Jazar­pe­na­ri bidea itxi dina­mi­ka: «En el área de Bil­bao se ha pues­to en mar­cha una cam­pa­ña con­tra el abu­so poli­cial»

Des­kar­gak /​Des­car­gas (295 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4]Des­car­gar 
[PDF] [A5]Des­car­gar 
[PDF] [Let­ter]Des­car­gar 
[ePUB]Des­car­gar 
[mobi]Des­car­gar 

En estos días se cum­ple, casi mes y medio de con­fi­na­mien­to y esta­do de alar­ma a cau­sa de la pan­de­mia mun­dial pro­vo­ca­da por el covid-19, este hecho ha tras­to­ca­do total­men­te la «nor­ma­li­dad» en la que nos hallá­ba­mos inmer­sos. Esta­mos en una excep­cio­na­li­dad en la que una de las nue­vas reali­da­des es la cons­tan­te pre­sen­cia poli­cial y mili­tar en una Eus­kal Herria que ya se encon­tra­ba ocu­pa­da. A raíz de esto en el área de Bil­bao se ha pues­to en mar­cha una cam­pa­ña con­tra el abu­so poli­cial de la que nos hemos hecho eco y a la que nos hemos adhe­ri­do des­de el colec­ti­vo Boltxe. Para cono­cer mejor esta diná­mi­ca habla­mos hoy con sus repre­sen­tan­tes.

Boltxe: ¿Expli­cad­nos por favor bre­ve­men­te en qué con­sis­te la cam­pa­ña que habéis pues­to en mar­cha?

Jazar­pe­na­ri bidea itxi dina­mi­ka: Esta cam­pa­ña quie­re seña­lar el esta­do de excep­ción, hacien­do fren­te a una de sus expre­sio­nes más visi­bles. El con­trol y la pre­sen­cia poli­cial se ha inten­si­fi­ca­do estos días y, ade­más, esta­mos sien­do tes­ti­gos de mul­ti­tud de abu­sos de camino al tra­ba­jo, o a casa de un fami­liar que nece­si­ta ayu­da. Pero tam­bién hemos podi­do ver abu­sos sis­te­má­ti­cos por par­te de las fuer­zas repre­si­vas, mayor­men­te con­tra per­so­nas migran­tes. El ejem­plo más cla­ro lo tene­mos en los barrios de Bil­bi y San Fran­cis­co, don­de el pasa­do 29 de mar­zo varios zipa­yos gol­pea­ron a un joven autis­ta y a su madre; y por si fue­ra poco, han pues­to mul­tas a los veci­nos que denun­cia­ron la terri­ble actua­ción polí­cial.

Ante esta situa­ción que, por des­gra­cia, ha toma­do una gran dimen­sión en Bil­bo, varios colec­ti­vos loca­les y nacio­na­les nos hemos jun­ta­do para hacer­le fren­te de mane­ra uni­ta­ria, en una diná­mi­ca que dura­rá de momen­to, mien­tras duren las medi­das que se han toma­do en el con­fi­na­mien­to. Como expli­ca­mos en el comu­ni­ca­do de pre­sen­ta­ción, los obje­ti­vos que que­re­mos con­se­guir median­te la diná­mi­ca son los siguien­tes: denun­ciar el abu­so poli­cial, ofre­cer herra­mien­tas para defen­der­se de él a los sec­to­res más des­pro­te­gi­dos median­te apo­yo y asis­ten­cia jurí­di­ca, y hacer una peque­ña apor­ta­ción en la con­se­cu­ción de las liber­ta­des polí­ti­cas nece­sa­rias para la orga­ni­za­ción, que en esta situa­ción se han vis­to más redu­ci­das aún si cabe.

De momen­to, hemos comen­za­do hacien­do públi­ca nues­tra diná­mi­ca en las redes socia­les (@jazarpenari_ez), pero ya hemos empe­za­do con lo que va a ser nues­tro siguien­te reto: ofre­cer asis­ten­cia jurí­di­ca inten­tan­do orga­ni­zar la soli­da­ri­dad hacia los sec­to­res más gol­pea­dos de la cla­se obre­ra. Para ello, hemos hemos habi­li­ta­do un telé­fono (632506041) y un correo jazarpenari.​[email protected]​gmail.​com de con­tac­to para la denun­cia de dife­ren­tes abu­sos.

Comen­táis en el comu­ni­ca­do que esta ini­cia­ti­va par­te de otra más gene­ral impul­sa­da por GKS. ¿En qué con­sis­te esa diná­mi­ca de GKS de la que habláis?

La diná­mi­ca o cam­pa­ña polí­ti­ca de denun­cia tie­ne como obje­ti­vo prin­ci­pal, visi­bi­li­zar que el esta­do de alar­ma que han decre­ta­do como res­pues­ta a la expan­sión del Covid-19, no es más que un inten­to de camu­flar el cada vez más evi­den­te esta­do de excep­ción, mili­tar y poli­cial. Median­te esta for­ma de con­trol extre­mo, pre­ten­den agu­di­zar la ofen­si­va polí­ti­ca con­tra la cla­se tra­ba­ja­do­ra, blo­quean­do toda posi­bi­li­dad de orga­ni­za­ción, y así posi­bi­li­tar las medi­das eco­nó­mi­cas y socia­les que ahon­da­rán en el pro­ce­so de pro­le­ta­ri­za­ción.

Con­si­de­ra­mos que es una cam­pa­ña impres­cin­di­ble en esta coyun­tu­ra, en la que la mayo­ría de los agen­tes polí­ti­cos y socia­les se han subi­do al bar­co de la gran bur­gue­sía, para sacar a la luz el carác­ter de cla­se de las medi­das adop­ta­das. En ese sen­ti­do, GKS ha hecho hin­ca­pié en cua­tro pun­tos, nece­sa­rios para abor­dar el con­tex­to des­de una ópti­ca pro­le­ta­ria. El pri­me­ro, la urgen­cia de rei­vin­di­car las liber­ta­des polí­ti­cas, ya que mien­tras nues­tra acti­vi­dad polí­ti­ca ha sido anu­la­da, la acti­vi­dad esen­cial de la socie­dad capi­ta­lis­ta (la pro­duc­ción de plus­va­lía) sigue en mar­cha, y ade­más el esta­do bur­gués ha des­ple­ga­do toda su orga­ni­za­ción polí­ti­ca, lle­gan­do a sacar al ejér­ci­to a ocu­par pue­blos y barrios de Eus­kal Herria. El segun­do pun­to pone sobre la mesa la nece­si­dad de exi­gir la ver­dad sobre las cau­sas y desa­rro­llo del virus, y el carác­ter de las medi­das que se han toma­do ante él, por­que el bom­bar­deo de datos cuan­ti­ta­ti­vos escon­de el ver­da­de­ro carác­ter de todo esto. El ter­cer pun­to plan­tea la orga­ni­za­ción obre­ra inde­pen­dien­te como vía para hacer fren­te a esta ofen­si­va y defen­der de ella a la cla­se tra­ba­ja­do­ra. En ese sen­ti­do den­tro de la mis­ma cam­pa­ña se han arti­cu­la­do a esca­la nacio­nal nues­tras capa­ci­da­des orga­ni­za­ti­vas para ofre­cer recur­sos diri­gi­dos a la defen­sa de las con­di­cio­nes de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en los ámbi­tos de vivien­da, labo­ral y abu­sos poli­cia­les. El cuar­to pun­to habla de prio­ri­zar real­men­te la salud uni­ver­sal a los intere­ses par­ti­cu­la­res, de la bur­gue­sía.

En estos días nos ente­ra­mos de que se han adqui­ri­do miles de pis­to­las eléc­tri­cas y que las deten­cio­nes y pali­zas por par­te de los diver­sos cuer­pos poli­cia­les van en aumen­to, los videos en las redes socia­les así lo ates­ti­guan ¿Cómo enten­déis que con­tra esta pan­de­mia se hallan pues­to más mul­tas que test rea­li­za­dos? ¿Cómo enten­déis la acción de los diver­sos gobier­nos tan­to espa­ñol y fran­cés como vas­co y nava­rro res­pec­to a la pan­de­mia?

Para empe­zar, es evi­den­te que las medi­das adop­ta­das para fre­nar la expan­sión del virus no han sido efec­ti­vas. En los paí­ses don­de mejor se está con­tro­lan­do la pan­de­mia, las medi­das han sido muy dife­ren­tes a las de los Esta­dos espa­ñol y fran­cés: entre otras cosas, se ha impul­sa­do un uso gene­ra­li­za­do de los equi­pos de pro­tec­ción y se han efec­tua­do test a gran par­te de la pobla­ción para con­tro­lar los con­ta­gios y los focos de infec­ción. Aun así, no debe­mos con­si­de­rar que las medi­das aquí adop­ta­das son solo con­se­cuen­cia de la negli­gen­cia o la mala volun­tad de los gobier­nos. En el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, la diná­mi­ca de acu­mu­la­ción del capi­tal (la nece­si­dad de repro­du­cir capi­tal en esca­la amplia­da) es quien mar­ca los estre­chos lími­tes de las deci­sio­nes guber­na­men­ta­les. Por ejem­plo, si aquí no se ha gene­ra­li­za­do el uso de mas­ca­ri­llas (has­ta el pun­to de que la con­se­je­ra de Salud del Gobierno Vas­co dije­ra públi­ca­men­te que «no sir­ven») es por­que no hay sufi­cien­tes pro­vi­sio­nes. Y no las hay, por­que en el capi­ta­lis­mo lo que no gene­ra ganan­cias no se pro­du­ce, y pro­du­cir mas­ca­ri­llas en masa antes de esta pan­de­mia no las gene­ra­ba. Hay que enten­der de la mis­ma mane­ra que aho­ra varias empre­sas, la Coope­ra­ti­va Mon­dra­gon entre una de las más des­ta­ca­das, hayan empe­za­do a pro­du­cir mas­ca­ri­llas en gran­des can­ti­da­des: tam­po­co es un ges­to de bue­na volun­tad, sino una deci­sión para explo­tar un nicho de mer­ca­do que se abre en esta cri­sis.

Dicho esto, y res­pon­dien­do a la pre­gun­ta, la impo­si­bi­li­dad de los esta­dos de tomar cier­tas medi­das pre­ven­ti­vas ante­rio­res (test, equi­pos de pro­tec­ción…) los ha con­du­ci­do a impo­ner un autén­ti­co esta­do de excep­ción. Las dos prio­ri­da­des de la bur­gue­sía en estos momen­tos de excep­cio­na­li­dad son: tra­tar deses­pe­ra­da­men­te de man­te­ner la pro­duc­ción de plus­va­lía y evi­tar la con­flic­ti­vi­dad social. Para ello han impues­to un con­fi­na­mien­to casi total que de momen­to solo nos per­mi­te salir de casa para ir a tra­ba­jar o para tareas de super­vi­ven­cia. Ade­más, el esta­do de excep­ción impli­ca la mili­ta­ri­za­ción de las calles, la nor­ma­li­za­ción de las fuer­zas repre­si­vas, un aumen­to del con­trol social y la anu­la­ción de las ya esca­sas liber­ta­des polí­ti­cas. Estas medi­das las paga la cla­se tra­ba­ja­do­ra que ade­más, a fal­ta de orga­ni­za­ción, está des­pro­te­gi­da ante la que enten­de­mos que es una autén­ti­ca ofen­si­va de la bur­gue­sía.

En cuan­to a la segun­da pre­gun­ta, vemos que las medi­das adop­ta­das por el gobierno espa­ñol y el fran­cés son lige­ra­men­te dife­ren­tes. En el Esta­do espa­ñol se está apli­can­do un con­fi­na­mien­to algo más res­tric­ti­vo que en el Esta­do fran­cés, don­de por ejem­plo está per­mi­ti­do hacer depor­te o pasear duran­te una hora al día. Como hemos dicho antes, no enten­de­mos estas dife­ren­cias como con­se­cuen­cia de la mera volun­tad de este o aquel gobierno, sino como con­se­cuen­cia de la mayor o menor sol­ven­cia eco­nó­mi­ca actual de los Esta­dos que impul­sa a impo­ner medi­das más o menos coer­ci­ti­vas a la cla­se obre­ra de cada país: esto es, a impo­ner la «paz social» de mane­ra más o menos direc­ta. En lo que res­pec­ta a los gobier­nos auto­nó­mi­cos vas­co y nava­rro, en esta situa­ción excep­cio­nal que­da aún más en evi­den­cia que son sucur­sa­les del gobierno espa­ñol, meros apén­di­ces del Esta­do espa­ñol en Hego Eus­kal Herria. Cada vez que ha sido nece­sa­rio sus­pen­der las com­pe­ten­cias auto­nó­mi­cas para apli­car las medi­das esta­ta­les, se han sus­pen­di­do sin gran difi­cul­tad; demos­tran­do que el «auto­go­bierno vas­co» no es tal cosa. El PNV está mos­tran­do cier­ta opo­si­ción dis­cur­si­va a las deci­sio­nes adop­ta­das por el gobierno espa­ñol ya que requie­re de medi­das menos res­tric­ti­vas que las actua­les para aumen­tar la pro­duc­ción. Pero aun­que pue­da haber dispu­tas entre las dife­ren­tes frac­cio­nes de la bur­gue­sía, su uni­dad resi­de en tra­tar de con­se­guir las mejo­res con­di­cio­nes para la explo­ta­ción de la cla­se obre­ra en el esce­na­rio que se abre. En esa línea debe­mos enten­der los pac­tos de Esta­do que se pue­dan dar a cor­to o medio pla­zo y de los cua­les el PNV no quie­re que­dar­se exclui­do. Tam­bién es escla­re­ce­dor el papel de la «izquier­da sobe­ra­nis­ta vas­ca» repre­sen­ta­da por EH bil­du, que cri­ti­ca las medi­das del gobierno al tiem­po que no quie­re ver­se exclui­do de sus deci­sio­nes y que ha habla­do inclu­so de la nece­si­dad de «coor­di­na­ción» y «leal­tad» con el gobierno espa­ñol mien­tras se res­pe­te su papel.

Vemos cómo des­pués del parón «total» de los últi­mos días, se vuel­ve a impo­ner la dis­ci­pli­na del bene­fi­cio antes que la salud de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Esto pasa sema­nas des­pués de los suce­sos de Zal­di­bar en los que resul­ta­ron sepul­ta­dos dos tra­ba­ja­do­res, la acti­tud del gobierno vas­con­ga­do y del lehen­da­ka­ri Urku­llu ha sido la de prio­ri­zar en todos los casos la lógi­ca del bene­fi­cio y los intere­ses de la bur­gue­sía que le apo­ya. El Esta­do poli­cial es el que va a for­zar esto y no se entien­de que los sin­di­ca­tos no plan­teen algún tipo de acción efec­ti­va para defen­der a la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Ante esto ¿qué pode­mos hacer?

En estos momen­tos debe­mos reco­no­cer que la orga­ni­za­ción obre­ra es débil y que por ello la gran bur­gue­sía está impo­nien­do sus medi­das sin ape­nas opo­si­ción. Aun así, debe­mos tomar­nos muy en serio algu­nas tareas actua­les, por­que pue­den mar­car la dife­ren­cia el día de maña­na. Por un lado, debe­mos gene­rar y socia­li­zar todo un mar­co para com­pren­der lo que está suce­dien­do: iden­ti­fi­car las cau­sas de las medi­das que nos impo­nen, pre­ver las con­se­cuen­cias que ten­drán en las con­di­cio­nes de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, y ave­ri­guar qué posi­bi­li­da­des de lucha tene­mos tan­to hoy como en los posi­bles esce­na­rios futu­ros. La cla­se media está total­men­te inca­pa­ci­ta­da para plan­tear un pro­gra­ma que mejo­re las con­di­cio­nes de la cla­se obre­ra, ya que for­ta­le­ce el sis­te­ma a tra­vés de limi­tar­se a peti­cio­nes de mayor inter­ven­ción del esta­do en la eco­no­mía. Más aún, cuan­do en esta situa­ción de cri­sis, vemos cómo la bur­gue­sía ade­lan­ta por la izquier­da en muchas oca­sio­nes a la social­de­mo­cra­cia, con medi­das inter­ven­cio­nis­tas que adop­ta para pos­ter­gar la pre­vi­si­ble catás­tro­fe eco­nó­mi­ca. A noso­tros y noso­tras, en cam­bio, en estas con­di­cio­nes tam­bién nos toca impul­sar la orga­ni­za­ción inde­pen­dien­te del pro­le­ta­ria­do. Debe­mos, por un lado, poner todos los medios que ten­ga­mos a dis­po­si­ción de los sec­to­res más gol­pea­dos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra para defen­der nues­tras con­di­cio­nes de vida y de tra­ba­jo; y con­jun­ta­men­te, debe­mos apor­tar en la con­se­cu­ción de las liber­ta­des polí­ti­cas nece­sa­rias para la orga­ni­za­ción obre­ra. En estos momen­tos don­de la mili­ta­ri­za­ción, la repre­sión y el con­trol social van en aumen­to, es fun­da­men­tal con­se­guir con­di­cio­nes favo­ra­bles para la orga­ni­za­ción polí­ti­ca, que dicho sea de paso, solo con­se­gui­re­mos a tra­vés de la pro­pia orga­ni­za­ción.

En esta cam­pa­ña que ponéis en mar­cha, ¿quié­nes for­man par­te y cómo pue­den sumar­se nue­vos apo­yos?

Ade­más de Gaz­te Koor­di­na­do­ra Sozia­lis­ta, for­man par­te de la diná­mi­ca, varios colec­ti­vos juve­ni­les y Gaz­tetxes de Bil­bao, como la Gaz­te Asan­bla­da de Bil­bi, San Inazio y el Gaz­tetxe de Erre­kal­de (Etxa­rri); ade­más de otros gru­pos y orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas: Bul­tza Herri Eki­me­na, Boltxe, Erai­ki, Bil­bo­ko Ami­nis­tia­ren Alde­ko Mugi­men­dua y Biz­kai­ko Herri­tar Bata­su­na.

Res­pec­to a nue­vos par­ti­ci­pan­tes, tene­mos las puer­tas abier­tas, pero con­si­de­ra­mos que es nece­sa­rio que se adhie­ran colec­ti­vos o gru­pos que com­par­tan la ópti­ca del aná­li­sis, la pro­pues­ta polí­ti­ca y los obje­ti­vos con­cre­tos que nos hemos mar­ca­do. De ser así, pue­den poner­se en con­tac­to con noso­tras a tra­vés de las vías que hemos hecho públi­co en las redes socia­les.

De todas for­mas, cree­mos que es impor­tan­te remar­car que en este momen­to, tam­bién son bien­ve­ni­das las mues­tras de soli­da­ri­dad con la cam­pa­ña que esta­mos reci­bien­do por par­te de algu­nos colec­ti­vos y per­so­nas, así como la ayu­da en la difu­sión por las redes socia­les u otros medios.

Y ¿cua­les son los pasos con­cre­tos que van a ver­te­brar la cam­pa­ña?

De momen­to, cree­mos que tene­mos sufi­cien­te tra­ba­jo inten­tan­do dar­nos a cono­cer como espa­cio de refe­ren­cia para la denun­cia de cual­quier signo de abu­so poli­cial en Bil­bao, por lo que el tra­ba­jo que esta­mos hacien­do tan­to en las redes como en la calle nos pare­ce muy impor­tan­te. Por otro lado, nues­tro siguien­te reto más pró­xi­mo sería tam­bién, poner en mar­cha de mane­ra efec­ti­va la asis­ten­cia jurí­di­ca en lo que res­pec­ta a la repre­sión poli­cial. Como hemos men­cio­na­do pre­via­men­te, hemos abier­to cana­les de con­tac­to con noso­tras ante cual­quier duda o pro­ble­má­ti­ca sur­gi­da a raíz de las medi­das toma­das en el con­fi­na­mien­to, inten­tan­do, ade­más del tra­ba­jo ideo­ló­gi­co, ser una herra­mien­ta efi­caz de apo­yo mutuo para con los sec­to­res más gol­pea­dos.

Final­men­te, cree­mos tam­bién que una de nues­tras tareas a rea­li­zar a cor­to pla­zo, y que esta­mos lle­van­do a cabo, es seña­lar la esen­cia real de lo que la bur­gue­sía lla­ma Esta­do de Alar­ma, denun­cian­do su carác­ter de domi­na­ción de cla­se y sus expre­sio­nes con­cre­tas como par­te de un pro­ce­so de ofen­si­va polí­ti­ca más gene­ral.

Muchas gra­cias por este tiem­po que nos habéis dedi­ca­do. Áni­mo.

24 de abril de 2020

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *