El nue­vo PGOU de Ubri­que pre­ten­de urba­ni­zar terre­nos del Par­que Natu­ral Sie­rra de Gra­za­le­ma – La otra Andalucía

Eco­lo­gis­tas en Acción ha pre­sen­ta­do 60 ale­ga­cio­nes a la Apro­ba­ción Ini­cial del PGOU de Ubri­que, mos­tran­do su rotun­da opo­si­ción a unos cre­ci­mien­tos urba­nís­ti­cos des­me­su­ra­dos, injus­ti­fi­ca­dos e inne­ce­sa­rios que, ade­más, afec­tan a terre­nos pro­te­gi­dos del Par­que Natu­ral Sie­rra de Gra­za­le­ma e incum­plen los lími­tes del cre­ci­mien­to que pres­cri­be el Plan de Orde­na­ción del Terri­to­rio de Anda­lu­cía (POTA).

El PGOU pre­ten­de reca­li­fi­car un total de 125.689 m2 para nue­vos sue­los urba­ni­za­ble, y la cons­truc­ción de 940 vivien­das, lo que supon­dría un aumen­to de 2.256 habi­tan­tes, todo en un muni­ci­pio en regre­sión demográfica. 

El POTA deter­mi­na que el cre­ci­mien­to de nue­vos sue­los urba­ni­za­bles y vivien­das debe basar­se en pará­me­tros obje­ti­vos (demo­grá­fi­co, del par­que de vivien­das, de la ocu­pa­ción de nue­vos sue­los por la urba­ni­za­ción…), “y su rela­ción con la ten­den­cia segui­da para dichos pará­me­tros en los últi­mos diez años”. Lo que evi­den­te­men­te se incumple.

Estos nue­vos sue­los urba­ni­za­bles pue­den pro­vo­car impor­tan­tes impac­tos ambien­ta­les. Hay dos sec­to­res SUS‑1 La ROZUELA y SUS‑2 Los Oli­va­res- que inclu­yen terre­nos per­te­ne­cien­tes al Par­que Natu­ral Sie­rra de Gra­za­le­ma, lo que es ile­gal, ya que estos terre­nos están pro­te­gi­dos por el Plan de Orde­na­ción de Recur­sos Natu­ra­les (PORN), estan­do prohi­bi­da su urba­ni­za­ción. Eco­lo­gis­tas en Acción ha adver­ti­do en sus ale­ga­cio­nes que todos los terre­nos del Par­que Natu­ral Sie­rra de Gra­za­le­ma deben cla­si­fi­car­se en el PGOU como Sue­los No Urba­ni­za­bles de Espe­cial Protección.

El PGOU pre­ten­de lega­li­zar una urba­ni­za­ción ile­gal –el sec­tor SUS‑5 Reale­jo- que ha sido reite­ra­da­men­te denun­cia­da por Eco­lo­gis­tas en Acción, sin que ni el Ayun­ta­mien­to ni la Jun­ta de Anda­lu­cía hayan hecho nada por apli­car la dis­ci­pli­na urba­nís­ti­ca. Ade­más, se pre­ten­de incluir una vía pecua­ria usur­pa­da, la Caña­da de la Bre­ña o Gar­gan­ta de Millán, como Sue­lo Urbanizable.

El PGOU con­tem­pla tam­bién un sec­tor de Sue­lo Urba­ni­za­ble No Sec­to­ri­za­do, colin­dan­do con el Par­que Natu­ral Los Alcor­no­ca­les, sin ana­li­zar su afec­ción al mismo.

El PGOU inclu­ye una zona para uso hote­le­ro jun­to a la carre­te­ra de Benao­caz (A‑2302), cuya eje­cu­ción lle­va años para­li­za­da, sien­do visi­ble el esque­le­to del edi­fi­cio a medio cons­truir, pro­vo­can­do un impor­tan­te impac­to pai­sa­jís­ti­co. Estos terre­nos per­te­ne­cen al Par­que Natu­ral Sie­rra de Gra­za­le­ma, pero la Jun­ta de Anda­lu­cía modi­fi­có el PORN en 2015 para des­pro­te­ger­los y per­mi­tir un desa­rro­llo de apar­ta­men­tos turís­ti­cos que se había ini­cia­do de for­ma ile­gal. Aho­ra se pre­ten­de relan­zar este pro­yec­to hote­le­ro inne­ce­sa­rio y falli­do. Eco­lo­gis­tas en Acción pro­po­ne la demo­li­ción del edi­fi­cio cons­trui­do ile­gal­men­te y la pro­tec­ción de estos terre­nos, que siguen per­te­ne­cien­do al Par­que Natu­ral Sie­rra de Grazalema.

La nor­ma­ti­va del Sue­lo No Urba­ni­za­ble es tan per­mi­si­va que posi­bi­li­ta la urba­ni­za­ción del cam­po. Así, se per­mi­te todo tipo de pro­yec­tos pri­va­dos con sólo decla­rar­los de inte­rés públi­co, y ya hay expe­rien­cias en Ubri­que de cómo se ha decla­ra­do de inte­rés públi­co la man­sión de un cono­ci­do empre­sa­rio. Se per­mi­ten varias vivien­das en cada fin­ca; en una fin­ca de 100 hec­tá­ras se podrían cons­truir has­ta 20 vivien­das. Ade­más, con una altí­si­ma edi­fi­ca­bi­li­dad (0,05 m2/​m2), lo que per­mi­ti­ría, por ejem­plo, que en una fin­ca de 10 hec­tá­reas se pue­da cons­truir ¡una casa de 5.000 m2!

Eco­lo­gis­tas en Acción pro­po­ne tam­bién que se pro­ce­da al inven­ta­ria­do y recu­pe­ra­ción de los cami­nos públi­cos, jun­to con la tota­li­dad de las vías pecuarias.

El PGOU de Ubri­que no cum­ple los requi­si­tos míni­mos que esta­ble­ce la Eva­lua­ción Ambien­tal Estra­té­gi­ca, pues no se ha some­ti­do a con­sul­tas pre­vias para esta­ble­cer las nece­si­da­des obje­ti­vas del muni­ci­pio, ni ana­li­za las alter­na­ti­vas posi­bles, y, entre ellas, la alter­na­ti­va del no cre­ci­mien­to de nue­vos sue­los urba­ni­za­bles de carác­ter resi­den­cial, ana­li­zan­do si los actua­les sue­los urba­nos tie­nen capa­ci­dad para absor­ber la deman­da de vivien­das de pri­me­ra resi­den­cia, y con­tem­plan­do una estra­te­gia de reha­bi­li­ta­ción de vivien­das vacías exis­ten­tes en el cas­co urbano.

Eco­lo­gis­tas en Acción ha soli­ci­ta­do al Ayun­ta­mien­to que se inclu­yan las ale­ga­cio­nes pre­sen­ta­das en el PGOU por enten­der que vie­nen a garan­ti­zar la sos­te­ni­bi­li­dad terri­to­rial, social y ambien­tal, el desa­rro­llo sos­te­ni­ble y la con­ser­va­ción del valio­so patri­mo­nio natu­ral, pai­sa­jís­ti­co, arqui­tec­tó­ni­co y etno­ló­gi­co de Ubrique.

Francisco Vílchez

Andaluz de Granada (1980). Grado en Humanidades en la UGR. Pluriempleado en el sector servicios y aficionado a hablar de lo que la prensa no dice ni pío.

Latest posts by Fran­cis­co Víl­chez (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *