Perú. El impues­to a la rique­za es via­ble y de justicia

Por José De Echa­ve, César Flo­res y Luis Espe­jo /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de abril de 2020

En el Perú exis­te una gran con­cen­tra­ción de la rique­za y muchas de estas gran­des for­tu­nas se han acu­mu­la­do gra­cias a que el Esta­do les ha otor­ga­do gran­des pri­vi­le­gios, entre ellos exo­ne­ra­cio­nes y una varie­dad de bene­fi­cios tri­bu­ta­rios. El impues­to a la rique­za es una pro­pues­ta via­ble y ade­más, par­te de un cri­te­rio ele­men­tal de jus­ti­cia.

Algu­nas pre­ci­sio­nes sobre el impues­to a la riqueza

En medio de la emer­gen­cia y la pan­de­mia, el tema del impues­to a la rique­za (tam­bién se lo cono­ce como impues­to a las gran­des for­tu­nas o impues­to al patri­mo­nio) se ha pues­to en agen­da. Des­de Coope­rAc­ción que­re­mos com­par­tir algu­nas pre­ci­sio­nes sobre este tipo de impues­to y cómo ubi­car su dis­cu­sión en el actual con­tex­to. A con­ti­nua­ción resu­mi­mos varios aspectos:

Algu­nos ante­ce­den­tes a tomar en cuenta

Para comen­zar, hay que reco­no­cer que la ban­ca­da del Fre­pap tuvo la pri­me­ra ini­cia­ti­va en el actual Con­gre­so de crear un impues­to a la rique­za (antes de la emer­gen­cia). El pro­yec­to de la con­gre­sis­ta del Fre­pap, Luz Mila­gros Cay­gua­ray Gam­bi­ni, plan­tea gra­var a las per­so­nas, jurí­di­cas y natu­ra­les, bajo los siguien­tes parámetros:

(1) Las per­so­nas natu­ra­les que hayan obte­ni­do ingre­sos a par­tir de un millón de soles o que los mon­tos de sus inmue­bles ascien­dan a dicho mon­to. La tasa sería de 0.22% al 1%).

(2) Las per­so­nas jurí­di­cas que hayan fac­tu­ra­do duran­te el año fis­cal ingre­sos a par­tir de diez millo­nes de soles o que su patri­mo­nio inmo­bi­lia­rio en libros regis­tre tal mon­to. En este caso el impues­to será del 1% al 2% del mon­to registrado.

(3) Los gru­pos eco­nó­mi­cos que hayan fac­tu­ra­do ingre­sos supe­rio­res a los cin­cuen­ta millo­nes de soles o que su patri­mo­nio inmo­bi­lia­rio ten­ga en libros el mis­mo valor.

Una de las pri­me­ras obser­va­cio­nes al pro­yec­to del Fre­pap es el mon­to bajo que esta­ble­ce como pun­to de par­ti­da de apli­ca­ción del impues­to, sobre todo para las per­so­nas natu­ra­les (a par­tir de un millón de soles o que el valor de sus inmue­bles ascien­dan a dicho mon­to). Es un pun­to de par­ti­da exce­si­va­men­te bajo.

Por otro lado, una pro­pues­ta de impues­to a la rique­za debe plan­tear una defi­ni­ción ade­cua­da del lla­ma­do “patri­mo­nio líqui­do” ‑espe­cial­men­te en el con­tex­to actual- que con­si­de­re tan­to los acti­vos como los pasi­vos o deu­das de cada suje­to. Asi­mis­mo, en el caso de los inmue­bles debe­rá eva­luar­se (por lo menos tomar en cuen­ta) si se pro­du­ce o no una dupli­ci­dad en tan­to ya exis­te el impues­to pre­dial que tie­ne una perio­di­ci­dad anual.

Los pará­me­tros internacionales

Una inte­rro­gan­te cla­ve para el deba­te es si una pro­pues­ta de impues­to a la rique­za se sale de los pará­me­tros tri­bu­ta­rios a nivel inter­na­cio­nal. Todo indi­ca que no. Hay una lar­ga lis­ta de paí­ses que apli­can ‑o han apli­ca­do- este tipo de impues­to. Algu­nos ejem­plos: Espa­ña (a par­tir de 700,000 euros y tasas de 0.2% al 3.5%); Fran­cia (a par­tir de 1.3 millo­nes de euros con tasas que van de 0.5% a 1.5%); Norue­ga (con tasas de 0.9% y 1.1%); Sui­za (varía por can­to­nes y comu­nas); Ita­lia, con dos tipos de impues­tos a la rique­za (con tasas dife­ren­cia­das para acti­vos fue­ra y den­tro del país); Holan­da (con tasas pro­gre­si­vas de acuer­do a la rique­za); etc.

En Amé­ri­ca Lati­na, Argen­ti­na, Colom­bia y Uru­guay tam­bién apli­can un impues­to a la rique­za: Argen­ti­na apli­ca­ba una tasa de 0.25% a par­tir del 1 millón 250 mil dóla­res (se deno­mi­na­ba impues­to a los bie­nes per­so­na­les) y en la actua­li­dad, en medio de la emer­gen­cia, se vie­ne dis­cu­tien­do un apor­te extra­or­di­na­rio a las gran­des for­tu­nas; en Uru­guay se apli­ca a per­so­nas y núcleos fami­lia­res resi­den­tes en ese país y va del 0.4% al 0.7% (se deno­mi­na impues­to al patri­mo­nio) y en Colom­bia se apli­ca al patri­mo­nio neto de per­so­nas natu­ra­les y jurí­di­cas, inclu­yen­do los bie­nes en el exte­rior, supe­rio­res a 1 – 5 millo­nes de dóla­res y a una tasa fija de 1%.

Sin embar­go, otra dis­cu­sión es cuál es el real impac­to recau­da­dor de este impues­to y si es una con­tri­bu­ción que podría ser útil en un con­tex­to de emer­gen­cia como el actual. Si uno revi­sa la expe­rien­cia lati­no­ame­ri­ca­na (habría que revi­sar con mayor deta­lle otros casos), todo indi­ca que no es una gran impues­to recau­da­dor: por ejem­plo, en el caso de Amé­ri­ca Lati­na, el apor­te a la pre­sión tri­bu­ta­ria de los paí­ses que lo han apli­ca­do es limi­ta­do (ver cuadro).

La jus­ti­fi­ca­ción

Todo indi­ca que la impor­tan­cia de un impues­to de esta natu­ra­le­za es de otro tipo: repre­sen­ta una suer­te de por­ta estan­dar­te de una apues­ta por una polí­ti­ca tri­bu­ta­ria alter­na­ti­va y cla­ra­men­te pro­gre­si­va. Par­te de un cri­te­rio ele­men­tal de jus­ti­cia que las gran­des for­tu­nas sean gra­va­das con un impues­to espe­cial. Está cla­ro que no es la úni­ca medi­da (no debe­ría ser pre­sen­ta­da como una medi­da ais­la­da), pero sí un pri­mer paso impor­tan­te, sobre todo en un con­tex­to de emer­gen­cia, para ini­ciar una refor­ma tri­bu­ta­ria de carác­ter estructural.

Como se sabe, el Perú es uno de los paí­ses con más baja pre­sión tri­bu­ta­ria a nivel de Amé­ri­ca Lati­na: mien­tras que en el Perú la pre­sión tri­bu­ta­ria ape­nas supera el 14% del PBI, el pro­me­dio para Amé­ri­ca Lati­na es de 23 % y en los paí­ses de la Orga­ni­za­ción para la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos lle­ga a 34 %. Esta es una reali­dad que nos acom­pa­ña hace más de tres déca­das, tan­to en épo­cas de bonan­za, como ocu­rrió en el perío­do de pre­cios altos de las mate­rias pri­mas y, por supues­to, en épo­cas de vacas fla­cas como la actual.

En el Perú pre­do­mi­nan los impues­tos indi­rec­tos; es decir los que paga­mos todos cuan­do com­pra­mos o con­su­mi­mos algo, etc., mien­tras que los impues­tos direc­tos, por ejem­plo sobre las ren­tas de las empre­sas y sobre los ingre­sos, son par­ti­cu­lar­men­te bajos. Es lo que se cono­ce como el carác­ter regre­si­vo de una polí­ti­ca tributaria.

en el Perú la mayor can­ti­dad de impues­tos lo han paga­do los consumidores 

Al ana­li­zar la estruc­tu­ra de los ingre­sos tri­bu­ta­rios del Esta­do, vemos que está con­for­ma­da, prin­ci­pal­men­te, por el Impues­to a la Ren­ta (Impues­to direc­to), el Impues­to Gene­ral a las Ven­tas y el Impues­to Selec­ti­vo al Con­su­mo (Impues­tos Indi­rec­tos). De acuer­do con los datos de las últi­mas dos déca­das, en el Perú la mayor can­ti­dad de impues­tos lo han paga­do los con­su­mi­do­res. Tal como se pue­de apre­ciar en el siguien­te grá­fi­co, el pago por IGV e ISC se ha man­te­ni­do siem­pre por enci­ma de lo recau­da­do por el impues­to a la ren­ta, lo que evi­den­cia el carác­ter regre­si­vo de nues­tra polí­ti­ca tributaria.

El impues­to a la rique­za y otros impues­tos direc­tos (sobre ganan­cias, gran­des heren­cias, etc.) debe­rían for­mar par­te de una pro­pues­ta de refor­ma tri­bu­ta­ria pro­gre­si­va. Este es un tema que se vie­ne dis­cu­tien­do en dife­ren­tes paí­ses: el eco­no­mis­ta fran­cés Piketty ha pro­pues­to un impues­to para los billo­na­rios entre el 5 y 10 por cien­to; en Esta­dos Uni­dos tam­bién se venían dis­cu­tien­do pro­pues­tas que bus­can aumen­tar drás­ti­ca­men­te el impues­to a la ren­ta para las gran­des for­tu­nas y, por otro lado, un impues­to a la rique­za del 2% para rique­zas mayo­res a los 50 millo­nes de dóla­res. Por otro lado, orga­nis­mos como el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal y el Ban­co Mun­dial, tam­bién están dis­cu­tien­do el tema.

Como se sabe, en el Perú exis­te una gran con­cen­tra­ción de la rique­za y muchas de estas gran­des for­tu­nas se han acu­mu­la­do gra­cias a que el Esta­do les ha otor­ga­do gran­des pri­vi­le­gios, entre ellos exo­ne­ra­cio­nes y una varie­dad de bene­fi­cios tri­bu­ta­rios. El impues­to a la rique­za es una pro­pues­ta via­ble y ade­más, par­te de un cri­te­rio ele­men­tal de justicia.

Coope­rAc­cion: http://​coope​rac​cion​.org​.pe/​p​r​e​c​i​s​i​o​n​e​s​-​s​o​b​r​e​-​i​m​p​u​e​s​t​o​-​r​i​q​u​e​za/

Fuen­te: SERVINDI

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *