Argen­ti­na. Úni­co Plan de Gobierno: Ais­la­mien­to, con­trol, y pago de la deu­da ile­gí­ti­ma /​El pue­blo no come alcohol en gel

Por Jor­ge Fal­co­ne*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 abril 2020


“Las ciu­da­des hijas de la moder­ni­dad capi­ta­lis­ta están dise­ña­das para enri­que­cer a las éli­tes en cada cri­sis, para des­apa­re­cer a los más vul­ne­ra­bles y dejar en casa, inmó­vil, a una cla­se media asus­ta­di­za y cómo­da, que no hace otra cosa que con­su­mir infor­ma­ción de páni­co y gas­tar su poco dine­ro guar­da­do como si fue­ra el fin del mun­do. El fin del mun­do comen­zó con el triun­fo del capi­ta­lis­mo y su com­ple­jo sis­te­ma de des­truc­ción de la vida y los ele­men­tos natu­ra­les que sos­tie­nen el pla­ne­ta. No sólo tene­mos una emer­gen­cia sani­ta­ria, tene­mos una emer­gen­cia cli­má­ti­ca, de esca­sez de agua, de refu­gia­dos víc­ti­mas de la gue­rra en medio orien­te, del nar­co­trá­fi­co en Lati­noa­mé­ri­ca y refu­gia­dos ambien­ta­les por la des­truc­ción de sus eco­sis­te­mas de vida, tene­mos un incre­men­to expo­nen­cial de femi­ci­dios en todos los con­ti­nen­tes y una corrup­ción cada vez más des­ca­ra­da en todos los nive­les de gobierno; la cri­sis es sis­té­mi­ca y la solu­ción lo debe ser igual”.

EZLN, “OTRO MUNDO ES POSIBLE: No bas­ta con lavar­nos las manos y poner­nos una mas­ca­ri­lla, tene­mos que cons­truir otros mundos”.

Aún está por ver­se quién saca­rá mayor par­ti­do de este impas­se glo­bal
Cual­quie­ra que haya segui­do las notas de este cro­nis­ta, par­ti­cu­lar­men­te entre diciem­bre de 2019 y mar­zo del corrien­te, podrá ates­ti­guar que – vinien­do de la lar­ga noche macris­ta – refle­ja­ron no pocas expec­ta­ti­vas en las pro­me­sas del nue­vo gobierno, esti­mu­la­das por el dis­cur­so del Pre­si­den­te en su acto de asun­ción.
A la fecha, quien escri­be estas líneas no tie­ne la menor som­bra de duda acer­ca de que, más allá de las bra­va­tas retó­ri­cas diri­gi­das al empre­sa­ria­do rapaz, los mimos dedi­ca­dos a la cla­se media por Cade­na Nacio­nal, o los sim­pá­ti­cos tweets del pri­mer man­da­ta­rio como aquel en que auto­ri­zó al hijo de Mar­ley a comer más golo­si­nas que las que le impo­ne su padre, segui­mos tran­si­tan­do sin nove­dad la demo­cra­cia de baja inten­si­dad pac­ta­da en 1983 entre los geno­ci­das y la cla­se polí­ti­ca, y admi­nis­tra­da por un Esta­do Colo­nial.
En el mun­do orwe­lliano que la pan­de­mia impo­ne, mien­tras los ELLOS – Oes­terhelddixit – refuer­zan nues­tro ais­la­mien­to con la com­pli­ci­dad de veci­nos boto­nes y su con­trol vía Big Data detec­tan­do y alla­nan­do a poten­cia­les agi­ta­do­res (a ese res­pec­to, el filó­so­fo sur­co­reano Byung – Chul Han opi­na que “vivi­mos en un feu­da­lis­mo digi­tal. Los seño­res feu­da­les digi­ta­les como Face­book nos dan la tie­rra y dicen: uste­des la reci­ben gra­tis, aho­ra áren­la. ¡Y la ara­mos a lo loco! Al final, vie­nen los seño­res y se lle­van la cose­cha. Así es como se explo­ta y vigi­la la tota­li­dad de la comu­ni­ca­ción. Es un sis­te­ma extre­ma­da­men­te efi­cien­te. No exis­te la pro­tes­ta por­que se explo­ta la liber­tad en sí mis­ma”), mien­tras recor­tan sala­rios y cesan­tean a lxs únicxs productores/​as de rique­za some­tidxs a labo­res pre­sen­cia­les, muchxs de NOSOTRXS capi­ta­li­za­mos la coyun­tu­ra revi­san­do el sis­te­ma – mun­do que nos tra­jo has­ta esta heca­tom­be y apos­ta­mos por una nue­va con­cien­cia pla­ne­ta­ria inte­gral, lo que suma a la his­tó­ri­ca cau­sa de la Jus­ti­cia Social aten­der a la des­ace­le­ra­ción de la eco­no­mía que tan visio­na­ria­men­te plan­tea­ron lxs decre­cen­tis­tas (http://​www​.pro​tec​to​ra​.org​.ar/​e​c​o​n​o​m​i​a​-​y​-​f​i​n​a​n​z​a​s​/​d​e​c​r​e​c​e​n​t​i​s​m​o​-​t​e​n​e​r​-​m​e​n​o​s​-​p​a​r​a​-​s​e​r​-​m​a​s​/​1​1​9​73/), repen­sar la dis­tri­bu­ción demo­grá­fi­ca que con­cen­tra a la mayor par­te de nues­tras pobla­cio­nes en gran­des cen­tros urba­nos vacian­do las peri­fe­rias, y abo­gar por un mayor res­pe­to a la bio diver­si­dad, entre tan­tas otras asig­na­tu­ras pen­dien­tes de la huma­ni­dad.
Ante seme­jan­te pano­ra­ma, vie­ne a la memo­ria la rema­ni­da cuan retró­gra­da fra­se “la letra con san­gre entra”, ya que cabe inte­rro­gar­se si aca­so la éti­ca es hija del mie­do, por­que si bien en el Nor­te Glo­bal sobre­vi­ven volun­ta­des empe­ña­das en sos­te­ner un mun­do uni­po­lar, una cosa es el pode­río que aún deten­tan, y muy otra la hege­mo­nía de la que ya care­cen, toda vez que – al decir de Grams­ci – esta debe ser cultural. 

La fala­cia ofi­cial de no pagar la deu­da
A con­tra­pe­lo de su simu­la­ción sobe­ra­nis­ta, y en ple­na pan­de­mia, el gobierno nacio­nal – que no ati­na a impo­ner­se con­tra las gran­des for­tu­nas impro­duc­ti­vas de nues­tro país – sigue des­ti­nan­do recur­sos a pagar la deu­da. El Licen­cia­do en Admi­nis­tra­ción y Finan­zas Héc­tor Giu­liano esti­ma que des­de diciem­bre pasa­do ya se habrían des­em­bol­sa­do más de 5000 millo­nes de dóla­res tan sólo del Teso­ro Nacio­nal, sin con­tar con lo abo­na­do por el Ban­co Cen­tral y las pro­vin­cias, que lo hacen por otras vías, ges­to que denun­cia como la ano­ma­lía de ave­nir­se al cri­te­rio impues­to por los acree­do­res de “pagar mien­tras se nego­cia”.
Aun­que una amplia fran­ja del cam­po popu­lar e inte­lec­tua­les de gran valía así lo exi­gen (últi­ma­men­te, el Pro­fe­sor emé­ri­to de la UBA Mario Rapo­port ha escri­to: “Debe­mos reco­brar los jiro­nes de sobe­ra­nía per­di­da y vol­ver a los cir­cui­tos inter­na­cio­na­les cura­dos no sólo del coro­na­vi­rus sino tam­bién de la pan­de­mia eco­nó­mi­ca inter­na­cio­nal con polí­ti­cas eco­nó­mi­cas pro­pias”), el ofi­cia­lis­mo con­ti­núa empe­ña­do en cum­plir con el frau­du­len­to emprés­ti­to sin inves­ti­gar­lo, al tiem­po que trans­fie­re su car­ga a futu­ras gene­ra­cio­nes, con­tan­do con la com­pli­ci­dad de la mayor par­te del espec­tro par­la­men­ta­rio.
Resu­mien­do, macris­mo eco­nó­mi­co con ros­tro huma­ni­ta­rio: Se nos “pro­te­ge” con moda­les de Madre Tere­sa y se nos repri­me al esti­lo Piñe­ra. La últi­ma “per­li­ta” del gobierno ha sido con­fi­nar a los adul­tos mayo­res de 70 años, sin actua­li­zar su mira­da sobre la nue­va lon­ge­vi­dad que – inno­va­ción tec­no­ló­gi­ca median­te – está hacien­do que la lla­ma­da Ter­ce­ra Edad se apro­xi­me cada vez más a los 100 años… por no decir que muchxs de esxs sep­tua­ge­na­rios fue­ron lxs auda­ces vein­tea­ñerxs que en los tran­ces más difí­ci­les de la Patria apos­ta­ron su pelle­jo dejan­do un inva­lo­ra­ble lega­do para que una diri­gen­cia que se lle­na la boca con las estro­fas de La Mar­chi­ta reco­ja sus ban­de­ras. Todo ello cimen­ta­do en la coop­ta­ción de amplias fran­jas de cla­se media en con­di­cio­nes de gua­re­cer­se en hoga­res con­for­ta­bles y enco­lum­nar­se como dóci­les roe­do­res tras el Flau­tis­ta de Hame­lin mediá­ti­co que ento­na la enga­ño­sa melo­día del “cui­da­do”.

Ni un hom­bre más que pase sin que reine, ni una sola mujer sin su dia­de­ma (**)
De cara al Día Inter­na­cio­nal de lxs Tra­ba­ja­dorxs, ningún/​a argen­tinx debe­ría pasar por alto que, des­de que se decre­tó la cua­ren­te­na, se han per­di­do más de 45.000 empleos for­ma­les. Tal cir­cuns­tan­cia indu­ce a con­si­de­rar que si el gobierno está dis­pues­to a apo­yar finan­cie­ra­men­te a empre­sas que recor­tan sala­rios y/​o des­pi­den – y aca­ban de otor­gár­se­le 850.000.000 $ -, sería más que jus­to recla­mar que ese capi­tal se con­vier­ta en accio­nes para la ges­tión obre­ra con par­ti­ci­pa­ción del Esta­do y even­tual expro­pia­ción… y no en fuga de dóla­res por par­te de las patro­na­les, ya que se tra­ta de dine­ro del pue­blo des­ti­na­do a su admi­nis­tra­ción guber­na­men­tal. Por tan­to, asis­te sobra­do dere­cho a que el mis­mo que­de bajo con­trol de quie­nes pro­du­cen bie­nes o servicios. 

Duran­te su homi­lía del Domin­go de Pas­cuas, el Papa Fran­cis­co, expre­só ante una Pla­za San Pedro vacía debi­do a las medi­das de pre­ven­ción sani­ta­ria: “Tal vez sea tiem­po de pen­sar en un sala­rio uni­ver­sal que reco­noz­ca y dig­ni­fi­que las nobles e insus­ti­tui­bles tareas que rea­li­zan; capaz de garan­ti­zar y hacer reali­dad esa con­sig­na tan huma­na y tan cris­tia­na: nin­gún tra­ba­ja­dor sin dere­chos’ ”.
Por otra par­te, las denun­cias por vio­len­cia de géne­ro han aumen­ta­do en un 39% duran­te la emer­gen­cia cau­sa­da por el coro­na­vi­rus y, des­de que comen­zó el con­fi­na­mien­to, el 20 de mar­zo, se han pro­du­ci­do una vein­te­na de femi­ci­dios. La ONU ha bau­ti­za­do dicho fenó­meno como “la otra pan­de­mia”. Ante el dra­má­ti­co incre­men­to de dicha esta­dís­ti­ca, tan­to la UTEP como la sena­do­ra pam­pea­na, Nor­ma Duran­go coin­ci­die­ron en impul­sar un pro­yec­to de ley para decla­rar la Emer­gen­cia en Vio­len­cia de Géne­ro por dos años.
A todo esto, dado que al cabo del affai­re de los sobre­pre­cios en Desa­rro­llo Social, aún no hay estruc­tu­ra que sus­ti­tu­ya el sumi­nis­tro de ali­men­tos, en los últi­mos días la con­cu­rren­cia a los come­do­res pasó de 8 a 11 millo­nes de per­so­nas (!) En el seno de un gobierno para el que la cua­ren­te­na pare­ce con­ver­tir­se en su exclu­si­va razón de ser, nun­ca como en estas horas se había vis­to tan des­di­bu­ja­dos a dos cua­dros como GinésArro­yo, que ingre­sa­ron al gabi­ne­te nacio­nal con cré­di­tos dig­nos de Mes­siMara­do­na.
En con­se­cuen­cia, a lo lar­go y ancho del país, la rea­li­za­ción de ollas popu­la­res vie­ne cons­ti­tu­yén­do­se en acto de resis­ten­cia y epi­cen­tro de la reor­ga­ni­za­ción popu­lar en los terri­to­rios (si “para mues­tra bas­ta un botón”, San Fer­nan­do, Alte. Brown, Moreno y La Matan­za lo vie­nen impul­san­do bajo la con­sig­na «Plan Ollas Popu­la­res Si, Gen­dar­me­ría No», mien­tras que Ezei­za, Jagüel, y Mon­te Gran­de con el nom­bre de “Olla­zos”), mate­ria­li­zan­do la ya legen­da­ria con­sig­na que sue­le repe­tir­se en tran­ces tan difí­ci­les como el que atra­ve­sa­mos, acer­ca de que “sólo el pue­blo sal­va­rá al pue­blo”. Una vez más, la cono­ci­da soli­da­ri­dad de los humil­des está brin­dan­do una nue­va lec­ción a toda la socie­dad, aten­dien­do con esca­sos recur­sos come­do­res y meren­de­ros que rebal­san de veci­nos, y bre­gan­do con­tra vien­to y marea por la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria. Por­que, como sos­tie­nen el MST bra­si­le­ño y varios movi­mien­tos neo rura­lis­tas, “en tiem­pos de agro­ne­go­cio, comer sano es un acto polí­ti­co”.
Es hora de que el Pala­cio atien­da al cla­mor de la Calle por­que, tan­to las barria­das del conur­bano pro­fun­do don­de se recha­za a pedra­das el seve­ro con­trol poli­cial, como los obre­ros del quil­me­ño fri­go­rí­fi­co Pen­ta que, des­oyen­do la inti­ma­ción ofi­cial de no cir­cu­lar, – bar­bi­jos median­te – se movi­li­za­ron a Pla­za de Mayo (foto al pie), están demos­tran­do que entre el ham­bre y el COVID – 19, el pobre­río ele­gi­rá la des­obe­dien­cia civil. Todo pare­ce indi­car que la mili­tan­cia debe­ría apun­tar a salir de esta cri­sis en un mar­co amplia­do de carác­ter fren­tis­ta que con­fron­te con ese posi­bi­lis­mo que ha veni­do natu­ra­li­zan­do la fra­se “es lo que hay” como expre­sión de un sen­ti­do común que da la espal­da a cual­quier uto­pía supe­ra­do­ra del sta­tu quo.
Según la cade­na infor­ma­ti­va medio-orien­tal Al Moni­tor, mien­tras gran par­te del Sur Glo­bal pade­ce el fla­ge­lo en expan­sión abso­lu­ta­men­te des­am­pa­ra­da, la dispu­ta entre las gran­des poten­cias “es simi­lar a una carre­ra arma­men­tís­ti­ca. (…) Una vez, los paí­ses com­pi­tie­ron por la adqui­si­ción de armas y mate­ria­les de gue­rra. La siguien­te fue la carre­ra nuclear, y aho­ra bus­can res­pi­ra­do­res. Sus pre­cios han subi­do al menos un 500%, así como los de todos los ele­men­tos de pro­tec­ción rela­cio­na­dos con el coro­na­vi­rus”.
Es momen­to de recrear un nue­vo ali­nea­mien­to inter­na­cio­nal inde­pen­dien­te de los cen­tros de poder que hoy se arran­can los ojos por lide­rar el nue­vo sis­te­ma-mun­do. La suya no es nues­tra gue­rra. El por­ve­nir no debe pare­cer­se a lo cono­ci­do has­ta aho­ra. La vida en el pla­ne­ta depen­de de ello.- 

(*) Inte­gran­te de la OLP-Resis­tir y Luchar
(**) Frag­men­to del poe­ma “El Pue­blo”, de Pablo Neruda.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *