esta­do y esta­do terro­ris­ta. Es un apor­te a la borro­si­dad deno­mi­nar demo­cra­cia a la dic­ta­du­ra de la bur­gue­sía. Y es tam­bién borro­so deno­mi­nar pandemia/​epidemia a la dimen­sión viral de la cul­tu­ra represora.

La lógi­ca de gue­rra que inau­gu­ró el pre­si­den­te y con­fir­mó el secre­ta­rio de segu­ri­dad de la pro­vin­cia de Bue­nos Aires, como todo deli­rio, tie­ne su núcleo de ver­dad. A pesar de la dia­tri­ba de la publi­ci­dad de YPF, el enemi­go que no da la cara no es el virus. Es la gran indus­tria. Esta­mos en gue­rra, pero el enemi­go no es el Covid 19. Ape­nas es el arma. Pero el enemi­go es la Gran Indus­tria Con­ta­mi­nan­te y Depredadora.

Para salir de la borro­si­dad del ser, ten­dre­mos que tener la pre­ci­sión de un rayo laser. Cons­truir heri­das leta­les que ni siquie­ra san­gren. Estra­te­gias comu­ni­ta­rias, coope­ra­ti­vas, auto­ges­tio­na­rias, revo­lu­cio­na­rias. Para que nues­tros niñes ten­gan una segun­da, ter­ce­ra y cuar­ta opor­tu­ni­dad de vivir una vida que ten­ga vida, La vida que tie­ne muer­te es la que las actua­les gene­ra­cio­nes tie­nen que des­truir. Qui­zá no tuve fuer­zas para luchar con­tra la arbi­tra­rie­dad medie­val de la uni­ver­si­dad. Pero ten­go nue­vas fuer­zas cul­ti­va­das en esta cua­ren­te­na del cuer­po, pero que toda­vía no es cua­ren­te­na del alma.

Si Manu Gino­bi­li tie­ne temor a la rebe­lión de los pro­le­ta­rios, vamos a ense­ñar­le que sus temo­res no son infundados.

Inven­ta­re­mos nue­vas for­mas de estar uni­dos. Y tam­bién inven­ta­re­mos lo que nues­tros ori­gi­na­rios siem­pre supie­ron: la tie­rra no nos per­te­ne­ce. Cuan­do lle­ga­mos ya estaba.

Y entre aga­sa­jar­la y des­truir­la no hay borro­si­dad que valga.

Agen­cia Pelo­ta de Trapo 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *