Méxi­co. Ley de Amnis­tía, un acto huma­ni­ta­rio y de jus­ti­cia: CNDH

Naye­li Esca­lo­na /​Resumen Lati­no­ame­ri­cano, 23 de abril de 2020

La Comi­sión Nacio­nal de los Dere­chos Huma­nos (CNDH) se pro­nun­ció a favor de la emi­sión del Decre­to por el que se Expi­de la Ley de Amnis­tía y mani­fes­tó su adhe­sión para enten­der­lo como un acto huma­ni­ta­rio y de jus­ti­cia, tras­cen­den­te a nivel nacional. 

El orga­nis­mo con­si­de­ró que la amnis­tía pone énfa­sis en los gru­pos más vul­ne­ra­bles fren­te al sis­te­ma de jus­ti­cia duran­te la emer­gen­cia sani­ta­ria por el virus SARS-CoV‑2, como son las per­so­nas de la ter­ce­ra edad, muje­res ­ – tenien­do mayor con­si­de­ra­ción con las emba­ra­za­das – , los jóve­nes y los indígenas.

El Dic­ta­men de las Comi­sio­nes Uni­das de Gober­na­ción y de Estu­dios Legis­la­ti­vos, Segun­da, sobre la Minu­ta con Pro­yec­to de Decre­to por el que se expi­de la Ley de Amnis­tía esta­ble­ce que ésta sería apli­ca­ble a favor de las per­so­nas en con­tra de quie­nes se haya ejer­ci­ta­do acción penal, hayan sido pro­ce­sa­das o se les haya dic­ta­do sen­ten­cia fir­me, ante los tri­bu­na­les del orden fede­ral, siem­pre que no sean rein­ci­den­tes res­pec­to del deli­to por el que están sentenciadas.

En este sen­ti­do, los supues­tos de deli­tos son: abor­to, homi­ci­dio por rela­ción de paren­tes­co (infan­ti­ci­dio), deli­tos con­tra la salud –nar­co­me­nu­deo y con­su­mi­do­res– en con­di­cio­nes de pobre­za o vul­ne­ra­bi­li­dad, pose­sión de nar­có­ti­cos por comu­ni­da­des indí­ge­nas en can­ti­da­des que reba­sen el con­su­mo per­so­nal (sin fines de dis­tri­bu­ción o venta).

Cual­quier deli­to de pue­blos y comu­ni­da­des que no hayan acce­di­do a la juris­dic­ción del Esta­do –sin garan­tía de su dere­cho a inter­pre­tes o defen­so­res con cono­ci­mien­to de su cul­tu­ra – , por el robo sim­ple y sin vio­len­cia (que no ame­ri­te pena mayor a cua­tro años), por el deli­to de sedi­ción o por la inci­ta­ción a la comi­sión del deli­to impul­sa­do por razo­nes polí­ti­cas (no apli­ca al terro­ris­mo, y a hechos con pri­va­ción de vida, lesio­nes gra­ves o armas de fuego).

La CNDH con­si­de­ra impor­tan­te des­ta­car que la amnis­tía no bene­fi­cia­rá a per­so­nas acu­sa­das de homi­ci­dio, secues­tro, lesio­nes gra­ves, vio­len­cia o femi­ni­ci­das, uti­li­za­ción de armas de fue­go, vio­la­do­res, tra­tan­tes, hua­chi­co­le­ros, delin­cuen­tes dedi­ca­dos al robo de casas habi­ta­ción, entre otros; como vio­la­cio­nes gra­ves a los dere­chos humanos.

Ade­más que no limi­ta el dere­cho de las víc­ti­mas a un recur­so efec­ti­vo y a la repa­ra­ción inte­gral del daño, en vir­tud de que la pena de pri­sión no se con­si­de­ra un cas­ti­go, sino un medio para la rein­ser­ción social.

Final­men­te, el orga­nis­mo reco­mien­da extre­mar pre­cau­cio­nes, en dado caso de que se extien­da esta ley para aque­llos que fue­ron encar­ce­la­dos injus­ta­men­te para ampliar los efec­tos, alcan­ces y bene­fi­cios de la impar­ti­ción de jus­ti­cia. Tam­bién para dis­mi­nuir los con­ta­gios del Covid-19 y des­pre­su­ri­zar los cen­tros penitenciarios.

Fuen­te: Con­tra Línea

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *