Puer­to Rico. No más palos a cie­gas con el COVID 19

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 abril 2020

Edi­to­rial del dia­rio «Cla­ri­dad», liga­do al inde­pen­den­tis­mo de Puer­to Rico

Mien­tras en muchos paí­ses del mun­do ya se tie­ne un cua­dro completo
del impac­to del COVID 19, y se pre­pa­ran para una segun­da fase de la
eta­pa de res­pues­ta con menos res­tric­cio­nes para la pobla­ción, en Puerto
Rico se sigue dan­do palos a cie­gas por la fal­ta de datos.

Se ha infor­ma­do en medios de impac­to mun­dial que ya se realizan
nume­ro­sos estu­dios en dife­ren­tes paí­ses con resul­ta­dos que apun­tan a que
al menos 13 par­te de los con­ta­gia­dos por coro­na­vi­rus no presentan
sín­to­mas. Si es así, en Puer­to Rico segui­mos en babia. Según lo
infor­ma­do por las auto­ri­da­des sani­ta­rias, las prue­bas aquí solo se les
admi­nis­tran a per­so­nas que han sido refe­ri­das por un médi­co porque
pre­sen­tan sín­to­mas com­pa­ti­bles con la infec­ción por coro­na­vi­rus. Tomando
en cuen­ta la expe­rien­cia de los paí­ses que han rea­li­za­do dichos
estu­dios, pue­de con­cluir­se que el alcan­ce de la infec­ción en Puerto
Rico es sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te mayor que lo que se reve­la en las 11,000
prue­bas admi­nis­tra­das has­ta aho­ra. Pue­de con­cluir­se tam­bién que debe
haber un núme­ro con­si­de­ra­ble de per­so­nas en la Isla que siguen
inter­ac­tuan­do con sus fami­lias, com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo y comu­ni­dad, que
son por­ta­do­ras del virus aun­que se vean per­fec­ta­men­te saludables.
Cono­cer al menos el por cien­to apro­xi­ma­do de dichos casos asintomáticos
es una pie­za de infor­ma­ción fun­da­men­tal para poder pro­yec­tar con certeza
el alcan­ce real de la epi­de­mia en nues­tro país y el tiem­po que duraría
la fase estric­ta de la cuarentena.

Inclu­so los datos que se des­pren­den de las 11,000 prue­bas realizadas
son con­fu­sos. En entre­vis­ta con CLARIDAD, la epi­de­mió­lo­ga y profesora
del Recin­to de Cien­cias Médi­cas de la Uni­ver­si­dad de Puer­to Rico, Dra.
Cruz María Naza­rio, sos­tie­ne que los datos dia­rios publi­ca­dos por el
Depar­ta­men­to de Salud sobre el núme­ro total de prue­bas admi­nis­tra­das no
son nece­sa­ria­men­te úti­les para tra­zar la cade­na epi­de­mio­ló­gi­ca de
con­ta­gio por el virus. Según la aca­dé­mi­ca, para que la infor­ma­ción sobre
la can­ti­dad y tipo de prue­ba sea útil en el segui­mien­to de los
con­ta­gios y sus con­tac­tos, deben con­tar­se por sepa­ra­do las pruebas
mole­cu­la­res y las prue­bas rápi­das, por­que no son equi­va­len­tes, ni tienen
el mis­mo nivel de cer­te­za y con­fia­bi­li­dad. El hecho de que la
infor­ma­ción sobre los tipos de prue­bas no se sepa­re, pue­de abo­nar a la
con­fu­sión en el aná­li­sis y pro­yec­cio­nes sobre la epidemia.

Otra cifra que no se infor­ma en Puer­to Rico, con­tra­rio al res­to de
los paí­ses, es el de las per­so­nas recu­pe­ra­das. Este dato es un
indi­ca­dor muy impor­tan­te de la eta­pa en que se encuen­tra la epidemia.
Por eso, las auto­ri­da­des sani­ta­rias en el mun­do cele­bran el momen­to en
que su núme­ro de recu­pe­ra­dos supera el de los nue­vos con­ta­gios por­que es
como ver la luz al final del túnel en una epidemia.

Igual­men­te, las acti­vi­da­des de ras­treo de con­tac­tos y vigi­lan­cia de
posi­bles casos sos­pe­cho­sos son impor­tan­tes medi­das de con­trol de una
epi­de­mia. En Puer­to Rico, eso está en paña­les. La sema­na pasa­da el
secre­ta­rio de Salud anun­ció la crea­ción de un gru­po de tra­ba­jo para
dichas labo­res de ras­treo y vigi­lan­cia de con­tac­tos sobre el cual no se
ha infor­ma­do nada más. Ante­rior­men­te, se había anun­cia­do la existencia
de una herra­mien­ta tec­no­ló­gi­ca adap­ta­da a Puer­to Rico con idéntico
pro­pó­si­to, pero tam­po­co se ha infor­ma­do el sta­tus ni el avan­ce de la
mis­ma. Lue­go de mes y medio de cua­ren­te­na, aún nadie tie­ne una idea ni
de cuán exten­di­da está la epi­de­mia en las dis­tin­tas regio­nes y
muni­ci­pios de Puer­to Rico, ni para cuan­do pue­de espe­rar­se que crucemos
el umbral hacia la recuperación.

El recién nom­bra­do Secre­ta­rio de Salud, doc­tor Loren­zo Gon­zá­lez, no
es el res­pon­sa­ble direc­to del des­ma­dre que encon­tró en su departamento.
Pero tam­po­co es un adve­ne­di­zo por­que ocu­pó esa silla antes, y si aceptó
la enco­mien­da de la gober­na­do­ra Wan­da Váz­quez y el PNP, fue porque
pen­só que podría hacer una bue­na labor y ofre­cer­le a Puer­to Rico el
lide­raz­go fir­me en salud públi­ca que nos ha fal­ta­do por tan­to tiem­po. El
doc­tor Gon­zá­lez sabe que Puer­to Rico lle­va déca­das con un departamento
de salud que abdi­có su res­pon­sa­bi­li­dad con la salud del pue­blo y la
dele­gó en las ase­gu­ra­do­ras pri­va­das que solo velan por sus ganancias.

El gobierno de nin­gún país pue­de aten­der ade­cua­da­men­te una epidemia
de esta mag­ni­tud sin un lide­raz­go efec­ti­vo de su auto­ri­dad sanitaria
prin­ci­pal. El doc­tor Gon­zá­lez es la cabe­za visi­ble de esa estructura
aho­ra, y es a él a quien corres­pon­de traer la infor­ma­ción completa
dis­po­ni­ble sobre la epi­de­mia, y dar­le apo­yo y cer­te­za al pue­blo en medio
de la incer­ti­dum­bre. Como siquia­tra, él sabe cuán ate­rra­dor pue­de ser
el des­co­no­ci­mien­to. Ha dicho que se pro­po­ne reco­men­dar­le a la
Gober­na­do­ra que extien­da la cua­ren­te­na duran­te el mes de mayo. Estamos
segu­ros de que por tra­tar­se de un asun­to de vida o muer­te como este, la 
inmen­sa mayo­ría del pue­blo lo aca­ta­rá res­pon­sa­ble­men­te como lo ha hecho
has­ta ahora.

Tam­bién ha dicho que no acu­de ante la pren­sa por­que sien­te que se le
fal­tó al res­pe­to. Le pedi­mos que, en la mis­ma medi­da, res­pe­te tam­bién la
nece­si­dad de pro­yec­cio­nes y datos con­fia­bles que tene­mos ante la
pan­de­mia. No se le pue­de pedir a una pobla­ción de 3 millo­nes de personas
que se encie­rre inde­fi­ni­da­men­te, sin dar­les la infor­ma­ción que arroje
luz hacia el camino que aún les aguar­da. El pue­blo puer­to­rri­que­ño solo
recla­ma cono­cer la infor­ma­ción per­ti­nen­te y com­ple­ta que ya cono­cen las
pobla­cio­nes de muchos otros paí­ses. No pode­mos seguir dan­do palos a
cie­gas con el COVID 19.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *