Argen­ti­na. Buen Abad: “Esta­mos tan infec­ta­dos de opor­tu­nis­mo como de coronavirus”

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​Canal Abier­to /​24 abril 2020

El filó­so­fo y perio­dis­ta mexi­cano Fer­nan­do Buen Abad seña­la que la pan­de­mia ha pro­fun­di­za­do los males del sis­te­ma domi­nan­te, pero advier­te que tam­bién podría con­ver­tir­se en una opor­tu­ni­dad para encau­zar las luchas de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Ade­más, el valor de las estra­te­gias regio­na­les y el rol de los medios.

Fer­nan­do Buen Abad Domín­guez es espe­cia­lis­ta en filo­so­fía de la comu­ni­ca­ción y polí­ti­ca, perio­dis­ta y direc­tor de cine entre otras muchas cosas. Inte­gra el Con­se­jo Con­sul­ti­vo de Tele­sur y diri­ge, en Argen­ti­na, don­de vive hace varios años, el Cen­tro Uni­ver­si­ta­rio para la Comu­ni­ca­ción Sean Mac­Bri­de de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Lanús.

Su mira­da sobre la impor­tan­cia de la nue­va rela­ción Bue­nos Aires-DF
que inau­gu­ra­ron Alber­to Fer­nán­dez y Andrés Manuel López Obra­dor antes
del recam­bio pre­si­den­cial en nues­tro país, resul­ta un valio­so disparador
para inten­tar obser­var cua­les son las posi­bi­li­da­des de salir de la
cri­sis que gene­ró la pan­de­mia, miran­do hacia adelante.

“No recuer­do cosa más hipó­cri­ta que ver a tipos como
Macri o Donald Trump abo­gar por la asis­ten­cia médi­ca a los pue­blos. En
esa embos­ca­da ideo­ló­gi­ca hay un tra­ba­jo que se debe hacer”, anota.

Con el foco pues­to en las manio­bras ven­ta­je­ras de los poderes
domi­nan­tes, en las alter­na­ti­vas que plan­tea la com­ple­ja situa­ción para
las cla­ses obre­ras y socia­les pos­ter­ga­das, en la capa­ci­dad que tienen
las empre­sas de medios para borrar las vir­tu­des de la demo­cra­cia y en la
nece­si­dad impos­ter­ga­ble de gene­rar un cam­bio revo­lu­cio­na­rio en las
polí­ti­cas comu­ni­ca­cio­na­les a nivel regio­nal, trans­cu­rre esta
con­ver­sa­ción con Canal Abier­to.

¿Es nece­sa­rio, o posi­ble, pen­sar en la posi­bi­li­dad de un nue­vo orden glo­bal post coronavirus? 

– La pro­pia apa­ri­ción de esta pan­de­mia ocu­rre en el con­tex­to del desa­rro­llo mis­mo del capi­ta­lis­mo, no
es un pro­ble­ma ajeno a la cri­sis gene­ral del capi­ta­lis­mo, y lo que ha
hecho es agu­di­zar con­tra­dic­cio­nes inter­nas del sis­te­ma que hoy se
mues­tran con toda su des­nu­dez
.

Un mode­lo que no ha inver­ti­do jamás lo nece­sa­rio, por ejem­plo en
salud públi­ca, que se ha des­en­ten­di­do casi total­men­te del cui­da­do de la
salud de los pue­blos, obvia­men­te tenía que reven­tar ante un caso como
este. Si esto va a modi­fi­car el futu­ro de la huma­ni­dad, si está
cam­bian­do las vidas, yo anhe­lo que sí, por­que lo peor que nos
pue­de pasar es tener des­nu­do al sis­te­ma y que ni siquie­ra nos
per­ca­tá­ra­mos. Por lo demás, las trans­for­ma­cio­nes no depen­den del sistema
que pro­du­jo esto, y esa es otra de las dis­qui­si­cio­nes que hay que
plan­tear, con qué mode­los alter­na­ti­vos, con qué sali­das orga­ni­za­das se
pue­de supe­rar esta situa­ción
.

¿Cree que la situa­ción pue­de repre­sen­tar un impul­so para las luchas de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras y los sec­to­res postergados?

– Estoy con­ven­ci­do que sí. La cla­se tra­ba­ja­do­ra tie­ne un ins­tin­to que
le per­mi­te iden­ti­fi­car su papel en las dis­tin­tas cir­cuns­tan­cias. Pero
tam­po­co es tan sim­ple ni meca­ni­cis­ta el pro­ble­ma, por­que por otro lado
tam­bién el esta­blish­ment se las inge­nia para gene­rar sus propios
sis­te­mas de defen­sa. Enton­ces tam­bién se pone en evi­den­cia algo que ha
veni­do sien­do nues­tra debi­li­dad his­tó­ri­ca, en las fuer­zas de izquier­da y
demás, que es la cri­sis de direc­ción revo­lu­cio­na­ria. Sin
orien­ta­ción y orga­ni­za­ción, esta gran fuer­za que se mul­ti­pli­ca en el
mun­do ente­ro, se pue­de diluir.

¿Qué sen­sa­cio­nes le gene­ra ver a los repre­sen­tan­tes y defen­so­res del libre mer­ca­do pon­de­ran­do el rol del Estado? 

– A mí me pro­du­ce mucho recha­zo el opor­tu­nis­mo. Esta­mos tan
infec­ta­dos de opor­tu­nis­mo como de coro­na­vi­rus. Don­de uno corre una
cor­ti­na hay cua­ren­ta tipos espe­ran­do para tre­par­se al tren de la
situa­ción
. Es ver­dad que hoy esta­mos lle­nos de gurúes, de
con­fe­ren­cis­tas y pero­ra­tas que pre­ten­den ofre­cer cada cual caminos,
sali­das y res­pues­tas a cosas que en gene­ral igno­ran. Pero esto es
par­te de la diná­mi­ca de la hipo­cre­sía del capi­ta­lis­mo. No recuer­do cosa
más hipó­cri­ta que ver a tipos como Macri o Donald Trump abo­gar por la
asis­ten­cia médi­ca a los pue­blos.
No nos olvi­de­mos que los
gran­des pode­res con­cen­tra­dos son los que les escri­ben el guion, y hoy
por hoy es impe­ra­ti­vo de ese esta­blish­ment anes­te­siar a las masas. Ese
es el ofi­cio del refor­mis­mo, de los sec­to­res de la vida polí­ti­ca que
viven para fre­nar los pro­ce­sos trans­for­ma­do­res. Ade­más aho­ra mismo
tam­bién tie­nen una gran cri­sis de dis­cur­so, por­que no saben que inventar
para jus­ti­fi­car que el Esta­do tie­ne que inter­ve­nir. En esa emboscada
ideo­ló­gi­ca hay un tra­ba­jo que se debe hacer y no se está haciendo.

Y esa tram­pa dis­cur­si­va posi­bi­li­ta la lle­ga­da al gobierno de per­so­na­jes como Bol­so­na­ro, Trump o el pro­pio Mau­ri­cio Macri…

– Tra­ba­ja­do­res comu­nes, de a pie, como la cla­se trabajadora
nor­te­ame­ri­ca­na o bra­si­le­ña, de pron­to ven a alguien que pega un gri­to y
quie­re poner orden en una situa­ción caó­ti­ca, y escu­chan eso, por­que la
ver­dad es que hay un ape­ti­to enor­me de fre­nar esta pachan­ga obs­ce­na que es el capi­ta­lis­mo.
Pero el pro­ble­ma es que apa­re­cen estos que son glo­bos de ensa­yo para
pro­du­cir embos­ca­das como la que está pade­cien­do Bra­sil, Esta­dos Uni­dos y
todos los pue­blos de Euro­pa con la dic­ta­du­ra financiera.

¿De qué mane­ra está ana­li­zan­do el nue­vo mapa polí­ti­co en su país? 

– La con­duc­ta que se ha segui­do res­pec­to al mane­jo finan­cie­ro de la
cri­sis es un aspec­to cru­cial, por­que hay un sec­tor de la oli­gar­quía, de
la bur­gue­sía mexi­ca­na, que está acos­tum­bra­do his­tó­ri­ca­men­te a mane­jar a
su anto­jo todos los fon­dos del Esta­do. Resul­ta que aho­ra se encon­tró con
un pre­si­den­te que está luchan­do con­tra la corrup­ción decla­ra­da­men­te, y
que les ha cerra­do la lla­ve a todos. Ahí hay una desesperación
gran­de de estos sec­to­res, por­que siem­pre apro­ve­cha­ron las cri­sis para
hacer nego­cios. Entre otras muchas cosas, lo que está pasan­do con la
pan­de­mia es que hay un sec­tor que se está enri­que­cien­do como nunc
a.
Y esos sec­to­res hoy, cuan­do se encuen­tran con líde­res como López
Obra­dor, que ha teni­da una direc­ción eco­nó­mi­ca dis­tin­ta, les duele
muchí­si­mo. Por otro lado hay un pue­blo que esta movi­li­za­do, disputando
en muchos fren­tes ese cam­po de sentido.

¿Le pare­ce que el vínculo
Méxi­co-Argen­ti­na pue­de ser el que pro­mue­va un nue­vo rum­bo para el
con­ti­nen­te a la sali­da de la pandemia?

– Yo creo que mucho antes. Se van a empe­zar a abrir en las siguientes
eta­pas del desa­rro­llo de la pan­de­mia nece­si­da­des regio­na­les concretas,
por­que, por ejem­plo, ayer Nacio­nes Uni­das advir­tió sobre un pro­ble­ma de
cri­sis ali­men­ta­ria a nivel glo­bal. Qué mejor que tener un acuerdo
regio­nal que pudie­ra, entre dos poten­cias como Méxi­co y Argentina,
desa­rro­llar un con­ve­nio para inter­cam­biar pro­duc­tos, desa­rro­llar un eje
ener­gé­ti­co, hay una agen­da muy rica que en tér­mi­nos de la situación
actual podría abrir cau­ces muy intere­san­tes. Esto mete­ría al
con­ge­la­dor de la his­to­ria al Gru­po de Lima, que que­da­ría incapacitado
para pre­va­le­cer por su pro­pia razón de ser pero ade­más por sus crisis
inter­nas.
Es un momen­to par­ti­cu­lar­men­te intere­san­te para
pro­fun­di­zar la opción que se abrió con el encuen­tro Fernández-López
Obra­dor y la pro­pia diná­mi­ca de la cri­sis nos va a lle­var a acelerar
inter­cam­bios, yo soy de los más opti­mis­tas en eso, por­que veo la
posi­bi­li­dad de sumar a esto a Cuba, a Vene­zue­la, a las volun­ta­des que
alcan­cen a vis­lum­brar una alian­za de cara a cómo se va a salir de la
pan­de­mia. Méxi­co está pro­po­nien­do que tie­ne que ser con la crea­ción de
empleos, ponien­do recur­sos en los bol­si­llos de los tra­ba­ja­do­res, para
que eso reac­ti­ve la tarea productiva.

¿Cree que el poder de los medios es tan gran­de como para tor­cer los rum­bos democráticos? 

– En Méxi­co tene­mos a Tele­vi­sa, que ope­ra como un acree­dor permanente
de Méxi­co, invier­ten en la bol­sa, invier­ten en endeu­dar al país y luego
son cobra­do­res al mis­mo tiem­po que ope­ra­do­res polí­ti­cos, y es el mismo
esque­ma que tie­ne el Gru­po Cla­rín aquí.

A nivel de cabo­ta­je tie­nen sus ope­ra­cio­nes en cada zona, pero
lue­go tie­nen acuer­dos inter­na­cio­na­les, entre Glo­bo de Bra­sil, El
Mer­cu­rio de Chi­le, El Tiem­po de Colom­bia, se jun­ta una alian­za de medios
que ha ope­ra­do como un Plan Cón­dor mediá­ti­co. 
Estas
con­so­nan­cias entre las tres gran­des indus­trias, la mili­tar, finan­cie­ra y
mediá­ti­ca, en cada uno de nues­tros paí­ses pro­du­cen gol­pes muy fuer­tes, y
la sobre­vi­ven­cia a esas ofen­si­vas la han logra­do sola­men­te movimientos
que tie­nen raíz popu­lar muy fuer­te. Otros paí­ses no lo han podido
resistir.

Hay una estra­te­gia de fake news que ope­ran con fir­ma local y
otras que ope­ran a nivel tras­na­cio­nal. Lue­go exis­te el law­fe­re que
ope­ra con agen­das pro­pias como la que hay aquí con­tra Cristina
Fer­nán­dez, pero tam­bién tie­ne agen­das regio­na­les como la que exis­te hoy
con­tra Chi­na. El plan que hay en Argen­ti­na para demo­ni­zar a los médicos
cuba­nos tie­ne una raíz muy pro­pia de un tin­te gori­la de cabo­ta­je, pero
tam­bién hay una estra­te­gia con­ti­nen­tal de des­pres­ti­gio con­tra Cuba.

Esta red com­ple­ja es una de nues­tras más gran­des debilidades
polí­ti­cas de los años recien­tes en la región, por­que no hemos sido
capa­ces de crear una fuer­za que la con­tra­rres­te. He teni­do posibilidad
de hablar esto per­so­nal­men­te con pre­si­den­tes como Hugo Chá­vez, Rafael
Correa, Evo Mora­les, plan­tean­do que cuan­do se dio la muer­te del ALCA,
aquí en Argen­ti­na, había una posi­bi­li­dad de crear una cum­bre de
pre­si­den­tes en mate­ria de comu­ni­ca­ción, cosa que no se hizo, pero
des­pués hubo opor­tu­ni­da­des en la CELAC, en el ALBA, un mon­tón de
posi­bi­li­da­des a nivel regio­nal para plan­tear­se la debilidad
comu­ni­ca­cio­nal, para plan­tear­se nue­vos mode­los estra­té­gi­cos que
cum­plie­ran el vie­jo sue­ño de Seán Mac­Bri­de, en El Infor­me Mac­Bri­de, “Un
solo mun­do, voces múl­ti­ples”
. Eso está en nues­tra agen­da como un pen­dien­te enor­me y creo que vamos con pasos muy len­tos en esa dirección.

Esos gobier­nos de corte
popu­lar, ¿sub­es­ti­ma­ron el tema, o les fal­tó fuer­za para enfren­tar al
poder de las empre­sas de medios y sus alianzas? 

– Creo que las dos cosas, creo que no se entien­de que el pro­ble­ma de
la comu­ni­ca­ción no es un pro­ble­ma de herra­mien­tas sola­men­te, es un
pro­ble­ma estra­té­gi­co de segu­ri­dad regio­nal. No ha habi­do la
valo­ra­ción correc­ta, en la prác­ti­ca vemos que los pue­blos no tienen
igual­dad de con­di­cio­nes en la dis­tri­bu­ción des herra­mien­tas de
comu­ni­ca­ción, no ha habi­do una inver­sión fuer­te para abas­te­cer a los
movi­mien­tos que pue­den mul­ti­pli­car los medios, las leyes que se han
cons­trui­do no se han cum­pli­do
. Y el otro dile­ma es la
depen­den­cia tec­no­ló­gi­ca, no fabri­ca­mos ni un solo tor­ni­llo de lo que
usa­mos. Los gobier­nos no han sido capa­ces ni siquie­ra de entrar­le a
fon­do al tema en los pro­gra­mas de for­ma­ción uni­ver­si­ta­ria, don­de siguen
rei­nan­do a sus anchas los mode­los fun­cio­na­lis­tas o estruc­tu­ra­lis­tas al
mejor uso de la comu­ni­ca­ción como mer­can­cía, eso sigue estan­do impune,
como si fue­ra par­te del paisaje.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *