Itxial­diak indar­ke­ria matxis­ta jasa­ten duten ema­ku­meen arris­ku egoe­rak larria­gotzen ditu | BERRI OTXOAK

Itxial­di honek indar­ke­ria matxis­ta jasa­ten duten ema­ku­meen eta hauen seme-ala­ben arris­ku egoe­rak larria­gotzen ditu, haien era­sotzai­lee­kin den­bo­ral­di luzea­goak ema­te­ra behar­tzen dietelelako.

Ema­ku­meek infor­ma­zioa eta egoe­ra zehatzei eran­tzun errea­lak eman die­zaz­kie­ten balia­bi­deak behar baitituzte.

Nahi­taez­ko kon­fi­na­men­du hone­tan, Agi­tan ema­ku­mee­kin harre­ma­ne­tan ari gara sare sozial eta tele­fono deien bidez. Inter­ak­zio-beha­rra oso han­dia da: tele­fono deien batez­bes­te­ko irau­pe­na 40 – 60 minu­tu­koa da. Entzu­ke­ta ezin­bes­te­koa da modu apro­po­se­ne­nan ahol­ku ema­te­ko, kasuak balia­bi­de ego­kie­ne­ra bide­ratze­ko edo­ta polizia/​ertzaintzari hauen berri ema­te­ko. Indar­ke­ria fisi­koa­ren aurre­tik, indar­ke­ria psi­ko­lo­gi­koa da elkar­bi­zitza ara­zo ugariena.

Ema­ku­meei eskain­tzen zaiz­kien udal-balia­bi­deak ohi­ko egoe­ran urriak dire­la uste dugu: arre­ta juri­di­koa eta Ema­ku­me Saliak lan-ordu­te­gian eskai­ni­ta­ko tele­fono arre­ta. Pan­de­mian zehar, hori gutxi balitz beza­la, Ema­kun­dek zabal­du­ta­ko datuen ara­be­ra, arre­ta hori osti­ra­le­ra murriz­tu da, 9etatik 13k arte.


El encie­rro agra­va las situa­cio­nes de ries­go a las muje­res que sufren la vio­len­cia machis­ta y a sus hijas e hijos con sus maltratadores….

Las muje­res nece­si­ta­mos infor­ma­ción, recur­sos a los que poder lla­mar y encon­trar res­pues­tas reales en situa­cio­nes concretas.

Des­de Argi­tan, duran­te el con­fi­na­mien­to obli­ga­to­rio, esta­mos tenien­do con­tac­to direc­to con las muje­res a tra­vés de las lla­ma­das tele­fó­ni­cas, a tra­vés de las redes, ya que la nece­si­dad de inter­ac­ción es muy ele­va­da en el ais­la­mien­to. Las comu­ni­ca­cio­nes están duran­do entre 40 y 60 minu­tos, ayer una de 2 horas y media, ya que la escu­cha es impres­cin­di­ble, valo­rar la gra­ve­dad del caso y ver qué ase­so­ra­mien­to o deri­va­ción poder ofre­cer­le o bien diri­gir­le direc­ta­men­te a la poli­cía. Los pro­ble­mas de con­vi­ven­cia que gene­ran mal­tra­to psi­co­ló­gi­co son los que más abun­dan, pudien­do pasar al mal­tra­to físico.

En situa­ción de nor­ma­li­dad con­si­de­ra­mos esca­sos los recur­sos muni­ci­pa­les que se ofre­cen a las muje­res: la úni­ca cons­tan­cia de recur­sos se limi­ta al telé­fono de aten­ción del área de mujer del ayun­ta­mien­to en hora­rio labo­ral y la aten­ción jurí­di­ca, según la infor­ma­ción que faci­li­ta Ema­kun­de , en ple­na pan­de­mia, se redu­ce a aten­ción tele­fó­ni­ca el vier­nes de 9 a 13 h.

Des­de Argi­tan no nos can­sa­mos de exi­gir recur­sos reales y espe­cí­fi­cos para las muje­res y sus hijas e hijos. Garan­ti­zar la infor­ma­ción es pri­mor­dial y man­te­ner una aten­ción esta­ble en con­di­cio­nes ade­cua­das. En este momen­to tan excep­cio­nal Argi­tan se pre­gun­ta dón­de está el ayun­ta­mien­to cuan­do esta­mos reco­gien­do un 140% más de lla­ma­das des­de nues­tro pun­to de infor­ma­ción.
Entre los recur­sos exi­gi­dos, ade­más de ase­so­ra­mien­to jurí­di­co y aten­ción psi­co­ló­gi­ca, no pode­mos dejar de rei­vin­di­car el alber­gue para muje­res sin hogar cerra­do el 24 de mar­zo cuan­do más fal­ta hacía, ya que, tras­la­da­das las muje­res al alber­gue mix­to, aumen­ta el ries­go de abu­sos, así como de con­ta­gio. El cie­rre del alber­gue de muje­res sin hogar tam­bién es una gran preo­cu­pa­ción para las pro­pias muje­res que aho­ra mis­mo se encuen­tran en un recur­so mix­to y masi­fi­ca­do, se pre­gun­tan si vol­ve­rá a abrir­se el mis­mo en situa­ción de nor­ma­li­dad. Des­de Argi­tan exi­gi­mos la reaper­tu­ra inme­dia­ta del mis­mo, como ser­vi­cio espe­cí­fi­co que garan­ti­ce la segu­ri­dad de las muje­res en situa­ción más vul­ne­ra­ble como es la fal­ta de vivienda.

A esta fal­ta de recur­sos tene­mos que sumar que en Bara­kal­do no exis­te un Juz­ga­do de guar­dia de 24 h, sino que las muje­res ten­drían que des­pla­zar­se a Bil­bao para poder poner una denun­cia. Hay que tener en cuen­ta que el mie­do a denun­ciar siem­pre exis­te para las muje­res que sufren vio­len­cia, más aho­ra que con­vi­ven con el maltratador.

Recor­de­mos que en caso de ries­go las muje­res pue­den mar­car el 112, o bien el tlf de la poli­cía local 94 438 01 0094 478 93 33. A tra­vés de los mis­mos es posi­ble acce­der al cen­tro de aco­gi­mien­to a muje­res que sufren vio­len­cia de género.

No pode­mos bajar la guar­dia. Son momen­tos para tomar medi­das que atien­dan real­men­te a las muje­res y niñas y niños que pue­dan estar sufrien­do vio­len­cia por el ais­la­mien­to y la con­vi­ven­cia con­ti­nua con el agre­sor. Son momen­tos para exi­gir recur­sos espe­cí­fi­cos y reales que per­ma­nez­can esta­bles en el tiem­po en situa­ción de nor­ma­li­dad, sobre todo cuan­do sabe­mos que en épo­cas de cri­sis el retro­ce­so en ser­vi­cios socia­les es un hecho. Son momen­tos para exi­gir al ayun­ta­mien­to trans­pa­ren­cia e infor­ma­ción sobre cuán­tos casos se atien­den, balan­ces sobre la aten­ción que realiza.
Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *