Argen­ti­na. CELS, Vía Libre y el ILSED piden eli­mi­nar el ciber­pa­tru­lla­je y cri­ti­can el pro­to­co­lo que pre­pa­ra el Minis­te­rio de Seguridad

Las orga­ni­za­cio­nes fue­ron con­vo­ca­das por la minis­tra Sabi­na Fre­de­ric para ana­li­zar el tema. Le envia­ron dos docu­men­tos don­de piden la dero­ga­ción de la reso­lu­ción que habi­li­ta el ciber­pa­tru­lla­je, cri­ti­can el borra­dor que les mos­tró la minis­tra y recla­man una ley.

Por Ari Lijalad*/ Resu­men Latinoamericano/​23 de abril 2020 .-

El CELS, la Fun­da­ción Via Libre y el Ins­ti­tu­to Lati­no­ame­ri­cano de Segu­ri­dad y Demo­cra­cia (ILSED), tres de las orga­ni­za­cio­nes con­vo­ca­das por el Minis­te­rio de Segu­ri­dad para ana­li­zar una pro­pues­ta de pro­to­co­lo para el ciber­pa­tru­lla­je, pre­sen­ta­ron crí­ti­cas tan­to a esa idea como a la rea­li­za­ción actual de esas tareas, que se hacen bajo el ampa­ro de una reso­lu­ción here­da­da de la ges­tión Patri­cia Bull­rich. En docu­men­tos que envia­ron a la minis­tra Sabi­na Fre­de­ric le plan­tea­ron la nece­si­dad de dero­gar la nor­ma­ti­va que per­mi­te el ciber­pa­tru­lla­je, que es una tarea de inte­li­gen­cia ile­gal, a la vez que recha­za­ron el pro­to­co­lo en el que tra­ba­ja la actual ges­tión y plan­tea­ron que el tema debe dis­cu­tir­se en el Con­gre­so y regu­lar­se por ley.

Estos docu­men­tos del CELS, Via Libre e ILSED, son la res­pues­ta a una con­vo­ca­to­ria de la minis­tra Fre­de­ric para tra­ba­jar en un pro­to­co­lo que regu­le las tareas de ciber­pa­tru­lla­je que rea­li­zan las fuer­zas de segu­ri­dad, una con­ti­nui­dad de la ges­tión ante­rior. El tema se hizo públi­co cuan­do la pro­pia Fre­de­ric reco­no­ció ante dipu­tados que las fuer­zas fede­ra­les de segu­ri­dad rea­li­za­ban tareas de ciber­pa­tru­lla­je para pre­ve­nir deli­tos en el mar­co del ais­la­mien­to obli­ga­to­rio y en espe­cial al cono­cer­se el caso de Kevin Gue­rra, un joven al que le ini­cia­ron una cau­sa judi­cial por tui­tear un chis­te don­de decía la pala­bra saqueo. No fue el úni­co caso y tan­to estas orga­ni­za­cio­nes como espe­cia­lis­tas en infor­má­ti­ca y dere­chos huma­nos plan­tea­ron sus preocupaciones.

La sema­na pasa­da la minis­tra Fre­de­ric les pre­sen­tó un borra­dor de un pro­to­co­lo a las orga­ni­za­cio­nes que inte­gran la Ini­cia­ti­va Ciu­da­da­na para el Con­trol del Sis­te­ma de Inte­li­gen­cia (ICCSI) como el CELS, la Fun­da­ción Via Libre y el ILSED así como a la Aso­cia­ción de Dere­chos Civi­les (ADC), la Asam­blea Per­ma­nen­te de Dere­chos Huma­nos (APDH) y otras ONGs y espe­cia­lis­tas en comunicación.

Los docu­men­tos del minis­te­rio de Segu­ri­dad en cues­tión son dos. Uno, la Reso­lu­ción 312018, heren­cia de la minis­tra Bull­rich, don­de se habi­li­ta lo que mediá­ti­ca­men­te se cono­ce como ciber­pa­tru­lla­je. El otro, un borra­dor de Pro­to­co­lo de Ciber­pa­tru­lla­je sobre el que tra­ba­ja la ges­tión de la minis­tra Fre­de­ric y que fue pues­to a con­si­de­ra­ción de orga­ni­za­cio­nes y ONGs. 

El CELS, Vía Libre y el ILSED recla­ma­ron la dero­ga­ción de la reso­lu­ción, recha­za­ron el borra­dor del nue­vo pro­to­co­lo y plan­tea­ron que el tema se dis­cu­ta en el Congreso.

Para el CELS, el ciber­pa­tru­lla­je es una tarea de inte­li­gen­cia cri­mi­nal y, por lo tan­to, es ile­gal de la mane­ra que plan­tea el pro­to­co­lo que les pre­sen­tó la minis­tra Fre­de­ric. Plan­tean que no se defi­ne lo que sería un “ciber­de­li­to”, que afec­ta a la liber­tad de expre­sión y al dere­cho a la pri­va­ci­dad, que impli­ca un uso des­pro­por­cio­na­do en mate­ria penal y en recur­sos del Esta­do y deta­llan al menos 8 casos en las últi­mas sema­nas. Pro­po­nen que se dero­gue la reso­lu­ción 31 que habi­li­ta el ciber­pa­tru­lla­je, que no se aprue­be el pro­to­co­lo que les pre­sen­tó la minis­tra Fre­de­ric, que se dis­cu­ta una ley y que mien­tras las fuer­zas de segu­ri­dad no reali­cen ciber­pa­tru­lla­je y que esto se tras­la­da tam­bién con las poli­cías provinciales.

La Fun­da­ción Vía Libre y el ILSED res­pon­die­ron en tér­mi­nos simi­la­res a la pro­pues­ta del minis­te­rio de Segu­ri­dad. Plan­tean que el borra­dor del pro­to­co­lo con­tie­ne “gra­ves vul­ne­ra­cio­nes a los dere­chos huma­nos” y que el “ciber­pa­tru­lla­je” no tie­ne “sig­ni­fi­ca­do téc­ni­co o jurí­di­co” y que se tra­ta de tareas ilegalel.

El CELS es tajan­te res­pec­to al borra­dor que les pre­sen­tó la minis­tra Fre­de­ric: “El pro­yec­to del 17 de abril de 2020 bus­ca cons­ti­tuir­se como un pro­to­co­lo de actua­ción que espe­ci­fi­que y cla­ri­fi­que lo dis­pues­to en la reso­lu­ción ante­rior. Sin embar­go, acu­mu­la varios pro­ble­mas: de lega­li­dad de las accio­nes que defi­ne y bus­ca regu­lar, así como de pro­por­cio­na­li­dad y de nece­si­dad. Al mis­mo tiem­po, impli­ca ame­na­zas direc­tas e indi­rec­tas para la vigen­cia de la liber­tad de expre­sión y el dere­cho a la pri­va­ci­dad”.

Des­de el orga­nis­mo que pre­si­de Hora­cio Ver­bitsky y diri­ge Pau­la Litch­vasky afir­man que lo que se bus­ca no es hacer pre­ven­ción sino inte­li­gen­cia sobre fuen­tes abier­tas, que que la ana­lo­gía entre el patru­lla­je en las calles y el vir­tual “es enga­ño­sa y bus­ca pre­sen­tar al ciber­pa­tru­lla­je como una acti­vi­dad dis­tin­ta a las de inte­li­gen­cia” y que el pro­to­co­lo que aún está en borra­dor lo que habi­li­ta son las tareas de “inte­li­gen­cia cri­mi­nal” que sólo pue­den rea­li­za­re de mane­ra muy espe­cí­fi­ca y que están prohi­bi­das en la for­ma de “excur­sio­nes de pes­ca” como sería bucear en las redes socia­les en bús­que­da de even­tua­les deli­tos. Des­de Via Libre y el ILSED coin­ci­den en que lo que la acti­vi­dad que se deno­mi­na ciber­pa­tru­lla­je “debe ser enten­di­da como inte­li­gen­cia, en este caso, inte­li­gen­cia cri­mi­nal, por­que supo­ne un pro­ce­so de reco­lec­ción y aná­li­sis de infor­ma­ción que con­clu­ye con una eva­lua­ción de si exis­te o no una ame­na­za a la segu­ri­dad inte­rior. Se dis­tin­gue de otros tipos de prác­ti­cas poli­cia­les diri­gi­das a la pre­ven­ción, como el patru­lla­je calle­je­ro, entre otras cosas, por­que se rea­li­za de mane­ra anó­ni­ma o encu­bier­ta y, por lo tan­to, no se advier­te a las per­so­nas que están sien­do vigi­la­das”.

El CELS tam­bién plan­tea que la vigi­lan­cia de las redes socia­les por par­te de las fuer­zas de segu­ri­dad es un tipo de inje­ren­cia esta­tal en el deba­te públi­co”, suma­do a que los casos que se cono­cen sue­len ser “espec­ta­cu­la­ri­za­dos” y eso tie­ne “efec­to indis­cu­ti­ble de ame­dren­ta­mien­to de las expre­sio­nes públi­cas”. El docu­men­to de Via Libre y el ILSED seña­la al res­pec­to que “pro­du­cen en el públi­co un efec­to inti­mi­da­to­rio que afec­ta direc­ta y gra­vo­sa­men­te el dere­cho a la liber­tad de opi­nión y expre­sión afir­ma­do en la inter­pre­ta­ción cons­ti­tu­cio­nal y en los tra­ta­dos de dere­chos huma­nos. En la prác­ti­ca, el cono­ci­mien­to de la exis­ten­cia de estas for­mas de vigi­lan­cia indis­cri­mi­na­da y la ambi­güe­dad indu­ce en el públi­co con­duc­tas de auto­cen­su­ra”. Aler­tan a su vez que inclu­so la per­se­cu­ción de estas mani­fes­ta­cio­nes es con­tra­pro­du­cen­te, por­que en lugar de pasar des­aper­ci­bi­das se les da una noto­rie­dad que no hubie­ran tenido.

Hay un pun­to cla­ve, y es que ade­más de la ile­ga­li­dad no exis­ten prue­bas de que sea nece­sa­rio ni útil. El docu­men­to de Vía Libre y el ILSED lo resu­me así: “En nin­gu­na par­te del Regla­men­to, ni en otro docu­men­to públi­co del que ten­ga­mos cono­ci­mien­to, se ha esta­ble­ci­do el prin­ci­pio de nece­si­dad para la uti­li­za­ción del ‘ciber­pa­tru­lla­je’. No pare­ce haber evi­den­cia empí­ri­ca, ni siquie­ra par­cial, de que las acti­vi­da­des de reu­nión, pro­ce­sa­mien­to y aná­li­sis de infor­ma­ción sis­te­má­ti­cas, gene­ra­li­za­das e indis­cri­mi­na­das, que el Regla­men­to per­mi­te, ten­gan efec­tos posi­ti­vos en la pre­ven­ción de deli­tos”.

Las defi­ni­cio­nes del pro­yec­to de pro­to­co­lo sobre lo que no se pue­de hacer, como la ‘obser­va­ción de indi­vi­duos’ es mera­men­te retó­ri­ca y téc­ni­ca­men­te inco­rrec­ta”, dice el docu­men­to del CELS, que reve­la lo que pasó hace unos días con el joven al que le ini­cia­ron una cau­sa por un tuit: “Como ejem­plo vol­ve­mos al caso de Kevin Gue­rra: la Gen­dar­me­ría bus­có en redes socia­les las pala­bras ‘saquear-cua­ren­te­na-argen­ti­na’ y en base a lo que encon­tró en la cuen­ta per­so­nal de un indi­vi­duo, sin nin­gún otro aná­li­sis de con­tex­to, ini­ció una cau­sa penal. Esto no es legal”. No es legal ni efec­ti­vo: muchos inves­ti­ga­do­res e infor­má­ti­cos, aler­ta­dos por este caso, comen­za­ron a publi­car en sus redes socia­les fra­ses sin sen­ti­do que inclu­ye­ran esas pala­bras, lo que haría inú­til la bús­que­da de esa forma.

Para el CELS, la fal­ta de defi­ni­ción en el pro­to­co­lo de lo que es un ciber­de­li­to cons­ti­tu­ye “un retro­ce­so en rela­ción con la reso­lu­ción de 2018. Aque­lla habi­li­ta­ba las ‘inter­ven­cio­nes’ para un lis­ta­do cerra­do de deli­tos”. Via Libre y el ILSED afir­man que “la vigi­lan­cia masi­va indis­cri­mi­na­da no se encuen­tra regu­la­da en nues­tro país y, más gra­ve aún, la inte­li­gen­cia sobre opi­nio­nes y acti­vi­da­des líci­tas, entre otras fina­li­da­des, está ter­mi­nan­te­men­te prohi­bi­da”. Res­pec­to a los casos como el de Kevin Gue­rra, que no es el úni­co, seña­lan: “Rea­li­zar una vigi­lan­cia del modo en el cual lo plan­tea el Regla­men­to es muy peli­gro­so para los dere­chos y garan­tías que fun­dan nues­tra demo­cra­cia. Los sis­te­mas infor­má­ti­cos que reco­gen pala­bras o fra­ses no tie­nen capa­ci­dad de iden­ti­fi­car la razón o moti­va­ción por las que han sido uti­li­za­das, y la par­ti­ci­pa­ción huma­na que inten­ta­ra corre­gir esto solo podría hacer­lo des­pués de la cap­ta­ción de miles de comu­ni­ca­cio­nes irre­le­van­tes. Que, inclu­so, podrían apa­re­jar la aper­tu­ra de cau­sas pena­les en con­tra de sus autores/​as o difusores/​as,”. En el mis­mo docu­men­to plan­tean que el Regla­men­to actual no esta­ble­ce qué deli­tos se inves­ti­gan, si se eli­mi­na la infor­ma­ción irre­le­van­te, si se com­par­ti­men­ta la reu­nión, el pro­ce­sa­mien­to, el aná­li­sis y la difu­sión de la información.

Es par­ti­cu­lar­men­te preo­cu­pan­te que se inclu­ya en for­ma explí­ci­ta en los con­si­de­ran­dos el deli­to de ‘inti­mi­da­ción públi­ca’ entre los que son de inte­rés. Este deli­to, de gra­ves pro­ble­mas de lega­li­dad, es el más uti­li­za­do, jun­to con el de ins­ti­gar a come­ter deli­tos, por las fuer­zas de segu­ri­dad a la hora de cri­mi­na­li­zar expre­sio­nes en la redes socia­les. Tam­bién fue espe­cial­men­te uti­li­za­do por el gobierno ante­rior para ame­dren­tar a mani­fes­tan­tes. La inclu­sión de ese deli­to en este pro­to­co­lo solo pue­de enten­der­se como una vali­da­ción del modo en que las poli­cías vie­nen rea­li­za­do has­ta el momen­to la prác­ti­ca de ciber­pa­tru­lla­je, vin­cu­la­da a casos de nula rele­van­cia en tér­mi­nos de polí­ti­ca cri­mi­nal o de detec­ción de ame­na­zas”, aler­tan des­de el CELS.

Tan­to el CELS como Vía Libre y el ILSED coin­ci­den en que esta cues­tión no se pue­de zan­jar con un pro­to­co­lo del minis­te­rio de Segu­ri­dad sino que requie­re una ley. “Nues­tro país no tie­ne una regu­la­ción espe­cí­fi­ca sobre estos temas. Los pro­ble­mas gra­ves de fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma de inte­li­gen­cia y de segu­ri­dad aso­cia­dos al espio­na­je ile­gal, al segui­mien­to de orga­ni­za­cio­nes, refe­ren­tes socia­les y acti­vis­tas, a las res­tric­cio­nes a la pro­tes­ta, a la pri­va­ci­dad, a liber­tad de expre­sión y al acce­so a la infor­ma­ción públi­ca requie­ren que habi­li­ta­cio­nes para hacer inte­li­gen­cia cri­mi­nal en el entorno digi­tal (de fuen­tes abier­tas y no abier­tas) sean sus­ten­ta­das en leyes que defi­nan cla­ra­men­te facul­ta­des, impon­gan lími­tes espe­cí­fi­cos y regu­len con­tro­les ade­cua­dos”, sos­tie­ne el CELS.

El CELS, Vía Libre y el ILSED piden la dero­ga­ción de la reso­lu­ción 312018 don­de se dan ins­truc­cio­nes a las áre­cas de Ciber­de­li­to de las fuer­za fede­ra­les de segu­ri­dad para que inter­ven­gan en inves­ti­ga­cio­nes de deter­mi­na­dos deli­tos a tra­vés del ingre­so a sitios digi­ta­les de acce­so públi­co. Por ejem­plo, revi­sar el as redes socia­les como Twit­ter o Facebook.

Via Libre y el ILSED con­si­de­ran que “el Regla­men­to se encuen­tra noto­ria­men­te por fue­ra de los már­ge­nes de lega­li­dad y cons­ti­tu­cio­na­li­dad y su uso actual impli­ca some­ter a un ries­go inne­ce­sa­rio los dere­chos de la ciu­da­da­nía, con una pro­ba­bi­li­dad muy ele­va­da de que se ins­ta­len prác­ti­cas difí­ci­les de erra­di­car, como ha ocu­rri­do en los ámbi­tos de segu­ri­dad e inte­li­gen­cia en nues­tro país a lo lar­go del tiem­po”.

*Fuen­te: WEB Des­ta­pe

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *